CPIV - El gran mago - Minea

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13572
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

CPIV - El gran mago - Minea

Mensaje por Arwen_77 » 07 Abr 2009 22:27

El gran mago

El mago no tenía amigos pero todos le conocían y querían, era un hombre extraño, callado y al mismo tiempo amable con todo el mundo, no tenía nombre conocido y nadie sabía de dónde era ni cuántos años tenía. Solo tenía un compañero, un precioso caballo blanco que era admirado por todos los que lo veían, aunque se rumoreaba que en realidad era un unicornio que había perdido su cuerno en un experimento del mago.
Lo que más le gustaba al mago era naturalmente hacer magia. Podía convocar a la lluvia o al sol, podía hacer aparecer y desaparecer objetos, podía convertir la tierra de un cuenco en fuego, el fuego en agua y el agua en aire.
El mago y el caballo no tenían hogar fijo sino que iban vagando por el mundo, nadie sabía por qué ni que iban buscando, hasta que llegaron a Bauxan una gran isla donde las personas convivían en paz y armonía con el resto del mundo.
Se instaló en una casita al lado del lago Caldonia, el único lago de Bauxan, un lugar tranquilo, rodeado de árboles y poco frecuentado. Allí conoció al joven Kalip, un chico de dieciséis años dulce y generoso que enseguida se sintió atraído por el misterioso mago.
Aunque Kalip había visto al mago un par de veces, la primera vez que hablaron fue cuando el caballo del mago se hirió en una pata y Kalip se ofreció a curarlo.
-Soy hijo y nieto de médicos –le dijo para intentar convencerle- yo también lo seré pronto y tengo experiencia con animales.
-De acuerdo, si él te acepta podrás tratarlo –respondió el mago cautelosamente.
Y el caballo lo aceptó. Así empezó la amistad entre Kalip y el gran mago, como empezó a llamarlo el joven.
En poco tiempo Kalip ya adoraba al mago, sentía una mezcla de curiosidad, admiración y respeto, aunque él era hombre de ciencia y había algunas cosas que no entendía por mucho que el mago dijera que en eso precisamente consistía la magia.

Pasaron siete años, entre debates y trucos de magia. Kalip ya era doctor, y uno bueno debemos admitir, pero se había vuelto muy incrédulo, siempre buscaba y rebuscaba explicaciones lógicas para todos los trucos del mago, y este no hacía gran cosa para evitarlo ya que nunca le daba ninguna respuesta.
-Me gustas porque no te lo crees todo –le solía decir entre sonrisas.
Muchas veces los dos amigos se separaban enfurruñados de tan diferentes que eran sus puntos de vista, pero los enfados no duraban mucho porque ante todo se tenían un gran cariño y comprendían que por muchos años que pasaran nunca se pondrían de acuerdo en ciertos temas.

Un día que Kalip fue a visitar al mago se lo encontró en la orilla del lago, con los brazos extendidos, mirando al cielo despejado.
-¿Qué haces gran mago? –preguntó Kalip con una sonrisa en los labios, pues aunque habían pasado años aún le sorprendía su viejo amigo.
-¿Sabes que este lugar es el más mágico del mundo? –respondió el mago sin mover un músculo.
-La verdad es que no. ¿Qué es lo que lo hace tan especial?
-Todo. El lago, los árboles que lo rodean dándole cobijo, la tierra…
-¿Eso es todo? Hay árboles y lagos en muchos sitios, y la tierra ¡está en todas partes!
-Un día no muy lejano te demostraré que todo es posible. –dijo el mago misteriosamente.
A partir de ese momento Kalip empezó a notar que el mago se comportaba de forma extraña, muchas mañanas ayunaba hasta el anochecer, meditaba el doble que antes y se purificaba, o eso decía él, con pociones de hierbas malolientes. Cuando Kalip se decidió a preguntarle, el mago simplemente respondió:
-Todo es posible, Kalip.
-Últimamente me lo has repetido varias veces, pero ¿qué significa exactamente? ¿Qué significa para ti?
- Dentro de treinta y dos días tendrá lugar el solsticio de verano y entonces intentaré algo imposible.
-¿Qué intentarás? –preguntó Kalip muerto de curiosidad.
-¡Intentaré hacer caer una estrella!
-¿Una estrella? ¿Hacer caer una estrella? ¿Una estrella del cielo? ¿Cómo? ¿Por qué?
-No te puedo decir cómo, eso lo sabré cuando ocurra pero la razón puedo explicártela. Ya intenté hacer algo parecido hace muchos años, casi lo logré, casi… Desde entonces he buscado el lugar y el momento perfectos para lograrlo. Cuando descubrí este lugar supe que era el más poderoso de nuestro mundo pero no era suficiente y esperé. Ahora, este año, habrá luna llena, los planetas se alinearán, y será el momento adecuado.
Con esta sorprendente revelación Kalip y el mago se despidieron, ya que el mago se iría a pasar el mes restante a una cueva donde se dedicaría a meditar y a continuar su preparación para el gran momento.

