NH1 Los días muertos - Ororo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67091
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

NH1 Los días muertos - Ororo

Mensaje por lucia » 14 Oct 2013 22:18

LOS DÍAS MUERTOS



En verdad os digo que si el grano de trigo que cae
en la tierra no muere, queda solo, pero si muere produce mucho fruto.


Evangelio de San Juan, 12:24


San Petersburgo, 9 de febrero de 1881

Fiódor Mijáilovich Dostoyevski ha muerto. En la revista Epoja se le habría dedicado la página número tres. Habrían titulado el artículo A medias, pero estuvo, y se le rendiría homenaje en los treinta y seis renglones que lo compondrían. Se le despediría con un Hasta siempre, finalizando con la firma de alguno de los íntimos de su hermano Mijaíl.

Oh, no sabe lo que dice. Cánticos de grandeza para un hombre de otro tiempo elogiaría al comenzar; desorden contra el que luchó toda su vida, se leería hacia la mitad del artículo; una Rusia más suya, más nuestra, habría terminado proclamando. Oh, no, no sabe lo que dice. Palabras carentes de significado propio. Engrandecen. Crean un hombre por encima del hombre. Un monstruo, un Dostoyevski como un Golem devorando al hombre pequeño que en realidad es Dostoyevski, que se ve silenciado por la grandiosidad de su recuerdo. Un Saturno devorándose a sí mismo.

Los renglones paralelos, cómo si no, bien ordenados y la letra demasiado pequeña constatarían el desconocimiento de mi amigo por parte del autor. Todo el festín se reduciría a un gran esfuerzo de imaginación, visto en la obligación de rendirle tributo a través de unas líneas. Oh, amigo Fiódor, no te conoce. No te conocen.

Quiero ver el texto en colores; lo imagino en mayúsculas, manuscrito, con letras irregulares y renglones desequilibrados. Así anunciaría la pérdida de mi gran compañero y confesor. Con brincos, sobresaltos, desmayos; toques de trompeta, pirozhkí para todos. Por eso doy la noticia a gritos en un intento de reparación, de curación. Quiero que toda Rusia sepa que él estuvo ahí. Pero no el Dostoyevski que ellos creen conocer, sino la persona que fue. Con sus idas y venidas, sus ataques, la conciencia, sus complejidades y conmigo. Sí, conmigo; porque uno, por mucho que no quiera, es en parte los demás.


San Petersburgo, abril de 1860


He amanecido nuevamente preocupado. ¿Nuevamente? No, no es nada nuevo. Aparto la manta raída que me cubre y la lanzo lejos del camastro que, tan amablemente, el señor Sergey Kozlov ha dispuesto para mí. Es un hombre amable al que pago poco y me ofrece poco. Lo suficiente. Un buen trato. Me dispongo a caminar hacia el retrete. Salgo al pasillo y me doy cuenta de que voy descalzo. Mis pasos hacen crujir la madera de todo el viejo edificio. Vivir en el barrio Admiralteisky es todo un lujo a este precio. El edificio podría caerse a trozos mañana mismo, pero ¿qué es la vida sin un edificio a punto de desmoronarse y aplastarte contra el suelo?

Algo ha cambiado. Al encender la luz hay algo nuevo que no consigo entrever en ese sucio cuarto de aseo. La sección izquierda continúa enmarcando la bañera de cuerpo y medio con restos de pelos y jabón; el ventanuco que mira al Neva mantiene el romántico cristal agrietado. Nada nuevo desde la semana pasada. A la derecha, el retrete mantiene su ojo abierto a falta de una tapadera que aletargue su martirio. En el centro, el espejo. ¿Qué hay de raro en todo esto? ¿Qué ha cambiado? Acerco la parte superior del cuerpo hasta que mi aliento caliente se posa sobre él. Observo mi imagen como si fuera un desconocido. El perfil de la barba oscura sobre mi rubashka me impresiona.

