Página 1 de 8

La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:16
por caris
Dedico este hilo a pfanner ya que él fue el precursor en Mundo de Letras con este hilo :wink: :60:






La Mona Lisa - Leonardo Da Vinci (1503-1506) :arrow: El Código Da Vinci - Dan Brown (2003)

Imagen

Ahora ya empezaba a distinguir el panel de cristal oscuro en la pared. Sabía que detrás de él, en los confines de su propia celda exclusiva, estaba el cuadro más famoso del mundo.
Y sabía también que aquel mérito, el de ser la obra de arte más famosa del mundo, no le venía de su enigmática sonrisa, ni de las misteriosas interpretaciones atribuidas a muchos historiadores del arte y a defensores de las teorías conspiratorias. No, las cosas eran mucho más sencillas; la Mona Lisa era famosa porque Leonardo aseguraba que era su obra más lograda. Siempre que salía de viaje se la llevaba consigo y, si le preguntaban por qué lo hacía, respondía que le resultaba difícil alejarse de su expresión más sublime de la belleza femenina.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:22
por caris
La Virgen de las rocas - Leonardo da Vinci (1483-1486) :arrow: El Código Da Vinci - Dan Brown (2003)

Imagen

<<Ve a La Virgen de las rocas.>>
Sophie le había dicho que su abuelo le había dejado algo detrás del cuadro.<<¿Un mensaje final?>> No podía por menos que quitarse el sombrero ante el lugar escogido por Saunière para esconderlo, fuera lo que fuera. La Virgen de las rocas era otro eslabón más en la cadena de simbolos relacionados que se había ido formando aquella noche. Parecía que Saunière reforzaba con cada pista su interés por el lado más oscuro y malévolo de Leonardo da Vinci.

El encargo original para pintar aquella obra le había llegado a Leonardo de una congregación conocida con el nombre de la Inmaculada Concepción, que necesitaba un cuadro para poner en el panel central de un retablo que iba a ocupar el altar de la iglesia de San Francisco, en Milán. Las monjas le indicaron las medidas exactas que debía tener y el tema de la pintura -la Virgen María, San Juan Bautista niño, Uriel y el niño Jesús buscando cobijo en una cueva. Aunque Leonardo cumplió con lo que le habían solicitado, cuando entregó la obra la congregación reaccionó con horror, porque estaba llena de detalles explosivos y desconcertantes.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:25
por caris
La última cena - Leonardo da Vinci (1495-1497) :arrow: El Código da Vinci - Dan Brown (2003)

Imagen

-Resulta que sí, que después de todo el Santo Grial sí aparece en La última cena. Leonardo le reservó un espacio prominente.

-Un momento -interrumpió Sophie-. Me acabais de decir que el Santo Grial es una mujer. Y en La última cena aparecen trece hombres.

-¿Seguro? -dijo Teabing arqueando las cejas-. Fíjese bien.

Titubeante, Sophie se acercó más a la pintura y miró con detalle las trece figuras, Jesús en el medio, seis discípulos a la izquierda y seis a la derecha.

-Todos son hombres -dijo al fin.

-¿Ah, sí? ¿Y qué me dice del que está sentado en el puesto de honor, a la derecha del Señor?

Sophie se fijó en aquella figura, observándola con detenimiento. Al estudiar el rostro y el cuerpo, le recorrió una oleada de desconcierto. Aquella persona tenía una larga cabellera pelirroja, unas delicadas manos entrelazadas y la curva de unos senos. Era, sin duda... una mujer.

-¡Es una mujer! -exclamó.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:31
por caris
Luz de luna - Ralph Albert Blakelock (1885) :arrow: El Palacio de la Luna - Paul Auster (1989)

