CPVII: La sonrisa del ángel - Angel_Caído

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Ashling
Vivo aquí
Mensajes: 25458
Registrado: 01 Sep 2007 20:06
Contactar:

CPVII: La sonrisa del ángel - Angel_Caído

Mensaje por Ashling » 12 Abr 2012 16:10

La sonrisa del ángel


Aquel día comenzó como cualquier otro. Harry tenía un cliente a primera hora. Afortunadamente no debía desplazarse mucho, ya que recibía a la gente en el salón de su casa. Esto tenía sus pros y sus contras. Es cierto que no estaba obligado a enfrentarse día a día a las desventuras que te ocasiona el salir a trabajar, ya sea en coche o en transporte público, pero a la vez perdía su intimidad y la cálida sensación de volver al hogar después de la jornada. Él nunca llegaba a sentirse a gusto del todo allí aunque, si echaba la vista atrás, desde que tenía uso de razón jamás había experimentado esa sensación. Por el contrario, tenía la extraña seguridad de estar siendo vigilado constantemente.
El reloj marcó las nueve y llamaron a la puerta. “Puntuales, como siempre”, pensó. Echó un vistazo rápido alrededor para comprobar que no faltaba nada. Él ya no apreciaba esa pestilencia a rancio, humedad y a viejo que desprendía cada partícula del piso, sólo se fijaba en que las piezas claves del decorado estuvieran en su sitio: velas encendidas repartidas por las estanterías, las cortinas echadas para mantener la intimidad, algunas figuras de los santos más populares, una estampa de la Virgen enmarcada y en el centro, una mesa redonda con dos sillas y una resplandeciente bola de cristal, junto a una baraja de cartas. Hace unos años probó a deshacerse de toda la parafernalia pero, por extraño que parezca, el número de clientes descendió. Abrió la puerta:
-Buenos días, pase por favor. Siéntese.
-Ejem...hola, me llamo Carl.
-Muy bien, yo soy Harry. ¿Qué desea saber?
Harry cogió el tarot y se lo dio a Carl para que hiciera los montoncitos correspondientes sobre el desgastado mantel de plástico a cuadros, y empezó el espectáculo.
No hace falta que describa lo que allí pasó. Quien más y quien menos ha oído lo que ocurre en esas sesiones: que si un cambio de trabajo por aquí, una disputa familiar por allá, un más que probable premio en la lotería, etc. El cliente se levantó, pagó los cincuenta euros y se fue satisfecho.
Harry cogió su agenda y procedió a anotar, como siempre hacía, el resumen de la consulta: nombre del cliente, fecha de la cita, predicciones improvisadas y lo más importante, lo que había visto realmente: “muerte por accidente de tráfico, 12/04/2024”.
Desde que tenía quince años llevaba un cuidadoso control de sus visiones anotándolas y haciendo un seguimiento, siempre que podía, del número de aciertos. La finalidad de todo esto era comprobar si existía algún factor externo que alterara sus predicciones, ya sea el consumo de alcohol o drogas, una tormenta, un dolor de cabeza...lo que fuera. Cualquier cosa que se le hubiera podido pasar por alto y que le permitiera ser “normal” por lo menos unas horas al día. Pero, desgraciadamente, hasta este día que aquí se relata, en el que cumplía veinticinco años, su porcentaje de aciertos era del 100% a su favor.
