CN2 - Recital en Nochebuena - Tadeus Nim

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23492
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CN2 - Recital en Nochebuena - Tadeus Nim

Mensaje por Lifen » 01 Ene 2014 13:23

Recital En Nochebuena



La música descansa, el silencio atrona.

–¡Venga! Que alguien proponga una frase –exclama, casi en un grito, el artista del “bar-restaurante-espectáculo”–. Con ella compondré una canción sobre la marcha... ¡Usted! ¡Sí! ¡Usted!

A mí esta clase de sitios nunca me han gustado. Y menos en estas fechas. Estos espectáculos en directo tienen un aire entre cutre y patético que hace que se me atragante la cena. Rebajan la calidad de los platos –creerán que no nos damos cuenta– y, de remate, la vergüenza ajena me hace un nudo en el estomago; al final, ni ceno ni me divierto. Eso sí, pagar sí pago. Y bebo. A precio de Nochebuena.

Al menos hoy merece la pena. La chica morena que me acompaña, y que se ha empeñado en venir hasta este antro de mala muerte, merece la pena. Antes de salir del taxi, en la puerta del garito, me ha dado una promesa que he metido en el bolsillo de mi pantalón. Lo tanteo y me deleito en el calor que aún conserva. Me llevo la mano a la cara, como pensando. El aroma en mis dedos confirma la promesa.

Estos sitios tienen la ventaja de que mientras dura el espectáculo no he de mantener una charla interesante. A veces eso es casi imposible con alguna de mis invitadas. Sus virtudes son otras que la de la conversación. Para hablar ya tengo el móvil. A mi teléfono móvil, por mucho que me guste, que me gusta, no le voy a hacer arrumacos detrás de la oreja en la cama. A la morena sí. Seguro.
El artista ha preguntado a uno que tiene la misma cara de fastidio que yo, pero al que no le acompaña una deliciosa compensación como a mí. Después de mirar, resentido, a su pareja –a la que no sé cómo definir–, y pensar un par de segundos, se dispone a levantarse y cumplir con la misión encomendada por el artista. Ganándole por la mano, otro espectador ya está en pie. El arranque del espontáneo le congela y le hace desistir pese a la mirada de sorprendido desprecio de su acompañante.

–En nido ajeno, uno no se mete, aunque en ese momento esté vacío –Al oír eso, el artista levanta las cejas. Lejos de venirse abajo con la frasecita de marras, intenta con su mejor sonrisa salir del paso.

–¡Un nido! Una canción con: ¡Un nido! –canturrea el artista, intentando huir entre las mesas y rogando que arranque la música de la banda. Quiere ganar el escenario. Cree que en él estará a salvo.

–¡No, no, de eso nada! –grita el espectador espontáneo, en pie, señalándolo con el dedo mientras está bajo la severa y justiciera mirada de la acompañante del tipo al que ha usurpado su instante de gloria; podría ser su madre después de una trastada si no tuvieran edades tan similares–, ¿no querías frase? Pues úsala entera.

–Estamos aquí para divertirnos. ¡Divirtámonos! ¿Quién quiere una canción con un nido?

–He-dicho-que-uses-la-frase-que-te-he-dado.

El tono y la cadencia con que “el agrio”, así lo he bautizado, pronuncia esas palabras, congelan el restaurante-teatro y a toda su clientela. Salvo a mi acompañante, que le brillan los ojos (interesante), y a mí, que por fin me divierto.

Un par de gorilas de la casa comienzan una maniobra envolvente sobre ”el agrio”. El artista sigue congelado con esa sonrisa que a cada instante que pasa se manifiesta más forzada y falsa. Los gorilas se paran a una señal de un señor bajito y gordo con pajarita blanca: debe ser el propietario o, como mínimo, el jefe de sala. “El agrio”·va a terminar siendo alguien.

No va a llegar la sangre al río. Salvo la del artista, al que ya la sonrisa no le aguanta más y se ha convertido en una mueca; trasluce pavor. De algo se acaba de dar cuenta. O sabe quién es “el agrio” y debería haberse quedado en casa, o lo adivina y debería haberse quedado en casa hacia unas noches. La vida del escenario es muy dura. Nunca sabes en la cama de la hija de quién se mete uno hasta que es demasiado tarde. O de la esposa. Podría ser otra cosa, pero es que soy un romántico.
Nos puede pasar a todos. Porque, ¿quién no es un poco artista? A este, creo, le queda poco como tal.

