Publicidad

¡¡Ábrete libro!! - Foro sobre libros y autores

Foro, que no blog, en el que escribir sobre todo lo que se os ocurra referente a libros que hayáis leído, o no, y sus autores. Código VIP: libros
Fecha actual Vie Nov 24, 2017 4:29 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 11 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Dom Oct 15, 2017 5:07 am 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
Me está hundiendo en la miseria la cuestión del tratamiento. ¿Cómo deberían hablar mis personajes?

El problema es que quiero reflejar varias cosas:
- Estrato social
- Rasgos dialectales
- Formación académica
- Apreciación del entorno (estatus del interlocutor, edad, etc).

Y me da la impresión de que el resultado es que parece que me estoy liando yo sola.
La ambientación es fantástica, por lo tanto el lector no tiene una referencia preexistente. No quiero meterme en disertaciones lingüísticas / sociales que no vienen a cuento, y la historia tampoco se presta a dar detalles al respecto. Tiene que ir naturalmente. Puedo hacerlo sin problemas, pero me parece que el resultado es torpe, y parece que no sé qué estoy haciendo. ¿Qué hago? ¿Paso de las diferencias y neutralizo todo (y pierdo "color")?. ¿Sigo mi intuición y dejo que sean otros los que decidan si es tan engorroso como yo lo veo? Que igual no lo es tanto, no sé.

Un ejemplo es esto:

Citar:
–¿Qué os traéis con el Arrolás?– preguntó la otra.
–Yo… Yo sólo quiero un trabajo. [...] Soy fuerte y…
–¡Pues no lo pareces, maja!– interrumpió la tal Sabina echándose a reír.
Rebeca bajó la cabeza.
Mire –dijo–, llevo tres noches al raso.
[...]
–Tomaos eso. Y luego os metéis ahí atrás y os echáis. Debéis estar agotada. Cuando venga Cuco… eh… el Señor Arrolás, habláis con él a ver qué hace contigo. Pero mirad, no os hagáis ilusiones. Están las cosas complicadas en estos tiempos, y no va a ser fácil que alguien quiera hacerse cargo, ¿entendido?
–No necesito que se haga nadie cargo. Yo puedo ganarme el pan y el jergón, señora. Soy fuerte y muy apañada.
–Hmm. Tomaos eso y echaos. Ya veremos qué se hace contigo, muchacha.


Tenemos dos señoras de pueblo hablando con una niña.
Primero se refieren a la niña formalmente "¿qué os traéis con?" pero a la vez, puramente coloquial "el Arrolás".
Elijo esta opción porque es una niña de 11 o 12 años a la que no conocen. Algunas de esas mujeres podrían querer condecerle algo más de madurez, asumiendo que todas las niñas quieren ser mujercitas cuanto antes.
Aquí cabría muy bien un tratamiento de "tú" y listo. Pero si no aprovecho pequeños detalles, entonces luego no se entiende el cambio de tratamiento en otros fragmentos en que puede ser el hablante, deliberadamente, el que cambia la manera de referirse al receptor.

Una de las mujeres le dice de "tú": "pues no lo pareces, maja". Es perfectamente aceptable. No todas las señoras tienen que tratar de la misma manera a los infantes. Para una la niña es ya mayorcita, para otra es una mocosa.

La niña elige el tratamiento de "usted" cuando se explica. Se está dirigiendo a sus mayores, y me parece adecuado. La niña sabe que hay "vos", que hay "tú" y que hay "usted", y que hay "Don" y hay "Señor".

"habláis con él a ver qué hace contigo."
Este tipo de construcciones caóticas es lo que me parece que hace pensar que descuido el diálogo. Creo que un grupo de pueblerinas sin estudios, bien pueden mezclar las cosas, y más aún en una zona donde hay bastante movimiento y los hablares se mezclan.
Hablando con otro adulto, esta señora habría usado alguna de estas tres, y seguramente sin ton ni son:
- Hablad con él a ver qué hace vos
- Hable con él a ver qué hace con usted
- Hablad con él a ver qué hace con usted. ← otra vez mezclando cosas, por su falta de educación académica

¿Qué hago de mi vida? ¿Alguna idea? Siempre puedo arriesgarme y que sea lo que los dioses ordenen. O simplificar y perder esta nota de color. :15: :15:


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Dom Oct 15, 2017 9:05 am 
Desconectado
No tengo vida social
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Oct 15, 2016 11:17 am
Mensajes: 1352
Ubicación: Tenerife
Éste es un tema mil veces tratado, pero siempre saldrá la duda número mil uno :lol:.

