CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice - Zilum

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23514
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice - Zilum

Mensaje por Lifen » 04 Jul 2016 08:52

VIAJE A LA NEBULOSA DE LA HÉLICE

Tu sonrisa es la más preciosa de las constelaciones.
Hasta aquel tres de julio solo se lo había dicho en una ocasión o, más bien, se lo había escrito en una tarjeta de cumpleaños. En realidad aquella frase ni siquiera era suya, sino un legado de su abuelo materno que le había resultado muy útil para llevarse a la cama a alguna que otra mujer. Sin embargo, para Billy la sonrisa más especial era la de Megan.
Todas las demás, un polvo y para casa.
Billy y Megan trabajaban juntos desde hace dos años en una pequeña empresa subcontratada para dar asistencia técnica a viejos, inútiles y viejos inútiles que no saben leer o interpretar los manuales de instrucciones de electrodomésticos de la marca ACME. Billy hubiera dejado aquella maldita empresa si no fuera porque le brindaba la oportunidad de verla todos los días. Pese a que la noche y el alcohol lo transformaban, en la vida cotidiana tenía serios problemas para relacionarse con los demás, en especial con las mujeres. Su única forma de comunicarse con Megan era mediante miradas furtivas que pronto habían derivado en necesidad. Necesidad de observar su bello rostro, con esa inocencia y esos carnosos labios por los que daría cualquier cosa con tal de poder morderlos hasta desgarrarlos.
Justo la noche anterior había terminado los dos cascos por lo que, con la documentación firmada, estaba todo preparado para emprender el viaje rumbo a la Nebulosa de la Hélice perteneciente a la Constelación de Acuario. En realidad, aún restaba que Billy se armara de valor para ofrecerle a Megan que lo acompañara.
* * *
Me hubiera resultado más sencillo aparcar si este hijo de puta no hubiera ocupado dos plazas.
La constitución de Billy era imponente y sus fornidos brazos no tuvieron la menor dificultad para arrancar uno de los espejos retrovisores del coche de aquel desgraciado, sellando así su penitencia.
Más sosegado, subió por las escaleras hasta la tercera planta del edificio de oficinas cuyos únicos inquilinos eran los empleados de la empresa Kafkar Asociados. En su mente tan solo volver a verla. Pasaría a su lado y murmuraría un «buenos días» para recibir a cambio aquella sonrisa, una cálida brisa capaz de derretir su alma y, al mismo tiempo, excitarlo sobremanera.
Abrió la puerta siendo recibido por un inusual alboroto, con ocho de sus compañeros arremolinados en torno a una figura femenina, la más bella mujer, Megan. Cuando se percataron de su llegada se hizo un silencio resquebrajado por un clamor de miradas compasivas y maliciosas por igual. Todos sabían de sus sentimientos hacia Megan, era algo más que evidente, motivo de burlas y cuchicheos. Billy se detuvo con la frente empapada en sudor y observó que sobre uno de los puestos vacíos había tortilla, empanada y bebida. Fue la propia Megan la que se acercó hasta él atravesando miradas y silencios que se tornaron en murmullos.
¿Qué celebras, Megan? Hoy no es tu cumpleaños.
—¡Hola, Billy! —saludó con esa sonrisa que por primera vez le resultó amarga. Titubeó antes de continuar—. Pues… parece que me caso.
Billy no pudo vislumbrar su incómoda expresión, pues su vista se había nublado hasta sumirse en la penumbra. Un estridente pitido amenazó con reventarle los tímpanos, sintió como si cientos de espinas le atravesaran el corazón y un vértigo como un remolino tratando de engullirlo. Una lágrima descendió desde su ojo izquierdo hasta escurrirse entre la comisura de los labios, mientras que otra inundaba la pupila derecha, tan contraída que asemejaba un punto y final. Su amada se había comprometido con otro hombre.
Ya nadie sonreía, nadie murmuraba.
