Desde las sombras - Saber

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66842
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Desde las sombras - Saber

Mensaje por lucia » 14 Oct 2012 12:21

Desde las sombras

Bill caminaba de vuelta a casa. Como casi siempre, sus pensamientos tenían la misma protagonista, Belinda. Su preciosa e inteligente compañera. Doblaba la última de las esquinas que lo separaba de su hogar, cuando vio que la tienda de Diego continuaba abierta. Por regla general no lo estaba al volver de clases. Queriendo aprovechar la oportunidad rebuscó en sus bolsillos hasta encontrar la moneda que sabía le quedaba. Trató de sacarla con tan mala suerte que resto de cosas que guardaba en él se le cayeron. Apoyó una rodilla en la acera y miró bajo el coche, donde tras un rebote había ido a parar uno de sus bolígrafos. El grito más afeminado y ridículo que escuchara en su vida escapó de sus labios. Retrocedió demasiado rápido y acabó aterrizando sobre sus posaderas. «¿Qué era eso?» se preguntó impresionado. Sólo estaba seguro de haber visto unos enormes ojos de color naranja. Tras asegurarse con un vistazo de que nadie había presenciado la escena, devolvió su atención al espacio bajo el coche. Con los músculos en tensión y dispuesto a echar a correr si era preciso, acercó la cara a la acera... Ahí estaba su bolígrafo, pero nada más. «Sería algún gato» se convenció. Lo recogió y se fue a casa, olvidando su deseo de algo dulce.

Abrió los ojos en mitad de la noche. Escuchó el revoloteó del canario en su jaula, y lo maldijo. No era la primera vez que lo despertaba. Justo cuando estaba por volver a conciliar el sueño, percibió unos leves pero constantes golpecitos en el suelo de la habitación. Con el ceño fruncido levantó el torso hasta quedar medio sentado en la cama. Por poco no le dio un soponcio al encontrarse de nuevo con aquellos ojos.

Uh-uh

Antes de darse cuenta estaba de pie, con la cama como único obstáculo entre ambos. Encendió la lampara de escritorio, y agradeció no haberse puesto a gritar. Se trataba de un búho, uno pequeñito y sin alas. «Una malformación» caviló. Sin quitarle la vista de encima se fue hasta el ropero, tomó una toalla, y tras subirse a la cama se aproximó poco a poco al objetivo. Había tomado la decisión de capturarlo y dejarlo en el jardín.

Lo cubrió al mismo tiempo que sus pies tocaban el suelo. Sin detenerse lo rodeó con los brazos. Creía haberlo conseguido cuando estupefacto comprendió que en su abrazo no había atrapado nada. Tras buscar por toda la habitación sin éxito, se sentó en la cama preocupado por su salud mental. ¿Se lo había imaginado?, se preguntó. Entonces fue consciente de que la puerta de su habitación estaba cerrada y de que sin alas no era posible que la criatura hubiera entrado por la ventana... «Quizás haya estado soñando despierto, a lo mejor no es tan extraño. Mañana le diré a mamá». El pensamiento lo tranquilizó lo suficiente para tumbarse de nuevo.

—«No te asustes Bill»

—No estoy...

Sobresaltado se tapó la boca con las manos.

—¿Qué ha sido eso? —murmuró.

—«No te asustes por favor. Necesito hablar contigo».

¡Alguien hablaba dentro de su cabeza! «Me he vuelto loco» pensó acongojado.

—«No te has vuelto loco, Bill. Quiero que me escuches. El búho que viste hace unos no era una alucinación, se trataba de mí. Ahora mismo me alojo en tu sombra. Como se te acaba de ocurrir, no soy una criatura de este mundo. Estoy seguro de que necesitas un buen número de respuestas para calmar tu corazón, yo las contestaré todas».

Poco después Bill dormía plácidamente. A su lado, otro chico, una copia perfecta de Bill salvó por los dedos que faltaban en una de sus manos, lo observaba con una media sonrisa.