Imagen

Una luna llena perfectamente redonda ocupaba el centro del lienzo -el centro matemático exacto, me pareció- y este pálido disco blanco iluminaba todo lo que había por encima y por debajo de él: el cielo, un lago, un árbol grande con ramas como arañas y las montañas bajas del horizonte. En primer término había dos pequeñas zonas de tierra, separadas por un riachuelo que corría entre las dos. En la margen izquierda se veía una tienda india y una hoguera; parecía haber varias figuras sentadas alrededor del fuego, pero era difícil distinguirlas, eran sólo mínimas sugerencias de formas humanas, unas cinco o seis, enrojecidas por el reflejo de las ascuas de la hoguera; a la derecha del árbol grande, separada de las otras, se veía una solitaria figura a caballo que miraba por encima de la corriente, completamente inmóvil, como perdida en sus pensamientos. El árbol que tenía detrás era unas quince o veinte veces más alto que él y el contraste le hacia parecer enano, insignificante. Él y su caballo no eran más que siluetas, perfiles negros sin profundidad ni individualidad. En la otra margen las cosas eran aún más tenebrosas, casi totalmente sumidas en las sombras. Había unos cuantos árboles pequeños con las mismas ramas como arañas del árbol grande y luego, en la parte inferior, una diminuta mancha de claridad que me pareció podría ser otra figura (tumbada de espaldas, tal vez dormida, tal vez muerta, tal vez contemplando la noche) o tal vez los restos de otra hoguera, no pude llegar a una conclusión. Me entregué de tal modo al estudio de estos oscuros detalles de la parte inferior del cuadro que cuando finalmente levanté la vista para examinar otra vez el cielo, me sorprendió ver lo luminoso que era todo en la mitad superior. Incluso teniendo en cuenta la luna llena, el cielo parecía demasiado visible.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:33
por caris
El curso del imperio: El Estado Salvaje - Thomas Cole
Imagen

El curso del imperio: Destrucción - Thomas Cole
Imagen

El curso del imperio: Desolación - Thomas Cole
Imagen

Mi habitación estaba al final del un largo vestíbulo. Era un cuartito con una ventana que daba a un patio trasero, un rudimentario cubículo no mayor que la celda de un monje. Esto era territorio conocido para mí y no tardé en sentirme a gusto entre el escaso mobiliario: una anticuada cama de hierro con barras verticales en la cabecera y en los pies, una cómoda y una librería que cubría una pared, ocupada fundamentalmente por libros rusos y franceses. Había un solo cuadro en la habitación, un grabado grande dentro de un marco negro, que representaba una escena mitológica llena de figuras humanas y de una plétora de detalles arquitectónicos. Más adelante supe que era una reproducción en blanco y negro de una de las tablas de una serie de pinturas de Thomas Cole titulada El curso del imperio, una saga visionaria del esplendor y la decadencia del Nuevo Mundo.

El Palacio de la Luna - Paul Auster (1989)

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:36
por caris
La tempestad – Giorgione (1508) :arrow: La tempestad – Juan Manuel de Prada (1997)

Imagen

... Sobre el fondo de una ciudad que conserva el aire fantasmagórico de las arquitecturas soñadas, y en medio de la campiña, vemos a la derecha a una mujer desnuda (pero hay un arbusto que mitiga el fulgor de su carne), amamantando con cierta voluptuosa tristeza a su hijo, indiferente a lo que la rodea, mientras a la izquierda un hombre ataviado según la moda de la época y con bordón de peregrino asiste a la escena, como un intruso que, sin embargo, hubiese disfrutado en el pasado de la intimidad y quizá de los favores de esa mujer. No sabemos si la mujer es patricia o plebeya (la carne sin tapujos todo lo iguala), no sabemos si el hombre vigila o espía o pasea, pero sabemos, pues el paisaje lo sugiere, que sobre ellos se cierne el oprobio de la incomunicación, el estigma de un silencio quizá más elocuente que los reproches o las excusas. A sus pies hay un riachuelo que desfila rumoroso bajo un puente de madera, y hay también unas ruinas que florecen entre la maleza, como símbolos de un amor demolido, y unos árboles que se encrespan y se agitan, rizados por un aire que presagia cambios atmosféricos; dominando el cuadro, vemos un cielo torvo, opresor, encapotado de nubes inmóviles, entre las que asoma, súbito como una cicatriz, un rayo que ya desencadena la tormenta, una tormenta ofensiva como el recuerdo de un pecado o de la persistencia de un sentimiento reducido a cenizas.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 11:38
por caris
Madonna con niño – Giovanni Bellini (1510) :arrow: La tempestad – Juan Manuel de Prada (1997)

Imagen

... el cuidado minucioso, casi miniaturista, por el paisaje de fondo; la fisonomía de la Virgen, conmovida por una pietas que superaba y desmentía esa <<serena armonía>> que había preconizado Mantegna; la postura un poco quejicosa del Niño, que parecía a punto de ahogarse y de saltar al cuello de su Madre, quizá para estrangularla: Bellini pintaba unos Niños de facciones prematuramente adultas, a veces un poco monstruosas. Apenas una pulgada separaba la mano de la Virgen de la planta del pie del Niño, esa pulgada que separa el amor del erotismo. Aquella tabla había sido robada de la iglesia de la Madonna dell’Orto.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 12 Oct 2011 15:34
por pfanner
caris escribió:Dedico este hilo a pfanner ya que él fue el precursor en Mundo de Letras con este hilo :wink: :60:

Caris, guapísima, gracias por la dedicatoria :60: :60: . La verdad es que son hilos que quedan muy bien. Muy agradables de leer.

