I Fantasía: Lunara y Arián - Katia

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48769
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

I Fantasía: Lunara y Arián - Katia

Mensaje por Felicity » 26 Oct 2008 20:03

LUNARA Y ARIÁN

Lunara se levantaba tarde todas las mañanas. Le costaba reunir fuerzas para saltar de la cama al mundo. Otro día más, con todos los cortesanos revoloteando a su alrededor y tratando de curarla… Pero… ¡Qué extraño!. Entró un criado a sus aposentos, y la llamó “Majestad”. Pero si aun no se había producido la sucesión debido a su enfermedad. Lo más irritante es que a continuación le comunicó que su esposo llegaría de su viaje justo a tiempo para la comida. “¡Yo no estoy casada!-exclamó- ¿Qué estáis diciendo?.” La miró lívido y ostensiblemente extrañado, musitando: “¿Os encontráis bien, Majestad?”. “¿Por qué me llamará así, si aun no estoy coronada?”-pensó-.

Salió preocupada de su dormitorio, y le saludó con una reverencia un noble, muy amigo de su padre, y le preguntó: “¿Hoy qué hay?”, a lo que repuso: “Majestad, vuelve su esposo de su travesía. Un día antes de lo esperado, así que he suspendido todos los actos oficiales fijados para hoy en su agenda, espero que os complazca”. Lunara creía estar volviéndose loca: “¡Por Dios! ¡No estoy casada! ¿Qué es esto? Aun no he subido al trono, ¿por qué me dais el tratamiento de reina?”. Estupefacto la contempló de hito en hito, e inquirió: “¿Os sentís mal?. ¿Qué os sucede?”. Arrebatada por la ira y por la incomprensión exclamó: “¡No me sucede nada!¿Qué os sucede a vos? ¿Por qué mentís deliberadamente? Mi padre ha muerto hace sólo poco más de un mes, ¿qué pretendéis? ¿No será esto una terapia extravagante para mi recuperación?” Él muy preocupado le informó: “Señora, de eso hace ya años. Mucho me temo que estáis sufriendo de algún tipo extraño de enfermedad, porque no recordáis…”

A Lunara se le vino un amargo sabor a la boca. Las imágenes se iban volviendo cada vez más borrosas a su alrededor. Un agudo zumbido ensordeció sus oídos, y cayó al suelo.

-¿Cómo estáis?

-¿Qué hacéis aquí? ¿Arián? ¿Tú? ¡Vete!

o Es vuestro esposo, Sra. Y está muy preocupado por vos.

El enemigo de mi difunto padre, ¡no puede ser! –pensó-

o ¡No estoy casada! ¿Pero os habéis vuelto locos todos o soy yo la que está loca?

Aquello no podía ser real, se decía a sí misma.

o ¿Y tú?– le dijo iracunda- ¡fuera de mi vista! ¡Dios!

- Señora, estáis enferma. Tranquilizaos. Si queréis salir pronto del hospital tenéis que colaborar para recuperaros. Enfermero, por favor…

Le inyectaron un calmante por vía intravenosa. Sus días recluida en ese centro psiquiátrico la estaban devorando por dentro. Nunca quería escuchar a Arián. Siempre lo echaba, con su temperamento tan marcado cada vez que venía a verla. Pero un día, antes de marcharse, le dejó una carta que atrajo poderosamente su atención. En el anverso del sobre ponía:

“¿La explicación de todo?”

