CP XI Edén VII - Gisso

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67106
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CP XI Edén VII - Gisso

Mensaje por lucia » 17 Abr 2016 21:29

Edén VII

Acababa de cumplir un año, hoy era el día. Temblorosa, la madre sujetaba a su hija mientras el oficial le ponía la pulsera con delicadeza. La pequeña, ajena a lo que estaba a punto de acontecer, sonreía y balbuceaba a las personas que la rodeaban intentando no perder su atención. Pusieron en marcha la máquina y esperaron, en unos minutos sabrían si era apta o no. El padre se acercó a su mujer y posó las manos sobre sus hombros mientras observaba con miedo a su hija. El tiempo pasaba con lentitud y cuando pensaban que ya no iba a haber reacción, la luz verde se encendió. La niña comenzó a reír al verla, pero calló enseguida al escuchar los gritos implorantes de su madre.
—¡Por favor! No nos la quiten, no nos hagan pasar por esto de nuevo. Es nuestro tercer hijo y a todos os los habéis llevado. No, por favor, ¡se lo suplico!
—Lo siento —contestó azorado el oficial—, pero ya conocen la ley. Esto está por encima de nosotros, es por el bien de la humanidad.
—No, no, ¡no! No se lleven a mi hija, no la hagan luchar…
—De verdad, lo siento. —Y haciendo una señal, dos soldados se acercaron y le quitaron a la niña, que había empezado a llorar, con sumo cuidado. El padre detuvo a su mujer para que no saliera tras ellos. Tras forcejear en vano, se giró y ocultó su rostro lloroso en el pecho de su marido. El oficial los miró antes de salir y habló—. Son la única esperanza para nuestra supervivencia. Piensen que tendrá una vida mucho mejor que aquí, por lo menos hasta que cumpla la edad… Aunque, tal vez, ya hayamos desaparecido antes de que aprenda a combatir.

«A veces pienso en mi juventud, en aquellos momentos que aún perduran en mi memoria y no dejo de preguntarme, ¿realmente existieron? ¿No son invenciones de mi mente, la cual quiere evadirse de la realidad? Quiero pensar que sí, que hubo una época en la que fui feliz…»
Se detuvo un momento a observar las puertas de la academia, su nuevo hogar a partir de ese día. Un empujón la sacó de su ensimismamiento.
—¡Oh! Impresionante, ¿has visto, Nevé? —chilló la chica que la había golpeado, sin darse cuenta, mientras se alejaba haciendo aspavientos y dando saltos.
—¡Perdón! —se disculpó otra chica, ruborizada, antes de desaparecer tras la primera—. ¡Milla! Espera, no corras tanto…
—Ey, Elisa.
Cuando iba a ponerse en marcha una voz llamó su atención. —¡Ah! Hola Eric, ¿tú también vas a estudiar aquí? ¿Cómo no me dijiste nada?
—Bueno, traslado de última hora, parece que nuestros destinos se vuelven a cruzar.
Ambos sonrieron y entraron en la academia. Ahora que habían cumplido doce años, tras una vida tranquila de estudios y juegos, llegaba la hora de la verdad: aprender a luchar contra los enemigos de la humanidad que los habían llevado casi a la extinción.
*****
—Tras los múltiples impactos, causando la Sexta Extinción Masiva del Cuaternario, la humanidad se vio relegada a subsistir en la zona intertropical, cerca del ecuador geológico. Aun así, resistió al terrible cambio climático durante más de un siglo y los supervivientes erigieron los pilares de una nueva civilización, construyendo desde cero reductos alrededor de lo que se conoció en el pasado como lago Victoria. En estas poblaciones, llamadas Edén, la vida comenzó a florecer de nuevo; pero una nueva amenaza nos llevó al borde de la desaparición, no solo a nosotros…
—Me aburro —susurró Milla, con unos lápices metidos en las fosas nasales, a Nevé. Esta, aunque algo enfadada por la interrupción, no pudo dejar de escapar una sonrisilla. A su espalda, alguien le pidió silencio. Milla se giró, era Albert—. Vale, grandullón, ya me estoy quieta… A ver quién le contradice a este —susurró de nuevo mientras se le caía un lápiz de la nariz.
Elisa sonrió al ver la escena, negó con la cabeza y continuó escuchando al instructor.
—…Estos implacables depredadores, una mofa de todo animal existente, tienen una gran fuerza, rapidez y, sobre todo, un alto poder de regeneración que hace muy difícil acabar con ellos… hasta que descubrimos su punto débil. —El instructor se quedó en silencio mientras encajaba en su mano izquierda un guante con un punzón, de unos quince centímetros, y conectaba los cables a un aparato que llevaba a la espalda. Hizo una señal y una compuerta se abrió dejando salir a una terrible criatura con forma de hiena. No tenía pelo ni piel y sus músculos eran desmesurados comparados con su cuerpo, igual que sus garras y colmillos. Los gritos de miedo se apoderaron del aula, era la primera vez que veían en vivo a esas criaturas. Su mirada enloquecida se fijó en el instructor y se lanzó al ataque; este, sacó una pistola y comenzó a dispararle. Las balas se perdían en su cuerpo y, aunque no lo detenían, parecían debilitarle. En el último momento lo esquivó y le clavó el punzón en el cráneo; sangre negruzca comenzó a manar mientras una extraña luz salía de la herida. Unos segundos después caía sin vida a sus pies. Algunos alumnos temblaban de miedo, otros se habían desmayado, solo unos pocos parecían inmutables e incluso emocionados, como Milla. Mientras limpiaba el punzón, siguió hablando. —Como habéis podido comprobar, las armas normales no hacen casi efecto, solo lo debilita, pero lo suficiente para acabar con él utilizando el succionador, arrebatándole el alma y almacenándola en la acumulador para luego convertirla en energía para nuestra supervivencia, manteniendo en marcha nuestro mundo y la barrera que nos defiende de ellos; si cayera, estaríamos perdidos. Ahí es donde entramos en juego nosotros, ya que solo un pequeño porcentaje de humanos es capaz de hacerlo utilizando este artilugio. Por eso sois especiales, por eso os necesitamos para evitar nuestra extinción.
«Con catorce años nos mostraron por primera vez la cruda realidad que nos deparaba el futuro, aunque no éramos todavía conscientes. Esa noche no pude dormir entre los sollozos de mis compañeros, las imágenes del monstruo abatido y las últimas palabras del instructor.»

