De cuando el carbón era verde y daba sombra - jilguero

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67726
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

De cuando el carbón era verde y daba sombra - jilguero

Mensaje por lucia » 14 Oct 2012 12:16

De cuando el carbón era verde y daba sombra
Veo a los dos jóvenes, cogidos de la mano, caminando hacia la desolación. Pero solo escucho la voz de ella. El maestro tenía razón. Ahora lo sé. Yo soy el otro, el nonato. Y desde este palpitante mar de aguas cálidas, rodeado de la roja noche que ya agoniza, me propongo recordar mis días, llenos de verdor, niebla y hollín, en Noigas, un pueblecito minero del norte de Iberia...
He sido niño otras muchas veces, pero ninguna de mis infancias ha dejado en mí una huella tan hermosa, al tiempo que tan triste, como la que me dejó mi niñez en el valle del Nelsos. Un río de aguas cristalinas hasta llegar a Noigas, pero que se vuelven oscuras y untuosas una vez han rebasado las balsas de la mina. Una garganta de la que escapar no es posible porque los caminos se desvanecen cuando lo hace la niebla. Una cuenca minera donde morir bajo la piedra y en la noche forma parte de la propia vida. Y a escasos metros de los negruzcos tesos que dan sombra a Pozo Travieso ­­el yacimiento del que viven todos en Noigas­­, nacieron ellos, en una casa desvencijada y polvorienta, indistinguible de cualquier otra del pueblo. Hijos y nietos de mineros: él, el rampero que se tragó la tierra cuando solo tenía catorce años y las uñas ya ennegrecidas; ella, su hermana mayor, la muchacha de los ojos blancos como dos balcones abiertos a la nada y la voz pequeña.
Cuando él era muy niño, de aquel mundo de raíces y topos, de aquel laberinto de túneles en el que el viento nunca entraba, su padre le trajo un carbón como regalo de cumpleaños. Le explicó que, si lo miraba con fijeza, más allá de su brillante superficie, descubriría un frondoso bosque lleno de animales salvajes. Porque, antes que trozo de carbón, aquello había sido un helecho gigante a cuya sombra descansaban los lagartos y en cuyas ramas se posaban enormes libélulas. Un regalo traído justo la víspera de que la sirena de la mina sonara, su padre se convirtiera en el recuerdo de los besos que ya no recibía y el niño perdiera la sonrisa. Pasaron los años y, como el resto de los adolescentes del valle, comenzó a bajar a la mina con el miedo como eterno compañero, mas también arrastrado por un impulso parecido a la esperanza. Bajaba, pues, ilusionado, como si buscara descubrir cada día un nuevo silencio en medio de las tinieblas. Un muchacho con una infancia gris y solitaria, que había crecido sin otra compañía que la de su hermana y al que, sin embargo, la sangre le corría por las venas con un murmullo parecido a la risa.
El día de su desaparición, el rampero se hallaba paleando carbón en una galería del nivel ocho, el más profundo e insalubre de todos. Hubo un temblor de tierra, sonó la alarma y el resto de los mineros acudieron al refugio de emergencia, pero el joven no lo hizo. Pasado el peligro, fueron en su busca y, pese a que en el nivel ocho no había ningún desperfecto, el muchacho había desaparecido sin dejar rastro. Entretanto, arriba, al notar que la tierra temblaba, la hermana se quedó muy quieta, expectante. Luego, en cuanto la sirena de la mina avisó, lanzó un terrible alarido y comenzó a correr en dirección a Pozo Travieso. Pero antes de llegar a la boca de la mina se detuvo en seco y sus ojos se convirtieron en dos balcones mirando a la nada: estaba teniendo una visión. Las lágrimas corrieron raudas por su rostro, pero ni siquiera ella misma supo si eran de alegría, porque su hermano se había librado por fin de la mina, o de pena, porque se había quedado sin su compañía.
Cuando contó lo que había visto, afirmando que su hermano estaba vivo, solo que atrapado en una inmensa burbuja de aire, donde la tierra se entremezclaba con el agua y había multitud de árboles y animales gigantescos, nadie la creyó. Lo único, el maestro de Noigas que comentó en la taberna que la descripción de la niña no le sonaba del todo fantasiosa, puesto que coincidía en parte con lo que él les enseñaba en la escuela sobre el periodo carbonífero. Lógicamente, a sus iletrados paisanos aquello les sonó a música celestial, si bien empezaron a difundir por el pueblo el rumor de que la muchacha había visto a su hermano vivo, en el interior de una cueva muy antigua que había bajo el nivel ocho de la mina. Y mientras su visión era pábulo de murmuraciones, la muchacha le fue perdiendo el gusto a las palabras y su voz se fue volviendo cada vez más pequeña.
