CPVII: Donde se tejen los nombres (Ganador popular)- Meiko

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Ashling
Vivo aquí
Mensajes: 25596
Registrado: 01 Sep 2007 20:06
Contactar:

CPVII: Donde se tejen los nombres (Ganador popular)- Meiko

Mensaje por Ashling » 12 Abr 2012 16:26

Donde se tejen los nombres


Salzburgo, año 1541

Los primeros recuerdos del homúnculo iban asociados a un gran sentimiento de afecto y admiración por su maestro y creador. No era de extrañar: además de darle la vida, Paracelso le enseñó todo lo que sabía sobre el mundo. Los dos meses iniciales le inculcó lo básico, desde caminar hasta hablar y escribir. A partir del tercero le fue explicando la apariencia y las aplicaciones de miles de plantas y minerales y, poco a poco, empezó a enseñarle todos los conocimientos que él mismo tenía sobre alquimia y medicina. El homúnculo dormía poco, estudiaba mucho y comprendía todo rápido. Fueron tiempos agradables y felices, llenos de bienestar y cariño para ambos.

En aquel entonces, en un arranque de entusiasmo, Paracelso había hecho públicas diversas anotaciones que referían el proceso de fabricación de un homúnculo aunque, por supuesto, omitía secretamente parte de los ingredientes. No había podido evitar alardear frente al resto de alquimistas, retándoles incluso a que, según su sesgada receta, consiguieran crear uno ellos mismos. Aunque no le mostró a nadie el homúnculo, a partir de entonces el interés y la curiosidad de la gente creció muchísimo y las visitas a la casa se multiplicaron. Paracelso tuvo que aleccionar al homúnculo sobre el arte de esconderse de otros seres humanos para evitar que le capturaran y experimentaran con él. También le advirtió que era peligroso salir de la casa incluso si era para pasear por el bosque porque algún animal le podría atacar debido a su ridículo tamaño.

El homúnculo aprendía todo vorazmente, sin hacer peticiones y sin interrumpir demasiado, lleno de respeto por su maestro. También mostraba interés y hasta pasión por todo cuanto le enseñaba. Tenía tantas ansias de conocimiento que anhelaba ver qué había más allá de la casa. Con esto en mente, empezó a experimentar por sí mismo y, aplicando sus conocimientos alquímicos adquiridos, consiguió crear su primer veneno por contacto. Tenía la consistencia de un ungüento. Lo aplicó a la parte externa de su grisácea capa, que se tornó casi violeta en el proceso. Para evitar tocarla al ponérsela, se confeccionó unos guantes caseros. Así, colocándose la capa siempre con las manos cubiertas y envolviéndose bien en ella, podría salir de la casa sin miedo ni a animales ni a humanos. Se ocultaría cuando saliera pero si, por un descuido, alguien le descubría e intentaba cogerle moriría casi en el acto.

Gracias a este ingenio, y pese a las advertencias del alquimista, el homúnculo empezó a salir a escondidas cuando éste iba a visitar enfermos o dormía. A veces iba al bosque a deleitarse con la naturaleza, o incluso a recoger alguna planta. Otras veces seguía a su maestro en sus visitas y observaba a través de las ventanas o de alguna grieta el interior de los hogares. Al principio sólo se interesaba por lo que Paracelso hacía o diagnosticaba, pero poco a poco se fue fijando en muchos más detalles: el cariño con el que se trataban los familiares, las miradas, las muestras de afecto, y por encima de todo, los nombres. Le parecía casi mágico que cada individuo tuviera un nombre para él solo y que todos le llamaran por él. Las modulaciones de la voz con que se pronunciaba cada nombre eran aún más interesantes, tanto si éstos se decían con amor, respeto, condescendencia, rencor o amistad. Cada matiz era tan fascinante que volvía a dotar al nombre en sí de un significado profundo y renovado. Un día, cuando volvía a escondidas a la casa después de una de estas excursiones, dirigió su mirada hacia la tablilla de madera labrada que había en la puerta. En ella se podía leer: “Dr. Theophrastus Paracelso von Hohenheim”. Desde entonces, el homúnculo empezó a anhelar tener un nombre para él solo, un nombre por el que le pudieran llamar los demás y que, tal vez, hasta pudiera estar grabado en una tablilla.