—Es Eric/16, posee una gran agilidad y altas dotes de mando, aunque su nivel de absorción es bastante bajo. El chico corpulento y de dos metros que está cerca es Albert/13, tiene una gran fuerza bruta, astuto y reflexivo, aunque lento en movimientos. Ostenta una de las mejores medias en clase.
—Ajam… ¿Y esa de ahí? Parece muy buena.
La chica acababa de dar buena cuenta de una criatura en la simulación y se dirigía a por otra cuando se detuvo a mitad camino para darle una palmada en el trasero a Albert y guiñarle un ojo.
—Esto… —continuó la instructora ruborizándose un poco—, es Milla/09. Un auténtico prodigio en todos los aspectos. Me recuerda a ti… Pero le pierde su ímpetu e imprudencia; por eso se complementa con su inseparable compañera Nevé/07, bastante más racional aunque no tan virtuosa. Creemos que están incumpliendo la 17ª Ley sobre relaciones.
—Bueno, podemos pasarlo por alto al no haber peligro. Ese vínculo nos puede traer, en este caso, más beneficios que perjuicios. Me falta uno, ¿esa chica de ahí?
—Uhm… Es… Sí, Elisa/23. No sobresale en casi ningún aspecto y suele tener un bajo número de bajas, aunque es rápida en la absorción y posee una gran lealtad hacia sus compañeros.
—De acuerdo, reúnelos. Quiero hablar con ellos.
*****
—Espero que no estemos aquí por algo que he hecho… —dijo Milla mirando a Albert.
Los cinco se observaban nerviosos al no saber por qué los habían reunido. Se sobresaltaron cuando unas compuertas se abrieron y aparecieron dos figuras. Milla abrió mucho los ojos impresionada al reconocer a una de ellas, pero la fascinación pronto se convirtió en tristeza.
—No voy andar con rodeos —empezó a hablar una de ellas mientras los examinaba—, os hemos reunido aquí porque a partir de ahora me convertiré en vuestra instructora personal de combate y capitana de grupo. He tomado esta decisión porque veo mucho potencial en vosotros y sería una lástima desperdiciarlo o que sucumbierais por un mal aprendizaje. Recoged vuestros objetos personales y disfrutad del día de descanso, ya que será de los últimos que tengáis. Mañana empezaréis. Y tenerlo muy claro, la esperanza de nuestra supervivencia está puesta en vosotros.
Dicho esto, las dos figuras desaparecieron dejándolos sin saber muy bien que decir o hacer. Nevé se fijó en Milla; estaba mucho más conmocionada que el resto, entre la alegría y la aflicción.
—¿Qué te pasa? —dijo posándole una mano en el hombro con algo más que cariño.
—¿Sabes quién es? —dijo sin girarse, aún temblando. Nevé negó—. Es Marie, la gran Marie. —Su amiga abrió muy sorprendida los ojos—. Sabía que estaba viva, pero no imaginaba que se encontrara en ese estado; que hubiera acabado en una silla de ruedas y tan malherida…
«Ese fue uno de los últimos días que recuerdo con felicidad, despreocupándonos por el futuro próximo y divirtiéndonos. Al día siguiente cruzamos en funicular la zona de seguridad entre Edén y la Frontera y llegamos al Muro para empezar nuestro severo adiestramiento bajo el mando de la gran Marie; única superviviente de un batallón de leyenda caído en desgracia unos días antes de licenciarse. El sueño de todo combatiente es llegar a los treinta años, fecha en que se causa baja en el combate; pero muy pocos lo consiguen… Al cumplir dieciocho años llegó nuestra hora.»
—¡Escuchad! En vuestra primera misión haréis de refuerzo a Pie Derecho, con una disparidad de 7/1, así que no deberíais tener ningún problema si obedecéis mis órdenes, ¿entendido? Ahora id a descansar, mañana a las 8:00 A.M. nos pondremos en marcha. Cualquier duda, buscadme…
Elisa no podía dormir y observaba roncar plácidamente a Albert, luego examinó las camas vacías de Milla y Nevé, las cuales habían desaparecido en silencio hacía, ¿un par de horas? Que larga se estaba haciendo la noche. Se giró hacia el otro lado y su mirada se cruzó con la de Eric.
—¿Tampoco puedes conciliar el sueño, Elisa?
—No —se quedó unos momentos en silencio—, ¿tienes miedo?
—¿Si te dijera que no me creerías? Sí, tengo miedo de que todo acabe, que ya no haya nunca más un mañana, pero para esto nos han preparado, ¿verdad? Y la capitana Marie velará para que eso no ocurra. De nosotros depende que la humanidad no desaparezca.
—Sí, pero… ¿por qué?
—Porque, ¿qué? No te entiendo…
En ese momento Elisa se levantó y se metió en la cama junto a Eric; el silencio, el roce de sus manos y el calor de sus cuerpos los apaciguó hasta que llegó el amanecer.
«Los bandazos del vehículo de batalla, las explosiones y disparos en el exterior, las ordenes y gritos, las miradas furtivas y de miedo, todo, todo, fue quedándose en un segundo plano mitigado por el palpitar de mi corazón. Nos detuvimos y las compuertas empezaron a abrirse. Los latidos se hicieron más y más fuertes, hasta que todo mi ser se transformó en un corazón a punto de estallar. Las puertas se abrieron, y fuimos expulsados del Edén al más atroz de los Infiernos.»

