CN2 - Tengo - Vientoo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23492
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CN2 - Tengo - Vientoo

Mensaje por Lifen » 01 Ene 2014 13:26

Tengo 
En el pasillo más alto del mundo unos pies cubiertos con unas babuchas de color rosa caminan. Es un andar sigiloso, lento; unas manos pequeñas y rosáceas palpan el “gotelé” de la pared; al hacer eso sienten que nunca le había parecido aquel tacto así, aquella textura pinchaba. Dos pequeñas orejas escuchan: son voces familiares, hay algo en ellas que hacen fruncir su ceño. “¿Es tristeza?” 
Una pequeña se acerca al cerco de la puerta arrastrando sus pies muy despacio…una vez allí se acuclilla. Ahora, todo es audible: son llantos pues puede imaginar perfectamente las lágrimas; aunque sólo tenga seis escasas primaveras, sabe que las palabras de Padre a Mamá son duras, demasiado duras…
— Somos unos desgraciados. ¡No tenemos na! 
Frío
El aire frío e indiferente araña los sentidos una mañana de Diciembre, se acerca la navidad. Sin embargo sólo huele a desesperación. La gente por la calle agacha la cabeza cubierta con gorros de lana, bufandas o pasamontañas con vivos colores. Ella y él, en un pequeño utilitario se desplazan por heladas calles. Al llegar él, deposita un beso en sus pequeñas mejillas sonrojadas. La niña Elena, ve tras la cancela desconchada del colegio alejarse a papá con una sonrisa maquillada.
Elena camina en silencio, escuchando sus pasos en la nieve y el dolor de los suyos. Observa la cola de niños dispuestos a entrar en clase: Se empujan, saltan, gritan… Una niña destaca sobre las demás: lleva traje de terciopelo azul, una flor blanca en la cintura; rebeca blanca calada y unas medias tupidas de color azul marino del mismo tono que sus bailarinas de charol; siempre va bien peinada, con un lazo grande blanco en la cabeza. Siempre huele a colonia de marca. 
Sonríe con esa sonrisa postiza que todo lo consigue; sus ojos, de un azul cristalino, suelen miran por encima del hombro a todo el mundo: Es Isabella, la niña que nunca mancha sus bailarinas con el agua marrón de los charcos. Tiene un nuevo Smartphone con una pequeña tarjeta en su lateral, la muestra alardeando ante las otras niñas, asiéndola con el pulgar y el índice de su derecha. Su padre es alguien importante y ella siempre lo refiere. Pero nadie lo conoce. 
Elena, se acerca con las manos metidas en los bolsillos en su vestido de algodón blanco y celeste hecho a piezas. Ninguno es igual en la escuela, no en vano su abuela pasó meses luchando contra las cataratas para confeccionarlo. Sólo tiene ese en condiciones.
— ¿Qué te traerán a ti los reyes, Elena? — Insinúa con tono jocoso Isabella al verla acercarse. Elena la observa, sus ojos verdes y grandes rodeados por pecas sonrosadas se achinan, está desmenuzando cada palabra. Sonríe y responde:
—Tal vez me traigan algo que nada pueda comprar.
— ¿Sí? — Interroga Isabella arqueando las cejas, sin alejar la sorna del tono de sus palabras. Luego, afirma:
—Yo, sólo tengo que hablar con papi, y tendré lo que desee — Asoma la profesora Nicolasa. Da dos palmadas con fuerza y grita:
— Vamos chicos, ¡a clase! — Mientras los niños pasan delante de ella, los cuenta uno a uno observando con detenimiento sus rostros por si hubiera algún enfermo. Pero no ve la envidia que como una “mala hierba” crece, crece…
Un día gris. 
A Antonio no le pagan en la fábrica Panecillos. Hoy se echó a la calle y visitó las oficinas del INEN; a pie, recorrió todas las manzanas de un polígono industrial pidiendo trabajo puerta por puerta. Le tomaron por un mendigo. Sólo le quedaba llenar el coche de sacos de patatas y venderlas en la rotonda de acceso a la ciudad. Por desgracia, Los municipales le requisaron la carga. Ahora no tiene dinero, ni patatas que vender… 
Indignidad 
Maruja, de rodillas, limpia un infinito suelo de mármol. La señora de la casa, una pija siempre peinada, con uñas de porcelana y enfundada en un visón nuevo cada mes, cree que así se limpia en condiciones. Maruja, tiene la certeza que disfruta humillando a la gente sin recursos, si no, no entiende a qué va a misa los domingos. La voz de la señora asoma exigente:
— Maruja, no olvide usar el amónico, nada desinfecta igual — El fuerte olor del producto y de las exigencias irrita a Maruja. 
— Sí, señora, sí — responde con apatía. Le duelen las rodillas.