Pasaron los meses y, estando el pueblo en fiesta, también ella desapareció. Los últimos en verla afirmaron que caminaba en medio de la niebla en dirección a Pozo Travieso. Convencida de que su hermano no estaba muerto, la joven debía haber bajado a la mina a buscarlo y quizás luego ya no fue capaz de dar con la salida. Como la vez anterior, rastrearon a fondo todas las galerías, especialmente las del nivel ocho, y no encontraron ni rastro de la muchacha. Por extraño que parezca, la noticia se escapó del valle, abriéndose paso entre la niebla, y llegó hasta la mismísima Vetusta. El propietario de Pozo Travieso tuvo miedo de que las autoridades dieran crédito a aquella patraña, de que había dos jóvenes vivos atrapados en una cueva bajo el suelo de su mina, y eso pudiera ir en detrimento de la explotación, por lo que contrató a unos técnicos especialistas en detectar heterogeneidades sedimentarias, como las temidas bolsadas de grisú. Transportaron hasta Noigas una moderna ecosonda, un sismómetro, un gravímetro y otros muchos artilugios, todos ellos de última generación, con el propósito de auscultar el corazón de la tierra. Y por unos días, los ancianos del pueblo, los escasos supervivientes del carbón, dejaron de dormitar al sol de sus recuerdos mineros y se convirtieron en vigilantes recelosos de lo que hacían los técnicos.
Las mediciones científicas corroboraron la existencia de una discontinuidad en la estructura del terreno debajo del nivel ocho de la mina. Las gráficas dibujadas por los diferentes instrumentos sugerían la presencia de una gran bolsada de gas que, de acuerdo con su hipotética composición ­similar a la de una atmósfera terrestre enriquecida con oxígeno­­, no se podía descartar que fuera compatible con la vida. Pero estaba a demasiada profundidad y no había ninguna posibilidad de llegar hasta ella y tomar muestras para confirmar tan aventurada suposición. Y por la misma causa, no resultaba verosímil que los desaparecidos se hallaran en su interior. Con todo, hubo un sesudo científico, a la sazón catedrático de física en la Universidad de Vetusta, cuya vanidad le llevó a explicar la incomprensible desaparición de los niños mineros como fruto de un dislate espaciotemporal oculto en el subsuelo de Pozo Travieso. Estaba muy en boga la teoría M y el sabio de provincias no quiso ser menos, anunciando el descubrimiento de un nuevo tipo de micro agujero de gusano. Una cuerda cerrada, libre en el interior de la litosfera, cuya pulsátil vibración calmaba de vez en cuando el caos de las partículas, creando una ranura de paso entre los túneles de la mina y la misteriosa burbuja del subsuelo. Que el origen de la bolsada fuera de una época más o menos remota, en opinión del físico, era un detalle menor.
Mas el sesudo de Vetusta no fue el único en elaborar una teoría para explicar la desaparición de los niños en el interior de Pozo Travieso. Porque, cuando en algunas de las neblinosas mañanas de Noigas, desde la ventana de la escuela, intuíamos en la bocamina la sombra de la muchacha desaparecida, una mezcla de miedo, incertidumbre y curiosidad hacía que nos revolviéramos inquietos en los asientos. Y en cuanto el maestro notaba nuestro desasosiego, se ponía en pie, se dirigía al armario del fondo de la clase y sacaba de su interior el mural de La Historia de la Tierra, donde estaban representadas todas las vicisitudes sufridas por los continentes desde millones de años atrás. A continuación, lo colgaba en la pizarra, aunque no sé muy bien con qué intención, puesto que de inmediato se colocaba justo delante del panel, cerraba los ojos y nos invitaba a que también nosotros lo hiciéramos, argumentando que no había mejores ojos para ver las cosas que los de la imaginación. Y una vez todos habíamos dejado atrás la neblinosa mañana ­­tal cual ahora yo he hecho con la roja noche que me envuelve­­, con voz emocionada y campanuda, y un vocabulario que no siempre conocíamos bien, el maestro nos hacía viajar a lugares tan remotos y fascinantes que, por unos minutos, nos olvidábamos de la negritud sin esperanza que era nuestro futuro en Noigas.