“El agrio” mueve su mano derecha sin que la manga de su chaqueta lo aprecie. Es un gesto tan enérgico como discreto. De las dos mesas de al lado se levantan cuatro individuos que pasarían por respetables si fueran otros y no les sentaran tan mal los trajes. Parece que se los han intercambiado. Ahora son ellos los que hacen la maniobra envolvente.

El orondo bajito de la pajarita blanca hace una señal al director de la banda. Este levanta un brazo y al bajarla el turbio silencio es acallado, por fin, por una trepidante pieza ejecutada con más intención que acierto. Pasable para este garito.

–¡Vamos al lavabo! –Estalla en mi oreja izquierda– ¡Venga!

Cuando veo cómo le brillan los ojos tras la demostración de “el agrio”, y el consiguiente achantamiento del artista, confirmo que la morena tiene la sangre caliente. ¿Cuánto? Pronto lo descubriré. La noche puede terminar siendo buena de verdad.

Agarro al vuelo una botella de champán. El camarero, obnubilado por la actuación, me mira confuso, vuelve la mirada al escenario y otra vez a mí. Le pago la botella con un guiño mientras soy arrastrado de la mano por la urgente morena. Al servicio de señoras.

Riego sus pechos con espuma. Sería una sirena si no me envolviese con sus piernas. Me marca la espalda por primera vez al recibir el helado efervescente mientras sus pezones alcanzan el color del arándano. Me escuece la espalda. Cosa que me enerva aún más. Gruño al compás de mis empellones. Y me congelo.

La puerta del servicio se abre de golpe y entran varias personas. Nos protege la puerta de uno de los cubículos del baño. Le pongo a la morena la mano en la boca y aprovecha para morderme, con ojos de loca, y estrangularme sin manos: las tiene ocupadas pellizcando cada vez más fuerte mis pezones. La miro serio, quieto. Me devuelve la mirada con sus ojos brillantes, entornados, sonríe con los dientes descubiertos y las mandíbulas tensas. Me empuja hacia ella con sus pantorrillas cuando “el agrio” habla al otro lado de la delgada e incompleta, por arriba y por abajo, puerta que nos separa de la “reunión” que debe estar a punto de empezar.

Gritos y golpes. La morena arranca el espumillón que adorna la pared sobre nuestras cabezas arqueándose y poniendo un pecho en mi boca. Lo muerdo con los dientes y el labio inferior. Se retira y pone el festivo adorno sobre mi nuca. La puñetera me estrangula con él y siento cómo vuelve al cielo una vez más. Fuera, donde los lavabos, sigue la fiesta al ritmo de la música que llega de la sala. Con la que tienen montada es normal que no nos oigan. Menos gritos pero más golpes. “El agrio” hace los coros: –¡¿Ya no cantas pájaro?! ¡Canta ahora, gorrión!

Silencio. Envuelve el último golpe como un punto final. Un desplome. Una pierna asoma insolente por debajo de la puerta que nos protege. Zapato negro, calcetín blanco de hilo, liguero de pantorrillas negro y el bajo, dos cuartas más arriba de donde debería estar, de los pantalones rojos del artista. La puerta del servicio, abierta a la sala, va engullendo a los que por ella salen. Se van y nos dejan el regalito. La morena está hipnotizada con el tobillo del artista. Siento cómo, no lo creía posible, se deshace aún más. Y más.

–Feliz Navidad –dice “El Agrio” y cierra la puerta. Casi se me escapa un “igualmente”.

La morena me mira, loca. Me da hasta miedo. Me abraza y se pega a mí. Me muerde la oreja. Tendré que revisármela, por si se ha llevado algo entre los dientes. Lejos de cortarme el rollo lo acrecienta aún más. Baja sus manos a mis glúteos, que tenso instintivamente. Me agarra el culo y marca un ritmo desquiciado. Ya no aguanto más. Y me vuelve a marcar en el momento culminante.

