NH1 La caída del duque - Dori25

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67088
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

NH1 La caída del duque - Dori25

Mensaje por lucia » 14 Oct 2013 22:16

La caída del duque

Lomas de los Infantes hervía de excitación, nadie le tenía demasiado aprecio al señor de La Guadaría, pero no todos los días se preparaba el pueblo para la despedida de un señor y la vuelta de un marqués.

Rafaela en su despacho del pan recordaba que había sido su familia la que se había encargado de llevar la harina, el pan y todos los dulces que se les pedían a la casa grande, La Guadaría, ese extraño nombre respondía a un ocultamiento realizado hace poco tiempo, la generación anterior. Lo que empezó siendo una piara de cerdos, llevados por un único dueño hace apenas tres generaciones, había crecido de manera progresiva, a tanto había llegado su fortuna que el anterior cacique barruntó que debía casarse con una hija de noble, esta llegó rodeada de baúles y prendas. Las criadas del pueblo que habían visto el equipaje dijeron que la mayor parte de este permaneció durante años en los armarios, periódicamente se sacaban para limpiarlos y evitar que las termitas se dieran un buen banquete, pero nunca se usaron.
Cambiaron muchas cosas con la llegada de la antigua señora, muchas. Ahora ya no eran los ricos del pueblo, se hacían llamar “los señores” y eso sí, cada vez eran más ricos y ya no se acercaban a la finca de cerdos que ocupaba ya medio pueblo y les regalaba diariamente un olor nauseabundo y eso que los pobres animales, sucios no son, razonaba Rafaela.

D. Gabriel salía de la Iglesia parroquial pensando en la futura Misa que debía celebrarse en honor del marqués de Guadaría, un acontecimiento así debía ser preparado con suficiente antelación, a partir de la semana que viene su alcalde sería marqués, algo que no todas las poblaciones podían decir. Ya le había insinuado el futuro noble que necesitarían una capilla mayor para su familia, por lo menos el triple.
Naturalmente a la Misa vendría la familia materna del señor del lugar, de noble cuna, como nadie había visto en el pueblo, habría que encargarse algún tapiz nuevo y reclinatorios bordados, de todo tenía que ocuparse D. Rafael, para ello sería preciso que hablara con el Arzobispo, él le podría indicar como continuar.

Cosme desde la taberna recordaba como su abuelo contaba que ayudó al bisabuelo del futuro marqués a trabajar en la piara, como había sido un orgullo para todos la riqueza que trajo al pueblo, resultado de ello; se edificó una casa magnífica para la familia del cacique en el centro del pueblo, además de la mansión familiar en las afueras, donó dinero para reformar la escuela e incluso pagó de su bolsillo al maestro para que se quedara en el pueblo y no realizara labores itinerantes.
La abuela del marqués era famosa por su amor a la música, cantaba en el coro de la Iglesia y se empeñó en traer un maestro de música, todavía resuenan por las esquinas del pueblo las risas de los niños y no tan niños cuando se cruzaban con la figura del maestro de música, siempre con su cara de asco y una mueca como si oliera mal, cuando lo más probable es que oliera la causa de que le fueran pagados oportunamente sus buenos dineros.

Colasico contaba sus monedas. Su padre le había dejado quedarse con unos reales de su trabajo de la semana en el campo y pensaba comprar algunas almendras y quedarse a ver la comitiva que llevaría al señor hasta la capital. Lo que no tenía claro era de dónde iban a sacar una princesa, que él supiera los nobles se casaban con princesas y gente así.
La verdad es que el señor era ya muy mayor para casarse con nadie pero los nobles hacían cosas muy raras, sólo había que mirar al Rey que se casaba cada poco tiempo y era mayor que su abuelo.