—No muchos de los tuyos habrían podido conciliar el sueño tras un encuentro como este. Eres un chico muy especial, me alegro de haberme alojado en tu sombra —dijo en voz baja.

Era sábado por la mañana y Bill se preparaba para salir cuando su madre llegó del supermercado.

—Ay, Bill —dijo con tono preocupado—. ¿Supiste lo que le pasó a Diego? Ayer se le cayó una estantería en la cabeza —agregó tras el gesto del niño para que continuara—. Pedro lo encontró en el suelo cuando fue a relevarlo y enseguida llamó a la ambulancia, pero parece que sigue inconsciente. Silvia debe estar fatal. Qué pena... parece que a la gente buena le ocurra todo lo malo —se quejó.

La razón por la que Uhu —así llamaba Bill a su nuevo amigo, ya que según este su nombre era impronunciable para los humano—, se había alojado en la sombra del muchacho, era que había perdido a su compañera. Uhu le contó que a veces dos miembros de su especie formaban un vínculo el cual les permitía sentir al otro casi como si fueran uno. De alguna manera, después de que su compañera se alojara en la sombra de otra persona... el vínculo se esfumó. Cuando estaba más desesperado Bill apareció ante él, y tomó la oportunidad de hospedarse en su sombra. Sin dudarlo el chico había aceptado ayudarlo en su búsqueda y a eso se dedicaron toda la mañana.

La vecindad de Bill era muy poco transitada, en ella no habían centros comerciales ni calles importantes. Por ello, creyendo que habían grandes posibilidades de que la persona con la que trataban de dar, viviera o al menos pasara por ella de forma habitual; decidieron «barrerla» por completo.

La forma de la que investigaban por la compañera de Uhu era muy simple y al mismo tiempo difícilmente provechosa. Bill se acercaba a cualquiera de las personas que veían, y pasaba por su lado cuidando que sus sombras se «tocaran». Con un instante era suficiente para que Uhu rebuscara en ella.

Era la una y media de la tarde y Bill volvía a casa decepcionado. No habían encontrado nada. De alguna manera sintió la tristeza de Uhu, y quiso aliviarla.

—«Después de comer nos pondremos de nuevo manos a la obra. Esta vez tocaré en las casas bajo cualquier excusa. Seguro que la encontraremos».

Tan centrado estaba en la conversación mental —había descubierto que no era necesario que hablara en voz alta para comunicarse con Uhu—, que tropezó y cayó al suelo. El chico pudo escuchar el exagerado quejido de su nuevo amigo.

—«¡Ouch!»

—«¿Te encuentras bien?» —preguntó alarmado—. «No ha sido la peor caída de mi vida»

—«Sí, estoy bien».

El muchacho no dijo nada, pero le pareció que sonaba conmocionado.

—«¡Espera, Bill!» —dijo tras un instante—. «¡Se trata de él, de Diego! ¡Tienes que llevarme hasta él!»

—«Pero... ¿qué ocurrió?, ¿cómo lo sabes?» —inquirió sorprendido.

—«No te lo había dicho antes, pero a los de mi especie se nos tiene absolutamente prohibido tomar alojo en la sombra en un ser humano. La razón es, que tras permanecer hospedados en ella un tiempo, el comportamiento de algunos de los nuestros cambia para siempre... y lo hace para mal. No se nos da conocimiento de por qué ocurre esto. Es algo que no nos pasa con ningún otro ser. Y por eso, para nosotros los humanos sois algo mágico. En mi corta estancia junto a ti, he comprendido lo extraordinario de esta conexión. El dolor que acabo de sentir ha sido la llave que necesitaba. ¿Lo entiendes? Aunque tus pensamientos y sentimientos me alcancen, incluso si hago mías tus experiencias... yo soy yo. Así es como nos ocurre con cualquier otro ser. Si me instalo en la sombra de un ave y esta sufre una herida o muere, yo sería absolutamente consciente de ello, pero también lo sería de que no soy yo quien está herido, no soy yo quien va a morir. Sin embargo, nuestra conexión con vosotros los humanos parece tener sus propias reglas. Estoy convencido de que mi compañera se encuentra alojada en la sombra de ese hombre».