***** Cinco años después *****

Milla gritó de dolor al clavarle el succionador al monstruo en el cuello y golpearse los dos dedos rotos que tenía. Escuchó un ruido a su derecha y al girarse en un primer momento no vio, por culpa de la sangre que le cubría el ojo, a otra criatura acercándose. Reaccionó un poco tarde y apuntó con el arma, pero al apretar el gatillo no ocurrió nada; se había atascado.
—Mierda, ahora no… ¡Necesito apoyo! —chilló desesperada. A pocos metros de alcanzarla, una ráfaga de disparos llegó desde su espalda deteniendo el avance del monstruo lo suficiente para extraer el succionador y clavárselo en la frente. La oscura sangre salpicó el rostro de Milla. —Gracias, sabía que no me abandonarías.
Nevé llegó de un salto, junto a los dos soldados de soporte, y atacó a un nuevo grupo de engendros que habían aparecido. —No deberías alejarte tanto por tu cuenta —le reprendió.
Un rugido desde lo alto de las ruinas a sus espaldas las sobresaltó, una criatura saltó sobre ellas cogiéndolas por sorpresa. Albert apareció en ese momento y la agarró en el aire, cayendo ambos al suelo. Durante el forcejeo consiguió morderle, hiriéndolo en el cuello. Se lo quitó de encima, pero enseguida volvió al ataque y se lanzó contra su brazo, atravesando el blindaje, carne, músculo y llegando hasta el hueso, quebrándolo. Sin soltar un grito, Albert se levantó y estampó al monstruo contra un muro de hormigón cercano rompiéndole la mandíbula y aprovechando para clavarle el succionador, para así, acabar con su vida. Milla y Nevé se acercaron corriendo a ver como se encontraba. En ese momento estaba quitándose la protección.
—¡Oh, no! —se lamentó Nevé al verlo de cerca.
Nevé/07>Vehículo de mando Cabeza: Necesitamos ayuda médica urgente. Herida profunda en cuello y brazo izquierdo de Albert/13. Sangra profusamente y no podemos detener las hemorragias.
—Capitana Marie, ¿lo ha escuchado?
—Sí, hay que acercarse lo antes posible. Avisa a Eric/16 y Elisa/21 que nos replegamos.
Vehículo de mando Cabeza>Nevé/07: Recibido. Estamos a unos setenta y tres metros a las once, nos ponemos en camino, aguantad.
Vehículo de mando Cabeza>Eric/16: Aviso urgente, nos replegamos a las coordenadas H17T33. Albert/13 herido, vamos a buscarle.
Eric/16>Vehículo de mando Cabeza: Elisa/21, yo y los dos soportes estamos rodeados por unos once individuos, intentaremos abrir un corredor y… ¡Cuidado! Iremos lo antes posible.
El vehículo se puso en marcha. La capitana Marie estaba nerviosa; la zona, en un estado ruinoso y llena escombros enlentecían sus movimientos y el nivel de disparidad superaba con creces sus previsiones, aún mayor del 50/1 que habían pronosticado. Todo le recordaba tanto a aquel día…
—¡Capitana Marie! —La oficial de comunicaciones la sacó de sus pensamientos—. Tenemos una llamada de emergencia, la paso por el altavoz interno.
Vehículo de mando Brazo Izquierdo> SOS… SOS… Nos han tendido una embos… Estamos ro… ¡Qué demon… es eso..! Tenemos que reti... ¡No…!
La comunicación se cortó y momentos después hubo una explosión en la lejanía. Todos se quedaron en silencio, mirándose desconcertados, hasta que Marie reaccionó y pidió abrir la línea al grupo de vehículos de ataque al completo.
>Emergencia nivel rojo, Brazo Izquierdo ha caído. Ordeno reagrupar Cuerpo/01 en coordenadas H5T23 para comenzar retirada y pedir barrido aéreo en cinco minutos.
Marie repitió el mensaje hasta que los tres vehículos restantes confirmaron la retirada. Al fin hicieron contacto visual con Eric y el resto de compañeros cuando la línea se abrió.
Milla/09>Vehículo de mando Cabeza: Superviviente en mi campo de visión perseguida por varios individuos. Me dispongo a realizar el rescate.
Capitana Marie>Milla/09: Rescate denegado. Detente, es demasiado peligroso. ¿Me escuchas? Esto se va a convertir en un infierno. ¡Rescate denegado!
Pero Milla ya había salido a la carrera ante la estupefacción de Nevé y sus compañeros. A pocos metros un monstruo saltó sobre ella y ambos rodaron por el suelo. Catapultándolo con sus piernas lo lanzó contra un muro y se puso de pie de un salto. Durante la refriega había perdido el casco y el intercomunicador, pero eso no la detuvo.
Nevé/07>Vehículo de mando Cabeza: Milla/09 no puede comunicarse, salgo en su ayuda.
Capitana Marie>Nevé/07: Denegado, quédate en tu posición. Repito, rescate denegado, ¿me escuchas? Regresad al punto de encuentro… Joder, joder. ¡Joder!
Marie lanzó desesperada el intercomunicador al suelo. Milla recogió una piedra del suelo y sin detenerse la arrojó contra la criatura que le cortaba el paso, dejándola aturdida el tiempo suficiente para fintarla. La superviviente había caído al suelo y dos monstruos se abalanzaban sobre ella, Milla sacó sus armas y comenzó a disparar deteniendo su acometida hasta alcanzarlos. Se lanzó contra el primero con los dos pies por delante tirándolo por un agujero que había justo detrás; el segundo la atacó con la boca abierta, enseñando sus afilados colmillos, cosa que aprovechó para descargar unas ráfagas en su garganta y así dejarlo fuera de juego el tiempo suficiente. Se acercó a la chica y la ayudó a incorporarse. Estaba muy malherida y la piel se le caía a jirones por las terribles quemaduras. En ese momento abrió sus ojos, estaba llorando.
—No… no… no quiero morir… —imploró.
—¡Cuidado! ¡Milla, no!
