CPVIII Santa Marta - Elultimo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66870
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CPVIII Santa Marta - Elultimo

Mensaje por lucia » 14 Abr 2013 21:48

SANTA MARTA

Santa Marta es un pequeño pueblo situado a orillas del Mediterráneo de poco más de ciento cincuenta habitantes. A él se llega a través de una estrecha y mal asfaltada carretera comarcal llena de curvas cerradas y baches por la que es imposible pasar de cuarenta con el coche. Sus casitas de adobe y piedra, de fachadas color blanco inmaculado y sus balcones llenos de macetas le dan al pueblo el aspecto fresco, limpio y tranquilo de un pueblo mediterráneo.
Situado en la loma de un monte, Santa Marta cuenta con un pequeño muelle pesquero y una ermita en lo alto a la que se llega por un camino que va bordeando la montaña y que solo se abre en ocasiones especiales como el día de la patrona. La construcción más alta con que cuenta Santa Marta es el campanario de la iglesia, igualmente blanca, que está dedicada, lógicamente, a Santa Marta quien es, lógicamente, la patrona del pueblo. Ubicada en la plaza junto al Ayuntamiento, un antiguo edificio de dos plantas, privilegiado por ser uno de los tres edificios del pueblo que cuenta con antena de televisión, junto con el bar (aunque llamarlo solo bar se queda corto, ya que también sirve para celebraciones, reuniones sociales, festejos, exposiciones, actos culturales, conciertos y, en definitiva, para cualquier acto en el que sea necesario reunir a más de una veintena de personas) y la casa de don Pablo, el rico del pueblo y el único de más de sesenta años que ha ido al extranjero. Don Pablo hizo su fortuna casándose con una señora inglesa, muy, muy rica (y también muy, muy vieja) que, casualmente, murió pocos meses después, heredando él toda su fortuna o, al menos, la que le quedaba después de años de lujuria y despilfarro en los que se habían permitido el lujo hasta de tener… ¡dos coches!
En Santa Marta, no se sabe muy bien por qué don Pablo, teniendo tanto dinero como tenía y que podría comprarse una casa en la capital, había vuelto al pueblo. Él dice que es porque como en casa no se está en ningún sitio, pero el hecho de que, aparte de la antena de televisión, el único lujo que se había concedido era comprarse un reproductor de DVD y el no menor lujo que el poder permitirse no tener que trabajar, hace sospechar a las malas lenguas que el dinero lo había vuelto loco, que lo tenía todo en su casa metido en bolsas de basura y que se pasa las noches contando hasta el último céntimo. Otros más ingenuos, sin ningún fundamento, piensan que es un hombre despreocupado al que le gusta vivir en el pueblo de forma sencilla.
Jacinto, el único policía que hay en el pueblo, un hombre de treinta y cinco años, calvo desde los diecisiete, ciento veinte kilos de puro sebo, asmático, paticorto y al que se le supone un retraso mental, es tan incapaz de cuidar del pueblo como de sí mismo. La mayor suerte de Jacinto es que en Santa Marta el único delincuente reconocido (pero no demostrado) es Eustaquio, cuyo crimen más aterrador se supone que fue cuando cometió allanamiento de morada, destrucción de la propiedad ajena y homicidio en primer grado con nocturnidad, alevosía, premeditación y hambre, pues Eustaquio, el gato de Cristina, la maestra, se había colado en casa de doña Isabel y se había zampado su canario. Jacinto es sobrino de don Agustín, el alcalde (hecho este completamente circunstancial que no tuvo nada que ver en que Jacinto fuera nombrado policía de Santa Marta) fruto de una relación esporádica entre la hermana de este y un alemán que, perdido por los intrincados caminos que surcan la región, había llegado una tarde al pueblo buscando ayuda, a lo que la hermana de don Agustín, a la que no había hombre que se acercara, no pudo negarse y lo acogió en su casa durante esa noche. A la mañana siguiente Hans, que así es como se llamaba el alemán, había desaparecido y muchos creyeron que lo habían soñado todo (sí, en Santa Marta sucede a veces esto: misteriosamente, varias personas sueñan lo mismo la misma noche), pero nueve meses después apareció la hermana de don Agustín con un bebé en brazos. Que fuera gordo, rubio, que su nombre se pareciera al de aquel alemán y que su primera palabra fuera «bier» no hizo sospechar nada a nadie.
Cristina, la maestra, es una mujer con una cabellera tan negra y lisa, una cara tan afable, una piel tan fina, unos ojos verdes tan luminosos, unas piernas tan largas, una sonrisa tan luminosa, unos andares tan delicados, un culo tan duro y prieto y unos pechos tan redondos y firmes que, a sus veintitrés años, ningún hombre en el pueblo duda de su inteligencia ni de su capacidad como maestra. Cristina da clases a los cinco niños de menos de doce años que hay en Santa Marta. Es una chica dulce y cariñosa con los niños cuando están en clase, aparte de educada, simpática y muy agradable, con la que todas las madres están encantadas por el trato que da a sus hijos.
