CPVII: Cristina (3º jurado) - El ultimo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Eyre
Vivo aquí
Mensajes: 53372
Registrado: 25 Nov 2007 22:34

CPVII: Cristina (3º jurado) - El ultimo

Mensaje por Eyre » 12 Abr 2012 15:42

Cristina

La pasión de Cristina por la fotografía empezó el día en el que, en aquel puesto de feria, su padre le regaló una cámara de fotos de juguete. Cristina tenía entonces unos cinco años y la cámara de fotos era una de ésas de juguete de las que al pulsar un botón salía disparada del fingido objetivo la cara de un payaso para “asustar” a la persona a la cual estaba “fotografiando”. Lógicamente, el primer destinatario de la broma fue su propio padre.
La fotografía nunca fue algo ajeno a Cristina, pues su padre, fotógrafo aficionado, tenía su casa llena de carretes, cámaras, papel de revelado, lentes, cubetas y botellas de extraños líquidos. Su padre utilizaba el pequeño cuarto de baño de casa como cuarto oscuro, donde se metía con todos aquellos aparatos y dentro de la bañera, en pequeñas cubetas rectangulares, mezclaba líquidos para obtener así las copias de los negativos. Cristina, aunque no entendía muy bien todo aquel proceso, sabía perfectamente que hasta que su padre no le diera permiso no se podía pasar. Muchas veces se olvidaba, lo que provocaba la correspondiente bronca.
Su primera cámara de verdad se la regalaron al cumplir los diez años y era de funciones muy limitadas. Unas palancas en el objetivo, que era fijo, permitían elegir entre soleado y nublado y entre paisajes y primeros planos. Todo ello mostrado con sus correspondientes dibujos que cambiaban según la posición de dichas palancas. Y, a partir de ahí, la semilla plantada por aquella primera cámara de fotos de juguete y abonada por el ambiente que había en su casa, fue creciendo hasta hacer que Cristina se convirtiera en fotógrafa profesional. Contar la vida de Cristina es contar la historia de la fotografía desde principios de los 80 hasta ahora.
***
Daniel fue, desde muy pequeño, un niño diferente. No le gustaba hablar con nadie, no salía a jugar a la calle y ni siquiera tenía un amigo. Sus padres, preocupados por su comportamiento lo llevaron a varios psicólogos, pedagogos y logopedas, pero ninguno supo ver nada anormal en su cabeza, a parte de lo extraño de su comportamiento para la edad que tenía. Sus notas en el colegio no eran malas, al contrario, eran bastante buenas. No es que Daniel no hablara, no era eso; Daniel podía hablar perfectamente; lo que pasa es que, normalmente, cuando lo hacía parecía como si sus palabras viniesen de otra parte fuera de su cabeza; palabras que salían por la boca de Daniel sólo cuando era estrictamente necesario y que parecían formadas lejos, muy lejos de donde él se encontraba físicamente.
Todos aquellos test, pruebas y análisis a los que se veía sometido eran completamente inútiles, y eso Daniel lo sabía porque era consciente de lo que le pasaba. De hecho, él mismo había decidido ser así. En una de las innumerables visitas al logopeda, éste, un hombre de pelo canoso que usaba lentes de pinza, le pidió que escogiera un libro de los que tenía en la consulta y leyera un fragmento. Daniel escogió “Las aventuras de Tom Sawyer” y leyó con tal pasión que tanto sus padres como el doctor pudieron sentir en su propia piel las salpicaduras del agua del Mississippi. Pero cuando terminó de leer y le preguntaron que le había parecido la historia, Daniel volvió a ser el de siempre y contestó con ambigüedades y monosílabos.
Donde Daniel era verdaderamente feliz era en su habitación rodeado de todos su libros y tebeos, llenos de aventuras y de personajes magníficos que eran los que le hacían sentir miedo, pasión, alegría y pena. Cuando Daniel leía aquellas historias notaba como se le pelaban las manos al descender por una cuerda con el pirata Sandokán, como se le clavaba la mirada de asesino cuando lo descubría junto a Sherlock Holmes o como la adrenalina recorría su cuerpo al escapar en el último momento de una explosión al lado de Tintín.