Decidido, Bill se detuvo frente a la casa de su vecina Silvia, la mujer de Diego. Y tocó. Cuando la puerta se abrió se encontró cara a cara con quien menos esperaba.

—Belinda...

—Bill, ¿qué haces aquí? —dijo tan pasmada como él.

En ese instante Silvia se acercó a ver de quién se trataba.

—Hola, Bill. ¿Ocurrió algo? —se preocupó. Era la primera vez que el niño tocaba a su puerta.

—No, disculpe. Venía de parte de mi madre a preguntar cómo se encuentra su marido —soltó la mejor excusa en la que pudo pensar.

—Se encuentra estable —replicó ella con voz ahogada.

Estaba claro que no quería hablar de ello. «¿Cómo hago que me diga en qué hospital, planta y habitación se halla?» pensó desesperado.

—«No importa, Bill. Tenemos una opción mejor. Belinda».

El chico lo comprendió al instante. Le dio las gracias, y se despidió. Cuando la puerta estaba a punto de cerrarse y sólo la chica podía verlo, le hizo un gesto con la mano para que saliera.

No habían pasado dos minutos y la entrada se abrió lentamente. Belinda salió y cerró sin hacer ruido.

—¿Qué querías, Bill? —dijo algo agitada.

En la clase de Bill todos sabían que gustaba de ella. «Cree que voy a declararme», pensó. Y entonces tuvo que controlarse para no darle la razón...

—Hay algo que tengo que contarte. ¿Me escucharás?

Le contó toda la historia desde su primer encuentro con Uhu bajo el coche. Cuando terminó, Bill no sabía qué esperar. ¿Qué se podía decir ante una historia así? Pensaría que estaba loco, o peor, que era idiota.

—Te creo —declaró con seguridad—. Siempre he creído que los extraterrestres existen. Además, tú no eres muy bromista, Bill —añadió con una sonrisa—. Pero hay algo que me gustaría saber. ¿Qué pasará con mi tío? ¿Se pondrá bien?

—Uhu dice que no le está permitido inmiscuirse. Pero dadas las circunstancias, está dispuesto a ayudar.

Cinco minutos más tarde se reunieron de nuevo. Bill había ido a por su cartera mientras Belinda convencía a su madre de que tenía que ir a casa de una amiga por algún asunto escolar, y que se verían de nuevo en casa.

Llegaron al hospital en taxi. Subieron a la quinta planta, en la que se encontraban los pacientes internados. Alcanzaron la habitación de Diego, la 56; y Belinda que iba delante le hizo un gesto para que se detuviera.

—Espera, Bill. Dentro está la hermana de Silvia. Le voy a decir que vaya a tomarse un café, que yo la relevo un rato. Colócate al final del pasillo que yo te aviso.

Bill escuchó como los tacones de la mujer golpeaban el suelo según se alejaba.

—Ya puedes venir.

Uno al lado del otro otro miraban al hombre, quien permanecía inconsciente en su cama. Bill se sintió incómodo ya que aunque era un cliente habitual de su tienda, no tenían un trato cercano.

—No tenemos mucho tiempo, Bill. Si vais a hacer algo, es el momento.

Fue entonces que el chico se dio cuenta de que hacía un buen rato que Uhu no se comunicaba con él. Con Belinda de acompañante, el resto del mundo no parecía tan importante.

—«Uhu» —lo llamó con temor.

—«Estoy preparado» —dijo sacando un suspiro de alivio del muchacho—. «Y no te preocupes, no estoy enfadado porque te olvidaras de mí» —añadió—. «Ahora acércate hasta que vuestras sombras se superpongan. Voy a necesitar algo de tiempo, así que no desesperes y trata de no moverte demasiado».

Tras seguir sus indicaciones, esperaron.

Habían pasado diez minutos; Bill comenzaba a impacientarse y Belinda no ayudaba.

—Debe estar a punto de volver. A ver qué le digo cuando te vea ahí petrificado.