“Querida Lunara, (y no es sólo un formalismo, de sobra os lo he repetido, sin que nunca me hayáis no ya creído, sino ni tan siquiera concederme el beneficio de la duda), leed estas líneas con atención y esconded bien esta carta, o mejor destruidla cuando la leáis entera: Estoy tan sorprendido como vos. Sólo que a diferencia vuestra, gratamente… Me explico mejor: También me he visto aquí y me han dicho todos que soy vuestro marido, incluso mis familiares y compañeros. Me parecía al principio que o todo era un sueño, una locura. Algo muy extraño estaba pasando y a lo que no hallaba explicación lógica alguna. Por ello, llegó un momento en que opté por seguirle la corriente a todos, pues mucho me temía que podía acabar recluido como lo estáis vos ahora mismo. Disimulemos, y decidámonos los dos juntos a hallar la verdad, por sedicente que se nos muestre. ¿Qué ganáis pues llevando a todos los que nos rodean la contraria? Nada. Pensadlo bien.

Arián”



Se fue a dormir con las palabras de la carta en su mente. A la mañana siguiente, nada más ver a su enfermero, le dijo:

* Creo que me voy encontrando mejor. Tengo ganas ya de que venga a visitarme mi esposo. ¿Se lo podéis decir al doctor?
* Sí, por supuesto. Ahora le llamo.

Salió apresuradamente de la habitación y a continuación entró a verla el facultativo:

* ¿Cómo os encontráis?
* Ya le he dicho al enfermero, que mejor y que quiero hablar con mi marido
* Eso me alegra. De hecho, se os ve un aspecto muy relajado, no como en los días anteriores. Pues ahora mismo, ya que ha estado muy preocupado por vuestro estado de salud, voy a comunicarle que deseáis verlo. ¿Cuándo?
* Cuanto antes. Me urge, por favor doctor.
* Está bien.

En pocas horas aparecía Arián ante ella:

* ¿Cómo os encontráis?
* Mucho mejor. Gracias por vuestra misiva. ¡Por Dios! ¿Qué nos está pasando?
* Todo es muy extraño. Al parecer nos casamos hace un año y medio, aproximadamente. Y ya han pasado cinco en total desde el fallecimiento de vuestro padre. Realmente estáis ya coronada. Sois la Reina y… En fin… Todo es o parece tan real… ¿Cómo es posible? Ha transcurrido todo ese tiempo, es así. Incluso el bebé de una pareja amiga mía ya no lo es: habla y camina. ¿Os lo podéis creer? Los demás dicen que tuvimos una boda preciosa y que hacemos muy buena pareja. Me han enseñado imágenes de nuestro enlace. Aquí hay un misterio por desentrañar… Sólo podemos hacerlo juntos los dos, que somos los que estamos en la misma e idéntica situación. Ahora no importan ni vuestros sentimientos al respecto ni los míos. Debemos ser fuertes. Tampoco debemos preocuparnos de lo pasado. Si ellos nos están engañando o somos víctimas de una trama incluso peor, tenemos que jugar a su mismo juego: finjamos pues, hasta dar con la verdad
* ¡Es de locos! – exclamó, y las lágrimas se le saltaron.
* Paciencia, y serenidad. Nos vamos. Os he traído ropa y enseres.
* ¿De dónde?
* De nuestra casa...

Lunara tuvo en ese instante una crisis de llanto.

* No soy tan malo. No sollocéis así, que no hay motivo.
* ¡Ni se os ocurra, aunque vivamos juntos…!
* No os tocaré, soy un caballero. Estamos en este enredo juntos. Se trata simplemente de una alianza. No os preocupéis, y venga, marchémonos

Era todo tan raro. Llegaron a una suntuosa mansión, circundada de unos jardines esmeraldas. Lunara se sentía desorientada y perdida. Pero sin duda era un gran consuelo no verse sola en semejante tesitura. Cuando llegaron, él le fue enseñando el interior y cual no fue su sorpresa al ver una cuna junto al tálamo… Le miró estupefacta e inquisitiva, y él respondió resignado:

* No os quise atormentar más. Es lo que estáis pensando…
* ¿Nuestro? ¿Un hijo? – balbuceó nerviosamente-
* Hija. Por lo visto se llama Ada

Se pegó fuertemente a la pared por la espalda. No recordaba nada del sueño que tuvo sobre la pequeña tiempo atrás. Pero sí era capaz de sentir una dulce y suave emoción con sólo contemplarla:

- Bonito nombre. Quiero cogerla en mis brazos.