Tratar de descifrar lo que hay dentro de la cabeza de un personaje es complicado para el autor, no digamos para nosotros, pero sí creo que hay varias cuestiones con las que puedo intentar echarte un cable:

Lo primero es que dejes hablar a los personajes cómo va sonando en tu cabeza. A veces eso resulta lo más natural, y cualquier intento de mejorar después el diálogo lo acaba volviendo artificial y poco creíble.

Lo segundo es que no tengas miedo a los estereotipos. Un personaje principal estereotipado es una losa para un relato, pero no todas sus acciones y características han de ser originales; de hecho, creo que cuanto menos importante sea, más estereotipado puede/debe ser, para no sobrecargar la historia por el lado equivocado.

Lo tercero es que, si aún estás en fase de escritura, apliques al 200% lo de escribir tal cual le sale al personaje. Hasta que no terminas el primer borrador no sabrás que personalidad exacta tiene el personaje (y aun puede cambiar más todavía), así que esforzarte en definir ya su forma de hablar puede ser un trabajo que después tengas que desechar. Por el contrario, si estás en fase de corrección, y no sabes bien cómo debería hablar el personaje, puedes probar, en un diálogo donde tenga peso, tres o cuatro formas distintas y quedarte con la que más te guste.

Creo que estás en un punto muy motivador (pese a que parezca lo contrario), porque es en los diálogos donde los personajes muestran sin tapujos su forma de ser y de pensar.

_________________
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Dom Oct 15, 2017 9:30 am 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
Estoy en revisión, pero tiene mucha creación todavía.

Es complicadillo el asunto, porque el borrador inicial no era la novela, era una introducción. El final era tan tremendamente definitivo, que los lectores de prueba no ven manera de que eso pueda continuar. Resultado: tramas incompletas por todas partes. Claro, es que se continúan y se cierran en la novela de verdad, no en el "prólogo".
Pero entonces me planteo si han de tener razón y esa debe ser la historia. Probablemente sí, porque mi "prólogo" tenía cerca de 80.000 palabras. Y esto está muy bien si eres un Martin de la vida, pero yo soy Doña Nadie, y empezar con mil tramas abiertas para decir "es que faltan los otros veinte tomos, colega", es un poco muy asá.

Así que estoy revisando, pero reconstruyendo también. Deshaciéndome de tramas que ya no voy a desarrollar, y dando más información para cerrar una trama al final y que esto sea ya una historia completa.

Un caos.
El resultado será algo como que el personaje se queda a medias, no se entera de nada, pero el lector tiene mucha más información y ata cabos. Quedará una historia flojilla, pero espero que enganche igual. Quizá deje ese regusto de "timo", pero para ser el primer intento, estoy bastante contenta de momento. Sé lo que quiero contar, ya he barrido toda la casa, y estoy con los últimos detalles a nivel de tramas, con un par de dudas existenciales, que no estoy nada convencida de que mis soluciones sean plenamente satisfactorias. Pero bueno. Hay que empezar y terminar, y cometer errores para aprender. El siguiente irá mejor.

Luego ya paso a quitar restos de paja que me hayan quedado, particularmente en partes introducidas en el stage actual, y ya entro en búsqueda y captura de clichés, redundancias, sintaxis retorcida y absurdeces varias mientras reviso typos y detalles varios.

¡Gracias! Me quedo con mi intuición. Es una cuestión de ambientación, al fin y al cabo, y si lo imagino de manera X, pues sea X la manera de hacerlo.

