Página 1 de 4

CPVII: Juicio a un escritor - Carlos Alberto

Publicado: 12 Abr 2012 16:06
por Ashling
Juicio a un escritor

Reconozco que, pese a haber tenido alguna pesadilla con ello, no esperaba que mi libro (y yo con él) acabásemos en el juzgado. Cuando comencé a escribirlo solo me preocupaba cumplir los plazos y dejar satisfecho al cliente. Me había pedido una trama sencilla: una mujer de treinta años, casada desde hace dos con un empresario de cincuenta, le es infiel con un joven que aún va al instituto. El marido los asesina a ambos de manera perfecta y precisa, por ejemplo atropellándolos con una excavadora, sin que jamás la policía averigüe su responsabilidad en el crimen. El empresario viaja después a las Bahamas para disfrutar de unas vacaciones y prosigue su vida sin el menor remordimiento y con un alivio inconfesable.
Desconozco si mi cliente, de unos cincuenta años de edad, pretendía cumplir en la ficción lo que resultaba impracticable en la realidad. Me exigió, en cualquier caso, que la novela estuviera terminada dos semanas más tarde, cuando regresaría de “un viaje de negocios”, prometiéndome cien mil euros si el resultado le convencía. Desde que abrí mi editorial “Su libro a la carta” nunca había recibido a alguien tan generoso. Lo habitual era que regateáramos el precio como en un mercadillo árabe y que al final la cuantía rondara los mil euros, en función sobre todo del número de páginas a redactar.
Las reglas son simples: firmamos un contrato que establece las líneas maestras del libro que el consumidor pretende que le escriba. También fijamos un plazo de entrega, el precio y la forma de pago. Yo me comprometo a lograr un cierto grado de verosimilitud y una redacción, si no literaria, al menos correcta. Si el cliente no queda conforme le ofrezco la devolución del dinero, en caso de que existan motivos fundamentados para su insatisfacción.
En varios meses no recibí ninguna queja. Todos los compradores habían abrazado y pagado mis productos, que en realidad les pertenecían y que no tenía el menor interés en conservar. Con este cliente, sin embargo, me acechan los problemas. Vestía una corbata gris, camisa blanca y chaqueta oscura (en todas las sesiones judiciales ha llevado ese mismo traje, como si quisiera retrotraerme al momento de la firma del contrato). Durante la negociación solo había incidido con ligero acento italiano en que el asesino (aunque él lo llamaba justiciero) quedara impune, y en la prontitud con que deseaba recibir el único ejemplar, justo a la vuelta de su viaje. Incluso me ofreció correr con los gastos de encuadernación. Me negué porque cien mil euros son muchos euros y no venía de unos pocos. La innecesaria pregunta que le formulé cuando ya todas las demás condiciones se habían concretado puede ser ahora mi perdición:
–¿Desea usted que los amantes mueran de algún modo particular?
Apartó la vista y respondió con tono indiferente, sin mirarme a la cara y encogiéndose de hombros:
– Que el justiciero los atropelle con una excavadora.
Su respuesta me sorprendió, pero interpreté que lo decía a modo de ejemplo. No insistió en absoluto; bien podían morir como consecuencia de un pistoletazo, de una puñalada o quizá al ser empujados por un enmascarado invisible en lo alto de la terraza donde se besaban con pasión. Incluí lo de la excavadora como mera curiosidad, pensando que ya lo solucionaría más adelante. Me apresuré a imprimir el papel con todos los datos y premisas. Lo leyó despacio, asintió y estampó su firma, que en nada recordaba a su nombre (Patricio Lamoretti). Me sonrió y me estrechó la mano casi sin fuerzas, como si deseara que sus dedos se escabulleran entre los míos. En cuanto se retiró cerré la oficina y corrí hasta mi domicilio, pues debía escribir doscientas páginas en quince días.
Me puse a ello con el entusiasmo que da saber que tu trabajo se va a traducir en cien mil euros. Inventé situaciones que exacerbaran la culpa de la mujer y la estupidez de su amante; describí escenarios que evidenciaran la honradez del marido y sus virtudes. Más que escritor, me sentía como un abogado que defendía al criminal por todos los medios. Cumplí con lo que se me había encargado, pero me resultaba difícil respetar el criterio de verosimilitud con un atropello excavadora mediante. Se trataba de una forma escandalosa y descerebrada de culminar una venganza tan razonable. ¿Cómo iba a escapar el asesino de la justicia, si los rastros eran tan ostentosos?
Llamé en repetidas ocasiones al número que Patricio Lamoretti me había dejado a regañadientes antes de marcharse. Quería explicarle que ese detalle perjudicaba la credibilidad de la historia. Quería preguntarle, en suma, si el atropello era un ingrediente imprescindible de la novela o si, como me había parecido, podía reemplazarse por una alternativa más sutil y elegante.
Nunca me contestó ni volví a oír su voz fuera de los juzgados. Tomé la decisión, que entonces no se me antojó demasiado arriesgada, de matar a la pareja de otro modo. Convertí al marido en un aficionado a las armas de fuego, le hice acariciar en un par de escenas un fusil de francotirador y finalmente le obligué a disparar dos veces, sendos aciertos en las cabezas de los amantes. Una vez resuelta esa complicación concluí la novela en poco tiempo. En cuanto al título, opté por “Cuando morir es lo justo”, que consideré apropiado a los sentimientos de simpatía o empatía que había atribuido a mi cliente con respecto al asesino.
Le entregué el libro a Lamoretti en la fecha prevista, encuadernado en piel. Advertí un curioso empeoramiento de su aspecto físico, como si en vez de cincuenta años aparentase cerca de sesenta. Su pelo corto parecía más gris y su expresión más arrugada. Agarró el volumen con impaciencia y se despidió enseguida.
Es muy fácil expresar un mal presentimiento después de que se haya cumplido, pero no miento al afirmar que me olí impuntualidades en el pago. Quizá al comprador se le había hundido un negocio y ya no creía que una novela personalizada valiera cien mil euros. Nunca imaginé, de todas formas, que en la teórica mañana del ingreso recibiría la comunicación de una denuncia por fraude. ¡Qué sinsentido! Lo único reprobable en mi texto es la justificación –o incluso el aplauso encubierto– de un crimen pasional. Pero el libro no pretende hacerse un hueco en las grandes editoriales ni ser leído por miles de personas a las que podría malear. Se trata de un pedido. Yo me limité a seguir las instrucciones del cliente, con el anecdótico desliz de cambiar una excavadora por un fusil de francotirador en beneficio de la verosimilitud de la trama.
No sé lo que decidirá el juez mañana. No solo me arriesgo a perder los cien mil euros; Lamoretti pretende recibir una cuantiosa compensación. Además, el caso ya ha sido engullido por las apisonadoras mediáticas y temo que el desprestigio me obligue a cerrar el negocio, incluso si la sentencia me favorece. ¿Cómo voy a sobrevivir entonces? ¿Tendré que volver a las penosas situaciones de mi juventud y arrastrarme por innumerables editoriales suplicando que lean mis textos?
He renunciado por completo a crear. No soy un escritor, sino un obrero que construye con letras los edificios de ficción de un arquitecto que le paga. ¿Qué mal existe en ello? ¿Tan importante es sustituir una excavadora por un fusil de francotirador? ¿Acaso no es la muerte igual de irreversible? ¿Acaso no son inofensivos los asesinatos de mis historias…?