La voz de Daniel parecía venir de muy lejos porque él realmente estaba siempre en otro mundo, en ese mundo lleno de personajes magníficos que él conocía tan bien.
***
Una mañana, como casi todas las mañanas, Cristina llevó a Álvaro, su hijo, su única preocupación y alegría, a la guardería y se dirigió a su pequeño estudio de fotografía. La época de las comuniones acababa de terminar y necesitaba relajarse un poco de todo aquel agobio. Malditas comuniones, pensaba, pero es lo que le daba de comer; así que, aunque no le gustara, tenía que pasar por el aro.
Con lo que en realidad disfrutaba era con la fotografía artística. Con esas fotografías que se preparaban a conciencia y en las que había que probar varias veces con la exposición, el tiempo y el ángulo precisos y esperar al momento exacto en el que la luz fuera la óptima para hacer la fotografía y que saliera tal y como ella la había imaginado antes. Y con intención de hacer una de esas fotografías preparó la bolsa con las cámaras, los carretes, trípode, objetivos, filtros… consulto el parte meteorológico en internet: “Soleado” y se dispuso a salir hacia el monte.
Viajó por caminos de montaña hasta que llegó a un lugar que en una ocasión le pareció interesante para fotografiar: un viejo roble, una casa de labranza, un camino,… Observó la escena desde varios ángulos e hizo varias fotografías desde cada uno de ellos utilizando distintos objetivos y filtros y variando ligeramente en cada una la sensibilidad y el tiempo de exposición hasta que terminó el carrete.
Al llegar al estudio, en el cuarto oscuro, se dispuso para revelar. Actualmente, todo el mundo prefiere las cámaras digitales, pero Cristina sabía que, aunque así se obtenían resultados más seguros, el placer de revelar una foto era incomparable al de editarlas en un ordenador. Una vez tuvo el negativo a punto, lo puso en la ampliadora junto con una hoja de papel de fotografía; cuando la impresión estuvo hecha, pasó el papel al líquido revelador. La imagen fue apareciendo lentamente y al ver Cristina lo que estaba apareciendo sobre el papel tuvo que dar un paso hacia atrás. Algo raro pasaba. Lo que aparecía en aquella hoja no era la fotografía que ella había tomado. En ella se podía ver un camino bordeando una casa y un árbol en primer plano, pero no eran ni la casa, ni el árbol ni el camino que ella, un rato antes, había fotografiado.
***
Los padres de un Daniel, ahora ya adolescente, conociendo la afición de su hijo por los libros, intentaron inútilmente que se relacionara con gente de sus mismos gustos. Hay que decir que Daniel lo intentó, de verdad que lo intentó, pero a él no le interesaba hablar de libros, él sólo quería leer y conocer a más y más protagonistas.
A medida que se fue haciendo adulto, su actitud no cambió con la edad. Sus personajes, sus amigos, siguieron dejando su poso en la conciencia de Daniel como el polvo que se acumula en los muebles de una vieja casa abandonada. Su paso por el instituto y por la universidad se limitaron a ir a las clases y hacer los exámenes. Quería terminar con todo aquello lo antes posible y poder aprovechar el tiempo que los estudios le quitaban para enfrascarse en sus libros. Todo aquello no era más que tiempo perdido en algo que no le iba a reportar más que los héroes de aquellas magníficas historias que le aguardaban entre las páginas de sus novelas.
Buscó un trabajo que le supusiera el menor tiempo posible, una casa apartada donde vivir y empezó a añadir a su librería cada libro que podía comprar. Gastaba cada céntimo que podía en libros y si tenía que comer poco o incluso dejar de comer porque el dinero no le llegaba para adquirir un nuevo libro, incluso los que no podía.
En su casa, los libros se amontonaban en todas partes: por las estanterías, por el suelo, en la bañera, en el horno… cualquier rincón que uno pueda imaginarse dentro de una casa, Daniel lo tenía lleno de libros y cuando ya no le quedó espacio para más, cuando tenía tantos libros que era incapaz de encontrar su propia cama y tenía habitaciones tan llenas que era imposible entrar en ellas, Daniel vendió sus viejos muebles y así mató dos pájaros de un tiro: Tener más espacio para libros y algo de dinero para comprarlos. Los propios libros le servían de mesa, de silla o de un precario somier que sostenía un desgastado colchón sobre el que dormía. Al final, acumular libros se convirtió para Daniel en algo vital, en algo que lo dominaba por completo hasta el punto de sentir que nunca tenía los suficientes y de llegar incluso a robarlos.
