I Negra:Cartas desde la tumba-Nelly (Premio Mejorconunlibro)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44553
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

I Negra:Cartas desde la tumba-Nelly (Premio Mejorconunlibro)

Mensaje por julia » 13 Oct 2009 13:22

CARTAS DESDE LA TUMBA
La pared de enfrente también estaba manchada de sangre. Las sábanas, revueltas, aún conservaban el olor del cuerpo de la mujer. Observé con tristeza la arruga que configuraba el contorno de su figura, allí donde ésta había yacido, apenas media hora antes.
- Menuda carnicería. -El agente judicial se tapó la boca con una mano para contener la arcada.
- Cuando llegué su cuerpo aún estaba caliente –le contesté con frialdad.
- ¿Cómo supo el asesino que le encontraría aquí?
Me encogí de hombros.
- Intuición, supongo.
- Tengo entendido que nunca anda demasiado lejos de usted.
Asentí.
- Es como una pesadilla…
Llevaba ocho años trabajando en la Fiscalía de la Audiencia Provincial de La Coruña cuando el caso llegó hasta nosotros. Sonreí un poco al evocarlo, y de no ser por la expresión de mis ojos, el agente habría pensado que era un recuerdo grato.
El tipo se llamaba Juan José Rivas y estaba acusado de matar a un camello de su barrio, un joven de dieciséis años al que encontraron en su sala de estar, desnudo y con el pecho ensangrentado. Le habían asestado doce puñaladas y marcado el rostro con una cruz infligida con un cuchillo de cocina, hallado en el salón con las huellas del acusado marcadas en sangre.
Juan José fue fácil de procesar. Al hecho de no tener coartada y de haber sido encontrado en posesión del arma homicida, se sumó su derrumbe durante los interrogatorios. Ni siquiera su abogado creía en su inocencia. Les propusimos un trato y lo aceptaron. Al poco tiempo ingresó en prisión.
No fue sino dos años después cuando nos dimos cuenta del grave error que habíamos cometido. Cuando otro camello apareció muerto en una nave industrial abandonada cerca del muelle, con la misma cruz ensangrentada en el rostro.
El abogado de Juan José interpuso un recurso extraordinario de revisión del caso ante el Tribunal Supremo, y lo ganó. Pero cuando fue a darle la noticia de su excarcelación, le encontró muerto en su celda. Un ajuste de cuentas, dijeron, habitual entre narcotraficantes. Sólo que ésta vez la víctima era inocente.
Dos meses después empezaron a llegar las cartas.
El primero en recibirlas fue su abogado. Murió unos días más tarde. Pese a que encontraron agujeros de bala en las paredes y el suelo de su cocina, ningún vecino oyó nada. Antes de rematarle, le torturaron cruelmente. Tenía cortes profundos en la cara interna de los muslos y una cruz en la mejilla. Quemaduras en brazos y piernas, y tres dedos rotos.
Murió desangrado, a causa de un disparo en el estómago.
El segundo en recibir la carta fue el Magistrado que presidió la sala. Es decir, aquel ante el cual llevamos el caso.
La misiva contenía una rima casi infantil, lo que hizo que no se lo tomara muy en serio:

A un inocente usted encarceló,
Y con su vida éste lo pagó.
Ahora ha llegado el momento de saber,
Las consecuencias que esto va a tener.
De cara a la galería, el hombre mantuvo la calma. Salió en televisión diciendo que ningún criminal del tres al cuarto iba a amedrentarle, y que si tuviera que prestar atención a todas las amenazas que recibía, no tendría tiempo ni para ir a trabajar.
Su cadáver seguía luciendo la misma sonrisa confiada cuando lo encontraron, con la cabeza tres metros separada de su cuerpo, sobre la mesa del escritorio de su despacho oficial. Aquello sí que causó un gran revuelo y captó la atención de todas las autoridades gubernamentales. No se daba todos los días el hecho de que un asesino entrara tranquilamente en la Audiencia Provincial, y menos aún para dejar a un Magistrado en tal estado.
Mientras recordaba la sangre empapando la alfombra del despacho escuché un carraspeo. Alcé la cabeza y mis ojos toparon con la mirada más azul que jamás había visto.
- Buenas tardes, señor Ares, me llamo Bárbara, soy inspectora de la Brigada de Homicidios.
- ¿Madrileña?
- ¿Cómo lo sabe?
- Por su acento –alargué la mano hacia ella, cordial-. Encantado de conocerla.
- El gusto es mío. Quisiera hacerle unas preguntas sobre lo que ha pasado aquí.
- Adelante.
- Imagino que estará conmocionado…
Asentí.
- ¿De qué conocía a esta mujer?
- Ayer tomamos unas copas, en el bar del hotel… ya sabe. Los dos estábamos solos… En fin. La historia de siempre.
- ¿Qué hicieron luego?
- ¿Es un interrogatorio?
La pelirroja torció sus labios en una mueca valorativa.
- Si quiere verlo así…
- Subimos aquí e hicimos el amor.
- ¿Por qué abandonó la habitación esta mañana?
- Bajé a la piscina.
- ¿A las seis de la mañana?
Sonreí.
- Nado una hora antes de desayunar. Me abre el apetito.
- ¿Y no le parece extraño que el asesino atacara así a una desconocida? A fin de cuentas, no estaba sentimentalmente ligada a usted…
Me rasqué la nariz mientras agudizaba mis sentidos. Aquella mujer estaba sugiriendo algo que no me gustaba nada.
- No es la primera vez que ataca a alguien del entorno de sus víctimas.
- Lo sé –respondió la inspectora-, hace seis meses mató a la esposa del segundo magistrado de su Sala.
- Sí, y él se suicido. Una forma rocambolesca de vengarse, ¿no le parece?
- Ella estaba embarazada de siete meses. “Rocambolesca” no es la palabra que yo usaría.
Arqueé las cejas, sorprendido.
- No tenía ni idea.
- ¿Con qué le amenazó a usted?
Me removí incómodo. Aquellos ojos azules de mirada inquisidora eran muy difíciles de evitar.
- Si está llevando el caso ya lo sabrá…
- ¿Por eso se divorció? ¿Para evitar que hiciera daño a su familia?
- Oiga, estoy muy cansando… ¿No podemos dejar esto para otro momento?
- Claro, perdone mi falta de tacto. Hablaremos más tarde.
Tardé como quince minutos en sacar la sangre de debajo de mis uñas. El regusto amargo no se me fue de la boca en todo el día. Al mirarme en el espejo del lavabo descubrí unas sombras bajo mis ojos que me daban un aspecto un tanto tétrico. Sonreí para mis adentros y me pasé la mano por el pelo moreno, intentado despejar mi frente y aclararme las ideas.
Por la noche, al llegar a casa, tenía un mensaje de Bárbara en el contestador. La inspectora quería que nos viéramos para hablar del caso. Lo extraño es que no me cito en la comisaría, sino en una cafetería del centro de la ciudad.
Vestida como iba aquella mañana, hubiera vuelto loco a cualquier hombre. Llevaba un traje negro, unas botas altas, y el pelo cobrizo suelto, arremolinándose en torno a sus hombros.
- Buenos días –saludó vehemente.
- Encantada de verla de nuevo.
Hablamos de todo un poco. Y mentiría si dijera que no fue un desayuno agradable. Sólo al final volvimos sobre el tema del caso que nos ocupaba.
- Lamento ser pesada con esto, pero necesito saber si recuerda algo más de aquella noche. Quizá oyó algo o vio algo, fuera de lo normal… y no lo sabe.
- Lo siento pero no puedo decir nada más. No recuerdo nada.
Sus labios se distendieron en una sonrisa encantadora.
- Pobre,… menuda situación la que está viviendo –su mano se posó suavemente sobre la mía. Tenía un tacto frío, pero agradable.
Carraspeé.
- No es algo que le deseé a nadie…
- ¡Oh, vaya!, ¿ya es esta hora? –Dijo consultando su reloj-. Tengo que irme, pero si le parece bien seguiremos charlando después.
- Sólo si me deja invitarla a cenar.
De nuevo aquella curva insinuante en la comisura de sus labios.
- Claro.
Se despidió con una mirada que era en sí una promesa. No podía creerme tan afortunado. Una mujer con un cuerpo de escándalo y un cerebro tan deslumbrante como su figura, quería ligar conmigo. A mis cuarenta y tres años no se me presentaban a menudo esas oportunidades.
Pasé toda la tarde pensando en la cita. Pero incluso habiéndola recreado una y otra vez en mi imaginación, cuando la vi llegar, Bárbara superaba con creces mis expectativas