He quedado con mi amigo Iván Kuznetsov en nuestra taberna de la plaza Sennaya. Tras secarme el sudor con la ropa interior y ponerme lo mismo que ayer, salgo a la calle con ímpetu, con un ansia que pocas veces reconozco en mi persona. Camino deprisa, un pie inmediatamente delante del otro, esquivando a la multitud que mecánicamente viene del centro de hacer sus compras a estas horas. Es tarde, y las mujeres tratan de acompasar su paso al mío, que es muy rápido. Oigo cómo el traqueteo de sus pequeños zapatos compite por alcanzar el espacio que recorro con mis grandes zancadas. Ahora no puedo dejar de mirar al suelo y veo algunos valenkis que algunos hombres lucen. En esta época del año no es nada apropiado calzar esas botas forradas de lana. Quizá así van más deprisa. ¿Será por eso que las usan fuera de temporada? Estoy frente al café. Es tarde y el sol me abruma. La plaza está llena de gente y, por un momento, sólo un momento, desaparezco.

Recobro la vista y, como suele ocurrirme en estos casos, lo veo todo como en un sueño. Mi mirada consigue enfocar a una joven llorando en los brazos de su padre, pero la escena está bañada de un halo borroso. No consigo averiguar dónde estoy ni dónde está la joven, pero el ambiente de ese cuarto me es muy familiar. Al retroceder, tropiezo con un camastro hecho trizas donde una mujer de edad avanzada tose con sequedad. Su sarafan está salpicado de sangre.


—¡Oiga! ¿Se encuentra usted bien? ¡Oiga! —Una joven acude en su ayuda.
—Uh…
—¿Conoce a alguien aquí? ¿Alguien que pueda ayudarle, señor? —pregunta nerviosa ante los espasmos del individuo.
—Oh… Anna Niezvanova, mi querida Nietochka… Usted… —contesta confuso el enfermo.
—¿Cómo dice usted? ¿Hay aquí alguna Anna Niezvanova? —grita la joven suplicando que alguna mujer de entre las que forman el corrillo conteste.
—Su padre es un buen hombre, no se preocupe… —murmura el hombre caído.
—¡Fiódor! ¡Fiódor! —Acude raudo un hombre de edad similar a él, con barba y un traje hecho trizas.
—¿Conoce a este hombre, señor? —pregunta preocupada la joven.
—Sí, sí, señorita. Gracias por su atención. Yo le llevaré a casa —contesta finalmente Iván disipando con estas palabras a los curiosos de la plaza.
—Fiódor, amigo. ¿Otra vez?
—Vanya, amigo…

Caminamos agarrados del brazo por las calles lo que parecen días, semanas. Los días de trabajos forzados en Omsk transcurrieron con la misma lentitud. Días inacabables, noches eternas. Viviendo siempre la misma jornada; muriendo cada noche. Allí conocí a Iván Kuznetsov, mi querido Vanya. Desde entonces no nos hemos separado. Nadie excepto quien ha visto las noches blancas desde un campo de trabajo puede ser más infeliz. Contemplar el cielo al alcance de uno, pero tener las manos atadas. Vanya no es ningún santo. Asesinó a aquel hombre que intentó timarle en una taberna de Tver y lo tiró al Volga. Bebía mucho en aquellos tiempos. Pero nos hicimos amigos inseparables.

—Mi buen Vanya, por mi dulce madre María Fiodorovna, yo te juro que he visto a una criatura angelical en mi sueño y, al despertar, ahí estaba, arropándome con sus brazos. No creí jamás ver una imagen como esa. —Palmotea en el aire mientras su mirada, todavía algo perdida, recuerda.
—Fiódor, amigo, ya sabes que sufres ataques. Todo son alucinaciones, sueños, cuando alcanzas ese estado. Niestochka es uno de tus personajes, no deberías…
—Te digo que la vi, y por nuestro pacto de silencio en tierras siberianas, te juro que era igual que la joven que me rescató en la plaza —finaliza Dostoyevski.