—«Ya está Bill» —escuchó que le decía Uhu—. «Dile por favor a Belinda que se acerque de modo que su sombra y la de Diego también se toquen. Y no, no le va a ocurrir nada malo» —respondió a la duda que había sentido en Bill.

Belinda hizo su parte mientras escuchaban abrirse las puertas del ascensor.

—«Perfecto, Bill. Salgamos, rápido».

El chico salió de la habitación justo antes de que la hermana de Silvia entrara en el pasillo. La vio venir al tiempo que le pareció percibir un grito ahogado desde la habitación que acababa de dejar.

—«Cuéntame qué ha pasado. ¿Dónde está tu compañera?» —preguntó mientras bajaban en el ascensor.

—«Se halla alojada en la sombra de Belinda» —replicó Uhu para sorpresa del chico—. No puede haber más de uno de los nuestros por sombra —explicó.

Caminaba con una gran sonrisa, y ojos brillantes. Signo claro de que acababa de llorar. Cuando los alcanzó, las manos de ambos muchachos se entrelazaron sin su permiso. Haciendo que se sonrojaran.

—Se han echado de menos. Dejémosles —dijo Bill con voz estrangulada y tratando de ocultar su propia felicidad.

—¿Dices que Diego abrió los ojos? —exclamó la madre de Belinda—. ¿Por qué no me han llamado? —preguntó al tiempo que buscaba su móvil—. ¡Maldito móvil! ¡Estaba apagado! Tengo tres llamadas perdidas. Pues me voy para allá a verlo, Bel. Tú y tu amigo podéis merendar aquí. Ya me explicarás luego toda la historia, no me ha quedado claro eso de que fuiste tú sola al hospital sin avisarme —agregó con el ceño fruncido.

Pasaron toda la tarde juntos. Belinda era una fanática de la ciencia ficción, quien poseía un montón de libros y revistas sobre ello. Por supuesto, no dejó de aprovechar la situación y pasó buena parte del tiempo hablando con ambos extraterrestres sobre viajes en el tiempo, mundos paralelos, y otros temas de los que Bill no entendía nada. Sin embargo su ignorancia no influyó en su estado de ánimo... ya que para que los cuatro se comunicaran al mismo tiempo, los chicos mantenían sus manos unidas, lo que era suficiente para hacer de Bill el más feliz del mundo.

Comenzaba a oscurecer cuando Uhu habló con un tono más grave.

—«Tenemos mucho que agradeceros. Bill, encontrarme contigo fue mi gran fortuna. Eres un chico maravilloso. En el poco tiempo que he pasado junto a ti, he escuchado tus pensamientos, sentido tus emociones, y conocido tu forma de actuar. Estoy convencido de que si esto debe producir algún cambio en mí, será para bien. También a ti debemos agradecerte, Belinda» —continuó—. «Eres una chica muy inteligente y madura. Si no hubiera sido por tu ayuda habríamos tenido muchas más complicaciones».

Su compañera siguió su ejemplo y dio las gracias a ambos muchachos.

—«Si no estoy muy equivocada os estáis despidiendo, ¿no es así?» —preguntó Belinda sin necesidad de usar su voz.

—«¿Ya os vais?» —exclamó Bill conmocionado—. «No me habías dicho nada, Uhu» —añadió con tristeza.

—«No te pongas triste, Bill. Si partiéramos mañana no sería menos doloroso» —razonó con voz amable—.«Yo también te echaré de menos».

Bill pudo sentir que lo que decía era verdad, y no quiso hacer de la despedida algo amargo.

—«Entiendo. Te extrañaré mucho, Uhu» —dijo conteniendo sus lágrimas.

De la mano, fueron hasta la entrada de la casa. Cuando la calle estuvo vacía, las sombras de ambos muchachos se distorsionaron y aumentaron de tamaño por un breve instante. En un parpadeo, frente a cada uno de los chicos había un ser idéntico a ellos.

Belinda dejó escapar un ¡Oooh!, de admiración.

Uhu y su compañera los abrazaron cariñosamente.