Y a ver si nos vemos pronto, que echo de menos una vuelta por las librerías de Barcelona en buena compañía.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 13 Oct 2011 18:12
por caris
pfanner eso está hecho :402:
en cuanto vuelva Annita :lista:






El jardín de las delicias - El Bosco: Hieronymus Bosch (1503-1504) :arrow: La torre oscura VII: La torre oscura - Stephen King (2004)

Imagen

El estar sobre las caderas de Eddie empezaba a ser como ir dando botes con un palo saltarín y eso hizo que Susannah sintiera que se le revolvía el estómago otra vez. Sin embargo, se le había pegado, como un resfriado, la impaciencia del hombre de pelo cano. Además, ahora sabía qué eran los taheen: criaturas monstruosas con cuerpo de ser humano y cabeza o de pájaro o de bestia. Le recordaban a los seres de ese cuadro del Bosco: El jardín de las delicias.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 13 Oct 2011 18:16
por caris
Algunas obras de arte se repiten en diferentes libros :wink:




La Mona Lisa - Leonardo Da Vinci (1503-1506) :arrow: La Torre oscura VII: La torre oscura - Stephen King (2004)

Imagen

Pimli y Fimli saludaron al trío al pasar, luego se acercaron a la barandilla de roble y miraron hacia abajo. La sala que estaba en la parte inferior podría haber sido la espaciosa biblioteca de algún club de prestigiosos caballeros de Londres. Había lámparas que daban una luz ténue, muchas de ellas auténticas lámparas Tiffany, sobre las mesitas o refulgiendo en las paredes (forradas de roble, por supuesto). Las alfombras eran las más exquisitas creaciones turcas. Colgaba un Matisse de una pared, un Rembrandt de otra... y en la tercera estaba La mona lisa. Era el auténtico cuadro, no la falsificación que estaba en el Louvre, en Mundo Piedra Angular. Había un hombre delante de él con los brazos a la espalda. Desde allí arriba parecía como se estuviera estudiando el cuadro, tal vez intentaba descifrar la famosa y enigmática sonrisa, pero Pimli sabía lo que en realidad estaba ocurriendo. Parecía que los hombres y mujeres con revistas estuvieran leyendo, pero al bajar se veía que estaban mirando sin comprender, o de reojo, sus ejemplares de McCall y de Harper. Había una niña de unos once o doce años con un maravilloso vestidito veraniego de rayas -que podría haber costado seiscientos dólares en una tienda de ropa para niños de Rodeo Drive-, sentada delante de una casa de muñecas junto a la chimenea, pero Pimli sabía que no estaba prestándole ninguna atención a la exquisita reproducción a escala de Casa Damli.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 16 Oct 2011 11:25
por caris
La balsa de la Medusa Théodore Géricault (1819) :arrow: Los miserables - Victor Hugo (1862)

Imagen

Mientras hablaba, el obispo se había levantado a cerrar la puerta, que había quedado completamente abierta.
La señora Magloire volvió, y trajo un cubierto que puso en la mesa.
-Señora Magloire -dijo el obispo-, poned ese cubierto lo más cerca posible de la lumbre. -Y volviéndose hacia su huésped-: El viento de la noche es muy crudo en los Alpes, ¿teneis frío, caballero?
Cada vez que pronunciaba la palabra caballero con su voz dulcemente grave, se iluminaba la fisonomía del huésped. Llamar caballero a un presidiario es dar un vaso de agua a un náufrago de la Medusa. La ignominia está sedienta de consideración.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 16 Oct 2011 11:27
por caris
Las tres Gracias - Peter Paul Rubens (1625-30) :arrow: Los miserables - Victor Hugo (1862)