***
Ana comprobó el negativo. Parecía estar bien, pero ya no estaba segura. Aquella deformidad en la imagen no se debía, al parecer, a un defecto del negativo. Hizo otra copia y el resultado volvió a ser otra imagen distinta de la anterior. Asustada, Cristina dejó el estudio y fue a recoger a Álvaro a la guardería. Quizás sólo fuera el cansancio o el calor, puede que la concentración en la disolución del revelado o la temperatura de los líquidos no fueran las correctas, quien sabe. Necesitaba despejarse.
Llegó a la guardería y preguntó a la profesora por su hijo. La profesora puso cara de no haberla visto en toda su vida. Cristina, aún más asustada, volvió a preguntar por su hijo. Cuando la monitora le contestó que allí no había ningún niño así y que ni siquiera la conocía a ella, empezó a respirar con dificultad y tuvo que apoyarse en la pared para no caerse.
Iría a casa lo más rápido que pudiese, cogería una de las fotos de Álvaro que tenía sobre la mesilla y se la traería a la monitora. Pero cuando llegó no encontró la fotografía; es más, no encontró rastro de su hijo. Ni sus juguetes, ni su cuna, ni su ropa en el armario. Nada. Era como si Álvaro no hubiese existido nunca.
***
El hecho de que Daniel almacenara tantos libros no se debía sólo al mero placer de tenerlos, no estaba obsesionado con los libros en sí, sino con las historias que contenían y, por encima de todo, con sus personajes. Leía cada párrafo, cada palabra. Necesitaba de todos aquellos libros no por el gusto de acumular más y más páginas, sino por lo que éstas contenían.
Y así, con todas aquellas vidas metidas en su cabeza, Daniel no necesitaba a nadie real. En su mente conversaba con aventureros, inventores, descubridores, asesinos o doctores. Y cuando ninguno de aquellos héroes se ajustaba a lo que él quería, entonces se los inventaba. Si necesitaba un amigo con quien reír, se lo imaginaba; si lo que le faltaba era una explicación, inventaba un maestro; y si lo que quería era un amor lo inventaba. Cada uno con todo lujo de detalles: les daba un aspecto físico, un nombre, un hogar, una vida completa.
Y así fue como imaginó a Cristina.
***
Cristina salió corriendo de su casa y se dirigió de nuevo a la guardería. Al llegar su respiración se volvió entrecortada y sonora pues donde debía de estar la guardería no había más que un simple edificio. Sus manos temblaban. Dio varias vueltas por si se había equivocado de calle, aunque sabía perfectamente que no había sido así.
¿Se estaba volviendo loca? Quizás se lo había inventado todo, quizás no tuviera ningún hijo. Pero lo recordaba con tanto detalle que era imposible. Pensó en las fotografías que tenía en el estudio. Quizás pudiera encontrar una explicación a todo aquello. De un volantazo dio media vuelta y se dirigió hacia allí.
De una estantería comenzó a sacar cajas repletas de sobres que contenían cada uno varias fotografías. Los tenía ordenados por fechas. De las más recientes hacia atrás fue buscando una en la que apareciera Álvaro. Sabía que alguna tendría que haber y aun así fue incapaz de encontrar ninguna. Sobre a sobre, caja por caja, fue vaciando la estantería hasta que el suelo estaba sumido en un caos multicolor de imágenes, brillos y reflejos.
Exhausta se dejó caer sobre aquel completo desorden, cogió al azar una de aquellas imágenes y la observó detenidamente intentando recordar cuándo la había hecho, dónde,… le fue imposible. Lo intentó con otra, con otra más y con varias; y en todas obtuvo el mismo resultado. ¿Cómo podía recordar un hijo que no sabía si tenía y no detalles de las fotografías que tenía delante?
Cogió una última fotografía y la observó detenidamente. No sabría decir si era por los nervios, el miedo, el cansancio o la ansiedad, pero aquella fotografía o más bien la imagen que contenía parecía desvanecerse lentamente ante sus ojos, desenfocarse poco a poco hasta desaparecer en una bruma.
