CP XIV - El sillón del Consejo - Raumat

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10782
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

CP XIV - El sillón del Consejo - Raumat

Mensaje por kassiopea » 18 Abr 2019 14:40

El sillón del Consejo



«Cada vez me estoy enganchando más a estos jueguecitos» —pensó Cristina, mientras hacía estallar burbujas de colores en la pantalla del ordenador—. Llevaba ya varios meses trabajando en la oficina, desde que su marido se enteró de que había una vacante y habló con Ricardo, el jefe. Hasta entonces, Cristina se encontraba satisfecha con dedicarse a las faenas del hogar y al cuidado de los hijos, y no había sentido la necesidad de escapar de las rutinas domésticas. Sólo la insistencia de su marido acabó por vencer su inicial pereza para dar un cambio de rumbo en su vida.
Y después del tiempo transcurrido en sus nuevos quehaceres, tenía que reconocer que estaba contenta por haber dado ese paso. Los hijos, ya mayores, se las arreglaban bien solos y apenas si necesitaban la atención de sus padres. Sus comienzos en la oficina fueron agotadores: cartas, informes, teléfono... desde que se sentaba hasta que llegaba la hora de marcharse, no paraba. Sin embargo, ahora llevaban unas semanas que se notaba un bajón en la faena. Azucena —su compañera— era muy aficionada a los juegos de ordenador. Había grabado en el PC de la oficina cinco o seis jueguecitos «para matar el rato», como ella decía. A Cristina, al principio, no le había entusiasmado mucho la idea; no obstante, empezó a echarse sus partiditas y a medida que iba dominando el juego se iba sintiendo más atraída por él. Y llegó un momento en que ya no podía prescindir de disputar una partida como mínimo al día.
Hasta que una mañana ocurrió lo inesperado. El jefe, que nunca acudía antes de las diez a la oficina, madrugó más. Azucena no le vio llegar ocupada en verificar unas facturas. Cristina tampoco, absorta en las combinaciones de burbujas que se deslizaban por la pantalla. Ni siquiera notó su presencia justo detrás de ella. Pegó un bote cuando el vozarrón llenó la dependencia.
—Cristina, está usted despedida. Recoja sus cosas y váyase.

Marcos, su marido, llegó furioso a casa. Cristina ya lo esperaba. Sabía que se habría enterado de su despido durante la mañana.
—Lo siento —se disculpó.
—¿Lo sientes?, ¿lo sientes?, ¿y ya está? —gritó Marcos.
Cristina permaneció en silencio.
—Precisamente ahora —continuó su marido—. ¡Maldita sea!
Cristina sabía a qué se refería. Tenían que cubrir un puesto en el Consejo de Dirección de la empresa y el nombre de su marido aparecía a la cabeza en todas las quinielas.
—¿Y qué quieres que te diga, Marcos? Sé que no tengo excusa. Azucena pierde tres veces más tiempo que yo con los jueguecitos, pero a ella no la han pillado. Me han pillado a mí.
—¡Has arruinado mi carrera en la empresa! ¡Tantos años de esfuerzo para nada!
Marcos sabía que como consecuencia del despido de su mujer, sus posibilidades de ocupar el sillón vacante del Consejo se habían reducido al mínimo. El jefe no iba a dar un puesto de responsabilidad a alguien cuya esposa acababa de ser puesta de patitas en la calle. Y de nada serviría asegurar a Ricardo que el despido de Cristina no iba a cambiar su entrega a la empresa y su lealtad hacia él. Estaba acabado.
—¿Y cómo esperas que paguemos todos los préstamos en que estamos metidos? —volvió a preguntar Marcos en tono agresivo—. Sin tu sueldo y sin mi ascenso no me extrañaría que no nos quedara ni para comer. Vete diciendo adiós a salir de restaurantes los fines de semana y a tus caprichitos en las «boutiques».
Cristina maldijo para sus adentros. Sabía que casi todo lo que poseían aún no estaba pagado por completo. Un buen piso en una zona céntrica, el apartamento de la playa…
—Lo siento, Marcos. Siento que todo esto haya pasado. Pero ya nos las apañaremos. Puedo encontrar trabajo en otro sitio.
—Sí... ¿fregando portales? —preguntó irónico su marido.
—¡Vete a la mierda! Me voy a la calle a dar una vuelta. Necesito despejarme.

