Cambios en la sociedad

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66876
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Cambios en la sociedad

Mensaje por lucia » 14 Oct 2012 12:16

CAMBIOS EN LA SOCIEDAD

Martín Welch Robertson llevaba veintitrés años trabajando en la misma empresa. Su vida se componía de una inevitable y preciada rutina, tan ordenada y predecible como la de los otros tres mil millones de ciudadanos que habitaban el planeta.
En el año 3.082 la gran mayoría de población vivía en ciudades. Pequeños núcleos urbanos enclavados en lugares privilegiados. Rodeados de naturaleza o centros de producción sostenibles. Un paraíso terrenal, un mundo armónico y perfecto.
Las guerras había pasado, el hambre había pasado El SIDA, el cáncer, el párkinson… habían pasado.
El hombre, en una sociedad global, había logrado sobreponerse a todos estos males. Lamentablemente, no había logrado idear un sistema que pudiera sustituir al mayor de todos ellos: la política.
Martín W. Robertson se declaraba neutral en casi todos los asuntos que tuvieran que ver con ella. A sus 45 años no había muestras en su rostro ni en su aspecto en general que pudieran hacer sospechar de excesos en la juventud. La expresión de su cara, su piel tersa y su mirada franca le eximían de toda sospecha de escándalo, conducta impropia o codicia.
Era anodino como el que más.
Leía los libros que aprobaba el Comité de Ética Moral. Acudía al dentista una vez cada seis meses para blanquear su sonrisa. El fisioterapeuta le sometía a regulares controles de estrés muscular y el médico le suministraba las inyecciones propias de la terapia genética destinada a evitar infartos, aneurismas, cánceres y otros males. Martín formaba parte del quince por cien de la población que contestaba a casi todo: No Sabe/No Contesta.
¿Qué le parece el control de la natalidad basado en la selección de embriones?
No sabe, no contesta.
¿Qué opina del programa de limpieza de las ciudades?
No sabe, no contesta.
¿Cree que el gobierno trata de encubrir que hay gente conviviendo con los desperdicios de nuestra sociedad? ¿Ha oído alguna vez la palabra “suburbio”?
No sabe, no contesta.
Pero en el fondo de su alma, Martín sí tenía mucho que decir. Puede que no supiera hacerlo, que no encontrara las palabras adecuadas, pero su espíritu altruista le espoleaba para que se alzara en rebeldía.
Su empresa se encargaba de programar los contenidos que se vertían en Intercanal. La única televisión interactiva en funcionamiento en todo el globo.
Intercanal procedía de una fusión entre el viejo Internet y la más alta tecnología neuronal. Intercanal permitía no sólo conectarse a los usuarios, sino descargarse más de un millón de billones de contenidos audiovisuales y sensitivos. Todos ellos diseñados y aprobados por la empresa en la que trabajaba Martín.
- ¿Están listas las escaletas de los Noticulturales del expresionismo?
La pelirroja que se había asomado a su despacho se llamaba Nayara y era una preciosidad. Piernas interminables, falda de tubo gris marengo, sonrisa de diosa cautivadora. Martín tuvo que esforzarse para recordar lo que estaba pensando antes de su entrada.
¡Ah, sí, la rebelión! ¡La fantasía de ser un motor de cambio!
- Por supuesto –contestó sumiso-, aquí tienes. Todo en orden.
- Ha llegado un telefax para ti, Martín –dijo de pronto Nayara-, tiene el sello de la planta 8, sección A. Será mejor que te des prisa en recogerlo.
El pánico se adueñó de él.
Lo saben, se dijo.
- ¿Me has oído?
- Sí.
Aquello no podía ser una buena señal. Nadie subía a la planta 8. En verdad era el piso ochenta, situado por encima de los niveles C1, C2, C3, B sub. 1, B sub. 2 y B3.
En el piso setenta y nueve estaba la sección B3. Era la planta encargada del reclutamiento y la formación de los aspirantes a trabajar en la empresa. Todas las demás plantas diseñaban, grababan, establecían y programaban contenidos para Intercanal.
Incluso los despidos, por muy fulminantes que fueran, se llevaban a cabo desde la B3.
Pero que te llamaran desde la sección A, de la planta octogésima, vulgarmente conocida como planta 8, no podía ser buena señal.
Sólo una vez antes habían llamado a un empleado a esa planta. Un trabajador de nivel 5, diseñador de programas de cocina. Y jamás volvió a saberse de él. En veinte años, ni rastro. Se rumoreaba que se lo había llevado la policía por algún asunto turbio.
Martín tragó saliva con esfuerzo.
- ¿Te encuentras bien? –preguntó Nayara-, tienes mala cara.
- Sí –titubeó Martín-, estoy… estoy bien. No te preocupes. Serán los efectos de la terapia genética. Este mes es contra las enfermedades neuronales. Me dijeron que podía encontrarme un poco…
- ¿Ausente?
Martín sonrió.
- Tú lo has dicho.
- No te olvides –le recordó Nayara-, el telefax es urgente. Ya me contarás de qué se trata. ¡Espero que no te hayas metido en ningún lío!
Nayara era una mujer muy hermosa. Pícara e ingenua a la par. De encontrarse en otras circunstancias, seguramente Martín la habría invitado a cenar. Pero no podía hacerlo. Temía que pudiera descubrir su oscuro secreto.
Algo que probablemente la policía ya sabía.