Al principio, cuando empezó a ser consciente de lo que pasaba, intentó avisar a alguna persona que tuviera próxima la fecha de su muerte, pero nunca consiguió evitar el fatal desenlace. Así que le daba vueltas una y otra vez, de forma obsesiva, a cuál sería la razón de todo eso: ¿de qué servía ese don si no podía hacer nada con él? ¿O era una maldición? Mientras buscaba respuestas se fue alejando de todo y de todos, y sin saber cómo se vio metido en el mundo de la adivinación. Se le daba bien saber lo que la gente necesitaba, y ganaba bastante más de lo que hubiera imaginado, así que...
Le quedaban veinte minutos para su próxima cita. Se tomó un café y esperó. A las 11:30 el timbre sonó, abrió la puerta y se sobresaltó. Allí estaba su clienta, por lo menos por teléfono le había parecido una mujer, pero ahora tenía sus dudas. Su cuerpo no tenía ninguna forma destacable y su mirada, marcadamente masculina, resaltaba sobre su estilizada nariz, y unos labios finos, sin forma. Tenía el cuello alargado, la frente amplia y unas manos anchas pero delicadas; y vestía un traje de chaqueta y pantalón de color negro que hacía destacar mucho más su largo cabello grisáceo.
A pesar de todo eso, no fue su aspecto lo que le asustó, sino la fuerza gravitatoria que parecía proceder de sus pupilas, y que no consiguió ver ninguna imagen respecto a su muerte.
Harry, con un millón de preguntas en la cabeza, le indicó con un gesto de la mano que pasara y se sentara. Olvidó preguntarle su nombre, directamente se inclinó sobre la bola, que esta vez le pareció más apropiada que las cartas, e intentó pensar por dónde empezar haciendo como que ya veía algo en el cristal reluciente. Lo sorprendente fue que de repente una imagen comenzó a mostrarse de verdad en ella. Eran unos deslumbrantes reflejos del sol sobre lo que parecían muchas parejas de alas blancas en pleno vuelo, miles de ellas. No se veían claramente los detalles porque estaban lejos, pero poco a poco se iban a acercando. Casi ansiaba ya tenerlas delante cuando esta imagen empezó a desvanecerse y a dar paso poco a poco a otra completamente opuesta. Era un cielo negro sin estrellas, cubierto de unas nubes muy densas. Harry se inclinó sobre la bola intentando ver algo más y lo que encontró fue un mundo devastado por las llamas.
En un segundo la visión desapareció y él sintió cómo su mirada era fuertemente atraída por la de ella hasta que ambas se cruzaron en una conexión que estremeció el planeta. Así ella le transmitió su mensaje mentalmente: “Ha llegado el momento de que ocupes tu lugar en el nacimiento del Nuevo Mundo. Hace ya veinticinco años que tomaste tu forma humana, la única forma posible para llevar a cabo tu misión, sacrificando la pureza de tu alma. Ahora es el momento de que recuperes tus recuerdos y el control de tus poderes. En definitiva, tu cuerpo ya tiene la fuerza necesaria para ser utilizado para lo que fue creado”.
Harry sintió en su cabeza como si se abriera una puerta a una corriente de información infinita y de valiosos recuerdos. Lo primero que puedo asimilar fue el esquema del Plan, que él mismo había organizado: primero la destrucción casi en su totalidad del mundo, que se había vuelto absolutamente insostenible tanto física como espiritualmente. Después, la conservación de los supervivientes. Y, finalmente, el renacimiento de la vida en la Tierra, cual ave Fénix. Tenía la extraña sensación de que todo estaba íntimamente conectado: su vida con la de esos seres alados que acababa de ver en la bola, y la destrucción de la actual forma de vida mortal con la continuidad de su especie. Había una armonía desestabilizada que debía ser restaurada por el bien universal.