—Ya nos vamos —dijeron enlazando sus manos—. Siempre os estaremos agradecidos.

—Y si volvemos a venir por este planeta... os visitaremos. Pero guardad el secreto ¿sí? —agregó la «gemela» de Belinda colocando un dedo sobre sus labios.

Con una sonrisa, se dieron la vuelta y se alejaron. Cuando ya casi no se les veía, sin girarse levantaron sus manos como último adiós... y se esfumaron.

Ambos chicos se miraron con una sonrisa. Entonces se dieron cuenta de que aun tenían sus manos unidas. Bill sintió como la de Belinda perdía fuerza y se abría. Como respuesta, la asió con mayor firmeza. Ella apartó la mirada. Rojo como un tomate, Bill bajó la cabeza... no se atrevía a hablar pero tampoco soltaría su mano. Quizás por verlo sufrir, quizás por miedo a que le rompiera la mano, Belinda le preguntó si mañana domingo querría volver y merendar con ella. Esas palabras lo ayudaron a decidirse.

—Querré hacer cualquier cosa que me permita estar contigo.

Ella sonrió y volvió a cerrar su mano sobre la de él.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: Desde las sombras

Mensaje por ciro » 17 Oct 2012 14:00

La idea es original. La forma regularcilla. El fondo demasiado meloso para mi gusto. Lo siento.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: Desde las sombras

Mensaje por Isma » 17 Oct 2012 15:56

Es un bonito cuento infantil al estilo de ET. Me deja una duda, ¿qué es lo que les sienta mal a los uhus acerca de los humanos? Un pequeño desliz, tal vez, es la forma de búho con ojos anaranjados que tiene inicialmente y que pasa a ser una copia humana cuando se funde con su sombra -me hubiera gustado que continuara como búho.

*edito* búho lleva tilde :eusa_wall:
Última edición por Isma el 17 Oct 2012 16:47, editado 1 vez en total.

Bagrar
Lector voraz
Mensajes: 224
Registrado: 12 Ago 2011 22:45

Re: Desde las sombras

Mensaje por Bagrar » 17 Oct 2012 16:25

Una bonita historia aunque carente de interés y de profundidad. Debería haberse trabajdo más y jugar con las imágenes, pues es un relato que se presta a ello.
Y ahora en Amazon "Demonios Nacidos. La joya azul" por menos de lo que cuesta un café.

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10731
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: Desde las sombras

Mensaje por kassiopea » 17 Oct 2012 22:13

Intuyo, por la forma y el fondo del relato, que su autor es bastante joven. La historia me ha recordado "La huésped", de Stephenie Meyer, aunque puedo estar equivocada :wink: En este relato, el ente extraterrestre se esconde en la sombra del protagonista, lo que no deja de ser original. No obstante, algunas cosas no me han cuadrado :roll: Por ejemplo, Uhu explica que los de su especie tienen prohibido tomar alojo en la sombra de los humanos... Entonces, ¿por qué Uhu ha perdido a su compañera, que está alojada en un humano? Y, además, ¿por qué Uhu y otros de su especie están en la Tierra entre los humanos? También despista que, en un principio, Uhu se muestre con la forma de búho, y que luego adopte la forma del humano; hubiese sido mejor utilizar sólo una de esas dos formas, creo yo. Como lectora, personalmente, me hubiera gustado saber más sobre por qué están aquí estos extraterrestres, y, tal vez, eso habría dado más profundidad a la historia :boese040:

Era la primera vez que el niño tocaba a su puerta.

No es un niño, Bill ya es un chico adolescente, ¿no? :wink:
Me ha extrañado ese tocaba en lugar de llamaba.

En la clase de Bill todos sabían que gustaba de ella.

Creo que sería más correcto decir "todos sabían que ella le gustaba" :wink:

Quiero que me escuches. El búho que viste hace unos ( ) no era una alucinación, se trataba de mí.