* ¡Vaya!. No intuía yo que pudierais tener ese instinto …
* ¿Qué sabéis de mí? ¡Nada!
* Bueno, salvo lo incisiva y guerrera que eres, es verdad, nada más
* No me tuteéis
* Estamos casados, es mejor que nos acostumbremos a hacerlo, para que delante de los demás no levantemos ninguna sospecha y nos veamos libres para descubrir qué diablos está pasando
* Ya, ya.

La levantó y sintió como una luz la traspasaba por dentro, desde los talones hasta la cara. Le pareció lo más bello que habían visto sus ojos jamás. Una oleada de amor maternal anegó gozosamente su corazón, que empezó a latir con ímpetu. Se parecía a ella mucho. Esto si que era algo mágico. Y esos ojos… eran exactamente los de Arián. Por primera vez en mucho tiempo sonrió y volviéndose a él le sostuvo la mirada extática de dicha.

Él hubiera querido abrazarla, pero sólo se atrevió a pasarle suave y casi imperceptiblemente el brazo por uno de sus hombros, devolviéndole a su vez esa hipnótica sonrisa de su rostro. Porque Lunara no solía sonreír, pero cuando lo hacía, siquiera fugazmente, iluminaba el mundo.

* ¿Sabes? No es el momento de pensar en nada. Hazme el favor de no ser pesado. Estoy muy cansada. Son demasiadas cosas a la vez. Quiero dormir y olvidarme al menos por una noche de todo. Y voy a poner la cuna lo más cerca posible, no vaya a ser que se despierte y tenga hambre o necesite algo. Es mía. Tengo como una certeza absoluta. Por eso quería sostenerla, para ver que sentía.
* También es mía, ¿has visto sus ojos? Idénticos a los míos
* Sí, así es.
* ¿Es guapa, verdad?
* Preciosa – contestó sonriente-
* Vámonos a dormir.

Se tendieron en la cama, uno junto a otro. La tenía tan cerca y a la vez la sabía lejana. Estaba tan linda cargando a Ada…

* Tengo frío
* Te busco otra manta, espera
* Vale

Se la trajo y la echó encima de la anterior.

* Buenas noches
* Buenas noches, Arián.

Ella se durmió y él no, que se quedó despierto mirándola embelesado hasta bien entrada la noche, y poco antes de la aurora el sueño, finalmente, le venció. Cuando despertó, Lunara no estaba. Salió a buscarla y se la encontró en el salón haciéndole carantoñas a la pequeña.

* ¡Quién lo hubiera dicho! ¿Eh? ¡Mírala qué cariñosa que es y qué maternal, con ese carácter tan aguerrido que tiene
* No digas más tonterías. ¿Sabes una cosa? Me encanta. No te rías, pero, creo que, que la quiero. No soportaría separarme de ella.
* Es natural
* Ven aquí, anda, “papá” y coge a la niña un momento
* Voy
* Llévala a su cunita, anda. Porque con ella conmigo me va a ser imposible concentrarme. Responde a mi voz, como si realmente la hubiera estado escuchando meses. En fin… Mejor que no piense más. Lo primero es desvelar esta anomalía temporal en la que nos vemos envueltos, Arián. Lo demás es secundario.
* Tienes razón

Pasaron días, noches, semanas, meses. Y las circunstancias permanecían. Inmutables. Un mal día, Ada se puso malita y hubo que llevarla al doctor. En la sala de espera Lunara se abrazó frágil a su fornido esposo. Él la tranquilizó. Al final todo salió bien. Esa noche, volvieron a casa y como siempre se tendieron en su cama los dos. Pero en todo este tiempo cada vez se sentían menos extraños en su inusitada relación conyugal.

