CPVII: Algo más que un simple sueño - Gavalia

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Nieves
Foroadicto
Mensajes: 4941
Registrado: 26 Nov 2008 18:38

CPVII: Algo más que un simple sueño - Gavalia

Mensaje por Nieves » 12 Abr 2012 16:55

Algo más que un simple sueño

El juego de las emociones y deseos se había puesto en marcha. Elena llevaba demasiado tiempo valorando la posibilidad de separarse de su pareja. La rutina había hecho mella en sus relaciones personales, y cada vez se sentía más alejada de Daniel. La pasión había sido reducida a su máxima expresión. El sexo comenzaba a ser un recuerdo de tiempos mejores, y en los escasos encuentros que aun mantenían, notaba como Daniel, más parecía cumplir una tarea de obligado cumplimiento, que una sesión de liberación de los sentidos, basada en el amor y en aquello que tanto echaba Elena de menos, el sexo. Lo necesitaba más que nunca, y alguien estaba tratando de recordárselo. Alguien que encontró un buen día navegando por la red. Elena sucumbía poco a poco a su influjo.

Ella tenía claro que aquel aquél extraño personaje le atraía más de lo que estaba dispuesta a reconocer, pero no podía evitar sentir cierto recelo hacia él. Era siempre correcto en el trato, y tan educado como fascinante y soez. Tan maravilloso como malévolo en sus actitudes. Generoso y a la vez pervertido en sus intenciones. Tentador y amante de lubricadoras abstracciones de los instintos más elementales. Sus antecedentes le tiznaban con el hollín del misterio. Elena estaba desconcertada, jamás se había sentido tan expuesta a semejantes y turbadores pensamientos, y eso la irritaba en exceso. Ella se consideraba una mujer madura, y capaz de controlar sus emociones siempre. No era fácil llegar a hasta donde ella había conseguido hacerlo, y sin duda alguna, uno de los requisitos indispensables para conseguirlo precisamente era ese, saber controlarse en todo momento y ante cualquier circunstancia por complicada que esta fuera.

Dominar los resortes emocionales y transformarlos en herramientas de utilidad para sus fines, no podía ser de otra manera. Así lo veía ella, si quería sobrevivir y medrar en un campo de batalla, donde los ejércitos eran conformados habitualmente por legiones de hombres, y donde sólo se respetaba la posición y el poder que ésta otorgaba. Elena había alcanzado la cúspide en su carrera profesional. En el entorno de su actividad laboral, era considerada inalcanzable en el sentido más mundano que encierra el concepto hembra, sin embargo accesible y siempre dispuesta en el plano profesional. Elena gozaba de un envidiable estatus, que la elevaba al rango de semidiosa en el tecnológico y competitivo siglo XXI, tanto por su despampanante belleza física, como sobre todo, por sus enormes capacidades profesionales, siendo en esta última faceta, donde siempre brillaba con luz propia, más siempre a la sombra de la primera.

- ¿Quién eres realmente? - se rebullía sorprendida y también algo escandalizada debajo de las sábanas buscando un sueño que nunca llegaba- ¿De dónde has salido de la noche a la mañana? ¿Por qué pierdo el control de mis actos cuando te encuentro? ¿Qué me has hecho condenado? -Presa de un ansia incierta pero redundante en su alma, intentó rechazar esos pensamientos, y armándose de voluntad, rechazó imagen tras imagen los lubricantes fotogramas que a la parte más primordial de su cerebro llegaban. Exorcizó de sus caderas calambre por calambre los primigenios impulsos que sentía. Evitó buscar con sus dedos su centro nervioso, rozar como con el tacto de una pluma, el lugar dónde nacían tan instintivas órdenes-

Elena sudaba como si estuviera en una sauna. Las sábanas de satén se le adherían a su piel de forma pegajosa. Daniel descansaba en brazos de Morfeo, mientras ella, atenazada por el deseo, lo observaba con detenimiento desesperado. Lo quería entre sus piernas y lo quería ahora.