***
En la mente de Daniel, Cristina simbolizaba el amor inalcanzable, un amor juvenil no correspondido, un amor platónico al que le daría la mejor vida que nadie se pudiera imaginar. Podría haberse imaginado fácilmente junto a ella, viviendo una vida feliz; pero era consciente de que Cristina sería más alegre sin él, sin un viejo como él. Se la imagino soltera, soltera pero madre ¿qué mayor felicidad para una mujer que un hijo? Le daría un empleo propio con la mezcla exacta de profesión y arte, la fotografía era lo ideal, y un carácter abierto y alegre. Y sería feliz, completamente feliz.
Durante mucho tiempo todo fue perfecto, hasta que los años empezaron a repercutir en la mente de Daniel.
***
Cristina fue al aseo y se hecho agua en la cara y apoyándose con ambas manos en el lavabo alzó la vista y miró su reflejo en el espejo. Se vio a si misma… a sí misma cuando tenía veinticinco años y no con los casi cuarenta con los que contaba ahora. De un puñetazo lleno de frustración rompió el espejo y en cada uno de los mil pedazos que estallaron se podía ver una imagen distinta de ella.
Salió a la calle. Ahora todo le parecía distinto. La gente, los edificios, el cielo… Todo era diferente a como ella recordaba. Intentó volver a casa. No pudo. No recordaba donde estaba. Era como si toda su vida se fuera desvaneciendo lentamente y ella no pudiera hacer nada. No podía hacer nada. Ya ni siquiera podía recordar como había empezado todo, no podía recordar ni como había llegado hasta allí. Su única realidad era el presente, lo que estaba viendo ahora. Pero aquella realidad no era la suya, era como estar en un mundo diferente, que parecía al suyo, pero que no lo era.
***
Empezaron siendo pequeños detalles: No poder recordar donde había dejado algo, tener que releer varias veces una página, salir a la calle sin zapatos,… pero poco a poco se creó en la mente de Daniel una herida imposible de cicatrizar por la que se iban escurriendo sus recuerdos, sus personajes, su vida. En su cabeza se fueron mezclando las historias hasta tal punto que ya no podía distinguir a que mundo pertenecía cada una. Sus personajes fueron desapareciendo, tornándose invisibles a medida que aquella grieta se iba haciendo mayor, hasta que dejaban de existir. Algunos se esfumaron en un instante, otros se fueron desvaneciendo más lentamente.
Al principio fue consciente de lo que le estaba pasando y se esforzaba al máximo intentando que todos aquellos recuerdos se quedasen fijos en su cabeza, pero fue imposible. Y llegó el día en que su mente se convirtió en un lugar vacío, en el que en un heroico esfuerzo logró dedicarle su último pensamiento a Cristina.
***
Cristina se miró las manos. Ella también estaba desapareciendo, al igual que todo lo que la rodeaba. Había algo que la impulsaba a caminar calle arriba, como una fuerza que tiraba de ella y a la que era imposible resistirse. Caminó hasta salir de la ciudad y se encontró en un lugar en el que nunca había estado, frente a una descuidada casa con aspecto de abandonada. Se volvió a mirar las manos, ahora ya podía incluso ver a través de ellas. Se asustó. Quizás en aquella casa estaba la respuesta a todo aquello.
Entró en la casa y cientos, puede que miles de libros la rodearon. Tuvo que tirar varios para poder pasar; y cuando consiguió abrirse camino, al fondo vio algo, a alguien. Era un viejo decrépito con la mirada apagada. Cristina no supo si estaba vivo o muerto. Más que una persona parecía un muñeco, materia vacía. Cristina se quedó mirando a aquel viejo, y más concretamente sus ojos, y en lo más profundo de aquella mirada, pude ver su vida como en una pantalla en la que se iban proyectando diapositivas una tras otra.
Y cuando la última de aquellas diapositivas, en la que se vio ella misma mirando los ojos del viejo, se proyectó, Cristina desapareció definitivamente.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12733
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, más bonita que nunca