* Arián, menos mal que no tenía nada, verdad
* Sí, también me inquieté, ¿sabes?
* No hemos descubierto nada en todo este tiempo, ¿te das cuenta?
* ¡Y tanto! No tengo ni una teoría mínimamente aceptable que nos sirva de explicación.
* Ni yo.

Con mucha naturalidad se acurrucó junto a él y apoyó la cabeza en su hombro. Ya llevaba haciéndolo varias noches. Desde que Ada tuvo los primeros síntomas de hallarse enferma.

* Estoy tan contenta de que a nuestra hija no le pase nada
* Lo sé, y yo

Le miró. Ella a él también

* ¿Has pensado que es posible que nos quedemos siempre así?
* No sería tan malo, ¿o sí?

Lunara le miró fijamente. Como asintiendo con sus ojos. A él empezaron a temblarle las rodillas. Y una ansiosa agonía se adueñaba imparable de su mente. Tranquila y plácidamente ahí estaba ella mirándole, tan incitante y tierna a la vez.

* Se te ve muy relajada, muy bien. Si quieres, acércate más…
* Sí…

Su imaginación echó a volar, alocadamente. La rodeó con sus brazos por la cintura. Ella no sólo no se resistió, sino que respondió al primero de los muchos besos que después se sucederían, reclamándole con sus femeninos y carnosos labios todo… Más mujer, más segura, vital y apasionada de cómo la presentía en sus sueños. Por fin había cesado de dar vueltas en la nada persiguiendo sólo un fantasma de su mente. Todo se hacía piel, cuerpo, realidad. Y la locura se desencadenó entre ambos. Él por primera vez estaba cerca de ella, y sólo le importaba, loco como estaba desde hace tanto tiempo por ella, sentir cada una de sus caricias rodando sobre su cuerpo, a la vez que con sus dedos paso a paso la iba desnudando.

Hubo ya noches de pasión que hicieron lo imposible realidad, que los unieron de verdad en matrimonio y en alma. Y cuanto más le hacía el amor, más la deseaba y más crecían sus sentimientos, consolidando y reafirmando su unión.

Lunara estaba jugando con Ada. Ya habían pasado 4 años. La niña era muy risueña, muy alegre, y hablaba por los codos. En su carita se asomaban intrigados al mundo unos ojitos negros muy vivos y brillantes. Arián contemplaba la escena. En ese instante, en medio del salón en que estaban, surgió de la nada una cortina de agua irisada y sonora.

* ¡Mira!
* ¡Qué extraño! Vamos a acercarnos – propuso él-

Lunara cogió a la pequeña en sus brazos y él la tomó de la mano. Los tres se pusieron frente a la pared de agua. Tenía destellos de colores muy vivos.

* ¡Ada, no lo toques!- exclamó su madre-

Ya era tarde. Se perdió dentro del líquido.

* ¡Arián, entremos nosotros también! ¡Nuestra hija! ¡No! – sus ojos se anegaron de lágrimas-

Se adentraron en el transparente y acuoso velo, con desesperación y ansiedad. Pero…

Detrás no estaba la niña…

* ¡Arián! No está, ¿cómo es posible? ¿Qué ha pasado? No entiendo nada. Vamos a buscarla, Arián. Tenemos que encontrarla.

Lunara empezó a gritar: “¡Ada! ¡Adaaa! ¡Ven con mamá! ¿Dónde estás?”

Exploraron los alrededores. Caminaron sin descanso. Pero la chiquilla no aparecía. Ninguno de los dos era consciente del tiempo, que pasaba implacable e indiferente a la ausencia de la pequeña y al dolor de sus padres. Se cernió la noche sobre ellos, y entonces:

* Lunara, ¿tu anillo? Me acabo de dar cuenta ahora mismo… ¿Dónde está?
* ¿Eh? Es verdad… ¿Se me habrá caído?
* ¿Tú crees?
* Un momento, Arián. ¿Y el tuyo?
* Aquí, en mi dedo.

