CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar -"Robert Jordan"

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13604
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar -"Robert Jordan"

Mensaje por Arwen_77 » 07 Abr 2009 23:49

LAS ILUSIONES QUE PERDIMOS EN EL MAR




Me llamo Yusuff Abdullah Mibsam y hoy va a cambiar mi vida. He vendido todas mis propiedades, he abandonado mi casa, mi familia y mi país. Voy a bordo de una patera junto a veinte personas más. Quizá pueda parecerles una locura, ¡pero es mi única forma de sobrevivir!

Voy en busca de una nueva vida, quiero ser feliz, y en España se puede conseguir. Basic, el patrón de la patera, dice que en tres meses uno puede ser rico allí. “Hacen falta muchos obreros, porque no paran de construirse casas, a pesar de la crisis mundial”. Siempre que me hablan de crisis me río, yo se lo que es la crisis de verdad, mi crisis es perder una hija a los tres años por no poder darle de comer, y que otro caiga enfermo por beber de aguas infectadas. ¡Eso sí que es crisis y no esto!

Como es natural el viaje no me ha salido gratis, he vendido mi casa a uno de los pocos interesados en ella y con el dinero obtenido he pagado el “paseo” como aquí lo llaman. Mi familia vive ahora en la calle pero según cuentan dentro de poco tiempo podrán venirse a vivir a España conmigo.

Mientras pasan las horas pienso qué hacer con tanto dinero como voy a ganar. Al principio se lo enviaré a mi familia y cuando están conmigo me compraré una casa y tendré varios criados, mis hijos estudiarán en una buena Universidad y podrán seguir ganando dinero ¡Eso si que será vida y no la que he tenido hasta ahora!

En el viaje además de los veinte que ocupamos este minúsculo bote, hay alguien muy especial para mí, es Hafiz, ha sido amigo mío desde los ocho años. Nos conocimos en el vertedero donde buscábamos algo de comida y desde entonces siempre hemos estado juntos. Él también deja su antigua vida, y al no tener casa se ha endeudado con el patrón, que deberá pagarle dentro de tres meses. Con el dinero que ganará en España no creo que tenga problemas.

Salimos a las siete de la tarde, al principio todos cantábamos y reíamos, pero al caer la noche todo se ha vuelto del revés. Hace frío y la gente empieza a estar cansada. La espalda empieza a doler y las piernas a engarrotarse. De la risa de algunos hemos pasado al llanto de otros: dejan su país, su familia ¡su vida! Si tengo un punto en común con mis compañeros de barca, es que todos dejamos atrás lo mismo.

Hace diez minutos que ha empezado a llover y no tengo con que cubrirme. Miro en mi mochila a ver si me he traído algo que me pueda servir. El patrón solo deja llevarnos una mochila: “hay que aligerar peso que el camino es largo” nos repitió varias veces. Rebusco durante un minuto pero no encuentro nada, sólo una manta y dudando si ponérmela por encima o no decido que quizá sea lo mejor. Hafíz, mi amigo, se la ha puesto también. Le sonrío porque su expresión es seria y no tiene buena cara. ¡Será por su familia! “Estará bien, seguro” le digo. Él me mira y me muestra una sonrisa que, aunque intenta, no puede enmascarar su tristeza.

Ahora llueve con más intensidad, observo el cielo esperando que pare. Me apoyo en la pared del barco y miro hacia el horizonte, en ese momento me acuerdo de mi familia, de mis dos hijos y de mi mujer. ¿Dónde estarán durmiendo? ¿Les estará lloviendo? Mi mujer es fuerte, tan sólo debe aguantar un par de meses, luego vivirá como una reina.

Mientras pienso en los lujos que tendrán mi mujer y mis hijos, veo a Hafíz tiritar. Me pongo de pie para ver que le pasa.

-Idiota, ¿no ves que nos desequilibras?-me grita el patrón.
-Es que mi amigo está tiritando y voy a ver que le pasa.- le respondo con educación.
-Ah, ¿sí? Yo también tengo, todos tenemos frío, a ver compañeros –grita dirigiéndose al resto del bote- ¿Quién tiene frío?
“Yo” gritan algunos, otros callan, están demasiado cansados para hablar.

