CH1 Sin Piedad - Ororo (2º Jurado)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44500
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

CH1 Sin Piedad - Ororo (2º Jurado)

Mensaje por julia » 13 Oct 2014 18:14

«Barcelona, 14 de marzo de 1938
Querida Piedad,

Hace casi dos años que llegué a Barcelona. Sé con seguridad que no has leído ninguna de mis cartas, pero la necesidad de sentir tu presencia e imaginar tu voz en medio de este guirigay, me lleva a la desesperada idea de escribir a una ciega. Podría haberte leído mis cartas Francisca, la vecina, aunque sea medio sorda y grite más que un guacamayo en una jaula, pero habiendo estallado la guerra y sin intención de terminar, he tomado otra decisión. Me las como tras redactarlas. Sí, las engullo, devoro con pasión, saboreo hasta el último milímetro cuadrado pues, entre el hambre que paso y el recuerdo de tus labios diciéndome tan dulcemente, durante casi cuarenta años, que un día iba a tragarme mis palabras, es el uso más coherente que he logrado encontrar.

El ritual es siempre el mismo. Escribo cada una de ellas con sumo cuidado, con la pluma que mi hermano José me prestó el funesto día que llegué a la ciudad. Te escribo casi de manera automática, puesto que es como si estuviera conversando contigo, pero me esmero en pulir la caligrafía y en ponerte pequeñas pruebas de mi amor. Así pues, aunque tú nunca podrás constatarlo, redondeo los puntos de las íes y, ay amor, si pudieras verlo, no me dejo ni una sola tilde. Lo primero, por estética y demostrarte que, aunque muy en el fondo, soy un poco como un narciso contemplándose en las aguas; lo segundo, porque las enseñanzas en Lengua Española y los caños de don Ramón hicieron mella en mí desde chico.

Si pudieras leerlas, pajarillo mío, caerías en la cuenta de mis detalles. Que la unión entre algunas de las letras no es casual, que la busco; me esmero en enlazar de manera un tanto escandalosa algunas de ellas, llegando al extremo de hacer converger las letras que componen tu nombre como si te presentaras al inicio de cada misiva ante mí acurrucada, desnuda como naciste. Liberada de la oscuridad y el refajo que nunca he conseguido arrancarte del todo. Piedad, voy a parar, que en esta casa donde me dan cobijo habitan cinco criaturas que no merecen un tío desmedido.»

—¿Escuchasteis anoche los gritos? —preguntó a la mañana siguiente en el desayuno Aurora, la hija mayor.
—¡Cómo no! —contestó Rosita—. ¡Para no oírlos!
—Pero más que gritos era un jadeo, una queja, un ¡ah!, ¡ah!, ¡ah! continuo, ¿no? —concluyó Paquita, la más intelectual.
—¡Eso es! —coincidieron las cinco hijas—. Algún herido vagando por las calles…


«Barcelona, 15 de marzo de 1938
Querida Piedad,

No sé qué haría si no pudiera escribirte. Cada una de mis epístolas ocupa el espacio de una cuartilla y sé que sabrías perdonar el fastidioso membrete que corona cada una de las hojas. Son de la consulta del urólogo al que visitaba José a menudo, según me ha contado su mujer, y al que hace llegar, aun en estos tiempos de locos, pequeñas notas comentándole algunas dudas anatómicas. No te sé decir más por el momento puesto que cada vez que sale el tema él se entusiasma, pero ella se ensimisma llegando en todas las ocasiones al vahído, con lo cual, tema zanjado. Ya sabes que mi hermano ha sido siempre un pragmático y un poco chorizo, así que en cada visita se llevaba fajos enteros de dichas cuartillas que, con ningún tesón, custodiaba la recepcionista. Él lo achaca a su visión profética sobre el futuro bélico del país y la consecuente escasez de recursos; yo, a su racanería. Pensé en tachar el membrete para que no tuvieras el amargo asunto presente tan a menudo pero, tras llevarlo a la práctica en una ocasión, el manchón de tinta se me agarró a la garganta como un gato de uñas negras cuando procedí a ingerir la misiva. Por fortuna, durante el acceso de tos, el rumor de tu voz recordándome que algún día me las iba a tragar como puños consiguió soliviantar la amargura del momento.»