Los hombres de la barra del restaurante se giraron a su paso. Clavaron sus miradas en la tela carmesí del escaso vestido que sugería una noche de desenfreno. Era elegante y distinguida, a la par que seductora.
Yo estaba sentado, con las manos cruzadas sobre el regazo, envuelto en la luz rojiza procedente de la lámpara situada a mi izquierda. Mi gesto era apacible y cortés, casi solícito.
- Buenas noches –dijo ella tomando asiento frente a mí.
- Es increíble.
- ¿El qué?
- Esta más guapa cada vez que la veo.
Se echó a reír. Sus carcajadas sonaron como una corriente de agua: sinceras, naturales.
- Hasta donde sea posible intento causar esa impresión.
- Pues lo ha conseguido.
El postre lo tomamos en la habitación de un hotel cercano.
- Casi no hemos hablando del caso… -me dijo mientras le quitaba la ropa.
¿El caso? Me pregunté yo. A la mierda los asesinatos, en aquel momento no me importaba nada que no estuviera dentro de aquel cuarto.
- Descubrí cosas interesantes del Magistrado que llevaba el proceso…
- ¿Qué cosas?
- Que estaba instruyendo otro contra usted.
Fue como una bofetada. Me aparté de su cuerpo semidesnudo, y supongo que tenía cara de estupor.
- Qué bien le han venido los asesinatos, ¿verdad, señor Ares?
Tragué saliva y me incorporé en la cama.
- No sé de qué habla.
- Oh, vamos…
- Nadie tiene pruebas contra mí.
- Sí que las tienen, señor Ares. Muchas. Un montón de informes que le acusan de prevaricación. Pero claro… supongo que nadie se acuerda de ellos, después de que el presidente de la Sala apareciera con la cabeza a medio metro de su cuerpo en su despacho oficial.
Me encogí de hombros.
- No sé qué esta insinuando…
- Yo no insinuó. Afirmo.
Eché una ojeada a la habitación. Estábamos los dos solos y la puerta cerrada. Cuando volví a mirar a Bárbara, la descubrí sonriendo.
- Sé lo que estas pensando –dijo, tuteándome por primera vez.
- ¿De veras?
Me costaba creer que pudiera mantener la calma cuando por mi imaginación surcaban mil formas distintas de asesinarla, con las herramientas de que disponía a mí alrededor.
- ¿Y sabiendo lo que sabes me has traído aquí para acusarme de asesinato múltiple? A un cuarto de hotel, en plena noche, y sin que nadie conozca tu situación.
- Te he traído aquí para contarte una historia.
- ¿Una historia? ¿Qué tipo de historia?
- La de una prostituta de lujo venida a menos, y un hombre llamado Juan José Rivas, que cuidó de ella durante años.
- Oh, Dios… no iras a decirme que era tu padre.
- Exacto. Mi madre trabajó varias veces para Moura, seguro que el nombre te suena. Era su puta favorita. Pero un día decidió dejar el oficio. Y conoció a Juan José… el resto ya te lo imaginas. Cuando Moura se enteró de donde estaba, decidió vengarse, a pesar del tiempo transcurrido. Hizo que Juan José pareciera culpable de asesinato, y a mi madre la enterró en algún lugar tan remoto y escondido que todavía no ha aparecido su cadáver.
- Lamento tu pérdida.
- Seguro que sí. Aunque a ti te vino muy bien, ¿verdad? Usaste la muerte de mi padre para urdir una macabra venganza fantasiosa, y cargarte a todos los que estaban a punto de descubrir tu corrupción. Brillante.
- Gracias.
- Pero inútil a larga.
- ¿Me vas a detener?
- Oh, no, no…. Qué va. No me has dejado terminar la historia. He seguido tus movimientos muy de cerca estos meses, especialmente los bancarios. Y sé cuál es tu plan. Tienes dinero, y tienes planeado desaparecer, fingir tu propia muerte a manos del fantasma de mi padre y volver a empezar en algún lugar en el que nadie vaya a ir a buscarte. ¿No es cierto? El último crimen de ultratumba de Juan José Rivas va a darte el anonimato y la libertad, ¿me equivoco?
- En absoluto. ¡Bravo!
Estaba realmente admirado.
- Sólo hay una cosa que no comprendo. Habría bastado con matar a los dos Magistrados, y al fiscal de Sala para que el caso contra ti no siguiera adelante. ¿Por qué continuaste con esta farsa?
- Para que fuera consistente.
- Ya. O quizá… -añadió ella, con mirada intensa- porque no puedes parar.
Mi sonrisa se hizo más amplia. Decidí terminar lo que habíamos venido a hacer, antes de arrojar su maltrecho cadáver al vertedero.
- Reconozco que descubrí un talento que desconocía.
- Clavar un cuchillo en el vientre de una embarazada no me parece ningún arte.
- Te equivocas –contesté-, la muerte es un medio de expresión delicado y exacto. En el asesinato nada queda a la improvisación.
- Como esto…
- Eso es. Dime, ¿esta fuera la policía o sólo querías mostrarme lo inteligente que eres antes de morir?
- No hay nadie fuera.
- Entonces sabes que vas a morir. Aunque… -añadí divertido-, me gustaría terminar lo que habíamos empezado.
- No va a ocurrir ni una cosa ni la otra.
- ¿Por qué?
- Porque una gran diferencia entre tú y yo en éste momento.
- ¿De veras? ¿Cuál?
- Que yo no he probado el vino en la cena.

