Novela, "El colisionador de hadrones" Caps del 1 al 17

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Novela, "El colisionador de hadrones" Caps del 1 al 17

Mensaje por Katia » 29 Mar 2012 13:27

INTROITO:

El Heraldo de Occidente escribió:El heraldo de Occidente escribió:
Frontera franco-suiza, 20.30 horas post meridian del 20 de julio del año 3021 después de Cristo. Ciencia: arte de lo posible. "Ich darf" kantiano sin límites, omnímodo. Lo decisivo es: "podemos hacerlo". Vamos a jugar a ser dioses-piensan los expertos-. Sí, van a recrear el big bang que alumbró este Universo en constante expansión. Las consecuencias no cuentan. El gran arcano de la Creación va a ser descubierto, en esa lucha infatigable del hombre por dominar la salvaje naturaleza.

Del mismo modo que ni Dios podría hundir el Titanic, y el mismo fue engullido por las aguas, el acelerador, al poco de ser puesto en marcha, ha provocado...

Una extraña distorsión en el continuo espacio-tiempo, y un vacío de materia oscura está arrasándolo todo, lentamente.

Dos superhéroes lo han advertido. Son mutantes. Una avanzadilla de lo que será la especie humana dentro de cinco siglos (si sobreviviera...). Hombre y mujer, ying y yang: ella es un ángel rubio y él parece un diablo travieso de ojos de acero. Son más fuertes y más inteligentes que el resto, y advirtieron con su precognición antes que nadie la destrucción que se estaba abriendo paso en el planeta. Parecía un terrible castigo a la soberbia humana. En cuestión de minutos no quedará nada. Queda muy poco tiempo, están haciendo complicados cálculos para invertir el proceso, las ecuaciones se resisten. Las personas, los lugares, desaparecen como si nunca hubieran existido. Los ojos del mundo están puestos en ellos. Se les ha pasado por la cabeza destruir la máquina, pero no están seguros de si eso podría ser aun peor.

Están trabajando ambos a pleno rendimiento, y...

Ven la sombra acercarse a ellos...

Sí, el tiempo se ha acabado del todo. En su condición de héroes casi de Cómic, se miran a los ojos sin el menor atisbo de miedo, y...

Ellos, la última esperanza de salvar el mundo, se deshacen como papel de fumar bajo el fuego...



PARTE I: TODO COMENZÓ EN FRANCIA.


CAPÍTULO I.

A fines del segundo milenio de nuestra era.

- Cariño, quiero que sea mujer, rubia, ojos de color diamante, y elegiré para ella un cociente de superdotada. No quiero que la hagan demasiado pacífica, no solicitaré nada en cuanto a potencial agresivo. Las extracciones de gen agresivo han dado problemas en el pasado, quizá sea demasiado infraestructural, me arriesgaré- razona Sophie, guapa francesa de cabellos pelirrojos y ondulados, ojos color de miel, a su atractivo esposo, de origen español, Néstor.

- Sabes perfectamente que yo no soy un génétique, Sophie, aunque me haya visto obligado a hacerme pasar por tal, y, realmente, no quiero para un descendiente mío la vida de lucha que yo he llevado; ya no quieren en ningún sitio a los courants, aunque cada vez haya más leyes que supuestamente nos protejan. Ninguna norma del Parlamento puede hacer nada frente al uso o práctica de una sociedad entera. Son las colectividades humanas las que conforman los ordenamientos jurídicos, no a la inversa. Pero… creo en Dios. Yo soy una obra suya. No sé si esto es conforme con el plan divino. Tengo muchas dudas. Nuestros padres eran opositores al sistema de reproducción controlada. No sé, siento que de algún modo traiciono mis propios genes al hacer esto.

-Néstor, tú mismo lo has dicho. No quieres una vida de sufrimiento para nuestra hija. Las cosas están aun peor que cuando tus padres os tuvieron a vosotros. Empeoran por días, incluso, para todos los courants. Deja que ella sea génétique como su madre. Piensa, te lo digo yo, que puntué muy alto en los tests de inteligencia emocional de niña y que si Dios ha querido que el ser humano descubra la secuencia genética y pueda alterarla, es porque esto que hacemos está de acuerdo con sus designios- Sophie lo miraba con esa nostalgia sentimental que da el matrimonio a las personas: ahí estaba, el español moreno de ojos de obsidiana encendida que impactó en su corazón como un meteorito-

-No todos los hallazgos científicos son conformes con la Ley divina, Sofía: eso es demasiado optimista. La ciencia ha descubierto cosas terribles.