Cristina apenas si durmió aquella noche. Marcos no pegó ojo. Cristina le oía dar vueltas y más vueltas en la cama. La cabeza de su marido debía de estar como una batidora.
Marcos creía conocer bien a Ricardo. Firme en sus decisiones y un poco déspota con sus empleados. Admitía pocos fallos; el que cometía un error, lo pagaba. Y el desliz de su mujer lo iban a pagar los dos. Se habían metido en muchos proyectos contando con los dos sueldos en casa y su fulgurante carrera en la empresa. Desde el primer momento había caído bien a Ricardo, consiguiendo con dedicación y astucia aumentar la confianza que su jefe tenía en él. Había subido como la espuma pero ahora se iba a dar el batacazo. Pensaba que con su sueldo actual podía hacer frente a los compromisos, pero se iban a acabar los caprichitos. Se imponía un notable ajuste de gastos para no padecer excesivos agobios. Y renunciar al alto ritmo de vida que llevaban, le molestaba sobremanera. Si lograra convencer a Ricardo de que readmitiera a su mujer; si lograra que el jefe no tuviese en cuenta el desgraciado incidente a la hora de hacer el nombramiento... Pero, ¿cómo conseguirlo?
Fue entonces cuando recordó aquellos rumores que circularon un tiempo por la oficina: «Sé de buena tinta que el jefe está liado con la mujer de Salvador... por eso sigue el inútil ése en el Consejo de Dirección».
Pues quizá fuera cierto lo que contaban las malas lenguas. Tampoco sería demasiado de extrañar. Ricardo cuidaba escrupulosamente su aspecto exterior, mostrando siempre una imagen impecable. Y en cuanto a edad, tampoco sería mucho mayor que él. Si le gustaban las féminas, probablemente no encontraría excesivas dificultades para echar una cana al aire de vez en cuando.
Comparó inconscientemente a la mujer de aquel consejero con Cristina. Y siendo lo más objetivo posible, Cristina no tenía nada que envidiar a la presunta amante de Ricardo. Más bien, ocurriría al contrario. Tenía una mujer que —justo era reconocerlo— se conservaba como una rosa. Se imaginó por un momento a su mujer liada con el jefe: «Repugnante». Se imaginó a él en el Consejo de Dirección y a su mujer como Jefa de Secretaría. La idea era ya menos repugnante. ¿Sería capaz él de soportar una situación así? Saber que su mujer se acuesta con el jefe. Pues debía tener menos escrúpulos de los que pensaba porque no rechazaba esa posibilidad.
Pensó en Cristina. Si ella pudiese leer sus pensamientos, le asesinaría. De todas formas, estaba llevando el caso a un punto extremo, a un desenlace muy improbable. No es lo mismo que la mujer de uno coquetee un poco con el jefe a que se acueste con él. Si exponía el tema a su esposa de una forma delicada, analizando racionalmente las ventajas que podrían obtenerse, tal vez ella no pusiera el grito en el cielo. Tampoco le iba a pedir algo tan ofensivo. Por coquetear un poquito no debían caérsele los anillos. Pensó en Ricardo. ¿Cómo reaccionaría ante la situación? Cuando escuchara a Cristina pedir perdón por su comportamiento, no podía molestarse. Si creía entrever alguna actitud especial en ella y eran ciertos los cotilleos, tampoco iba a ofenderse. Era necesario que Cristina representara bien su papel, obligando al jefe a hacer suposiciones, a dejar volar la imaginación. Sí, quizá mereciera la pena arriesgarse.