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Berlín » 15 Abr 2012 12:37

Una vez más el personaje va en busca de su creador, quizá a pedirle explicaciones para averiguar de dónde viene, cual es su origen, y por qué le ocurren ciertas cosas que no entiende. Ya lo hizo Augusto en Niebla, buscando respuestas. Augusto se vengó, en cierta forma, de su creador, Unamuno, alegando que él mismo podía ser una ensoñación de Dios, así de este modo los dos resultarían ser ensoñaciones, ninguno de los dos existía realmente.
En este caso la pobre Cristina se ha dado cuenta de la verdad en el último instante, triste verdad para un personaje.
También la figura de Daniel me ha gustado. Un lector voraz, que hace de su pasión su vida. Cuando ya no tiene o cree que no tiene nada más que leer comienza a inventar. Supongo que es más o menos la manera en que comienza todo escritor, leyendo, devorando libros para luego crearlos el mismo.
No sé si es un buen relato, pero a mí al menos el tema que trata me gusta. Eso me ha llevado a leerlo de un tirón y a ofrecerle otra lectura mucho más despacio, no para descubrir errores, sino para recrearme mejor en el espectáculo, que al fin y al cabo es la literatura. O la metaliteratura.
Buen trabajo.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Isma » 15 Abr 2012 12:39

A partir del cambio que hace en la tercera página me ha recordado a otro relato del concurso del año pasado: Quimeras, de Ayrween. En ese relato pasa algo parecido; una mujer pierde a su hija, pero el suceso sólo está en su cabeza. No es exactamente lo mismo, pero me ha roto la intriga.

Siento comenzar así el comentario. No es culpa de este relato, que está bien desarrollado. Las dos tramas mantienen el suspense por conocer su nexo de unión. Me quedo con las ganas de que se explique cómo es que Cristina vive en el mismo mundo de Daniel; ¿quizás Daniel tenía algo más que esa gran imaginación? Se me ocurre también que podría mejorarse el relato si Cristina y Daniel compartieran afición, por ejemplo, que Cristina fuera… bibliotecaria, algo de lo que Daniel sabría bastante y que encajaría bien con su ideal de pareja perfecta. La fotografia está bien pero no me casa mucho con la obsesión extrema de Daniel.

En fin, es entretenido leerlo y eso se agradece.

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Katia » 15 Abr 2012 13:03

Está bien. Es metaliterario, en cuanto a contenido, quiero decir. Tiene cierta resonancia de "Niebla", de Unamuno. De hecho Daniel parece vivir en una especie de niebla literaria. ¿Hará lo mismo Dios con nosotros? ¿Nos está soñando? :wink: Inteligente planteamiento, buen entrecruzamiento de los planos real y literario. Felicitaciones al autor, es de los que más interesante me ha parecido. :D :eusa_clap:

Para ti:
Enlace
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43868
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por elultimo » 15 Abr 2012 14:15

Me ha gustado la historia. Me ha parecido correctamente narrada, con la salvedad de que al principio, donde se nos presenta a los personajes, la he visto llena de detalles innecesarios y el final es demasiado precipitado, que no digo que sea malo sino simplemente que todo sucede demasiado deprisa.