-Hablemos de la neo-ciencia; ya no se permiten las investigaciones científicas libres, pertenecen a la Historia. Todos los científicos han de trabajar para mejorar nuestras vidas. La neo-ciencia es humana.

-Está bien, Sofía. Eres más inteligente que yo. No objetaré nada más. Se llamará Astrid, como mi abuela. Es lo único que yo como padre solicito. Y que sea educada en la religión, sabes de sobra que esto para mí es imprescindible, por lo que esto último lo doy por supuesto.

Néstor la miraba de hito en hito. No entendía cómo podía estar aun más guapa que cuando la conoció. Tal vez cada vez se conocía más a sí misma, y se sacaba, en consecuencia, mejor partido. En cualquier caso, estaba muy orgulloso de ella.

Sofía sonrió con ternura. Le costaba mucho ocultar bajo su expresión facial la satisfacción que le producía vencer a su marido dialécticamente… siempre. Sí, era más lista que él, y quizá fue eso lo que le atrajo tanto de hacerse su novia. Ella siempre ganaría. Cuando la procrearon a ella, sus padres, ambos génétiques, insistieron hasta la saciedad en “programarla” para ganar. No cayeron en la cuenta de que con esa exigencia tan omnímoda, la estaban haciendo menos fuerte: siempre sufría terriblemente con la más mínima derrota, aunque se tratara de un mero juego holográfico. Sofía, sabedora de ello, le dijo a su genetista lo siguiente:

-No ha sido difícil convencer a mi marido. Es un español muy inteligente para ser un courant, pero… yo lo soy más que él, incluso para ser génétique. Pero la inteligencia tiene también su lado débil, Gerard… -

El genetista se bebía las palabras de Sofía: su mente era un prodigio en todos los sentidos. Se sentía especialmente orgulloso de su profesión porque una mujer como ella le había encargado semejante cometido: noquear genes, de eso se trataba, de extraer genes inapropiados, endógenos, y reemplazarlos por otros superiores... La técnica del knock-out que ganó la partida hacía ya siglos a las terapias transgénicas, pero al mismo tiempo era un reto para él. Eso de modificar la secuencia genética daba problemas "a posteriori", el organismo buscaba la manera de volver al estado originario, así sin más. Por eso el knock-out daba mejor resultado: extraer el gen inconveniente y reemplazarlo por otro, pero... ¿mejorar a Sophie? ¡Lo que sería conseguir eso! Estaba altamente motivado, sin duda. Se quemaba literalmente las pestañas estudiando cómo hacerlo.

-Sigue, te escucho atentamente.

-No sé, me da la sensación de que te quedas algo absorto.

-Estoy ilusionado con este proyecto, y muy honrado. Todo va a salir espectacularmente bien, estoy seguro de ello.

-Te decía que la inteligencia a veces te hace sufrir, Gerard. A veces, muchas más veces de las que mi orgullo me deja reconocer, envidio a mi marido. Cuando veo, sobre todo, lo que él disfruta de la vida así sin más entonces me da por pensar que quizá es él el que es superior a mí, no yo. Tal vez también tenga sus ventajas el ser simplemente un hijo de Dios, sin intervención alguna de la mano del hombre. Sí, no me mires así, ya sé que divago, pero en el fondo de ti mismo sabes que tengo la razón.

Gerárd más de una vez le confesó a su consejero -anteriormente esta profesión recibía el nombre de "psicólogo": los consejeros eran una corporación en alza, una vez que fue desacreditada la Psiquiatría, demostrada su inutilidad y nocividad, y desparecidos los estudios universitarios correspondientes, que fueron calificados de "supersticiosos", hecho que coincidió con la prohibición nacional de las pastillas y demás drogas de laboratorio salvo casos de peligro de muerte por enfermedad terminal o accidente, lo que hizo que la gente, siguiendo las directrices del Ministerio de Deportes, se cuidaran a sí mismos con ejercicio y vida sana más que en ninguna otra época-, Jerome:

- La deseo. Sé que es mi paciente, una señora casada, que ha firmado pacto de fidelidad exclusiva hacia su esposo, pero a veces quisiera meterme en el cuerpo de su esposo y poder a mi vez entrar en el de ella. Él es un courant, muy inferior a mí. Su sueño de tener una génétique que roce la perfección sería más factible conmigo, no con Néstor. Ni siquiera es francés...

-No, Gerard. Si ella eligió a ese hombre fue por algo.