Don Pablo, el rico, y don Agustín, el alcalde, son muy amigos y junto con don Gustavo, el intelectual, y don Roberto, el médico, forman una pandilla que se ha mantenido unida desde hace ya más de treinta años por unos fuertes lazos afectivos y por el hecho de que cada vez que tocan elecciones municipales, don Roberto le firma a don Agustín un parte de baja y ya se sabe en el pueblo que si el alcalde está enfermo no se le puede echar, pues eso le supondría un disgusto que podría agravar su situación, hecho este que le venía muy bien a don Gustavo porque, al ser más inteligente que don Agustín podía manejarlo a su antojo o, mejor dicho, al antojo del dinero de don Pablo, al cual el alcalde le hacía la vista gorda a la hora de pagar los impuestos y de concederle licencias municipales a cambio de que le dejara ganar una manos al mus en las partidas de los domingos.
Don Roberto tiene la consulta en la segunda planta del Ayuntamiento. En el pueblo se le conoce, aparte de como un gran doctor (la mayoría tampoco conocen otro), como un gran amante de la vida en familia, los largos paseos por el campo, la pesca, la comida sana y un gran conocedor de las «medicinas alternativas» (es decir, las que no se venden en la farmacia), por lo que muchos en el pueblo iban a pedirle consejo a su consulta y a que les prescribiera alguna de esas hierbas, pastillas o polvos. Es hermano de doña Isabel, la mujer más anciana de Santa Marta, de la que se sabe que nunca ha estado con un hombre, nunca ha dicho una mala palabra y nunca ha tenido un mal pensamiento. Nacida un Domingo de Resurrección, desde que hizo la primera comunión no ha faltado a misa ni domingo ni fiesta de guardar. Ni siquiera cuando cogió tuberculosis y el doctor le dijo que tenía que guardar cama, ni siquiera cuando se juzgó a Eustaquio (al que, por cierto, tuvieron que absolver por falta de pruebas) por haberse comido su canario o ni siquiera durante los bombardeos de la guerra y fue ella sola a la iglesia (ya que la gente prefería tener un alma sucia en un cuerpo entero que una pura en uno hecho pedazos) donde sentada en su banco de la primera fila fue capaz de recrear una misa entera en tiempo real, con sus tiempos, sus pausas y sus oraciones y hasta con un sermón de tres horas incluido. Vive en una casita un poco separada del pueblo a la que se llega a través de un camino de guijarros color teja bordeado por piedrecitas de color blanco y unos arbustos que en verano dan unas flores muy pequeñas de color amarillo y violeta. La casa es pequeña, con un jazmín a la entrada que en verano hace las delicias con su olor y que forma un techo natural bajo el cual se encuentra un pequeño jardín donde doña Isabel cuida de sus rosales, margaritas, geranios y otras plantas, todas de bellísimas flores. La parte trasera de la casa consta de un pequeño huerto en el que crece un manzano y donde doña Isabel cultiva tomates, lechugas, cebollas y unas plantas bastante feas que su hermano le regaló un día y que no sabe porque, pero cada vez que quema las hojas secas no puede dejar de sonreír. El pequeño huerto está vigilado por un espantapájaros que, en realidad, era la figura del Cristo, de más de dos metros de altura y ciento cincuenta kilos de peso que había desaparecido de la iglesia hacía unos meses y que en Santa Marta muchos lo vieron una noche andando por las calles del pueblo hasta la casa de doña Isabel y establecerse allí.
La única persona en el pueblo que no ha nacido aquí es Juan, el dueño del bar. El rumor general en Santa Marta es que Juan es un músico venido a menos por haberse pasado al arte experimental y que había llegado al pueblo en busca de la paz espiritual y la inspiración perdida. Rumor fundamentado más por su pelo largo, sus gafas redondas de vieja y su pinta de hippie pasado de moda, que por el hecho de que Juan llegara con una guitarra en una mano y que lo primero que dijera fuese que era un músico venido a menos por haberse pasado al arte experimental y que había llegado a Santa Marta en busca de la paz espiritual y la inspiración perdida. Muy amigo de don Roberto, al que años más tarde le dedicaría una canción, compartía con él muchas aficiones y ambos pasaban largos ratos discutiendo sobre temas tan trascendentales como el diseño, la química o las tortillas de setas.
