CPVIII La muerte en un bolsillo - Igor (Ganador Jurado)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67352
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CPVIII La muerte en un bolsillo - Igor (Ganador Jurado)

Mensaje por lucia » 18 Abr 2013 18:34

LA MUERTE EN UN BOLSILLO


Se afeitó como siempre aquella mañana. A solas entre el vaho se encontró en el espejo una mirada templada y experta que le daba miedo. Mascullaba mientras se rasuraba y el olor a café se colaba desde la cocina por la puerta entreabierta. No era ni más temprano ni más tarde que todas las mañanas anteriores, pero ese día sería distinto para siempre. Distinto para él, distinto para ella. Se vistió como si ejecutara un ritual bien aprendido, tomando, por su orden las prendas cuidadosamente extendidas sobre la cama por su mujer mientras él se había estado duchando.
Aún estaba acomodándose el jersey cuando entró en la cocina. Ni una palabra, ni una mirada. La Merce, su mujer, movía la cucharilla dentro de la taza de café mirando sin intención a través de la ventana del lavadero, pero estaba concentrada, atenta a los pasos de él, que se acercaba al desayuno que se enfriaba sobre el hule de cuadros. No hacía falta decir nada, ella sabía adónde iba su marido.
Cuando salió a la calle notó el frío de la mañana y se estremeció, era un frío distinto, como de nevera, como si el otoño se le hubiese metido en los bolsillos hasta convertirse en invierno.
Mientras conducía, el informativo de la mañana disparaba los titulares desde la radio y alguien con voz petulante intentaba convencer a los oyentes de que el domingo la oportunidad de obtener una película, una camiseta y unas gafas de sol por el precio de un periódico era inmejorable. Abstraído, Velasco intentaba recordar el día que pensó por primera vez que quería ser policía. En cierto modo, durante todos estos años, había olvidado a aquel niño que miraba extasiado aquella gran pantalla…

“Eran los años cincuenta, en alguna comisaría al este de Santa Mónica, y el humo del tabaco casi nublaba el departamento de homicidios. Dos tipos con sus trajes bien planchados y corbatas serias revisaban un montón de pequeñas fichas buscando algo mientras, al fondo, algunos agentes tecleaban incesantemente en máquinas de escribir tan aparatosas como ruidosas.
De repente, uno de los hombres dijo aquí está, 1246 de Ocean Drive, apartamento 26, lo tenemos! Y, tras garabatear en un papel pequeño lo que debía de ser la dirección que acababa de encontrar, se lo guardó en el bolsillo de la americana y ambos salieron del edificio calándose sus imponentes sombreros.
Subieron al coche más ancho que aquél Velasco de once años jamás había visto, con un asiento delantero corrido de puerta a puerta, en una sola pieza, y, mientras uno conducía, el otro sacó con un gesto un cigarrillo de un paquete blando, medio arrugado que había rebuscado en el bolsillo de su chaqueta, corto y sin filtro, Lucky Strike podía leerse, y frotando una cerilla prendió a la primera el extremo del pitillo dando una profunda calada que pareció reconfortarlo bastante.
Luego separó el cigarro de sus labios y lo miró con gesto de aprobación y extrañeza al mismo tiempo y finalmente expulsó el humo de sus pulmones, poco a poco, como si también pudiera saborear esa bocanada.”

Sobre la repisa del comedor todavía está la foto de Manuel. La foto amarillea y el marco se ve antiguo, como el resto de los muebles. Aún tiene la pequeña raja en el cristal, desde el día que trajeron el sofá, menos mal que no se ha roto señora, no le ha pasado nada. Pero ella veía la pequeña rajita, la que sigue viendo después de tantos años cada vez que pasa por delante, cada vez que suspira, justo debajo del cocodrilo Pepe, no la ves que está ahí, le decía a Velasco cuando volvió aquella tarde. Anda mujer, no se ve nada. Si se hace más grande te compro otro en el Hiper el sábado. Y ahí sigue la rajita, debajo del cocodrilo.
Ya hace tiempo que no besa la foto como al principio. Sólo pasa a su lado y suspira. A veces ni siquiera mira, sólo se acuerda del día que vino su hermano Antonio, mira que guapo ha salido Merce, para que la pongas ahí, que se vea bien que tiene buena planta el chaval. La misma foto que cogió la vecina del segundo cuando llegó con el periódico aquella mañana, aquí lo pone Merce, 24 años le han echado a ese desgraciado, que se va a pudrir en la cárcel por lo que le ha hecho a tu Manuel y a los otros dos. Y coge la foto, la mira y sonríe con dulzura, sin ver la rajita debajo del cocodrilo. Pero la madre no se lo cree, que no, que esos luego salen enseguida a la calle, que es todo una patraña, como si hubiesen matado a veinte, es igual, ya nadie me lo va a devolver.