Se giró hacia Nevé, que corría en su dirección, gritando y disparando. En ese momento notó un fuerte golpe que casi la lanza al suelo. A partir de ahí todo se volvió confuso, borroso y los sucesos pasaron a cámara lenta. Sintió ardor en el lado donde sujetaba a la chica malherida, pero esta había desaparecido junto a parte de su brazo. Observó como la sangre manaba del muñón, el hueso roto sobresalía entre músculo y piel. Con lentitud se dio la vuelta y alzó la mirada, ante ella había una criatura terrible de más de cuatro metros de altura, con forma humanoide, devorando a la chica que había intentado salvar; entonces se fijó en ella y la atacó con sus garras, justo cuando iba a golpearla alguien la apartó de su camino. Escuchó un golpe seco y un grito, Nevé salió volando varios metros hasta estrellarse en una pared cercana. El humanoide se desvío hacia ella. Milla seguía sin reaccionar y todo se volvió más caótico todavía, entre gritos, disparos y detonaciones, pero ella solo tenía ojos para Nevé; y Nevé para Milla. Estaba siendo rodeada por varias criaturas y el gigante casi se le había echado encima, pero no podía huir, al chocar se había partido la columna. Solo le quedaba una opción: sacó una granada y quitó la anilla. Sonrió y, entre lágrimas, musitó dos palabras de despedida. La explosión golpeó a Milla en cuerpo y alma; y al fin reaccionó.
—Nevé, no, por favor. Esto no puede estar pasando… ¡Neveeeeeeeeé!
Cuando iba a empezar a correr unas manos la frenaron. Forcejeó entre gritos, lamentos y lágrimas, y a duras penas conseguían detenerla. Entonces notó como una aguja se clavaba en su cuello y que poco a poco iba perdiendo las fuerzas y el conocimiento, en su mente se repetían las dos palabras que había dicho Milla antes de morir. Y llegó la oscuridad. Elisa había sido espectadora de la trágica escena desde la lejanía, inmóvil; su cuerpo se había negado a obedecerle. Al fin cayó de rodillas, cubriéndose los ojos con las manos y comenzado a llorar.
*****
—Hemos estabilizado a Milla/09, pero no podemos detener la hemorragia de Albert/13. Tenemos que llegar a Muro cuanto antes, si no…
En ese momento escucharon el ruido de unos rotores seguido de unas fuertes explosiones. La capitana Marie se frotaba la frente con las manos intentando controlarse y pensar con claridad, apartando la aflicción del momento. ¿Qué era ese nuevo monstruo gigante con forma humana?
—¿Por qué? —Todos se giraron hacia Elisa, la cual había lanzado la pregunta al aire. Levantó la cabeza y miró a Marie repitiendo de nuevo y empezando a sollozar. —¿Por qué? ¿Por qué tanto sufrimiento? ¿Por qué nos obligáis a morir de esta forma? Nadie nos pregunta si queremos luchar, desde pequeños nos adiestráis a esta forma de vida, pero… ¿Por qué no podemos elegir? ¿Y si no queremos luchar? La única esperanza que tenemos es la de morir de la forma más rápida posible, con el mínimo dolor. ¿Esto es vida? Si esa así, prefiero morir —Elisa se alteró y comenzó a temblar y gritar—. Sí, prefiero morir, ¡ya no aguanto más! ¡Malditos seáis! ¡Os odio! ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? No quiero vivir así… ¡no quiero sufrir más!
—¡Calla! —Marie le dio una fuerte bofetada a Elisa acallándola. Esta se llevó la mano a la cara sorprendida. El vehículo quedó en silencio y las miradas iban de una a otra—. ¡Calla! Por favor… sí, es verdad, nadie nos pregunta si queremos luchar, obligándonos a hacerlo. Tenemos muy poca esperanza de sobrevivir y, los pocos que lo conseguimos, lo hacemos en un estado deplorable. Pero no dudes ni un momento de que hay un porqué: para que la raza humana vea el amanecer de un nuevo día. Para ello nos arrancan del pecho de nuestras madres cuando descubren que tenemos el poder para conseguirlo y ahí empieza nuestro adiestramiento, pero, ¿sabes una cosa? Nos dan una vida muchísimo mejor que al resto de ciudadanos, llena de lujos sin restricciones: agua potable, electricidad, ropa limpia, comida, diversión… nos tratan como a divinidades ya que somos su única esperanza, rezando por el día en el que podamos vivir en paz. ¿No te has parado a pensarlo? Claro que no, porque nunca has visto el dolor y la pobreza que existe más allá de lo que has vivido. Pero, aquí tenemos a varias personas que te lo pueden contar, ¿verdad? —Marie se giró hacia los soldados de apoyo y que bajaron los rostros cohibidos—. Ellos podrían contarte todo el sufrimiento que no has visto. Y no, no los obligan a luchar, pero están aquí ¿sabes por qué? Porque no tienen miedo a morir si con ello consiguen que sus familias vivan un día más, y tampoco les importa dar su vida a cambio de la nuestra. ¿No te has dado cuenta, verdad? No solo Nevé a muerto, dos de nuestros soldados han caído hoy también, ¿has llorado por ellos? Ahora nos toca pagar todo ese sufrimiento con el nuestro propio, y créeme que aún estaríamos en deuda. Por eso sigo luchando —Marie se intentó incorporar de la silla ante Elisa, pero cayó de bruces. Comenzó a llorar y a golpear el suelo con el puño—, por mucho que haya perdido en esta vida. Nunca dejaré de luchar mientras me quede aliento; para que la humanidad pueda ver un nuevo amanecer. Nunca dejaré de luchar…
Todos quedaron compungidos observando llorar a la capitana Marie, la gran Marie.
*****
—Entonces, ¿no logró recuperarse? Pobre grandullón, había sufrido ya muchas heridas… —dijo Milla mientras observaba a Elisa desde la cama del hospital—. Me ofrecieron licenciarme la semana pasada. Lo he estado pensando mucho; bueno, también en quitarme la vida. Me entiendes, ¿verdad? —Elisa la miró a los ojos tras la confesión, la entendía muy bien. Milla levantó el muñón ante ella, las vendas ensangrentadas se iluminaron con la luz que entraba por la ventana—. «Para que la humanidad pueda ver un nuevo amanecer», no sé por qué, pero junto a las últimas palabras de Nevé, no paro de recordar esta frase y eso me ha hecho querer continuar. He suplicado si era posible que me acoplaran un succionador y me han dicho que sí. Ahora no pienso rendirme, no voy a compadecerme, y seguiré luchando hasta que me arrebaten la última gota de sangre. Por la humanidad, por los caídos, por nosotros… —Elisa se lanzó sobre ella y la abrazó con ternura. Ella se dejó hacer, reconfortándose en su calor. Ambas comenzaron a llorar—. Y por Nevé…