Miguel acababa de salir de su aposento cuando ya podía ver la mansión en plena ebullición, había sido una noche dura, una de las yeguas se había puesto de parto y un precioso potrillo había sido el resultado de pasar la noche en vela, ahora dormía tranquilo, al lado de su madre que periódicamente le lamía para asegurarse de que su hijo seguía sano.
Hace unas semanas le avisaron de que llegarían nuevos caballos a las cuadras, todo era consecuencia del ennoblecimiento del señor, eran necesarios hermosos caballos árabes y andaluces para demostrar su importancia, caballos negros y de finas patas. Sin embargo, mirando Miguel al pequeño potrillo recién nacido no entendía que diferencia había entre unos y otros, igual que tampoco podía entender porque la vieja señora podía pasarse el día llorando afrentas pasadas, mientras su madre se pasaba el día y parte de la noche lavando y limpiando lo que la misma señora ensuciaba, y como si no fuera suficiente para sus aires de grandeza, ahora iban a ser marqueses.

Gertrudis se ocupaba de empacar la ropa que luciría el señor en la ceremonia mientras intentaba oír si la vieja señora en alguno de sus ocasionales gritos la llamaba a ella. Cada día era peor, con los años se le había soltado la lengua y si cuando vino de su palacio siendo mocita se pasó varios años sin dirigirle la palabra a ningún criado y tan sólo disparando indirectas sobre su desgracia, ahora los insultaba sin ningún disimulo.
Los viejos señores habían tenido tres hijos, el mayor era un mozo gallardo, objeto de los suspiros de todas las mujeres del pueblo grandes y chicas y perdición de las criadas, muchas vio Gertrudis que abandonaban el palacio por la puerta de atrás tras ser descubiertas por la vieja señora con su heredero. Pero dicho heredero había crecido, ya no era un gallardo mozo, ahora tenía una buena barriga y cada poco tiempo le aquejaba el mal de los nobles, se le hinchaba el pie y no podía moverse.
Y con los años heredó las malas artes y la soberbia de su madre, sobre todo después de morir el señor, casarse su hermana e irse el pequeño señor a la guerra. Por ello no había mujer que fuera suficientemente buena para él y las que lo eran, no lo querían. Pero seguramente ahora cambiaría todo tras ser nombrado marqués. Peor que la vieja señora no podía ser.

Doña Eudivigis de Montoro y Garrido miraba por la ventana y lloraba por su desgraciada suerte. El Rey la pretendió en su juventud pero naturalmente hubiera sido del todo imposible que la hija de un conde se desposara con el futuro Rey de las Españas, pero de ser la futura reina a desterrarla a un pueblo abandonado con un olor insoportable mediaba un gran abismo.
Pero allí llevaba ya 40 años. Hace mucho que había dejado atrás la juventud y sus buenas costumbres. Juró no volver a ver a sus padres, pero no sabía que el resultado de todo ello sería que viviría rodeada de criados que no sabían ni asistirla en sus oraciones, en los bordados y que no eran capaces de preparar un faisán a la manera francesa.
Ni siquiera sus hijos habían sido su consuelo, en vez de apoyar a su madre y escuchar sus males, habían hecho su vida; Eduardo se dedicó a perseguir criaduchas, la niña sólo había pensado en casarse desde que empezó a hablar y el pequeño… ¡¡para qué hablar del pequeño!! Sólo quería jugar con los golfos del pueblo, menos mal que pudo ser convenientemente dirigido hacia la carrera militar.
¡Lo que más acrecentaba sus ganas de morirse era notar en ocasiones que se había acostumbrado a ese terrible olor!

Eduardo se miraba de todas las maneras posibles, de lado, de frente, de espaldas… y vuelta otra vez.
Estaba perfecto, la maravillosa estampa de un noble español, joven, guapo y con toda la vida por delante. El dolor de la gota estaba olvidado, hasta podía bromear sobre ello. Ahora no tendría problemas para encontrar una mujer de su condición.
Tenía ya apalabrada la construcción de una lujosa mansión en la capital, no todo en el centro que querría. Le habían recomendado que se aposentara en las afueras pero ya había tenido bastante campo durante toda su vida. Ahora quería disfrutar diariamente de la capital.
No volvería al pueblo nunca. Tenían dinero de sobra para vivir en la ciudad.
Otra vez; de lado, de frente, de espaldas... y vuelta otra vez.