—Tío Dari, ¿ya estás otra vez hablando solo? —Unos ojos grandes y negros se clavaron en el hombre que declamaba en pijama en la salita.
—Ja, ja, ja… los locos hablan solos —sentenció la dulce voz de otra jovencita con los ojos idénticamente grandes y negros.
—¡Mercè! ¡Júlia! ¿Otra vez espiando al tío Dari? ¿Cómo tengo que deciros que no está bien interrumpir a los adultos? —La ira hablaba por sus agrietados labios.
—¿Qué decías de los puños? —se atrevió a preguntar una de las mellizas.
—¡Qué puños ni qué puñetas! ¡Aquí no se ha oído nada y se acabó! —Pero ni la amenaza ni la consiguiente carcajada ni los restos de papel humedecido colgando de su boca consiguieron atemorizar a sus sobrinas—. ¿Todavía seguís aquí? —confirmó después de volver en sí mientras se relamía.
—¡El tío Dari vino de visita y se quedó toda la guerra! ¡El tío Dari vino de visita y se quedó toda la guerra! —gritaron al unísono las almas más puras de la casa mientras echaban a correr por el pasillo.



«Barcelona, 16 de marzo de 1938
Querida Piedad,

Cada día siento más necesidad de contarte todo lo que me está sucediendo. No sólo por calmar el hambre, no seas malpensada. Es por sentirte cerca, también. Creo que mi hermano empieza a sospechar ante la demanda de cuartillas. En efecto, anoche, después de la paupérrima cena que el buen matrimonio puso a la mesa, tras ese agua sucia con lentejas y piedras a la que llaman potaje, me dispuse a escribirte una carta dulce, ligera, con un leve aroma a canela y vainilla. Ya sabes que gusto terminar los ágapes con un postrecito sencillo. Pues bien, cuando digería la carta de amor más tierna que mi mano había escrito y mis papilas gustativas catado, el manjar más preciado sobre la Tierra, el maná, el cuerpo de Cristo, hizo aparición mi hermano en la sala. No tuve más remedio que interrumpir el sagrado ritual que practico con devoción y tragarme el pedazo de papel sin poder degustarlo como tocaba. Me notó rudo, incluso alicaído, lo sé, y se percató de que no era el mejor momento para conversar conmigo, pero erraba. Lo que estaba era furioso, atormentado por su aparición e interrupción del pequeño placer de conversar contigo, amada mía. Pero no importó, pues había memorizado la misiva, como siempre hago tras escribirlas, y pude declamarla, no con el convencimiento de enamorarte si me hubieras escuchado, pero sí con la dignidad del que es paciente y tiene la gran suerte de digerir de una forma asombrosa la celulosa.»


—Por favor, no hagas que te lo pida de nuevo —suplicaba la cuñada.
—¿Sabes lo arriesgado que es acompañar a tu marido tal y como está la ciudad? —contestó el tío Dari—. Con suerte, al atravesar la calle Córcega, llegaremos ilesos a la consulta del tal doctor Palamós.
—No te lo pediría si no fuera necesario. Viniste de visita y…
—Sí, sí, lo sé. El tío Dari vino de visita y se quedó toda la guerra… ¿Pero tú crees que pudo intuir que esto iba a suceder? ¿Que una visita familiar a su hermano, su mujer y sus cinco hijas iba a acabar en tragedia?
—Lo sé, echas de menos a Piedad, pero ahora estás aquí y… y tengo que decirte que te he oído…
—¿Qué le está reprochando al tío Dari su cuñada? —interrogó fuera de sí.
—Que te he oído. Que hablas solo, que gritas. Declamas, en definitiva. Y que dejes de referirte a ti mismo en tercera persona, que me asusta.
—¡Tendrá base semejante acusación!
—No sigas fingiendo y hazme caso. Toma, mira bien esto.

Un esplendoroso fajo de cuartillas apareció ante el tío Dari. Eran de un blanco inmaculado, de una tersura que no recordaba haber palpado en remesas anteriores. Incluso podía olerlas. La pasta de la que estaban hechos los sueños.

—¿Me estás chantajeando? —balbuceó el tío Dari ante tamaño botín.
—Te estoy ayudando, simplemente —contestó ella aproximándose sigilosa como una sombra.
—No… no puedo espiar a mi hermano y es peligroso salir a la calle… es… pero… ¿De dónde las has sacado?
—Tengo contactos. Y puedo conseguir más. ¿No habrías pensado que las que traía tu hermano de la consulta eran las únicas existentes en el… mercado?
—No, no… claro… —El pobre tío Dari ni siquiera había reparado en ello. Su cuñada estaba ofreciéndole el paraíso, alcanzaría el Nirvana. Esa noche, tras la campaña que desarrollaría durante el día, cenaría algo distinto al caldo de piel de naranja y lechuga hervida. Celulosa de gran pureza, de alta calidad. —Acepto, cuñada.
—Bien —contestó retirando rápidamente las cuartillas y escondiéndolas bajo un paño de tela negra—. Mañana, tras la misión, serán tuyas.