:adios:


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Lun Nov 13, 2017 9:50 pm 
Desconectado

Registrado: Sab Ago 26, 2017 9:13 pm
Mensajes: 7
Hola Kiraya.
¿Ochenta mil palabras en un prólogo?
Espera, que empiezo por lo del tratamiento y consistencia de los diálogos.
Es tu personaje y tú te inventas cómo habla, cómo es y cómo se comporta. Es TU creación y tú mandas. Así que si quieres que trate de usted a una niña de 11 años y de tú a un conde, eres libre de hacerlo. Yo, como lector, podré opinar, me podrá parecer bien o mal y, lo más importante, me lo creeré o no. Si me lo creo, ganas. He leído el diálogo que pones de ejemplo y no me chirría. Me parece bien, incluso la frase que indicas me parece bien tal y como está: "Cuando venga Cuco… eh… el Señor Arrolás, habláis con él a ver qué hace contigo".

Ahora sobre el prólogo de ochenta mil palabras. Que vienen a ser doscientas páginas en Arial 12p y 1.5 espaciado. Puede que más. Joder, es mucho para un prólogo. Tolkien escribió uno en "El Señor de los anillos", muy gordo. E infumable. A la quinta página ya te habías perdido en el árbol genealógico de los Bolsón y yo muerto de aburrimiento.

Me da la sensación de que tienes (o tenías) una historia de varios tomos. Y que en el prólogo tratas de contar algo de cada una de las tramas principales. Igual me equivoco. Si, como dices, sabes lo que quieres contar, cuéntalo.
Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar Nov 14, 2017 11:08 am 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
Citar:
Ahora sobre el prólogo de ochenta mil palabras. Que vienen a ser doscientas páginas en Arial 12p y 1.5 espaciado. Puede que más. Joder, es mucho para un prólogo. Tolkien escribió uno en "El Señor de los anillos", muy gordo. E infumable. A la quinta página ya te habías perdido en el árbol genealógico de los Bolsón y yo muerto de aburrimiento.

Introducción... era una introducción... Y cuando decidí que había terminado de introducir... tenía 80.000 palabras. Es que me extendí un poco... :roll:

Citar:
Me da la sensación de que tienes (o tenías) una historia de varios tomos. Y que en el prólogo tratas de contar algo de cada una de las tramas principales. Igual me equivoco.

Eso era, sí.
Pero me dije que por qué no empezamos por un librico solo y luego ya veremos.
Metí cosas por un lado, saqué otras por otro, y ahora tengo casi 10.000 palabras menos y una historia diferente.
¡Vaya si hacía falta un recortito! O contar una historia cada vez... :cunao:


Muchas gracias :D


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar Nov 14, 2017 12:54 pm 
Desconectado

Registrado: Sab Ago 26, 2017 9:13 pm
Mensajes: 7
Tengo una novela que ocupaba 530 páginas en su primera versión. Era consciente de que necesitaba reducirla un poco, pero a mí me gustaban todos los párrafos y no sabía o quería quitar texto. Se la di a mi mujer con un rotulador rojo y mi promesa de no discutir su inmisericorde censura. No entraré en su hábil y criminal uso del rotulador rojo ni en detalles humillantes a los que me vi obligado a someterme para que me permitiera conservar tal o cual párrafo. Inútil: "Esto lo quitas o lo quitas". Y no había más alternativa.
Se cargó 100 páginas. Una de cada cinco páginas. Lo que viene a ser un 20% (recuerdo que Stephen King, en "Mientras Escribo", indicaba que la primera revisión = borrador - 10%). Quedó mucho mejor, he de reconocerlo. La volví a revisar varias veces más y la mandé a un profesional para que le hiciera una revisión completa. Y después de esa revisión, se me ocurrió mirar cuántos adverbios de modo tenía, pues había leído que deberían limitarse. Había 1.144; tres por cada página, más o menos. Una burrada. Tras oootra revisión, quedaron vivos setenta y pocos.

Recortar. Quitar texto que estorba. No es que sea malo, pero estorba, frena la acción, la historia... No aburrir es la máxima que tengo en la cabeza. Por eso no suelo describir casi nada. Odio las descripciones de varias páginas (Anne Rice, cuyas novelas de vampiros me gustaban, describe amaneceres de dos páginas que suelo pasar por alto porque me aburren soberanamente) y la introducción de muchos personajes o historias a la vez que me confunden (Robert Ludlum, el de Bourne, tiene algunas novelas donde, en la página sesenta, ya no sé quién es quién ni para qué está ahí y acabo dejando el libro).