*******

Ocurrió el pasado viernes, al salir de la empresa. Las calles estaban vacías y el sol arrancaba destellos naranjas a la cúpula que protegía la ciudad. La cúpula era un invento reciente, instalado hacía menos de cinco años. Su función principal era la de controlar el tiempo atmosférico, para que fuera el adecuado en relación con los eventos del día.
Así, desde hacía años, siempre nevaba en las fiestas de invierno y lucía el sol cuando la moda de verano llegaba a las boutiques.
El gobierno pensó que de este modo sería más rentable la vida en las ciudades.
Cuando Martín enfiló la calle hacia el elevador que habría de devolverle su vehículo (almacenado bajo tierra junto con los de los otros trescientos empleados de su planta), oyó un ruido extraño. Se dio la vuelta sorprendido y soslayó el movimiento de algo –quizá un animal- que huían por un callejón.
Cruzó la calle movido por la curiosidad y cuando se acercó a lo que pensaba sería un gato abandonado, descubrió con horror y asombro que se trataba de una persona.
Unos ojos verdes y felinos le miraban asustados. La muchacha no tendría más de quince años y estaba totalmente cubierta de basura. Vestía harapos, calzaba al menos tres pares de medias rotas de distinto color, y su pelo caía en mechones llenos de grasa sobre su rostro.
- Hola…
A pesar de haber empleado el tono más amable y tranquilizador que supo, la joven desgarró el silencio con un grito y casi de inmediato un chico algo más mayor que ella apareció ante Martín empuñando lo que parecía ser un bate de beisbol.
A punto estuvo de darle en la cabeza pero, afortunadamente, el programador lo evitó.
- ¡Apártate de ella! –gritó el muchacho.
Más tarde se enteraría de que su nombre era Louise.
Y el de la joven que lo acompañaba, Mensiel.
- ¡Calmaos los dos! ¡No quiero haceros daño!
- Por favor, no llame a la policía –dijo la joven.
Martín había metido una mano en su bolsillo y en ese instante buscaba su teléfono móvil, un auricular minúsculo que al colocarse sobre la oreja ofrecía la opción de llamar a cualquier persona con una simple orden vocal.
- ¡Por favor…! –repitió la chica.
- Está bien –dijo Martín, levantando las manos en un gesto conciliador-, pero tendréis que decirme quiénes sois y qué hacéis aquí. ¿Dónde están vuestros padres?
- Somos mayores de edad-dijo el chico-, yo me llamo Louise, tengo veintitrés años. Y ella es mi hermana, Mensiel. Tiene dieciocho.
- Ya, y yo veinticuatro –contestó Martín agriamente-, o me decís la verdad o llamo ahora mismo a la policí..
- ¡No, no lo haga! –le interrumpió la joven.
Lo cierto era que ofrecían un aspecto desastroso. Famélicos, con los pómulos hundidos, la piel blanquecina y sucia. Sólo en sus ojos brillaba la energía y fuerzas propias de la juventud.
- Somos del suburbio.
- ¿Del suburbio? ¿Qué suburbio?
- El que la gente de tu ciudad se empeña en ignorar –respondió Louise.
- Se llega a través de las alcantarillas, tienes que ir hacia la zona del sudeste donde…
Una mirada reprobatoria hizo enmudecer a la chica.
- Continúa, ¿qué ibas a decir?, ¿la zona sudeste dónde…?
- Oye, ¡esto no es asunto tuyo! –atajó Louise -, déjanos en paz. Sólo queremos desaparecer.
- Pues antes de hacerlo será mejor que comáis algo y os lavéis un poco.
Ambos le miraron desconcertados.
- Mi casa está cerca –les explicó Martín-. A apenas cuatro manzanas. Si queréis podéis descansar allí un rato.
- ¡Está mintiendo! –exclamó Louise-, ¡no le hagas caso! Debe ser un traficante de órganos o un ladrón. Seguro que nos lleva a la comisaría…
- ¿En qué quedamos? –replicó Martín-, si soy un ladrón no debería llevaros a la comisaría…
Louise le dirigió una mirada tan dura como como glacial.
- Estoy cansada –dijo Mensiel-, y tengo mucha hambre.
- De acuerdo, ¡pero no soltaré mi bate!
Estaban tan asustados que Martín comprendió que no eran unos delincuentes al uso. Al menos no pertenecían al rango de infractores de la ley comunes. Ya no quedaba delincuencia en las ciudades, apenas unos cuantos robos informáticos cometidos por ladrones de cuello blanco, es decir, personas con traje que pasaban desapercibidas entre las demás.
Llegaron al piso cuando el sol se hundía en el horizonte. Una vivienda media de ciento ocho metros cuadrados. La amplitud y el lujo de las casas iba en función a la posición social y el empleo. Martín, un programador con tanta experiencia en Intercanal y tantos años de servicio se consideraba un “empleado de nivel eficiente 6”, es decir, la mitad dentro de la escala de “solvencia y rentabilidad” ideada por el gobierno años atrás. Cuanto más cualificado estabas y mejor hacías tu trabajo, mejores bienes te ofrecía el Estado mundial.
