CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66851
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por lucia » 17 Abr 2015 21:37

MANCHAS QUE LIBERAN
El techo es blanco, en algunas partes muy blanco, en otras amarillento, en los bordes las marcas de una escoba, seguro tratando de sacar las telarañas; pero el centro tiene una gran mancha de humedad donde Clara da rienda suelta a su imaginación.
Esa mancha la ha salvado de la locura, le ha permitido atravesar las rejas, los portones, las paredes, el muro perimetral e incluso ser invisible ante las casetas de los guardias.
Cuando se escucha el ruido metálico de las llaves que anuncia la hora de dormir, nubes, conejos, niños corriendo en la playa, un tren, arboledas, se hacen presente para desplegar un gran espectáculo. Pero el espectáculo llega a su fin como todos y Clara debe esperar el recambio de elenco. Es en esa espera cuando la realidad se cuela sigilosamente en sus pensamientos.
¿Cómo llegó aquí? ¿Desde qué momento una mancha en el techo pasó a ser su mejor compañía? ¿Qué la espera afuera? ¿Quiénes la esperan? ¿Esa sociedad moralista, de fácil opinión, de juicio tajante, le guarda un lugar para su vuelta?
¿Qué es estar preso? Es cómo un paréntesis, piensa Clara, es un lugar donde se guarda gente para que pague y luego vuelva.
El problema es el tiempo que sobra cuando las horas se estiran hasta rendir mucho más que sesenta minutos. El problema es el tiempo que falta cuando vienen a la visita sus hijos, hermanos, madre y alguna amiga valiente y la hora se encoge solo para dar tiempo a una breve y superficial charla, porque para profundizar falta tiempo, falta clima.
Las palabras, las frases repasadas una y otra vez por Clara se van amontonando, guardando pero ya quieren salir.
Ella prohibió a su hijo y a sus hijas que la vinieran a ver. Les dio la orden por teléfono usando su peor tono de amenaza pero en el fondo, muy hondo, deseaba que no la dejaran sola.
En la primera visita su hijo se mostró curioso, alegre; en cambio sus hijas no la miraban a la cara. Ellas le relataron que habían esperado desde hacía tres horas haciendo cola con mujeres de todas las edades, escuchando historias, insultos de algunas por las demoras y lo peor de todo, la revisación.
-¡Súbase el buzo! ¡Despréndase el corpiño! ¡Levántelo! ¡Levántelo le dije!- dijo la guardia sin necesidad de gritar porque se sentían tan asustadas que cumplían todo al pie de la letra- ¡Baje el pantalón y la ropa interior! Separe las nalgas, agáchese y tosa. ¡Abra las piernas! - Y colocaba un espejo entre las piernas de mis niñas.
Estar presa no es lo peor que le puede pasar a una madre, es escuchar estos relatos y sentir la impotencia, la culpa, la rabia y el deseo de volver atrás para tomar la decisión en el momento justo, cuando todo se podía solucionar.
Es que las señales estaban por todos lados y ella no las quería ver.
Clara se había casado muy joven, siendo casi una niña y apenas tuvo conciencia de la vida que le esperaba junto a sus tres hijos con un hombre alcohólico. El final era previsible, se separó.
Trabajó en un restaurant ayudando en la cocina y atendiendo mesas, limpiando el consultorio de un odontólogo, de niñera, hizo ravioles para vender hasta que entró a trabajar en un comercio donde ganaba un sueldo decente que, bien administrado, le permitía una digna y modesta vida.
Alquilaba una linda casita que había amueblado a su gusto y de acuerdo a su bolsillo.
Un día comenzó a sentir la necesidad de enamorarse, de tener una compañía y con quien proyectarse formando una familia junto a sus hijos.
Él llegó en el mes de abril mostrando una gran sonrisa; era amable con los chicos, chistoso, cariñoso y parecía tener todo muy claro en cuanto a cómo hay que vivir para ser feliz.
Paseos, campamentos, viajes llenaron los fines de semana de unos meses. Los meses que una persona puede fingir y esconderse en otra que no es.
Luego la máscara se fue desprendiendo poco a poco… No cayó, se fue despedazando y dejando ver al verdadero hombre. Ante cada trozo que caía, él se esmeraba en pegarla y remendarla con regalos, nuevos paseos y nuevos halagos, pero esa estrategia pronto fue conocida por todos y ya no daba resultado.
Fue ahí cuando llegaron los insultos. Palabras que ni Clara ni sus hijos habían escuchado ni dicho jamás.
Los niños se aislaban en sus cuartos presentando excusas para no compartir los mismos espacios que ese hombre invasor, que quería imponer un modo de vida que no llevaba.
El destrato iba aumentando y Clara sabía que eso no estaba bien, ellos no se merecían vivir así. Pero otro fracaso no quería; “él va a cambiar”, se decía.
Luego llegaron los desplantes acompañados de dolorosas humillaciones.