Los nuevos conocimientos fluyeron sin freno hasta donde su mente humana podía soportar, y supo que hace siglos sus hermanos y él establecieron que nunca podrían afectar directamente a la vida de ningún humano. De ahí que con el consentimiento de todos y, aprovechando su poder, se prestara a nacer como uno de ellos. Él tenía acceso a la información sobre la muerte de cualquier persona y podía modificarla a su antojo.
No había tiempo que perder. Harry sentía la urgencia que ella le transmitía, y no pudo pararse ni siquiera un segundo a pensar en lo que estaba haciendo. Ella le agarró fuertemente de los brazos y le impulsó mentalmente a iniciar el proceso. Eso era todo lo que le estaba permitido hacer, el resto era trabajo de él. La mente de Harry comenzó a funcionar como un programa informático: apretó su “enter” interno y las muertes empezaron a producirse, al principio lentamente, pero aumentando progresivamente cada minuto. No había sentimientos, no había razón, sólo una misión que cumplir.
Los cadáveres iban cubriendo cada rincón. En las carreteras se produjeron las primeras explosiones, seguidas por aviones estrellados, cocinas incendiadas, maquinaria sin control, etc. En cualquier rincón del mundo donde hubiera habido vida, sólo quedaba muerte. Al producirse de manera aleatoria, las personas que tardaban más en caer tenían que soportar el pánico ante lo que estaban viviendo, sufriendo incluso el ver a sus seres queridos morir y sin saber si a ellas también les llegaría ya su momento. Pero sobre todo con una pregunta martilleando sus cabezas: “¿por qué?”
Tras dos días enteros sin parar, sus fuerzas comenzaron a fallar. Harry y ella seguían conectados, ajenos a todo, pero, extrañamente, a medida que se sentía más débil, su conciencia humana empezaba a luchar por hacerse oír. En su mente buscaba sigilosamente a las personas que alguna vez hubiera amado y que siguieran vivas: su abuelo materno, que siempre le defendía y seguía queriendo a pesar de sus rarezas; su primera y única novia, a la que no había vuelto a ver desde el instituto pero que todavía le felicitaba por Navidad; sus queridos amigos del colegio, con los que tanto se divirtió al principio, aunque luego le empezaran a temer; y su anciana vecina de arriba, que siempre se preocupaba por verle ojeroso, y le preparaba la comida los domingos. Lo cierto es que no fue capaz de encontrarlos o quizá su compañera no se lo permitió.
Así estuvieron dos días más, cada vez más agotado. Ya no era su cuerpo el que le sostenía, sino la ayuda de ella, ese extraño ser frío e insensible que parecía creado únicamente para llevar a cabo aquella atrocidad. Sí, algo le decía que aquello no estaba bien, pero no tenía elección.
Al amanecer del quinto día todo había terminado, sus hermanos se encargaban de las personas que fueron seleccionadas para no morir y su misión en la Tierra había acabado. Harry yacía tumbado en el suelo de su salón, solo, con apenas un hilo de vida. Dedicó sus últimos momentos a pensar en lo que acababa de pasar. Veía todo desde sus dos perspectivas, que luchaban por ver qué era más importante, si la armonía del universo o el respeto por la vida. No consiguió decidirse, pero una pena inmensa le rasgaba por dentro. Mientras lloraba, su corazón dejó de latir.