Conduce como si hubiese estudiado el recorrido infinitas veces, cada calle, cada curva, repetido una y otra vez en su cabeza, como una coreografía ensayada hasta la perfección. En cada semáforo se mira en el espejo, pero no se pregunta si sabe lo que está haciendo, tan sólo confirma que por fin ha llegado el día que esperaba, pero tiene que aguantar la rabia, sin prisas Velasco, llega cuando tiene que llegar.

“Aquel Buick avanzaba a buena velocidad hacia algún lugar que ambos hombres parecían conocer muy bien. Entretanto se dirigían hacia lo que podía ser un peligroso destino donde, quién sabe, les podía estar esperando la muerte, los dos hombres hablaban con total naturalidad. Sabes, decía el que fumaba, hoy no puedo llegar a casa muy tarde. Es el cumpleaños de la pequeña Susie y tengo que detenerme a comprar unas velitas. Maddie ha hecho un pastel y ha invitado a los vecinos. No tardaremos mucho Mike, respondía el agente Foster girando a la derecha el gran volante blanco del automóvil. No creo que ese bastardo nos robe mucho tiempo. Además, hoy ponen en televisión el partido de los Dodgers y he apostado treinta pavos.
El coche se detuvo frente a un bloque de apartamentos que a simple vista necesitaba unos arreglos urgentes. Una pequeña valla delimitaba un jardín seco y abandonado en el que un solo árbol mantenía el color en las ramas y, a esa hora de la tarde, proporcionaba sombra a la cara oeste del edificio.
Para acceder a él había que atravesar lo que alguna vez había sido un camino empedrado entre el césped y subir una escalera hasta el primer piso en el que un largo pasillo distribuía los apartamentos en el lado izquierdo y una barandilla dejaba al descubierto el lado derecho. Algunas puertas conservaban en la parte superior los números originales mientras que en otras simplemente se adivinaban por la marca blanca que destacaba sobre un fondo ahumado por la suciedad y el polvo.”

Cuando por fin llegó a su destino, Velasco aparcó el coche al otro lado de la calle y se alejó unos metros hasta colocarse frente a la puerta, suficientemente lejos para tener una visión global del edificio pero suficientemente cerca para ser visto.
El tiempo pasaba despacio y la espera se hacía tensa. Sentía en su boca un sabor metálico y notaba el olor de la tierra polvorienta levantada por la brisa de la mañana. Su garganta estaba seca como un desierto pero se mantenía con la mirada firme frente a la puerta.
Habían sido dieciocho años esperando, dieciocho años acumulando odio, concentrándose en su trabajo, siendo el más implacable de los defensores de la ley, el más astuto, sin descanso. Decían que no dormía, que pasaba días sin ir a casa, que estaba poseído por una especie de locura, una locura negra que llevaba pegada al alma.
Su trabajo se convirtió en la única cosa de su vida, sin ilusiones ni esperanzas, tan solo revisaba una y otra vez cada caso sin resolver. Cada expediente, cada foto de cada sospechoso y cada documento, estaban en su cabeza y hasta podía recordar cada tachadura y cada palabra marcada con un círculo rojo.
Sin embargo se mostraba humilde, ajeno a su talento, sin dar importancia a sus logros. Apenas conversaba con sus compañeros si no era de trabajo, ninguna relación con sus superiores que, a pesar de sus méritos, lo consideraban un ser extraño y gris que no les daba demasiada confianza. Los más cercanos, los que alguna vez habían sido sus amigos en el cuerpo, ya ni si quiera lo animaban, sólo se compadecían de él en silencio.
Su integridad y su eficacia estaban fuera de toda duda. Por eso, a pesar de todo, seguían asignándole casos de cierta importancia, investigaciones difíciles en las que otros habían fracasado y que el resolvía concierta facilidad. Pero él, concluido el trabajo, no buscaba el reconocimiento, no se congratulaba con los de la brigada, tan solo pedía permiso para retirarse y volvía a su montón de carpetas donde el rótulo “sin resolver” se le clavaba en la pupila. Si hubiese sido consciente de sí mismo se habría dado miedo, pero su automatismo, aunque inútil, era el arma de la que se había valido todos esos años para intentar alejar el dolor, como una especie de penitencia por una culpa que arrastraba como una pesada bola. Y todo ello contribuía a aislarlo cada vez más del mundo que lo rodeaba.
Cuando comenzó a acudir al psicólogo, los jueves a las cinco Velasco, no falte que es por su bien, lo hizo en cumplimiento de una orden. No discutió nunca la necesidad de las visitas regulares durante veinte meses, pero tampoco sirvieron para esclarecer nada.
Y al final de los años, había una pared llena de títulos, alguna medalla olvidada en un cajón y fotos que llamaban la atención de entusiastas policías jóvenes recién llegados al cuerpo, estrechando la mano de la autoridad de turno. En definitiva, ni una sola tacha, ni una queja en su historial, un policía como los de antes, decían, de los que ya no quedan.