Me quedaré todo el día postrado recuperándome del ataque y el bueno de Vanya puede que me traiga un poco de pan. Oigo a un vendedor de sbiten anunciar su mercancía por la avenida y los gritos de entusiasmo de unos cuantos críos. Una sonrisa acude a mis labios, lo cual me sorprende gratamente, pues no es un gesto habitual en mí. Voy a echar una cabezada; descansar es el remedio de todo mal. De toda fiebre.

—¿Llaman a la puerta? ¿Quién es? —vocea algo agitado.
—¿Fiódor Mijáilovich? —Parece más una burla que una pregunta.
—¡Digo que quién es! —contesta con un gorgoteo de ansiedad disfrazado de autoridad.
—Haga el favor de abrir, se lo suplico. —La voz aserrada y aguda le hace pensar que es una anciana.
—Aguarde. Voy. —Las palabras cortan el aire como lo haría el hacha que guarda debajo del jergón. Y se incorpora.

Maldita mujer. ¿Qué querrá a estas horas? No puede uno echarse un rato a descansar a mitad de tarde sin que le moleste una vieja. ¿Ha dicho lo que quería? ¿Y esa urgencia por entrar aquí? Deben de quedarle cuatro dientes mal dispuestos y su aliento lo adivino fétido como el resto de su existencia. ¡Maldita sea! ¿Dónde...? ¡Ah! Aquí está. Uno nunca sabe lo que le espera con gente como esta.

—¿Oiga? ¿Está usted ahí Fiódor? —repite la voz desde el otro lado de la puerta.

Será mejor guardar silencio hasta saber qué desea esta necia mujer. No me convence el tono dulcificado de su voz. Maldita farsante…

—¿Disculpe? Haga el favor de atenderme ahora, señor. Tengo otros a los que visitar antes de que anochezca —insiste la mujer.


No, no caeré en sus redes. No diré nada más. Sirenas demoníacas que hicieron sucumbir la embarcación de Ulises. Me aproximo a la puerta a pasos cortos y de puntillas con el hacha asomando por debajo de mi abrigo. Si alguien pudiera verme… Ja, ja, ja… Pegado a la madera astillada de la puerta, como otra sucia alcahueta, oigo la respiración acelerada de la vieja. La mía también comienza a aumentar de velocidad hasta acompasarse con la suya. Maldita sea, ¿qué es esto? ¿Un juego?

Voy a abrir la puerta. Mantengo tras de mí el arma en caso de defensa. Abriré despacio, con cautela y, si fuera necesario, me defenderé. No. Mejor abriré de un golpe rápido y seco para pillarla desprevenida. De esta manera jugaré con ventaja.

—¡Oh, gracias a Dios, señor! Creía que no iba a abrirme —farfulla la anciana al observar al hombre al otro lado de la puerta.

Tal cual la había visualizado. El físico de esta mujer es idéntico al que había imaginado. Piel cetrina, arrugas a borbotones, un chal de lana gris medio descosido y el sarafan deshilachado. No hay más que hablar. Es completamente inofensiva. Ja, ja, ja…


Al cabo de lo que parecen varias horas, Vanya irrumpe precipitadamente en mi cuarto. El sudor invade su frente y parte de los pómulos. Le insto a que me cuente qué ocurre, pero él no vocaliza y farfulla ideas extrañas. Le hago pasar y acomodarse para que se calme y me cuente qué sucede.