Una noche, después de la frugal cena y antes de que el cabo de la vela se consumiera del todo, el homúnculo se armó de valor y decidió pedirle a su maestro un nombre:

-Maestro, ¿por qué no me das un nombre por el que me puedas llamar?
-Lo tienes, te llamo homúnculo.
-Pero homúnculo no es un nombre. Si es el nombre de mi especie, entonces no es sólo para mí.
-Puesto que eres el único de tu especie y no creo que haya ningún otro nunca, creo que sí es sólo para ti.
-Pero maestro, no es un nombre que pueda tallar en una tablilla, como la de tu puerta.
-¿Y dónde pondrías tú una tablilla con tu nombre? Te he explicado los peligros de que te vean los humanos y la importancia de ocultarse.
-Pondría mi tablilla clavada en la pared, incluso medio oculta por algún estante. Así, tan sólo para que tú y yo la viéramos. Me basta con que una sola persona me llame por mi nombre, especialmente si esa persona es mi creador.
-No entiendo qué tiene de malo el nombre de homúnculo.
-Maestro, ¡suena tan despectivo! ¿Es lícito llamar a cada uno según sus defectos? ¿Sólo por ser tan pequeño merezco que se me recuerde a cada momento?
Ante la insistencia inesperada de su aprendiz, Paracelso improvisó una evasiva para zanjar la cuestión.
-No es tan fácil darte un nombre. Hay un lugar oculto en el bosque donde se tejen los nombres de los seres creados, como tú, y donde sólo puede ir cada cierto tiempo el creador de cada vida a por el nombre de su criatura.
-¿Y cuándo podrás ir, maestro? ¿Cuándo tendré mi nombre? ¿Es largo el viaje? ¿Podría grabarlo después en una tabla?

El cabo de la vela agonizó dejando en ese momento la estancia en la penumbra. Al homúnculo le pareció ver, justo antes de apagarse la luz, un destello de odio y hastío en los ojos del alquimista. Con voz seca, el maestro cortó la conversación:

-No me encuentro bien. Tengo que dormir y descansar. Ya hablaremos otro día.

Desde aquella noche el homúnculo notó cada vez más huraño a su maestro. Hablaba poco, y sólo lo hacía cuando era necesario. El resignado aprendiz pensó que sería mejor aplicarse con la alquimia, aprender más de las notas de su maestro y así demostrar que era merecedor de un nombre y un respeto. Pensaba que tal vez esa escasez de palabras se debía a cierto enfado por su osadía de pedir sin dar nada a cambio. De modo que estudió a todas horas, revisando cada nota y cada prueba. Aunó lo volátil y lo fijo una y otra vez. Pesó con cuidado azogue, azufre, sal y otros tantos ingredientes mientras buscaba la cura a diversas enfermedades en las mezclas que pasaban por su atanor. Ayudó así a Paracelso con incontables experimentos, esperando de este modo compensarle por la molestia de viajar allí donde se tejen los nombres por él. Al dormirse, siempre soñaba cómo sería ese lugar. La mayoría de las veces se le representaba en su mente un claro rodeado de espesos árboles. En ellos había cientos de arañas tejiendo y tejiendo, y de sus patitas iban saliendo hilos que decían Wilhelm, Gotthold, Dieter, etc. Y el homúnculo deseaba con todas su fuerzas que alguno de aquellos bonitos nombres fuese el suyo.