-Quizá lo hizo para sentirse aun más diosa, es tremendamente vanidosa

Una conversación muy parecida se repetía entre ambos como en un bucle sin fin. Tras cada consulta, Gerard se subía a su aeronave eléctrica y sobrevolaba los rascacielos y las torres de energía solar con los ojos llenos de un anhelo punzante. Conducir le relajaba, aunque nunca miraba hacia abajo. Le daba vértigo, tenía "complejo de las alturas". Su mirada desangelada se perdía, pues, en el horizonte, a la vez que se preparaba mentalmente para cambiar la expresión de su rostro, para que nadie pudiera leerle nada en el mismo- la relevancia y el prestigio social que tenían en la República los consejeros había dado lugar a que los ciudadanos siguieran fielmente en la práctica sus doctrinas, una de las más famosas se refería precisamente a la interacción humana: lo decisivo para comunicarse no eran las palabras, sino los gestos faciales. Esta corriente, llamada “tesis de la comunicación facial”, se extendió como la pólvora por todo el continente europeo en un tiempo récord-


-Sé algo sobre mi código genético que no quiero que esté en mi hija- le dijo Sophie aquel día de lluvia y viento que ya no podría olvidar...

-Sinceramente no imagino qué puede ser, eres un orgullo de creación.

-No seas presuntuoso, Gerard. Tengo un grave fallo… Es el instinto desaforado por ganar, a toda costa. Tiene un correlato negativo unido a que en la época en que me gestaron se llevaba de moda la disminución del potencial agresivo. Pues bien, la combinación de ambas cosas hacen de mí una personalidad excesivamente conservadora, no me arriesgo si simplemente intuyo que perderé... si toda la especie humana fuera como yo el hombre hubiera seguido siendo poco más que un mono pensante, al más puro estilo del trasnochado Darwin. No hubiéramos, desde luego, salido de las cavernas…

“No hubiéramos, desde luego, salido de las cavernas” - estas palabras se quedaron flotando en su conciencia, reiterándose como un eco en su mente, junto a la angelical expresión del rostro de Sofía… ¡qué bella era! Inspiraría a cualquier artista. Los franceses también habían puesto de moda la inteligencia emocional más que en ninguna otra época histórica, así que supo gestionar la intensa emoción que aquella dama despertaba en él, Gerard hombre, no Gerard científico, y poner así su energía creadora al servicio de la Humanidad.
Última edición por Katia el 19 Oct 2012 10:30, editado 20 veces en total.
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Shaila
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 255
Registrado: 24 Feb 2011 22:46
Ubicación: en la region del viento de obsidiana

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Shaila » 29 Mar 2012 18:02

Nena!!
Siempre es un gusto leerte, la verdad no me atrae mucho la ciencia ficción mas nunca es tarde para leer historias nuevas. Es muy interesante el tema que manejas sobre el mejoramiento de la raza humana dado por la genetica, me atrajo bastante seguire al pendiente porque tus historias me encantan.

Besos!! :beso: :beso:
"Estime et confiance"

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Katia » 30 Mar 2012 12:20

Shaila escribió:Nena!!
Siempre es un gusto leerte, la verdad no me atrae mucho la ciencia ficción mas nunca es tarde para leer historias nuevas. Es muy interesante el tema que manejas sobre el mejoramiento de la raza humana dado por la genetica, me atrajo bastante seguire al pendiente porque tus historias me encantan.

Besos!! :beso: :beso:


Muchas gracias, guapa :D :beso: :beso:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por karen mendoza prada » 31 Mar 2012 04:14

:D hola querida, ya me puse al día con el relato, estare expectante a leer la segunda parte, parece que promete :wink:
:P Te mando un abrazo querida :60: , cuidate mucho, bye :hola:

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Katia » 31 Mar 2012 20:07

karen mendoza prada escribió: :D hola querida, ya me puse al día con el relato, estare expectante a leer la segunda parte, parece que promete :wink:
:P Te mando un abrazo querida :60: , cuidate mucho, bye :hola:


Gracias, Karen :D :60:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66444
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por lucia » 01 Abr 2012 12:09

Deberías intentar que los personajes no pareciesen siempre le mismo, hable quien hable y sea la historia que sea.

Por cierto, el mundo que describes me horripila. Es una especie de mundo feliz o dictadura ilustrada. Brrrr.

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Katia » 01 Abr 2012 13:14

lucia escribió:Deberías intentar que los personajes no pareciesen siempre le mismo, hable quien hable y sea la historia que sea.

Por cierto, el mundo que describes me horripila. Es una especie de mundo feliz o dictadura ilustrada. Brrrr.