Me acerco de cuclillas intentando no molestar al resto ni desequilibrar el bote. La cara de mi amigo no es buena, tiene los ojos cerrados y la boca abierta, su expresión es una mezcla entre sufrimiento y cansancio.

-¿Qué te pasa Hafíz?-le digo.
-Tengo sed -me responde entre gemidos.
-Pero ¿estás bien? No tienes muy buen aspecto.
-Creo que tengo fiebre –me dice.

Hablaba como sino tuviera fuerzas y jadeando constantemente. Le pongo la mano encima de la frente y está ardiendo.

-Patrón, mi amigo tiene fiebre.-le grito.
-Y yo ¿Qué hago?, estoy aquí para llevaros a Canarias, no soy médico. Dile que aguante sólo quedan seis horas.

Le miro con gesto de desprecio, pero sólo para intentar ocultar mi preocupación, porque quizá tenga razón, sólo le pagamos para llevarnos. Le doy agua a Hafíz de mi cantimplora, pues de la suya ya no queda.

A la media hora mi amigo empieza a delirar, grita, llora agitando violentamente las manos. Trato de calmarlo, pero no hay forma. “¡Aguanta! -le susurro al oído- ya queda muy poco. Parece que mi voz le calma y se duerme poco a poco.

-¿Cuánto queda?-pregunto.
El patrón no me responde.
-Le he preguntado que cuanto queda- le digo poniéndome de pie y dirigiéndome a él.
-No lo sé –me responde.
-¿Cómo que no lo sabe? ¿Acaso se ha perdido?
El patrón no me contesta, pero su cara refleja una expresión de preocupación y chulería que me inquieta.
-¿Me está diciendo que no sabe por dónde vamos? Mi amigo está enfermo y tenemos que llegar ya a tierra, aquí no durará mucho.

El patrón sigue mirando al frente, le agarro con fuerza del brazo y le miro a la cara.
-Suéltame o te mato-me dice desafiante.
-¿Dónde estamos?-le digo apretándole más fuerte el brazo.
-No lo sé, y suéltame de una vez.

Antes de que pueda llegar a soltarlo me da un puñetazo. La gente grita cuando me ven caer al suelo de la embarcación. Me golpeo en la cabeza y por un momento todo se me vuelve oscuro. Abro los ojos y veo todo borroso, como si una repentina niebla hubiera invadido el Mediterráneo. Estoy demasiado trastornado como para decirle algo al patrón y mucho menos para pelearme. Por eso me vuelvo a mi sitio que logro alcanzar entre preguntas sobre mi estado por parte de mis compañeros.

Cuando me recupero algo me acerco hasta Hafíz. Tiene los ojos cerrados y su cabeza se mueve rápidamente. Intento notar su respiración es entrecortada y muy aguda. ¡Si no llegamos a tiempo morirá!

-Compañeros -grita el patrón- nos hemos perdido
En ese momento muchos empiezan a gritar, y otros se ponen de pie para dirigirse hacia el patrón.

-Escuchadme-grita de nuevo- tenemos suficiente gasolina para enderezar el rumbo, pero somos demasiados. Si no aligeramos peso no llegaremos a Canarias. Así que lo siento, pero tenemos que elegir a seis personas como mínimo. Yo apuesto por el moribundo y por el gordo aquel.

En ese momento sentí una rabia profunda, recordé el puñetazo que me había dado y unido con lo que quería hacer con mi amigo, decidí levantarme para matarlo con mis propias manos.

Lo que ahora relato pasó todo muy rápido. Se levantaron los instintos más primarios de los hombres que allí estábamos. La gente empezó a golpearse entre sí. ¿Qué estaba pasando? Era como si la racionalidad que habíamos logrado tras miles de años se hubiera esfumado en un segundo. La gente gritaba como loca, otros reían, otros lloraban. Se hicieron barbaridades, cuando lanzaron al patrón al mar me alegré, pero sabía que nunca llegaríamos a España.