- Por dios... ¿qué me está pasando? –Inquirió al vacio de la estancia-

- Elena...cariño... ¿que te sucede? -Daniel le acarició la espalda suavemente, casi con tanta ternura, como a la vez desapego. Elena ronroneó cual gata en celo-

- ¿Te he despertado mi amor? Lo siento...pero es que...- Una mueca pícara en su gesto fue conscientemente desapercibida por los ojos de Daniel-

- ¿Otra pesadilla? -inquirió un somnoliento Daniel-

- Solo un mal sueño...-Contestó Elena con un suspiro intencionado... un impulso de su cabeza, deslizó suavemente su rubia y lisa cabellera hasta cubrir su desnudo hombro simulando una cascada de sol y arena sobre una piel matizada con el color del ébano-

En su cabeza pretendía regir la razón y el control, mientras que el resto de su ser, resonaba como un diapasón desbocado. Sus ojos dilatados en la oscuridad brillaban como asidos de una luz propia. Sus pupilas se centraron en su presa...sus fosas nasales se ahuecaron como los ollares de una yegua, extrayendo de la latente atmósfera, efluvios de instintos animales con olor a sexo.

Daniel roncaba como un bendito pasando de todo como hacía habitualmente. Elena se sintió entonces muy lejana de su pareja, demasiado lejana….

Elena enfurecida abandonó la cama desnuda de dignidad y avergonzada de sí misma por sentir lo que sentía en aquel momento. Normalmente era ella la que despertaba tales instintos en los demás, incluido Daniel, aunque ya no lo pareciera, y sin embargo jamás se había sentido con una necesidad tan apremiante como aquella, el termino perra en celo le llegó a la mente casi de forma placentera.

Se dirigió al ordenador situado al fondo de la sala. Aprovecharía para adelantar algo de trabajo y de paso quitarse de encima esa sensación que la abrumaba de forma tan constante. Inició sesión introduciendo su clave personal "Kassiopea", e inmediatamente se abrió una ventana en el escritorio anunciando mensaje instantáneo...

El remitente no era desconocido, y había posteado el enlace a una dirección web de un Blog de carácter sexual…www.algomasqueunsimplesueñoxxx.fot.org...una sonrisa picarona, brotó de sus labios, acompañada de un suspiro que terminó con todas sus ideas de adelantar trabajo.

Sin pensárselo dos veces hizo el pertinente clic en el enlace y el explorador se puso en marcha. La pantalla de inicio se abrió con la imagen de un enorme falo tenso y venoso que amenazaba eyacular en cualquier momento. En principio la grotesca silueta de la enorme polla le produjo cierto rechazo, pero sus humores interiores andaban bastante destartalados, y no pudo dejar de mirar aquel enorme y sugestivo pene, que parecía pulsar con sus venas un torrente de vida que le pareció que estuviera física y realmente delante de ella en toda su gloria, tal si fuera un ente pulsante con vida propia, que la hipnotizaba, trasladándola sin darse cuenta a fantasías soñadas y fastidiosamente añoradas.

- Hola Kas!!! -una ventana de chat se abrió en un lateral de la pantalla-

Pasaron unos segundos interminables, hasta que Elena decidió contestar a la bienvenida. Lo bueno de este tipo de comunicaciones pensó para si misma Elena, es la protección que te brinda el anonimato virtual, así era más fácil, sin arriesgar, sin dar la cara, sin preocuparse del quién, sin agobiarte por nada, agazapada en la ondas... solo la pantalla, el teclado y la curiosidad trasformada en una fuerza atávica que todo lo arrastraba. Todo estaba listo para que comenzara la danza, y Elena necesitaba bailar con todo su ser, con toda su necesidad de hembra insatisfecha a la caza.

- Hola Falo... -¿Es que nunca duermes? inquirió Elena divertida-

- ¿Sabía que me necesitarías? -respondió su interlocutor-

- Vaya, así que ahora también ejerces de adivino...eres toda una caja de sorpresas Falo...-Elena respondía con la naturalidad propia que da la confianza y la seguridad de saberse a salvo en la distancia-

- Bueno piensa que Falo...es un espíritu atrapado en la red, que te ha demostrado ser tu aliado, tu remedio, tu genio particular en otras ocasiones. El realizador al fin y al cabo de tus más íntimos deseos, soy tu válvula de escape ante la rutina y el hastió de saberte incompleta, porque necesitas más que algunos y mucho más que otros, sólo soy eso. ¿Responde eso a tu pregunta, a tus sudores fríos, a tus noches de insomnio? He preparado algo nuevo para ti Kas...- Los caracteres aparecían con una cadencia enigmática, seductora, como si acariciaran el teclado que las generaba desde el otro lado de la pantalla, depositando cada letra como si fueran pétalos confeccionados con trazos de seda-

