CPVIII La calzada - Fernando Vidal

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67373
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CPVIII La calzada - Fernando Vidal

Mensaje por lucia » 18 Abr 2013 18:39

La calzada

A veces imagino que podría, que no hay peligro, que nadie me mira, pero sé que no es así. Sé que no puedo, que hay peligro, que me observan. Todos fingen estar en sus asuntos, como la mujer que está a mi lado, con sus bolsas de compra del supermercado, o como el viejo que está detrás de mí, con la cabeza gacha, aparentando estar absorto en sus pensamientos. Ninguno me engaña. Esperan a que cambie la luz del semáforo y sea yo quien dé el primer paso. Esperan a que sea yo quien se interne confiado en la calzada para después sobrepasarme y dejarme solo en medio de la calle y, ya seguros ellos en la otra orilla, burlarse de mi lentitud, de mi incapacidad de apresurarme antes de que vuelva a cambiar la luz del semáforo. Quieren burlarse de mí y provocarme, provocarme… provocarme.
Por eso dejo que se vayan, que crucen, que pierdan esa oportunidad de burlarse, y doy algunas vueltas alrededor de la esquina, esperando a que no haya nadie para poder atravesar la calzada tranquilo. Porque es por culpa de ellos que no cruzo, es por sus punzantes miradas que mis pasos se vuelven pesados, torpes y resbaladizos. Si no tuviera a nadie cerca de mí, si no hubiese nadie a mi lado, yo cruzaría con total rapidez como cualquiera, sin mostrar ningún signo de miedo en mi rostro. Pero a veces no se van, se turnan. Creen que me engañan, que me trago el cuento de que son otras personas las que llegan a la esquina del semáforo. Ya hace mucho que descubrí que la mujer de las bolsas puede transformarse en un fornido obrero o en un policía y que el viejecito de la cabeza gacha es capaz de mutar tanto en un niño como en una empleada uniformada. En muchas ocasiones he tenido ganas de darles unos buenos golpes, de golpearlos y reírme en sus caras por tanta mentira; pero hasta ahora no lo he hecho. No me he atrevido porque la mujer-obrero-policía y el viejo-niño-empleada se habrían percatado de que conozco su secreto, y tal vez habrían regresado al día siguiente con planes más siniestros. Yo sé desde hace tiempo que solo se disfrazan para intentar confundirme, yo sé que son los mismos que me quieren ver caído en medio de la calle, retorciéndome, temblando, ya que en el fondo, mis pasos lentos y mi inmovilidad en plena calzada no es lo que buscan, sino lo otro: mi colapso total, el descontrol de mis extremidades, los movimientos grotescos que hago cuando pierdo el dominio de mi cuerpo. No les importa que pueda morir arrollado por un coche, no les importa nada con tal de verme sometido a ese colapso. Deben estar aullando desesperados por querer verme vejado de esa manera, deben estar aullando porque después de todo no les doy el gusto y no me caigo y no me retuerzo. Estoy seguro de que me miran con odio cuando, al darme cuenta de que no me dejarán cruzar en paz, renuncio a atravesar la calle y decido retornar a casa.
No tengo claro cómo se enteraron de lo que me pasa, porque desde hace algunos años solo me descontrolo en casa, nunca en la calle. Desde que empecé a estudiar las particularidades de mi afección, descubrí que los movimientos pausados y metódicos contribuían a aplacar de manera radical la posibilidad del colapso total. La caída y los retorcijones solo aparecían cuando no tomaba ninguna precaución, cuando me movía rápido y sin pensar. Pero también descubrí que ese antídoto que encontré en los movimientos lentos no era efectivo si las miradas de los extraños recaían sobre mí. Y no únicamente las miradas abiertas, sino también las otras, las discretas, las que aparentan no ver pero ven, porque no hace falta que la mirada sea directa para que me altere, basta con que sea con el rabillo del ojo o extremadamente fugaz, porque tanto las miradas profundas como las miradas evasivas están igual de contaminadas y ambas buscan complacerse con mi debacle.
Por eso nunca he corrido riesgos, siempre he dejado que se vayan, que crucen, que se desesperen por dentro al ver que no muerdo el anzuelo que me lanzan. Y hasta he tolerado que vuelvan a los pocos segundos disfrazados, con otros atuendos, con otras apariencias y que continúen con su comedia. He dejado que hagan eso todos los días, lo he permitido siempre, pero no hoy. Hoy me han hartado. He decidido darles una lección, he decidido enviar a alguno de ellos al mismo infierno.
La luz cambia, los coches se detienen. Doy un paso hacia atrás y me quedo quieto. Ellos entran en la calzada y cruzan el paso de cebra fingiendo despreocupación, como invitándome a unírmeles. Se alejan, intuyen que han vuelto a fracasar, pero no pierden las esperanzas hasta que llegan a la otra orilla. Me doy cuenta de que la mujer de las bolsas gira levemente la cabeza. Sé que pretende verme con el rabillo del ojo. El viejo, más discreto, sigue su camino sin mover la cabeza. Volverán disfrazados, es obvio.
Doy una pequeña vuelta en la misma esquina. Me preparo. La luz del semáforo vuelve a cambiar. Los coches arrancan.
Ellos regresan con otra apariencia, no pierden tiempo. La mujer es ahora obrero y el viejo empleada. Se acercan. Uno se detiene a mi derecha y el otro a mi izquierda. Los coches pasan raudos, es mi oportunidad. Decido.
Mis manos empujan con fuerza. El viejo-empleada sale despedido y cae en la calzada. Puedo ver el pavor en sus ojos, no se lo esperaba, lo he tomado por sorpresa. Un coche intenta hacer una maniobra. No tiene éxito. Colisiona. La mujer-obrero grita, las otras personas que deambulan por los alrededores gritan también, arman un coro improvisado (¡hasta en esos detalles están coludidos!). El bullicio crece, el gentío se revuelve, les he estropeado la comedia. Lo saben. Lo sé.
Me río, me río a carcajadas. Siento que dos manos me toman del brazo, alguien me sujeta. Lo miro, es un policía. ¿Un policía? ¡Pero si es la mujer-obrero-policía! ¿Pretende armar otra comedia? A mí nadie me engaña. Lo miro a los ojos y vuelvo a reírme en su cara. Me río, me río, el aire se me va.