— Le dejo lo suyo en la mesita de té — comenta La señora marchándose sin despedirse. Cuando se va, Maruja se alza. Una mueca de dolor asoma al enderezar sus piernas. Observa el sobre blanco sobre la mesita de caoba tallada. La señora Le paga diez euros la hora para no asegurarla. Ha de contar treinta euros. Dentro, sólo hay dos billetes de diez euros, cuatro monedas y una nota. Maruja piensa: “Ha de ser un error, no puede ser!” — Lo que lee en el texto la abofetea:
“Maruja, le he bajado el precio de la hora. Raro es el día que no vienen de esas extranjeras para hacer su trabajo por la mitad de precio. Yo, prefiero la gente del país, sólo le he quitado dos eurillos, que con eso, no se va a ninguna parte”
Maruja, mientras machaca la nota amarilla entre sus dedos agrietados con olor a amoniaco. Grita:
— ¡Te rebajan el sueldo por la cara y encima te tienes que callar!
Pájaros negros
En la salita, la abuela Rosa, con unas gruesas gafas y armada con dos agujas de punto confecciona ropa. Al fondo, desde la cocina asoma un olor a caldo capaz de hacer danzar a una momia. Peq ueños ojos observan a ella y a un pájaro negro que salta en el poyete de la ventana.
Antonio, cubierto con el antifaz de la desesperación entra en el que todavía, es su piso. Entre cabeceos, sobre el mueble de la entradita deja las facturas acumuladas. Las cifras son terriblemente tozudas y en la casa, no entra dinero desde hace demasiado tiempo. Pero lo peor es el retraso en la hipoteca. Antonio, no puede retenerlas y las lágrimas de la frustración inundan su rostro. Las seca como puede con el puño de su camisa pero se mortifica preguntándose: “¿cómo voy a contárselo a madre?” Coge su teléfono móvil. Debería llamar a algún amigo y… pedir…pedir dinero prestado. Marca repetidas veces. La voz mecánica de una operadora le devuelve una cruda realidad: No tiene saldo. De un manotazo deja caer el móvil al suelo mientras susurra desesperado:
— No tengo siquiera saldo para hacer una llamada telefónica. ¡maldita y perra vida!— No se apercibe que unos ojos pequeños lo han observado todo… 
El recreo. 
La lluvia caída la noche anterior ha dejado el patio lleno de pequeños charcos de barro, nieve y hielo. Algunos niños aprovechando el descuido de los profesores aprovechan para pisotearlos salteando entre risas y gotas marrones. 
Elena, lee un cuento que cogió prestado de la biblioteca. En los laterales de este hay anotaciones, garabatos, caricaturas... A ella, ese libro le parece maravilloso, le evade de todo. 
Isabella, permanece impoluta en un lado del patio. Alrededor su cohorte de niñas aduladoras, sonríen, gesticulan… Elena, deja a un lado el libro, en un folio dibuja los charcos, las mejillas de los niños sonrojadas y llenas de pecas; el vaho que exhalan sus bocas; sus ropas usadas, las botas descoloridas…
Una profesora se acerca y tras arrugar la frente felicita a Elena por sus dibujos. Ella, que observa el gesto con inquina, escupe un comentario:
— Os dais cuenta de la ropa de esa “Elena” Seguro que es usada.
— ¿Tú, crees eso, Isabella? — Interroga una niña.
— Sí, lo creo. En casa papá siempre me compra ropa buena. Pero la que lleva ella, no lo es — las amigas de Isabella exclaman sorprendidas:
— Eso sería muy fatal, fatal.
— ¿Alguien se atreve a preguntárselo? — insinúa, Isabella — Todas callan.
— Le regalo a la primera que lo descubra esto — Comenta sonriendo y mostrando unas coloridas entradas al circo. Y nada, puede ser más cruel que un niño envidioso. Eso, lo pudo comprobar Elena al sentirse interrogada, rodeada y burlada por las risas de unas niñas. Aquella mañana, un pájaro negro, como un mal augurio, graznaba cerca, demasiado, cerca de Elena…
El banco de las dignidades
Es un lugar donde la gente entra con las manos vacías y tras esperar una larga cola de mucha, mucha gente se sale con bolsas llenas de lechugas, tomates, latas de comida… Cuando vamos allí, ella suele ocultar su cabeza con un pañuelo pues pasa todo el rato nerviosa, sin alzar la vista. 
— Guela ¿te ocurre algo? — Pregunté intrigada aquel día. Ella, respondió nerviosa:
— No… no mi niña ¿qué… qué…me iba a pasar?
Entonces, alguien en el pasillo gritó el nombre de Guela. 
— ¿Rosa? ¿Eres tú?
Toda la comida que le habían dado en la cola se le cayó de las manos. Miré su rostro. Estaba blanco como los azulejos de la pescadería. Se agachó y deprisa, recogió del suelo la comida. Aquella mujer, otra vez la llamó por su nombre:
— ¿Rosa? ¿No me conoces?
Me acerqué para ayudarla, insistí en avisarla que aquella mujer que la llamaba. Pero ella ocultando sus lágrimas, tiraba de mi mano. Salimos a la calle sin volver el rostro. Sentía que algo hacíamos mal “¿pero qué?”. En la morera grande que hay cruzando la calle grazna un pájaro negro. Pregunté a guela: 