Antonio de Toledo, realizaba el viaje a ver al rey por quinta vez este año, sin ganas y con unas extrañas obligaciones. Había pasado una mala semana, su querido Lope le había pedido su ayuda para una nueva figura de las letras y contra el consejo de sus allegados había accedido a financiar a otro poeta, con lo que tuvo que soportar los quejidos de su mujer y su hijo mayor sobre su afán derrochador. Especialmente tras la costosa boda que había celebrado su heredero.
Encima ahora llegaba a estas tierras con este olor tan terrible, ¿Cómo alguien podría vivir aquí? Sería imposible la inspiración de cualquier artista con este olor.

Rafael barruntaba su desgracia, puesto que el día después de sus bodas había tenido que conducir el carruaje con el duque, no tenía el viaje previsto pero el conductor que se iba a encargar de ello había sido encarcelado tras una riña de borrachos y le habían llamado urgentemente.
Mientras cavilaba su desgracia, el carruaje dio un vuelco y una de las ruedas salió de su eje.
Rafael bajó y observó que era necesario arreglarla, para lo cual el duque debía salir del carruaje, así se lo comunicó, con tan mala fortuna que al salir este último tropezó en lo que parecía un charco, cayendo dentro cuan largo era, con la añadida desgracia de que lo que parecía un simple charco de barro, su olor posterior dejo claro que no lo era.

Tomás extrañado de los golpes y los gritos fuera de la mansión acudió a abrir la puerta, allí encontró un hombre cubierto hasta la frente de estiércol, el olor le hacía llorar los ojos, lo que de por sí era raro en un aldeano de este pueblo, tan acostumbrados estaban. Tentado estuvo de despachar con malos modos al hombre que gritaba y que levantaba esa peste tan terrible, sin embargo, sus largos años al servicio le habían preparado para distinguir a un gran señor y por ello, lo dejo continuar gritando, sin atreverse todavía a hacerlo pasar a la casa, Doña Euduvigis podría sufrir un síncope.
Cuando atinó a centrarse oyó a los sirvientes que rodeaban al accidentado decir que era un grande de España y que necesitaba asearse y reponerse de este accidente.
Tomás, por tanto, lo acomodó como pudo y acudió a llamar al señor.

Desde la cocina se oyeron los gritos que se producían en la sala grande, todo el servicio escuchó claramente como el duque de Alba gritaba a su señor que se despidiera de todo título de noble, que la nobleza no estaba hecha para un cria cerdos.
Nadie se atrevió a subir esa tarde a la habitación de la vieja señora.

Y así todo el pueblo tuvo que despedirse del espectáculo de la carroza, la fiesta y la capilla de la Iglesia. Al menos Colasico tuvo sus almendras.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26902
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por ciro » 17 Oct 2013 21:26

Es uno de los relatos que más cojea en la redacción, aunque no es una cosa exagerada, pero si se nota en relación con el alto nivel de otros. La narración en forma de personajes sueltos es original, pero complicada y creo que no ha quedado lo lograda que el autor pretendía. La historia que intenta narrar tampoco me llega mucho. Lo siento.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53631
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Sinkim » 18 Oct 2013 00:51

Me ha parecido una historia entretenida aunque le he encontrado cierto paralelismo a Santa Marta del concurso de Primavera :D

El final me ha gustado mucho, me ha parecido lo mejor de la historia :cunao: :cunao:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por elearah » 18 Oct 2013 01:53

Me ha gustado esta historia. Es entretenida, los personajes están bien perfilados con pocas líneas.

El cambio en el punto de observación me ha mareado un poco. Pensé al principio que el hombre ya tenía novia, después parece que no (?). El detalle de la gota es interesante. Lo de los cerdos no me cuaja del todo. Si a todos les molestaba el olor por qué no hacían algo? (no sé nada de cerdos, pero supongo que vivir en estiércol no es lo que ellos elegirían).