«Un mes después volvió con nuestro grupo a primera línea, convirtiéndose en la más mortal enemiga de los engendros. Su sed de venganza le daba una fuerza sin igual en la batalla. Parecía que el alma de Nevé se había alojado en ella y luchaba como lo harían las dos juntas; sin descanso ni piedad, sin proferir un queja o un grito de dolor. Decía que quería convertirse en una leyenda aún mayor que la capitana Marie. Lo consiguió. Cinco años después, en el aniversario de la muerte de su amiga en un día tan aciago como aquel, desapareció sin dejar rastro. No encontramos su cuerpo, solo su casco roto en el suelo y un reguero de demonios muertos.
Hoy he cumplido treinta años y ayer sobreviví a ¿mi última batalla? Me gustaría contar que no hubo más sufrimiento tras la desaparición de Milla, pero no, las desgracias no dejaron de sucederse día tras día. Tras la aparición de los monstruos humanoides la lucha ha sido mucho más cruel poniendo contra las cuerdas nuestra supervivencia. Hace un año fue asolada Edén XIII tras la caída de su muro de protección. Al no poder recuperarla, intentamos salvar al mayor número posible de supervivientes y en una misión de rescate nuestro vehículo cayó en una emboscada. No tengo recuerdos de lo ocurrido. Al despertar en el hospital me notificaron que fui la única superviviente. Todos han muerto y ahora solo viven en mi recuerdo, intentando que no se conviertan en un nombre y un número que crece con cada nueva baja: Milla, Nevé, Albert, Eric, la capitana Marie… Nunca dejaron de luchar para que la humanidad pudiera ver un nuevo amanecer.
Ha llegado el día que tanto soñamos y ponemos todas nuestras esperanzas, en el que al fin nos dan la baja como soldado y podemos retirarnos a un lugar tranquilo a vivir lo que nos quede. La carta de licenciatura la tengo entre mis temblorosas manos, pero, tras tantos años de lucha, ¿eso es lo que quiero?¿Y si cae Edén VII como pasó con XIII? ¿Qué pasará con nosotros? Por muchas heridas que sufriera Albert nunca se rindió, ni Eric, ni Nevé. Milla y la capitana Marie siguieron combatiendo más allá de sus posibilidades. La humanidad continuará luchando sin perder la esperanza de que todo esto acabe algún día, sabiendo eso, ¿podría descansar en paz dándole la espalda a la realidad? Ahora sé la respuesta, tal vez siempre la haya sabido aunque no quisiera reconocerlo. Es para lo que hemos nacido, ¿verdad? Pero antes de volver al campo de batalla, desde el día en que la capitana Marie me reveló la realidad, he tenido un único deseo…»