- ¿Cómo puedes ser tan pretencioso y engreído? -Pregunto Elena algo desconcertada y molesta, dejando pasar un espacio de tiempo por momentos infinito, antes de preguntar con la misma vergüenza que vehemencia… - Está bien, tú ganas ¿qué es eso nuevo que has preparado? --Sondeó a su interlocutor con voz nerviosa-

- Tranquila Kas, se que te gustará...eres tú la que realmente lo desea, aunque aun no lo sepas. Llevas esperando esto toda la vida, aunque aun no seas consciente de ello, tú me has llamado a mí, y no al contrario. Yo estoy aquí porque tú lo deseas, lo sabes, y hoy por fin te darás cuenta. Hoy te propongo un nuevo juego… -Las letras seguían llegando hasta la pantalla de Elena con la misma e hipnótica cadencia, etérea, insinuante, vibrante, repleta del misterio de su propia danza-

- ¿Que pretendes de mi Falo? -Elena se dio cuenta de repente de la naturalidad con la que se dirigía a su interlocutor, por semejante nombre, aun cuando tal apelativo le pareciera desde un principio soez y vulgar, sin embargo, ahora le sonaba de modo más familiar y eso la preocupaba, después de todo no era una comunicación o relación muy normal aquella, para darle otro contexto que no fuera en el que se encontraban. Fantasías, sueños, deseos nacidos de necesidades tan básicas como instintivas y animales, campaban por sus fueros, Elena superaba poco a poco sus recelos, aún así, de vez en cuando trasladaba una mirada marcada por la inseguridad y la culpa, hacia el lecho que ocupaba el durmiente Daniel.

- ¿Dime Kas?... ¿harías un favor a un Falo desconocido? -las letras fluían libres, maliciosas y directas a su destino, colándose furtivamente en el subconsciente de Elena.

- ¿Que clase de favor pretendes? ¿Y por qué habría de hacerlo? No te conozco tanto como para esas familiaridades. Como verás no me importa mucho que te lo tomes a mal, ni lo más mínimo vaya, ¿quién te crees que eres tontito? -los recelos acudieron en tropel desconcertándola un tanto-

- Sólo tienes que hacer clic sobre cualquier parte de él... ¿Te atreves? Quizás sea demasiado para ti…-el reto quedó por un tiempo indeterminado como latente en el espacio, e invitando a la respuesta-

Elena había leído y oído, que por la red, campaban lobos hambrientos en busca de presas fáciles. Pero ella era una mujer madura y no una niñata tonta, que expone su inocencia en el mercado de la red. Ella sabía cómo controlar situaciones mucho más difíciles, que la simpleza de estar hablando con un tipo que se denominaba a si mismo Falo. El pensamiento le hizo gracia, y se relajó como hasta ese momento nunca lo había conseguido ante la pantalla de su terminal durante sus conversaciones, intempestivas siempre, con el tal Falo... Seguiría jugando por ahora, y se giró de nuevo para comprobar que Daniel seguía durmiendo. Qué vergüenza pensó para sí misma, si la viera en tan singular situación. ¿Qué podría pensar de ella allí sentada, abierta de piernas a punto de perder el poco autocontrol que le quedaba y empezar en cualquier momento a chillar como si fuera una ninfómana desesperada? Que estaba loca como poco, eso desde luego, o algo peor quizás. Una sonrisilla traviesa afloró a sus jugosos y húmedos labios, que no dejaba de mordisquearse con ciertos nervios, mientras se rebullía en la pegajosa bata que se le adhería como una segunda piel al cuerpo.

Elena ejecutó el programa sin pensárselo mucho después de todo.