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 14:37
por Isma
Jeje, qué chulo. El relato de principio a fin me deja una sonrisa en la cara. La angustia del protagonista es palpable, y todo el relato es una justificación que hace a la defensiva. Nos deja con la incógnita, por supuesto, de la motivación del empresario para llevar a juicio al pobre escritor a sueldo. Y las reflexiones finales reflejan esa incertidumbre; nuestro hombre duda ya incluso de la ficción que desarrolla.

Es un buen relato, algo corto de más para mi gusto, pero entretenido y muy bien escrito. Felicidades.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 16:04
por Katia
Es verdad lo que dice Isma, que hay datos que el autor deja en penumbra, creemos que deliberadamente. Me ha hecho mucha gracia, jjajajaja, especialmente aquello de "Cuando morir es lo justo”, jajajjaja, ohhh. Y el detallito de la excavadora, jajajajaj. Está gracioso, con arte.Ohhh...

Y es verdad, es distinto ser escritor por encargo que escribir lo que te dé la gana. Y te salen mejor las cosas cuando puedes hacer esto último, pienso :wink:

Felicitaciones al autor, gracias por las sonrisas y per te:
Enlace

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 16:52
por Igor Rodtem
Me encanta la propuesta inicial del escritor por encargo, que puede dar mucho juego. El relato va adquiriendo cierta dosis de intriga según avanza (nos hace preguntarnos por lo que esconde, o parece esconder, el cliente). Sin embargo, el relato finaliza sin profundizar en esa línea y, personalmente, me ha dejado con ganas. No sé, creo que termina demasiado abruptamente, podría haber dado algo más de sí.

En cuanto a la redacción, lo he encontrado bien escrito, se lee muy fluido.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 18:15
por Nínive
Me ha dejado con ganas de saber más...... :lol: :lol:
Asi que enhorabuena, nos has dejado con la intriga.
Buen trabajo. :60:

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 20:21
por andres451
Interesante. No simpatizo con el protagonista porque no me gustaría escribir por trabajo, apurado y solo pensando en el dinero (aunque 100.000 euros son tentadores jeje).
Creo que la clave del relato es la pregunta final: “¿Acaso no son inofensivos los asesinatos de mis historias…?”. Creo que Lamoretti está un poco sucio por dentro..