Al día siguiente, mientras comían, Marcos expuso su idea a Cristina. Debía hablar con Ricardo y pedirle perdón por su comportamiento. Jurarle que nunca más volvería a suceder. Que en ella podía encontrar una secretaria de absoluta confianza y que si era necesario quedarse hasta más tarde los días que fuese, ella estaba dispuesta. Y le comentó sus sospechas de que si Ricardo tenía un punto débil, ése eran las mujeres. De modo que debía acudir ese día arreglada de una forma especial, que enseñara un poquito más de aquí y de allá que lo de costumbre.
Cristina pensó en las miradas de admiración que había sorprendido en Ricardo algunas veces. Jamás el jefe le había hecho un comentario inoportuno, pero hay cosas que no es necesario decirlas. Y que Ricardo había mostrado en ciertas ocasiones un interés especial hacia ella ajeno al trabajo era indudable. Nunca le había dicho nada a su marido y también se lo calló en esta ocasión. De manera que su marido la estaba forzando a pedir perdón al jefe y de paso a coquetear un poco con él, a ver si así la readmitía en su empleo. «Asqueroso», pensó Cristina.
—¿Tanto te importa el sillón del Consejo de Dirección? —preguntó con tono duro a su marido.
—Es lo más importante de mi vida —repuso éste sin pestañear.
Cristina permaneció unos segundos en silencio, en actitud meditativa.
—¿Y si Ricardo intentara propasarse?
Ahora fue Marcos el que se lo pensó dos veces antes de contestar.
—Haz lo que creas mejor en ese momento. Lo que te parezca más conveniente... para los dos.
Cristina sintió una mezcla de lástima y desprecio por su marido. Paseó despacio por el salón con la mirada perdida en los dibujos del terrazo.
—Está bien. Haré lo que me pides —contestó al fin.

Al día siguiente, Cristina acudió a ver a Ricardo. Tal como quería su marido, se había arreglado de una forma especial. Nunca hubiera pensado que Marcos le pidiera una cosa así. Estaba claro que a su marido le importaba mucho más el sillón en el Consejo de la empresa que ella misma. Un cabronazo, en eso se había convertido su marido. ¡Qué diferencia con aquel hombre con el que se casó!
Ricardo no pudo dejar de admirar la mujer que tenía enfrente. La falda de cuero negro dejaba a la vista las largas y bien torneadas piernas de Cristina. La vaporosa blusa de seda no era capaz de esconder por completo el rotundo busto de su hasta ayer secretaria. Intentó no parecer impresionado y la invitó a sentarse con el tono más frío que pudo conseguir.
Para Cristina resultó más fácil de lo previsto: unas lágrimas resbalando de sus ojos, unas miradas de terciopelo, un botón de la blusa que se desabrochó al primer suspiro... una mujer desconsolada de espíritu pero rebosante de sensualidad. No tardó muchos minutos en recuperar su puesto.

Pasaron los días y Cristina contemplaba con cierta indiferencia cómo su matrimonio languidecía poco a poco. Marcos parecía cada vez más un extraño. Taciturno, de malhumor permanente, siempre ocupado con las cosas de la empresa, resultaba imposible cruzar más de dos frases seguidas con él. Y ni una pregunta sobre su readmisión en el trabajo. Un vehemente «Gracias» cuando Cristina se lo comunicó, y ni una palabra más. Estaba claro que no quería saber nada de lo que su esposa hiciera o dejara de hacer en la oficina. Tampoco mostraba el menor interés en su relación de pareja, su matrimonio parecía importarle un carajo.
Del acontecer diario en su empleo, Cristina nada tenía que ocultar a su marido por el momento. Al menos, nada importante. Ricardo seguía sin hacer ninguna insinuación de palabra, pero había ocasiones en que sus miradas no dejaban lugar para la duda. Y Cristina, asombrada de ella misma, se sentía inmersa en una especie de juego psicológico que no le desagradaba lo más mínimo. Las miradas de su jefe, lejos de ofender, la halagaban. Al fin y al cabo, Ricardo no era un cualquiera. Hombre de éxito y prestigio en su actividad empresarial, educado y de alto nivel cultural, hasta físicamente no podía hacérsele ningún reproche. Y que le gustaran las mujeres era lo más natural del mundo, así que no podía silenciar los mensajes que enviaba de vez en cuando su entrepierna. ¡Vaya con el recto don Ricardo! ¡Las ganas que tenía de llevársela a la cama!

