CH 1 Anselmo - Gavalia (1º Jurado)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68158
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CH 1 Anselmo - Gavalia (1º Jurado)

Mensaje por lucia » 12 Oct 2014 21:46

Anselmo

El anuncio de la muerte de un vecino suele recorrer el pueblo como la pólvora. Un complejo ritual se pone en marcha cuando muere un paisano, pero cuidado, nada se improvisa. Todo lo que se hace alrededor de la figura del finado está marcado por un protocolo no escrito que forma parte de la tradición local.

¡El velatorio! Un evento al que todos los paisanos deben asistir inexorablemente, y es que a decir verdad, son muy cumplidos. Piensen que, para ellos, supone algo más que un acto social. Sirva como ejemplo que los vecinos del pueblo, ante la inminente llegada de la muerte, suelen dejar encargado a un familiar el traje que quiere que se le ponga el día de su entierro. Parecen ser coquetos hasta para morir.

Una vez amortajado, el cadáver se coloca en la habitación de la casa en la que se le va a velar toda la noche y, primero, comienzan a llegar parientes, vecinos y amigos cercanos, y los más lejanos después. Las primeras horas del velatorio son de lloros, lamentos y rezos. Es como si la gente tanteara el terreno antes de lanzarse a la jungla ,a modo de avezado comando, en busca de los aperitivos, bebidas, cotilleos, chismes varios e, incluso, negocios que se cierran con un apretón de manos.

¡Viva el espectáculo!

Supongo que debo presentarme. De no hacerlo, podrían pensar que mi exposición pierde fuerza por aquello de no «perronalizarla», y eso es lo último que quiero. Me llamo Anselmo, y soy el perro del cura. Ya sé que no es muy normal poner semejante nombre a un chucho, pero es que el páter me encontró en el monte el día de San Anselmo cuando iba camino a la vieja ermita dedicada al santo. Me localizó entre unos matojos, dentro de un saco lloriqueando como una nenaza y enfadado con el mundo por encontrarme en semejante situación. ¿Qué había hecho yo para merecer tal maltrato y a tan tierna edad? El caso es que el cura se apiadó de mí y miró dentro del saco para ver qué era aquello que no paraba de gemir. Chicos, fue como un flechazo que nos atravesó a los dos. Lo primero que visualicé fue un narizón de espanto. Era semejante a una remolacha adornada toda ella de un color rojizo con tonos morados que parecía a punto de reventar. Creí llegado el fin de mis días cuando abrió su boca emitiendo una sonora risotada. Grande, desdentada y apestosa como pocas he visto y olido en mi vida, y mira que ya han pasado años desde entonces. Supuse que iba a devorarme cuando, de repente, me alzó con sus brazos cual si fuera una ofrenda a los cielos en plan rey David para, después, acercarme a su pecho arrullándome como si de un bebé se tratara. ¡Olía a demonios! Una mezcla de aromas rancios y macerados por el tiempo por decirlo de forma suave y también por respeto a mi entrañable dueño embotó mi sentido del olfato y creí ahogarme. ¡Qué asco, por Dios!

La verdad es que el padre Rogelio era una buena persona y un gran profesional en lo suyo. Cumplía celosamente su misión en la Tierra: pastor de almas en el pueblo cuidando de su rebaño, como a él le gustaba llamarlo. ¡Coño, pero si hasta tenía perro! Sin embargo, y por desgracia para los paisanos yo ya estaba acostumbrado, era más guarro que un abejaruco. Ponerse en la fila para comulgar era un acto de valor sin par, prólogo de lo que llegaría después: dejar que depositara la sagrada forma dentro de tu boca por medio de aquellos dedos amarronados por la nicotina y la falta de higiene, suponía toda una prueba de fe ante los ojos de Dios.

Pues allí me encontraba yo, a los pies de mi difunto dueño junto a unas amapolas depositadas con mimo al pie del féretro. Desde luego, intentaron echarme del lugar, pero mis casi setenta y cinco kilos de peso y un par de gruñidos a tiempo sirvieron para disuadirles.

¡Puto perro! exclamó Uberto, el zapatero del pueblo, cuando le mostré mi cuidada dentadura al pretender sacarme de allí; cuando soy bueno, soy bueno, pero cuando soy malo, soy mejor.