Que se nos diga que Cristina es sólo un personaje inventado por Daniel a mitad del relato, al principio me ha parecido que era como desvelar el gran misterio, pero al terminar creo que se nos dice en el momento justo. Otra cosa que me ha gustado es que vamos conociendo paralelamente a los dos personajes, haciendo que nos entre la intriga de saber cual va a ser la relación entre ellos.

Sintácticamente, algunos párrafos podrían haberse redactado de forma más clara.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6894
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Nínive » 15 Abr 2012 14:32

Me ha gustado. La historia engancha y está muy bien escrito.
Felicitaciones al autor. :60:
Última edición por Nínive el 15 Abr 2012 18:18, editado 1 vez en total.
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Saber
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 887
Registrado: 12 Jul 2011 23:03

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Saber » 15 Abr 2012 14:55

No tengo mucho que comentar, más que me ha encantado y que es una de mis favoritas. No sentí que escribieras partes innecesarias, siempre tuve la sensación de que la historia avanzaba de forma ligera y me enganchó. Tanto la historia en sí como tu forma de escribir, fueron completamente de mi gusto.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Gisso » 16 Abr 2012 10:38

Una historia interesante donde un personaje cobra conciencia de si misma, viviendo en un mundo imaginado en la mente de Daniel y luego, desaparece trágicamente con su creador al morir, ¿cuántas Cristinas habrán desaparecido ya? No esta mal, muy bien escrito aunque tal vez no sea una idea original. También noto que le falta algo de fuerza a este relato. Aun así, me ha gustado leerlo :402: .Imagen
Última edición por Gisso el 28 Abr 2012 19:12, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por moskita » 16 Abr 2012 15:47

Desde aquí felicitaciones al autor o autora, porque ha creado una historia atrapante. Al principio introduce los personajes lentamente, como si no tuvieran ninguna relación entre sí, hasta que al final nos damos cuenta de que forman parte de un todo. No existe Cristina sin Daniel. Y la angustia de Cristina traspasa las barreras de la historia, o por lo menos así me lo ha parecido a mí, porque he sentido esa angustia a medida que iba leyendo, y no podía parar de leer, y casi deseaba que la historia no se acabara para continuar leyendo. Muy muy bueno. También me ha encantado la relación de Daniel con los libros, desde niño, aunque al final se tornó en obsesiva con los años. Ese detalle de la casa repleta de libros… Cuando Cristina entraba, casi me he visto apartando los libros para poder entrar.
Lo único negativo que puedo verle al relato es la falta de alguna que otra tilde.

Avatar de Usuario
sergiocossa
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 347
Registrado: 22 Jul 2011 21:25
Ubicación: Río Cuarto - Argentina
Contactar:

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por sergiocossa » 16 Abr 2012 16:44

Muy buena historia. Bien llevada adelante y bien descritos los personajes. Me gustó.

Lo que no me gustó: un cuento que sin dudas fue corregido sobre la hora y no se revisó en profundidad. Varios errores ortográficos, mala acentuación, repeticiones de palabras (como fotografía), en un lugar se cambia el nombre de Cristina por Ana y hay un párrafo que no se termina de entender lo que quiso decir:

Gastaba cada céntimo que podía en libros y si tenía que comer poco o incluso dejar de comer porque el dinero no le llegaba para adquirir un nuevo libro, incluso los que no podía.

Además, la cantidad de adverbios terminados en “mente” me sobrepasan.

Corrigiendo esos detalles, reescribiendo, es una hermosa historia para contar.