En forma conjunta planificaban salidas y paseos que eran suspendidos cuando ella estaba pronta, ilusionada, maquillada y perfumada. ¿Por qué? Por nada, porque era tarde, porque a él se le habían ido las ganas, porque los chicos no habían lavado las tazas en las que tomaron el café. De nada valían sus lágrimas, él era firme en sus inesperadas decisiones.
La parte más difícil era responder a sus hijos cuando la increpaban: - ¿No era que ibas a salir?
-¡Otra vez te hizo lo mismo! ¿Te das cuenta que es un egoísta? No sabe vivir en familia.
Ella sabía que debía ser ejemplo para sus hijos, nadie los podía humillar así, nunca debían permitir que alguien dirigiera sus vidas y los hiciera inmensamente infelices.
Con el paso de los días muchas cosas se habían hecho habituales, los chicos miraban televisión en el dormitorio y comían allí. “Para seguir mirando tele”, decían.
Clara trataba de poner paños fríos y buscarle el lado bueno a las cosas.
A todo lo anterior Clara debió agregar escenas de celos sin razón alguna.
-Por algo vas por el segundo marido, puta. Veo cómo miras a todo el que cruza.
De nada valían los argumentos de Clara de que ella lo adoraba, de que estaba bien con él, que solo quería vivir en familia y en paz hasta que fueran viejitos.
Las amigas y su madre eran quienes le “regalaban” algunas cosas que ella se compraba con su dinero para que él no opinara que era un gasto inútil, que ella que no servía para llevar adelante una casa, que si no fuera por él, pasarían hambre.
Los portazos, los insultos, los golpes en la mesa, los silencios, las caras largas, el mal humor, la indiferencia, los pedidos de perdón hasta comenzar nuevamente el ciclo, reinaron en la casa de Clara hasta que todos los que allí vivían eran conscientes de que no se podía seguir así y de que alguien debía poner un punto final.
Y el final no se hizo esperar…
Ella llegó del trabajo y se sentó con los pies en alto, los sentía hinchados, seguro que por pasar muchas horas de pie.
Fue verla en esa posición de descanso y comenzó el discurso:
-Mira que tu hijo no me saludo cuando llegó. Tu hija más grande ni tendió la cama y salió a vagar. La otra durmió hasta las once.
Clara escuchaba sin oír, la verdad es que deseaba llegar a la paz de su hogar y descansar.
-¡Me estás escuchando! Si no pones límites tus hijos van a ser unas porquerías como el padre.
Clara se levantó tan rápido que lo asustó. -¡No te permito que hables así de mis hijos! Si tanto te molestan andá, dejános vivir en paz como vivíamos antes de conocerte.
La oscuridad se hizo presente. Un líquido caliente corría por su boca, no había dolor, solo aturdimiento y el frío del suelo en su cara.
Cuando abrió los ojos su ropa estaba manchada y pudo ver que el líquido caliente salía de su nariz.
Él gritaba:-¡Perdoná amor, no quería, vos me pusiste nervioso, yo nunca te hubiera golpeado!
Ahora me vas a denunciar y voy a ir preso, perdoná amor.
-¡Quiero que te vayas ahora! ¡Ya! ¡Ya! ¡No te quiero escuchar más!- gritaba Clara, mientras en su mente agradecía que sus hijos no la vieran así.
Alguna de las palabras de Clara le dolió, porque su mirada se transformó en una piedra fría y dura.
-N o me voy nada porque yo pago los gastos acá y tengo derecho a estar acá. Si no fuera por el dinero que aporto todos los meses vivirían muertos de hambre.
Eso era más de lo que podía escuchar y soportar. Con una fuerza sobrehumana y una velocidad desconocida para ella tomó algo -más adelante supo que era una maceta de cemento- le dio impulso y se lo tiró junto a toda la rabia, los insultos, las lágrimas y humillaciones acumuladas.
Por un instante se sintió feliz pero eso duró muy poco.
El corte abarcó todo el lado izquierdo de la cara, era profundo. Ella misma llamó a la emergencia y se declaró culpable ante la policía y ante el juez.
-¿Usted es consciente que lo que hizo está mal?- le preguntó el juez.
-Sí, soy consciente que no se puede andar lastimando a las personas.
Con atenuantes, pero no pudo escapar al encierro.
Desde hace una semana Clara se siente feliz porque al fin pudo hablar con sus hijos del tema que le interesaba y no de cómo está Peñarol y Nacional en la tabla o si se compraron ropa nueva.
Pudo pedirles perdón por tanto dolor, vergüenza y abandono que les hizo pasar.
Sus hijos le dijeron que entendían, que la amaban y deseaban su libertad.
Saber que sus hijos la esperarían, era tener una nueva oportunidad para empezar y esta vez priorizando lo importante: su vida junto a ellos.
La mancha seguía en el techo pero ahora mostraba otros espectáculos. Veía una casa, caras sonrientes, un jardín, una mesa para sentarse todos juntos, un caballo, unas alas.
Un golpe de llaves la saca de golpe de su idilio.
-Rodríguez, está en libertad- dice la guardia como quien dice “afuera llueve”.
Clara junta algunas cosas que quiere conservar, porque a veces para valorar hay que recordar, y sonríe.
Lo que la guardia no sabe es que ella, desde que se sinceró y se disculpó con sus hijos, está en libertad.
M