¡Quieto «parao»! ¡Homem de Deus! intercedió Rosario la Portuguesa con ese tono mandón que tiene poniendo los brazos en jarras. Anselmo está donde el páter lo hubiese querido y nou se fala mais. ¿Algún problema?
¡«Ná», Rosario, no pasa «ná»! Es que no me parece «mu de ley» que este animal ande por aquí, solo eso respondió el zapatero algo amoscado por la reprimenda.

¡Habló su eminencia el remendón! Aún no se había enterado de que, en igualdad de condiciones, era más bestia que yo, y es que aunque la inteligencia persiguiera a Uberto, éste siempre correría más que ella. ¡Guapa!, me dieron ganas de decir a Rosario. Por desgracia, no podía y tampoco era el momento. Ella se encargaba de todo en la casa del cura en calidad de ama de llaves.

¡Si es que no somos nadie! balbuceó don Andrés, el maestro, ante el féretro.

¿Cómo que no somos nadie? ¡No serás nadie tú! ¡Yo soy un perro de puta madre, tío!

¡Hoy estamos aquí y mañana estamos allí! la sentencia llegó desde el centro de la sala.

Era el alcalde, que quería hacerse oír. No podía evitar su faceta política ni por un momento. ¡Enhorabuena por la compra de su nuevo coche, alcalde! Para eso sirven, para ir de aquí para allá. Lo siento, pero las frases hechas me revientan; siempre y cuando no sea yo quien haga uso de ellas, por supuesto.

Al principio, la atmósfera que se respiraba en el salón de la casa convenientemente adaptado a la filosofía y requerimientos del evento era de silencio casi total interrumpido de vez en cuando por sentidos pésames, lamentos y exclamaciones de dolor varias que casi parecían ser objeto de competición.

Si María la Veneno, una de las vecinas con más años del pueblo, lanzaba un sentido «¡Señor, señor, llévame pronto a mí también!», Dolores la Puñales lo remataba siempre con unos «¡Aaayyy! ¡Aaayyy! ¡Aaayyy! ¡Qué pena tengo, Dios mío!». Lo cierto es que daba miedo ver como estiraba el cuello en plan «cantaor de flamenco» a la vez que miraba hacia el techo de la sala con los ojos en blanco tirándose de los pelos, hasta terminar por arrancarse de cuajo un puñado de ellos.

Esto nos dejó helados a todos por la impresión. Los pelos se me erizaron por el espanto que me produjo oír sus gritos y a la vez ser testigo de tan demoniaco arrebato. Les aseguro que el momento tenía su miga. Es normal que crean que no deberíamos sorprendernos a esas alturas, pero Dolores demostraba velatorio tras velatorio que, a todas luces, era dueña de una versada gama de onomatopeyas y sentencias acongojadoras, así como de una capacidad para llorar como una Magdalena digna de encomio. Estamos hablando sin duda de una profesional de tomo y lomo a la que todos los lugareños se rifaban para que asistiera a sus respectivos ritos mortuorios cuando estos sobrevinieran. Incluso tenía lista de espera.

La portuguesa andaba un poco con pies de plomo entre los vecinos. Sabía lo que estaban pensando, y eso la tenía algo nerviosa. Como ya he comentado, se encargaba del mantenimiento de la casa de mi difunto dueño y atendía a todas las necesidades de éste cuando estaba vivo, y cuando digo todas, también me refiero a esa que ustedes están pensando ahora mismo. Un flirteo es como una pastilla: nadie puede predecir sus efectos secundarios. Así comenzó una historia de amor que siempre fue objeto de chismorreos entre los vecinos del pueblo aunque nunca tuvieron pruebas de nada, pero hablar... hasta por los codos. Las maledicencias no faltaron durante el velatorio.

Rosario, perdone usted, pero... ¿ha pensado qué hará ahora que nuestro querido páter ha sido llamado al descanso eterno? No es prudente que permanezca sola. No estaría bien, y daría lugar a chismes de todo tipo. Creo que debería considerar un cambio de aires hasta que llegue el nuevo cura. Ya me entiende. Solo de forma temporal, desde luego el alcalde era un político de irreprochable trayectoria en todas sus acciones; tanto, que padecía los mismos defectos capitales que el resto de los de su especie: nada interesantes, aburrían al más paciente y eran hipócritas.