Recortar es jodido. Últimamente recurro a un ejercicio que me da excelentes resultados. Tiene tres fases.
[1] Escribo un relato de dos o tres mil palabras, lo reviso y lo dejo listo y terminado. El relato es simple, cuenta algo específico y no tiene subtramas. Puedo usar uno que ya tenga, pero prefiero uno nuevo.
[2] Me planteo reducir el relato a 500 palabras. Huelga decir que, de entrada, me digo que ni de coña y que habrá que quitar cosas que sean importantes. Pero lo consigo y el resultado es bueno; no hay gran diferencia en la historia contada en 3000 palabras que en 500; es más, la de 500 me parece mejor porque se lee más rápido y la esencia es la misma.
[3] Me pongo el reto de reducirlo a la mitad, de 500 a 250 palabras. Si ya me costó contarlo en 500, ahora hay que afinar mucho. Cada letra cuenta, cada expresión puede que sobre aunque antes te pareciera que no, analizas cada palabra y frase por si pudieras decir lo mismo en menos letras. O quitarlo si no afecta nada. O si tienes dos adjetivos, quitar uno. Cuesta trabajo, pero el resultado suele ser genial y te das cuenta de todo lo que "sobraba".

En fin, creo que me extendí demasiado.
Pero no me disculpo. Me gusta escribir.
Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar Nov 14, 2017 2:53 pm 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
Citar:
No entraré en su hábil y criminal uso del rotulador rojo ni en detalles humillantes a los que me vi obligado a someterme para que me permitiera conservar tal o cual párrafo.

Pero si esto es lo más interesante, hombre. Los detalles escabrosos siempre venden bien :cunao:

Citar:
Quedó mucho mejor, he de reconocerlo.

Y esta es una de esas cosas que "yo nunca he dicho, shhhh, que ahí viene" :meparto:

Citar:
Y después de esa revisión, se me ocurrió mirar cuántos adverbios de modo tenía, pues había leído que deberían limitarse. Había 1.144; tres por cada página, más o menos. Una burrada. Tras oootra revisión, quedaron vivos setenta y pocos.

Con este tipo de problemas tengo que empezar yo también.
Adverbios, abuso de adjetivos, repeticiones... De momento tengo muchos pequeñ- y bastantes extrañ-. Esta última ya sabía que era un problema para mí, así que ya a veces me doy cuenta mientras escribo y uso alternativas si es posible.

Citar:
Recortar. Quitar texto que estorba. No es que sea malo, pero estorba, frena la acción, la historia... No aburrir es la máxima que tengo en la cabeza. Por eso no suelo describir casi nada. Odio las descripciones de varias páginas (Anne Rice, cuyas novelas de vampiros me gustaban, describe amaneceres de dos páginas que suelo pasar por alto porque me aburren soberanamente) y la introducción de muchos personajes o historias a la vez que me confunden (Robert Ludlum, el de Bourne, tiene algunas novelas donde, en la página sesenta, ya no sé quién es quién ni para qué está ahí y acabo dejando el libro).

Iba a preguntar si habías leído La estrella de Pandora / Judas desencadenado, pero si cifi no, ¡va a ser que no!
Pasa eso. Te tiras páginas y páginas en caída libre y allí no pasa nada. Pero nada.
Mis dos hipótesis, no excluyentes son que
1) el hombre quería que se entendiese que llegar a cierta conversación, no era algo que suceda así sin más ni al alcance del primero que se lo proponga,
2) quería reflejar que el tiempo pasaba para esos personajes, que no era "chegar e encher" (que dicen en mi tierra). Las historias paralelas iban avanzando y quizá sin todo eso te daba la impresión de que fue "entrar y salir" sin más.
Como sea, no funciona. Cienes y cienes de páginas, y si eran sólo cuatro, da igual, la impresión es de miles, millones de páginas sin que ocurra nada.