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Sinkim » 21 Abr 2015 01:13

La historia me ha gustado, sobre todo el principio con ella mirando la mancha del techo, imaginando y reflexionando :D La última frase me parece un acierto y una forma muy buena de cerrar el relato.

No tengo muy claro si “destrato” es una palabra correcta, pero a mí me suena rara y me saca del relato :oops:

Es curioso lo similares que son esta historia y la de “Por fin libres”, de hecho ésta podría ser la continuación de la otra.
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por barrikada » 21 Abr 2015 02:13

Leído. Parece que estamos ante un autor del sur de América, en concreto de Uruguay (por el detalle Nacional vs Peñarol)
No me ha disgustado la historia y la forma de motivarla a través de la protagonista divisando las manchas del techo. Tampoco creo que esté mal escrito, aunque no se prodigue en el estilo, pero resulta solvente y sólido. El hecho de que no me haya convencido es el enfoque, creo que el relato abusa de ese narrador que conoce el entramado de la historia, cómo siente la protagonista, cómo fue la historia con sus dos maridos, la relación con sus hijas... Pero creo que el enfoque que pide la historia es menos narrativo y más introspectivo para con la protagonista, conocer desde dentro (y no desde fuera) cómo piensa ella, cómo siente... Si no se convierte en un texto con buenas intenciones, pero más de un género periodístico. Sé que es complicado, pero es lo que uno espera aquí.

Por otro lado, el ritmo escogido necesita un poco más de pausa. La historia es un tanto veloz y la crudeza no se llega a digerir, no existe esa cercanía entre lector y personajes, los acontecimientos suceden como una retahíla de disparos categóricos y no como una sucesión natural.

En cualquier caso, me parece una buena idea y un trabajo presentable. Suerte.
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por ACLIAMANTA » 21 Abr 2015 17:49

Me resultó bien hilada y bien escrita, sin ser muy original. En algunas partes las frases cortas me hicieron algo pesada la lectura (de lo que también yo debo tomar atenta nota…)
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Shigella » 22 Abr 2015 12:09

Este no me ha llegado mucho. Tal es así que he tenido que echarle un vistacillo ahora para recordar de qué iba :roll:

Quizá mejoraría con la sugerencia de barrikada, haciéndolo más introspectivo y menos narrativo. No sé, me ha dejado un poco fría.

Avatar de Usuario
Wintermute
Lector voraz
Mensajes: 215
Registrado: 09 Oct 2010 23:57
Ubicación: Barcelona

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Wintermute » 22 Abr 2015 22:08

A mi lo de las manchas en el techo me gusta- probablemente se haya hecho ya alguna vez, pero yo diría que no me lo he topado nunca y me parece un recurso bastante hábil que nos permite definir al personaje a la vez que hilar recuerdos u otros pensamientos.

Sin embargo, creo que no se explota tanto como debería ni la redacción tiene peso propio para superar un tema bastante visto (ahora en alguna cadena española van a poner algo tipo Orange is the New Black, ¿no?) y a mi lo de los maltratos y tal no me acaba de captar. El drama que se queda en simplemente drama me aburre- en mi opinión el drama se tiene que combinar con algo; querer explicar alguna idea nueva y quizá paralela a la historia o incluso aderezarlo con humor... pero sufrimiento tras sufrimiento tras sufrimiento sin nada más me aburre y no me aporta nada personalmente.
El cielo sobre el puerto tenía el color de una pantalla de televisor sintonizado en un canal muerto

Avatar de Usuario
Leticiamc
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 350
Registrado: 23 Feb 2015 20:59
Contactar:

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Leticiamc » 22 Abr 2015 23:49