Rosario pareció no haberle oído, pues su mirada permanecía clavada en una esquina del techo. Entrecerró los párpados como intentando desentrañar el misterio que, escurridizo, se agazapaba en la oscuridad del entramado de madera. La Veneno la observó y miró en la misma dirección con el corazón en un puño. Dolores se unió a ellas, no podía ser de otra manera, y preguntó qué pasaba.

¿Será un espíritu? continuó la Puñales emocionada y ya preparada para otro de sus transcendentales números.
¡Qué carallo! espetó Rosario mirando de nuevo hacia arriba con aire resignado. ¡Qué espírito ni que meigas, Dolores! ¿No ves el pedazo telaraña que tengo en el techo? muchas personas son maniáticas de la limpieza, pero Rosario en eso se llevaba la palma, aunque si todo hay que decirlo, al páter nunca logró someterlo.

¡La principal causa del divorcio es el matrimonio!

Tan contundente afirmación fue pronunciada por doña Estela de Mirañán, una mujer de rigurosa moral y conducta intachable además de asquerosamente rica. Alguno, incluso afirmaría que la viuda había estado sembrada con su madurada sentencia independientemente de que no viniera a cuento, ¿quién podría llevarle la contraria?, aunque yo le diría algo bien distinto y de mi propia cosecha. Tengan en cuenta que las opiniones suelen ser como los culos: todos tienen el suyo y, al fin y al cabo, yo también tengo uno. Acompañaban a la dama Demetrio, el encargado de la funeraria siempre de negro riguroso, como un cuervo y Segundo, el farmacéutico de la villa.

Avanzaba la madrugada y el aguardiente de la tierra con el que regaron los embutidos comenzó a hacer mella en más de uno. Madrugar al día siguiente sería duro. Desde luego, no para Pascual, el hijo de don Sebastián, sargento de la Guardia Civil y comandante del puesto de la benemérita en la localidad. El chico se apuntaba a todas, ya fuera bautizo, boda o funeral. Además de ser un mujeriego y estudiante eterno de Medicina, no tenía oficio ni beneficio, y parece que tampoco había sentido la llamada de la patria; si acaso, de la cama y la vida ociosa. ¡Un campeón, vaya! Si alguna vez madrugó en su vida, Dios debió de quedarse sorprendido por tal hazaña más que ayudarle. Pero allí estaba, presentando sus últimos respetos al cura y, de paso, echando un ojo a la rolliza hija de don Segundo, el farmacéutico, que ya se encontraba en edad de merecer y hacía que todos lo advirtiesen con su ceñido vestido. La muchacha estaba tan apretada que uno no sabía bien si acercarse a ella o retirarse ante la amenaza de explosión inminente.

¡Comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo! ¿Verdad, páter? Sí, mejor que guardara silencio por el momento, porque la estrella del pueblo llegó luciendo su mejor sonrisa; el tonto del culo no se dio cuenta de que no estaba en una fiesta. La ignorancia es temporal, pero la estupidez es para siempre. No sé a quién oí decir eso, pero ¡qué razón tenía!.

Nicanor era el heredero de la principal hacienda del pueblo, propiedad de doña Estela por aquel entonces. Creo que yo tampoco le caía muy bien, porque una vez tuve que poner en su sitio al estirado del pastor alemán que tenía por mascota. ¡Ja, ja, ja! ¡Mascota! Me llaman eso y no vuelvo a salir de casa durante el resto de mi vida. El asunto fue una apuesta en la que había que buscar un paquete escondido previamente por nuestros dueños en un solar antiguo. Antes nos dieron a oler el objeto de la búsqueda. Reconozco que no puse mucha atención en ello, porque tenía muy claro lo que haría para ganar. Una vez escondido el atadijo, nos llevaron a los dos lejos del solar y nos soltaron animándonos a encontrarlo. El pastor alemán salió como una centella –el hecho de verlo correr ya me cansaba, así que le seguí poco después tomándome mi tiempo bajo la atenta mirada del cura y la displicencia de Nicanor; eso sí, al trote apropiado para un animal de mis dimensiones. Se suponía que ganaría el que antes lo encontrara y el estirado chucho no tardó mucho en hallarlo entre unos escombros. Me acerqué a él cuando estuve seguro de que nadie nos podía ver y le dejé muy claro quién mandaba allí. Creo que lo entendió enseguida, porque le faltó tiempo para soltar el envoltorio y salir corriendo con más miedo que vergüenza. ¡Juro que no le toqué! No hizo falta. Aunque me esté mal decirlo, lo importante no es ganar, sino competir sin perder ni empatar. Eso decía mi querido dueño que en paz descanse.