Me desperté en una oscura celda de algún lugar innombrable. Llevaba encima una camisa que olía a meados y unos pantalones raídos. Mis pies estaban desnudos y ennegrecidos. Intenté hablar pero de mi garganta no salieron más que unos sonidos guturales. Me dolía muchísimo la boca, más tarde sabría el porqué.
De pronto un rostro oriental se asomó al ventanuco enrejado de la puerta. No entendí una sola palabra de lo que me dijo.
Poco después, dos hombres armados penetraron en la habitación y me agarraron de los brazos. Me levantaron y me sacaron a rastras de allí para meterme en otra sala, de paredes desnudas y grises, con una silla frente a una mesa.
No había objetos, ni cuadros, ni fotos, que pudieran darme indicación alguna de dónde me hallaba.
El que parecía ser un oficial de policía de rango superior se acercó hasta mí y arrojó un montón de papeles amarillentos sobre la mesa. Estaban desvaídos, viejos, como los billetes cuando pasan por la lavadora.
Al reconocerlos mi alma se hundió en un pozo de fría desesperación.
Eran la partida de nacimiento, el pasaporte y el DNI de un tal Diego Martín García. La personalidad que me había creado para empezar de nuevo y que Bárbara descubrió. Un nombre ficticio, un fantasma consistente, en el que iba a convertirme una vez zanjado el asunto de las muertes de Juan José.
Ahora los contemplaba sumido en una pesadilla.
El pasaporte estaba manchado de sangre, pero era una huella demasiado pequeña para ser mía.
El mismo hombre que lo había arrojado ante mis narices, colocó en la mesa una fotografía. En ella parecía una mujer morena, de rasgos orientales, degollada y sin más ropa que unas bragas. A su lado había un hombre inconsciente, con mi mismo atuendo y la cara vuelta hacia la alfombra.
- No puede ser.
La acusación la pronunció el oficial en el mismo idioma en el que antes habían hablado. No entendí nada. Pero no me hizo falta, sabía lo que estaba diciendo.
Me llevé una mano a la cara y noté que tenía el rostro hinchado y una herida en la mejilla. Palpé aterrorizado lo que parecía ser un corte en forma de cruz. Les pedí que me trajeran un espejo. Pero no lo hicieron.
Pedí un abogado y tampoco sirvió de nada. Por no traer, no me trajeron ni un vaso de agua. Sólo se turnaron durante horas para gritar cosas incomprensibles en un lenguaje extraño.
Al cabo de mucho tiempo, otro hombre entró en la sala. Éste dejó frente a mí un sobre sin remitente. Contenía una carta manuscrita.
Todavía hoy, diez años más tarde, la releo de vez en cuando, aunque sus palabras están grabadas a fuego en mi memoria.
Estimado señor Martín:
Le escribo para notificarle la repentina muerte de Ignacio Ares, ayudante del fiscal de la Audiencia Provincial de La Coruña. Su cadáver estaba tan carbonizado que tuvimos que recurrir a la identificación dental para confirmar su fallecimiento. Como sabe, un asesino en serie le estaba buscando. Confiamos en que tras esta muerte sus ansias de venganza se aplaquen.
En relación a su situación, lamento comunicarle que la embajada Española no puede hacer nada al respecto. Dada la cantidad de pruebas irrefutables encontradas en el escenario del crimen, que le acusan inequívocamente a usted de la muerte de la hija del general Xiao, ningún abogado o diplomático podrá reclamar la extradición a España. No obstante, esperamos conmutar la pena de muerte por la de cadena perpetua. Y le recomendamos que se declare culpable para apelar a la clemencia del Tribunal.
A título personal, espero que se recupere pronto de sus intervenciones dentales y de la reyerta que le causó las heridas que le marcan la cara. No volveré a ponerme en contacto con usted, y es inútil que usted intente hacerlo conmigo.
Atentamente, Bárbara.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26904
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por ciro » 16 Oct 2009 02:11

