CP III: "El misterio del lago"- Asher

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13604
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

CP III: "El misterio del lago"- Asher

Mensaje por Arwen_77 » 14 Abr 2008 17:05

8º participante Concurso Primavera 2008

El misterio del lago


— ¿Por qué hemos venido a este lugar, mamá? ¡Yo quería ir a la playa!
— Pero Lily… tú ya sabes que todos los años vamos a la playa en verano. ¿No podemos cambiar este año? — yo no respondí. Sabía que una niña de once años como yo no podría convencer a su madre. — Además, en el bosque hay un lago en el que te podrás bañar…
Me fui enfadada a mi habitación. ¡Era injusto! ¿Por qué teníamos que venir a este lugar e instalarnos en una cabaña vieja y húmeda? ¡Ni siquiera tenía aire acondicionado! Pero claro, como yo era la pequeña de la familia me tenía que contentar con lo que mis padres dijeran. Que vaya allí, pues allí, que haga tal cosa, pues la tengo que hacer… ¡Era muy injusto! Ojalá yo tuviera los mismos años que mi hermano mayor, Iker, que ya había cumplido los dieciocho, aunque la verdad es que es un pesado que siempre intenta chincharme y hacerme rabiar para que llore…
Y en este tipo de cosas estaba yo pensando cuando entró el tonto de mi hermano en mi habitación:
— Hola hermanita. Me ha dicho papá si te apetecería ir ahora al lago a pescar un poco. Claro, que habrá que sujetarte para que si pica algún pez en tu caña no se te lleve… — era una de sus bromas de nuevo; acto seguido se echó a reír. Yo lo ignoré pero acepté la proposición. La verdad es que me gustaba mucho pescar con mi padre; era bastante divertido.
Tras unos pocos minutos ya estábamos a la orilla del lago con las cañas listas para pescar. Era un lago grande y, por lo que parecía, también muy profundo. Mi hermano y mi padre lanzaron el anzuelo de sus cañas al agua. Yo no lo hice porque el hilo de la mía se había enredado en la manivela y me hice un lío impresionante. Mi hermano lanzó una carcajada cuando me vio intentando soltar el nudo que se había formado, e iba a decir algo cuando su caña empezó a arquearse con el hilo muy tenso:
— ¡Ha picado! ¡Ha picado un pez! ¡Y parece grande! — empezó a enrollar el hilo con la manivela pero el pez tiraba cada vez más fuerte — ¡Papá! ¡Échame una mano! ¡Ayúdame a sacarlo! — pero la fuerza con que tiraba el animal iba aumentando e Iker tuvo que soltar la caña, que se hundió en el agua como una flecha — ¡Uf! ¡No podía… aguantar… más! ¡Uf! ¡Qué pez más… fuerte…! — dijo jadeando por el esfuerzo.
Mi padre dejó la caña que llevaba en el suelo y dijo que iba a ir a por otra para mi hermano. Yo me presté a acompañarlo. Volvimos a la casa cruzando el pequeño bosque, mi padre cogió la nueva caña y llegamos junto al lago por el mismo camino. Encontramos a mi hermano mirando el agua con los ojos muy abiertos, como asombrado.
— Yo… la caña… no sé… — dijo tartamudeando.
— ¿Dónde esta mi caña, Iker? — preguntó mi padre extrañado y con un tono de voz enfadado.
— No lo sé. Oí un ruido en el bosque a mi espalda y pensé que había alguien así que decidí mirar, pero al volver, la caña había desaparecido…
Me fijé donde antes mi padre había dejado su caña.
— Aquí hay un rastro en la arena. Parece que la caña se ha deslizado hacia… hacia el agua…
Mi padre se puso hecho una furia. ¡Y no me extraña! Eran sus dos mejores cañas. Tras este incidente decidió que sería mejor dejarlo para otro día. Antes de marcharme eché un último vistazo al lago. ¿Qué misterio se escondería bajo esas aguas? Era una pregunta cuya respuesta pronto iba a averiguar…
Esa noche lo pasé muy mal. La cama estaba muy dura para mí y no conseguía dormir. Intenté acomodarme de todas las formas y posturas posibles, hasta que un extraño sonido llamó mi atención. Parecía un canto, un melancólico y lejano canto entonado por una celestial voz femenina que provenía del exterior. Fui corriendo a la habitación de mis padres, y desperté bruscamente a mi madre:
— ¡Mamá, mamá! — abrió los ojos pero yo notaba que aún estaba
adormilada — ¡Mamá, despierta!
— ¿Qué quieres? Es… la una de la mañana… Déjanos dormir…
— ¡Pero mamá! ¿No oyes esa voz? — pero mi madre, que había cerrado ya los ojos, comenzó a roncar, y yo no tuve más remedio que meterme en mi cama de nuevo e intentar dormir escuchando ese enigmático canto.
El día siguiente transcurrió tranquilamente hasta la noche. Otra vez no podía dormir pues aún no me había acostumbrado a la dureza del colchón, y de nuevo, en mitad de la noche, oí la extraña voz que había escuchado la noche anterior. Esta vez decidí averiguar de donde provenía y quién producía ese canto, así que me puse rápidamente una bata sobre el pijama y salí de la casa.
El ambiente estaba húmedo y frío, y bajo mis sandalias notaba la hierba mojada por el rocío de la mañana. Agucé el oído para oír más claramente la voz. Me percaté entonces de que provenía del bosque, así que me encaminé hacia allí. Daba miedo por la noche, todo oscuro, con sonidos de hojas moviéndose en los árboles mecidos por el viento y ruidos que emitían animales nocturnos que allí habitaban. Cada vez oía más cerca la voz, esa voz tan atrayente y seductora…
Salí por fin del bosque y llegué a un claro donde ya no había hierba sino arena. Comprendí que me encontraba a la orilla del lago. Ahora la voz se oía muy cerca, tan cerca que incluso podría haber visto al ser que la emitía si hubiese sido de día. Me acerqué más hacia el lago. La vista se me iba acostumbrando a la oscuridad lentamente. Cada vez oía más el canto con aquella melódica voz hasta que, de repente, se detuvo. Entonces, con la vista ya casi acostumbrada a la oscura noche, vi dos brillantes ojos que me miraban sorprendidos sobre el lago, a unos metros de mí. Luego los ojos desaparecieron y un chapoteo en el agua me comunicó que aquel extraño ser se había marchado bajo el lago, dejando una estela brillante sobre la superficie, como polvos dorados que fueron deshaciéndose lentamente. Esperé un rato pero la criatura no surgió de nuevo, así que volví a la cabaña y me tumbé en la cama pensativa hasta que me quedé dormida.
Por la mañana me desperté sobresaltada, pues mi hermano había puesto música en su habitación, que se encontraba junto a la mía, con el volumen casi a tope. Me costó un rato quitarme el sueño, y cuando me despabilé completamente recordé lo que había sucedido aquella noche: el canto, el
“paseo” por el bosque hasta el lago, los ojos que me miraban, el chapoteo en el agua, los polvos brillantes de aquel ser… Sentía necesidad de contárselo a alguien, así que bajé a la cocina, que se encontraba en el piso inferior de la casa, para hablar con mi madre, que estaba preparando el desayuno en esos momentos, sobre aquello.
— Mamá, tengo que contarte algo… — ella me miró con cara intrigada — Hoy por la noche he vuelto a oír esa voz — sus cejas se arquearon en un gesto de incomprensión — y salí de casa para averiguar de donde provenía y…
— Creo que has tenido una pesadilla, Lily, pero…
— ¡No ha sido un sueño! ¡Fui hasta el lago y vi dos ojos observándome sobre el agua y luego desaparecieron y…!
— Déjalo cariño. Ya olvidarás esa pesadilla… — me interrumpió ella, y acto seguido me dio la espalda para seguir preparando el desayuno.
— ¡Pero es que hay alguna extraña criatura viviendo en el lago! ¡Puede que sea peligroso!
Me callé al ver que mi madre no me escuchaba. Entonces oí una voz detrás de mí:
— ¡Uuuuuuuuuuh! ¡Soy el monstruo del lago, Lily! — era mi hermano, burlándose de mí con una voz fantasmal. ¡Qué patético! — ¡Esta noche te voy a comer para cenar! ¡Uuuuuuuuh!