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 15 Abr 2012 22:13
por jarri el sucio
Me ha parecido un relato que si bien correctamente escrito a mí personalmente no me ha dicho gran cosa. Me ha liado un poco el tema del juicio y he tenido que releerlo. Lo mejor: el título, ya que me llamo tanto la atención que fue el segundo que leí. Lo peor: La descripción del acuerdo, me pareció demasiado técnica.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 16 Abr 2012 16:36
por kassiopea
Este relato me ha dejado un buen sabor de boca. Lo de la editorial "Su libro a la carta" me ha parecido una idea muy interesante :P Considero que la elección de la primera persona es muy acertada, pues el escritor protagonista nos introduce en la historia desde su punto de vista... Eso permite que los lectores nos pongamos en su piel y que, al mismo tiempo, tomemos perspectiva y saquemos nuestras propias conclusiones :boese040:

Para mí, esa intriga que queda en el aire es lo mejor.
Está claro que ese cliente (Lamoretti) no es trigo limpio. Apuesto que, desde un principio, la intención del cliente fue que el escritor no pudiera cumplir con su encargo y sacar una compensación económica tras denunciarle... Este Lamoretti es un estafador.
El escritor se convierte en víctima, pobrecillo :cry: Es rizar el rizo, pues termina siendo víctima de su propia historia, jeje...

Está correctamente escrito, pero para mi gusto es un poco corto :wink: Pienso que se podría haber incluido un poco más de diálogo, para amenizar la narración... En fin, a mí me gustaría, pero no es más que mi opinión personal (sin ánimo de molestar) :oops:
Gracias por compartir tu historia y un saludo :hola:

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 16 Abr 2012 19:33
por elultimo
Me ha gustado, me ha parecido muy original el argumento y lo considero bien escrito en cuanto a la forma. El final he tenido que releerlo porque no me había quedado claro. Quizás se merezca una relectura.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 16 Abr 2012 21:11
por Gavalia
JUICIO A UN ESCRITOR eso de que te impongan un guión entiendo que será algo corriente, digo entiendo porque no tengo no idea si es así como funciona el tema. Creo que tú sabes bastante de esto, quiero leer entre líneas que estás hasta los webs de situaciones similares a tu propuesta de relato. Que por cierto, ni comentar tu capacidad de redacción, es obvia. Gracias compañer@

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 17 Abr 2012 19:43
por xabeltrán
Es la primera vez en el concurso que tengo la impresión de saber quién lo ha escrito. :cunao:

Me ha gustado; me ha gustado mucho, aunque el final es demasiado abrupto para mí. Si el relato lleva por título "Juicio a un escritor", ¿qué menos que contar lo que sucedió en el tribunal? O, cuando menos, el resultado del juicio. Me quedo con las ganas de saber más de la historia, que seguro habría podido desarrollarse más.

Así que mi opinión es clara: querido autor, si hubieras aprovechado mejor el argumento, que me ha encantado, te habrías llevado uno de mis votos, porque escribes genial. :60:

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 17 Abr 2012 19:52
por shirabonita
La narración es correcta y el autor consigue que el lector sienta cierta empatía por el protagonista. No debe ser nada fácil escribir por encargo.
Imagino (quizá me equivoque, pues el final es abierto) que Lamoretti , realmente mata en la vida real a su mujer y su amante con una excavadora, y que el stress posterior le hace parecer avejentado.
A parte de estar lo suficientemente loco como para desear que sus "proezas" queden inmortalizadas en una novela.
Imagino, también que el protagonista, en caso de salir impune del juicio, acabará con una bala de rifle de precisión en la cabeza.
Esta vez su imaginación se ha vuelto contra sí mismo...
Muy buen trabajo, aunque personalmente, no soy amiga de los finales abiertos.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 17 Abr 2012 20:23
por Gisso
Se me ha hecho aburridillo, porque el tema no me atrae. No digo que no esté bien escrito o la historia sea interesante, pero no para mí. Pero como digo yo, para gustos colores y como veo, hay mucha gente que disfruta de él. Aunque mi comentario caiga en saco roto, al menos dejar constancia de que lo he leído y darte las gracias por el relato :402: Imagen.

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 18 Abr 2012 12:42
por Dori25
Al principio tenía otra idea, creía que encarga ese libro bien porque ha matado realmente a su mujer y al amante con una excavadora o bien porque quiere que el escritor le dé ideas sobre como hacerlo.
Eso de la denuncia no me cuadra.

Pero me ha gustado mucho de verdad! Gracias!

Re: CPVII: Juicio a un escritor

Publicado: 18 Abr 2012 12:59
por Lifen
Cumplí con lo que se me había encargado, pero me resultaba difícil respetar el criterio de verosimilitud con un atropello excavadora mediante. Se trataba de una forma escandalosa y descerebrada de culminar una venganza tan razonable. ¿Cómo iba a escapar el asesino de la justicia, si los rastros eran tan ostentosos?


¡Cómo me ha gustado este párrafo! Me gusta este relato sencillo que esconde un plan maquiavélico. Pero igual no, a lo mejor simplemente el italiano es un hombre de negocios acostumbrado a que sus contratos se cumplan al pie de la letra, vaya usted a saber sus intenciones. No creo que sea una estafa ni que quisiera quitar a su mujer del medio. Simplemente, le denuncia por incumplimiento de contrato y listo.

Otra cosa es ya saber lo que hace el italiano con la información...

(el hecho de que hubiera vuelto avejentado también me ha hecho esperar algo más en el relato pero se ha quedado la cosa ahí)