Un saludo.
Sergio Cossa
Argentina
Mi blog: http://sergiocossa.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28784
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Dori25 » 16 Abr 2012 17:27

Iba a decir que como sergiocossa hay un momento en que llama a Cristina; Ana y al principio:

La pasión de Cristina por la fotografía empezó el día en el que, en aquel puesto de feria, su padre le regaló una cámara de fotos de juguete. Cristina tenía entonces unos cinco años y la cámara de fotos era una de ésas de juguete

En tres líneas repite que la cámara era de juguete. Yo también cometo esos fallos, es necesario corregir varias veces e incluso leerlo en voz alta alguna vez para darnos cuenta.

En cuanto al relato en sí, no se qué pensar, es muy original y como a todos, nos encanta (porque nos refleja) la pasión que Daniel siente por los libros.

Gracias al autor!!!
Lucía en Londres. Mapp y Lucía, 3
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27230
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por ciro » 17 Abr 2012 12:30

Buen relato, con las salvedades que ya te han señalado, el resto es original y está bien escrito. Un pequeño pero por mi parte. Parece que el personaje que se crea Daniel es demasiado cotidiano. Si fuera yo el creador me imaginaría una amazona cabalgando con su caballo y no una fotografa con un niño de guardería, pero puede que sea una tendencia mia. :mrgreen: Un notable alto.
El pueblo debe desconocer siempre dos cosas: con qué se hacen las salchichas y como actúan los estados

Avatar de Usuario
shirabonita
Vivo aquí
Mensajes: 9005
Registrado: 23 Ago 2009 20:47
Ubicación: un pueblo surfero de guipuzcoa

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por shirabonita » 17 Abr 2012 12:39

Desde el principio, casi, se intuye que se cruzarán las vidas de Cristina y Daniel. Pero , no me esperaba semejante "cruce" :shock:
Me gusta el hecho de que Cristina sea una fotógrafa purista que se resiste a digitalizarse.
Todavía quedan personas así.
Este relato me ha recordado mucho a un libro: "un hombre en la oscuridad" de Paul Auster.
Alguien crea una historia en su mente y el protagonista de esa historia, vive, se mueve, sufre, como si fuera real.

Parece que Daniel sufre Alzheimer al final de su vida. El desenlace es dramático, deja una sensación de duda...¿la vida es sueño?
Da que pensar y eso me gusta. Buen trabajo.
Como un gran cielo, color verde claro, desearía que mi corazón fuese así de inmenso. (Emperador Meiji)

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por joserc » 17 Abr 2012 12:52

La fotografía y los libros. Aquí me tocas la fibra sensible porque son mis dos aficiones principales.

El relato está basado en una buena idea, aunque vista antes de ahora. Escribir dos historias paralelas y hacerlas coincidir al final es todo un reto, yo lo he intentado alguna vez y el resultado ha sido regular, así que aquí mi enhorabuena. Un muy buen relato y un trabajo excelente.

Mejorable la redacción en algún punto pero todo es ponerse a corregir.

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13604
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: CPVII: Cristina

Mensaje por Arwen_77 » 17 Abr 2012 18:17

Guauuu. Esta historia me ha llegado mucho, he sentido la angustia del rarísimo Daniel (que ya podía haberse comprado un lector electrónico por cierto). Yo siempre he sido muy lectora y muy de inventarme personajes , así que en ese aspecto me identifico con él.
Esta frase es una errata, no cuadra:
"Gastaba cada céntimo que podía en libros y si tenía que comer poco o incluso dejar de comer porque el dinero no le llegaba para adquirir un nuevo libro, incluso los que no podía"

He visto una falta gorda: "hecho (escrito con h y sin tilde) agua a la cara"

Imperdonablemente llama a su prota, que encima da título al relato, Ana en una ocasión, en vez de Cristina. :shock:

A pesar de estos defectillos, me ha gustado. Enhorabuena.
:101: Caesar's women - Colleen McCullough

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Responder