Papo & yo (PS3, PC)

Para hablar sobre juegos de ordenador, PSP, Xbox, etc.

Moderador: Allbuss

Responder
Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43575
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Papo & yo (PS3, PC)

Mensaje por elultimo » 28 Jul 2018 20:18

Imagen

Plataforma: PC, PS3
Género: Aventura, fantasía, puzles
Desarrolladores: Minority Media Inc.
Distribuidor: Sony Computer Entertainment
Voces: Inglés
Textos: Castellano
Perspectiva: 3ª Persona
Clasificación: 12
Fecha de Lanzamiento: 14 de agosto de 2012

Sinopsis:

El juego narra la historia de Quico, un niño pequeño que se embarca en una aventura junto a su mejor amigo Monster, una bestia de aspecto atemorizante aunque amigable. Sin embargo Monster tiene una adicción a comer ranas venenosas, que le provocan cambios en su personalidad y lo vuelven salvaje, llevándolo a atacar a sus amigos. Quico debe atravesar un mundo surrealista y resolver acertijos y rompecabezas para encontrar una cura para la adicción de Monster, mientras aprovecha tanto los momentos apacibles de su amigo, así como sus ataques de ira.


Enlace

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43575
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Papo & yo (PS3, PC)

Mensaje por elultimo » 28 Jul 2018 20:25

Acabo de terminarlo.

La verdad es que me ha parecido un juego bastante curioso, tanto por la manera de jugar como por la historia. En sí, no tiene casi ninguna dificultad, todo es girar llaves, tirar de palancas y empujar engranajes, así que en una tarde tonta te lo puedes acabar perfectamente. Pero me ha gustado como tienes que jugar con las cosas de tu entorno para conseguir superar el episodio.

Pero lo mejor es la historia, ambientada en las favelas, con casas amontonadas y todo lo que lleva detrás...
Un monstruo que nos ayuda en todo el camino pero cuando come ranas se vuelve loco... Y luego se va viendo que las ranas son el alcohol y el monstruo el padre del protagonista, mostrando así una historia de alcoholismo, maltrato y recuerdos llenos de dolor, juguetes rotos y mucho pesimismo.

Responder