Casi todos los que tenían que estar ya habían llegado, y según pasaban las horas, los más rezagados iban apareciendo en procesión sin saber muy bien a quién dar el pésame. Primero, se acercaban a Rosario y, dudando, terminaban por mirarme a mí. Realmente éramos su única familia. Alguno que otro incluso me acariciaba con delicadeza el lomo. ¡Hazme una caricia y te seguiré al fin del mundo! A Rosario la Portuguesa, su pareja... perdón, ama de llaves, la observaban al principio con dudas hasta que, finalmente, reconocían lo que era de derecho y lo aceptaban sin darle más vueltas de la misma forma que se apretaban unos aguardientes de la tierra, aunque eso no evitaría los chismes entre la concurrencia, sino más bien, todo lo contrario.

¡Aaayyy! ¡Aaayyy! ¡Aaayyy! ¡Qué pena tengo, señor! no podía perdérmelo. ¡Dolores había entrado de nuevo en acción!

Cuando ésta acabó de chillar como una loca y pareció apaciguarse un poco el ambiente, empecé a sentir una «gusa» de espanto. De alguna forma, los ataques de la paisana terminaban siempre por darme hambre, y más después de oler los chicharrones de Rosario. En ese momento, entró Macario, el enterrador, que tuvo que agacharse para poder entrar por la puerta de lo enorme que era ¡Menudo armario de tío! Presentó sus respetos a don Rogelio y dio el pésame a Rosario. Cuando nació, la madre de Macario comentó que no le importaba que el niño fuera un poco feito, pues con el tiempo se haría grande y fuerte. Eso era al fin y al cabo lo importante, dijo la buena señora, y parece ser que tenía razón. ¡Lo que no sepan las madres!, ¿verdad? Macario cumplió sobradamente las expectativas de su progenitora. ¡Qué feo y grande era!

De repente, se produjo un gran estruendo y la puerta del salón se abrió con fuerza.

¡¡¡Apareció la España profunda, sí señor!!!

La silueta de Armando, el herrero del pueblo, se dibujó en el hueco de la puerta. Llevaba una escopeta de cañones recortados en la diestra y le acompañaba un cabreo cojonudo.

¿Dónde está ese «hijueputa»? preguntó de forma amenazadora.

¿A quién te refieres, Armando? ¿Te has vuelto loco? ¿Qué formas son esas de entrar en casa ajena y, además, con don Rogelio de cuerpo presente? el alcalde, que conocía bien al herrero, le salió al paso.

¡Pum! ¡Pum! Se escucharon dos disparos dirigidos al techo.

¡¿Dónde se ha «escondío» ese cabrón, por los clavos de Cristo?! inquirió Armando con voz profunda recordándome al pistolero de una «peli» de vaqueros que había visto tiempo atrás con el páter.

¡Al carallo la telaraña! –comentó Rosario en voz baja, y podría decirse que casi satisfecha, como si lo sucedido fuera la cosa más normal del mundo habiendo una telaraña de por medio en sus dominios.

Todos los presentes se agacharon instintivamente. Una figura apareció detrás del herrero. Era su hija, Ramona, que se escondía tras las enormes espaldas de su padre. Asomó la cabeza por un costado y buscó a su presa.
Una sonrisa seductora se dibujó en su boca cuando lo localizó. Ramona tenía la blusa rota y el pelo alborotado.
No hacía ni una hora que había estado retozando en el establo con Pascual, el hijo de don Sebastián sí, ya saben, el «picoleto». El muchacho tuvo que salir por piernas huyendo del herrero, que lo había pillado in fraganti con las bragas de Ramona entre los dientes mientras ponía al día sus conocimientos de anatomía humana.