—¿Has vuelto a beber demasiado, Vanya? —pregunta Fiódor mientras palmea delicadamente su hombro.
—No, no es eso. Vengo, vengo… porque la anciana Svetlana, la madre de Sergey Kozlov, tu casero, me ha alertado de tu episodio —argumenta Iván con nerviosismo.
—¿Qué episodio? ¿De qué hablas?
—De tu ataque. Tu segundo ataque hoy. Últimamente son más frecuentes y creo que deberías visitar a algún doctor que…
—Vanya, Vanya, quieto… silencio… ¿qué dices? ¿Qué ataque? —Comienza a caminar por el habitáculo de pared a pared.
—¿No lo recuerdas? Dios mío, es peor de lo que imaginaba. Cuando te quedas como muerto, desfallecido, convulsionándote y luchando contra tus demonios siempre te acuerdas. ¿Qué ha sucedido esta vez?
—Ciertamente no recuerdo nada de lo que me estás comentando, amigo. Yo estaba tumbado en mi cuarto cuando la vieja llamó a la puerta. Yo abrí y le di dos kopeks como parte de la renta. ¿Qué tiene de particular? Ja, ja, ja…
—¿Qué tiene de particular? Ella me contó que, al abrir la puerta, tu rostro parecía el del mismo Satanás y que portabas un hacha escondida debajo del abrigo. Que comenzaste a reír y, de pronto, lanzaste el arma a un extremo de la habitación y corriste a escribir en tu cuaderno como alma que lleva el diablo.
—¿Escribir? ¿Hoy? Si bien es cierto que cogí el arma para defenderme de un posible ataque…
—¿Ataque? Esa mujer cuenta ochenta y dos años, Fiódor. ¿Cómo iba a atacarte?
—No sé, no lo sé, amigo, pero algo me hizo dudar y la cuestión es que mantuve el hacha en mis manos. Pero no hice uso de ella, ja, ja, ja…


Vanya suspira y deja sobre el suelo un paño de tela con algo de pan duro y se recuesta en mi camastro mientras me dirijo hacia el pequeño escritorio. Aparto la desvencijada silla y alcanzo mi cuaderno. En él hay garabatos, alguna gota de sangre seca y diez páginas completas que no recuerdo haber escrito. Las leo detenidamente y palidezco al descubrir un encuentro del protagonista de mi próxima novela con una anciana. Leo el texto al completo ante la ya calmada respiración de mi compañero y vuelvo a sonreír ocultando el rostro para que no me vea.

Cuento dos veces hoy. Ahora sé que durante mis ratos muertos, mis días muertos, cuando los ataques me invaden y me alejan de mi propio ser, otro viene a hacerse cargo de mi mente y, en ocasiones, como hoy, de mi cuerpo para darme liberación. Ahora sé que mi novela se titulará Crimen y castigo, y que Rodia Raskólnikov me visitará próximamente para mostrarme el siguiente capítulo.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12723
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Berlín » 17 Oct 2013 20:29

Como voy a tener que leer y releer varias veces cada relato porque francamente la historia es mi talón de Aquiles, pues diré que este relato, así de entrada, a mi me ha gustado mucho. Las referencias históricas, las fechas, el hermano Mijail, las revistas, y todo eso creo que están bien, pero ya vendrán los cicutas y tacañores, licenciados todos, a levantar la polvareda. Yo me quedo, de momento, con esa mezcolanza triste y enfermiza que tiene el relato, donde un escritor brillante utilizó ciertas ausencias para crear grandes títulos.

y lo vuelvo a releer...

Pero vaya mi felicitación por delante, que me ha encantado.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26902
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por ciro » 17 Oct 2013 20:36

Otro relato que me gusta en general. Aunque la finalidad del relato es un poco trivial y no acabo de comprender del todo el principio, está bien escrito y bien desarrollado. Es de alguien con oficio que me gusta como escribe.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 30070
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por ukiahaprasim » 17 Oct 2013 20:55

Por fin uno que me gusta de verdad....

La verdad es que mas que un relato historico, es un relato sobre un personaje historico...

Bien la narración, y aunque el trasfondo ambiental está apenas esbozado, la fuerza del personaje lo eclipsa todo.

Muy buena la idea de plantar la escena del hacha, de dar un origen veridico a la literatura ... :402: :402:

Ukiah
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por David P. González » 18 Oct 2013 16:37

No me ha gustado mucho. Lo encuentro algo confuso. No me he enterado de nada hasta el final.
Quizás una relectura :60:

Avatar de Usuario
albatross
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 817
Registrado: 04 Dic 2012 19:56
Ubicación: La mayor de las islas Gimnesias

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por albatross » 18 Oct 2013 17:16

Es de los que mejor escrito está de cuantos he leído hasta ahora. No obstante se hace algo confuso, al principio anda el lector un poco perdido hasta que se da cuenta de lo que está pasando realmente.