Le pegué un empujón y me fui enfadada a mi habitación. ¿Por qué no me creían? Yo estaba segura de que no había sido un sueño… ¿o sí?
El misterioso ser que se encontraba en el lago me intrigaba mucho, así que me puse a investigar. Fui de nuevo al lago para buscar pistas. Entonces dirigí mi mirada al lugar donde había visto aquella noche los ojos. Allí había una roca, una negra roca que brillaba por esos polvos dorados. En ese momento me fijé en el agua del lago y me llevé un gran susto. Había una oscura figura bajo la superficie envuelta en el brillo de aquellos polvos con unos grandes ojos que me miraban intrigados. No veía muy bien la silueta de aquel ser; sólo reconocí una cola verde que salió de la superficie cuando la criatura se fue nadando hacia el fondo del profundo lago. ¿Sería un pez? No, era demasiado
grande para serlo. Pero entonces, ¿qué era?
Decidí no contarle a nadie que estaba intentando descubrir qué había en el lago pues, aunque lo hubiese hecho, nadie me habría creído. Aquella noche, como las dos anteriores, volví a escuchar aquella enigmática voz. ¿Sería aquel ser que vi bajo el agua el responsable de ese canto? Debía averiguarlo pronto, pues mi familia y yo sólo nos quedaríamos en ese lugar un par de días más.
Entonces se me ocurrió una idea que por fin resolvería todas mis dudas. La noche siguiente pondría mi plan en práctica, y toda mi familia sabría que yo decía la verdad.
El día siguiente se me hizo muy largo. Los minutos me parecían horas. Estaba deseando que llegara la noche para desarrollar mi estrategia. Y al fin llegó. Yo me fui a la cama como de costumbre y esperé a que todos se durmieran para salir de mi habitación y entrar a hurtadillas en el dormitorio de mi hermano. La cámara, debía cogerle la cámara de vídeo sin despertarle para grabar a la criatura que se escondía en las profundidades del lago y desenterrar así el misterio que escondía.
Abrí lentamente la puerta de la habitación de Iker y entré de puntillas dentro. Todo estaba oscuro, pero poco a poco mis ojos se fueron acostumbrando hasta que conseguí ver todo casi a la perfección. Ahora debía encontrar la cámara. Empecé a rebuscar sin hacer ruido en todos los cajones y armarios, entre la ropa, en las estanterías, por todo, pero no la encontré. Sólo quedaba un lugar posible: el cajón que se encontraba bajo la cama donde Iker estaba tumbado, durmiendo plácidamente. Sólo había un problema: la cama de mi hermano hacía mucho ruido cuando se abría el cajón, pero sólo tenía esa oportunidad, pues mis padres habían hablado ese día sobre abandonar el lugar el día siguiente y volver a nuestra casa en la ciudad. Así que abrí lentamente el cajón. Cada vez la cama crujía más. Una vez que estaba lo suficientemente abierto, eché una ojeada dentro y miré si estaba allí la cámara. ¡Premio! ¡Allí estaba, al alcance de mi mano! La agarré rápidamente y cerré el cajón de golpe por la emoción, sin pararme a pensar en el ruido que había hecho. Mi hermano empezó a despertarse y no era conveniente que me viera en su habitación
robándole su cámara, así que fui corriendo a mi habitación, me metí como un rayo en mi cama con el aparato bien agarrado en mi mano y escondido entre las sábanas y me hice la dormida. Un momento después mi hermano abrió la puerta de mi dormitorio de golpe dispuesto a echarme la bronca por despertarle pero, al verme dormida, se fue confuso intentando no hacer ruido.
Dejé pasar unos minutos para que Iker volviera a dormirse y luego salí de la casa haciendo el menor ruido posible. Me encaminé de nuevo hacia el lago cruzando el inquietante bosque hasta llegar a la orilla. La criatura aún no había salido a la superficie para comenzar su canto así que inicié mi plan, que simplemente consistía en dejar la cámara junto al lago con la “visión nocturna” activada para grabar todo lo que sucediese y volver al día siguiente allí para recogerla y enseñar a todo el mundo lo que Lily, una niña de tan sólo once años, había descubierto ella sola.