Qué curioso,creía haber plasmado un conflicto entre él y ella, los dos tienen distintos puntos de vista, Lucía. Bueno, es al mundo al que vamos, Lucy, nos guste más o menos, ya lo preconizó Aldous Huxley. Supongo que te refieres a caracterizar al personaje a través de su lenguaje, pero... es que son del mismo nivel intelectual los mismos, no pertenecen a distintas clases sociales.

Lo que no me ha gustado a mí es que él se llamara Antonio, lo he rebautizado como Néstor. Y por otro lado tampoco expliqué bien la técnica del knock-out de genes, así que esto también lo he rectificado.
Tú siempre haces comentarios constructivos que nos hacen mejorar, jefa, tú sí que vales :wink: Muchísimas gracias por pasarte y comentar tu punto de vista, guapa :D
Última edición por Katia el 01 Abr 2012 13:20, editado 1 vez en total.
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2802
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Desierto » 01 Abr 2012 13:19

Te lanzas a darle peso a tu historia, Kat.

Bravo!
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", capítulo I

Mensaje por Katia » 01 Abr 2012 13:22

Desierto escribió:Te lanzas a darle peso a tu historia, Kat.

Bravo!


Gracias, Desierto :D . Me animó mucho cuando la leíste tú, que siempre tengo muy en cuenta tus opiniones y lo sabes :wink: , y me dijiste que me veías muchas cualidades para la Ciencia Ficción, así que me he lanzado y quiero construir una novela de Ci Fi, dando peso como tú bien dices a la historia y haciendo de ella algo más envolvente y vasto, algo de mayor calado.

Espero que te vaya gustando, Desierto. Hoy voy a escribir el segundo :D :60:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones", ¡CAPÍTULO I

Mensaje por Katia » 01 Abr 2012 14:33

Capítulo II.

Gerard se aplicó al máximo en el proyecto. Los genes de Néstor resultaron ser mucho mejores de lo que hubiera podido imaginar, se sintió prejuicioso por haberlos “despreciado” antes de examinarlos: esa actitud suya había sido muy poco neo-científica. Incluso había en ellos algo imposible de comprender, y que le irritaba al mismo tiempo. Tenían una calidad increíble como para ser de un courant. Sophie le comentó que Néstor se había pasado la vida luchando, y que a diferencia de ella misma no se arredraba ante ningún obstáculo, que se entregaba entero sin miedo a perder.

Sí-pensó-. Debe ser lo del potencial agresivo. Un courant lo tiene intacto. Astrid recibirá en ese sentido los mismos genes intactos de su padre, para que herede sin más su capacidad de riesgo, su valentía natural. Tendrá lo mejor de Dios y lo mejor de los hombres. Aunque… ¿quién sabe que es lo mejor? Los genes son plásticos, mutan incluso con el ejercicio físico y se fortalecen. Tal vez Néstor haya querido parecerse tanto toda su vida a uno de nosotros que de algún modo ha acabado pareciéndose. La voluntad no puede medirse, ni el espíritu humano de superación. Nunca lograremos controlar estas cosas. La eterna dialéctica los genes versus el ambiente…

Gerard guardaba un as en la manga que había ocultado deliberadamente a todos. La gente suele considerar la ciencia como un trabajo enteramente “limpio” y “honesto”, pero se equivocan. Incluso Newton o Einstein fueron capaces de esconder ciertos errores de sus teorías para alcanzar la gloria. En este caso, lo que Gerard no había dicho a nadie era que… biológicamente…

Astrid también sería su hija: había puesto genes de él en ella.

La primera humana con tres padres: dos hombres y una mujer. No quería reconocérselo a sí mismo, pero todo se gestó en su cabeza de hombre y no de genetista. Su pensamiento fue “de abajo a arriba”. Primero se imaginó en la cama, al lado de Sophie y del propio Néstor. Soñó despierto con que ambos le hacían el amor mientras su corazón latía cada vez más rápido. Como la Ginebra de las leyendas Artúricas, amada por dos hombres. Y le gustó lo que vio en su cabeza. Y a continuación se dijo a sí mismo:

¿Y por qué no? Si la hija tiene 1/3 mío es como si realmente yo hubiera estado en el tálamo con ella, aunque ella sea como una mitad de él… es como si lo hubiera logrado. Nadie tendría porqué saberlo nunca…