Había llegado el momento de confesar todo lo que sentía por Megan, ahora o nunca. ¿Qué tenía que perder? ¡Se iba a casar! Siempre supo que tenía novio, pero Billy había optado por mantenerse a la espera, o tal vez le faltaron agallas para dar un paso al frente y dejarle claro a esa mujer que era el hombre de su vida. Pero no era momento de lamentarse, sino de actuar, ya que ahora estaban en la cafetería, sentados frente a frente, con la bella mujer mirándolo como nunca lo había mirado.
—Megan, desde la primera vez que… —Billy interrumpió sus balbuceos. Ese comienzo era tan mediocre que hasta él mismo se dio cuenta. Se golpeó la frente con la palma de la mano justo antes de volver a empezar, esta vez sin pensar sus palabras, permitiendo que hablase su corazón—. ¡Megan, nadie te podrá hacer más feliz que yo! ¡Te amo, joder, te amo con toda mi alma! —Tragó saliva—. No puedo parar de pensar en ti, ni cerrar los ojos sin verte. Te necesito, Megan, y juro que puedo hacerte feliz, ¡lo juro! —La mujer asintió con la mirada desencajada y los ojos, titilantes, llenos de lágrimas. Billy sacó un pañuelo de su bolsillo y con ternura se lo acercó a la pequeña nariz de su amada para limpiarle la mucosidad que asomaba—. No llores, vida mía, ¡debes confiar en mí! ¡Viajaremos a la Nebulosa de la Hélice!
El entusiasmo con el que Billy proclamó aquel anuncio contrastó con el semblante de Megan, que palideció aún más. La mujer trató de decir algo, pero la mordaza se lo impedía. Sin embargo, sus gritos apagados, que tan solo se podían escuchar en aquella sala, evidenciaban su disconformidad a la propuesta de Billy.
—Tu sonrisa es la más preciosa de las constelaciones —acertó a susurrar el hombre—. La Constelación de Acuario es la segunda más bella y allí te voy a llevar, para que atravesemos juntos la Nebulosa de la Hélice, el ojo del dios Cucaracha. Bajo su bendición nos asentaremos en el planeta que más te guste. —Billy cerró los párpados, profundamente ilusionado como así revelaba su sonrisa. Abrió los ojos repentinamente—. Debemos partir hoy mismo, ¡cuanto antes! Tengo listos los cascos, así que iré a por ellos. No tardaré, mi amor, espérame aquí.
Aunque Megan lo intentara, no podría marcharse con todo su cuerpo fuertemente atado a una silla mediante los cables de tres ordenadores.
Billy atravesó las oficinas esquivando los cadáveres de sus ocho compañeros con el odioso timbre de los teléfonos como banda sonora en aquel dantesco escenario. Al fornido hombre le había bastado un extintor para destrozar los cráneos de todos ellos. Sintió especial lástima cuando aplastó la cabeza de Kurt, era buen tipo.
Que el Velador de los Cuarenta Cielos te acoja, amigo mío.
Ya nadie sonreía, nadie murmuraba.
Antes de salir de la oficina se despojó de su camisa ensangrentada y se cubrió con la cazadora de algún compañero, posiblemente la de Zack por el desagradable aroma de su colonia barata. Pese a sus esfuerzos no logró unir las cremalleras, por lo que corrió hasta el coche a pecho descubierto y lo arrancó con premura al tiempo que con su teléfono realizaba una llamada. Necesitaba aquella jodida autorización: ¡la bendición del Dictaminador Supremo! Tras una discusión larga y acalorada con la hermana Margaret, logró que le transfiriera con el Dictaminador cuando ya entraba en su apartamento. Nunca había podido hablar con él personalmente pero, pese a ello, sentía que se le había otorgado aquel don sagrado. Billy no era un ingenuo, «El Amanecer del dios Cucaracha» era una secta, pero también sabía que ellos tenían la llave de la puerta a otras galaxias y conexión con el dios supremo. Le habían utilizado, sí, pero él también los había utilizado a ellos.
—Estoy listo para el viaje, pero yo elegiré el destino —aseguró Billy, tajante—. Necesito su bendición, Dictaminador, y también para mi amada.
—¿Cuán generosa será tu ofrenda al dios Cucaracha, arquitecto desde la más lejana de las estrellas hasta el último grano de arena en la Tierra? —preguntó una voz que transmitía paz, no exenta de grandeza.
—No bajará de los doscientos mil dólares, toda la documentación está firmada y enviada.