Un trabajador de clase 3, por ejemplo, jamás habría podido soñar con aquella vivienda. Pero Martín sí tenía acceso a ella y a otras muchas cosas propias de su posición.
Nada más llegar, los huéspedes contemplaron boquiabiertos la casa.
- ¿Todo este espacio es sólo para ti?
Martín asintió mientras introducía en el ordenador el programa “vuelta al hogar” que consistía en que la máquina preparaba un baño, adecuaba la temperatura ambiente al gusto del anfitrión y daba órdenes al robot de cocina para tener listo un tentempié en menos de quince minutos. Sándwiches de foie-gras, de jamón y queso y de un embutido similar al pavo.
Sólo que esta vez no fue Martín quien disfruto de todos estos placeres cotidianos, sino Mensiel y el joven Louise.
- No temáis nada, aquí estáis a salvo –les aseguró el programador.
Una vez duchados, cambiados de ropa y más tranquilos, comieron todo cuanto se les ofreció sin poder creer aún que su anfitrión dispusiera de esas maravillas tecnológicas a diario.
- ¿Qué es eso de que vivís en el suburbio? –les preguntó el programador, horas después, cuando ya se había establecido una mínima confianza y Louise había soltado por fin el bate de beisbol que lo acompañaba a todos lados.
- El suburbio es la zona de la ciudad que el Estado intenta borrar del mapa –dijo-, mi hermana y yo acabamos allí después de rechazar el programa básico de aprendizaje urbano.
Martín conocía el programa, un tipo de la planta C2 lo había diseñado. No paraba de alardear de ello.
- ¿Rechazar el programa? –le preguntó-, ¿cómo es posible? Nadie rechaza el programa.
Mensiel acabó de tragar su sándwich, casi sin masticar engulló el último bocado, y se adelantó a su hermano en contestar:
- Mucha gente de los orfanatos rechaza el programa. Y también de los niños recogidos en hospitales. No se sabe bien el porqué. Pero si lo rechazas, estás perdido –hizo una pausa. De pronto se puso a llorar desconsoladamente-, ¡a mi hermano y a mí querían operarnos! Decían que era para hacernos más “útiles” a la sociedad.
Louise la abrazó con fuerza.
- Por eso huimos –dijo-, al igual que muchos otros. La gente que no es “apta” para vivir en estas ciudades, se arrastra como una rata por debajo de ellas. ¡Pero nadie lo sabe! Muy pocos de los que rechazan el programa logran escapar antes de que les operen y los vuelvan unos esclavos sin voluntad. Nuestra existencia pone en duda el sistema y su aparente perfección. Cada vez que alguien ha intentado contarlo… ha desaparecido.
- ¡Pero eso es terrible! –se escandalizó Martín-, si es verdad lo que me cuentas… ¡hay que denunciarlo!
Mensiel le obsequió una triste mirada.
- ¿A quién? Será como ir a quejarse a un juez de la condena que él mismo ha elegido imponer a un reo. No nos harán caso.
- Y todo esto, ¿sólo porque rechazasteis el programa?
- Sí, por eso intentamos acceder a Intercanal. Tú empresa es la encargada de diseñar los programas de aprendizaje. Enseña a los futuros políticos, moldea las mentes de miles de millones de personas. Si pudiéramos cambiar los programas de aprendizaje, quizá… las cosas mejorarían. Para todos. Es decir, estoy seguro de que en todas las ciudades del mundo existen “suburbios” parecidos.
Martín se puse en pie y caminó caviloso por el salón.
- Esto es un asunto muy serio –dijo-, necesito unos días para pensarlo.
Les ofreció su casa, mas en cuanto salió de ella al día siguiente para trabajar supo que no volvería a verlos.
Y así fue.
Los chicos habían desaparecido.
Aquella visita inesperada era el secreto de Martín. Un secreto tan peligroso que ponía en peligro la hegemonía del sistema de gobierno mundial. Una brecha en la armonía perfecta de la sociedad que los programas de Intercanal transmitían al mundo.
- Tengo que hacer algo –se dijo.
Pero el lunes siguiente, antes de poder hablar con nadie, llegó el telefax.
De entre todas las teorías que se le ocurrían a Martín para explicar la llegada de aquel documento desde las más altas esferas, la de ser encerrado por conspiración o condenado a desaparecer de la faz del globo a causa de haber descubierto la verdad eran las que cobraban mayor fuerza.
Nunca se había preguntado qué ocurría con todos aquellos maleantes que la policía retiraba de la circulación. No había pena de muerte dese hacía varios siglos, pero que existía mano dura era algo que nadie dudaba.
¿Los reciclarían como recambios de órganos?
¿Les provocaban un coma cerebral para el resto de sus días?
Martín estaba cada vez más asustado. ¡Y pensar que era su empresa la que modelaba la mente de los habitantes del mundo! Él era en parte responsable.
Demoró cuanto pudo el momento, pero a su regreso del café de media mañana no tuvo más remedio que abrir el correo.