Me gustó mucho el principio pero es una pena que para mí fue perdiendo fuerza según iba leyendo.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Nínive » 23 Abr 2015 12:41

Digamos que es un relato correcto. Quizá algo plano en la ejecución y en el tratamiento de los personajes. El protagonismo que deberían tener los hijos se difumina, la explosión de rabia de la protagonista, también.
Le falta una pizquita de fuerza para que el lector empatice con los sentimientos de ella y entienda por qué ve esas imágenes en las manchas de la pared.
Un abrazo :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Larús
La enciclopedia
Mensajes: 3494
Registrado: 02 May 2012 09:32

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Larús » 23 Abr 2015 17:46

El tema está un pelín trillado, pero tiene tantos matices, tantas historias y tanto de donde sacar que hasta me ha gustado la idea. La redacción me ha parecido buena, de hecho no me ha costado nada entrar en el relato y lo he seguido con bastante interés; no sé si el autor es de sudamérica o los giros están puestos a propósito (este tema me ha despistado un poco) pero en general me ha gustado.

Felicidades :60:

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6386
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Yuyu » 24 Abr 2015 09:51

Empezó muy bien, la idea de la mancha en el techo entreteniendo a la presa me gustó mucho. Me recordó a mí buscando figuras en los azulejos del baño de mi madre toda mi infancia. Luego mi madre reformó el baño y yo perdí interés en el relato :cunao: :cunao: Nada, que me hubiera gustado otro crimen simplemente, supongo que porque el tema está muy usado ya, o he leído muchos parecidos. Lo de sincerarse con los hijos me gustó, todo un detalle.
Gracias por compartirlo. :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
La quinta estación - N. K. Jemisin
Steelheart (Reckoners 1) - Brandon Sanderson
Tumba de dioses (Crónicas de la Nuncanoche, 2)- J. Kristoff

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28718
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Dori25 » 24 Abr 2015 10:00

Lo que más me gusta es el título, el tema me parece muy usado y no me dice nada. Lo siento
El edificio Yacobian
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Gavalia » 24 Abr 2015 15:49

No sé si es bueno lo que voy a decirte pero es lo que siento y por tanto ahí va. Independientemente de que creo que el trabajo necesita repaso, la verdad es que me ha gustado. No tanto por lo que cuentas si no más bien por como lo cuentas. Me encanta ese tono inocente que imprimes durante todo el relato, parece contado por una ominiscencia ciertamente joven, que creo es la que le aporta el encanto a tu trabajo. Suerte y gracias por tu aportación.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3284
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Iliria » 25 Abr 2015 17:09

A lo largo del relato transmites muy bien no sólo lo que supone estar en prisión, sino también todo el proceso de convivir con una pareja maltratadora, y las consecuencias para los hijos.
Me ha gustado especialmente el detalle de ver en la mancha imágenes positivas justo al final de su encierro, cuando sabe que fuera sólo le esperan cosas buenas. Creo que está escrito con mucha sensibilidad.
La única pega: cuida los laísmos (¿Qué le espera afuera? ¿Quiénes le esperan?).

Un saludo, y suerte :60:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15008
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por jilguero » 25 Abr 2015 17:28

Es un relato escrito con sentimiento y, por ello, me merece mucho respeto.
Al margen de eso, la idea de las manchas y la imaginación para librarse de la locura estando en la cárcel me pareció una idea interesante y empecé a leer tu relato con mucho interés. Lo malo es que luego te has ido por unos derroteros que, por estar ya muy trillados, es difícil sorprender al lector y ha sido el caso: no has logrado sorprenderme.
Pero lo dicho, si te apetecía escribir un relato sobre el tema de los malos tratos, pues ya lo has hecho y con corrección. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CP X - MANCHAS QUE LIBERAN

Mensaje por Gisso » 25 Abr 2015 22:50

Ahora entiendo el tema de que había un relato que podría ser la continuación de otro :mrgreen: . Parece que es un tema candente lo del maltrato. Aquí me da la impresión como si el relato se hubiera escrito en dos tandas, la primera más cuidada e interesante hasta que llega un punto en que la narración se vuelve descuidada y más monótona y sin sentimiento. Me dicen que este relato lo han escrito dos personas, mitad y mitad, y me lo creo. La historia tampoco me dice mucho, si es verdad que empieza bien, pero se diluye rápidamente.

Imagen

yuyu escribió: Me recordó a mí buscando figuras en los azulejos del baño de mi madre toda mi infancia.


Yo también hacía (y hago :roll: ) lo mismo, buscaba formas en las manchas o sombras. Por cierto, en mi anterior casa estaba la cara del diablo :evil:

Responder