Una ventana emergente hizo su aparición en pantalla y una espiral luminosa comenzó a girar ante sus ya dilatadas pupilas. La espiral fluctuaba suspendida en el espacio destellando en frecuencias hipnóticamente regulares, que envolvieron la fascinada mirada de Elena con imágenes sugerentes y abstractas de sexo explícito y libre de tapujos convencionales en comunión con lujuriosas y lascivas sensaciones, que fluían y atravesaban el espacio hasta lograr atrapar los sentidos de Elena. Sus pechos brotaron exultantes de aquel hueco abierto entre la fina y pegajosa tela. Sus sombreadas cimas palpitaron pujantes buscando un encuentro que las aplacaran. Sus manos hicieron el resto gracias a los sutiles dedos de una mano que apretaron y aflojaron con delicadeza las cumbres de sus pechos, pellizcaron con saña, produjeron dolor, un meloso y mortificante suplicio, que alentaba la necesidad perentoria de llegar al clímax. Un gemido de placer nació del centro mismo de su ser, seguido de una sensación de humedad, que le recorrió los muslos de forma tan cálida e intensa, que le produjo un intenso espasmo en las caderas que reclamaban ser empujadas. Las yemas de sus dedos seguían participando del juego, acariciando las cimas y profundidades de su monte de Venus, hasta perderse poco a poco entre las vueltas y vueltas de aquella hipnótica espiral…

Los acordes musicales del programa de noticias de la emisora local, invadieron la estancia.

- Son las ocho de la mañana, y damos la bienvenida a nuestros radioyentes en éste estupendo día de primavera. La temperatura a estas horas de la mañana roza los 22 grados y la ciudad despierta poco a…

- Daniel alcanzó el despertador a duras penas y tardó varios segundos en acertar a silenciarlo. Se incorporó lentamente con el aparato infernal aun en su diestra y lo retornó a la mesilla, no sin antes, volcar el vaso de agua que había reposado allí durante toda la noche. Se giró hacia el otro lado de la cama y observó a Elena sumida en un profundo sueño con una mueca de placentera felicidad en el rostro. Detuvo su mirada sobre los senos de Elena y le sobrevino una erección casi espontánea, ¿o ya lo estaba antes? pensó por un momento...el caso es que era impúdicamente dolorosa, sin embargo algo atrajo la atención de Daniel hacia las oscuras aureolas de los pezones de su mujer. Las tenía amoratadas en algunas zonas, recorrió sus hombros con vista escrutadora y también encontró marcas del mismo tono en la parte anterior de los brazos, deslizó la sábana con sumo cuidado de no despertarla, dejando completamente a la vista aquel glorioso ejemplar de exótica mujer. Desnuda en toda su curvilínea extensión, reposaba boca abajo, mostrando una infinita espalda, terminada en la elevación de unos glúteos poderosos en los que se adivinaban unas marcas de cierto tono granate que dibujaban el borroso contorno de lo que bien pudieran ser unas manos enormes. Aquellas marcas sólo podían haberse producido de una manera muy concreta…presionando y estrujando con desesperación. Aquellas marcas lo dejaban patente, ¿qué coño estaba pasando?

Daniel abandonó la cama extrañado a la vez que preocupado por un incipiente ataque de preocupación, que bien pudieran interpretarse como celos. Elena seguía sumida en un sueño placentero, y si no fuera porque estaba seguro de que ayer, ella no tenía esas marcas tan ostentosas en su cuerpo, diría que estaba soñando, pero es que además, encontró indicios de pequeños moratones en el cuello de Elena, como si fueran mordiscos camuflados por el tono azulado de las pequeñas laceraciones infligidas. Daniel no entendía nada...pero se imaginaba todo.

- ¿Cómo...esas marcas...cómo habían podido llegar hasta allí? Pero...además...eso es...-recordó la pesadilla de Elena-...recuerdo que me despertó algo alterada en mitad de la madrugada...creo que fue, lo que ella misma llamó, un mal sueño, una pesadilla....-murmuraba Daniel para sí mismo abstraído en sus legañosos y confundidos pensamientos, estaba seguro de que habían dormido juntos y en la misma cama toda la maldita noche-

Se dirigió al baño e intentó orinar pero no pudo, era demasiado dolorosa aquella sensación de tensión en tan delicado músculo, además de ser imposible apuntar hacia abajo, así que decidió sentarse para intentar hacerlo como las damas, tampoco pudo, aquellas dimensiones extraordinarias impedían su acceso al hueco de la taza. Enfadado por tan inoportuna erección, decidió salir a correr un rato por el parque y sudar un poco, seguro que eso le alejaba las tensiones, y de paso se despejaría para poder pensar con tranquilidad, sobre lo que estaba pasando con Elena.