“El número 26 estaba tras la esquina, justo donde se proyectaba la sombra del árbol. El agente Foster se colocó a un lado de la puerta con la espalda contra la pared mientras desenfundaba un revolver que al niño Velasco de once años se le antojó pequeño para alguien que se hacía llamar Foster, agente especial Foster.
Al mismo tiempo sus ojos, con un movimiento circular, indicaban a Mike, que seguramente también era agente especial algo, algo que sonaría como Madsen o Newman o Lowenthal, que diera la vuelta y se dirigiera a la parte trasera del edificio.
Todo parecía tranquilo, no se oía movimiento alguno, la tarde era bochornosa y tampoco se veían transeúntes a aquellas horas por las calurosas calles del distrito en el que se hallaban.
Foster golpeó la puerta con autoridad. Sabemos que estás ahí, gritó, no nos lo pongas más difícil.”

Cuando la puerta se abrió, por fin, Velasco no pensaba en nada. En ese momento sólo se le ocurrió que la imaginaba más ruidosa, una puerta vieja y ajada de goznes deformados, corroída por el óxido, que se resistía a dejar marchar a quienes eran encerrados al otro lado, emitiendo un quejido lastimero. Era una de esas puertas abiertas en mitad de un portón mucho más grande, de esas que están un poco más altas que el nivel del suelo y hay que elevar la pierna para salir.
Durante unos momentos la puerta de la prisión se mantuvo abierta, vacía, hasta que apareció una pierna titubeante con una bota gastada y sucia a la que siguió el cuerpo de aquel hombre.
Velasco tensó todos los músculos de su cuerpo en aquel instante. La rabia agarrándose a su garganta como una soga de odio, ahogando un grito que no llega a escapar, asesino.
Qué le diría antes de matarlo, para qué dar explicaciones, había pensado, la muerte es la muerte, sólo llegar y disparar, y luego ya no hay nada, qué más da. Pero sentía que tenía que increparle, tenía que rasgarle el alma con su lamento, tú sabes lo que nos has hecho, con un “maldito” empapado en hiel entre los dientes. Pero aquel silencio de la mañana se transformaba en miles de tambores tronando en sus sienes, el corazón llenándole la boca de sabor a sangre, el frío atenazándole las mandíbulas y el nueve corto ardiendo en su bolsillo, delatándose el bulto de la muerte en el abrigo.
Velasco lo palpa con la palma de la mano, siente su frío que se le transmite a la mano y la mano ya forma parte de esa muerte, la muerte en un instante, solo matar, sin pensar, sin sentir, solo así se puede, con el frío de un corazón helado, un corazón helado y muerto hace mucho tiempo que solo late como un mecanismo de relojería, pero con la sangre helada, con un frío lubricante rojo para el motor de un autómata, que ha resistido el paso de los años sólo para matar, sin pensar, qué más da.