Me levanté intentado poner orden en esa guerra, que como todas las demás no tiene sentido. Pero era inútil nadie me hacía ni caso, por otra parte me alegraba porque no saldría bien parado ¡Yo ya había tenido bastante!

Entonces sólo una luz cegadora hizo que todo el mundo se detuviera. Nadie sabía que era aquello, incluso, durante unos segundos llegué a pensar que era un castigo divino por nuestra conducta. “Somos la Guardia Civil, por favor permanezcan sentados hasta que los rescatemos”-gritó un altavoz.

Todas las caras entristecieron, todos sabíamos que significaba eso, todos sabíamos que no lo habíamos conseguido. Habíamos apostado todo a un número y perdimos, no había marcha atrás.

Los agentes fueron sacándonos del bote uno a uno. Intenté comunicar a un señor de verde que mi amigo estaba enfermo, él asintió con la cabeza, era evidente. Me dieron una manta y algo de beber. Nadie hablaba allí, los cantos de las primeras horas de viaje ahora eran llantos. El “paseo” se había terminado, todo había terminado ¡jamás alcanzaríamos esa nueva vida! Estábamos peor que antes-pensaba- antes no teníamos dinero, pero ahora además estábamos endeudados, porque el viaje había que pagarlo.

Fui a ver a Hafíz, lo estaban cuidando unos doctores con una cruz roja en la espalda. Recé una oración por él y subí a la cubierta para ver el mar. Allí vi la casa que quería comprarme, los criados que iba a tener y el coche de 240cv. Todos estaban allí, flotando, paseándose entre las olas, como riéndose de mí. Cada vez se alejaban más, hasta que desaparecieron completamente. Eran mis ilusiones, mis deseos, aquellos que, ahora, perdía en el mar.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
:101: Caesar's women - Colleen McCullough

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Avatar de Usuario
Emperatriz_Infantil
Foroadicto
Mensajes: 2945
Registrado: 25 Abr 2007 11:10
Ubicación: Reino sin fronteras de Fantasia
Contactar:

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Emperatriz_Infantil » 14 Abr 2009 13:13

Para mi gusto, demasiado realista. Está muy bien escrito, de forma muy sencilla y agradable de leer. Afecta más siendo el tema que es. Es una historia dura.

Kisses
:101: Leyendo: Amanecer Rojo, Pierce Brown
:101: Leyendo 2: Rusia, Edward Rutherfurd

Recuento 2019 Libros

Reto PopSugar 2019

Atali
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 455
Registrado: 08 Jun 2007 22:31

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Atali » 14 Abr 2009 13:53

El usuario se ha dado de baja porque cree que los moderadores de este foro carecen de respeto.
Última edición por Atali el 18 Abr 2010 11:15, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27244
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por ciro » 14 Abr 2009 15:12

La temática está ya un poco manida y hay alguna incongruencia argumental (Mediterraneo-Canarias??).
El pueblo debe desconocer siempre dos cosas: con qué se hacen las salchichas y como actúan los estados

Avatar de Usuario
El Ekilibrio
No puedo evitarlo
Mensajes: 16697
Registrado: 24 Abr 2006 19:03
Ubicación: Sociedad protectora de animales y barcomaris
Contactar:

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por El Ekilibrio » 14 Abr 2009 17:15

ciro escribió:La temática está ya un poco manida y hay alguna incongruencia argumental (Mediterraneo-Canarias??).

Ah sí... es verdad, cuando lo leí, pensé lo mismo. Pero vamos... más que una historia, es una tragedia hecha cuento...
El problema de este relato es que carece del efecto sorpresa: ya sabes como va a terminar.
Por otro lado, mis experiencias en África, me dicen que la visión del protagonista sobre la panacea europea es exagerada: saben bien que esto no es el paraiso y que no lo tendrán fácil... pero sí saben que van a tener alguna oportunidad más que en su casa.
Felicidades por el relato.
Nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia
Imagen
http://elekilibrio.blogspot.com/
CAMPAÑA PARA PAGAR LOS ESTUDIOS DE BARCOMARI

Avatar de Usuario
Aprendiz de Meiga
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 575
Registrado: 20 Jul 2008 20:37

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Aprendiz de Meiga » 14 Abr 2009 18:01

Me gusta el tema de la patera, la pelea, la amistad, la supervivencia, los sueños y por último como éstos se desvanecen. Además me gusta la perspectiva y como está tratado.