Citar:
Recortar es jodido. Últimamente recurro a un ejercicio que me da excelentes resultados. Tiene tres fases.
[1] Escribo un relato de dos o tres mil palabras, lo reviso y lo dejo listo y terminado. El relato es simple, cuenta algo específico y no tiene subtramas. Puedo usar uno que ya tenga, pero prefiero uno nuevo.
[2] Me planteo reducir el relato a 500 palabras. Huelga decir que, de entrada, me digo que ni de coña y que habrá que quitar cosas que sean importantes. Pero lo consigo y el resultado es bueno; no hay gran diferencia en la historia contada en 3000 palabras que en 500; es más, la de 500 me parece mejor porque se lee más rápido y la esencia es la misma.
[3] Me pongo el reto de reducirlo a la mitad, de 500 a 250 palabras. Si ya me costó contarlo en 500, ahora hay que afinar mucho. Cada letra cuenta, cada expresión puede que sobre aunque antes te pareciera que no, analizas cada palabra y frase por si pudieras decir lo mismo en menos letras. O quitarlo si no afecta nada. O si tienes dos adjetivos, quitar uno. Cuesta trabajo, pero el resultado suele ser genial y te das cuenta de todo lo que "sobraba".

¡Qué buen ejercicio!

Si logras hacer eso con un tochón, podrías matar a alguien de tensión.
Sí, claro que sí. Y pasarías a la historia sin nombre, pero reconocido por todos, "el del del libro asesino, ¿no sabes?"

Imagínate que te quedas con un tocho de 200.000 palabras... ¡y a ese ritmo! Que no dejas el libro ni para ducharte, que estás enganchadísimo y no puedes hacer nada más que leer. Cualquier otra cosa es una intromisión devastadora y te niegas a levantarte de tu sillón de lectura, aunque la mesa donde tienes los pies apoyados ya esté en llamas. Tú sigues ahí, devorando páginas como nunca antes. Es, de hecho, el fin del mundo, pero te la pela, tú tienes que leer.

Alguien se muere. Seguro. No es fisiológicamente soportable.

Citar:
En fin, creo que me extendí demasiado.
Pero no me disculpo. Me gusta escribir.

¡Un hiperbreve genial!
:eusa_clap: :eusa_clap: :eusa_clap:


Y ahora pasemos a cosas más serias, ¿te importa pasarle un recadito a tu mujer?
Citar:
Mujer de RicardoVM, yo sólo quería hacerle saber que... tengo un rotulador rojo y un borrador :boese040:


Es broma, ahora mismo estoy esperando veredictos. Pero para el siguiente repaso... No sé, no sé.

:hola:


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar Nov 14, 2017 9:35 pm 
Desconectado

Registrado: Sab Ago 26, 2017 9:13 pm
Mensajes: 7
Hace unos meses, cuando se me ocurrió mandar la novela a varios agentes literarios y editoriales, había leído que necesitaba enviarles una carta de presentación y un par de capítulos de la novela para que la valoraran. Me costó mucho hacer la carta de presentación porque debía ser breve (dos páginas a lo sumo) y tenía que incluir una sinopsis de la novela que, encima, tenía que ser original e interesante. Venderla.

Una sinopsis. De media página. ¿Cómo demonios voy a resumir en medio folio una novela de 430 páginas y que capte la esencia de la historia? La primera sinopsis ocupó dos folios. Siete intentos más tarde, seguía ocupando casi dos folios, pero estaba mejor hecha. Treinta y siente intentos más tarde, logré una sinopsis en 147 palabras. No es posible desarrollar nada en 147 palabras, pero sí es posible mostrar una imagen acertada de lo que contiene el libro.

Hace poco le revisé una novela a una amiga mía. Estaba mal escrita y le hice 9000 correcciones más 400 comentarios. Me divertí mucho, aunque me hubiera divertido más si hubiera estado mejor escrita. Fue un pasatiempo muy entretenido en el que aprendes un montón.