Caminaba por la calle examinando todo a su alrededor, había una gran algarabía por la sencilla gente que iba y venía. Los niños, flacos y mal vestidos, jugaban a «matar al monstruo». Filas de sencillos edificios de hormigón a ambos lados dominaban el paisaje. Le sorprendió que ante tanta pobreza todo se viera tan limpio. Comprobó que el número del patio coincidiera con el que tenía apuntado en el papel y comenzó a subir por las escaleras. A mitad ascenso, un viejecito con boca desdentada le dio los buenos días con una amplia sonrisa. Se detuvo ante la puerta y alzó el puño para llamar, el timbre no funcionaba debido a las restricciones. Por un momento dudó en continuar, pero ¿había ido hasta allí para darse la vuelta? Llamó a la puerta y un niño de unos doce años la abrió, ambos se quedaron mirando unos momentos en silencio.
—¿Están tus padres?
Al fin reaccionó y entró corriendo y gritando: —¡Mamá, aquí hay una mujer que te busca!

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5733
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Ratpenat » 18 Abr 2016 20:36

El mundo me ha recordado un poco a la desolación de Lavos en Chrono Trigger...


Enlace


El mundo del relato está muy bien. El problema es que hay fallos en la ejecución y algunos trozos se me han hecho un poco pesados. Sin duda el principio y el final están niquelados. Con un repaso estaría de olé.

Quizá lo alargaría a una novela. Da para más, esto.

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Frigg » 18 Abr 2016 21:04

La historia me ha parecido interesante, coincido en que hay mucho tema y que se podría alargar para una novela. Es cierto que hay fallitos de ejecución, por ejemplo hay una parte en la que matas a un personaje y luego comentas que la que ha muerto es otra. Para mi gusto, en un relato corto, al meter tantos personajes se desdibujan sus personalidades y cuesta más imaginarse de manera precisa el conjunto.
El principio me ha gustado más, se nota que está más pensado y has conseguido meterme en ese dolor de la madre, quedándome con las ganas de saber qué ocurría con los elegidos. Con las batallas, sin embargo, todo se muestra más confuso. Para la próxima, más repasitos y seguro que el resultado mejora, porque lo que es material tienes bastante.
Suerte :D
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Landra » 18 Abr 2016 21:27

Yo no he sido capaz de terminar el relato.

No te puedo dar una razón en concreto. El tema me gusta, la ciencia ficción me atrae, pero no me ha terminado de enganchar. Como siempre todo comentario es subjetivo. Y estoy seguro que si lo sigues desarrollando puede salir una novela sin problema.

Un saludo!
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
zilum
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 775
Registrado: 16 Dic 2015 11:46
Contactar:

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por zilum » 19 Abr 2016 00:47

Este fue el título que más me gustó, aunque no se trate de una nave espacial como pronostiqué en la excel... y no me ha decepcionado, ni mucho menos.

¡Me ha encantado! :alegria:

De principio a fin, lo he disfrutado. La forma de contar la historia, de describir las escenas de acción con ese ritmo vertiginoso, la relación entre Milla y Nevé, la narración en primera persona, los diálogos que transmiten sentimiento... Y podría seguir. Fantástico el mundo apocalíptico creado, los succionadores como armas, muy bien, mucha creatividad, daría para una buena novela de ciencia ficción.

Y el final me ha encantado, deja un muy buen sabor de boca :D

Felicidades al/ a la artista :bailar:

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Mister_Sogad » 20 Abr 2016 08:09

Qué buen relato autor/a, me ha parecido estar leyendo una novela de cifi, quizá un tanto tosca la ejecución pero oye yo me he dejado ir y lo he disfrutado. Me recuerda a otras historias, así que no puedo hablar de originalidad, pero eso no quita que me encanten las ideas. Bien es verdad que puedo no ser del todo objetivo en esto porque suelo inclinarme por historias sobre adiestramiento y acción en este género de cifi, y es lo que me has ofrecido. A nivel de la historia, has metido los elementos más habituales de manera solvente, como una serie de individuos con capacidads reconocibles, una relación sentimental, un héroe venido a menos, una sociedad que necesita de sus mejores individuos para sobrevivir... etc, etc. Poco original, pero en serio, me ha gustado y, lo más importante para mí en este tipo de historias, me he sumergido en todo momento en las escenas y situaciones que has planteado.