Don Francisco, el cura, vive en un pequeño apartamento acondicionado para tal menester dentro de la propia iglesia de Santa Marta. De vida humilde y sencilla, se levanta cada día a las seis y media de la mañana, reza sus oraciones matinales y después de tomar en el bar un sencillo desayuno a base de huevos fritos con beicon, salchichas, patatas asadas, carajillo, tostadas con mantequilla y mermelada, zumo de naranja recién exprimido y una copita de anís, vuelve a la iglesia para preparar la misa. Pacientemente, prepara el cáliz, mira que queden suficientes hostias y las coloca en un platillo, pone el mantel blanco sobre el altar, se sirve una copita de anís, enciende unas velas, comprueba que quede vino, abre el misal por la página correspondiente al sermón del día, se sirve otra copita de anís, limpia un poco el polvo a los santos, se viste con el alba, la estola y la casulla, reza un padrenuestro y un par de avemarías y espera que vayan llegando los fieles. Si la espera en muy larga y tiene que servirse una copa más de anís, ese día la misa se ameniza con acompañamiento de guitarra.
Por una misteriosa razón que nadie ha logrado descifrar, en Santa Marta no hay ninguna «Marta». Algunos dicen que es por superstición otros porque desde hace más de diez años que no nace una mujer en el pueblo y llamar Marta a un niño, pues como que no es de muy buen gusto. Por eso don Agustín, hace unos días, hizo leer a Jacinto un bando con una nueva ordenanza municipal en la que se instaba a todo hombre y mujer fértil del pueblo a procrear niñas a las que tendrían que llamar de ese modo (Jacinto no, claro, sino Marta). Cuando después de repetir el bando unas siete veces sin que nadie le hiciera el menor caso le prestaba atención, Jacinto decidió que él sería el padre de esa niña y fue corriendo a buscarla. A buscarla… buscarla… ¿dónde? Así que fue a preguntarle a doña Isabel, pensando que una señora tan anciana tenía que saber de esas cosas. Resultado: un ojo morado. Su siguiente opción fue don Francisco. Un cura tenía por necesidad entender de hijos. Error. Desesperanzado porque su búsqueda no daba frutos decidió, en un último intento, hablar con don Gustavo, el intelectual, quien mediante unos complejos diagramas con formas de abejitas y florecitas hizo entender a Jacinto que tanto los niños como las niñas los tenían las mujeres, igual que su madre lo tuvo a él (en ese momento un oscuro pensamiento cruzó la cabeza de Jacinto, gracias a dios que le pilló despistado y pasó inadvertido). Ahora tenía claro que lo que necesitaba era una mujer, así que fue de nuevo a visitar a doña Isabel y le propuso tener una hija. Resultado: un ojo doblemente morado.
Como estaba claro que algo fallaba en las explicaciones de don Gustavo, Jacinto hizo una visita a su tío, quien le explicó que para tener un hijo con una mujer primero tenía que cortejarla. Después tuvo que explicarle que cortejar a una mujer consistía en hacer que se sintiera atraída por él. Después lo mandó a la iglesia para que encendiera una vela… o mejor dos. Y después, viendo que ni un milagro podía hacer que una mujer se enamorara de su sobrino, decidió ir en busca de Cristina para convencerla con amables amenazas de echarla del pueblo de que tuviera una niña con Jacinto. La encontró en el bar, en el que don Roberto y Juan, que mantenían una de sus animadas discusiones, viendo las intenciones de don Agustín, decidieron intervenir, aunque ya demasiado tarde puesto que Cristina había aceptado pasar una tarde con Jacinto, solo una noche y ninguna más, en la que pasaría todo lo que tuviera que pasar.
De esa forma, don Agustín lo dispuso todo para que la tarde en cuestión no fallara nada. Pidió a don Roberto el historial clínico de Cristina para saber cuál era su momento más fértil, a Juan que compusiera una canción romántica especial para la ocasión, a don Francisco que hiciera replicar las campanas, a don Pablo su casona para esa tarde, a doña Isabel pidió flores de su huerto,… hasta que por fin llegamos a hoy, a la tarde en la que todo tiene que suceder. La tarde en la que Jacinto y Cristina, encerrados en una de las alcobas de la casa de don Pablo, se disponen a hacer el amor (él por necesidad, ella por obligación) sobre una cama cubierta por las flores de doña Isabel y con la música de Juan sonando de fondo. Todo es perfecto. Don Agustín lo ha organizado todo de tal forma que nada puede salir mal, ha considerado hasta el último detalle… ¿o no? Lo que va a pasar esta tarde en esta habitación solamente lo sabremos tres; y uno por vergüenza, otra por respeto y el último porque es un gato, nadie dirá nada jamás. De una cosa estoy seguro: dentro de nueve meses nadie escuchará llantos de madrugada… Cristina es exclusivamente para mí.