Pero, una de esas tardes de estudio, descubrió por ciertas notas la intencionalidad de su maestro en el momento de crearle. Todo el afecto que sentía por Paracelso, el respeto y la admiración que le tenía, sufrieron un duro golpe. Y es que el alquimista en ningún momento había buscado crear una nueva vida, sino que su experimento iba enfocado a la consecución de la piedra filosofal. Con ella, pensaba transmutar el plomo en oro e incluso encontrar alguna aplicación médica extraordinaria. De modo que él no había sido más que un experimento fallido, tan sólo un error que ahora reclamaba cuidados y nombre propio. Se sintió herido, pero creyó comprender por qué desde aquella conversación, en apariencia tan inofensiva, su maestro estaba hosco y reflexivo. A menudo trabajaba a solas en experimentos que no compartía con su aprendiz. Y a veces, cuando creía que no era observado, asomaba a sus labios una sonrisa rígida y torcida que, acompañada de la mirada perdida, fija sobre la telaraña del rincón, inflingía en el homúnculo cierta sensación de intranquilidad. El amenazador vacío de aquella mirada le robaba hasta el sueño. Incluso cierta mañana en que fue un galeno a la casa, oyó desde su escondite cómo Paracelso negaba de forma vehemente que tuviera a su cuidado a ningún homúnculo. Le oyó contar a su interlocutor cómo, supuestamente, había descubierto que dicha especie se volvía contra su creador y, poco tiempo después de nacer, huía. Aseveró fríamente que, debido a esta insubordinación, era mejor si no se creaban más, y que podría ser más práctico un golem. Un golem sin alma, ni voluntad. El homúnculo sintió cómo algo se rompía en su interior. No, no iba a ir donde se tejen los nombres por mucho que se esforzara. Es más, tal vez tan sólo esa petición había supuesto para su maestro una prueba de rebeldía contra él. Abatido, sintió que no sólo era un experimento fallido, sino que además era un estorbo, el recuerdo constante de un error. Estos descubrimientos, unidos al comportamiento cada vez más esquivo de su maestro, le convencieron de que Paracelso intentaría deshacerse de él.

Y en efecto, el propio Paracelso no se esforzaba en ocultar cierto fastidio al hablar con el homúnculo o sobre él, llegando casi a ignorarle incluso mientras trabajaban junto a la retorta y esperaban con expectación los resultados. El homúnculo sentía cómo se iba rompiendo hasta el último lazo que unía a creador y criatura. Y así, la criatura en cuestión empezó a volverse cada vez más temerosa e inquieta. Apenas dormía, y si lo hacía siempre era cuando Paracelso salía a ver a sus enfermos o estaba a su vez durmiendo.

Pasó el tiempo y las intenciones del maestro empezaron a ser cada vez más obvias para el aprendiz, que sentía cómo la tensión aumentaba progresivamente hasta ser un ente real y palpable entre ellos. Claro, que los continuos reveses caseros también contribuyeron bastante a ello. En cierta ocasión, el homúnculo vio a Paracelso echar acónito en la comida que estaba guisando. Cuando le preguntó por la presencia de un veneno en la olla, éste contestó:

-Sólo la cantidad hace de algo un veneno, y la dosis de acónito que hay en nuestro almuerzo es insignificante. Sólo es otro experimento, igual de importante que el resto.
-¡Pero tal vez, para mi cuerpo de apenas treinta centímetros, la cantidad es letal! –quiso gritar el homúnculo, pero no llegó a salir su voz de la garganta.

Está claro que el homúnculo no tocó ya ninguna comida de la casa, ni siquiera pan. Tal vez tendría acónito, o belladona, o acaso cicuta. ¿Cómo fiarse? ¿Desde cuándo su maestro experimentaba con él mismo? ¿Era eso creíble? Su experiencia le decía que no. Además, ciertamente la dosis era muy pequeña como para matar a Paracelso, y por tanto tal vez también era demasiado pequeña como para experimentar en su propio cuerpo cualquier cambio, ni para bien ni para mal.

Sin embargo, la gente rumoreaba que Paracelso estaba enfermo, que iba perdiendo fuerzas y ánimo, que cada vez se dejaba ver menos por la ciudad. Incluso el pequeño aprendiz oía estos rumores cuando se agazapaba bajo la ventana abierta en las largas tardes de estío. Pero él sabía que no era eso. Sabía que el alquimista sólo intentaba deshacer lo que había hecho. Al anochecer, amparándose en las sombras, salía a recoger frutos silvestres para poder alimentarse sin tocar nada que pudiera pasar por la mano de su maestro.