-¿Cómo estás, Sophie?
-Ya con menos mareos, Néstor. Pero muy cansada y con muchas ganas de dormir. Está aquí ya, ¿te das cuenta?-decía ilusionada mientras se tocaba su prominente vientre- Es como un milagro
-Tu estimado Gerard-dijo con cierto sarcasmo- me dio una alegría: mis genes de potencial agresivo han pasado a nuestra hija, ¡sin modificar! Me pidió perdón por haber subestimado mi material, eso me hizo sentir muy orgulloso. Pero hay algo que me chocó…
-¿El qué?-inquirió mientras seguía tocándose alrededor del ombligo sin demasiado interés-
-No sé, es como si estuviera él también contento, igual casi que nosotros, se está implicando mucho, ¿no crees? ¡Él no va a tener ninguna hija, por Dios!
-No te confundas, es su entusiasmo científico.
Sophie miraba a su esposo. Ella nunca quiso casarse. Y jamás imaginó que acabara haciéndolo precisamente con alguien como él. Lo conoció una tarde, merendando, una amiga se lo presentó. Le pareció irresistible, lleno de vida. Tenía la corbata algo torcida, y una sonrisa en los ojos impresionantemente bella. En el interior de la brasserie, una recreación holográfica de los Campos Elíseos de noche. Casi todos los lugares de encuentro tenían hologramas en sus estancias, atraían más clientela.

-Encantado, Sophie. Yo soy Néstor. No soy como vosotras, soy sólo un courant. Pero al menos, ahora, con las nuevas leyes, podemos decirlo sin miedo.

Su vida había sido demasiado “cuadrada” hasta que apareció él. Trajo de la mano un sin fin de novedades, empezó a deslumbrarla. Captaba perfectamente que no era tan inteligente como ella, pero llegó un momento, a las pocas semanas de conocerlo, en que empezó a dejar de importarle

¡Estás loca, emparejarte con un vulgar courant! ¿Qué clase de hijos podrás esperar de él? –estalló su madre poniendo el grito en el cielo-.
¡Por encima de mi cadáver!-exclamó su padre en tono amenazante-

Curiosamente los gritos rebotaban en ella y se desleían como el café que se vierte sobre la leche. Ella estaba… no podía explicárselo a sí misma, pero se sentía… ¡feliz! Era la primera vez que notaba ese caudal de dicha dentro de ella. Y por eso, a las pocas semanas de conocerlo, se lo dijo:

-Néstor
-¿Qué?-preguntó mientras no paraba de besarle el cuello antes de arrancar la aeronave-
-Me haces ser mejor aun, contigo sí que gano. No me importa ya lo que diga la sociedad entera de nuestra unión, ni que la vean extraña. Quiero que sepas que estoy dispuesta a todo.
-Te engañas a ti misma. No te casarías, por ejemplo, con alguien como yo. Llevo toda mi existencia sufriendo la discriminación, y luchando contra ella, quizá en vano, no lo sé.
-¿Me lo pedirías?-preguntó ella con una mirada como de niña traviesa, expectante-
-Y tanto, estoy loco por ti. Por ti haría la locura de encadenarme y hasta de procrear…
-Casémonos pues-afirmó categórica-
Él sonrió muy halagado, apenas podía creerlo. Y ella, sensualmente, movió su dedo índice entre sus dos labios. Lo mejor de la cara de su novio era, sin duda, su boca. Esa noche hicieron por vez primera el amor. Y cuando sintió a Néstor dentro de ella, sus piernas, instintivamente, se cerraron para no dejarlo salir enseguida y retenerlo… todo el tiempo que le fuera posible. Era la primera vez que sentía algo así: había hecho el amor con otros hombres, había sentido placer, pero nunca había estado en un precipicio ni se había dejado caer, pues, en el mismo, para... terminar por volar después. Néstor, sin salir aun de dentro de su cuerpo, miró extasiado el rostro de la que sería su esposa, y vio la dicha transfigurada en ella, y sonrió, y ella lo emuló, y cansados, durmieron toda la noche juntos y abrazados.

Ahora que venía Astrid en camino, Sophie tenía muchos recuerdos dulces de los mejores momentos con Néstor. Aquella primera noche en que se amaron regresaba pues a su memoria incólume, y al retornar, era revivida de algún modo.
-Néstor, ¿recuerdas nuestra primera vez juntos? Te parecerá una tontería, pero… Ahí, de algún modo, ya estaba nuestra Astrid, aunque fuera presentida.

Néstor se emocionó y besó su boca y después bajó a besar las piernas de su mujer:

-Sí, se cerraron, ni querías dejarme salir ni yo quería tampoco irme de dentro de ti.