Aprovecho para dejar una opinión personal aplicable a muchos relatos: por lo que veo, tras haber leído ya varios, hay muchos autores a los que les va lo críptico, que son avaros con la simplicidad (qué concepto tan importante y tan desdeñado) y confunden la complejidad de un texto con lo enrevesado de la narración.

Señores, sin ánimo de sentar cátedra y solo como opinión personal: no porque un texto sea complicado de entender es mejor que otro, ¡es al revés!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Isma » 18 Oct 2013 22:02

:shock:

Qué bueno... me ha impresionado. Hay una sombra compleja que oscurece todo el relato, quizás como la San Petersburgo en la que le tocó vivir a Dostoyevski. La primera parte, la muerte del escritor, me parece genial, escrito en un condicional difícil de enlazar, hermosísimo de leer. La segunda, un día en la vida del genio, me llama la atención, me intriga, me pide que investigue, busque y relea. Está MUY bien planteado ese choque de realidades que deben vivir los epilépticos, transmitiendo al lector la confusión de situaciones y lugares que el doliente sólo recuerda como un sueño. Aderezado con detalles notables de la cultura de la época y diálogos naturales y certeros.

Por cierto, este es el segundo relato que leo acerca de San Petersburgo. ¿Acaso estamos asistiendo al pique de dos escritores, nacido quizás de algún miniclub? :boese040:

Felicidades por este estupendo relato.

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por elearah » 18 Oct 2013 22:44

Me ha gustado mucho el relato. Está bien presentado. Incluso en la capa adicional de confusión producto de la epilepcia.

Al principio me desorientó, y tuve que volver a re-leer para entender. Pero en este caso no lo veo como algo en contra, sino como parte de la trama. Esa invitación a caminar por un terreno en subida y no saber donde estamos hasta alcanzar la cima del monte.

Todavía no entiendo el cambio entre primera y tercera persona de la narración y los diálogos, pero bue... tal vez me falte mirarlo una vez más.

Felicitaciones. :60:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15201
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por jilguero » 19 Oct 2013 13:52

¡Jo, cómo le ha gustado tu relato a Jilguero!, ¡qué bien te has metido en el ambiente del escritor! Tiempo ha, lo frecuenté, me encantaba su genialidad en medio de la miseria, la pobreza, el hambre, la enfermedad.... Ahora lo tenía casi olvidado, pero gracias a tu relato, por un instante, lo he recuperado, he vuelto a mi propio pasado, a sus noches blancas, a su memoria del subsuelo…etc. Entre mis favoritos, pues.
La parte inicial no la acabo de entender. ¿Es solo para presentarnos al protagonista y hacernos saber que siempre fue un incomprendido, que no supieron entender su genialidad?
Eso sí, me pregunto si para quienes no hayan frecuentado Dostoievski tu texto no es demasiado oscuro y caótico, demasiado dostoievskiano. Creo, autor, que contigo Jilguero quizás no va a ser justo, anteponiendo tu relato a otros sin razones del todo objetivas. Pero también tiene uno derecho a ser injusto de vez en cuando ¿No? :wink:
Pues eso, que salvo la confusión inicial (ya nos contarás tu intención cuando puedas), me has encantado :60: . ¡Enhorabuena!
(No sé porque he pensado todo el rato en Ororo, pero el relato es bueno y ella dice haber escrito un pedrusco)
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Miss Darcy
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 309
Registrado: 13 Mar 2013 10:56

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Miss Darcy » 19 Oct 2013 14:14

¡Qué grande! Me encanta como juegas con la historia, y nos muestras una Rusia perfectamente definida y caracterizada en su época y su contexto a través de la historia y de sus personajes. Hablar de Dostoievski no es fácil, y menos definir a una genialidad con tantos trastornos de la manera que lo has hecho. Volveré a releer tu relato con sumo gusto y disfrute.

Sólo puedo decirte que muy bien autor, me has encantado.