Pasaban ya unos minutos de las siete —hora de salida para Cristina— cuando acabó de imprimir el informe que Ricardo le había pedido. Golpeó con los nudillos la puerta del despacho y abrió la puerta. Tendió el informe a su jefe, que lo dejó sobre la mesa sin ni siquiera mirarlo.
—Siéntate, Cristina, por favor. Tengo que hablar contigo.
Cristina se sentó y mantuvo la intensa mirada de Ricardo. Una mirada de esas suyas…
—Verás, Cristina, creo que ha llegado el momento de tomar una decisión. —Ricardo se levantó del sillón y rodeó la mesa, hasta situarse justo tras la silla donde permanecía sentada su secretaria—. Mañana voy a nombrar un nuevo miembro en el Consejo de Dirección. Hay varios candidatos para el puesto. Y una de las candidatas eres tú.
Cristina sintió cómo todo su cuerpo se tensaba. Su mente rebullía, evaluando el ofrecimiento a marchas forzadas. Ascender a consejera era dar un paso de gigante en la empresa; a cambio… era fácil imaginar lo que su jefe querría a cambio.
—Y depende de ti la decisión que tome —prosiguió Ricardo, al tiempo que dejaba descansar sus manos sobre los hombros de Cristina.
Cristina no se movió. Tan sólo cerró los ojos al sentir las manos del jefe descender por su cuerpo y empezar a desabrochar los botones de la blusa.

Eran las nueve cuando llegó a casa. Marcos le dirigió una mirada expectante nada más abrir la puerta.
—Llegas tarde. ¿Has estado… trabajando?
—Sí —respondió Cristina—. Un trabajo… especial. El que tú querías, más o menos.
La cara de Marcos no mostró la menor emoción.
—Ya… bueno. ¿Te ha dicho algo del nombramiento del Consejo?
—No vas a ser tú, querido. En este sobre están los papeles del divorcio. Dice mi abogado que sería conveniente que lo hiciéramos de forma amistosa.
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Mister_Sogad » 23 Abr 2019 14:52

Curiosa historia la tuya, autor/a! Tengo que decir que me iba atrayendo más conforme avanzaba en la lectura. Eso sólo significa que el tema "oficina/empresa" no me fascina, pero eso es cosa mía, de hecho, como digo, has logrado despertar mi interés y, más aún, alguna que otra sonrisa.

Suerte primaveral. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Tolomew Dewhust » 23 Abr 2019 17:12

Un relato tremendamente bien escrito cuya historia no me seduce demasiado. Espero que lo consigas con el resto de lectores, :wink:.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Tolomew Dewhust » 23 Abr 2019 17:33

Este es el mío, de ahí que haya sido tan breve...
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

lunaroja
Lector ocasional
Mensajes: 49
Registrado: 23 Mar 2018 20:47
Contactar:

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por lunaroja » 23 Abr 2019 21:24

Me encantó todo el relato!
Odié a Marcos desde el minuto uno,y al jefe en el minuto 5...
pero... (el único pero que le encuentro) es la frase final! No me gusta nada nada,porque es muy previsible...tendría que haberle dado una respuesta mucho más cáustica, es previsible el tema de los papeles del divorcio.
Una salida mucho más sarcástica hubiera empoderado totalmente a la protagonista.
Aún así el relato merece la pena! Me gustó.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Berlín » 25 Abr 2019 09:05

Me gusta cómo me cuentas la historia, pero no me gusta la historia, porque me parece más de lo mismo ¿Por qué me gusta cómo me la cuentas? Me explico: me han dado tanto asco los tres personajes -Cristina me da más pena que asco- que me presentas, que sólo puede ser mérito tuyo. Muy bien por ahí, si me hubieran provocado indiferencia o no me hubiera creído las situaciones sería también culpa tuya. Cristina me produce, además, una pena infinita. Bajo mi punto de vista, debería haberle propinado a su marido una patada en la boca ante una proposición tan humillante, tan vejatoria, y espetarle que se metiera ese sillón del consejo por donde amargan los pepinos. Luego darle un portazo de esos que descuelgan los cuadros, levantan las figuras del mueble y hacen que el gato se meta debajo del sofá. Pero en lugar de eso, en una actitud borreguil, consiente a todo. Se vende.