Se hizo el silencio, el Dictaminador debía estar verificando la información. Mientras tanto Billy permaneció como petrificado, con la mirada clavada en los cascos que reposaban sobre una mesa.
—Ve y busca un nuevo amanecer de paz y armonía.
Billy, invadido por una felicidad desbordante que jamás había sentido, dejó caer el móvil, cogió aquellos cascos similares a los de un astronauta, con cucarachas dibujadas negro sobre blanco, y abandonó su apartamento a la carrera sin preocuparse por cerrar la puerta.
Ya frente a las oficinas de Kafkar Asociados, detuvo el coche ansioso por iniciar el viaje y subió hasta la tercera planta, extrañándose al ver la puerta entreabierta que juraría haber cerrado. Avanzó con sigilo hasta asomarse a la esquina que daba a la pequeña cafetería.
¡Hija de puta!
Su jefa, Ronda, trataba de desatar a Megan mientras hablaba por teléfono, posiblemente con la policía. Su amada, con la boca liberada, advirtió a Ronda de la presencia de Billy, pero era demasiado tarde, pues apenas se volvió se encontró con un brutal golpe que reventó el extintor, comenzando a expulsar espuma teñida de rojo. Los sesos de su exjefa decoraron las paredes en un arte abstracto que para el autor asemejaba la Nebulosa de la Hélice.
—¡El dios Cucaracha también nos da su bendición! —celebró señalando hacia la pared.
—¡Estás loco, estás loco! —sollozó Megan, trémula, cerrando los párpados con fuerza. El hombre la miró con perplejidad—. ¡Quiero irme a casa!
Billy sonrió con ternura. La pobre Megan no lo entendía, pero no había tiempo para explicaciones. Lo comprendería todo una vez que llegasen a la Nebulosa de la Hélice.
Se retiró de la sala para recuperar los cascos que había dejado atrás y ajustó uno de ellos en la cabeza de Megan. Encajaba a la perfección. El corazón de Billy latía con euforia al tiempo que se colocaba el suyo, de tal forma que apenas lograba escuchar los chillidos de la bella mujer. Levantó con facilidad la silla a la que estaba fijada e inició a zancadas el ascenso al ático. Le bastaron dos patadas para destrozar la cerradura y salir al exterior, con aquel cielo azul que estaban a punto de surcar. Quería ver su rostro en el momento del despegue, así que la tumbó boca arriba con el respaldo de la silla contra el suelo y se echó junto a ella pegando cristal con cristal. Había llegado el momento.
—Nos vamos, mi amor, pronto lo entenderás —susurró, pleno de felicidad, consciente de que no le podía escuchar.
Primero pulsó el botón lateral del casco de Megan y al instante una goma se apretó contra su cuello, quedando totalmente sellado. Acto seguido presionó el interruptor del suyo de tal forma que ambos se quedaron con unos segundos de oxígeno.
Te amo con todo mi ser.
Billy observó complacido cómo la respiración de Megan se había acelerado, pues prefería que fuese la primera en partir, y ella no tardó en dejar de resistirse hasta quedar totalmente inmóvil esbozando un rictus que distaba mucho de aquella sonrisa que le había enamorado.
—Enseguida te alcanzo, mi estrella —murmuró con lágrimas en los ojos, abrazando el cadáver con tal fuerza que sintió el crujir de los huesos.
Su última bocanada no encontró oxígeno y su visión se desvaneció para trasladarse a otro plano de cielo escarlata. Billy, maravillado, se apresuró a buscar a su amada, pero apenas estuvo en aquel lugar un instante. Volvió a sentir su cuerpo, el aire en sus pulmones y un intenso dolor en un costado. Cuando abrió los ojos Megan ya no estaba frente a él, sino el suelo del ático a través del cristal agrietado del casco por el que se filtraba oxígeno. Desconcertado, se giró para comprobar qué demonios había acontecido. Un policía lo esposaba mientras otro trataba de reanimar en vano a Megan.
Era demasiado tarde, ella ya no estaba allí. Viajaba en solitario hacia la Nebulosa de la Hélice y jamás podría escuchar el bramido desgarrador de Billy.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15361
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por jilguero » 04 Jul 2016 14:32