Una vez embutido en el chándal y empalmado como un condenado a Viagra de por vida, pasó por delante del escritorio donde reposaba el PC de sobremesa, y también su teléfono móvil, cogió éste último. El ordenador parpadeaba insistentemente con aquella fría luz verdosa, que indicaba que estaba en funcionamiento, se acercó hasta alcanzar y tocar el ratón con intención de desconectarlo, la pantalla se iluminó indicando, que si quería reiniciar sesión debería introducir la contraseña de nuevo. Tardó poco en decidirse, conocía la clave de Elena, quizás el ordenador le aclarara algo. El PC se reinició con el explorador abierto en la última página visitada. Un enorme y oscuro pene palpitaban en la pantalla.-Daniel se quedó paralizado por un momento...al poco giró su cabeza hacia la cama...al poco su vista retornaba a la venosa polla, así, hasta tres veces más. Salió disparado en dirección a la puerta, tropezó confuso en los primeros escalones de acceso a la primera planta, y rodó escaleras abajo hasta estrellarse en el rellano, se revisó como bien pudo para evaluar los daños. No se había roto nada. Seguía empalmado. Se levantó bastante dolorido y siguió su marcha hacia la salida. Una vez en la calle, inició sus estiramientos, le hizo cierta gracia pensarlo, porque seguía igual de tenso. Elevó su rodilla derecha a la altura de su tórax, y apoyó seguidamente el pie en la barandilla de la cancela exterior con la intención de estirar toda la pierna, no se percató de que era muy de mañana y el rocío había hecho acto de presencia sobre su apoyo, su tacón resbaló cual patín en el hielo, sus pelotas se vieron aplastadas de repente y de forma inesperada contra la resbaladiza barandilla de metal. Su gesto quedó congelado en lo que le parecieron eones de tiempo. Una sensación de ahogo inundó su garganta, un profundo dolor como si de un calambre sostenido se tratara, le impedía moverse lo más mínimo, se dejó caer hacia un lado dando con su cabeza en un macetero colmado de rosas de primavera, que le abrió una pequeña herida en la frente, y poco después cayó el resto de su cuerpo en la acera, curiosamente de lo primero que se dio cuenta, mientras respiraba bocanadas de aire, cómo pez fuera del agua, inexplicablemente seguía empalmado.

El timbre del móvil que avisaba mensaje entrante, sonó con el tono de un gemido repetitivo, -¿A ti también te ha dolido, eh?- le dijo al móvil con cara de pocos amigos. El mensaje era de Elena.

-¿Dónde andas amor? Te necesito con urgencia -el corto mensaje incluía un insinuante emoticono con lengua babeante en actitud hambrienta. -Daniel no se lo pensó dos veces, y empalmado como vela al viento, acudió a su propio canto de sirenas-

Lo que después ocurrió en aquella alcoba, bajo la atenta y vigilante mirada de un enorme y erecto pene, encubierto por un protector de pantalla, deberá quedar en el haber de Daniel. Al parecer aquel día Daniel, se dio el lote de su vida, según cuentan los vecinos, impresionados por los gritos, ruidos y golpes poco habituales, que se estaban produciendo en ese domicilio. Y es que no hay nada como los celos para despertarnos de la hibernación, que diría un oso, claro.

FIN



27 - http://www.algomasqueunsimplesueñoxxx.fot.org.doc
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Imagen

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Katia » 15 Abr 2012 12:17

Algo más que un simple sueño

Buena sintaxis. Contenido desajustado por completo de la realidad: llamativo. Oda algo irónica al matrimonio canónico y a su retroalimentación haciendo uso de tecnología y personas ajenas al mismo como si fueran objetos, cosificándose desde el punto de vista filosófico y psicológico. Planteamiento maquiavélico de defensa a ultranza del matrimonio tradicional. Expresividad alta.