Me miro en el espejo del baño del apartamento alquilado días atrás. Los arañazos de mi espalda, además de certificar lo real de una fantasía consumada, dibujan una especie de alas: del centro, justo debajo de mis omóplatos hacia arriba, hasta los hombros y, desde allí, hacia abajo hasta los riñones. Simétricos. Perfectos. Podría echar a volar si no fueran un bajorrelieve en mi piel. Mi cuello es un sembrado de marcas de mordiscos y el lóbulo de mi oreja derecha tiene dos heridas feas y costrosas de sangre. Lo peor es mi culo. Cuatro rayas horizontales y profundas en cada cachete. Me escuece la espalda y el culo. Y los pezones. La camisa blanca y los calzoncillos de satén blanco, que siempre uso con el esmoquin, lucen navideños adornos carmesíes. Como debe ser, hoy es Navidad. Entro en la ducha y es un suplicio, aun así me enervo recordando a la morena loca que me regaló la mejor compañía que he tenido nunca.

Me seco con mucho cuidado. Recordándola. Cómo la conocí. Tan recatada. Los destellos que se le escapaban de esos ojos negros que me cautivaron. No intentó justificarse. Me contrató. Aceptó mi precio y cumplí. Me encanta esa dualidad. Tan seria. Tan desatada. La violencia la excita, ¡y cómo! Cuando volvimos al apartamento adiviné un atisbo de culpa que repudió y olvidó en un instante entre mis brazos. La señora que quiere ser cuida, en ocasiones infructuosamente, de la mujer que es. La mujer, esta noche, ha podido con la señora. Me fascina.

Salgo del baño al dormitorio. No está la morena. La echo de menos. En su lugar hay una rubia. La peluca yace en el suelo, despeinada. La contemplo. Me pongo a recoger mi ropa tirada por el suelo. Del bolsillo de mi pantalón desborda un espumillón de encaje negro. Son las bragas que me dio antes de salir del taxi en la puerta del garito. Me vuelvo y la miro. Sus medias aun están atadas a sus muñecas y el liguero a su cuello. Doy la vuelta a la cama para contemplar su espalda. El vértigo de su cintura me envuelve.

Está como un bebé. Encogida. De lado. La sábana cubre sus caderas. Con mucho cuidado la retiro. Quiero contemplar, una vez mas, toda la belleza que emana de la, ahora, rubia. Su sexo, arropado por las curvas de sus glúteos y del interior de sus muslos, está encarnado. Lo grabo en mi memoria.
Me visto despacio. El roce de la ropa en mis heridas me satisface a la vez que me tortura. Abro el armario del dormitorio y saco dos maletas. Pesan.

La ahora rubia está sentada en la cama mirando las maletas. Me mira. Recoge la sábana y se cubre las piernas. Cierra con fuerza los puños que la agarran hasta su regazo permaneciendo allí.

–¿Qué vas a hacer con él?

–No creo que debas saberlo.

–No me has preguntado en ningún momento por qué.

–No.

–Lo de anoche...

–Eres una mujer libre y sin compromiso... Desde ayer tarde.

–Sí.

–Lo de anoche tómalo como lo tomo yo.

–¿Cómo?

–Como un regalo de Navidad.




Madrid, diciembre 2013

Recital En Nochebuena.odt
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por elearah » 01 Ene 2014 21:03

Uyy me gustó!!
Ese zigzag donde uno queda pensando que la relación entre los protagonistas es bien diferente de lo que es, 3 veces... muy bien logrado.

De armas tomar la rubia morena... :twisted:

Felicitaciones. :60: :60:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Sinkim » 01 Ene 2014 22:59

Me ha gustado bastante, pero no estoy muy seguro de si he entendido el final
¿se supone que él es un asesino a sueldo y que ella le ha contrado para matar a su esposo y que todo lo del baño es un extra porque la mujer se ha excitado con la violencia contenida de “el agrio” que no tiene nada que ver con ellos? :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por elearah » 01 Ene 2014 23:38

Sinkim escribió:Me ha gustado bastante, pero no estoy muy seguro de si he entendido el final
¿se supone que él es un asesino a sueldo y que ella le ha contrado para matar a su esposo y que todo lo del baño es un extra porque la mujer se ha excitado con la violencia contenida de “el agrio” que no tiene nada que ver con ellos? :D


Yo entendí que la mujer se excitó porque estaban haciendo puré al marido... :boese040:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Sinkim » 01 Ene 2014 23:50

¿Pero entonces él no habría tenido que hacer nada, no? :lol: :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Shigella » 02 Ene 2014 00:29

Pues a mí me ha gustado mucho aunque tampoco estoy muy segura de haberlo entendido. :lol:

Eso sí, muy original.