Me ha gustado lo de las almendras. :)

Feliicitaciones. :60:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por David P. González » 18 Oct 2013 16:42

Para mi gusto, el relato debería haberse centrado más en ese accidente, o haberle dado más presencia en el texto, quizás de una forma paralela a la descripción de cada uno de los personajes. Y si todos ellos hubieran tenido que ver en plan efecto mariposa, habría sido la repanocha. Tal y como está escrito es poco interesante, la verdad.
Por otra parte, hay infinidad de comas que deberían ser puntos y el texto no fluye.
También se utiliza el presente y el pasado, incluso en la misma frase a veces.
El contexto histórico me ha parecido bueno, desde mi limitado punto de vista.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15195
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por jilguero » 18 Oct 2013 16:57

No sé muy bien por qué, pero la primera frase me encantó y me dispuse a asistir a algo realmente excitante. Luego, sin embargo, mis grandes expectativas se fueron desinflando. En parte, porque no acababa de ocurrir nada excitante; mas también porque las frases largas, con demasiados pocos puntos en los que descansar, no me han dejado leer la historia con comodidad. Igual con ese estilo has intentado imitar una castellano más antiguo y mi ignorancia no lo ha sabido apreciar. Además, el desfile de personajes me ha despistado un tanto. Eso sí, me has dejado con curiosidad pro saber si te has basado en personajes reales o no (consultaré en la Red). Y me has hecho sonreír a menudo :D , lo cual te agradezco de corazón. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
albatross
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 817
Registrado: 04 Dic 2012 19:56
Ubicación: La mayor de las islas Gimnesias

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por albatross » 18 Oct 2013 17:27

La lectura es agradable, pero está un poquito liado; tal vez se han metido demasiados personajes en tan corto texto y no se entiende muy bien cuál es el hilo principal de la historia. Reconozco que son manías personales, pero esto, para mí, es imperdonable: “¡¡para qué hablar del pequeño!!”. Está bien duplicar un signo de admiración en un cómic o en un sms, pero no en un texto literario. Es como poner ””para qué hablar del pequeño”” o ((para qué hablar del pequeño)) o ¿¿para qué hablar del pequeño??

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 30067
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por ukiahaprasim » 18 Oct 2013 22:53

La verdad, es que la idea de perfilar un relato como suma de perspectivas individuales no deja de tener su merito...

Pero, sinceramente, ese potencial valor te lo cargas con una ejecución bastante poco cuidada...

Sinceramente, parece que has cogido una escopeta de cañones recortados, la has cargado de signos ortograficos, y el disparo ha dejado comas, puntos, y puntos y comas allí donde la cinética (que no la ortografia) ha querido...

A veces te excedes, a veces te quedas corto... a veces cortas una frase por la mitad, a veces no separas varias subordinadas...
Alteras con ello el significado, el ritmo, y cualquier atisbo de atención que pudieras captar con tus ideas...

Pongo un ejemplo sangrante de parrafo que no hay por donde cogerlo.

Cosme desde la taberna recordaba como su abuelo contaba que ayudó al bisabuelo del futuro marqués a trabajar en la piara, como había sido un orgullo para todos la riqueza que trajo al pueblo, resultado de ello; se edificó una casa magnífica para la familia del cacique en el centro del pueblo, además de la mansión familiar en las afueras, donó dinero para reformar la escuela e incluso pagó de su bolsillo al maestro para que se quedara en el pueblo y no realizara labores itinerantes.


Fijate tu que, en este concurso, estaba yo conteniendome en esto de señalar faltas... pero hijo(a)... ¡esto no se hace!..

Matas tu relato a palos.
Seguro que hay mucho más en tu relato de lo que pudieramos hablar... pero no dejas siquiera que asome la cabeza..


Ukiah
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Avatar de Usuario
Miss Darcy
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 309
Registrado: 13 Mar 2013 10:56

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Miss Darcy » 19 Oct 2013 19:11

Yo hubiese dado más protagonismo al final, que me ha hecho mucha gracia imaginarme al Duque de Alba rebozado en el lodazal entre los alegres cerditos. Me ha parecido que te centras demasiado en el mal olor de los puercos, para contextualizar el ambiente está bien :cunao: , pero no tanto. ¿Por qué están las cochineras en mitad del pueblo? Si tienen tanto parné, que las trasladen a las afueras por lo menos, en lugar de tanto quejarse jeje.