A veces imagino que podría, que no hay peligro, que nadie me mira, pero sé que no es así. En el fondo ellos son iguales a los otros, son iguales a los disfrazados de la esquina del semáforo. Me obligan a tomar unas pastillas y me exhortan a que me mueva más rápido, a que camine con soltura, pero yo sé que solo quieren divertirse con mi debacle. No les daré el gusto. Dicen que nada me va a pasar, que con las pastillas podré moverme sin problemas. Al menos los disfrazados me miraban aparentando no hacerlo, al menos pretendían pasar desapercibos el mayor tiempo posible. Estos en cambio no guardan ninguna apariencia. Todos visten un único uniforme, no se disfrazan. Me hacen comparecer ante ellos y me observan con atención, formulándome preguntas. Me encierran y se creen que me tienen contento con los paseos por el jardín que son los únicos mezquinos momentos que tengo con el exterior. Tampoco por ellos me dejaré derrotar. Me vengaré de alguna forma. Los tomaré por sorpresa, ya verán.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Gisso » 19 Abr 2013 16:13

Bueno, personalmente no me ha convencido mucho las locuras y pensamientos del protagonista. Se me ha hecho un poco soso y no es que me haya dicho mucho la historia. No me ha aburrido, pero tampoco gustado mucho.

Aquí tenemos al protagonista haciendo sus pinitos desde su mas tierna adolescencia :arrow:

Imagen

Avatar de Usuario
Ismael González
Lector voraz
Mensajes: 178
Registrado: 12 Ago 2012 17:32
Contactar:

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Ismael González » 19 Abr 2013 16:35

Puede que me haya equivocado, pero durante todo el relato me imaginaba un gato como narrador. Será porque me gustan, digo yo.
Muy bien escrito. Felicidades, Autor. :D

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Isma » 20 Abr 2013 10:43

Está muy bien escrito, eso es innegable. Me gusta que se centre en un hecho banal, como es cruzar la acera, y que lo desarrolle en un giro retorcido y maligno. Que los otros peatones sean los mismos pero con diferentes caras me parece un giro original. Es otro ejemplo de que no es necesario escribir con muchas florituras para que salga un buen relato.

Me ha gustado leerlo pero no me ha entusiasmado, aunque esto ya depende de los gustos personales. Felicidades, autor.