-¡No puedo creer lo que has hecho!-a los consejeros les enseñaban en la Academia a no juzgar a sus clientes, a escucharlos y empatizar con ellos, pero nunca a nada más, sin embargo, ¡aquello era demasiado!- Se supone que eres un científico, ¡no te has comportado como tal!

-Sí lo he hecho-objetó- Tres padres dan mucha más diversidad genética.

-¡Es inmoral! No has recabado la opinión de ellos, y a mí mi deber deontológico me obligará a guardar silencio, ¡no es justo! ¿Y si sale mal?

-Descubrí que mis genes eran muy diferentes a los de ellos dos, así que saldrá perfecto. La Naturaleza sólo busca biodiversidad. Yo le he dado un empujoncito, simplemente.

-Puede que incluso te engañes a ti mismo y todo, ¡pero no me embaucas a mí! Sé que estás obsesionado con ella, sé porqué lo has hecho y me parece fatal

-Si quieres dejar de prestarme consejo lo entenderé-musitó con cierta irritabilidad-

-Perdona, se nos enseña a no juzgar nunca al cliente, pero es que… ¡No entiendes! Ella lo eligió a él, ¡no a ti! Aunque te creas mejor…

-Un momento, ya sé que no lo soy

-¿Qué quieres decir?

Gerard clavó sus ojos grises en la ventana que había detrás de su asesor emocional. Estaba lloviendo. Siempre se quejó de ser un incomprendido, desde niño. Otra vez volvía ese malestar de antaño, y le disgustaba profundamente. Nubarrones se cernían sobre los más altos edificios de la urbe, y también sobre sus más altos ideales. ¿Habrían endiosado a la Genética? París, pese a todo, seguía oliendo a boulangerie como hacía siglos. La Torre Eiffel seguía siendo el emblema de la ciudad, pese al altivo edificio gubernamental con forma de pirámide acristalada del Centro de Estudios Genéticos, único en el mundo. Una pesadumbre plomiza se iba apoderando insensiblemente de él, y anegado de ella y bajando su vista al suelo, finalmente encaró la realidad y mirando a los ojos de su interlocutor contestó:

-Tengo que irme ya. He dejado la aeronave en casa, he preferido venir caminando para hacer algo de ejercicio. Él… Me molesta, pero he de afrontarlo. Él es, y en más de un aspecto, mejor que yo. Y no me refiero al hecho de haberla conquistado a ella, que también dice bastante de él, sino que … En fin. He visto la mano de Dios en sus genes, y aun más caótica que la humana, hay algo inaprensible en ella. Él, Néstor-le dolía pronunciar su nombre-, tiene una genética de base muy fuerte, muy buena: es un gran ejemplar humano.

El consejero se quedó sorprendido. ¿Un courant con genes mejores que ellos?
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones",¡capítulo II

Mensaje por karen mendoza prada » 01 Abr 2012 16:07

:D ya leì la segunda parte, a decir verdad me ha atrapado. Sego leyendote querida, estaremos e contacto, te mando un abrazo :60: bye :hola:

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones",¡capítulo II

Mensaje por Katia » 01 Abr 2012 16:39

karen mendoza prada escribió: :D ya leì la segunda parte, a decir verdad me ha atrapado. Sego leyendote querida, estaremos e contacto, te mando un abrazo :60: bye :hola:


:D No hay para mí mejor feed-back, Karen, me alegra mucho que te atrape. Seguimos inter-conectadas :wink: Otro abrazo, querida Karen :60: :beso:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Shaila
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 255
Registrado: 24 Feb 2011 22:46
Ubicación: en la region del viento de obsidiana

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones" capítulos I

Mensaje por Shaila » 03 Abr 2012 18:38

Hola nena!!
Una pregunta ¿Nestor no era Antonio? o es mi imaginación.

Este triángulo amoroso empieza bien, aunque Gerard si que tiene una obsesión enorme con Sophie, entiendo los celos de Gerard mas que nada porque se siente imperfecto al lado de un ser normal como los courant se siente inseguro y eso no esta programado en sus genes.

Si, sigo tu historia con mucho interes eehh!! abrazos y besos guapa!! :60: :60: :beso:
"Estime et confiance"

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones" capítulos I

Mensaje por Katia » 03 Abr 2012 23:02

Shaila escribió:Hola nena!!
Una pregunta ¿Nestor no era Antonio? o es mi imaginación.