No sabemos los pensamientos que cruzaban la mente de Kalip, aunque podemos adivinar que no eran buenos. Locura, era lo más suave que murmuraba por el camino mientras llevaba al caballo a su propia casa, donde lo cuidaría hasta que el mago regresara.
Los días pasaron rápidos, Kalip se sentía un poco preocupado, el mago había avisado que no se volverían a ver hasta el solsticio pero aún así en los bosques podría ocurrir cualquier accidente. Un par de veces salió a pasear con el caballo por la zona y de paso a asegurarse de que su amigo no se encontraba tirado en algún lugar con una pierna rota.

El mago apareció la mañana del solsticio, llegó sucio, despeinado y un poco más delgado, Kalip lo llevó a su casa poniéndolo todo a su disposición.
-No debes venir esta noche –dijo el mago en cuanto se sentaron.
-¿Por qué? –preguntó Kalip entre sorprendido y asustado.
-Será peligroso, no sé lo que puede pasar y no sé si podré controlarme.
-Entonces con más razón debo ir, no puedes hacer locuras tú solo, necesitas un médico al lado por si acaso.
-No, no debes venir. Te lo digo en serio, te lo prohibiré si es necesario.
-¡No lo entiendo! –exclamó Kalip- ¿Qué ha ocurrido para este cambio? ¿Has visto algo?
-No veo el futuro pero tengo un presentimiento –dijo el mago poniéndose nervioso- Puedes ver lo que ocurra desde tu jardín y así estarás a salvo.
-Pero…
-¡No! Te lo advierto Kalip, ¡no vengas! –gritó el mago saliendo de la casa y dando un portazo de despedida.
Kalip estaba asombrado, nunca había visto al mago en ese estado y nunca le había hablado en ese tono, pero ¿alguien ha creído en algún momento que Kalip iba a obedecer al mago?

En cuanto empezó a anochecer Kalip salió camino al lago, no era una noche muy fría, el cielo estaba despejado, lleno de estrellas y la luna llena brillaba en el cielo ajena a lo que acontecía en la tierra.
Nuestro joven amigo no tardó en llegar al lago, se sentó escondiéndose detrás de un árbol y se armó de paciencia. Al cabo de unos minutos el gran mago salió de su casa, se acercó a la orilla del lago y abrió sus brazos mientras miraba al cielo, tal como Kalip lo había encontrado hacía un mes. Pasaron los segundos, los minutos, las horas y el mago no se había movido ni un milímetro, Kalip empezó a ponerse nervioso y a preguntarse si en realidad pasaría algo aquella noche cuando el mago empezó a caminar agua adentro con los brazos alzados al cielo y en ese preciso instante el cielo se iluminó.
Empezaron a caer piedras brillantes con un ruido estremecedor, Kalip se levantó dirigiendo su mirada al lago donde el mago permanecía imperturbable, entonces sin poder evitarlo miró al cielo, la luz le cegó, se cubrió los ojos con el brazo, una piedra se estrelló en la copa del árbol donde se escondía y cayó hacia atrás intentando esquivar una rama que caía.
Cuando se levantó el cielo había dejado de brillar, ya no caían estrellas, porque eran estrellas, ¿verdad? Kalip intentó coger una entre sus manos pero estaban tan calientes que tuvo que renunciar a ello por el momento, entonces miró al lago que estaba desierto. No había rastro del mago por ninguna parte, lo buscó en el bosque, en su casa, incluso en el lago por si alguna piedra le había herido y había caído, pero no lo encontró.
Entonces miró al cielo y vio una estrella fugaz cruzando el cielo.
-Nada es imposible –murmuró.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
:101: Elantris - Brandon Sanderson