Su mujer, pensando tan sólo en una cosa, permanece inmóvil en el sofá que ahora está viejo y deformado. El tic-tac del segundero en el reloj de la repisa se hace insoportable en la densa calma de esa mañana fría y la fustiga sin piedad en ese salón que lleva tanto tiempo deshabitado de luz.
Cada tarde él se duerme con su libro de los museos del mundo y ella se va a ver su tele, la pequeñita del dormitorio. Quería una italiana porque tenía botoncitos de colores, pero es una SONY. Que eso se estropea enseguida Merce, le decía él, que tú no entiendes de estas cosas. Pero a ella le gustaba la de colores. Mejor esta Merce, que es de Japón, que allí hacen estas cosas bien, para que duren. Y decía esta última frase como dejándola reposar por un segundo en el aire para llenarse de razón. Y mira, tiene hasta teletexto, para que no te tengas que comprar el TP. Tú sabes dónde está Japón, le preguntaba, y ella lo miraba como si le bastara con saber que Madrid quedaba a cinco horas de su pueblo.
Mira Merce, le dice a veces señalando una página del libro, si este cuadro se vendiera cuánto crees que darían por él. Y quien va a querer eso, responde ella, con lo oscuro que está, que más “trético” no puede ser. Es tétrico Merce, se dice tétrico, y está oscuro porque es muy antiguo. Y entonces quién lo va a querer comprar. Pues un coleccionista Merce, uno que sepa de arte. Y entonces él deja escapar esa porción de aire suficiente para considerarla un caso perdido.

“Foster da una patada a la puerta y esta cede con facilidad. Se oye caer algo en el interior de la habitación contigua y con un brusco movimiento de cámara conseguimos ver como un tipo con una camiseta blanca y unos pantalones sujetos con tirantes intenta escapar por la parte trasera del apartamento. Mike, con la americana aún abrochada comienza a correr tras él y le grita, detente Malone, detente en nombre de la ley, y sacando su arma dispara al aire. El tipo que huía se detiene y levanta los brazos mientras se vuelve con una sonrisa desafiante. En ese momento sabemos que no es la primera vez que el agente y el tipo se ven, sus miradas dejan entrever un pasado.”

Velasco sólo tenía once años cuando su padre lo llevó al cine de verano a ver aquella película pero, aquel día, ya había decidido que quería ser policía.

Y ahora no puede creer que lo tenga delante. Su aspecto es lamentable, tiene ante sí los miserables restos de un hombre acabado. En realidad ya está muerto piensa, aspecto de muerto, muerto por dentro, muerto desde que decidió matarlo, muerto desde que mató al niño Manuel, a mi Manuel que me lo han matao decía la Merce, aunque ya no lo dice, no se habla ya de Manuel, no se habla de nada, la Merce no habla hace mucho, sólo mira una foto que amarillea y suspira, pero ya no dice nada.
Quiere hablarle a gritos, contarle su dolor para trasladárselo, pero el recluso ya no siente dolor, está muerto hace mucho tiempo, como el niño Manuel, que lo mató como los mató a todos, al niño Manuel, a la Merce, a Velasco, subinspector Velasco, no suena a agente especial, pero esto es España se decía.
El hombre libre después de tantos años está viejo, descarnado, con la espalda doblada hasta más allá de lo imaginable, tan seco como un desierto de huesos, no hay vida ni en sus ojos, se esfuerza por caminar. Ahora o nunca, hay que matar. El frío, la calle vacía, una mirada sin rumbo, un corazón sin vida, sin recuerdos, y la muerte esperándolo en un bolsillo, en la palma de una mano fría.
Cuando camina arrastra una pierna y su gesto es de dolor. Abril de 1996, riña en el patio 2, una puñalada con un destornillador, le entró mal, dijeron. Se entrevé en su boca la falta de algunos dientes, la cuenta de la muerte se acaba. Ni siquiera repara en Velasco. Parece que su expresión es de miedo, miedo al aire puro, miedo a la luz natural, miedo a lo que queda de una vida que ya se ha ido, y siente que ya está muerto. Parece que llora.
Cuando vuelve a casa la Merce no hace preguntas. Quítate los zapatos, ha llovido y vas a mancharme el suelo. Te he dejado cena. Ella le está hablando a un asesino. Él no le cuenta que no ha podido. Quién puede matar a un muerto.
Ella, la Merce, la que hace tiempo que ya no habla, no habla de su Manuel, sólo mira la foto que amarillea y suspira, se vuelve a su tele. Parece que la ex-novia del torero se va a casar y mientras tanto ella sigue suspirando y, por primera vez en muchos años, llora, porque un asesino come pollo frío en su comedor.