Este triángulo amoroso empieza bien, aunque Gerard si que tiene una obsesión enorme con Sophie, entiendo los celos de Gerard mas que nada porque se siente imperfecto al lado de un ser normal como los courant se siente inseguro y eso no esta programado en sus genes.

Si, sigo tu historia con mucho interes eehh!! abrazos y besos guapa!! :60: :60: :beso:


Hola, reina. Te explico: es que me planteé lo de Antonio como un nombre muy poco novelesco, y nada, lo he rebautizado :P Ahora Antonio será Néstor, queda mejor para una novela :wink: Muy buena reflexión sobre los pensamientos de Gerard, Shaila :wink: Me ha gustado.

Oleee, me alegra :D Besos y abrazos también para ti, preciosa, ya en cuanto pueda continuamos :D :60: :beso: :beso:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Nueva novela, "El colisionador de hadrones" capítulos I

Mensaje por Katia » 07 Abr 2012 13:36

Capítulo III.

Hoy hablaría con la madre de su hijo, pensaba Gerard mientras se miraba orgulloso al espejo. Nunca había querido reproducirse, hasta que la conoció a ella. Como decía aquel antiguo poeta: Ella maravilla, ella belleza y ella terror. La niña prolongaría el tiempo sobre la tierra de su ser junto al suyo. Había predeterminado minuciosamente lo que Astrid heredaría de él, y no cabía en sí de gozo. De pronto dio la orden a la máquina afeitadora: "Stop", y se detuvo. Vio su reflejo en el límpido cristal y concluyó para sí:

Estoy dichoso, es verdad. Mi cara me delata. Quizá debiera disimularlo... ¿Me habrá notado alguien que yo también soy el padre?

Salió del lavabo y exclamó ante su balcón "AZZ176 , elévate", y la aeronave ascendió desde el garaje colectivo, y mientras sobrevolaba los sempiternos cielos cenicientos parisinos, Gerard cerraba los ojos; el programa de hilo musical se autoactivaba solo justo antes de arrancar. Quería recrearse en lo que había soñado esa noche.

Quiero vivir lo que he soñado. Ella y yo. Quiero recordarlo antes de olvidarlo, con todas mis fuerzas. ¿Cómo empezaba el sueño? Sophie y él: veían juntos una proyección holográfica sobre paisajes de ensueño. Néstor no existía. Él la ceñía por la cintura desde atrás y le olía el perfume del cuello con fruición. Ella se estremecía y él estrechaba su cerco hecho de brazos. Un suspiro femenino, otro masculino acompañándolo, y en su cabeza el deseo de perpetuarse en un descendiente ardiendo cual espada de fuego. Su boca resbalando por su garganta, trepando hasta sus comisuras, por fin la sentía, era casi como comer cerezas encendidas besarla. Los dos besándose, bebiéndose casi, él ya no podía más: la giraba, y la estrechaba después contra él. Su mano empezaba a jugar con su ombligo, ella: la viva cara del placer. Su piel no era seda, sino lo siguiente en suavidad, jamás tocó nada tan tierno. Sus dedos escalando hasta su blusa rozándola levemente mientras su lengua se iba enlazando con la suya en repetidos ósculos que se sucedían cadenciosos, como olas entrechocando sin más. Se sentía entonces más apasionado de lo normal: Nunca antes experimentó tal volcán en su interior. Dos de los botones de Sophie caían felizmente al suelo.

Y... en ese momento... se despierta.

Quizá teniéndola frente a mí pueda completar en mi mente el sueño-piensa con tristeza-


-Ya llevo cinco meses y medio, Gerard. Y Néstor está muy contento. Sin ti no hubiera sido posible, ¡gracias!-y del júbilo se levanta como un resorte de la mesa de la creperie y le estampa un sonoro beso en la mejilla-

No está tan atractiva, está comenzando ya a engordar. Sin embargo, su cara tiene una luz especial

-¿Qué te ocurre? ¡Estás muy distraído!-exclama juguetona, rompiendo a reír-
-Perdona, no he tenido un buen despertar
-¿Alguna pesadilla?-inquiere ella -

Si supieras ,todo lo contrario. La pesadilla es esto de ahora. Lo que no me parece real es esta distancia entre los dos después de haberte sentido anoche llenando todo mi espacio...

-No te preocupes, estoy muy contento de verte así de bien, además, ¡no se te nota nada!
-¡Mentiroso!-vuelve a reír- ¡Estoy gordita ya!