El final podría ser peor, pero en ese momento salvan su vida y pueden volver a intentarlo. Si es que merece la pena
"Que no haya sueños que se queden pendientes"

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Ororo » 14 Abr 2009 18:03

Lenguaje y argumento sencillos. Más o menos es lo que todos creemos que puede suceder en esas "travesías".
Está bien contado, pero podría ser más impactante :D
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
el_drizzit
Lector
Mensajes: 65
Registrado: 22 Ene 2009 17:48

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por el_drizzit » 14 Abr 2009 18:05

El autor trata bastante bien un tema árido y muy removido. Un desarrollo de la historia más que meritorio, pero poco original. Quizás el error fue la elección de base del relato, no obstante lo defendió bastante bien para las posibilidades del mismo.
Leyendo: Vince y Joy.

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Desierto » 15 Abr 2009 19:31

Bueno, no creo que sea un error como tal la elección del tema. Simplemente es que si te metes en algo tan tratado tienes que aportar algo especialmente bueno o muy original para que nos llame la atención. De todos modos se agradece siempre el toque social en estos concursos. Desde luego es valiente.

Enhorabuena
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Katia » 15 Abr 2009 21:16

Muy realista. Transmite. Se me viene a la mente esta canción...

"Dos mares"
Enlace
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Minea
No tengo vida social
Mensajes: 1059
Registrado: 08 Dic 2007 22:07
Ubicación: Palma de Mallorca
Contactar:

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Minea » 15 Abr 2009 21:33

Como ya han dicho es realista, fácil de leer y está bien escrito. Se me han puesto los pelos de punta cuando el patrón dice que hay que aligerar...

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por takeo » 16 Abr 2009 19:58

¿Los mafiosos de las pateras trasladan a los inmigrantes sin cobrarles previamente? Alguna frase mal construida. Errores de puntuación. Faltan acentos.
¿En miles de años se ha alcanzado la racionalidad en situaciones límite?
Historia del dolor de la inmigración que habría que trabajar más. Es la contraposición al relato: Cosa de hombres. Emigración/inmigración.

Avatar de Usuario
Emma
La Gruñ
Mensajes: 9139
Registrado: 17 Abr 2007 20:31
Ubicación: En mi Gruñidera

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Emma » 19 Abr 2009 13:28

Como aldabonazo para concienciar sobre el drama de la inmigración está bien, algo manido, pero bien, pero necesitaba un repasito final…Canarias, el Estrecho…

Avatar de Usuario
SHardin
Foroadicto
Mensajes: 3812
Registrado: 20 Dic 2007 15:46
Ubicación: Lejos de ti...

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por SHardin » 24 Abr 2009 18:52

Leído. No me había dado cuenta de lo de canarias-mediterráneo. Creo que es un relato que no engaña visto el título. Sí me choco por exagerado ese paraíso que es España y tengo entendido que es una etapa más del viaje porque mucha de estas personas intentan labrar su futuro en países centroeuropeos pero claro hay que llegar por algún lado.

Me ha gustado por que se lee fácil y te hace pensar.

Avatar de Usuario
Matu
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 29 Jul 2008 05:24
Ubicación: Argentina

Re: CPIV- Las ilusiones que perdimos en el mar

Mensaje por Matu » 28 Abr 2009 00:21

La parte de la supervivencia es muy buena, me gustó.
Está narrado sencillamente, pero creo que es la forma correcta para este relato. Se lee fácilmente.
A pesar de todo, el título anticipa el final y le quita algo de emoción.
En líneas generales, me gustó.

Responder