I Negra: Sin huella - Kharonte (3º Jurado)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44495
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

I Negra: Sin huella - Kharonte (3º Jurado)

Mensaje por julia » 13 Oct 2009 13:58

Me bajo del tranvía y en cuanto pongo un pie en la calle el aire otoñal me provoca un escalofrío. Poco importa que me haya enfundado en un abrigo que me cubre desde los hombros hasta los tobillos. Al sentir el lacerante frío nocturno mi reacción natural es encogerme. Un grupo de jóvenes se divierten cerca de allí, alborotando el silencio de la calle con los atronadores motores de unos coches trucados. De vez en cuando espían el cielo unos segundos, antes de volver a sus bromas. Un par de botellas enfundadas en papel circulan de mano en mano. Continúo mi camino por la calzada, pues la acera es tan estrecha que dos personas no podrían andar juntas, y cuando paso por su lado les oigo comentar emocionados la última victoria de los 49ers. Por otra parte, el olor del alcohol me despierta las ganas de echar un trago. Necesito beber una copa. Y esa urgencia me recuerda que mis ocupaciones no me han dejado tiempo libre para reabastecer el mueble-bar. Durante unos segundos me esfuerzo en desdeñar ese capricho, pero me resulta imposible imponerme a lo que me dictan las tripas.
Al doblar la esquina veo las luces encendidas de una pequeña tienda. No me apetece desviarme de mi camino, pero sé que no encontraré otro sitio donde conseguir una botella de bourbon. Así que dejo a un lado la urgencia que me empuja hacia la seguridad de mi casa, y aprieto el paso para recorrer la veintena de metros que me separan del local.
Nada más entrar, el tintineo de unas campanillas anuncia mi presencia y cuatro cabezas se vuelven para mirarme por unos segundos. La cajera, una chica de apenas veinte años, reanuda enseguida su tarea y sigue llenando una bolsa de papel con la compra de una mujer madura. Un tipo cuarentón con pinta de ser el encargado de la tienda, pelirrojo e incipientemente calvo, no le pierde ojo al hombre que se tambalea cerca de un estante repleto de bollería.
No quiero perder más tiempo. Recorro los estantes buscando mi marca favorita de bourbon, pero al llegar al final del muestrario descubro que soy incapaz de localizarla. Frustrado, repito el paseo con la esperanza de que la botella me haya pasado inadvertida. Tras la tercera comprobación me queda claro que debo cambiar de idea, y decido tomarme un par de cervezas. Escojo un par de botellas de Budweisser, y me pongo a la cola esperando a que me llegue el turno.
—Por favor, dése usted prisa en atenderme —apremia la mujer a la cajera—. Quiero llegar a mi casa antes de que sea noche cerrada. Me da miedo que uno de esos discos voladores me encuentre en la carretera y me secuestre.
La jovencita que va con ella, apenas una adolescente, se tapa la boca con una mano al reírse. Es evidente que le hace gracia ver a su madre asustada.
—Vinnie dice que te meten en mazorcas de maíz y te cambian el cerebro —añade, sin lograr borrarse la sonrisa del rostro.
—No debería reírse de lo que no sabe, jovencita —le reprende con severidad el encargado—. Ayer mismo escuché en la radio a ese hombre, Sevka, el que se escapó del pueblo invadido por los extraterrestres. Dijo que no se les puede distinguir de una persona normal.
—¡Por Dios, no me lo recuerde, caballero! Cuando pienso en todas esas pobres personas, me dan escalofríos. ¿Quién iba a imaginar lo que llevaban en los camiones? —se interrumpe un momento, y se abanica con la mano— Mi hermana vive en Alburquerque, y desde allí pudo ver el humo el día que quemaron el pueblo. Cuentan que les engañaron, que todos creían que era una fábrica de perfumes...
Sus últimas palabras se quedan prendidas en el silencio de la tienda, entre los parpadeos de las luces y el ronco sonido del refrigerador.
La dependienta mete un paquete de cereales en la bolsa de papel y le pone el bulto en las manos a la mujer.
—Yo no creo todo lo que cuentan, pero mi padre insiste en venir a recogerme cada noche. Él dice que nos quieren lavar el cerebro.
—Si hubiesen hecho caso a esa pobre gente de Nuevo México, esto no habría ocurrido —apostilla el encargado, encantado a todas luces de seguir hablando sobre el tema—. Esas cosas no se atreven con los comunistas, porque saben que allí disparan primero y preguntan después.
El borracho menea la cabeza para expresar su acuerdo, igual que la mujer asustada de las bolsas. Yo empiezo a impacientarme. Las palabras de todos y cada uno de ellos me devuelven al cotidiano desasosiego que se respira en el país. No hay hombre, mujer o niño que no se sepa de memoria las fechas y los nombres de cada pueblo, cada testigo, y cada persona involucrada en la invasión extraterrestre.