Pasaron varias semanas más, durante las cuales los accidentes domésticos empezaron a ser cada vez más frecuentes. Además de los distintos aderezos alimenticios, de origen más bien dudoso, accidentalmente, caían sin cesar de las manos de su maestro toda suerte de objetos e instrumental de laboratorio, ¡y todos caían peligrosamente cerca del homúnculo! Un día era un mortero, al siguiente alguna poción extraña, al otro un escalpelo. Paracelso apenas se disculpaba o, si el aprendiz se atrevía a decirle algo, hablaba secamente de la creciente debilidad de sus manos, que apenas le permitían ya sostener objetos. Temblaba a menudo mientras trabajaba, apenas salía a la calle y parecía constantemente de mal humor. El homúnculo cada vez tenía más miedo y dudaba más de sus intenciones. Creía ver en todas las palabras del alquimista dobles significados, y descubrir en todas su miradas un brillo que se le antojaba cruel. Por todo esto, se acostumbró a observar receloso todos sus movimientos.

La situación entre ambos estaba muy tensa cuando llegó aquella sombría madrugada. No había asomado apenas el alba, que se filtraba por la ventana con una luz pálida y mortecina, cuando Paracelso llamó a su discípulo a su lecho. El homúnculo entraba casualmente en ese momento a hurtadillas por la ventana, ataviado con sus guantes, sus botas y su capa. Había ido a recoger manzanas silvestres para desayunar. Ante el miedo por el motivo por el que le había llamado Paracelso, y con miedo a que hubiera notado su salida nocturna, dejó deprisa las manzanas en un rincón. Después cogió el escalpelo que estaba junto al alambique y, aprovechando la escasa iluminación de la habitación, lo ocultó lo mejor que pudo con su propia figura. Sólo por si tenía que defenderse, claro. Pensando esto subió a la cama y se posicionó a la altura de la cabeza del maestro.

-Hoy no tengo casi fuerzas para levantarme –empezó quejumbroso el alquimista-. Pero es veinticuatro de septiembre, hace seis meses que concluyó el experimento que te permitió existir. Yo buscaba transmutar el plomo en oro y, sin esperarlo, creé una vida. Últimamente he reflexionado, y sé que ha llegado el momento de corregir el error que tuve entonces.

Un destello asomó a su mirada y, mientras decía estas palabras, por entre los ropajes de la cama se alzó con brusquedad su brazo derecho sosteniendo un utensilio alargado y opaco. El homúnculo se asustó pese a que no distinguía el objeto que asía la mano de su maestro en aquella semi penumbra. Pese a todo, intentó apartarse del alquimista, pero éste alargó su brazo izquierdo asiendo una de las piernas de su aprendiz para que no se fuera. El homúnculo recordó entonces, presa del pánico, el escalpelo y, asiéndolo con ambas manos, se lanzó con todas su fuerzas sobre la garganta de su maestro. Buscaba clavar el filo a la altura del cuello, donde debía estar la carótida. Sin embargo, Paracelso soltó al homúnculo y se giró rápidamente usando su brazo de escudo, por lo que el escalpelo tan sólo quedó clavado en dicha extremidad.

-Pero qué haces, ¿te has asustado? ¡Por poco me matas! – gimió Paracelso entre triste y sorprendido.

La sangre empezó a brotar corriendo por las sábanas y los pliegues de la almohada mientras el alquimista, débil y enfermo, intentaba sobreponerse y arrancar la afilada hoja de su brazo herido. El homúnculo, mientras, había corrido hasta el objeto que poco antes levantaba su maestro y que había caído olvidado sobre la cama. Al acercarse, con las primeras luces del alba, distinguió una pequeña tablilla grabada. Con las manos temblorosas la sostuvo y leyó emocionado “Egbert von Hohenheim”.