Avatar de Usuario
Tanisfer
Lector voraz
Mensajes: 153
Registrado: 04 Oct 2010 17:58

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Tanisfer » 19 Abr 2013 15:55

Empieza bien pero luego va perdiendo un poco de “fuerza” y su ritmo se enlentece. Hay, también, algunos errores desde lo formal: comas mal distribuidas, repeticiones de palabras, conjugaciones inadecuadas de ciertos tiempos verbales, etc. Más allá de eso, me ha encantado la descripción del pueblo y sus habitantes; por un instante, incluso, me ha recordado a “Pueblo blanco”, la popular canción de Joan Manuel Serrat, y sólo me faltó leer “colgado de un barranco, duerme mi pueblo blanco”. El final, además, le da un giro completamente distinto a la historia (si es que lo he entendido bien), y eso suma muchos puntos para mí.
No sé. En definitiva me ha parecido un buen cuento, pero no destaca entre la media. De todas formas enhorabuena a su autor/a por el trabajo realizado.

Valoración persona: 6/10
"Toda vida es un proceso de demolición"

Avatar de Usuario
Ismael González
Lector voraz
Mensajes: 178
Registrado: 12 Ago 2012 17:32
Contactar:

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Ismael González » 19 Abr 2013 17:26

Lo del “tercer testigo” me ha encantado. :60:

El relato está bien llevado, aunque lo veo más bien como una enorme descripción del pueblo y de su gente. Flojea un poco a partir de la mitad del antepenúltimo párrafo.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Gavalia » 19 Abr 2013 18:23

Me recuerda a las películas en blanco y negro del cine español, donde una voz nos iba describiendo en un tono docente y jocoso a personajes y entornos. Vamos del estilo Calabush de Berlanga. Muy bien escrito con algún tropezón sin importancia. Me ha gustado, pero deberás explicarme el final , que no lo he entendido. La verdad es que no lo considero del todo relato, si acaso preludio costumbrista, pero eso sí, de calidad.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
andres451
No tengo vida social
Mensajes: 1031
Registrado: 31 Oct 2010 19:12
Ubicación: Argentina
Contactar:

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por andres451 » 19 Abr 2013 18:28

Disfruté mucho leyéndolo, se me hizo muy ameno y hasta gracioso. Perdón si entendí mal,
¿al final quien narra todo es el gato no?
Leyendo: El castillo de los buhos Ryōtarō Shiba
Recuento 2015
Mi blog literario

Avatar de Usuario
Tadeus Nim
No tengo vida social
Mensajes: 1314
Registrado: 13 Nov 2012 13:55
Ubicación: Eso ¿Donde estoy?