:hola:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Landra » 04 Jul 2016 14:43

Brutal!

Me ha encantado! El Billy está como una regadera, la paranoía de las nebulosas, el universo, su amada, como ha reventado a sus compañeros.... :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen:

Solo he leído tres pero ya es de mis favoritos.
Fernweh?¿ Te has desquitado de que algunos te dijeran "sensible" y te has puesto a reventar cabezas? :meparto: :meparto: :meparto: :meparto: pues si es así enhorabuena!!!
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5155
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por noramu » 04 Jul 2016 17:58

:alegria:

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Frigg » 05 Jul 2016 16:33

Hola autor/a:

He disfrutado mucho con tu relato. aquí sí que veo toques kafkianos por el hecho de que el personaje solo piense en su viaje a la nebulosa de la Hélice sin darse cuenta real de que la está liando parda. Kafkiano o de psiquiátrico, pero eso para mí es lo de menos.
Billy es un zumbado que nos saca sonrisas, pero porque sabemos que no es real, pero se parece tanto a algunos que hemos visto en las noticias, que pone un poco los pelos de punta... Ese amor llevado al extremo de la posesión y la irracionalidad, ese desvirtuación de la realidad, las personas atrapadas por las sectas prometiendo universos diferentes... Son temas muy de actualidad y un reflejo de la sociedad podrida de la que nos rodeamos.
La lectura se me ha hecho muy fluida y ese toque de humor con tanta sangre por en medio, me ha conquistado.

Enhorabuena y suerte!!
...En algunos momentos me ha parecido ver asomar la patita a Zilum, pero puede que como Billy vea señales del Dios Cucaracha donde no las hay.
Última edición por Frigg el 06 Jul 2016 08:49, editado 1 vez en total.
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por barrikada » 05 Jul 2016 17:38

Ya volveré... Lo siento autor, me equivoqué de relato.
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10944
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Gavalia » 06 Jul 2016 17:17

Tu trabajo desborda imaginación y me ha entretenido bastante. Desde el momento que desea desgarrale los rojos labios se le ve venir al protagonista. Reconozco que llegué a pensar que había sido una mala impresión o que incluso habías metido la pata porque gran parte del relato el loco es incluso simpático y agradable con esas idas de olla. La introducción de palabras conocidas por lo que en si significan como bien pueda ser la marca ACME le dan un aire tan absurdo como simpático al trabajo. Ahora bie, si pensabeas que te ibas a escapar...
Demasiado denso autor, puedes hacerlo más ligero o descargado, y algo menos confuso en algún que otro punto ya que pienso que sería igual de bueno o incluso mejor. Por ejemplo, te armas algún lío dando por supuesto lo que nunca puede ser y no creo que sea por el contexto kafkiano que tratamos, creo que es más bien el famoso síntoma del "me dejo llevar que bonito me ha quedado" por ejemplo; que el extintor se rompa o reviente contra una cabeza es complicado. La parte del Dictaminador no la entiendo muy bien.
Buen trabajo y gracias por entretenerme un ratejo.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Mister_Sogad » 07 Jul 2016 17:46

Autor/a, mira que es complicado saber plasmar bien los trastornos psicológicos, pero tú has apostado por eso y no te ha salido nada mal. Cierto que a mí me sobran algunos juegos de despiste que has vertido, a no ser que hubieras diferenciado bien el pensamiento de tu protagonista de la realidad, pero mira, así logras un efecto diferente que seguro era tu intención. Me ha sacado algo del texto el tema de la secta, no entiendo bien el propósito, a ver sí, por ella el tipo piensa en un viaje espacial y demás, pero ya que apostabas por un desequilibrado, o al menos por alguien que tenía montada su propia realidad no la veo necesaria. O quizá, ahora que lo pienso, precisamente el juego con la secta le dé una nueva dimensión al relato, pues planteas la idea de que una secta a quien seduce es a quien de por sí se va a dejar seducir, en el caso de Billy porque esa secta le ofrece ir a donde cree que todo será perfecto. Así pues buen trabajo.