El homúnculo se entusiasmó hasta casi el desmayo. ¡Así que había ido donde se tejen los nombres por él! ¡Y hasta lo había grabado en una tablilla después! Le brillaban los ojos y le palpitaba el corazón a una velocidad insólita. Casi notaba cómo el alma se ensanchaba en su interior. En ese momento volvió su mirada llena de lágrimas de afecto y emoción a su maestro, del cual había dudado, al cual había agredido y casi matado. Y sin embargo, ese maestro suyo que también era su creador, estaba enfermo de verdad -¡ahora lo sabía!-, y le había traído un nombre. ¡Un nombre para él solo!

El alquimista vio la emoción de su aprendiz, y con voz afable le dijo:

-No te preocupes, sé que te has asustado. Ven y ayúdame. Ya has visto que últimamente no tengo fuerza en las manos, no han funcionado las medicinas en la comida, y no puedo sacar este arma ni parar la hemorragia. Ya hablaremos tranquilamente después.

¿Qué eran esas palabras sino una mano tendida y un perdón? Así, y con un gran esfuerzo, aprendiz y maestro con las manos y las fuerzas unidas consiguieron sacar el filo del brazo. El escalpelo ensangrentado cayó al suelo con un ruido hiriente que recordó de nuevo al homúnculo su cruel desliz. Pero ahora todo era distinto. Iba a ser mejor de ahí en adelante, tenía un nombre que le redimía y le motivaba. Sí, siendo sólo homúnculo había cometido errores, pero ahora era un ente nuevo con un nuevo nombre, y solucionaría todo. Lo primero era parar aquella hemorragia y preparar una medicina. Y luego pediría disculpas debidamente, agradecería su nombre, y se aplicaría al máximo para encontrar la cura a la enfermedad que tanto debilitaba y preocupaba a su maestro. Y, con esto en mente, arrancándose su propia capa intentó aplicar un vendaje alrededor de la herida.

La sangre dejó de correr, pese a que su intenso olor metálico continuaba llenado toda la estancia. El homúnculo cogió un mortero que había sobre un anaquel y, quitándose los guantes ensangrentados, preparó con cuidado una receta a base de láudano que su maestro le había enseñado y que era eficaz contra el dolor. Una vez terminada, sirvió con cuidado la mezcla en un cuenco. Cuando volvió a llevárselo a la cama vio, con la luz cada vez más clara del día, que la piel de su maestro se había llenado de pequeñas quemaduras y eczemas, y que respiraba con dificultad. Con horror y un grito de dolor fijó su vista en la capa, antes grisácea, desde hace tiempo casi violeta debido al veneno aplicado, que estaba anudada al brazo del alquimista.

Paracelso intentó articular alguna palabra, pero ya no podía. Sólo veía al homúnculo llorando y gritando frente a su cara. Los eczemas se multiplicaron por su piel, borrando en su rostro la luz de la mañana. Vio por un instante el intenso brillo de unos ojos, pequeños y dolientes, y después ya no vio nada.

El homúnculo se quedó paralizado, solo y desesperado. Primero, la luz del sol y, al anochecer, la de la luna entraron por la ventana alumbrándole en la misma posición, casi inerte, y con la misma contracción en sus labios, con la tablilla en la mano y los ojos perdidos en algún punto de la negra pared. Ahora ya tenía un nombre, y nadie le llamaba por él.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Imagen

Avatar de Usuario
Saber
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 887
Registrado: 12 Jul 2011 23:03

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Saber » 15 Abr 2012 17:11

Me pareció un relato fascinante. A mi gusto, el más original de todos.

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Katia » 15 Abr 2012 17:27

Buena historia. No es baladí nunca un nombre, ni el apelativo que usemos para dirigirnos a otro (obviamente, no es lo mismo princesa que zorra... ni decir rey que cabrón...): hace reflexionar sobre ello, lo que estimo plausible. La forma en que llamamos a los demás. Negar un nombre es casi como privar a alguien de su derecho a existir. Hay tribus que consideran que llamar a alguien por su nombre es como poseer su espíritu. Sin embargo, al final es el que pretende negar la existencia de otro por su pequeñez o por lo accidental de su creación quien acaba desvaneciéndose, muriendo. Buen final.