Regresaré autor/a. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10940
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Gavalia » 21 Abr 2016 20:31

Creo que es un relato muy cinematográfico, o eso me parece a mi. La verdad es que podrían haber sido zombies y no hubiera pasado nada, lo digo por el recurso de clavar o atravesar el cerebro de la criatura para acabar con él, con el asunto de extraerle el espíritu me quito el sombrero, podía esperar cualquier cosa menos eso. También vino a mi mente los juegos de Ender con el asunto de la academia, novela que por cierto me encantó.
Al contármela encuentro algo de precipitación, sobre todo en las fases de acción, pero yo soy de esos, así que por mi bien. Observo mucha frescura en tu prosa, te dejas llevar por la trama, se nota en tu escritura porque se torna demasiado densa. Quizás debieras reposar un poco más los textos para tener una visión más objetiva del trabajo cuando lo vuelves a retomar. Comprobarás por que te comentamos lo de la ejecución, en algunos pasajes chirría demasiado, a todos nos pasa cuando nos embotamos con un relato, eso lo he aprendido a base de palos. En general tu relato me ha gustado. Lo de mejorar es cosa tuya. Enhorabuena y gracias por compartir.
2-3-2
Última edición por Gavalia el 05 May 2016 17:50, editado 1 vez en total.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Gisso » 21 Abr 2016 21:41

Es complicado concentrar un mundo apocalíptico de estas características en una historia corta y, bueno, hay que reconocer que no está mal. Originalidad, pues recuerda a un montón de historias ya vistas, mezcladas en una batidora y con un resultado que entretiene. He disfrutado y sufrido a partes iguales con estos personajes y que, aunque Elisa es la protagonista, yo creo que se lo roba por completo Milla, "el alma de la fiesta". También me gusta el dramatismo de varias escenas.

Por otro lado, hay muchas incognitas que se dejan a la imaginación del lector, sin un final cerrado. Eso da la sensación de que esto es parte de algo más grande, y puede que el resultado no sea del todo bueno.

Avatar de Usuario
Fernweh
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 684
Registrado: 26 Feb 2016 06:42

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Fernweh » 21 Abr 2016 23:39

:hola:
La historia está bien narrada, pero ha habido momentos en los que me he aburrido un poco. Sobre todo cuando están luchando con los monstruos y empiezan a comunicarse entre ellos pidiendo ayuda, hablando de retirada, y esas cosas. Pero, como ya he dicho en varios comentarios, eso es problema mio, las escenas de acción y ese tipo de diálogos suelen aburrirme con facilidad.
Pero por lo demás bien, sin ser este mi género favorito, he pasado un buen rato leyendo. :60:
" El futuro es más ligero que el pasado, y los sueños pesan menos que la experiencia porque la vida no vivida es más leve, tan leve."
Marie Luise Kaschnitz

Avatar de Usuario
indigeitor
Lector
Mensajes: 77
Registrado: 10 Feb 2016 17:31

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por indigeitor » 22 Abr 2016 13:23

La narración es buena y resulta ameno de leer. Sin embargo veo cosas que faltan y otras que sobran. Bajo mi punto de vista el principal problema es la falta de originalidad. Seguramente sea problema mío, ya que tengo muy trillado este género... Y el final lo he visto venir desde un primer momento. Como ves, lo malo que yo veo es puramente subjetivo. Así que puedes ignorarme totalmente. :cunao:

Avatar de Usuario
JavierYuste
Lector voraz
Mensajes: 135
Registrado: 12 Jun 2012 20:20
Ubicación: Pontevedra
Contactar:

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por JavierYuste » 22 Abr 2016 17:56

El arranque me ha gustado bastante, aunque, a partir de ahí, me ha sido complicado por varios motivos. Principalmente, no le encuentro mucho sentido el introducir esos episodios en narración en primera persona, pues me han descolocado todo el texto, y la práctica ausencia de descripciones quizá deje demasiado a la imaginación; por ejemplo, cuando se nos presenta a Marie (antes de saber quién es) yo llegué incluso a dudar de que fuera un ser humano (también me gustaría, sabiendo que iba en silla de ruedas, si contaba con alguna tipo de exoesqueleto para combatir, pues aunque estuviera en los vehículos…).

La escena en la que más he disfrutado es cuando están en clase. La escena de acción final también está muy bien, aunque necesita (según mi entender) un poco más de trabajo. Pero la que está mejor es cuando Marie se arranca de lo más hondo y entre sollozos porqué luchan. Ahí me ha recordado, todo, a un libro que leí hace un tiempo y que es la autobiografía de un piloto de helicópteros durante la guerra de Vietnam, el coronel Bob Stoffey («Cleared Hot!»), el cual dejó escrito que comprendía a esos jóvenes que se negaban a combatir en dicha contienda, pues, como ellos, él no entendía la necesidad a tanto horror; pero le parecía inmoral que se negaran a combatir dejándole el “mochuelo” a otros de su misma generación que se dejaban algo más que el pellejo en las selvas.