Imaginaos, niños, que hemos viajado en el tiempo hasta hace 300 millones de años y que, a vista de pájaro, contemplamos la superficie de la Tierra. ¡Mirad, mirad la telúrica danza de las tres hijas parricidas de Rodinia! Armórica, la más pequeña y revoltosa de las tres, se está curvando para acoplarse con Laurasia, que con sus sensuales entrantes y salientes la atrae. Ya se han tocado y, al hacerlo, ¡fijaos cómo tiembla el suelo de la Tierra! Las compuertas del cielo se han abierto y una lluvia generosa está cayendo. Una lluvia que no cesará hasta que la superficie de las siamesas se vuelva verde y exuberante. Estamos en el trópico, en un ambiente cálido y húmedo. Prolifera la vida vegetal. La atmósfera se vuelve rica en oxígeno y todos los seres vivos crecen con desmesura. ¡Atentos, niños, ahí está el carbón que dentro de poco vuestras manos sacaran de Pozo Travieso! ¿No lo reconocéis? Todavía es verde y da sombra, pero muy pronto quedará sepultado bajo tierra y se volverá negro como una noche sin luna…Pero no os olvidéis que, entretanto, al sur, muy al sur, sobre el gélido y desolado casquete polar en que se ha convertido Gondguana, el mayor de los vástagos de la desmembrada Rodinia, el viento no para de soplar y, al colarse entre las oquedades del hielo, se convierte en un lamento. Es Gondguana que se siente sola y abandonada. El fondo del océano la escucha y, compadecido de su soledad, hace un ímprobo esfuerzo para acercarla a sus dos hermanas tropicales. Hunde el borde de su manto y comienza a deslizarlo bajo el de las siamesas. Las distancias se acortan y, por falta de espacio, las superficies se repliegan, especialmente la de la diminuta Armórica, que ha quedado aprisionada entre sus grandullonas hermanas. Y allí, en el corazón de la naciente Pangea, atrapadas entre los convulsos pliegues de la que fue Armórica, descubriremos ya las primeras semillas del granero de Eón, dios del tiempo eterno y de la prosperidad, con las que dentro de 500 millones de años ­­es decir, 200 millones de años a partir de ahora, aclara el maestro para evitar cualquier confusión­­ tiene planeado reverdecer la yerma Amasia. Los propágulos se enraizarán poco a poco y, un buen puñado de milenios después, la superficie de la Tierra recobrará la vistosidad y el verdor que nunca debió perder. Y entre la amplia variedad de criaturas que, emergidas del subsuelo, pronto empezarán a pulular sobre la desértica superficie de Amasia, sin duda estará también ella, la mirada fija en lontananza, una sonrisa en los labios y las manos apoyadas en el vientre. Se aclarará, por fin, su adormecida garganta y, con una voz que ya nunca más será pequeña, la nueva Eva entonará una nana al hombre nuevo, al todavía nonato Homo sapiens sempervirens... Sí, niños, las semillas que devolverán entonces el esplendor a nuestro ya devastado planeta serán precisamente de cuando el carbón era aún verde y daba sombra a gigantescas criaturas...
Ahora ya no tengo la menor duda. Soy el otro, el todavía nonato. Pero también el que asistió al incierto nacimiento del Vaalbará, sobre cuya superficie vieron la luz las primeras bacterias. Luego caminé por la gélida Rodinia y dejé mis huellas en algunas de sus altas cumbres. Tampoco me perdí el malogrado parto de Pannotia. Ni la alegría de las tres hermanas cuando se fundieron en estrecho abrazo para convertirse en la joven y convulsa Pangea, sobre cuya superficie, miles de años después, cabalgaría a lomos de mi inseparable dinosaurio. Y más tarde, cuando Pangea, ya desertificada, se escindió de nuevo, ambos elegimos quedarnos en Iberia, a cuyas playas más septentrionales acudíamos a ver los amaneceres de luna llena. Mi compañero murió pronto y, huyendo de mi soledad, acabé en Noigas. Después ocurrió la gran catástrofe nuclear en cadena y la superficie del planeta se volvió monótona y oscura. Mi padre decidió, entonces, que me cobijara en las entrañas de la tierra, en este oasis de verdor y prosperidad. Nada más llegar, los reconocí. Eran los dos hermanos desaparecidos en el interior de Pozo Travieso. Esos de los que nos solía hablar el maestro en las neblinosas mañanas de Noigas. Él, el rampero al que la sangre le corría por las venas con un murmullo parecido a la risa; ella, la muchacha de los ojos blancos como dos balcones mirando a la nada y la voz pequeña. Hemos compartido tiempos de bonanza y ociosidad, viviendo como privilegiados en este arcano paraíso -de cuando el carbón era verde y daba sombra, que diría el maestro de Noigas-. Pero, tal como desde siempre tenía dispuesto mi padre, ese tiempo de solaz ya se acabó.
Veo de nuevo a los dos jóvenes que, con las manos entrelazadas, avanzan ya por la yerma superficie de Amasia. Y mientras ellos caminan hacia la nueva Tierra Prometida, yo, acunado aún en este palpitante mar de aguas cálidas, en medio de esta noche roja que ya agoniza, al fin sé quien soy. El maestro tenía razón: el arrullo de su canto acaba de despertar mi consciencia. Yo soy el otro, el nonato: ¡el hijo de Eón!