Felicitaciones al autor, dedicatoria musical:


Enlace
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Nínive » 15 Abr 2012 13:52

No me ha llamado la atención el argumento, lo siento. No es mi estilo (es algo subjetivo mío).
La redacción y la puntuación hay trabajarla bastante más.
Y algo que no me gusta del final, parece que sólo Daniel acaba satisfecho..... 8)
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
saltamontes
Lector
Mensajes: 72
Registrado: 20 Feb 2012 21:42
Ubicación: Toledo

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por saltamontes » 15 Abr 2012 15:16

Como dice Katia es muy llamativo, está muy bien escrito y nos pone en la situación de una pareja a la que se le acaba el deseo y que vuelven a recuperar con los celos...
He entrado de lleno en los personajes,también me han gustado las descripciones , bien llevadas.
Recuento 2013
:101: El temor de un hombre sabio - patrick rothfuss

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28764
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Dori25 » 16 Abr 2012 16:15

Me produce sentimientos encontrados.
Por un lado lo veo muy bien escrito y rápido, ligero, fácil de leer y muy descriptivo. El mensaje es muy real y normalizado; como se acaba el deseo.
Por otro lado no entiendo como es que Elena acaba amoratada como si hubiera sido algo físico, sin embargo fue ella misma.
Otra cosa, no me gusta esa repetición de su nombre, Elena esto, Elena era, a Elena bla bla bla..., a lo mejor tiene un significado pero a mí me perturba al leer.

El tema no me apasiona pero el relato es bueno, me ha gustado.
Peyton place
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Isma » 16 Abr 2012 17:04

Y venga con los buenos relatos. ¡Esto va a ser un infierno para decidir los votos!

Este en concreto me ha recordado a otro de la primavera pasada, Barbie de Shimoda. Igual que aquel, me ha gustado mucho y se me ha hecho muy, muy entretenido de leer. La mezcla de necesidad erótica para rellenar el vacío anterior que una vida exitosa no llena es el motivo principal, que comienza con la protagonista siendo atraída por un inexistente personaje que resulta ser ella misma. La sensualidad y el anhelo de ella están muy bien retratados, aunque tengo que poner una pega:
<Algo más que un simple sueño> escribió:- Solo un mal sueño...-Contestó Elena con un suspiro intencionado... un impulso de su cabeza, deslizó suavemente su rubia y lisa cabellera hasta cubrir su desnudo hombro simulando una cascada de sol y arena sobre una piel matizada con el color del ébano-
Aunque a veces nos parece que es necesario describir a nuestro protagonista, quizás a veces es mejor no hacerlo. La descripción de Elena me queda muy forzada aquí y hubiera sido mejor dejarlo a la imaginación del lector, a estas alturas, ya propenso a dejar volar su propia fantasía.

Otros párrafos son memorables:
<Algo más que un simple sueño> escribió:Sus ojos dilatados en la oscuridad brillaban como asidos de una luz propia. Sus pupilas se centraron en su presa...sus fosas nasales se ahuecaron como los ollares de una yegua, extrayendo de la latente atmósfera, efluvios de instintos animales con olor a sexo.
Mola.

Otra cosa que me llamó la atención es... ¡la password / alias (1)! ¡Pero si corresponde con una forerita! ¡AQUÍ hay gato encerrado fijo! ¡Miaauuuuuuuuuuu!

Un relato muy entretenido, atrevido y juguetón. Muchos ingredientes para estar orgulloso de él. ¡Felicidades!



(1) En general es mala idea usar la misma password para el alias. Sólo por dejar constancia.

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28764
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Dori25 » 16 Abr 2012 17:12

Lo que comenta Isma del alías que corresponde con una forera también me ha llamado la atención pero he pensado que sería demasiado fácil por su parte (esta mente mía que ve relatos policiacos por todas partes!)
Peyton place
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Isma » 16 Abr 2012 17:19

Dori25 escribió:Lo que comenta Isma del alías que corresponde con una forera también me ha llamado la atención pero he pensado que sería demasiado fácil por su parte (esta mente mía que ve relatos policiacos por todas partes!)
No creo que sea el autor; yo sólo digo...