Por otro lado el final me parece un poco abrupto, poco trabajado, desganado. En fin, lo dicho, una historia que me ha producido una pupa y posiblemente olvidaré pronto, pero bien escrita.

Un abrazo, compi. :60:
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
raumat
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 333
Registrado: 20 Feb 2015 19:56
Ubicación: Castellón

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por raumat » 26 Abr 2019 09:11

Vaya trío de personajes…
El jefe, un cabroncete que se aprovecha de su poder y posición para beneficiarse a la secretaria.
El marido, otro cabroncete, que no le importa que su mujer se acueste con el jefe si a cambio le dan el sillón.
Y la mujer, al final, también se deja comprar y aprovecha para dar la patada al marido.
Los has pintado a todos, autor, malos malísimos… :cunao:
Gracias por compartirlo y suerte en el concurso.

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1851
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por rubisco » 26 Abr 2019 12:33

Hola, autor :hola: . Hola, autora:

Un matrimonio se ve en la encrucijada por sus compromisos financieros y un ascenso que parece frustrado por un fallo laboral de la esposa. Tras tratar de reconducirlo por métodos poco éticos, ella acaba en mejor disposición y le pide a él el divorcio.

Veamos. Lo primero que me ha pasado es que no me he creído a los personajes ni al contexto, y eso es un problema porque luego la historia se tambalea.

Para empezar no me creo que la pareja se hubiera metido en tantos compromisos financieros sólo con el sueldo de él, y que el despido de ella hubiera puesto en tantos aprietos la economía familiar. Quizás tenga que ver mi querencia por la austeridad y por la planificación económica, pero, como digo, eso me ha ido chirriando durante todo el relato.

Y, por otra parte, no me he creído a él y mucho menos a ella. Él es demasiado frío como para que el matrimonio hubiera podido subsistir sin que ella también hubiera sido fría, o bien interesada. Y ella me parece que concede demasiado en un momento en el que tendría que haber estado furiosa, haberse ido a dormir a casa de sus padres y haber regresado más relajada y, entonces sí, con la venganza planeada :8_pedo: .

Ojo, no quiero decir que la historia sea inverosímil. Quiero decir que el desarrollo me parece irreal y, sobre todo, que todos actúan con una suerte de guión mecanizado que los hace ir por un camino que me resulta completamente artificial.

Aparte de todo eso, yo habría construido el relato de forma muy diferente :lista: . No habría mencionado de refilón que Ricardo es un mujeriego. Lo habría demostrado al principio del relato para dejarlo ya listo para usar. Lo mismo con los pensamientos de los protagonistas: no habría narrado sus pensamientos; los habría expresado con sus gestos, palabras y acciones.

En cuanto a lo bueno, quiero destacar tu estilo narrativo: es directo y eficaz. Describes muy bien las escenas, haces uso adecuado de los recursos y creo que manejas bien el ritmo. Eso no es poco, créeme.

Además, el giro final es muy potente y demuestra cómo ella no es menos ambiciosa y fría que su marido, y que, ya que intenta utilizarla, prefiere utilizarse ella misma para su propio beneficio.

Siento haberme centrado más en los aspectos negativos, pero espero que te sea de utilidad y te permita redondear tus futuros relatos :desierto: :grouphug: .

Gracias por compartirlo y mucha suerte :60: .
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15516
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Megan » 27 Abr 2019 21:04

Me estreno con éste :lol:

Autor/a, la verdad es que me encantó tu relato.
La narración está excelente y a pesar de que es un tema
ya utilizado muchas veces, creaste la situación de muy buen modo.
Las descripciones de los personajes están muy bien,
sus personalidades son perfectas para la historia.
Seguro estás arriba en mis votaciones.