Persónese inmediatamente en el despacho 405, sección A.
Fmdo: W.S. Marcus.

Era su fin. Una orden directa del presidente sólo podía significar que el asunto era lo bastante feo como para saltarse el orden burocrático habitual. El telefax no había pasado por ninguna otra mano, si bien los rumores correrían por toda la empresa.
Martín se puso en pie, abandonó el despacho y tomó el ascensor hacia la planta octogésima, cabizbajo como el prisionero que recorre el camino hacia el cadalso. Durante el breve trayecto tuvo tiempo de recordar la mirada asustada de Mensiel y la rabia, fruto del miedo, que reflejaba el rostro de su hermano Louise. A esas horas, estarían encarcelados o algo peor.
Fuera como fuere, no podría cambiar las cosas. Formaba parte de un sistema. Un engranaje más del gobierno mundial. Y si una pieza no funcionaba bien, y era detectado ese error, se subsanaba con el repuesto correspondiente, y punto. Nadie le echaría de menos si desaparecía. No tenía familia –el apego estaba mal visto en la nueva sociedad- y a sus amigos les valdría cualquier excusa para justificar su desaparición. Un nuevo puesto en Mindlands, o un proyecto en las tierras heladas del norte, tanto daba.
Gruesas gotas de sudor empapaban su frente. Al salir del ascensor, sin darle tiempo a enjugárselas, un hombre con un traje gris le estaba esperando. Pertenecía a la directiva, de eso no cabía duda, pero ¿qué hacía allí?
- Debo escoltarle hasta el despacho 405.
Martín asintió. Ojalá hubiera podido cambiar las cosas. Ojalá aquellos muchachos se hubieran topado con un hombre más importante y no un mero programador que acataba las órdenes de otros.
William S. Marcus le recibió con gesto severo y los brazos cruzados sobre el pecho.
- Martín –dijo.
Él intentó hablar, pero tenía la boca seca. Se humedeció los labios y carraspeó.
- Señor presidente –dijo al fin.
-Dado lo delicado de este asunto –comenzó su interlocutor-, quería ser yo quien te lo dijera, personalmente. Sé que te esperan años duros de soledad y trabajo, pero lo que has hecho tiene necesariamente que tener una consecuencia…
- Yo… -comenzó débilmente Martín.
- … enhorabuena. Tu esfuerzo y tu servicio durante todo este tiempo te han hecho merecedor de mi puesto.
Tardó unos instantes en asimilar aquellas palabras.
- ¿Perdón?
- No te acuerdas de mí, ¿verdad? Mi nombre completo es William Stregler Marcus. Antes era empleado de Intercanal, en un puesto similar al tuyo, trabajaba en programas de cocina. Era un diseñador de nivel 5. La empresa siempre selecciona trabajadores de nivel 5 al 7, con una larga carrera profesional, para este puesto. Tu integridad y tu dedicación, unidas a tu diplomacia y fidelidad, han hecho que la junta de accionistas de la sociedad y la directiva al completo apoyen tu ascenso. Serás el máximo responsable de los contenidos en adelante.
Su rostro se distendió en una amplia sonrisa:
- Eres nuestro nuevo presidente.
Y así fue, en el año 3.082 de la Nueva Era, como empezó el cambio.
FIN.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CAMBIOS EN LA SOCIEDAD