¡O se casa con mi niña o mato a ese «desgraciao»! ¡Por estas!

Al parecer, tendríamos boda y pronto. Como ven, las reuniones vecinales siempre han servido para solucionar muchos y enjundiosos asuntos en mi pueblo. Entre otros, para que Pascual recapacitase y sentara la cabeza de una vez por todas. Claro, era eso o perderla. Debo añadir que los vecinos no solo se reunían para celebrar bautizos, bodas o velatorios. No quieran saber lo que ocurrió cuando España ganó el Mundial; aquello fue de padre y muy señor mío.

Al día siguiente enterramos al páter, y decidí quedarme con él en el camposanto esperando mi turno, que ya no tardaría en llegar. Rosario me dio un abrazo, y esa fue la última vez que supe de ella, pues nunca volví a bajar al pueblo; el reuma y la flojera me lo impiden. Por otra parte, de verdad que me siento muy sólo desde entonces, así que mi interés por conocer el futuro próximo avanza con paso firme, pues después de todo; lo mismo el páter tenía razón y me está esperando allí donde se encuentre, detrás de aquella enorme narizota del color de la grosella, y de su sonrisa bonachona, a la que tanto echo de menos.

FIN

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53788
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Sinkim » 15 Oct 2014 15:45

Me ha gustado esta historia costumbrista. Me parece que el humor está más en la forma y los personajes que en la historia en si misma pero que el autor no se lo tome como una crítica porque me ha resultado un relato muy entretenido, aunque estando protagonizado por un perro era muy díficil que no me gustara :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
jose2v
Vivo aquí
Mensajes: 5056
Registrado: 15 Oct 2008 17:13
Ubicación: En mi azotea.

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por jose2v » 15 Oct 2014 19:40

Nada más comenzar a leer lo, se me ha dibujado una sonrisa en el rostro, que no me ha abandonado hasta el ¡Puff!, ante el hecho de comentar lo.
El mejor patrón de hombres se mantiene por debajo de ellos.

Laozi.

De la soledad soy el duende rojo, para mostraros como buenas compañías se vuelven malas y malas en buenas.

:twisted:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10978
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Gavalia » 15 Oct 2014 20:11

Apareció el perro :meparto: me he reído mucho con tu trabajo. Me ha recordado situaciones vividas años atrás. Soy de pueblo, no puedo evitarlo. ¿Sabes una cosa?, debías presentar a Anselmo a un tal Ascuas, se iba a liar parda :cunao:
Bueno ahora en serio. Me parece un buen trabajo, creo que cumple con las condiciones del concurso y además tiene su gracia, o a mi me lo parece. Otra cosa importante es que por evidente que os pueda parecer a más de uno, éste trabajo está demasiado bien cocinado para ser mío. Entre otras no ví faltas de ortografía, y en eso siempre suelo meter la pata. En esta ocasión no iba a ser distinto :mrgreen:
899
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1198
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Verditia » 15 Oct 2014 20:46

Una historia simpática :D , para mi gusto un poco liosa con tanto nombre, además muy estridente, que si vecinos por aquí, que si cuchicheos por allá... me ha recodado a la 13 rue del Percebe.

Anselmo, como perro, es más inteligente que las personas de su alrededor, quizá esto es lo más chistoso de todo, qué vocabulario tan amplio que tiene.

Lo que más me ha gustado: el momento en que las tres mujeres se quedan mirando la telaraña.

El "pero": El final me ha dado algo de penita, me ha transmitido melancolía por el pobre Anselmo, tan solo. Y aunque me ha gustado, me parece que en un concurso de humor no debería sentir penita. No es que no me haya gustado, sino que valoro el tema del concurso (el humor), y el final, emotivo, no me ha trasmitido humor, aunque sí el desarrollo.