Esa mirada llena de alegría me encanta. Y aunque dentro de dos meses engordes más aun, seguiré sin poder resistirme a esos ojazos que tienes-se lamenta para sí-

-Jamás te mentiría-sí, la está mintiendo, y en algo muy grave: él comparte con ella una próxima hija, orgánica y genéticamente. ¿Cómo se puede estar tan cerca y a la vez tan lejos? En el sueño sí que la tenía junto a él- He conocido a un físico importante, Ledoux, ¿te suena?

-Sí, es el que anuncian tanto en los hologramas, el que está empeñado en recrear exactamente el big bang a una microescala infinitesimal

-Así es, Sophie. Está creando una sociedad. He decidido ser accionista de la misma, no hay nada más apasionante para un científico que dar con el verdadero origen de la vida-ahora que iba a ser padre, el interés por tal tema había aumentado exponencialmente en su cabeza-.

-Ah, espero que no te moleste, pero pienso que una mujer no tiene porqué ocultar nada a su genetista. ¡Néstor se encela de ti! ¿Te lo puedes creer?

Sí, y tanto que sí que puedo. Yo también de él

-¡No puedo creerlo!-convino mecánicamente y con escasa convicción- ¿Y eso? ¿En qué se lo has notado?
-Llegó a decirme textualmente el muy loco: "¡Pues no parece que Gerard sea el padre de nuestra hija en vez de yo, tu marido!"

¡Ufff! ¡Se me nota!

-¿Y qué le dijiste tú?-preguntó algo nervioso-.
-Gerard, por Dios, no seas niño tú también. Le dije que era tu entusiasmo científico.

Es curioso, ella no lo nota. Sí que es verdad que estás muy lejos de mí, mi ángel. Más aún que ese bruto que tienes por marido, y que posee unos genes demasiados buenos para ser quien es, un vulgar courant... Hay cosas que ni la Neociencia entiende...

Gerard fuerza una sonrisa a la par que recuerda: "¡El sueño, maldita sea! ¡El sueño! Es más importante que esta comunicación absurda, ¡ya sé!"

-Sophie, quiero que me cuentes, como médico tuyo que soy, todas las sensaciones que estás teniendo desde que supiste tu estado gestante. Pero ininterrumpidamente, yo mientras te escucho, tomaré notas en silencio-

Sophie empieza a hablar entusiasmada. Se concentra en fingir que la escucha, y a la quinta frase inicia la desconexión. ¿Dónde me quedé? Ah, sí, en su preciosa blusa color marfil

-A la tercera semana ya no tenía ningún mareo, el bebé estaba completamente arraigado en mí, sentía una dicha completa...

Mis dedos rozan levemente tu blusa. Tu boca está llena de sed, y la mía también, que empieza a bajr osada por tu garganta. Noto tu pecho contra el mío, empujándome, acometiéndome casi. Dos botones de tu camisa saltan por los aires cuando intento desabrochártelos, me estoy apasionando más de lo normal. Te suspiro al oído:

Voy a hacerte una hija, tendrá lo mejor de los dos, en ella siempre estaremos tú y yo


-¿Gerard? ¿Me estás escuchando?

El genetista se angustia, el sueño debe continuar, ¡que no pare,por Dios!

-Sigue, Sophie. No pares por nada de este mundo de hablar. Recuerda que escribo todo lo que dices.

Gerard sigue trazando escenas sicalípticas entre ambos en la pantalla de su lector óptico, aporreando el teclado táctil, absorto.

Tú suspiras enfebrecida cuando mi mano se pierde dentro de tu escote, y sin darte cuenta, te estrechas contra mí muy fuertemente, buscando mi mayor excitación.

Sólo quiero darte placer. Me siento más hombre contigo. Oh, sí, cariño. Vamos a crear a la mejor hija de este mundo...


Gerard consigue concluir mentalmente lo que no pudo la noche anterior. Ahora su cara es aún más dichosa que antes. Tras el detallado relato de todos sus síntomas, Sophie vuelve a recordar las palabras de su marido, incluso ve su apuesto rostro en el aire frente al suyo, como cuando las pronunció, exactamente igual, es como un deja vu imaginario:

"Está demasiado contento, ¡pues no parece que el padre sea él! Y lo observa. Siempre fue bastante distraída, le pidió encarecidamente a Gerard que Astrid no lo fuera. La Neociencia genética había avanzado mucho desde que la idearon a ella. ¿Por qué asoma de repente a sus pupilas toda esta magnética luz?

Un extraño ahogo le oprime súbitamente la garganta.
Última edición por Katia el 19 Jul 2012 16:13, editado 1 vez en total.
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Responder