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Tadeus Nim » 19 Abr 2013 18:38

Me ha gustado aunque al final haya decaído un poco y se podía haber rematado mejor.

Nnnnngeee... estoy dividido en mi interior. Me ha gustado, si pero... chus la mar... tengo la impresión de oportunidad perdida de hacer algo espectacular. No esta mal, esta bien pero baja por lo que podría haber sido.

Si fuera el autor estaría tentado de convertirlo en una novela.

Gato narrador... tiene potencial. Gava estoy contigo que es un prefacio o un primer capitulo con el final puesto de cierre.

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6389
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Yuyu » 19 Abr 2013 19:42

Me ha gustado, el ambiente está muy logrado y me ha arrancado alguna sonrisa. No sé si entendí bien el final, era el gato el narrador? Felicidades por la creación!! :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
La quinta estación - N. K. Jemisin
Steelheart (Reckoners 1) - Brandon Sanderson
Tumba de dioses (Crónicas de la Nuncanoche, 2)- J. Kristoff

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Topito » 19 Abr 2013 21:05

La descripción del pueblo y sus habitantes es lo que engrandece el relato. Lo cierto es que en un principio no sabía si iba a ver historia o no. Puesto que se iba acabando las páginas y aún se describía a cada personaje. Sin embargo, no men ha importado que la historia propiamente dicha sea tan al final, ya que he disfrutado con saber de los quehaceres de los habitantes de Santa Marta. Cierto es que este relato se puede llevar más lejos y comenzar una novela.

Yo lo guardo entre los posibles para un voto. Aunque solo he leído 11.Me queda muchos.

A mí, me ha recordado más a la pelicula Amanece, que no es poco. Es más la forma de narrar es muy parecido a esta escena....


Enlace
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
blinder
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 712
Registrado: 10 Jul 2005 04:06
Ubicación: Alcorcón y casi toda España
Contactar:

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por blinder » 19 Abr 2013 21:47

Coincido con algunos de los compis en que parece el preludio de lo que podría ser una buena novela. La descripción de los personajes me ha parecido muuuy buena. El final, cuando se descubre quién es el narrador, me ha gustado también mucho. Simplemente y por poner alguna pega, sería que le falta más trama en el argumento, personalmente me gusta que haya más acción, pero en este relato la presentación como he dicho es digna de una gran novela.

Suerte al autor y muchas gracias por compartir tu relato.
"el amante de las cabras antes conocido como Blinder" (Yuyu)
Mis relatos: Paginas mudas
Instagram: Carsanfotografia

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15009
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por jilguero » 20 Abr 2013 20:25

Pues qué paseíto tan agradable se acaba de dar Jilguero por Santa Marta… :D
Narración escrita con frescura y desenfado, lo que le da una gran proximidad y, al menos para los que conocemos bien nuestros pueblos, nos hace leerlo con una permanente sonrisa. He empezado la tarde dándome una paseo por la isla Goree y la acabo paseando por Santa Marta: ¡no está nada mal!
Quizás comentarte que, si bien en lo formal no tengo mucho que objetar, ni tampoco ninguna pega le pongo al abanico de personajes que me has presentado, un poco de más trama le hubiera dado mayor enjundia y posibilidadades a tu relato. Con todo, ha sido un placer pasear por Santa Marta y conocer a sus habitantes. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Desierto
Foroadicto
Mensajes: 2803
Registrado: 22 Mar 2008 13:27
Ubicación: Salamanca

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Desierto » 20 Abr 2013 21:50

A ver... una buena creación, o recreación, pero tengo la sensación de que en todo el texto no llega a suceder realmente nada. Se limita a una descripción pintoresca de un pueblo con bastante gracia pero con ciertos fallos de forma, como las repeticiones innecesarias,

[...]dedicada, lógicamente, a Santa Marta, quien es, lógicamente, la patrona del pueblo[...]