Creo que el relato es una mescolanza dentro del género postapocalíptico con tintes de novela juvenil (muy en boga últimamente), en el que también he detectado un poco de «Starship Troopers», lo cual le resta originalidad.

Por lo demás, ha sido muy interesante.

Suerte!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Isma » 23 Abr 2016 20:03

A este relato no le puedo poner ninguna pega... salvo que no me gusta.

Tiene un ritmo trepidante, está bien escrito, hay diversos personajes con roles bien definidos; un orden, una estructura y un porqué. Lo tiene todo.

Así que lo que no me gusta es lo subjetivo: el argumento. En mi opinión personal este relato es juvenil, lo que no es malo de por sí, pero a mí no me gusta. Se centra en la aventura, la batalla y la guerra, y realmente poco más. Muchas personas piensan que esto es la ciencia ficción. Pero no lo es.

La ciencia ficción es crítica social; es exploración; es hipótesis; es asombro. Me encanta la ciencia ficción. Me lleva a lugares que no había imaginado antes. Disciplinas que predicen lo que ocurrirá en los próximos siglos o milenios, distopías brutales y escalofriantes, poesía de reconciliación dentro de un millón de años, la trascendencia de la humanidad, realidades alternativas, discusiones acerca de lo que nos hace humanos, la comunicación entre especies. La lista es infinita, tanto como nuestra imaginación.

Prefiero esa vertiente, un poco más adulta (en mi opinión) que la ciencia ficción como excusa para las batallas, como en este relato. Al que no le veo ninguna pega como relato juvenil, pero quería explicar porqué no me gusta.

Mirando lo que acabo de escribir, creo que me he extendido demasiado. Debo una explicación. Toda esta diatriba tiene una razón y no tiene nada que ver con lo que has escrito. Durante mucho tiempo mi afición a la cifi fue mal entendida, quizás con un poco de condescendencia. "Mira a este: le gustan las naves espaciales y los alienígenas esos". O alguien cercano que te dice, con toda su buena intención, "Están poniendo una película de marcianos, de esas que te gustan. ¿Quieres verla?". Pues NO, no quiero verla: eso no es ciencia ficción, eso no es más que la fascinación morbosa de una pelea de monstruos. Ea.

En fin. Me disculpo por todo este rollo que poco tiene que ver con tu relato, autor, pero ya que lo he escrito no voy a borrarlo. Me quito un peso del pecho y hago terapia a tu costa, a lo Woody Allen. Quédate si prefieres con lo que primero he comentado. Que el relato está perfecto dentro de lo que considero literatura juvenil y que personalmente no es un género que me entusiasme.

¡Suerte!

posdata. Tiene un cierto parecido con Starship Troopers, que menciona el anterior comentarista. La película está basada en el libro del mismo nombre de Robert Heilein, uno de los clásicos: hasta donde yo sé, es una crítica a los totalitarismos. Algo de ello se deja ver en la película, con un cierto tono sarcástico. El que no lucha no se convierte en ciudadano y por tanto es un habitante "de segundo orden". Me ha recordado también a algunas series de anime. Tiene formato de guión de una de ellas.

Avatar de Usuario
Gizuy
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 633
Registrado: 04 Ene 2014 11:45
Ubicación: Badajoz
Contactar:

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Gizuy » 23 Abr 2016 20:37

A mí me ha recordado un poco a Shingeki no Kyojin (Ataque a los titanes en España) con todos los chicos luchando juntos contra los monstruos que se van cargando todo. También creo que podría dar más de sí, me ha recordado mucho a las novelas distópicas juveniles que se llevan tanto ahora. A mí es un género que me gusta y, aunque me haya recordado en parte a otras historias, me ha enganchado. El desenlace es muy emotivo, me he quedado con ganas de más.
Fernweh escribió::hola:
La historia está bien narrada, pero ha habido momentos en los que me he aburrido un poco. Sobre todo cuando están luchando con los monstruos y empiezan a comunicarse entre ellos pidiendo ayuda, hablando de retirada, y esas cosas. Pero, como ya he dicho en varios comentarios, eso es problema mio, las escenas de acción y ese tipo de diálogos suelen aburrirme con facilidad.
Coincido totalmente en esto. Ha habido momentos de la lucha en los que me he perdido un poco con las comunicaciones entre unos y otros.
ImagenImagen

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por ACLIAMANTA » 23 Abr 2016 23:55

Lo siento autor pero ni sí ni no. Me dejó indiferente.
La idea me pareció interesante y me parece bien escrito, pero me fue difícil terminarlo. Hubo momentos en que casi sentí que me estaba aburriendo (me late que es porque el género nunca me ha atraído mucho, lo que no es tu culpa, autor :oops: )
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4410
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: CP XI Edén VII

Mensaje por Estrella de mar » 24 Abr 2016 15:23

No me ha gustado, lo siento. No suelo conectar mucho con este género, así que no me lo tengas en cuenta. Me ha recordado a El juego de Ender, libro con el que tampoco conecté. Ya ves que puedes ignorar mi opinión perfectamente. :lol:

Gracias por atreverte a saltar al abismo. :boese040:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Responder