Avatar de Usuario
Ismael González
Lector voraz
Mensajes: 178
Registrado: 12 Ago 2012 17:32
Contactar:

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Ismael González » 19 Abr 2013 20:08

Una historia de venganza truncada por los remordimientos.
Me gusta casi todo, salvo los diálogos mezclados con la voz del narrador. Gustos personales, claro. :roll:

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Nínive » 19 Abr 2013 20:24

Hubiera ganado mucho si la puntuación, las comas, estuvieran mejor puestas y me dejaras descasos. También faltan algunos acentos. Y los diálogos de los protagonistas de la película y los pensamientos de Velasco deberían ir puntuados como corresponde, porque rompen el ritmo de la lectura.
La historia no está mal. Se ve venir el desenlace, pero eso no le resta puntos. Lo que más me ha gustado es el encuentro con el asesino. Ahí hay una soltura narrativa que no veo en el resto del relato.
Mi enhorabuena. :60: :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Desierto » 20 Abr 2013 23:11

Suscribo en su totalidad el análisis de Nínive.

¡Cuánta sabiduría desprenden siempre sus palabras, señora!

Diría que la historia me ha gustado, me ha gustado mucho, pero el relato se queda manco por los problemas de puntuación.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Nínive » 20 Abr 2013 23:15

Desierto escribió:¡Cuánta sabiduría desprenden siempre sus palabras, señora!


Menos por el señora, me has hecho enrojecer. :oops:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Desierto » 21 Abr 2013 01:16

Nínive escribió:
Desierto escribió:¡Cuánta sabiduría desprenden siempre sus palabras, señora!


Menos por el señora, me has hecho enrojecer. :oops:


Solicito humildemente sus disiculpas, tan solo era señal de respeto, jamás pretendería referirme con tal apelativo a su estado civil
(y mucho menos a su edad, ¡Dios me guarde! :twisted: )
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Isma » 21 Abr 2013 22:02

Impresionado me quedo con el análisis de Nínive, que está haciendo méritos para optar al premio a la mejor comentarista :wink:, pero voy a aportar mi propia opinión...

Creo que es un buen relato. Habría mejorado si el comienzo de los diálogos intercalados en el texto hubiera empezado en mayúsculas, a lo Saramago. Algo así:
<La muerte en un bolsillo> escribió:Aún tiene la pequeña raja en el cristal, desde el día que trajeron el sofá, Menos mal que no se ha roto señora, no le ha pasado nada.

Me gusta que las frases estén encadenadas. El texto es fresco y me parece un buen recurso narrativo. Hay ocasiones en las que uno debe escribir así y a la mierda la RAE. Para eso está el lenguaje, para usarlo. Si tenemos que poner todos los puntos y todas las comas como mandan los cánones entonces pongamos a escribir a un robot y se acabó.

El tema es un poco más manido. Y el texto que mezcla el capítulo del canción triste de hill street de turno me parece forzado (¿recuerda todo ese capítulo cuando va a salir de casa para matar al asesino de su hijo?) y que aporta poco a la historia. El párrafo de la foto, por cierto, es algo confuso. Sale Antonio, se da por primera vez el nombre de Velasco -Pepe-, sale la Merce y sale Manuel, que aún no sabemos que es el hijo muerto de los dos. Lo leí varias veces y tuve que seguir adelante confiando en que luego se revelaría, como así fue.

En definitiva, un estilo agradable que se lee bien y que intenta tirar de un tema que lo es menos.
Última edición por Isma el 22 Abr 2013 11:04, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Gisso » 22 Abr 2013 10:54

Un relato con toques de Film Noir algo modernizado y series policiacas. El relato en sí no está mal, pero se me ha hecho confuso en la forma que está planteado. Lo de la escena de la película la he visto como un relleno que no me aporta mucho. No me ha convencido. Pienso que debería diferenciarse de alguna forma cuando es un pensamiento del personaje y tampoco entiendo porque los diálogos de este relato están escritos de esta forma, no quedan nada claros.

—Bienvenido. Saque la mano del bolsillo y siéntese. Le voy a contar la verdad...

Imagen

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Nínive » 22 Abr 2013 11:11

Isma escribió:Me gusta que las frases estén encadenadas. El texto es fresco y me parece un buen recurso narrativo. Hay ocasiones en las que uno debe escribir así y a la mierda la RAE. Para eso está el lenguaje, para usarlo. Si tenemos que poner todos los puntos y todas las comas como mandan los cánones entonces pongamos a escribir a un robot y se acabó.