— ¿Qué pájaro es ese tan negro?
— Es un mirlo mi niña, un negro y feo mirlo…Y… ¡no hay mirlos blancos!
— ¿Eso qué significa, guela?
— Pues que el destino no se puede cambiar — y una lágrima, se le escapó de los ojos…
El papá de la criatura
El coche más grande y negro que aquellos niños habían visto jamás, se ha detenido en la puerta del colegio. De él, sale un señor alto, de chaqueta azul oscuro, corbata azul, gorra azul, y rostro serio. Se acerca a la puerta trasera del coche. La abre. Por ella asoma un señor gordito, con chaqueta gris y zapatos negros muy, muy brillantes. Le brilla el reloj y una cosa en muñeca; tiene en la sonrisa algo que es familiar a las niñas... Cuando coge del bolsillo de su chaqueta un teléfono plateado con los dedos índice y pulgar de su derecha ellas exclaman: “¡Es el papá de Isabella!”
El señor de azul le abre la verja del colegio. Cuando el señor gordito se dispone a entrar ocurre: Ella es esférica, con hexágonos blancos y negros; vuela a gran velocidad con una sola dirección. Y ciertos objetos no entienden de dinero, poder o autoridad. La pelota de un niño golpea en la cara de ese hombre, justo en el instante en que se llevaba el móvil a su oreja; este cae al suelo y sin que casi nadie lo perciba algo pequeñito, negro y cuadrado se desprende.
El señor frena sus posaderas elegantemente vestidas contra un charco lleno de agua y barro convirtiéndose en un hombre-barro. El chófer se aproxima para ayudarle, pero él, no cesa de escupir improperios. Recoge su móvil del barro.
Un pájaro negro baila sobre un árbol verde. Observa con sus pupilas saltonas esa cosita negra que flota en el barro de la que salen unos brillitos. Salta, vuela y la coge con el pico…
Pintar
Me gusta pintar, pintarlo todo. Guela, dice que soy muy observadora. Sobre las tejas rojas de la escuela, salta y salta ese pájaro negro. Parece bailar. Entonces ocurre. Unos pequeños copos blancos, como de algodón, empiezan a caer. La cabeza del pájaro, los hombros, las alas se cubren. Por unos instantes se vuelve blanco. “¿Un mirlo blanco?” Este, agita su cabeza y algo cae de su pico justo al lado de mis pies. Cojo esa cosa negra de la que brillan unos pequeños contactos plateados. “Yo he visto un objeto como este antes. ¿Dónde?...”
El secreto
Al anochecer, mientras todos duermen, Elena salta de la cama. Tiene un secreto que lleva muy apretado en su mano. Con sigilo camina por el pasillo, arrastrando sus babuchas rosas mientras toca la pared fría y puntiaguda. Escucha los ronquidos de guela, y sonríe, la divierten. De rodillas llega a la habitación de mamá y papá. El móvil de papá está en la mesilla, parece apagado. Por el hueco lateral ella mete la piececita, como vio hacer a Isabella. “Tal vez con esto pueda hacer llamadas” Luego, pidiendo ese deseo recuerda lo que dijo guela: “No existen los mirlos blancos”. Y se va a dormir risueña…
Mirlos Blancos
Como todos los días los trabajadores de la fábrica de dulces “Panecillos” se manifiestan ante la verja de entrada a la fábrica. No quieren que ningún camión esquirol haga el reparto que ellos deberían de hacer. Allí, gritan, lanzan aullidos, zarandean la verja. 
Cuando el presidente de la compañía hace acto de presencia, un colectivo se aproxima dispuesto a zarandearlo. La seguridad privada y la policía lo impiden con violencia. Algunos manifestantes sangran abundantemente. El padre de Elena, graba con su móvil lo ocurrido. Luego, se dirige a uno de los reporteros que filmaba la manifestación.
— Toma mi móvil. Grabé como ese “segurata” reventaba la cara a mi compañero.
— A ver, déjame ver — le pide el periodista. Este, como no conoce el dispositivo, bucea en la tarjeta de memoria. Lo que ve hace que arquee las cejas.
— ¿No está grabado? — Interroga Antonio.
— Sí… sí está eso y más, mucho más. He de llevarme este móvil a la redacción. ¡Esto es una bomba! 
— Por qué — Interroga intrigado Antonio.
— Porque en esta tarjeta, no sabemos cómo, están grabada las relaciones de pederastia de ese cerdo de director. 
Soy afortunada
Aquella navidad, Papá, volvía a trabajar; mamá, había negociado para que la señora de pagara lo acordado por sus horas, y bueno… “guela” seguía confeccionando sus vestidos de punto. En el colegio Isabella, misteriosamente, había dejado de ser altiva, se rumoreaba que algo muy malo había hecho su papá. 
Una canción suena en la radio:
http://www.youtube.com/results?search_q ... rasco&sm=1
Mientras la escucho susurro mi secreto: “Los mirlos blancos tal vez, sí existen” 