Enhorabuena :60:
:101: Leyendo: Crónicas de la Dragonlance

:user: Blog: http://librosplumasyte.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43740
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por elultimo » 19 Oct 2013 15:08

Aunque no me llame mucho el personaje histórico que has elegido para contar tu historia, la idea me ha parecido muy buena. De hecho, mi idea para escribir el relato para este concurso iba por esa misma línea. La redacción me ha parecido impecable y el tono austero a la vez que intimista que le has dado no le podría haber venido mejor. Lo malo es que se me ha hecho un poco confuso porque no sabía cual era el objetivo final del relato (entiendo que contar como a Dostoyevski se le ocurrió la idea de escribir Crimen y castigo) hasta que he leído el párrafo final.

Meterse dentro de la cabeza de un personaje e intentar saber como pensaba lo veo algo extremadamente difícil. Hay que conocerlo muy bien y saber el porqué de su comportamiento para no caer en falsas ideas o en tópicos históricos. Así que, enhorabuena por haberte atrevido con ello.

Como curiosidad, este es el tercer relato que leo que hace alguna referencia a la Iliada. :D

Avatar de Usuario
Miss Darcy
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 309
Registrado: 13 Mar 2013 10:56

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Miss Darcy » 19 Oct 2013 15:31

elultimo escribió:Como curiosidad, este es el tercer relato que leo que hace alguna referencia a la Iliada. :D


Yo también me he dado cuenta, a la Ilíada y a los barcos, que parece que no pero en muchos de los relatos aparece uno en alguna parte, o los personajes viajan en él XD
:101: Leyendo: Crónicas de la Dragonlance

:user: Blog: http://librosplumasyte.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6883
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Nínive » 20 Oct 2013 23:12

¡Hola compañero! :hola:
Tengo sentimientos encontrado con este relato. Leo frases de una calidad excepcional, unas descripciones estupendas. Pero va dando bandazos con tanto cambio de narrador. Me cansa. No me resulta fluído para un relato tan corto. Y eso para mí, le resta puntos.
La idea me parece buena, es casi un relato de terror, con esa oscuridad que impregna todo el relato. Pero creo también que tiene altibajos en la narración. El principio no me convence. Lo he tenido que releer para enterarme de algo. Y luego los distintos tonos, las distintas voces.... un poco farragoso. Relectura. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Ororo » 21 Oct 2013 11:41

Me gusta el personaje que retrata este relato. Bueno, más que retratarlo, son fragmentos de un día en la vida del autor. Tiene mucha fuerza, la lectura es ágil.
Trabajo psicológico sobre Dostoyevski, aunque tengo la duda de si él mismo era como sus personajes. Según leo en el relato, el autor se comporta como cualquiera de sus asombrosos personajes: obsesivo, paranoico, viendo a los demás como una amenaza... ¿realmente sería así? No me resulta del todo creíble que un autor sea como sus personajes en un relato que trata sobre él.
Por otro lado, le falta ambientación. Se nombran lugares, ropas... se dibuja el ambiente... pero le falta un poco... así como argumento.

Lo que sí que me ha gustado es el cambio de narrador. Por un lado, la introducción contada por el amigo me parece muy acertada. Un condicional muy sentido. Más adelante, la combinación de la primera con la tercera persona me parece curiosa y vital. Una narración en 1ª persona -tratándose de Dostoievski- habría resultado demasiado cargante. De esta manera, aunque puede confundir, se reparte el peso.

Finalmente, el misterio del proceso creativo del autor como consecuencia de la epilepsia, estudpendo :D
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: NH1 Los días muertos

Mensaje por Ororo » 21 Oct 2013 11:46

jilguero escribió:(No sé porque he pensado todo el rato en Ororo, pero el relato es bueno y ella dice haber escrito un pedrusco)

Todo lo confuso no tiene por qué corresponderme :meparto: :meparto:
Esta vez no me pillais :cunao:

Pero yo creo que a ti te he pillado. Aunque me quedan muchos por leer :boese040:
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Responder