Pero no estaba tampoco. Se miró la mano estupefacto y creyó que quizá a él se le había caído también.

De pronto tuvo una fuerte intuición. Miró a su alrededor y una sensación muy intensa le invadió.

* Mi niña – lloraba amargamente-, mi niña.
* Querida, aquí pasa algo raro.
* ¡No me importa! Sólo quiero encontrarla… ¿Entiendes? Encontrarla…

Se tocó el medallón que le regalaron cuando nació.

- ¿Qué te pasa?

- El medallón, Arián, pesa cada vez más. ¿Será una manía mía?

* A ver, déjame – lo puso, sin quitárselo, en la palma de la mano- ¡Es cierto! ¡Un momento! ¡Está quemando!

Una ráfaga de luz magenta salió de él, y con tal empuje que los derribó hasta caer al suelo. Y en medio de la penumbra crepuscular, la luz creció, hasta adquirir forma de columna, y la niña se fue haciendo cada vez más pequeña, hasta volver a ser el bebé que encontró por primera vez Lunara en su cuna, y hasta adquirir su primitiva forma celular. En ese momento, se desvaneció.

* Hemos regresado –sentenció él-
* ¿Y ahora qué haremos?
* Yo desde luego ya te quería de antes, y tú lo sabes. Pero es que ahora no soporto ni la idea de vivir sin ti…

Ella lo abrazó, buscando refugio y protección.

* Para mi eres mi marido, estoy unida a ti. En estos años te he conocido y ya no puedo dejar de quererte y ya no quiero tampoco estar sola
* ¿Te das cuenta? Este era el significado de lo que nos ha sucedido. ¿Quieres casarte conmigo otra vez?
* Sí, tenemos que concebir a Ada cuanto antes, tengo un vacío tan grande. Ahora mismo sólo me quedan de ella tus ojos, que son los mismos.
* Va a ser la niña más deseada de todo Amarán, preciosa

Se abrazaron y se besaron.

* Mi padre, murió hace poco. ¿Recuerdas? Y aun no estoy coronada.
* Verdad. Primero tenemos que atender todas esas cuestiones. No podría soportar estar separado de ti mientras no llega el día de nuestra boda… ¿Y tú?
* Tampoco. ¿Sabes? Ya no estoy deprimida. Me siento fuerte. No me importan las críticas de que podamos ser objeto. Sólo sé que te necesito conmigo, tanto como el mismo aire que respiro. Así que adelantaré los trámites y el mismo día de la sucesión nos casaremos. Todo en cuestión de días, ya verás.

La Corte quedó muy gratamente sorprendida del cambio de la princesa. Se reunió en Asamblea Extraordinaria, previa urgente convocatoria, con todos los nobles y destacó enfáticamente la necesidad de ocupar a la mayor brevedad el trono de reina.

La ceremonia de la Coronación fue especialmente hermosa. La sentaron en el que fuera el trono de su amado padre, y ciñeron su corona sobre su cabeza, de la que salieron radiantes destellos. Todos los asistentes aplaudieron, pero en sus rostros se reflejaba la preocupación por los recientes hechos terroristas.

Tras el almuerzo, ya como reina, se desposó con Arián. Según cuentan las crónicas, se leyeron en la ceremonia estas palabras, para todos los presentes en gran parte bastante crípticas, salvo para los protagonistas del evento:

“Os amaréis porque ya os habéis amado antes,

Y por eso os queréis ahora, lo queráis o no.

Porque el amor que os une, unió y unirá

Es obra de Dios, y por su deseo

Estáis juntos, y seréis como teníais que ser uno solo,

Que El os guarde.