Comencé a ajustar las funciones de la cámara (duración del vídeo, visión nocturna, volumen, luminosidad…) y justo iba a presionar el botón para iniciar la grabación cuando algo me llamó la atención a mi espalda, sobre el lago. Me volví rápidamente y me quedé sorprendida. Una luz que provenía del fondo comenzó a iluminar toda la superficie y, tras unos instantes, todo el solar del lago rodeado por el bosque quedó iluminado por una luz cegadora. Tal fue mi asombro que dejé caer la cámara sin darme cuenta. Pero entonces ocurrió algo todavía más inesperado y sorprendente: de la superficie empezaron a surgir rostros, unos bellos rostros femeninos y muy humanos seguidos de una larga melena y un cuerpo de mujer. Pero me percaté de algo más que se distinguía bajo el agua: esas “mujeres” no tenían piernas, sino cola, una brillante cola de pez cubierta de escamas. ¡Sirenas! ¡Aquellas criaturas eran sirenas!
No sabía que hacer. ¿Serían peligrosas? ¿Debía volver a la cabaña? Estaba muy confusa. En ese momento una voz interrumpió mis pensamientos:
— No tengas miedo. — era una dulce y melancólica voz proveniente de una de las sirenas que tenía más cerca — No te haremos daño, Lily. — me extrañó que supieran mi nombre, pero aún así seguí escuchando — Sabemos muy bien que tú conocías nuestro secreto porque eres una niña muy lista — me sonrojé un poco al escuchar eso, lo reconozco — y hemos decidido dejarnos mostrar por ti para pedirte un favor, Lily. — me extrañé un poco. ¿Un favor? — Sólo queremos que no desveles a nadie que existimos. No reveles a nadie el misterio del lago. — asentí con la cabeza, aunque estaba un poco decepcionada. En todos los rostros de las sirenas se dibujó una sonrisa. — Llevamos mucho tiempo protegiendo este lago y a los animales que en él habitan. Estamos hartas de los pescadores que aterrorizan a los peces que nos rodean. — entonces comprendí lo de las cañas perdidas de mi padre. ¡Fueron ellas! — ¿Podemos confiar en ti, Lily? — volví a asentir con la cabeza — Como agradecimiento por tu comprensión hacia nosotras, hemos decidido hacerte un obsequio, un regalo que seguramente te encantará…
Y dicho esto todas las sirenas desaparecieron bajo la superficie. Entonces noté algo en mis piernas. ¡No las podía separar! Al dirigir la vista hacia ellas comprendí el “obsequio” que me habían hecho las sirenas. ¡Me habían convertido en una de ellas! Sin pensármelo dos veces me lancé al agua y comencé a bucear. Era maravilloso: notaba como si el agua no me mojara y además podía respirar y ver a la perfección. Era como volar con miles de peces de colores y otros bonitos animales acuáticos a mi alrededor, sobre un paisaje de algas y exóticas plantas que nunca había visto. Pasé un largo rato disfrutando del “viaje” hasta que decidí salir a la superficie (donde había desaparecido ya la luz) pues era demasiado tarde y todavía no había dormido nada. Tan sólo al sacar la cabeza del agua, la aleta de pez que tenía en vez de piernas empezó a desvanecerse dejando al descubierto mis verdaderas extremidades. Salí del agua con la ropa absolutamente seca (cosa que me sorprendió muchísimo) y cogí la cámara de vídeo, que no había grabado nada, para devolverla a mi hermano antes de que notara su desaparición.
Decidí no romper mi promesa con las sirenas y guardar en secreto lo ocurrido, pero nunca olvidaría aquella mágica noche, que sería para mí la noche más bella que habría pasado en toda mi vida.
Última edición por Arwen_77 el 30 Abr 2008 20:43, editado 1 vez en total.
:101: Caesar's women - Colleen McCullough