Morir bajo la piedra
y en la noche
es demasiado
para una sola muerte.

(de E. R.)

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Gisso » 17 Oct 2012 13:03

Imagen

Opinión personal:

Me acaba de explotar la cabeza :lol: . Nos cuenta la desaparición de unos hermanos en una mina, pasando por una tímida explicación sobre la unificación de la Teoría de Cuerdas como la causa al caer en un agujero de gusano y una extraña y “poética” clase sobre el ciclo supercontinental de la Tierra, para acabar hablando de la aparición del hijo de la eternidad (¿o de las edades de la Tierra que se miden en eones?) y de lo que no tiene ni principio ni final (¿es por eso lo de “nonato”?¿es el mismo tiempo? Pero esto sí que tuvo alguna vez principio...), acabando como si fueran Adan y Eva en un mundo subterráneo... ¿Por donde coger todos estos datos? Que alguien me ilumine, pero no puedo dar puntuación a algo que no comprende mi sencilla mente :| ... ¿Tal vez se esté acabando un ciclo (un eón) y empieza uno nuevo por medio de los dos hermanos? ¿Una nueva extinción masiva?

Detrás de este relato, hay alguien que se ha tomado su tiempo en investigación o que ya conocía de por sí y con gran maestría al escribir, pero, y lo siento por lo mundano de la expresión: “no pillo ni papa” :loco: . No consigo comprender, soy un ser de dos dimensiones intentando resolver un puzle con piezas en tres dimensiones... Así me siento y nadie lo había conseguido desde que vi el final de “Evangelion” :lol:

PD: Es el relato que más veces he leído y en el cual quería dejar el primer comentario. Tal vez debería utilizar con él los principios de la Navaja de Ockham :roll: , porque tal vez sí lo entienda, pero estoy mareando mucho la perdiz :lengua: .

Greencito opina :arrow: Imagen :arrow: Imagen
Última edición por Gisso el 17 Oct 2012 15:52, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6897
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Nínive » 17 Oct 2012 13:14

Demasiado farragoso, tanto que me he perdido en el significado de la historia y no sé de qué va.
Eso si, las frases muy hermosas. Pero si no capto el mensaje..... :roll:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27244
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por ciro » 17 Oct 2012 14:57

Pues estoy muy de acuedo con Gisso. El autor sabe escribir y seguro que sabe transmitir sensaciones con lo que escribe. El problema es que me ha armado un cacao mental del copón que hace que el relato no me cale. Lo siento.
El pueblo debe desconocer siempre dos cosas: con qué se hacen las salchichas y como actúan los estados

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Isma » 17 Oct 2012 15:12

Planteamiento interesante, pero innecesariamente enrevesado. Se exponen varias preguntas a las que no se da respuesta durante casi todo el relato, algunas tan acuciantes como la identidad del narrador; ¿cómo es que ha sido niño otras veces, cómo es que es aún nonato? ¿Qué relación guarda con la familia minera, la niña ciega? A estos interrogantes fundamentales que nos acompañan hasta el final se suma un lenguaje denso que dificulta la lectura, con frases en las que a veces falta el verbo, dando prioridad al registro estético; pero finalmente vencen los nombres desconocidos -inculto yo, tal vez- y el interés se evapora.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Isma » 17 Oct 2012 15:14

Gisso escribió:Así me siento y nadie lo había conseguido desde que vi el final de “Evangelion” :lol:

Me parto, Gisso :meparto:

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 27244
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por ciro » 17 Oct 2012 15:19

Isma escribió:
Gisso escribió:Así me siento y nadie lo había conseguido desde que vi el final de “Evangelion” :lol:

Me parto, Gisso :meparto:


O el final de "Perdidos". :mrgreen:
El pueblo debe desconocer siempre dos cosas: con qué se hacen las salchichas y como actúan los estados

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Gisso » 17 Oct 2012 16:41

ciro escribió:
Isma escribió:
Gisso escribió:Así me siento y nadie lo había conseguido desde que vi el final de “Evangelion” :lol:

Me parto, Gisso :meparto:


O el final de "Perdidos". :mrgreen:


Isma :hola: . Llamarme sacrílego, pero yo no he visto “Perdidos” :oops:

Por otro lado, que el autor/a no piense que estoy ridiculizando el relato :noooo: , sino todo lo contrario. Es el que más me está dando que pensar y no lo saco de mi cabeza. Estoy haciendo un máster para entender el final y quiero lograrlo antes de que acabe el tiempo de comentar :wink: .