Así sea”

Se miraron extáticos. Se abrazaron y se fundieron en un beso. Esa misma noche ocurrió lo mismo que ya les había sucedido antes y de la misma manera. Se amaron. Increíblemente, con una pasión mayor y con un amor más alto, imposible de mensurar. Repletos de vida, ardiendo en el fuego del deseo y con plena conciencia de su mutuo amor. Y engendraron a Ada.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por Felicity el 05 Nov 2008 22:03, editado 2 veces en total.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por ciro » 26 Oct 2008 23:09

Demasiado pastelero para mi gusto. Lo cual no quiere decir que no sea bueno, pero no es mi estilo. Puntuacion 6.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por Ororo » 27 Oct 2008 00:18

Un inicio desconcertante que te lleva a querer saber más. Al conocer el misterio, va despertando menos interés hasta terminar de un modo realmente dulzón.
Bien expresado y fácil de seguir.

Avatar de Usuario
SHardin
Foroadicto
Mensajes: 3812
Registrado: 20 Dic 2007 15:46
Ubicación: Lejos de ti...

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por SHardin » 28 Oct 2008 15:23

Leído. No hay elfos o enanos. Me suena a historia ya leída. Eso no me ha quitado emoción pues me he leído la historia muy a gusto y me ha enganchado, eso si el final era lo previsto. En cuanto a la forma es un estilo muy directo y me chocaba un poco con el tema que suele tratarse con estilos más recargados.

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por takeo » 28 Oct 2008 18:49

Como ya había comentado no me ha gustado la redacción en general, y me ha descolocado la reina en la sala de espera del médico.
Cuando sacamos algo de contexto, nos debe sorprender y agarrar a la historia. Si lo que consigue es que nos salgamos de la historia para plantearnos 'recionalizar' esa situación, algo falla, en el que escribe o en el que lee.

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por Desierto » 30 Oct 2008 00:20

Hermoso, bien narrado. No demasiado original. Correcto de forma sin que destaque nada en especial en cuanto al lenguaje. Bastante bien en general, pero no me ha emocionado.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13568
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por Arwen_77 » 30 Oct 2008 20:25

Me ha gustado mucho. Sobre todo la parte inicial, hasta que se descubre el “misterio” . Me había despertado tanta expectación que me esperaba algo aún más impactante. Cuando ya se descubre que viajan otra vez hacia atrás en el tiempo decae el ritmo. Es como que esa última pequeña parte sobra.

El balance global, muy bueno
:101: Elantris - Brandon Sanderson

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Avatar de Usuario
isabelita
No tengo vida social
Mensajes: 1993
Registrado: 30 Ago 2007 23:01
Ubicación: Éste tiene que ser mi año

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por isabelita » 03 Nov 2008 16:02

Es una historia muy curiosa y se lee muy bien. Describe maravillosamente cómo van poco a poco construyendo su amor hasta hacerlo fuerte como el acero.
Enhorabuena y MUCHA SUERTE
Recuento 2018
:101: :101: "Fin de guardia" - Stephen King

Avatar de Usuario
Jaime
Quien tú sabes...
Mensajes: 5445
Registrado: 20 Ago 2005 17:03

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por Jaime » 03 Nov 2008 17:18

Leido.
La historia está bien pero es un poco pastelosa para mi gusto, además hay que revisar algunas expresiones, pero al margen de todo esto merece la pena.
Suerte :wink:
Leyendo...
La víspera de casi todo, de Víctor del Árbol

Nueva cuenta de twitter literario: @jj_caminero

Avatar de Usuario
Matu
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 29 Jul 2008 05:24
Ubicación: Argentina

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN

Mensaje por Matu » 03 Nov 2008 21:19

Hasta que se descubre el problema, la historia está muy buena, atrapante. Luego pierde intensidad. Me gustó :)

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN - KATIA

Mensaje por Desierto » 05 Nov 2008 01:53

Felicidades, Katia, quizá mi probelma es el escepticismo arraigado contra la pareja y los finales de coemr perdices... pero eso no quita calidad a tu escrito. Enhorabuena.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
SHardin
Foroadicto
Mensajes: 3812
Registrado: 20 Dic 2007 15:46
Ubicación: Lejos de ti...