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: CP III: "El misterio del lago"

Mensaje por takeo » 15 Abr 2008 19:43

Pasa a la primera página

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48791
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 15 Abr 2008 21:41

Ohhh este es bellísimo con esos toques fantásticos
me ha gustado mucho!
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
1452
Vivo aquí
Mensajes: 12087
Registrado: 22 Sep 2007 12:36
Ubicación: Entre tus brazos...

Mensaje por 1452 » 15 Abr 2008 22:14

Debo reconocer que está bien escrito, sin embargo, yo no consigo meterme en esta historia.

Avatar de Usuario
Naide
No tengo vida social
Mensajes: 1293
Registrado: 13 Ago 2007 12:52
Ubicación: Vía Láctea; que no está nada mal para no haber elegido.

Mensaje por Naide » 15 Abr 2008 22:34



Me he sentido como un niño que lee aventuras
que le hacen soñar.
:eusa_clap:

Avatar de Usuario
cometa azul
Foroadicto
Mensajes: 3188
Registrado: 24 Feb 2008 11:50
Ubicación: entre libros

Mensaje por cometa azul » 15 Abr 2008 23:05

Me ha recordado a los cuentos fantasticos que leía de pequeña

____________________________________________

El librro de Kabul. Asne Seierstad.
Palmeras en la nieve. Luz Gabas.

El verbo leer no soporta el imperativo. Daniel Pennac.

Avatar de Usuario
al_bertini
Vadertini
Mensajes: 5291
Registrado: 11 Sep 2007 12:54
Ubicación: el otro foro

Mensaje por al_bertini » 17 Abr 2008 10:19

Me ha recordado a los cuentos de mi infancia :)
"El mayor riesgo laboral que existe es trabajar"-Proverbio Mirianesco
Recuento 2010
Imagen

Avatar de Usuario
Fley
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 2871
Registrado: 20 Dic 2007 14:36

Mensaje por Fley » 17 Abr 2008 12:24

A mi me ha recordado a los cuentos de Nelly :D

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48791
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 17 Abr 2008 13:02

este era mi segundo favorito :D
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
El Ekilibrio
No puedo evitarlo
Mensajes: 16697
Registrado: 24 Abr 2006 19:03
Ubicación: Sociedad protectora de animales y barcomaris
Contactar:

Mensaje por El Ekilibrio » 17 Abr 2008 19:11

Yo no sé que decir. La fantasía no es mi género favorito. El cuento me gusta pero no me sorprende. Tiene muchos tópicos y eso hace que no me acabe de atrapar. Aun así considero que es una propuesta dignísima y que se merece algún voto.

Felicidades
Nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia
Imagen
http://elekilibrio.blogspot.com/
CAMPAÑA PARA PAGAR LOS ESTUDIOS DE BARCOMARI

Avatar de Usuario
Emma
La Gruñ
Mensajes: 9139
Registrado: 17 Abr 2007 20:31
Ubicación: En mi Gruñidera

Mensaje por Emma » 17 Abr 2008 19:32

Yo esperaba la aparición de una sirena desde el primer momento en que menciona el misterioso canto, por lo que no me ha sorprendido el final :) pero aún así está bien escrito. Gracias.

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Mensaje por Katia » 19 Abr 2008 17:37

Éste es un delicioso cuento para niños :)

Todavía ningún relato está ganando en mi mente a "El círculo", en lo que a votar respecta :roll:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15950
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Mensaje por Gabi » 22 Abr 2008 23:59

Es un cuento muy tierno y está muy bien redactado. Felicitaciones!
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
isabelita
No tengo vida social
Mensajes: 1993
Registrado: 30 Ago 2007 23:01
Ubicación: Éste tiene que ser mi año

Mensaje por isabelita » 23 Abr 2008 18:57

Una historia muy bien escrita que nos remite a nuestra infancia.
Me ha gustado
Recuento 2018
:101: :101: "Fin de guardia" - Stephen King

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27229
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Mensaje por ciro » 23 Abr 2008 22:55

Como han dicho muchos se trata de un cuento. Bien escrito y con cierta poesía, pero no me cala.

Responder