La historia está muy bien, pero hay cosas bastante inverosimiles. La relacion de la inspectora con el inocente encarcelado, por ejemplo es forzadísima. No digo nada la deportacion a China y los implantes dentales (con lo que cuestan el billete y el odontologo daría para haberle hecho un refugio nuclear y enterrarlo allí). Y luego me imagino pasando al "desmayado" por la aduana (no es que ha bebido un poco de mas y ademas le tenía alergia al alcohol, por eso se le ha hinchado la cara, pero tranquilos en seguida se despierta :!: ) :mrgreen:
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Ororo » 16 Oct 2009 11:58

Pues a mí me ha gustado bastante este relato. Por el argumento, la intriga, el ritmo, los diálogos...
Lo que me ha parecido un giro muy brusco ha sido el momento en que se descubre que ella sabe quién es él y sus intenciones.
Y el final es escalofriante y tremendamente frío!
Un buen golpe!
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Ángel_caído
Vivo aquí
Mensajes: 5097
Registrado: 05 Ene 2009 14:34
Ubicación: Madrid

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Ángel_caído » 19 Oct 2009 10:12

Me gusta ya que me ha sorprendido el desenlace de la historia, aunque creo que se me escapa algo del final, la chica muerta con la que aparece en la foto ¿es la chica que mató al principio, en el hotel o es otra? ¿y el cuerpo carbonizado, de quién es de un desconocido o del asesino real de la chica oriental? Yo es que soy muy preguntona :roll:
Leyendo: La feria de las vanidades
*Pienso, luego insisto* *** Recuento 2012

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48774
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Felicity » 19 Oct 2009 11:13

Es un relato inquietante, intrigante, bastante adictivo :D

Como pero, lo que dice ciro de escenas un poco forzadas.