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN - KATIA

Mensaje por SHardin » 05 Nov 2008 07:28

Saludos. Como dije en mi crítica me gusto leerlo porque es entretenido, engancha y está bien escrito. Quizás mi problema fue que soy muy aficionado a la fantasía violenta y cruel y de eso no hay en tú escrito. Cuestión de gustos.

Gracias Katia por regalarnos una buena historia de amor.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN - KATIA

Mensaje por ciro » 05 Nov 2008 08:25

SHardin escribió:Saludos. Como dije en mi crítica me gusto leerlo porque es entretenido, engancha y está bien escrito. Quizás mi problema fue que soy muy aficionado a la fantasía violenta y cruel y de eso no hay en tú escrito. Cuestión de gustos.

Gracias Katia por regalarnos una buena historia de amor.


Coincido al 100% con SHardin, por eso copio su mensaje.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN - KATIA

Mensaje por Katia » 05 Nov 2008 10:38

Bueno, primero de todo: takeo, yo también te quiero :P

Dicho lo más importante, y poniéndome ya seriecita, pues muchas gracias a isabelita que ha captado exactamente lo que yo quería expresar, y lo ha definido perfectamente :D

Gracias A Desierto por su sinceridad y su mesura asimismo. Ya, ya sé que no se lleva de moda escribir de amor, pero... "No puedo evitarlo" :wink: Muchas gracias por tu juiciosa opinión. Más abajo explico el sentido de la historia, Desierto :)

SHardin, encantador como siempre. Sin saber quién era el autor/a dijiste que la trama te enganchó. Eso ya es para mí muy positivo :D

Arwen :60: Muchas gracias también por tu amabilidad

Y como le estoy cogiendo adicción al 0 en la puntuación popular (jijijijijijijijijijijiji :cunao: ¡Cuñaoooo!), seré reincidente 8) .

Gracias a los que lo han leído y más aún a los que han tratado de ser ecuánimes y positivos, porque quien escribe deja siempre parte de su alma en lo escrito, aun cuando así no lo quiera.

Bueno, boutades y agradecimientos aparte, la verdad es que esta historia a mí particularmente me encanta. ¿Por qué? Porque veréis: no es real. Es ficción pura. La creé para que el lector/a soñara despierto/a. Y bueno, como toda gran historia de amor acabó en tragedia (canción de Ismael Serrano... "Últimamente"). Él muere en una batalla después, pero sólo había seis folios y el sexto coincidió con "las doce en el reloj" (o sea, el momento de plenitud de los personajes, parafraseando a Jorge Guillén; sí, ya sé que cito mucho, pero es que leo bastante también y hay frases que se me graban a fuego en la cabeza).

Me ha chocado mucho que haya habido quien no ha entendido que se trataba de dos dimensiones. Debe ser que igual que estoy superando poco a poco mi problemita con los signos de puntuación, aun me queda mucho que aprender sobre ambientación. Me gustan mucho los diálogos y me dan pereza las descripciones. Bueno: explico. No estamos en la Edad Media (¿por qué ese razonamiento de princesa, luego estamos en la Edad Media?). Tampoco en la Tierra. Es otro mundo, otro planeta. Por demás, el género es "Fantasía", luego puedo hacer lo que se me antoje (¿pues no se ha inventado Terry Prachett un mundo disco sostenido por una gran tortuga y cuatro elefantes que navega sin rumbo en el espacio?). Ayyyyy... :D
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: I FANTASÍA: LUNARA Y ARIÁN - KATIA

Mensaje por Ororo » 05 Nov 2008 11:03

Tienes razón Katia con lo de habernos llevado bien lejos y no sólo a una dimensión, sino a dos.
A unos les gustan las historias de amor y a otros no. No se puede agradar a todo el mundo.
Oye, ese camarero tuyo no tendrá un rato libre para traerme un café doble???
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Responder