¡Suerte!
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15976
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por jilguero » 15 Oct 2014 23:24

Un buen trabajo costumbrista. Y lo que me ha encantado es la señora preocupada con la telaraña: ahí te he dedicado la mejor de mis sonrisas :D , quizás porque he conocido a más de una señora de ese estilo, o quizás porque no me lo esperaba. Eso sí, has humanizado tanto a Anselmo que durante la mayor parte del relato he tenido la sensación que el narrador era un chicuelo del pueblo.
Como negativo, quizás que el formato no es demasiado original. Pero, si ser original es difícil, tratándose de humor todavía más. Así, pues, ya veremos qué tal están los demás y, en consecuencia, en qué lugar te coloco a ti. :roll:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12744
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Berlín » 16 Oct 2014 09:30

Yo solo espero que el dia que me muera no se me quede cara de gilipollas para que la gente no se ria mucho. Y es que yo me fijo mucho en las caras de los difuntos, en eso y en averiguar quien fuma para salirme lo más pronto posible del recinto funebril y echar unos pitillos hablando de lo bueno que era el fiambre, difunto, finado, decesado.

A mi estos relatos de costumbres me encantan, y si hay líos y comadreo, incestos y telarañas en el techo, ya ni os cuento. Las plañideras que se desgañitan entre inundaciones lagrimales y jaculatorias, rosario en mano y cubiertas por una mantilla negra me gustan, los perros me gustan, y me gustan más aún los que son capaces de narrar tan bien una historia con guardias civiles y herreros de ojos ensangrentados, e hijas lujuriosas, medio desnudas y dichosas de haber sido mancilladas.

Ya os he dicho que quiero ser generosa. Las formas de este relato ( de la cabeza a los pies pasando por la cintura con forma de guitarra) las dejo para los entendidos. Yo me quedo con el fondo, que es amable y entretenido.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Isma » 16 Oct 2014 10:44

Relato salpicado de dichos graciosos que describe los habitantes de un pueblo con humor, desde el prisma de un perrillo sarcástico y peculiar. Los chascarrillos son un recurso fácil, pero la lectura es cómoda porque no está metidos con calzador sino que el autor se ha molestado en que queden bien enlazados. Me lío un poco con los nombres, resultado de leer en el trabajo a media hora de la hora de salir.
He encontrado una peguilla, y es que tengo entendido que el abejaruco es un pájaro muy mono, no un animal guarrete. A ver si Jilguero me lo aclara. Una de las frases que más me ha gustado es "cuando soy bueno, soy bueno, pero cuando soy malo, soy mejor.". Jeje: define muy bien al perro.
Me ha parecido entretenido y he pasado un buen rato leyéndolo, así que supongo que es un éxito.

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Ororo » 16 Oct 2014 11:56

Humor costumbrista (30% Cojonero + 10% Descojonante + 60% placebo)

Lo siento, pero no me acaba de gustar el relato.
Por cuestiones de originalidad: un perro como protagonista, un pueblo donde todos tienen nombres raros y son prototipos.
Por el humor: no se acaba de ver, a mi parecer. Y si se busca en los personajes, se encuentra algo ya visto.

Ahora, muy correcto en la forma y salvaría a Dolores la Puñales y a la Portuguesa, las mejores. En concreto, el momento espíritu en el techo, genial.

Lo siento. No he congeniado con él.
:60:
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3924
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Tolomew Dewhust » 16 Oct 2014 12:31

Ay, Nínive, mira que acabo de telefonear a nuestro amigo Albatross para que escriba otro libro. Después nos inventaremos un concurso extraoficial como el que hicimos en mayo sobre la fotografía y ya me las apañaré yo para sobornar a quien haga falta para que salgas victoriosa. Todo con tal de que subas al foro otra foto tuya aferrada al libro de Albatross. Ay, esos ojos, Nínive...

Pero no, no es ese el motivo del presente mp, sino para comentarte las impresiones del relato que pretendes enviar al concurso de otoño.

Ay Nínive que no me ha gustado mucho. Te reconozco que está muy bien escrito pero a mí se me ha hecho largo, demasiado. La historia en sí no me desagrada del todo aunque no es mi estilo, no es lo que yo elegiría para pasar un buen rato de lectura.

La trama, aun siendo amena, no me ha sorprendido en ningún punto, no ha llegado a captar mi atención, cierta previsibilidad en el transcurrir de los acontecimientos. Además, tantos personajes... pues casi que para una sola lectura se hace un poco complicado cogerle el punto.