Mensaje por Isma » 17 Oct 2012 15:01

El arranque es algo titubeante. ¿Las enfermedades habían... "pasado"? ¿El mundo era armónico y perfecto? Son sentencias muy generales y que es necesario creer o imaginar por cuenta propia, sin ayuda del relato.

Me gustan las preguntas y respuestas "no sabe / no contesta". Introducen mejor a la sociedad al tiempo que dicen algo del protagonista. Aunque, de nuevo, se nos indica que el protagonista es altruísta, cuando ninguna acción u omisión ha dibujado ese rasgo. Igualmente, la sociedad tiene tintes totalitaristas, que no quedan claros salvo por el miedo cerval de Martin a subir a la planta del jefe. Un poco más adelante descubrimos que existe algún tipo de marginación en los suburbios; al parecer motivo suficiente para inspirar en Martin el miedo.

El final sorprende algo, pero la sensación que me queda es de algo incompleto y quizás apresurado, una historia por desarrollar y explorar.

Bagrar
Lector voraz
Mensajes: 224
Registrado: 12 Ago 2011 22:45

Re: CAMBIOS EN LA SOCIEDAD

Mensaje por Bagrar » 17 Oct 2012 16:46

Me parece una historia muy justita, donde el esfuerzo lo hace más el lector que el escritor. La historia no sorprende, no es imaginativa, y el final tampoco sobresale.
Y ahora en Amazon "Demonios Nacidos. La joya azul" por menos de lo que cuesta un café.

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: CAMBIOS EN LA SOCIEDAD

Mensaje por David P. González » 17 Oct 2012 18:43

De esta historia me chocan algunas cosas:

1. Que en mil y pico de años internet haya evolucionado tan poquito (en realidad me choca que exista).
2. Que en mil y pico de años, y con internet en nuestro cerebro, sigan enviándose faxes.
3. Que un hombre elegido -por su idoneidad para el puesto (tanta tecnología y meten la pata en esto)- por un consejo, vaya ha cambiar las cosas sin que ese consejo le de una patada en el culo y ponga a otro en su lugar.

Replanteando esas cosillas, sobre todo el punto tres, la historia me gustaría mucho.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Gisso » 17 Oct 2012 23:15

Opinión personal:

Se nos presenta un relato en un mundo distópico con una sociedad perfecta: no hay superpoblación, las enfermedades y el hambre ha sido erradicado, la gente vive acorde a sus posibilidades... Pero hay una mancha, un cáncer: existe una civilización escondida en las cloacas los cuales no aceptan las leyes, con lo cual intentan que sean “borrados”.

Hasta aquí todo bien (aunque creo que no es nada nuevo...), la pena es que la forma de relatar no consigue meterme en la historia, que se haga creíble, se queda insulsa. Creo que en vez de “en el año 3.082” hubiese sido mas creíble en el 2100. Ese encuentro fortuito y ese ascenso que produce un cambio en la sociedad tan drástico... Donde las ciudades son pequeños núcleos, ¿qué hubieran hecho el resto de enclaves? No veo que con tan sólo ascender al personaje, todo se solucione... Todo demasiado bonito, incluso el cambio. Hay gente bajo las sombras que tiene más poder que un presidente...