Me tendrás de vuelta autor/a. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Frigg » 07 Jul 2016 18:10

Juro por el Dios Cucaracha que me encanta este relato y que he vuelto a leerlo.
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por ACLIAMANTA » 08 Jul 2016 11:21

Lo siento autor, pero creo que no soy tu público.
Lo leí completo y se entiende pero es que a mi las constelaciones, el dios Cucaracha y los viajes interestelares me dejan impávida (y eso, como sabras, es un problema neurológico que no tiene nada que ver con tu relato)

Y por supuesto no tengo ni la menor idea de si tu historia es kafkiana, pero estoy segura de que a muchos les encantará :hola:
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Landra » 09 Jul 2016 11:30

Edito.
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 4997
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por prófugo » 09 Jul 2016 16:20

Estimado(a) autor(a):

Vaya! Me ha encantado tu trabajo :lol:

Que cosas se fumará o inyectará el Billy? :cunao:

La verdad es que tu relato es muy divertido, paranoico e interesante.

Kafkiano es...o eso considero. Hay angustia, sin sentidos, descripciones.

Pues que te puedo decir...no tengo el gusto de conocer esas constelaciones pero tu trabajo me hizo pasar un buen rato lector y se agradece :D

Un fuerte abrazo :60:
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por David P. González » 10 Jul 2016 10:21

Lo siento mucho, autor, pero me he sentido más decepcionado que sorprendido.
Supongo que tu intención es esa, buscar la sorpresa, pero en mi humilde opinión no has sabido hacerlo. Sorprender sí, has sorprendido, pero cualquiera puede hacerlo, lo difícil es que no haya Deus ex machina, que vuelvas atrás, releas y reflexiones: ¡joder!, es verdad. Y esto era por esto... En tu relato ocurre esto:
—¡Hola, Billy! —saludó con esa sonrisa que por primera vez le resultó amarga. Titubeó antes de continuar—. Pues… parece que me caso.
Billy no pudo vislumbrar su incómoda expresión, pues su vista se había nublado hasta sumirse en la penumbra. Un estridente pitido amenazó con reventarle los tímpanos, sintió como si cientos de espinas le atravesaran el corazón y un vértigo como un remolino tratando de engullirlo. Una lágrima descendió desde su ojo izquierdo hasta escurrirse entre la comisura de los labios, mientras que otra inundaba la pupila derecha, tan contraída que asemejaba un punto y final. Su amada se había comprometido con otro hombre.
Ya nadie sonreía, nadie murmuraba.
Entre esas dos líneas Billy a matado a sus compañeros y ha atado y amordazado a Megan. Literalmente entre esas dos líneas. Es un Deus ex machina. En mi opinión.

Otra cosa que no me gusta es que el narrador diga cosas como esta:
—No bajará de los doscientos mil dólares, toda la documentación está firmada y enviada.
Se hizo el silencio, el Dictaminador debía estar verificando la información.
Si el narrador es omnisciente sabe lo que está haciendo el Dictaminador, y si lo que pretende el autor es transmitirnos lo que piensa Billy que está haciendo el Dictaminador, debería decirlo con un simple: pensó Billy.
Su jefa, Ronda, trataba de desatar a Megan mientras hablaba por teléfono, posiblemente con la policía.
Lo mismo de antes. O hablaba con la policía o Billy pensó que hablaba con la policía.

Por lo demás, el relato está bien escrito y bien contado, que no es lo mismo, aunque lo parezca :cunao:

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5155
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por noramu » 10 Jul 2016 14:14

Querido autor, este tipo de historias, en general, no me dicen nada. Gustos personales y nada que ver con tu relato. Pero puesto que lo he leído un par de veces con atención puedo decirte que la narración es correcta pese a un pequeño lío de tiempos verbales y se lee con interés aunque creo que se podría aligerar un poco quitando algunos elementos que supongo que lo que pretenden es hacer gracia. La acción es muy peliculera y exagerada. Por muy robusto y poseído que esté Billy veo difícil que se carge a todos aquellos hombres sin que nadie pueda salvarse y dar la alarma. la secta cucarachill, no se, no se. En fin que no te puedo decir que el relato me haya entusiasmado pero veo que tienes fervientes seguidores así que el problema será mío. Suerte :60:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CV4 - Viaje a la nebulosa de La Hélice

Mensaje por Isma » 10 Jul 2016 17:10

No me ha gustado, lo siento. No es mi tipo de historia y la forma de contarla tampoco me entusiasma. En concreto, y por intentar aportar algo, he tenido que volver a leer el momento en que masacra a los ocho compañeros para entenderlo y creo que es mejorable.

Responder