FIN
Última edición por Lifen el 02 Ene 2014 21:11, editado 1 vez en total.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
elearah
Lector voraz
Mensajes: 197
Registrado: 31 Ago 2013 15:48

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por elearah » 01 Ene 2014 19:16

Mmm qué decir. Deja que baje de la paliza de emociones. Bien logrado, y triste, y crudo.

No terminé de entender el final. ¿Por qué el padre y la madre de Elena recuperan los trabajos?

Felicitaciones, muy bien logrado. :60: :60: :60:
"El destino de muchos hombres dependió de tener o no una biblioteca en su hogar paterno." Edmundo Amicis

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53565
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Sinkim » 01 Ene 2014 22:48

Me ha gustado, una historia entretenida y bien contada y que insufrible que es la Isabella de las narices :icon_no_tenteras: .

He intentado editar el mensaje para que se vea el vídeo pero el enlace está incompleto :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Dori25
Ranita
Mensajes: 28724
Registrado: 22 Jul 2011 18:01
Ubicación: Mursiya

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Dori25 » 02 Ene 2014 16:02

No entiendo yo tampoco como el padre recupera su trabajo y que tiene que ver con que sea pederasta el dueño de la fábrica, si lo meten en la carcel entonces sí que cerraría la fábrica.
El edificio Yacobian
Recuento 2019
Este año me he hecho un sandwich fantástico, entre Mariki y Judy.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53565
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Sinkim » 02 Ene 2014 16:19

Pero es que el padre de Isabella no tiene nada que ver con la fabrica del padre de Elena, ¿no? Yo creo que son dos personas diferentes, el padre de Elena recupera el trabajo por cualquier otro motivo, alguna reunión de sindicatos o lo que sea :D :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Shigella » 02 Ene 2014 17:38

Pues yo también había entendido que el padre de Isabella era el jefe de Panecillos...
He supuesto que si le metían en la cárcel, la empresa quedaría en manos de otros jefes (los directivos que estuvieran justo por debajo del padre de Isabella, por ejemplo) con los que sí habrían podido negociar los trabajadores y volver al trabajo.

La historia en general me ha gustado, aunque se me ha hecho un poco farragosa por la puntuación, y la solución demasiado milagrosa.