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Atali
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 455
Registrado: 08 Jun 2007 22:31

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Atali » 14 Abr 2009 14:12

El usuario se ha dado de baja porque cree que los moderadores de este foro carecen de respeto.
Última edición por Atali el 18 Abr 2010 11:26, editado 1 vez en total.

Robert Jordan
Mensajes: 18
Registrado: 12 Feb 2009 14:07

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Robert Jordan » 14 Abr 2009 14:24

Uno de los pocos relatos que es breve para lo que en definitiva se quiere contar, de vez en cuando se agradece.

Me gusta el toque enigmático del final. Enhorabuena...

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por ciro » 14 Abr 2009 14:31

Formalmente muy correcto, no me convence tanto en la historia. Las fabulas no son lo mio.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Minea
No tengo vida social
Mensajes: 1059
Registrado: 08 Dic 2007 22:07
Ubicación: Palma de Mallorca
Contactar:

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Minea » 15 Abr 2009 15:55

Me gusta el tema y el final medio abierto para que el lector se imagine lo que quiera, aunque quizás se le podría haber sacado más jugo a la historia.

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Ororo » 15 Abr 2009 16:20

Me ha gustado su agilidad y la originalidad de ver el lado más "humano" de un mago. Es curiosa e interesante la amistad entre estos dos.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
elcoleta
Lector ocasional
Mensajes: 23
Registrado: 26 Oct 2008 17:26

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por elcoleta » 16 Abr 2009 19:11

Buen relato, me encanto, sobre todo el final, deja abierta a la imaginacion.

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por takeo » 16 Abr 2009 19:17

Cuando leo un relato, me interesa saber el lugar que ocupa el que lo escribe: el escritor es el narrador; quizá lo sea el personaje de la obra… esto incide en que, según el lugar que se ocupe, se tiene un conocimiento u otro de los hechos que se narran, por ejemplo.
En un momento dice, cuando Kalip ya es Doctor: “y uno bueno debemos admitir” ¿quién o quienes debemos admitirlo? Porque luego dice: “No sabemos los pensamientos que cruzaban la mente de Kalip”. ¿Quién, quienes no lo saben? ¿Quién tiene que saberlo? ¿Nos lo podemos imaginar o nos lo tienen que contar? Después pregunta si alguien se ha creído que Kalip iba a obedecer al mago (¿)
Aquí me queda claro que el escritor es el narrador metiéndose en la historia y preguntándole a los lectores. Si admitimos que el escritor es el narrador, él decide que Kalip no sólo es médico, sino que muy bueno. Entonces ¿por qué no sabe lo que piensa? Y, sobre todo, ¿por qué nos inmiscuye a los lectores en “no sabemos lo que piensa”?, cuando se supone que el escritor debe saber qué le pasa a sus personajes.
En otra parte me pregunto quién pregunta y a quién se pregunta que eran estrellas cuando interroga “¿verdad?”
Estas situaciones hacen que me plantee, mientras leo, dónde estoy como lector y dónde está el narrador. Un tema interesante en el mundo de la escritura.

Avatar de Usuario
Fenix
No tengo vida social
Mensajes: 2249
Registrado: 25 Abr 2006 21:33
Ubicación: En mi casa, dónde si no

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Fenix » 17 Abr 2009 10:03

¡Caramba, Takeo, que habías merendado que te desubicó de tal forma! Yo no me pregunto tanto como se pregunta nuestroa amigo Takeo y, a pesar de tener razón, dejaremos ese tema para un hilo aparte -¿Dónde debe colocarse el autor?-. El relato de magos, duendes y estrellas es propio de cuentos y leyendas. Por mi edad, me gusta más lo cotidiano.