Pero es muy bueno felicidades :D
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Desierto » 20 Oct 2009 21:02

Me ha gustado mucho. De los mejores sin duda.
El ritmo es perfecto, con frases y diálogos cortos y escuetos y sin adornos excesivos. Formalmente correcto y con un trama que engancha y se resuelve cerrando bien un círculo.
Es cierto que la escena en el hotel queda un pelín forzada, pero eso, pelín nada más.

¡Enhorabuena!
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
artemisia
Vivo aquí
Mensajes: 8419
Registrado: 25 Ago 2006 13:36
Ubicación: En Cualquier lado...
Contactar:

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por artemisia » 26 Oct 2009 18:20

me ha gustado mucho, y creo que es el que encaja mejor con la descripcion formal de novela negra..., ya solo me quedan dos para dar mi veredicto...

Avatar de Usuario
Cronopio77
Foroadicto
Mensajes: 4024
Registrado: 16 Ene 2009 15:40
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Cronopio77 » 27 Oct 2009 23:26

Me gusta la idea de la venganza, sobre todo planteada de una forma tan fría y calculada como la de este relato. El final, a pesar de resultar un poco inverosímil, me parece bueno; la mezcla de desesperación, incomprensión y aceptación que embarga al protagonista está bien conseguida.

Por el contrario, creo que la narración adolece de algunos defectos que empañan el resultado. En primer lugar, la trama me resulta un poco inverosímil, y el personaje de Bárbara, poco creíble. Tampoco me termina de convencer la narración en primera persona. Quizá por miedo a identificar al culpable demasiado pronto, el narrador, que es el mismo que el protagonista, llega a mentir: al hablar de una de sus víctimas dice "antes de rematarle, le torturaron cruelmente". Tal frase habría sido admisible en un narrador en tercera persona, que no tiene por qué saber quién es el asesino; no es admisible, en cambio, si es él quien narra. Probablemente, habría sido mejor identificar al culpable desde el principio, pues el relato no se basa en la intriga sino en el papel de Bárbara y en la plasmación de la venganza.

En cualquier caso, el relato me ha gustado.
"Cónclave", mi última novela. ¡¡Descárgala gratis!! http://www.bubok.com/libros/2115/Conclave
Visita su hilo en el foro: http://www.abretelibro.com/foro/viewtop ... 10&t=31897

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13591
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por Arwen_77 » 30 Oct 2009 13:41

Me ha gustado, aunque le pongo las mismas pegas que Ciro sobre la verosimilitud y también me surgen las mismas dudas que a Angel Caído. No me aclaro con quien era la chica oriental, no sé si era la misma del principio ni si él realmente la mató.
¿Cómo podía estar segura Bárbara de que él iba a matar a esa chica? ¿O la mató Bárbara para poder cumplir su sofisticada venganza?
:101: Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos - Eduardo Arias

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Avatar de Usuario
SHardin
Foroadicto
Mensajes: 3812
Registrado: 20 Dic 2007 15:46
Ubicación: Lejos de ti...

Re: I Negra: Cartas desde la tumba

Mensaje por SHardin » 31 Oct 2009 03:29

Leído. No me ha terminado de convencer la historia pero la forma de contarla y la manera de ir dándonos datos sobre el caso está muy bien lograda. Es muy entretenido con la pega que me resulto demasiado inverosímil.