Me ha gustado. Tiene un aire como de Ci-Fi pero clásico, como una buena película del género en blanco y negro. Para el autor, con mi felicitación:


Enlace
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Vheal K.
Lector voraz
Mensajes: 119
Registrado: 02 Mar 2012 19:01
Ubicación: Euralia, Mesania.
Contactar:

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Vheal K. » 15 Abr 2012 17:34

Sinceramente, me ha gustado muchísimo, aunque creo que al autor le gusta Full Metal Alchemist por algunos detallitos, aunque eso no tiene importancia, ya que lo que quiero decir es que la historia está muy bien contada y no me aburrí en ningún momento de leer. Felicidades al autor.
Último leído:Laura a la ciutat dels sants, Miquel Llor.
Leyendo: Santuario, Raymond Khoury

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6901
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Nínive » 15 Abr 2012 18:13

Me gusta cómo está escrita. Un argumento muy original y bien logrado.
Cambiaría ciertos aspectos de la trama. Por ejemplo, mientras leía, no entendía el cambio obrado en Paracelso, no cuadraba, por lo que lo de la enfermedad era previsible. Al igual que usar la capa para la herida, era un final previsible.
No quiere decir que no me haya gustado, sino que yo lo hubiera desarrollado de otro modo.
Muy buen trabajo. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Gisso » 15 Abr 2012 20:46

Bueno, ahí va mi primer comentario :lista: . La historia me ha encantado, me ha parecido muy buena y muy bien contada. Pero tengo que decir que salvando las distancias, me recuerda a dos historias de anime, como bien comenta Vheal K. Una es “Full Metal Alchemist: Brothehood”, con Paracelso y el Homunculo, la otra un poquito a la del cuento de “El monstruo sin nombre” que aparece en “Monster”, por lo del nombre y el final. Esto no quita que sea original en su mayor parte, aunque beba de esas fuentes. Algunas cosillas parecen previsibles, pero necesitan de eso para que mantenga ese ritmo. Reconozco que me ha gustado. Saludos y gracias por el relato :402: .

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10837
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por kassiopea » 16 Abr 2012 19:40

¡Un relato de fantasía! :128: Me ha ido atrapando poco a poco y ha terminado fascinándome. Enhorabuena. Una historia original, mágica, llena de sensibilidad y también dramática. Muy bien escrita. Muy bien perfilados los personajes y los claroscuros de la relación tan especial que hay entre el creador y la criatura. Desconozco esas historias de anime a los que mis compañeros han hecho referencia :wink: A mí esta historia me ha recordado Frankenstein y, como en aquel caso, he empatizado enseguida con el homúnculo. Por cierto, desconocía la palabra "homúnculo" :oops:

Muchas gracias por compartir tu relato y por el regalo de una nueva palabra (en mi caso). Ha sido un placer leerte. Un gran saludo :60: :60:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10951
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Gavalia » 16 Abr 2012 19:56

Donde se tejen los nombres: Muy buen relato. Bien ambientado. Buen uso, por no decir excelente del vocabulario, sin caer en excesos en cuanto a ciertos vocablos propios de la época, solo lo justo y necesario. El último homúnculo al que le presté atención, creo fue en un relato de Patrick E. Y era un cabronazo de tomo y lomo dl jodío. Te apunto entre mis candidatos. Gracias compañer@
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Isma » 16 Abr 2012 20:02

Encuentro inmediatamente una relación entre el deseo del homúnculo, tener un nombre, y los golem, otros seres artificiales, y que se creaban, según la tradición hebraica, dándoles un nombre especial que escribían un pergamino y que luego introducían en su boca. En el misticismo de esta religión los nombres, además, tienen un significado muy especial; el nombre verdadero de Dios, por ejemplo, es quizás la palabra más deseada para los judíos (¿alguien ha visto la película Pi?).

Ya está, ya me voy por las ramas de nuevo. Pero es una relación importante en este contexto, creo, entre el nombre y la vida. Los nombres, en muchos otros cuentos, significan poder, o incluso magia. En este caso, un nuevo nombre significa el nacimiento pleno.