Imagen

Las cuatro eran locamente hermosas. Un viejo poeta clásico, muy nombrado entonces, un hombre que tenía una Leonor, el caballero Labouïsse, paseando aquel día bajo los castaños de Saint-Cloud los había visto pasar a las diez de la mañana, y había dicho: <<Sobra una>>, acordándose de las Gracias. Favorita, la amiga de Blachevelle, la de los veintitres años, la vieja, corría bajo las grandes ramas verdes de los árboles, saltaba las caceras, pasaba atrevidamente los matorrales y presidía aquella fiesta con el entusiasmo de una diosa de las selvas. Zefina y Dalia, a quienes la fortuna había hecho hermosas de tal manera que se hacían valer más, y se complementaban, por decirlo así, uniéndose, no se separaban, por instinto de coquetería, más bien que por amistad, y apoyadas una en otra tomaban actitudes inglesas. Los primeros keepsakes acababan de aparecer; comenzaba la melancolía de las mujeres, como posteriormente el byronismo en los hombres, y los cabellos del bello sexo empezaban a caer lánguidamente. Zefina y Dalia estaban peinadas con tirabuzones. Listolier y Fameuil, empeñados en una discusión sobre sus profesores, explicaban a Fantina la diferencia que había entre M. Delvincourt y M. Blondeau.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 16 Oct 2011 11:28
por caris
Embarque para la isla de Citerea - Jean-Antoine Watteau (1717) :arrow: Los miserables - Victor Hugo (1862)

Imagen

Allí estaba el placer. Los pasos de aquellas felices parejas eran un llamamiento a la vida y a la naturaleza, y hacían salir de todas partes el amor y la luz. Hubo un hada que hizo las praderas y los árboles expresamente para los amantes. Y desde entonces existe esa escuela campestre de los amantes, que principia siempre, y que durará mientras haya campo y estudiantes. De aquí proviene la popularidad de la primavera entre los pensadores. El patricio y el plebeyo, el duque y par y el último jornalero, los cortesanos y los villanos, como se decía en otro tiempo, son súbditos de esta fiesta. Todos ríen, todos buscan; hay en el aire una claridad de apoteosis, una transfiguración, ¡la del amor! Los árboles son dioses. Los gritos, las correrías por la yerba, las hojas cogidas al vuelo, esos ruidos que forman una melodía, esas adoraciones que se descubren en el modo de pronunciar una sílaba; esas cerezas arrancadas de una boca por otra; todo esto brilla y pasa en placeres celestiales: Las jóvenes hacen un grato desperdicio de sí mismas. Esto creemos que no concluirá nunca. Los filósofos, los poetas, los pintores consideran estos éxtasis y no saben qué hacer, ¡tanto los deslumbran! <<¡La partida de Citerea!>>, exclama Watteau; Diderot tiende los brazos a estos amorcillos y Urfé los confunde con druidas.

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 16 Oct 2011 17:07
por caris
San Gregorio Magno - Francisco de Goya y Lucientes (1795-99) :arrow: El documento Saldaña - Pedro de Paz (2008)

Imagen

-El museo Romántico de Madrid. Uno de sus tesoros más preciados es una imagen de san Gregorio Magno, que preside su oratorio. Una imagen que fue pintada hacia 1798 por Francisco de Goya y Lucientes. ¡Lucientes, Vassiliev! ¡El pintor luminoso de nombre! El juego de palabras es estúpido, burdo, casi infantil, pero perfectamente posible. Aunque la referencia pueda parecer algo retorcida, incluso tosca, si damos por válida esa interpretación inicial, a partir de ahí, el resto de versos de esa estrofa adquieren un cierto sentido. (...)
[/color]

Re: La pintura en un fragmento literario

Publicado: 16 Oct 2011 17:13
por caris
Retrato de María Bosch de la Presilla - Federico de Madrazo (1875) :arrow: El documento Saldaña - Pedro de Paz (2008)

Madrazo.jpg


(...) Quizá el retrato de María Bosch que hizo Federico de Madrazo. Pero lo mejor de todo lo descubrí casualmente esta misma mañana. Buscando información acerca de la historia del museo Romántico encontré algo curioso: una de las empresas de construcción que dirigía Rodrigo Saldaña llevó a cabo las obras de remodelación que el edificio sufrió en 1924. Tuvo la ocasión propicia para conocer a fondo todas y cada una de las estancias del inmueble. E incluso de preparar algún lugar adecuado para sus posteriores fines.