Detrás de "hace unos" te has comido una palabra... tal vez "momentos" :mrgreen:

El planteamiento de las escenas me ha gustado, también transmites muy bien la emoción de los personajes. Se nota que escribes con ganas y corazón. Ya sabes, es cuestión de practicar y practicar :P

Mis felicitaciones y un fuerte abrazo :60:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: Desde las sombras

Mensaje por Nínive » 17 Oct 2012 22:22

Cosas que no entiendo:
-¿Cómo llegó a la conclusión Uhu, que su compañera estaba en la sombra de Diego?
-¿Por qué la compañera de Uhu se aloja en una sombra humana si está prohibido?

La historia me parece más un cuento infantil. Todo acaba demasiado bien, la resolución de la trama es sencilla. Los personajes bastante planos.
Pero me gusta el esfuerzo por intentar ser original en un tema así.
Enhorabuena al autor. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: Desde las sombras

Mensaje por Gisso » 17 Oct 2012 22:26

Opinión personal:

He leído todo el relato imaginándomelo como si fuera una película de animación del estudio Ghibli, parece un cuento-ficción. Es una historia bonita y tierna (al estilo ET), pero falta algo, profundizar en los personajes, en la historia, se me hacen un poco fríos, no llego a empatizar. Una pena, porque es diferente a lo que he estado leyendo hasta el momento.

Algunas faltitas más :402: :

“Trató de sacarla con tan mala suerte que resto de cosas que guardaba”

“Encendió la lampara de escritorio”

“Uno al lado del otro otro miraban al hombre”

Greencito opina :arrow: Imagen

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Desde las sombras

Mensaje por elultimo » 18 Oct 2012 00:17

En una primera lectura me ha parecido que la historia cae un varias contradicciones y que es un poco incoherente. Le daré un buen repaso, leyendolo lentamente por ver si sólo ha sido debido a una mala interpretación por mi parte.

Avatar de Usuario
Saber
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 887
Registrado: 12 Jul 2011 23:03

Re: Desde las sombras

Mensaje por Saber » 18 Oct 2012 16:57

Es un relato amable, pero no impactante. Los personajes me han parecido bastante tiernos y la forma de contar la historia no ha estado mal.

Sobre los errores, ya te han comentando prácticamente todo, no hay mucho que pueda agregar.

Y por último, sobre las interrogantes... Digo lo mismo en cada relato en el que ocurre desde el último concurso, no es necesario responder todas y cada una de ellas. Con explicar las necesarias para que el avance de la historia tenga sentido, es suficiente.

Gracias por el aporte.

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: Desde las sombras

Mensaje por David P. González » 18 Oct 2012 17:09

Hay muchas incoherencias en este relato que me hacen pensar en un público infantil.
A un niño le dices que un cerdo ha echado a volar y él te pregunta: ¿y adonde va? Me lo dices a mi y te contesto que los cerdos no tienen alas. Con esto quiero decir que un público infantil tiene la mente más abierta y disfrutaría esta historia como se merece, porque es una bonita historia. Yo no la he disfrutado porque me hago demasiadas preguntas.

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Desde las sombras

Mensaje por elultimo » 19 Oct 2012 15:36

El problema de esta historia es que parece que su autor omita información. A mí me da igual qué son o de dónde vienen los uhus, pero hay cosas que creo que están mal explicadas, como la relación entre los uhus y Diego después de un tropezón.

La historia es original y cambiando algunos detalles podría convertirse en un buen cuento.

Avatar de Usuario
Elisel
Vivo aquí
Mensajes: 5259
Registrado: 21 Ene 2010 19:25

Re: Desde las sombras

Mensaje por Elisel » 20 Oct 2012 12:41

autor escribió: La vecindad de Bill era muy poco transitada

Como las pirámides de Egipto, según un cantante de ricitos :twisted: Hmmm... Puede que sea un poco insensible por mi parte, pero me ha hecho mucha gracia que a Diego le caiga encima una estantería :mrgreen: Es que gracia -lo que se dice "gracia"- no tiene :roll:

Me parece un poco lioso e incoherente. O a lo mejor es que al resultarme lioso yo no me he enterado, que también podría ser :roll: ¿Cómo es que se transforman? ¿Y por qué se muestra como un búho sin alas cuando pueden tomar forma humana? ¿Por qué está prohibido meterse en la sombra de alguien?