, intentos de reproducir de forma demasiado explícita el lenguaje de la narración oral, con expresiones como "se supone... ", acotaciones entre paréntesis, "que por cierto", etc... y, lo más importante desde mi punto de vista: frases kilométricas, inabarcables:

Don Pablo, el rico, y don Agustín, el alcalde, son muy amigos y junto con don Gustavo, el intelectual, y don Roberto, el médico, forman una pandilla que se ha mantenido unida desde hace ya más de treinta años por unos fuertes lazos afectivos y por el hecho de que cada vez que tocan elecciones municipales, don Roberto le firma a don Agustín un parte de baja y ya se sabe en el pueblo que si el alcalde está enfermo no se le puede echar, pues eso le supondría un disgusto que podría agravar su situación, hecho este que le venía muy bien a don Gustavo porque, al ser más inteligente que don Agustín podía manejarlo a su antojo o, mejor dicho, al antojo del dinero de don Pablo, al cual el alcalde le hacía la vista gorda a la hora de pagar los impuestos y de concederle licencias municipales a cambio de que le dejara ganar una manos al mus en las partidas de los domingos.


¡Que te vas a ahogar, hombre! (desde el cariño, ¿eh? :twisted: )

Le doy un aprobado alto por lo acertado del tono costumbrista y por la originalidad del punto de vista.
Recuento 2017
Es el terreno resbaladizo de los sueños lo que convierte el dormir en un deporte de riesgo

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43686
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por elultimo » 20 Abr 2013 22:47

El tono de este relato es bastante directo, y sin liarse con metáforas y piruetas literarias logra darle al relato el tono que yo considero que es el que mejor le va a una historia de este estilo. Le falta una historia más lograda, pues la que cuenta me parece que está un poco forzada, sin embargo, me ha gustado que sea el gato (entiendo que es el gato) el que nos cuente la historia, más que un narrador omnisciente o, mejor dicho, que ese narrador omnisciente se concrete en uno de los personajes del libro y sea además uno con posibilidad de enterarse de todo lo que pasa en ese pueblo. Lo que no me ha gustado mucho es el final, que me ha parecido muy precipitado.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Nínive » 20 Abr 2013 23:09

A veces mezclas verbos en pasado y en presente como por ejemplo: "y el no menor lujo que el poder permitirse no tener que trabajar, hace sospechar a las malas lenguas que el dinero lo había vuelto loco, que lo tenía todo en su casa metido en bolsas de basura y que se pasa las noches contando hasta el último céntimo." No sé si es correcto, pero a mi me suena mal. :roll:
Esto por la parte de redacción.
Por otro lado, mira que los personajes podían dar mucho juego, pero me falta el hilo narrativo. Podías haber empezado contando lo de la noche que van a pasar Cristina y Jacinto, ya a raiz de eso, ir presentando los personajes y desgranando la idiosincrasia del pueblo.
Así, el desenlace me parece un tanto precipitado. Por lo demás, el tono es adecuado y me han encantado los personajillos del pueblo. :60: :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53565
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por Sinkim » 21 Abr 2013 16:10

Me ha gustado, una historia divertida y sencilla con unos personajes entrañables y como bien dice Topito el estilo del cuento se da un aire a "Amanece que no es poco" :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
aradia.ms
No tengo vida social
Mensajes: 2335
Registrado: 01 Sep 2011 23:33
Ubicación: Ni idea. Me pierdo en mi propia casa.

Re: CPVIII Santa Marta

Mensaje por aradia.ms » 21 Abr 2013 21:31

Qué cercana se hace la descripción del pueblo. A ratos me sentía paseando por sus calles. El tono costumbrista me ha encantado (soy fan de las historias costumbristas), aunque el estilo necesita pulirse un poco más. Por ahí ya han señalado algunos fallos y no voy a repetirme. La trama es tan débil y está tan relegada al final que se queda casi en anécdota, lo cual es una pena, porque si se hubiera entrelazado con las descripciones anteriores hubiera resultado un relato mucho más coherente. El hecho de que la perspectiva sea la del gato me encanta y le suma puntos, sobre todo después de ese final que te deja la puerta abierta.
Con unos cuantos retoques y poca más extensión puede ser un relato maravilloso o un capítulo dentro de una novela costumbrista que leería encantada.
:101: La verdad, Terry Pratchett - Cranford, Elizabeth Gaskell :101:
Imagen
Enlaces: agenda, recuento, blog, estanterías.

Responder