A mi me encanta que se juegue con el lenguaje, está para eso. Lo malo es también necesito que la historia sea comprensible y que no me haga releer las frases para saber quién está hablando. Eso me saca de la historia. En equilibrio entre lo que quiere contar y lo que el lector comprende está la clave. :60: :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Nínive » 22 Abr 2013 11:12

Desierto escribió:
Nínive escribió:
Desierto escribió:¡Cuánta sabiduría desprenden siempre sus palabras, señora!


Menos por el señora, me has hecho enrojecer. :oops:


Solicito humildemente sus disiculpas, tan solo era señal de respeto, jamás pretendería referirme con tal apelativo a su estado civil
(y mucho menos a su edad, ¡Dios me guarde! :twisted: )


Cuando los chavales te empizan a gritar: ¡Señora, devuelvanos la pelota!, empiezas a ser susceptible a ciertos tratamientos de cortesía.... :dragon: :cunao:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Isma » 22 Abr 2013 11:31

Nínive escribió:
Isma escribió:Me gusta que las frases estén encadenadas. El texto es fresco y me parece un buen recurso narrativo. Hay ocasiones en las que uno debe escribir así y a la mierda la RAE. Para eso está el lenguaje, para usarlo. Si tenemos que poner todos los puntos y todas las comas como mandan los cánones entonces pongamos a escribir a un robot y se acabó.

A mi me encanta que se juegue con el lenguaje, está para eso. Lo malo es también necesito que la historia sea comprensible y que no me haga releer las frases para saber quién está hablando. Eso me saca de la historia. En equilibrio entre lo que quiere contar y lo que el lector comprende está la clave. :60: :60:

Cien por cien de acuerdo contigo, Nínive :60:. Comparto que se ha hecho confuso distinguir los diálogos entre el texto. Pero aparte de los diálogos intercalados, a lo que me refería como estilo que el autor ha elegido y que hay que respetar es otra cosa. Valga el siguiente ejemplo:

<La muerte eun un bolsillo> escribió:Subieron al coche más ancho que aquél Velasco de once años jamás había visto, con un asiento delantero corrido de puerta a puerta, en una sola pieza, y, mientras uno conducía, el otro sacó con un gesto un cigarrillo de un paquete blando, medio arrugado que había rebuscado en el bolsillo de su chaqueta, corto y sin filtro, Lucky Strike podía leerse, y frotando una cerilla prendió a la primera el extremo del pitillo dando una profunda calada que pareció reconfortarlo bastante.

Y perdona mi frecuente y tonta costumbre de hacer bromas; ahora que leo mi comentario anterior veo que se puede interpretar como que critico el tuyo, cuando lo que estaba era tomándole el pelo a Desierto...

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6890
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Nínive » 22 Abr 2013 11:43

Isma escribió:Y perdona mi frecuente y tonta costumbre de hacer bromas; ahora que leo mi comentario anterior veo que se puede interpretar como que critico el tuyo, cuando lo que estaba era tomándole el pelo a Desierto...

No lo he tomado por ese lado, Isma, asi que no hace falta que te disculpes. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27177
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por ciro » 22 Abr 2013 11:46

Pues ya te lo han dicho todo la "señora" Ninive y el "señor" Desierto. Estoy completamente de acuerdo con ellos. La historia tiene su aquel, su fondillo. A veces recargas demasiado algunos adjetivos o comparaciones: "la garganta reseca como un desierto", expresiones de ese tipo me refiero, me parecen demasiado forzadas. Por lo demás bien, una buena historia, regularmente escrita.
No entiendo la vida sino como aprendizaje constante. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53679
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Sinkim » 22 Abr 2013 18:52

Me ha gustado bastante y, a mí, expresiones como la que comenta Ciro me han parecido un homenaje a las novelas negras clásicas de Chandler o Hammett más que algo forzado :D :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6416
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CPVIII La muerte en un bolsillo

Mensaje por Yuyu » 22 Abr 2013 18:53

Me ha gustado pero no veo la conexión entre las dos historias, la película me sobraba. Gracias por la creación!! :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
Firefight - (Reckoners 2) - Brandon Sanderson
La misión de Rox (Guardianes de la ciud.) - Laura Gallego
La profecía de la luna roja (LEdlV 7) - Terry Goodkind

Responder