Ring-ring. El timbre sonó, ya eran las 11:30. Harry se despertó sobresaltado mirando a su alrededor sin reconocer dónde estaba ni por qué. Tardó unos segundos en comprender lo que pasaba. Nunca antes había tenido una visión tan potente y real y, sobre todo, nunca hasta ahora había visto su propia muerte. Había sido una experiencia horrible. Parecía que, efectivamente, algo había empezado a cambiar con su veinticinco cumpleaños.
Volvieron a llamar a la puerta. Se levantó lentamente, descorrió las cortinas y vio el sol brillar. Ni una nube cubría el maravilloso cielo de primavera que había ese día, y él, estúpidamente, lo había intentado ocultar. Abrió la ventana para respirar el olor a vida que imaginaba había ahí fuera y al que nunca antes había prestado atención. Dejó que el aire limpio y fresco inundara sus pulmones mientras se aceleraban los fuertes latidos de su corazón. “¡Cuánto tiempo desperdiciado!”, susurró. Ya no podía retrasarlo más, ahora que todavía conservaba su cálida conciencia humana debía actuar. Después de escuchar cómo golpeaban la puerta con más insistencia, puso un pie en el alféizar de la ventana, sonrió...y saltó.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Imagen

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por Gisso » 15 Abr 2012 21:05

Extraña historia sobre el apocalipsis, pero me choca la forma en que destruyen la humanidad y al final, para que eso no ocurra, se tenga que suicidar. Demasiado fácil me ha parecido la solución. No está mal escrito, pero no sé, no le pillo el punto a este relato. Pero para gustos, colores y esta tan solo es mi opinión :roll: . Gracias por el relato :402: Imagen.
Última edición por Gisso el 18 Abr 2012 09:28, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por Fernando Vidal » 15 Abr 2012 22:51

Tal vez el tal Harry creyó solucionar el problema, pero,
¿y qué tal si al suicidarse no haya solucionado nada y tenga que nacer nuevamente para cumplir su misión?


Bueno, la temática me ha parecido interesante. Me gustaría poder hablar con el autor sobre los motivos que le llevaron a confeccionar una historia así, pues yo también me siento inclinado -de cuando en cuando- por esos temas. El final quizás pudo ser mejor, en todo caso, ha sido ameno leer el relato. :)
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por moskita » 16 Abr 2012 17:57

Me ha gustado mucho, pero me hubiera gustado que el autor o autora indagara un poco más en el porqué de esa destrucción de la vida humana, porque no le encontraba sentido a esa matanza. El don del protagonista para adivinar la muerte me ha recordado un poco a la novela El médico, de Noah Gordon. Un final redondo y acertado. Felicitaciones al autor/a.

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por joserc » 16 Abr 2012 18:10

Un relato correcto y una idea original que, creo, podría dar más de si. No está mal, se deja leer y el final es una pequeña vuelta de tuerca.

Yo desarrollaría un poco más el escrito, se puede sacar más jugo.

Enhorabuena al autor.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por Gavalia » 16 Abr 2012 21:06

LA SONRISA DEL ÁNGEL Espero sinceramente que exista ese Ángel entre nosotros y nos evite un final quizá merecido. Me confundí un poco cuando hace su aparición el último cliente. Creo que lo leeré de nuevo. También He notado que hablas en tercera persona pero de repente pasas a primera en alguna ocasión, eso creo que pasa cuando uno se identifica mucho con el personaje, si pasas por LFEd me entenderás mejor. Tampoco tengas muy en cuenta mis reflexiones sobre tu relato, porque soy uno de los habitantes menos adecuados de ese lugar para representarlo. Escribes bien desde luego. Gracias comp@
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10730
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por kassiopea » 16 Abr 2012 21:09

He empezado leyendo con escepticismo pues, de entrada, no me cuadraba en absoluto que un joven de 25 años se ganara la vida echando las cartas :roll: Luego todo ha ido cobrando sentido y la historia ha ganado en interés y verosimilitud. Una visión interesante sobre el apocalipsis y de cómo la Humanidad es salvada por un ángel compasivo (que elige el suicidio a fin de no ser el brazo ejecutor). Final hermoso y esperanzador, pero... ¿servirá el sacrificio del ángel para algo? A buen seguro, otro ángel podrá nacer como hombre con idéntico y fatal destino :?

Felicidades por una idea original, aunque creo que podría dar más de sí (es una apreciación personal) :wink:
Respecto a la parte formal, el relato está bien escrito en general, aunque he detectado algún tiempo verbal que me ha parecido incorrecto, por ejemplo :
La finalidad de todo esto era comprobar si existía algún factor externo que alterara sus predicciones, ya sea el consumo de alcohol o drogas, una tormenta, un dolor de cabeza...lo que fuera.
Creo que sería más correcto utilizar pasado: "ya fuese".