—Si el presidente no fuera tan miedoso, dejaría que el ejército se encargase de esas... Cosas. Cada vez que descubrieran un pueblo invadido el ejército debería lanzarles la bomba, como a los japoneses —a medida que habla el encargado se va exaltando más y más, sus ojos encendidos y las manos agarrotadas—. Si hubiesen hecho bien su trabajo, ahora no necesitaríamos los perímetros electrificados, ni las torres de vigilancia aérea en los parques...
En ese instante, las campanillas de la puerta se ponen a sonar furiosas y una voz adolescente nos grita en medio del estruendo.
—¡Quieto todo el mundo! ¡Al que se mueva lo destripo!
Todos nos olvidamos al instante de lo que nos rondaba la cabeza. El ladrón empuña el revolver con resolución, y se cubre el rostro con una máscara curiosa. Una de esas caretas que tan populares se han hecho en los últimos meses, de color gris plateado, con dos grandes ojos negros sin pupila. Esa imagen que tanta gente ha acabado relacionando con los alienígenas. Ni siquiera nos da tiempo a pensar. Cuando el encargado intenta escabullirse en la trastienda, le pega un tiro en la espalda. El desdichado se queda tirado en el suelo con el pecho empapado en sangre.
—¡Le has matado! —comienza a gritar la cajera, a un paso del histerismo, llamando automáticamente la atención del ladrón.
—Porque se ha pasado de listo, el muy hijo de puta. ¡Y tú cállate, o te soplo otro tiro, loca de mierda! —le corta el muchacho, con los brazos tensos y el arma temblorosa entre las manos.
Durante unos segundos me quedo helado. No puedo creer que tenga tan mala suerte. La primera vez que se me ocurre entrar en el jodido local, y tiene que pasarme esto...
—Y tú —me increpa el chaval, con absoluto desprecio— ¿Qué coño miras, capullo? Suelta toda la tela que lleves encima, pero ya. ¿Me escuchas?
Afirmo despacio con la cabeza al tiempo que me aseguro de que el chico actúa sólo. Mientras cuelo la mano dentro del abrigo miro de reojo al presunto borracho, acurrucado en una esquina del local con los ojos vidriosos. Por suerte, el ladrón dispersa su atención entre todos los presentes y vuelve a amenazar a la cajera. No necesita intimidarla mucho para que las lágrimas le empapen las mejillas.
Justo en ese momento, pongo la mano sobre el mostrador y deposito mi cartera allí. Al lado de las botellas de cerveza. A menos de medio metro de mí, el chico me dedica una sonrisa cuajada de caries.
—Me cago en la leche, menos mal que alguien me hace caso a la primera. Aprende, so puta...
En cuanto se gira hacia la cajera, agarro una botella por el cuello y le ataco con un movimiento rápido. El cristal cruje, partiéndose al golpearle en la sien izquierda. Ni siquiera reacciona. El arma se le resbala de los dedos y cae sobre el mostrador mientras él se desploma como un fardo contra el suelo.
Durante unos segundos, todos me miran atónitos.
—¡Dios mío, nos ha salvado usted! —me dice la chica sollozando, con fajos de billetes arrugados entre las manos— Nos ha salvado usted.
La mujerona que está a mi lado, y que ha permanecido callada todo el rato, grita también en un idioma que no entiendo con una sonrisa de oreja a oreja en su cara pálida como la cal.
Sin embargo, yo no puedo sonreír. Sólo he visto problemas desde que el chaval entró por la puerta. Me guardo la cartera en el bolsillo, con la mirada fija en el revolver del ladrón. La mujer extranjera y el resto de clientes siguen cubriéndome de alabanzas, pero no les presto atención. En mi mente tan sólo hay sitio para dos imágenes: la pistola automática que llevo bajo el abrigo, y el rostro que ha puesto Sevka al volver a verme dentro de su apartamento. Seguro que el pobre diablo pensaba que a mí también me habían fumigado. Que ninguno de los míos escapó a la lluvia de bombas incendiarias.
¿Cómo puedo irme de la tienda sin más, cuando me han visto y pueden darle mi descripción a la policía? Si la sangre que le está saliendo por el oído es una buena pista, el chaval está muerto y esto es un homicidio.
¿Por qué, de todos los borrachos que podrían ir a éste local, tenía que tocarle el turno precisamente a mi casero?
Alargo la mano por el mostrador, y clavo los dedos en el plástico de la empuñadura del revolver.
Tomo aire.
No me apetece hacerlo, pero no puedo dejar testigos. Sin huellas, todo es más fácil. Mi supervivencia depende de ello.
—Pero bueno, si usted es...
Al borracho no le doy tiempo ni para acabar la frase. Un par de balazos en el pecho, y cae al suelo hecho un guiñapo.
La cajera es la siguiente. Le pongo el cañón en la frente, y aprieto el gatillo. La pared se pone perdida de sangre al instante.
La señora que me abrazaba y su hija me miran ahora mientras los restos de la cajera les resbalan por la cara. No creo que hayan pasado tan deprisa de la alegría al miedo en su vida.
Tampoco es que les dé demasiado tiempo para pensarlo.
Por último, cojo al ladrón por debajo de los hombros. Haciendo un esfuerzo pongo de pie el cadáver, lo sujeto contra una estantería y, tras ponerle el revolver en la mano, aprieto el gatillo por última vez. Con un poco de suerte creerán que el chaval estaba loco y se pegó un tiro a sí mismo.