No sé, me parece un bonito cuento, pero le falta algo :roll:
Leyendo: Un abogado rebelde (John Grisham)

Amor Sinfónico:http://www.harpercollinsiberica.com/hqn ... ico-detail

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: Desde las sombras

Mensaje por Desierto » 21 Oct 2012 16:45

Una idea simpática que requiere todavía mucho trabajo antes de estar preparada. Ánimo.

Por otro lado, me ha parecido más cercano a la fantasía que a la ciencia-ficción. Hubiese sido interesante explicar el proceso por el cual esa especie extraterrestre es capaz de alojarse en la sombra de un ser humano. En ausencia de explicación puede parecerse más a algún tipo de posesión espiritual que pudiera enmarcarse en terror/fantasía.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14995
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: Desde las sombras

Mensaje por jilguero » 21 Oct 2012 17:43

Me ha gustado el título, la idea de criaturas que se alojan en la sombra de otras y su candidez. Un bonito cuento que necesitaría ser mejorado en lo formal y también en lo argumental para resultar más creíble. Una buena idea que necesita ser trabajada un poco más. Eso sí, si me olvido de que debo juzgarla con sentido crítico para darte mi opinión dentro del concurso, debo decirte que me he pasado un rato muy agradable leyéndola: gracias, pues :60: .
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 29867
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: Desde las sombras

Mensaje por ukiahaprasim » 21 Oct 2012 18:00

Comparto con la mayoria la opinion de que este relato tiene el tono de un relato infantil / juvenil con tintes de ¿fantasia / Ci-Fi?... de un buen relato infantil, para más señas.

De hecho, el estilo y el lenguaje utilizado me hacen sospechar que, o bien se trata de un autor bastante joven, o bien el autor ha amoldado su lenguaje y su manera de contar las cosas a esta naturaleza ( si es esto ultimo, enhorabuena, a mi me has convencido por completo)

Tengo la impresion de que este relato es ya en cierto sentido viejo... que corresponde con una idea previa del autor. aunque en su momento lo concibió como algo más fantastico (por aquello de los seres que viven en las sombras... que me recuerdan mucho a los Banshees u otros seres del mismo pelaje, solo que en version buena)

En cualquiera de los casos, si tomamos esto como un relato orientado a un publico joven (sea quien sea el autor), ciertamente alguna de las preguntas que podemos hacernos al respecto del mismo dejan de tener importancia...

- ¿si viven en las sombras... en las sombras de quien viven en su planeta natal, y ya puestos como han llegado hasta aqui?
- ¿que es eso de que que su comportamiento cambia para mal cuando se alojan en un ser humano?
- ¿porque siempre o casi siempre, cuando toman la imagen del ser cuya sombra habitan, parecen imperfectos - las alas del buho, los dedos del joven, ..?
- el hecho de que al final, cuando se estan despidiendo, los duplicados de ambos niños no tengan estas imperfecciones ¿quiere decir algo o ha sido un olvido del autor?

Por cierto, que este detalle me apunta tambien a la fantasía, ya que existe una leyenda (¿china? / ¿japonesa?) que ha sido recogida en algunas obras fantasticas, que dice que cuando un demonio intenta suplantar a un humano, nunca lo puede hacer perfectamente, siempre hay algun defecto (creo que incluso en la leyenda original se especificaba que no eran capaces de imitar bien los pulgares opuestos)

Entiendo que la deduccion de que su compañera esta en la sombra del herido, y que luego tarde mucho en "recuperarla" se debe a que la compañera debe estar inconsciente como el herido (por eso de con las reglas de la conexion con humanos empiezan a sentir como ellos).. aunque esto es mas deducido que interpretado..

Por lo demás, me ha resultado un relato sencillo, fresco e inocente, con un agradable tono naif que me recuerda mucho a lecturas de epocas pasadas (muyyyyy pasadas)
Me ha gustado.

Ukiah
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Responder