Fallos ¿?:

“...el hambre había pasado El SIDA, el cáncer...”

“... sino descargarse más de un millón de billones de contenidos audiovisuales y sensitivos.” - Esto es solo porque me parece excesivo, ¿no?

“Una vez duchados, cambiados de ropa y más tranquilos...” - ¿De dónde saca el hombre la ropa para los niños?

Greencito opina :arrow: Imagen

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43687
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por elultimo » 17 Oct 2012 23:28

La idea de los dos mundos me parece muy buena, lo que pasa que está muy mal desarrollada: ¿qué es ese submundo? ¿quién lo habita? ¿tan tonto es el protagonista que no sabe que existe? Además, el protagonista se encuentra a dos niños que le cuentan una película y, de buenas a primera, se los lleva a casa, los ducha, les da ropa y inicia un cambio mundial :shock: Esto sí que es una revelación y no lo de Mahoma en el desierto.

- No te acuerdas de mí, ¿verdad? Mi nombre completo es William Stregler Marcus.


Vamos a ver. Está hablando con el presidente de su empresa ¿cómo narices no va a saber quién es?

Lo dicho, el planteamiento de los dos mundos es bueno, pero le falta desarrollarlo más, aparte de que todo lo relacionado con la empresa no dice nada más que lo han hecho presidente así, de buenas a primeras :comor: .

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Katia » 18 Oct 2012 01:47

Se parece a "Un mundo feliz" de Huxley: esto no es ni bueno ni malo, simplemente "es". Tiene poca acción. La fraseología es larga y algo redundante.

No me engancha, no termina de captarme la atención. Me resulta excesivamente frío.

No me ha gustado.
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Nínive » 18 Oct 2012 16:43

Existiendo la política.....seguirían existiendo las guerras. :noooo:
Y es que se dan unos datos sobre una sociedad (no hay hambre, no hay enfermedad...) que luego resultan ser inciertos. No me parece mal, pero se podría haber dejado esa visión de la sociedad desde el punto de vista del protagonista, pero se hace desde el punto de vista del narrador, por lo que luego resulta confuso el encontrarse con esa "otra" realidad.
Por otra parte, el final me parece demasiado abrupto, demasiado sencillo. ¿Un ascenso y ya cambia todo? Lo hace poco creíble.
Lo mejor, el contacto con los dos chicos del suburbio, que se podría haber explotado más.
Enhorabuena por el relato, compañero. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Nínive » 18 Oct 2012 16:44

elultimo escribió:
- No te acuerdas de mí, ¿verdad? Mi nombre completo es William Stregler Marcus.


Vamos a ver. Está hablando con el presidente de su empresa ¿cómo narices no va a saber quién es?


Lo que te revela aquí, es que el Presidente de la empresa es aquel compañero al que llamaron al nivel 8 y nunca más regresó.
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por ciro » 19 Oct 2012 00:08

Redundo en las opiniones de otros foreros. El argumento es un poco forzado. Se nos presenta un hombre anodino e ingenuo y de repente, sin contar con él, le nombran presidente de la empresa. ¿Qué cambio inicia él? ¿En su empresa, en su ciudad, en el mundo??? Si es lo primero, no implica mucho. Si es lo segundo tampoco. Si es lo tercero me parece exageradísimo.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43687
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por elultimo » 19 Oct 2012 00:27

Lo del cambio lo entiendo como que inicia el modo de hacer que no exista un mundo marginal... qué o cómo lo hace, pues ni idea, porque eso el relato no lo cuenta (y enlazo con el debate del hilo principal para decir que aquí sí que hace falta una explicación o, al menos, que nos cuente algo más de ese cambio)

Avatar de Usuario
Saber
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 887
Registrado: 12 Jul 2011 23:03

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Saber » 19 Oct 2012 00:32

CAMBIOS EN LA SOCIEDAD

Hay algunas partes, en las que tuve la sensación que escribías mucho para no dar tan información, al menos no importante. Por ejemplo:


Aquello no podía ser una buena señal. Nadie subía a la planta 8. En verdad era el piso ochenta, situado por encima de los niveles C1, C2, C3, B sub. 1, B sub. 2 y B3.
En el piso setenta y nueve estaba la sección B3. Era la planta encargada del reclutamiento y la formación de los aspirantes a trabajar en la empresa. Todas las demás plantas diseñaban, grababan, establecían y programaban contenidos para Intercanal.
Incluso los despidos, por muy fulminantes que fueran, se llevaban a cabo desde la B3.
Pero que te llamaran desde la sección A, de la planta octogésima, vulgarmente conocida como planta 8, no podía ser buena señal.