Al acabar, la tienda parece sacada de una peli barata de terror. En la lejanía empieza a escucharse una sirena, anunciando a todo el mundo que un coche patrulla viene para acá. Salgo a toda velocidad y corro hacia la esquina más cercana, decidido a dar un pequeño rodeo antes de poner camino a casa.
Sólo por si acaso.
Dentro del bolsillo del abrigo, palpo la escarchada superficie de las botellas de cerveza.
Al contrario que el resto de habitantes del planeta, yo sí puedo dormir con las ventanas abiertas. Para mí, cada zumbido y cada luz misterioso en mitad de la noche es un presagio del retorno de mis hermanos. Los humanos miran al cielo y tienen miedo.
Yo miro al cielo y sólo anhelo la conquista de la tierra prometida.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por ciro » 15 Oct 2009 21:26

Formalmente correcto. Está un poco a medio camino entre la ciencia ficcion y la novela negra. A partir de la mitad del relato se hace previsible.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Ángel_caído
Vivo aquí
Mensajes: 5097
Registrado: 05 Ene 2009 14:34
Ubicación: Madrid

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Ángel_caído » 16 Oct 2009 12:52

Me parece interesante y original...me quedo con ganas de saber más de esta historia :wink:
Leyendo: La feria de las vanidades
*Pienso, luego insisto* *** Recuento 2012

Avatar de Usuario
Nieves
Foroadicto
Mensajes: 4941
Registrado: 26 Nov 2008 18:38

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Nieves » 20 Oct 2009 09:33

Me ha gustado. Yo también me he quedado con ganas de saber más, es interesante, una idea a desarrollar.
Imagen

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48769
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Felicity » 20 Oct 2009 12:18

A mí también me ha gustado
Muy orginial :eusa_clap:
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Desierto » 20 Oct 2009 22:02

Bien planteado. Escueto y formalmente correcto. Me gusta el detalle del narrador en primera persona presente, muy negro...
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Escorpion
No tengo vida social
Mensajes: 2163
Registrado: 13 Mar 2006 12:49

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Escorpion » 20 Oct 2009 22:57

Aunque está muy bien escrito la historia no me termina de convencer.
Gracias por el esfuerzo

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Ororo » 21 Oct 2009 15:02

Bueno, yo creo que este es el relato más original de todos. En lugar de mezclar negra con romántica, lo ha hecho con ci-fi. Ahí, arriesgando :lol:
Es muy diferente a los demás y, por eso, fresco.
Como dice el resto, nos falta saber más sobre lo que está pasando en ese lugar...
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
al_bertini
Vadertini
Mensajes: 5291
Registrado: 11 Sep 2007 12:54
Ubicación: el otro foro