Mucha suerte y gracias por compartirlo :D

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10944
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Gavalia » 28 Abr 2019 13:05

La lectura es ágil gracias a la buena redacción. Los personajes están bien definidos, son creibles. Por mi despacho pasan varios de estos cada año. Cuenta lo que quiere haciendo primar el materialismo de la sociedad en la que vivimos. Competir y triunfar. Acumular poder y riqueza a cuesta de lo que sea. Triste a la par que real real. Las insinuaciones eróticas son las justas y necesarias para sacudir el interés del lector por saber como acabará la historia y si de paso se verá alguna teta durante el proceso.
Tiene un toque amargo a comedia, sin obviar el drama, el cual me recuerda ciertos cliches de la industria del cine donde abunda el karma, cosas mías.
En global me parece un buen trabajo.
Saludos y suerte.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Ginebra
Foroadicto
Mensajes: 3530
Registrado: 29 Mar 2005 19:48
Ubicación: por aquí y por allá...

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Ginebra » 28 Abr 2019 18:55

está muy bien trabajado pero no acabo de empatizar con los personajes, los encuentro fríos, que es seguramente lo que pretendías, dada la trama, pero a mi no me entra por ello.
El marido me cae fatal -lo cual es bueno para ti, porque lo has hecho bien-, pero a ella no la acabo de ver, aunque seguro que es cosa mía. Y el jefe, ni fu ni fa, quizá pelín previsible
a pesar de todo, muy bien escrito y desarrollado. Mucha suerte!! :D
Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias. Eduardo Galeano

Recuento 2019

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por ACLIAMANTA » 01 May 2019 23:16

Un relato muy fácil de leer y de entender, bien planteado pero poco más que decir.
En la idea y el desarrollo poca novedad, los personajes muy pero muy típicos y el final algo insípido.

Suerte para el autor!
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Mario Cavara
No tengo vida social
Mensajes: 2390
Registrado: 08 Oct 2016 18:26

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Mario Cavara » 02 May 2019 00:39

Una historia escrita correctamente, aunque, por desgracia, sin demasiada brillantez. El estilo me pareció un poco plano, sin apenas ambición y, mucho menos, riesgo. Reconozco que no me sentí seducido por el lenguaje, y cuando el lenguaje no me seduce, difícilmente puede ya hacerlo la historia, por fascinante que esta pueda resultar.

Pero es que, además, la historia en sí tampoco me enganchó. Me resultó poco creíble. Hubiese entendido que la mujer pasase a ser la amante del jefe, pero que de la noche a la mañana este le ofreciese un puesto en el Consejo de Administración se me hizo inverosímil.

Por otro lado, los personajes, que deberían causar rechazo de por sí, me han generado indiferencia, que es lo peor que le puede suceder a un lector. Y eso es así porque, pese a todo, los he visto muy fríos, sin apenas nada emocional en ellos. Y esa es también labor del escritor, la de saber transmitir emociones a través de sus personajes.

En definitiva, un relato bien escrito, qué duda cabe, pero sin alma.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53671
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Sinkim » 02 May 2019 12:46

Una relato bien escrito aunque adolece de tratar un tema muy visto lo que le resta fuerza a la historia y convierte a los protagonistas en poco más que clichés. Es una pena porque el autor demuestra tener mucho oficio y con otra idea seguro que me hubiera cautivado mucho más :60: :60:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CP XIV - El sillón del Consejo

Mensaje por Mister_Sogad » 05 May 2019 07:06

Regreso a tu historia, autor/a.

¿Y si hubieras tirado más de ironía? En las relecturas me he topado con que quizá has alargado mucho las explicaciones, que sí, que puede que fuera necesario para poner todo en perspectiva, pero puede que eso añada algo de "pesadez" a la lectura. Por eso, creo que añadir una ironía más mordaz o un juego irónico plagado de humor podría aligerar el texto sin trastocar las ideas o el tema de tu relato.

Estoy pensando... Por ejemplo, ahondar irónicamente en como Cristina ve a su marido desde la perspectiva de ver la influencia ejercida sobre el jefe de ambos. Aunque claro, quizá de ese modo no hubieras podido lograr el giro sorpresa del final. Así que puede que no esté yo muy atinado con todo esto que te digo.

Mucha suerte. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Responder