Si los veredictos que esperas te animan a repasar la historia con detenimiento, me ofrezco a revisarla de forma no profesional para ver qué tal es y darte mis puntos de vista. Soy crítico, pero no soy un crítico cabrón.
Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar Nov 14, 2017 10:18 pm 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
Tengo que probar eso en mi sinopsis :meditando:

¡Muchas gracias por el ofrecimiento! ¡Eso seria genial! Y horrible, claro, si no ¿pa qué?. :boese040:
Aunque sin gustarte la fantasía, no sé yo. ¿Cómo andamos de fe? :cunao:

:hola:


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mié Nov 15, 2017 12:25 pm 
Desconectado

Registrado: Sab Ago 26, 2017 9:13 pm
Mensajes: 7
La fantasía no es mi género referido, pero "La historia interminable" está en mi top 10. La leí por primera vez con 14 años y me resultó apasionante. Luego fui a ver la película en el cine y salí cagándome en Hollywood mientras los demás alucinaban de lo buena que era. Y no es mala película, pero con 14 años, con la novela recién leída y mi desbordante imaginación, esperaba otra cosa mucho más todo de todo. Otra con la que disfruté mucho fue "El Hobbit". Se me atragantó "El señor de los anillos" porque tenía un prólogo infumable y acababa dejando el libro de lado aunque mi padre me dijera que empezara directamente en el capítulo uno, que era buena. Pero no lo hice y le cogí manía al libro; pasó el tiempo, sacaron las películas, flipé con las películas y me lo leí, por fin, tras ver la segunda. Me gustó, pero no tanto; lógico, tenía la imaginación limitada por lo que había visto en el cine. Aragorn es Viggo y no hay forma de que eso cambie. Es como "El resplandor", que es imposible no ver a Jack Nicholson cuando la lees, salvo que no hayas visto la película.

Aunque he escrito una novela romántica y, después, una comedia romántica, no leo estos géneros porque suelen ser poco originales y previsibles.
Mi género preferido es el terror. He leído mucho y escrito menos de lo que me hubiera gustado. Luego la novela histórica. Me encanta. Santiago Posteguillo y Antony Beevor tienen excelentes libros.

Si voy a una librería (real o virtual), casi ton total seguridad que no saldré con una novela de fantasía o ciencia ficción o romántica. Probablemente salga con una histórica. Quizá de terror o humor, aunque si es de humor le echo un detenido vistazo porque hay mucha bazofia que camuflan de humor. Puede que un drama de época si voy con mi mujer o un álbum de La Patrulla Canina, Peppa Pig o Masha y el Oso (o los tres) si mi hija de dos años se apunta.

Actualmente leo menos de lo que me gustaría. Leo muy rápido y odio que me aburran leyendo. Antes solía terminar todas las novelas, aunque me resultaran un tostón; mátenme si quieren, pero "El nombre de la rosa" me resultó un tostón. La película, maravillosa, pero el libro lo aborrecí. Lo acabé, pero hoy día lo hubiera dejado de lado, como dejo de lado libros que, tras un par de capítulos, no me enganchan. ¿Para qué perder el tiempo?

Pero una cosa es leer por placer y otra leer con la intención de aportar algo al que ha escrito lo que estoy leyendo. Le aporta un emocionante puntito de colaboración que me satisface mucho. Y ahí me considero bueno, me lo curro.

Lo único que pido es que lo que me dejen esté acabado. No me den un capítulo que acaban de escribir sin tener los demás porque, si es malo, me va a dar igual, pero si es bueno, me va a generar ansiedad por no tener el resto
y voy a odiar en silencio al que me lo haya mandado.

Mi respuesta a tu pregunta iba a ser un simple "De fe, bien". Pero era una mierda de respuesta y para eso no pongo nada.
Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Jue Nov 16, 2017 5:45 am 
Desconectado
Lector voraz
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 27, 2017 6:00 pm
Mensajes: 193
RicardoVM escribió:
Mi respuesta a tu pregunta iba a ser un simple "De fe, bien". Pero era una mierda de respuesta y para eso no pongo nada.

:meparto: :meparto: :meparto:


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 11 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 2 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  





Autores | Librería | eMarketing | Fotos | Star Wars Revelations | Libros del foro | eBay | RSS | Política de privacidad y cookies | Contacto
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España