Podría el escritor/a haber cuadrado las 6 páginas jugando con interlineados como en otros relatos al menos para cubrir el expediente.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26904
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I Negra: Cartas desde la tumba - Nelly

Mensaje por ciro » 01 Nov 2009 12:58

Bueno Nelly, enhorabuena por haber escrito un relato que ha gustado tanto en general. Yo lo vi muy bien narrado pero con alguna inverosimilitud en el argumento, como ya dije, pero siempre se nota la calidad de una buena escritora en tus relatos.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: I Negra: Cartas desde la tumba - Nelly

Mensaje por Ororo » 01 Nov 2009 21:48

Nelly, yo voté tu relato :mrgreen:
Como ya dije, me gustó y me impactó mucho. En general también ha gustado mucho.
Enhorabuena!
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13591
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: I Negra: Cartas desde la tumba - Nelly

Mensaje por Arwen_77 » 01 Nov 2009 21:50

Nelly guapetona, a ver si nos aclaras las dudillas sobre el argumento.
:101: Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos - Eduardo Arias

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: I Negra: Cartas desde la tumba - Nelly

Mensaje por Desierto » 02 Nov 2009 13:42

Tu relato me encantó, Nelly. La venganza es uno de mis temas favoritos, y creo que está muy bien escrito, de una forma muy "equilibrada". Enhorabena.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Nelly
GANADOR del I Concurso de relatos
Mensajes: 12416
Registrado: 01 Mar 2006 16:17
Ubicación: Donde la música me lleve...
Contactar:

Re: I Negra: Cartas desde la tumba - Nelly

Mensaje por Nelly » 03 Nov 2009 13:08

Hala, se me ha borrado la respuesta :icon_no_tenteras: :icon_no_tenteras: :icon_no_tenteras: :shock: :evil: :evil:

Vale, repito.

¡Hola!

Muchas gracias a todos por el esfuerzo y el tiempo invertido en leer el relato.

Con gusto respondo a vuestras dudas:

No, la joven asesinada al principio no es la que aparece al final; a ésta la mata el señor Ares por puro placer, simplemente para continuar con su ficción de loca venganza desde la tumba. Si recordáis el policía judicial le dice: "El asesino nunca anda demasiado lejos de usted..." o algo así. Y el otro asiente y añade que es una pesadilla...
No lo es, claro. En verdad forma parte de su juego...
Yo quería centrar la historia en el protagonista. Un hombre eficiente, cordial, muy inteligente, amable,... todo un profesional. Sólo que usa su talento para lo que le interesa. Y cuando se da cuenta de que iban a acusarle de prevaricación o desviación de poder, lo que hace es inventarse una venganza de ultratumba y así poder ir matando a todos los que iban a instruir el proceso, o de algún modo formar parte de su acusación.
Y claro, ¡qué mejor que un inocente muerto entre rejas para protagonizar su tapadera!

Quizá, si hubiera tenido más páginas para explicarlo... para narrarlo de otra manera, se habría entendido mejor.

En algunas versiones el personaje de Bárbara mataba al asesino. Pero luego... ¡me vi incapaz de hacerlo! Así que impulsivamente metí esa otra venganza. Reconozco que no debía haberlo hecho, pero fuí incapaz de matar a mi personaje.

En teoría, tras drogarle, quizá arrancarle un par de piezas dentales para que fuera imposible reconocerle por su radiografía bucal, y quemarle las huellas dactilares, la inspectora de homicidios (con acceso a pruebas, y demás....) utilizó el cadaver carbonizado de algún otro inacuto para certificar la muerte del señor Ares, mientras éste se despertaba en algún remoto país con un sistema de justicia menos amable que el nuestro.

Era una vuelta de tuerca algo arriesgada :mrgreen: :wink: Pero si os fijáis, lo que hace es convertirle en víctima de su propio juego, ya que es él el que ahora esta en conocimiento de la verdad, pero en un lugar en el que por más que intente explicarlo nadie le va a creer. Encerrado de por vida, siendo el único que sabe lo que ha pasado. Bárbara le quita su identidad, del mismo modo que él usurpó la del protector de su madre...

En fin, esa era la idea general, ¡encantada de resolver todas vuestras dudas! :wink: :mrgreen:

Responder