Por cierto, me quedo con la duda de cuál es la canción, porque el enlace no se me abre.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Nínive » 02 Ene 2014 23:06

Mmmm... no sé. Personajes demasiado estereotipados, quizá. Muy en el tono de un cuento de navidad con moraleja.
La estructura de las frases, como pinceladas cortas y rápidas, podías haberlas dejado para el punto de vista únicamente de la niña, para diferenciarla (se me ocurre).
Y sí, el final demasiado precipitado y casual.
Un abrazo. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Ratpenat » 03 Ene 2014 17:45

No me he enterado de na :roll:

Hay cambios en la narración muy bruscos. A veces parece que redacta un adulto y a veces un infante. No sé si es que hay más de un narrador o es que son muchas historias... ¿es solo una, no? No sé. A lo mejor es saturación, pararé de leer y probaré de releer el tuyo antes de votar. Si cambio de opinión, volveré a comentar.

:hola:

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6389
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Yuyu » 03 Ene 2014 20:07

No me ha gustado mucho. Al principio me resultó algo confuso. Hacia el final queda todo más claro. Tratas un tema delicado pero como se pasa así por encima se hace menos peliagudo. Me gusta ver la riqueza de los pobres y la pobreza de los ricos así reflejada. En cuanto al tema navideño tampoco lo veo. :60: :hola:
gracias por participar.jpg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Bleach - Tite Kubo
La quinta estación - N. K. Jemisin
Steelheart (Reckoners 1) - Brandon Sanderson
Tumba de dioses (Crónicas de la Nuncanoche, 2)- J. Kristoff

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43681
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por elultimo » 03 Ene 2014 22:50

La historia me ha gustado, más el principio que el final, que lo he visto un poco precipitado. Es un relato muy al estilo de Dickens, con gente tratada injustamente, pero con un final que, aunque sea vengativo y se haga justicia, no me ha dejado buen sabor de boca. Creo que se mezclan cosas diferentes. Me parece un poco precipitada la resolución.

Pero, quitando el final, el resto me ha gustado. Querías escribir un relato triste y no solo lo has conseguido, sino que transmite esa tristeza. Enhorabuena.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por Isma » 05 Ene 2014 16:40

No me ha gustado, lo siento. Me cuesta mucho leerlo.

La historia está bien, es emotiva y describe con certeza las emociones de unos y otros. Pero a mí me puede la forma. Si me cuesta leerlo, no disfruto leyéndolo a pesar de la historia. Lo siento.

Siempre intento hacer alguna sugerencia porque es lo que me gustaría que me hicieran a mí, sugerencias sobre cómo mejorar. No siempre lo consigo -me refiero a que me hagan sugerencias- pero yo lo intento por mi lado igualmente.
- Antes del concurso, prueba a pegar el texto de tu relato en un mensaje en el foro sin llegar a enviarlo. Así te darás cuenta de lo que se pierde en el cambio de formato. Incluso puedes enviar dos ficheros, uno con el texto original y otro con el texto formateado en BBcodes. Los lectores lo agradecerán, creo.
- Usa comillas angulares en vez de las altas.
- Ojo con los puntos suspensivos, no abuses de ellos.

Suerte

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26892
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por ciro » 06 Ene 2014 17:23

Sin consejos por mi parte. No me gusta. Saltos de narrador sin mucho fundamento. Cierto efectismo buscado. Los malos muy malos de los ricos, los buenos muy buenos de los pobres, me parece un maniqueísmo mal entendido. Es raro que una niña que lo tiene todo le tenga envidia a una que no tiene apenas nada, más bien suele pasar al revés, que es lo más lógico. No soy maniático de las faltas ortográficas, pero supongo que querrás decir güela y no guela. Y alguna cosa más hacen que no sea de mis favoritos.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 29913
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por ukiahaprasim » 06 Ene 2014 17:47

:164nyu:
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5142
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por noramu » 06 Ene 2014 21:36

Lo siento. Pese a separar los párrafos con ideas separadas el conjunto me ha parecido un batibarrullo, el tema bastante tópico (aunque la realidad dickensiana vuelva a ser a ser de actualidad) y los personajes puros clichés. Y el tema navideño...
:60: :60:

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43681
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CN2 - Tengo

Mensaje por elultimo » 06 Ene 2014 23:57

Yo creo que la relación de este relato con la navidad es precisamente el recuerdo a Dickens, lo cual me parece tan buen motivo como cualquier otro.

Responder