Bagrar
Lector voraz
Mensajes: 224
Registrado: 12 Ago 2011 22:45

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Bagrar » 17 Oct 2012 16:44

Muy bueno lo de Evangelion, Gisso. :lol: :lol:

El problema de este relato es que plantea muchas cuestiones en un solo relato, y así es imposible. Yo considero que la fórmula ideal es una idea principal en cada relato.

Igualmente está bien escrito y pensado, con lo que quizás a algún amante de la scifi hard lo acepte encantado.
Y ahora en Amazon "Demonios Nacidos. La joya azul" por menos de lo que cuesta un café.

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por David P. González » 17 Oct 2012 19:00

No ha empezado mal, pero luego...
Sinceramente, no sé dónde me he perdido, pero creo que aún sigo allí. Igual que hay un relato (de los que llevo leídos) que no tiene ningún rigor científico, en este empacha. Además no he entendido la mitad de todos esos datos geológicos y he tenido que pensar en exceso en ellos, lo que me ha sacado de la historia, que era lo que yo quería leer. Tampoco he entendido muy bien lo del nonato y unas cuantas cosas más. Muy complejo para mí.
Quizás simplificando el lenguaje la historia gane protagonismo.

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4416
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Estrella de mar » 18 Oct 2012 19:26

Antes de nada, el título me parece precioso. La narración es muy bonita y algunas metáforas son muy evocadoras. :P Pero yo también me he perdido. :roll: A medida que avanzaba se me deshacía en mi diminuta materia gris. Yo diría que los hermanos están en otra dimensión, pero no me ha quedado claro lo del nonato. :roll: También tengo que decir que la atmósfera del relato se me ha quedado sobrevolando mi cabeza. Tiene algo que atrapa. :wink:
Quitando el hecho de que no lo he entendido :cunao: me parece muy bueno. :402:
Autor/a: gracias por enseñarnos un trocito de tu alma literaria. No te olvides de despejarnos las incógnitas, no hagas como en Perdidos. :mrgreen:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43870
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por elultimo » 19 Oct 2012 16:25

Un relato que abarca demasiado y que al final ha hecho que no le encontrara ningún sentido. Para mí, entraría más en el género de fantasía épica que en el ciencia ficción, además de que el lenguaje utilizado (aun siendo correctísimo en su forma, incluso diría maravilloso) no es el más adecuado para contar una historia del género que tratamos en este concurso.

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Desierto » 20 Oct 2012 20:00

¿Poesía New Age pretendiendo personificar al espíritu de la misma tierra y maquillado de cifi mediante un párrafo perdido de un profesor de física ovetense?

Quizá es que yo no esté preparado para entenderlo bien, pero me ha parecido demasiado confuso.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por Emisario » 21 Oct 2012 15:34

Buena letra (es decir, buena mano para escribir), emotividad y sensaciones. La trama se hace confusa, lo que la lleva a regular. En mi opinión le falta un buen barrido, una limpieza para clarificar y subir al lector sobre la carretera principal.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15623
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: De cuando el carbón era verde y daba sombra

Mensaje por jilguero » 21 Oct 2012 18:40

Una mezcla curiosa. Por un lado la narración un tanto nostálgica de la infancia en un valle minero; por otro, un presente un tanto hermético y agobiante. La verdad es que este relato ha dejado confuso a Jilguero :shock: , porque en un primer momento creía haberse enterado más o menos de la historia, alguien (¿Eón?) haciendo acopio de semillas en las entrañas de la Tierra para una futura repoblación del planeta; pero luego, leyendo la cita del final, le han entrado serias dudas de si la peli que se ha montado en su diminuto cerebro tendrá algo que ver con la intención del autor. Algunas expresioness, más bien poéticas, le han gustado mucho :D ; y también el titulo le parece sugerente :wink: . La perorata del maestro le ha resultado un poco larga, aunque el hombre le ha caído simpático.
En resumen, un relato digno y con un cierto hermetismo que ha dejado intrigado a Jilguero, por lo que espero que, en su momento, el autor satisfaga su curiosidad. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Responder