He tenido que buscar algunas palabras; atanor (horno del alquimista) y galeno (hombre autorizado para ejercer la medicina). Lo cual me dice dos cosas; que el autor se lo ha preparado muy bien (atanor) y que es más culto que yo (galeno). Además está impecablemente escrito.

Muy bien construída la intriga y el miedo del pobre homúnculo, la tormentosa relación entre creador y creado; un juego difícil, evocador. No existe ese problema cuando el homúnculo, en la cabeza del creador, aún no existe. Pero en el momento en que cobra vida propia, por fuerza se alejan el uno del otro, y surge el miedo, la duda.

Un relato muy bonito y muy dulce. Aún veo al homúnculo con su manzana recién recogida y cubierta de rocío. Felicidades y muchas gracias.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Isma » 16 Abr 2012 20:15

Leyendo los comentarios anteriores, pienso de otra manera que Gisso y Vheal. Según yo lo veo, Full Metal Alchemist se basa en el mito del golem, que es más antiguo. Muchos alquimistas en la época jugaban con el concepto de la vida artificial, igual que intentando fabricar la piedra filosofal. La inspiración de este relato, como yo lo veo, viene directamente del Renacimiento, sin pasar por el anime.

Paracelso realmente existió, y afirmó haber creado un ser artificial al que llamó homúnculo.

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por joserc » 16 Abr 2012 20:16

Seguimos con la fantasía. Un ser, creado por un alquimista, que toma conciencia de si mismo. Parece Frankestein. Bien narrado, me deja un regustillo a fábula.

Un buen relato. Felicidades.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Gisso » 16 Abr 2012 20:26

Isma, estaba pensando ahora mismo lo que acabas de comentar :lista: . Puede que en un primer momento me recordara a la serie, pero después de pensar (e informarme en los mismos enlaces antes de que pusieras el mensaje ¿casualidad :shock: ?), sí que es verdad que esta mas bien basado en el Paracelso alquimista y su mito del Homunculo. Rectifico por mi parte, aunque sí que me sigue recordando al “Monstruo sin nombre” :cunao: . De todas formas, este relato está entre mis favoritos y tiene opciones de voto :lista: ImagenImagen
Última edición por Gisso el 28 Abr 2012 19:18, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Igor Rodtem
Lector ocasional
Mensajes: 46
Registrado: 28 Sep 2010 23:57
Ubicación: Bilbao
Contactar:

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Igor Rodtem » 16 Abr 2012 20:44

Un relato muy bien narrado, con amplio vocabulario y bien preparado, que además se va haciendo más y más interesante a medida que avanza. Si tomamos cada elemento del relato por separado (el homúnculo, la búsqueda de un nombre, el sabio y el aprendiz, etc...) no es original por sí mismo, pero el autor sabe mezclar los ingredientes en un magnífico cóctel final. Como pega, para mí, el tema de la capa, que me parece un poco forzado.

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28784
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Dori25 » 17 Abr 2012 10:32

A ver que me centre:
El título me ha gustado muchísimo, ya de por sí me ha predispuesto a que me guste el relato.
El final de la capa que decís yo no me lo esperaba y me ha sorprendido mucho. Fijaos que llegué a pensar que lo de hacerle la tablilla y conseguirle un nombre era una treta para matarlo cuando se descuidara.
También he de decir que está muy bien escrito y trabajado.
Sin embargo el tema no me seduce pero no deja de ser mi gusto (que como el de todos; es personal).
En cualquier caso Enhorabuena al escritor, seguro que está entre los más aplaudidos!
Lucía en Londres. Mapp y Lucía, 3
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CPVII: Donde se tejen los nombres

Mensaje por Ororo » 17 Abr 2012 13:12

Es original.
Es tierno.
Está muy bien escrito.
También muy bien desarrollado.
Es interesante.
Es profundo.
Me gusta.

No es ñoño.
No hay faltas de ortografía.
No es confuso.
No es superficial.
Me gusta.

:P
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Responder