El mensaje importante lo entiendo, "es mala señal". Pero creo que lo de los niveles, o lo de vulgarmente conocida como planta octogésima, no aporta nada de valor al relato, y lo hace más pesado.

Esto me ocurre con varios párrafos... yo creo que el relato pierde dinamismo, pero es algo muy subjetivo.

Los guiones van junto a las letras que los siguen. He visto esto en varios relatos... quizás sea un problema de formato, no lo sé... por si acaso lo digo.


Me pareció un buen relato. Bien escrito... quizás algún aspecto poco realista, pero ese es un fallo muy usual en el concurso... y aunque parezca que estoy siendo muy crítico, me gustó. El comienzo me costó un poco, pero según avanzaba la historia se ganó mi interes. Y el final, que por lo que leo no gusto a algunos... para mí fue lo mejor. La idea sobre la que trata el relato, también fue un punto positivo. En cuanto a los hermanos... no hay tiempo para conocer a los personajes en profundidad... pero aun así dejaste entrever cual es el caracter de cada uno de ellos. Y bien... eso fue todo.

Avatar de Usuario
Shimoda
No tengo vida social
Mensajes: 1193
Registrado: 15 Ago 2010 01:23
Ubicación: Entre el cielo y la tierra...

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Shimoda » 19 Oct 2012 03:20

La idea me parece buena, pero el desarrollo me resultó pobre.
Cariños y :60:
¨Justifica tus limitaciones, y ciertamente las tendrás¨ Richard Bach

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Fernando Vidal » 19 Oct 2012 07:34

El relato tal y como está contado pareciera que se limitara a rozar la tangente del tema (cambios en la sociedad).
La narración no es difícil. Me gusta cómo se hace uso de la elipsis en los momentos del encuentro del protagonista con los dos muchachos, por ejemplo.
Sin embargo, como ya se dijo, hay cabos sueltos que podrían ser prescindibles al no aportar nada decisivo a la narración, como la precisión sobre la numeración de los pisos del edificio de la empresa o la descripción de la atractiva rubia que parece despertar cierta atracción en Martín. La rubia aparece una sola vez, abre una expectativa y luego desaparece para nunca más regresar.

Saludos. :)
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16785
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: Cambios en la sociedad

Mensaje por Pseudoabulafia » 20 Oct 2012 17:59

El relato se deja leer bien hasta el final y se capta la idea perfectamente, creo, pero me temo que en ningún momento la sociedad descrita se me ha hecho "factible". Creo que lo he comprendido, porque está técnicamente bien escrito, pero no me ha llegado.

- El protagonista es demasiado ingenuo.

- Lo de las preguntas "No sabe / no contesta" no me gustado. Tal y como está descrito el mundo, no parece el el control ejercido sobre las personas sea total. En tales circunstancias, si un gobierno pretende ocultar que existen los suburbios, no te preguntaría de una manera tan obvia si conoces los suburbios.

- El final también es demasiado ingenio. ¿Una corporación que se dedica a tener controlados a los humanos asciendo de buenas a primeras a un señor sin informarse? Yo incluso me estaba imaginando un final mucho más pesimista aún con el ascenso. Eso sí, a este relato le veo el merito de presentarno un final bastante optimista en oposición al resto de los relatos. :roll:

Sobre algunas cosillas particulares del relato que no me han gustado:
La pelirroja que se había asomado a su despacho se llamaba Nayara y era una preciosidad. Piernas interminables, falda de tubo gris marengo, sonrisa de diosa cautivadora. .

Eso jamás lo pensaría un hombre.
Para los hombres solo hay dieciséis colores. :lengua: :lengua:

¿Dónde están vuestros padres?
- Somos mayores de edad-dijo el chico-, yo me llamo Louise, tengo veintitrés años. Y ella es mi hermana, Mensiel. Tiene dieciocho.
- Ya, y yo veinticuatro –contestó Martín agriamente-, o me decís la verdad o llamo ahora mismo a la policí..

Esta presentación me ha parecido demasiado artificial y forzadísima. Nadie empieza una relación diciendo su edad de buenas a primeras, aunque hayan dudado, y menos si previamente ha habido una actitud hostil.
A partir de este momento he perdido bastante el interés por la historia. :|

Responder