Avatar de Usuario
Merridew
Vivo aquí
Mensajes: 6980
Registrado: 05 Sep 2006 20:44

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Merridew » 17 Abr 2009 10:12

takeo escribió: se supone que el escritor debe saber qué le pasa a sus personajes.

¿Por qué?

...
Lo que eres me distrae de lo que dices

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por ciro » 17 Abr 2009 13:25

Merridew escribió:
takeo escribió: se supone que el escritor debe saber qué le pasa a sus personajes.

¿Por qué?

...


En este caso estoy de acuerdo con Merridew, el autor puede ser un mero expectador de lo que pasa sin estar dentro de la mente de los personajes, simplemente describiendo sus acciones pero no sus pensamientos. Incluso otro recurso es que el autor ni siquiera sepa todas las acciones de los personajes. Y no digamos ya en famosas obras en que los personajes se rebelan contra el autor...
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Emma
La Gruñ
Mensajes: 9139
Registrado: 17 Abr 2007 20:31
Ubicación: En mi Gruñidera

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Emma » 17 Abr 2009 19:22

Y las obras que tienen dos narradores diferenciados, como Casa Desolada de Dickens :P

A mí si me gustan las fábulas y los finales abiertos que dejan espacio a la imaginación del lector :mrgreen:
Última edición por Emma el 19 Abr 2009 13:56, editado 1 vez en total.

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por takeo » 17 Abr 2009 21:03

Merridew escribió:
takeo escribió: se supone que el escritor debe saber qué le pasa a sus personajes.

¿Por qué?

...


Me parece bien, pero entonces ¿nos lo pregunta a los lectores porque él no lo sabe? Si no le vamos a contestar :lol:
Es una forma de exponer que esas preguntas o comentarios no me llegan: ¿Por qué tengo que admitir que el médico es bueno? lo es porque el narrador me dice que lo tengo que admitir no porque yo saque esa conclusión. Tampoco entiendo el: no sabemos lo que piensa... no me dice nada este comentario en el texto. Si él no lo sabe, pues que lo diga: "en este momento de la historia no tengo ni idea de lo que está pensando mi prota". Pues como dice Ciro, si los personajes se rebelan, dicen lo que quieren pero aquí es el narrador el que dice las cosas y las pregunta. Mis comentarios no inciden en lo que hace o dice el personaje, sino en lo que cuenta el narrador.
Y la pregunta ¿verdad? me suena a cuento infantil.
El tema es si el narrador se está inmiscuyendo en el relato o no y qué consecuencias tiene en el desarrollo de 'este' relato. Aunque también es un tema de comentario general como dice Fénix.

Avatar de Usuario
Sunrise
Vivo aquí
Mensajes: 7705
Registrado: 09 Ene 2009 22:11

Re: CPIV - EL GRAN MAGO

Mensaje por Sunrise » 17 Abr 2009 21:35

Un segundo que después de leer la opinión de Takeo me he mareado un poquito :mrgreen:
Ya estoy, ya tengo claro que el mago soy yo.

Bueno, a mi me ha gustado este relato, me parece original y además me gusta mucho que el autor juegue con el lector, que el lector interprete, se cuestione, participe en cualquier medida de la lectura, incluso siendo el protagonista si le da la gana, y si el protagonista es el autor, mejor, eso significa que el narrador es el lector (ya me lié). En resumen, me gusta leer relatos originales y que el final te sorprenda o de no hacerlo, que quede abierto a la imaginación.
Tú me sacas una sonrisa

Avatar de Usuario
Nieves
Foroadicto
Mensajes: 4941
Registrado: 26 Nov 2008 18:38

Re: CPIV - El gran mago

Mensaje por Nieves » 19 Abr 2009 22:31

Está claro que debo haberme despistado mucho en este relato. Aparte del yo , y el él, y todas esas cosas que comenta takeo, no me ha quedado claro si lo que hace el mago en el solsticio de verano es magia, o es que era un extraterrestre, o es que todo el posible.
Imagen

Responder