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Desierto » 21 Abr 2013 02:22

Paranoia mezclada con... ¿Corea de Huntington? Sin duda un planteamiento original. Me gustaría saber de dónde vino la inspiración para este relato.

Me ha gustado. Pa' la saca
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
xabeltrán
Vivo aquí
Mensajes: 20886
Registrado: 13 Abr 2008 14:31
Ubicación: Barcelona

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por xabeltrán » 21 Abr 2013 15:42

Interesante, oscuro y un tanto angustiante. Me gusta el aire siniestro que envuelve el relato y el comportamiento del protagonista. Quizá me habría gustado ahondar más en su aflicción, conocer qué le ocurría, pero tal como está ya queda bien. Un relato bien escrito, enhorabuena. :60:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10944
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Gavalia » 21 Abr 2013 16:34

Tanto bueno con tan poco. Excelente compañero. Lo alucinante es que todo parte de una simple acción, cruzar la calle. ¡ Impresionante! Me ha gustado mucho. Inquietante y angustioso.
Gracias....por cierto...nosotros si te miramos y te consideramos parte de la comedia jajajajaja :cunao:
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6416
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Yuyu » 22 Abr 2013 17:52

Me ha gustado, está bien escrito y creo que reflejas muy bien como pueden ser los pensamientos de un "loco" y qué le lleva a cometer sus "locuras" (generalizando y redundando). Gracias por la creación!! :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
Firefight - (Reckoners 2) - Brandon Sanderson
La misión de Rox (Guardianes de la ciud.) - Laura Gallego
La profecía de la luna roja (LEdlV 7) - Terry Goodkind

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10787
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por kassiopea » 22 Abr 2013 19:46

¡Qué original! Y muy bien escrito, felicito al autor :402: Has representado perfectamente los pensamientos de este pobre ser perturbado que cree que todos aquellos que se cruzan con él lo vigilan y persiguen y, encima, ¡cree que son las mismas personas que cambian de cara! :shock: :shock: Pobrecillo, está paranoico... ¡y lo peor es que llega a ser peligroso para los demás! Me ha gustado mucho, y me admira que hayas escrito una muy buena historia sin grandes complicaciones. La mente humana puede ser tan fascinante como inquietante :mrgreen:

¡Enhorabuena! :hola:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Medianoche
No tengo vida social
Mensajes: 1622
Registrado: 29 Ene 2010 02:18
Ubicación: Londres

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Medianoche » 22 Abr 2013 20:18

No lo pongo como mi favorito, pero me ha parecido un buen relato. Bien escrito y bien llevado. Poco que objetar más allá de que el tema no me ha terminado de convencer :wink:
Sígueme en Instagram @bukovy
En twitter @RankineBukovy
En mi blog: http://palabrasbajolasestrellas.blogspot.co.uk/

Avatar de Usuario
andres451
No tengo vida social
Mensajes: 1030
Registrado: 31 Oct 2010 19:12
Ubicación: Argentina
Contactar:

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por andres451 » 22 Abr 2013 20:27

El relato es muy original y se detalla muy bien la paranoia del protagonista. Me entretuvo.

Saludos!
Leyendo: El castillo de los buhos Ryōtarō Shiba
Recuento 2015
Mi blog literario

Avatar de Usuario
albatross
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 817
Registrado: 04 Dic 2012 19:56
Ubicación: La mayor de las islas Gimnesias

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por albatross » 22 Abr 2013 20:44

A mí me ha parecido magistral. De lo mejor que he leído hasta ahora. Me he encontrado a gusto desde el principio en la mente del narrador, compartiendo con él su paranoica visión del entorno. Enhorabuena.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53686
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Sinkim » 23 Abr 2013 00:29

Me ha encantado, me ha gustado mucho tanto la historia como la forma en que está contado desde la mente del loco :lol: Un relato muy bueno :D :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5741
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por Ratpenat » 23 Abr 2013 01:08

Me gustan los relatos paranoicos :D Cuando al final se ha decidido a empujar, he abierto los ojos como platos. La redacción es rápida y adecuada, también. Buen relato, sí señor.
Gracias autor :60:

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVIII La calzada

Mensaje por moskita » 23 Abr 2013 02:30

Un relato muy original y bien escrito que mantiene la tensión en todo momento. En todo momento el lector se pregunta qué le pasa al protagonista, y qué va a hacer. Pero me he quedado con las ganas de ahondar más en su problema mental. Enhorabuena al autor.

Responder