Imagen

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por moskita » 16 Abr 2012 18:51

Pues no me ha terminado de gustar. Está bien escrito, a excepción de algún guión de diálogo mal puesto y poco más, pero no se explica nada sobre las marcas de Elena, y solo nos cabe pensar que se las hizo ella mismo durante su sesión nocturna. Tampoco entiendo muy bien la insistencia del narrador por dejar a Daniel magullado. Y ha habido algunos párrafos que, a mi parecer, hacían lenta la narración. Por ejemplo, yo habría suprimido el tercer párrafo sobre la vida laboral de Elena.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10944
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Gavalia » 16 Abr 2012 21:18

Casi me la has puesto :448: jajaja....pero explícame una cosa socio.
Como es posible, dentro de los imposibles de tu relato, que Daniel le esté viendo las tetas a Elena en la cama, y se de cuenta de que tiene arañazos en la espalda :boese040: venga, venga, explica 8)
Gracias comp@
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Fernando Vidal » 16 Abr 2012 23:40

El relato me ha llamado la atención por su voluptuosidad. En ese sentido, el autor ha sabido expresar el deseo y la necesidad de Elena.

Hubiera preferido otro desenlace, tal vez una rabieta del marido, después de mirar la imagen fálica de la pantalla, pero supongo que eso cae ya en el campo del gusto personal. :)

La prosa es buena y los adjetivos son bien manejados para describir lo que se quiere hacer llegar al lector. Lamentablemente, muchos guiones están mal colocados o simplemente están ausentes cuando se los necesita. Ocurre algo parecido con las tildes y las comas. Además, el autor debería tener en cuenta que no se debe abusar de los puntos suspensivos. Con una revisión general simple, el texto quedará pulido.

Como ejemplo de lo mencionado, podría citar dos fragmentos:

- Solo un mal sueño...-Contestó Elena con un suspiro intencionado... un impulso de su cabeza, deslizó suavemente su rubia y lisa cabellera hasta cubrir su desnudo hombro simulando una cascada de sol y arena sobre una piel matizada con el color del ébano-

- Hola Falo... -¿Es que nunca duermes? inquirió Elena divertida-

Estas frases requieren una corrección urgente y sin duda quedarán bien después de ser revisadas.
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Vientoo
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 800
Registrado: 03 Feb 2011 12:14

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Vientoo » 17 Abr 2012 02:50

Curioso relato. Me ha conseguido enganchar y ... ¡lo he terminado!
Hasta ahí puedo comentar.
Último relato en "los foreros escriben" "La mirada (1º)"

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por joserc » 17 Abr 2012 08:02

Una vez me encuentro un relato que comienza muy prometedoramente y acaba por dejarme un poco indiferente. Creo que podría sacársele más jugo con un final diferente. En cuanto a la redacción para mí no está mal, se deja leer muy bien y no aburre para nada.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Berlín » 17 Abr 2012 09:03

No puedo decir que es un gran relato, porque me he propuesto decir la verdad y ser justa y coherente conmigo misma. No es un gran relato, pero me ha resultado entretenido y correcto en la escritura. Contiene una gran carga de erotismo, es voluptuoso en detalles y muy visual, aunque en su detallada narración de las escenas de desnudo comete algunos fallos importantes que distraen al lector: no se puede estar boca abajo y enseñando las tetas, me parece físicamente muy complicado jaja
Por otra parte no me ha convencido la reacción que el autor ha preparado para Daniel. No me parece muy lógico que un marido se encuentre a su esposa en la cama (¿boca abajo o boca arriba?) llena de moratones, se empalme y se vaya a correr.
Pero como el tema me ha parecido muy interesante y la lectura me ha resultado fluida y amena, salvando algunas incongruencias de las que ya hemos hablado, no puedo por menos que decir que me ha resultado grato leerlo y dar las gracias al autor.
¿Falo? este detalle me ha echo reír bastante jaja
en todo caso muchas gracias por compartirlo y ha sido un placer.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Lía
La lianta
Mensajes: 26158
Registrado: 25 Mar 2011 15:50
Ubicación: generalmente en General

Re: CPVII: Algo más que un simple sueño

Mensaje por Lía » 17 Abr 2012 10:16

un relato cuanto menos inquietante.
¿dejo la mujer diez el ordenador encendido por descuido o quiso dejarlo?

me resultó divertido aunque el final no me gustó tanto.
Leyendo: La delocadeza de David Foenkinos

Agenda

Responder