Mira, está muy bien escrito y pese a que el escenario y los personajes no son de mi agrado, te reconozco el esfuerzo y la elegancia escribiendo, enhorabuena por ello.

Además, si a ti no te hace falta ni mandar un relato... si a mí ya me tienes ganado.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 5017
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por prófugo » 16 Oct 2014 12:33

Ya haré mi comentario como Dios manda de este relato pero por los momentos diré que es el que me ha sonsacado más sonrisas de los que llevo leídos...y no solo por el perro que es la monda...sino también porque me recuerda a los pueblos de antaño en Galicia donde todo era muy parecido y no era un relato de humor 8)

Bueno...hoy en día todavía podemos encontranos con esos acontecimientos en más de una ocasión...asi que sigue en vigencia...aunque haya disminuido un poco :D

Ya volveré más tarde...
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15976
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por jilguero » 16 Oct 2014 13:25

Isma escribió: He encontrado una peguilla, y es que tengo entendido que el abejaruco es un pájaro muy mono, no un animal guarrete. A ver si Jilguero me lo aclara.
Isma, al leerlo, a mi me pasó igual que a ti porque tengo al abejaruco por un ave bien limpita, que tiene unos colores metalizados envidiables, que se alimenta de insectos bien vivitos, si son abejas, mejor que mejor, que vive en cuevecitas en los taludes y que nos anuncia la llegada del buen tiempo con su aparición en nuestro cielo. Pero el autor parece ser muy observador de las costumbres animales (al menos de las humanas) y me extraña que haya escogido esta especie al tuntún. Por eso estoy deseando conocer quién es y que nos cuente qué mala experiencia ha tenido él para llamar guarrindongos a los pobres abejarucos.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Shigella » 16 Oct 2014 14:46

A ver. Empiezo por éste que es el único al que he hecho anotaciones para no olvidarme.

La historia, contada en primera persona por un perro, me ha gustado. Los personajes y el costumbrismo, también. El tipo de lenguaje, también. Y es uno de los relatos que no se me han hecho largos. Pero lo que me repatea es que todas las expresiones graciosas que has utilizado son frases hechas o citas de personajes famosos: La principal causa del divorcio es el matrimonio, cuando soy malo soy mejor, la inteligencia le perseguía, las opiniones son como los culos, comienza el día con una sonrisa…

Me da mucha rabia porque si hubieses utilizado el mismo tipo de expresiones pero hechas por ti te hubiera hecho la ola, pero un corta-pega de frases hechas no me aporta nada, y para mí son la gracia del relato.


Otra cosa, esto ya no tiene nada que ver con mi opinión del relato, pero lo tengo que decir: la frase “Un flirteo es como una pastilla: nadie puede predecir sus efectos secundarios” no me ha gustado. La mayoría se pueden predecir, para eso se estudia química orgánica. Lo siento, esto es una gilichorrada que no viene a cuento, pero si no lo digo reviento.

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43946
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por elultimo » 17 Oct 2014 15:51

¿Un relato costumbrista, ambientado en un pueblo de la España profunda y narrada por un animal? Me suena mucho... quizás porque eso ya lo escribí yo hace algunos concursos. :cunao: :cunao:

La historia va de más a menos y muchas veces da la sensación de que quieras ser gracioso forzando la situación usando un lenguaje "de paletos". Creo que deberías haber dejado la fuerza del relato a los personajes (ya suficientemente curiosos como para necesitar del humor del señor Barragán).

El final es muy bonito, pero nada acorde con un relato de humor.

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CH 1 Anselmo

Mensaje por Topito » 17 Oct 2014 20:48

Me ha encantado. La telaraña lo veía venir. Y ¡zas! ahí estaba la mierda de la telaraña. Muy bueno. Y ya el remate final: con el disparo, fuera telaraña... :alegria: :grupo: Para ti, telaraña: :culo:

Mi costurera es portuguesa y no podía dejar de pensar en ella mientras leía el personaje. :cunao:

Genial. Es el primero de los que he leído hasta ahora que me ha hecho sonreír de principio a fin. Estas historias de nuestra España profunda me hacen mucha gracia.

Y no puedo dejar de poner un video de Amanece, que no es poco, de Jose Luis Cuerda.

Enlace
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Responder