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por al_bertini » 21 Oct 2009 17:21

Muy, muy bien. Bien narrado, bien estructurado y en definitiva una buena historia. Pero para mi el hilo conductor de la historia no es Negra :wink:
"El mayor riesgo laboral que existe es trabajar"-Proverbio Mirianesco
Recuento 2010
Imagen

Avatar de Usuario
Cronopio77
Foroadicto
Mensajes: 4024
Registrado: 16 Ene 2009 15:40
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Cronopio77 » 22 Oct 2009 22:59

Creo que está muy bien ambientado, sobre todo al principio. El primer párrafo representa muy bien lo que deduzco que el autor pretende: que el personaje se muestra ante el mundo como una aburrida persona de clase media sin nada que contar. Lo que sucede a continuación me parece bien llevado y, especialmente, muy natural; el lector no necesita que le expliquen la situación porque se introduce de lleno en ella sin dificultades. Por eso me sobran las explicaciones que se dan justo antes de la matanza; pienso que el relato habría quedado redondo sin ellas.

Me ha recordado más a Blade Runner que a una historia negra, pero, en cualquier caso, me ha gustado.
"Cónclave", mi última novela. ¡¡Descárgala gratis!! http://www.bubok.com/libros/2115/Conclave
Visita su hilo en el foro: http://www.abretelibro.com/foro/viewtop ... 10&t=31897

Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13559
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por Arwen_77 » 30 Oct 2009 18:04

Buena mezcla de género negro con ciencia ficción. La acción fluye ágil y fácilmente. No está nada mal.
:101: Elantris - Brandon Sanderson

Ama y haz lo que quieras
Recuento 2019

Avatar de Usuario
SHardin
Foroadicto
Mensajes: 3812
Registrado: 20 Dic 2007 15:46
Ubicación: Lejos de ti...

Re: I Negra: Sin huella

Mensaje por SHardin » 31 Oct 2009 03:04

Leído. El tema no me suscita afinidad por eso creo que tiene más merito que piense en este relato como unos de mis favoritos, un firme candidato a mi voto. Sus virtudes son que lo he leído en un suspiro, es más, lo he vivido. Creo que si el tema me hubiera llamado más la atención tendría el voto asegurado.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I Negra: Sin huella - Kharonte (3º Jurado)

Mensaje por ciro » 01 Nov 2009 13:00

Enhorabuena Kharonte. Era un relato muy solido. A mi sinceramente me descuadró un poco en el genero y quizá por ello no fue una de mis votaciones.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
kharonte
No tengo vida social
Mensajes: 1482
Registrado: 01 Jun 2009 11:05
Ubicación: Madrix
Contactar:

Re: I Negra: Sin huella - Kharonte (3º Jurado)

Mensaje por kharonte » 01 Nov 2009 13:12

Uffff!! Tercer finalista del jurado!!!

¿Qué puedo decir? Por supuesto, me habría encantado ganar el concurso. Pero acabar entre los finalistas es un premio enorme, puesto que desde un principio tenía dudas sobre cómo iban a tomarse los lectores el relato. Por la temática y el tono sabía que estaba un poco en los "límites de la legalidad", y que sólo si lo consideraban dentro del género propuesto tendría posibilidades. Aunque el relato esté escrito en primera persona por un personaje que se desvela al final como un antihéroe, me parecía que era una apuesta muy arriesgada (no había crimen que resolver, aunque sí se hablase de uno y hasta hubiera un asesinato múltiple en la historia) porque el tono de ciencia-ficción primaba mucho.

Así pues, muchas muchas gracias por premiarme con esa clasificación. Tan sólo añadir que el relato nació cómo la literalización del guión de un cómic (escrito por un amigo de la universidad), al que en sus sucesivas reescrituras acabé añadiendo luego la trama de la invasión extraterrestre (el ramalazo del sci-fi fan...)

Ahora, a esperar al próximo concurso. Y el reto es muy grande... ya sólo tengo dos puestos para mejorar. :wink:
Nunca sabes de qué eres capaz, hasta que te pones a ello.

Imagen

Seguirme es fácil en Facebook

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: I Negra: Sin huella - Kharonte (3º Jurado)

Mensaje por ciro » 01 Nov 2009 13:26

Escribiendo asi no creo que tengas problemas para superarlo. :wink:
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Responder