Me ha gustado tu relato autor, aunque necesita un buen repaso para que quede tan bien como puede llegar a ser.

Mi enhorabuena :60:
:101: Leyendo: Crónicas de la Dragonlance

:user: Blog: http://librosplumasyte.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43738
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por elultimo » 19 Oct 2013 22:46

Lo siento, pero no me ha gustado. Creo que es más porque no he conectado con la historia que por la forma de narrarla en sí. Me da la impresión de que lo has escrito en dos ratos y apenas le has dado tiempo para revisarlo. El punto de humor me parece lo más logrado del relato.

Sinkim escribió:Me ha parecido una historia entretenida aunque le he encontrado cierto paralelismo a Santa Marta del concurso de Primavera :D


A ver si ahora resulta que voy a crear tendencia... :cunao: :cunao:

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6883
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Nínive » 20 Oct 2013 23:15

¡Hola compañero! :hola:
Encuentro este relato deslavazado, arriesgado en su forma y curioso en el fondo. Te ha faltado técnica, amigo. Bien ejecutado, podía haber quedado un relato muy original, pero le falta mucho trabajo y mucho repaso. Creo que se podría suprimir algún personaje sin que la historia sufriera por ello y el final está bastante liado. Pulir, dar brillo, ordenar. Eso falta. :60:

Edito porque leo que mucho estamos diciendo lo mismo. Perdóname autor, pero escribo sin leer las anteriores respuestas. No es mal relato, de hecho ya te digo que con un repaso quedaría muy original.
Un abrazo. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Ororo » 21 Oct 2013 13:32

Un relato muy simpático y sencillo. A medida que avanzaba, le he ido cogiendo más cariño.
Al principio del texto las frases están menos trabajadas, hay algún error, una puntuación inadecuada... pero a medida que avanza, he visto mejoría. La redacción como que se suelta, queda mucho más natural.

Me gusta mucho que todo el relato esté contado desde los puntos de vista de los personajes. Si bien podría estar más explotado este recurso, me ha parecido que está muy bien utilizado. No me ha resultado cansino ni nada por el estilo.

Sin ser de mis favoritos, uno de mis niños mimados.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
imation
Vivo aquí
Mensajes: 16342
Registrado: 30 Nov 2010 09:57
Ubicación: Pamplona

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por imation » 21 Oct 2013 13:51

Reconozco que el final me ha hecho gracia :lol:, pero hasta entonces se me ha hecho largo, no sabía a donde quería llegar o que quería contar, y me ha aburrido un poquito.
Confundimos información con conocimiento
***
Se dispersa y se reúne, viene y va

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Isma » 21 Oct 2013 15:58

La gran baza de este relato es su coloquialidad. El que quiera acercar al lector al pueblo y hacerle uno más, un visitante o un turista quizás. Me pregunto cómo quedaría en segunda persona, con los habitantes dirigiéndose a un hipotético lector que pasea por sus calles. Fábulas mías.

Para enfatizar ese estilo habría que trabajar el aspecto formal. La puntuación, que seguro que ya te han comentado. Frases más cortas llegarían mejor al lector. Y echo en falta un cierto orden a la hora de narrar. Supongamos el lector turista que comentaba antes. ¿De qué manera te enterarías de lo que ocurre en un pueblo, si fueras un extraño? Podría ser gracioso que, en vez de un narrador omniscente, cada habitante presentara "su verdad", contradictoria con la del siguiente vecino.

Fábulas mías otra vez.

En lo relativo a la historia, me gusta que se describa el ascenso a nobleza via monetaria y su reverso tenebroso (la pocilga en que se convierte su pueblo) aunque no es un tema que me entusiasme.

Un relato decente, de lectura un pelín trastabillada, a pulir sobre todo en lo formal.

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28755
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: NH1 La caída del duque

Mensaje por Dori25 » 23 Oct 2013 12:28

Escribiendo rapidito y a última hora para que no te tomen por cobarde por no presentar, eh????

Me gustan los relatos costumbristas y este me place pero a veces se me aturulla y otras se ralentiza, no sé, le haré una segunda lectura.
Peyton place
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Responder