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por elearah » 02 Ene 2014 00:40

Sinkim escribió:¿Pero entonces él no habría tenido que hacer nada, no? :lol: :lol:


:lol: :lol: No sé... ahora estoy confundida. Me pareció que él era el jefe de la mafia.
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43680
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por elultimo » 02 Ene 2014 17:36

No está mal del todo. No me ha terminado de convencer, pero me ha gustado leerlo. Para mí, todo es una excusa para contar un polvo.

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por elearah » 02 Ene 2014 18:59

elultimo escribió:Para mí, todo es una excusa para contar un polvo.


:meparto: :meparto:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
Tadeus Nim
No tengo vida social
Mensajes: 1314
Registrado: 13 Nov 2012 13:55
Ubicación: Eso ¿Donde estoy?

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Tadeus Nim » 02 Ene 2014 20:08

Otro que me ha encantado, y mucho.

Los personajes me gustan por la definicion de todos ellos. El personaje principal es la caña. Cinismo realista en estado puro. La morena... Juas que decir. El artista me gusta como se va viniendo abajo. Y el agrio es mala leche concentrada.

El autor juega con la relación entre los protagonistas. No sabes al principio que les une. Luego parece que es un gígolo, luego un asesino que se ha zumbado a la tía con el liguero y por último el asesino a sueldo que se carga al marido de esta.


Me gusta cuando coge la botella de champán al vuelo. Y como describe un polvo salvaje sin dar una puntada explícita. Bueno hay muchos momentos "bang"

El momento regalito en el taxi, aclarado al final, te manda otra vez a la historia sin tener que releerla.


A favoritos.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Ratpenat » 02 Ene 2014 21:49

A mí también se me ha ido un poco la olla con qué es el tío. Puede que sea lo que dice Tadeo. Algo así como este tipo, diría yo:
Imagen

Aunque si es así, son demasiados giros de tuerca para mi gusto. Sin embargo me ha entretenido bastante.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Nínive » 03 Ene 2014 17:31

¿Tenías que contar una historia tan rebuscada? Porque el estilo me encanta. Defines los personajes con pocas palabras, el ritmo es preciso... Todo eso muy bien. Pero tanto giro y tanta vuelta me ha mareado un poco y no sé si he entendido bien la situación final. Entiendo que él es un asesino a sueldo y ella la cliente. Pero no sé quién es el marido y cómo lo mata. :roll:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Berlín » 03 Ene 2014 18:49

Reconozco que el polvo me ha gustado (uy que mal ha sonado eso jaja), está escrito de una manera muy excitante, es un polvo salvaje, con miradas de tigresa, uñas de tigresa, marcas, sangre, aullidos, embestidas y empotramientos varios. Pero el final es muy abrupto, tal vez me interesa más saber cómo lo ha matado y quien es el agrio. Creo que lo voy a leer otra vez.

eso que luego te cuento, autor.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6389
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por Yuyu » 04 Ene 2014 13:47

Me parece bueno, intenso a tope. Pero no sé si entiendo la trama, la morena-rubia tenía relación con el cantante? El gigoló, si lo era, también? No me quedó nada claro, a ver ahora los comentarios que me dicen. :60: :hola:
gracias por participar.jpg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Bleach - Tite Kubo
La quinta estación - N. K. Jemisin
Steelheart (Reckoners 1) - Brandon Sanderson
Tumba de dioses (Crónicas de la Nuncanoche, 2)- J. Kristoff

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5142
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CN2 - Recital en Nochebuena

Mensaje por noramu » 04 Ene 2014 14:25

Creo que tiene frases y momentos muy buenos que por sí solos describen con maestría a los personajes y situaciones. El cinismo explicado a través del pensamineto acerca del móvil y las acompañantes, los ojos de ella que se iluminan cadad vez más con la violencia primero ajena y luego propia, ... como conjunto me ha dejado un poco desconcertada al final pero he disfrutado leyéndolo.
Gracias y suerte :60:

Responder