Gracias por compartir tu relato :402:
Espero que mis comentarios no hayan molestado, no ha sido mi intención :oops:

:hola:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por Nínive » 17 Abr 2012 10:35

Hay que pulir un poco más la redacción y el estilo.
La idea me parece interesante y me ha conseguido enganchar, aunque creo que pierde mucho en un relato corto. Es decir, al no desarrollar muchas de las incógnitas (que a lo mejor en otras narraciones no importa), en ésta, la historia pierde intensidad. Si te animas a plasmarlo en un relato más largo, te leeré encantada.
Sigu trabajando porque tienes mucho potencial. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
shirabonita
Vivo aquí
Mensajes: 9005
Registrado: 23 Ago 2009 20:47
Ubicación: un pueblo surfero de guipuzcoa

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por shirabonita » 17 Abr 2012 20:22

En general, la redacción me ha parecido cuidada.
La temática me ha resultado muy interesante y el final no me lo esperaba así, para nada.
El personaje de la muerte (desde mi punto de vista creo que es ella) me parece muy bien descrito,con ese toque andrógino.
Personalmente siento empatía hacia el protagonista. Vivir con ese don, desde mi perspectiva, es una maldición. Me ha parecido un relato muy bueno!
Como un gran cielo, color verde claro, desearía que mi corazón fuese así de inmenso. (Emperador Meiji)

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por elultimo » 17 Abr 2012 20:39

El principio me ha resultado algo difícil de leer, pero poco a poco me he ido metiendo en la historia. Cuando dice que apunta en una libreta (o algo así) las visiones verdaderas he hecho :shock: y la continuación a eso, cuando se cuenta la comida de cabeza que tiene el pobre hombre porque sabe que acierta siempre, me ha parecido genial. Ahora, cuando llega la otra y empiezan a cargarse a todo bicho viviente la historia ha ido por unos derroteros que no me han gustado tanto. Del final creo que se me escapa algo ¿se da cuenta de lo maravillosa que es la vida y se suicida? Yo quiero pensar que de verdad es un ángel y sale volando.

La redacción creo que va de menos a más. Siendo muy imprecisa al principio y mejorando a medida que se iba escribiendo.

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por moskita » 18 Abr 2012 01:42

elultimo, yo el final lo he interpretado como que se suicida para evitar tener que aniquilar a todo el mundo :wink:

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por elultimo » 18 Abr 2012 02:01

moskita escribió:elultimo, yo el final lo he interpretado como que se suicida para evitar tener que aniquilar a todo el mundo :wink:


¿Pero no era todo un sueño? ¿O era una visión de esas que tenía el hombre?

Avatar de Usuario
moskita
No tengo vida social
Mensajes: 2423
Registrado: 02 Feb 2011 16:34
Ubicación: Sevilla

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por moskita » 18 Abr 2012 02:13

Ulti:

"Ring-ring. El timbre sonó, ya eran las 11:30. Harry se despertó sobresaltado mirando a su alrededor sin reconocer dónde estaba ni por qué. Tardó unos segundos en comprender lo que pasaba. Nunca antes había tenido una visión tan potente y real y, sobre todo, nunca hasta ahora había visto su propia muerte. "

Sí, era una visión. Y lo despertó el timbre en la puerta, suponemos entonces que se trataría de la mujer esa que iba a verlo y le contaba que era un ángel. Espero que lo hayas entendido mejor :60:

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por elultimo » 18 Abr 2012 08:24

Vale, ahora lo he entendido; pero eso me lleva a preguntarme: Si sus visiones podían evitarse ¿por qué no advierte a sus clientes de ellas y se las guarda sólo para él?

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVII: La sonrisa del ángel

Mensaje por Nínive » 18 Abr 2012 09:02

En el relato cuenta que intentó avisar a sus clientes y no funcionó. La duda que yo tengo es que luego nos dice que, cuando recobra su verdadero ser, puede modicar las muertes de las personas. Entoces no sé si sólo puede hacerlo cuando tiene todo su poder, o es un gazapo del autor. Espero que éste nos despeje las dudas. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Responder