«Barcelona, 18 de marzo de 1938
Querida Piedad,

El infierno existe y, efectivamente, está en la Tierra. Concretamente, en la consulta del doctor Palamós, que ha quedado completamente destruida por los bombardeos. Lo peor de todo, ¡maldita sea mi suerte!, es que ayer, justo cuando mi hermano José se disponía a hablar con el doctor y yo a tomar prestadas las escasas y laceradas cuartillas que quedaban esparcidas por el suelo de la sala de espera, todo se torció. Para empezar, la consulta es una tapadera. Allí dentro se bebe alcohol y se fuma tabaco, tomillo y todo lo que prenda. No fui capaz de verlo con mis propios ojos, pues a la primera calada tras varios chatos de vino, empecé a marearme un poco. Aquel sótano estaba oscuro y lleno de hombres corpulentos. La mayoría sin camisa y sudorosos, pues no hay ventilación. Sin embargo, cuando las risas comenzaron a ir en aumento y el ambiente se distendió, tuvieron que sacarme por no poder articular palabra. Qué vergüenza, Piedad. ¿Dónde quedó mi hombría?
Lo único que consiguió despertarme fue el sonido de las alarmas anunciando nuevos bombardeos sobre la ciudad y salimos corriendo hacia el refugio de Lesseps como pudimos. Allí echamos el resto de día, la tarde y la noche.

Maldigo las bombas, maldigo esta guerra y, ya verás, amor, que el día de ayer se recordará en la historia como una gran tragedia. Como el día en que no pude escribirte, que no pude recrearme relatándote mi día a día, las peleas con las mellizas que ya cuentan con diecisiete años y me vuelven loco. En resumen, el día en que me quedé sin mi Piedad, sin mi trocito de cielo de cada noche, sin el regusto azucarado del papel empapado en tinta que calma los rugidos de mi corazón. Y de mi estómago.»



«Barcelona, 19 de marzo de 1938
Querida Piedad,

Declamo hoy esta misiva con cierto aroma rancio a geranios y tierra mojada. Es lo único que he podido comer en todo el día después de pelearme, ya es mala suerte, con los pocos perros que quedan en la ciudad. Detectaron, al olfatearme, restos del caldo de a saber qué noche y, dominados por el hambre, hicieron añicos mi gabardina. Eso es lo de menos porque más tarde, otra jauría, esta vez de niños, me robaron hasta las medias que llevaba. No veas las risas que se echaron al descubrírmelas, Piedad. Te recordé en ese momento como nunca, tan vívida, tan enfadada, gritándome que a la calle siempre hay que salir con una muda limpia... Te veía ante mí, con la falda negra almidonada, con la blusa blanca que transparenta un poco (nunca me atreví a decírtelo). Una mano en la amplia cadera y la otra apoyada en la cintura, de igual anchura. Con el ceño fruncido, leyéndome la cartilla. Pero fue lo único que pude calzarme esa mañana. Mi cuñada y sus hijas no dan abasto en el lavadero, no tenía qué ponerme y cogí unas medias de Rosita. Qué vergüenza, qué risas las de los infames niños, qué crueldad. Ahí te veo señalándome con el dedo, mi elefanta, mi rinoceronta, ¿te acuerdas cuando jugábamos a eso? Yo te perseguía por la alcoba como un cazador y tú, sin ver tres en un burro, siempre lograbas escabullirte dejándome a pan y agua una noche más. Nunca comprendí cómo podías lograrlo, pero lo cierto es que pasaban los años y siempre te salías con la tuya.»


—¿Se puede? —preguntó una voz dulce y cantarina.
—¡Claro, Rosita! Pasa y siéntate —convidó el tío Dari al reconocer a la joven.
—Me envía mi madre para decirte que no nos quedan provisiones, que vengas mañana conmigo y las mellizas a por patatas y arroz.
—Cómo no, Rosita. Iré gustoso con vosotras.
—También quiere que me vigiles, pero eso lo dejaremos pasar, ¿verdad?
—¿Que te vigile, ángel de Dios? ¿Qué ocurrencias son esas?
—Bueno, yo… de vez en cuando… subo al terrado para charlar un rato con los soldados que allí se asientan y… bueno… mi madre no lo ve con buenos ojos. ¿Verdad que harás la vista gorda? —Esta última cuestión la expuso Rosita dejando asomar algo blanco del interior de su rebeca.
—¿Qué? ¿Cómo? ¿Donde las ametralladoras? Pero… ¿Qué ocultas? ¿Qué me enseñas? ¿Tú…?
—Sí, sé tu secreto. Conseguí cambiar una pizca de tabaco de mi padre por esto.
—¿Cómo…?
—Deja de preguntarte y contesta. Hazme el favor, tío Dari, viniste de visita y…
—¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Y me quedé toda la guerra! ¿Hasta cuándo os lo voy a tener que agradecer? —La furia le sobrepasó y una leve punzada advirtió a su corazón. —Está bien, niña, está bien. Trae eso aquí. Mi estómago está cerrado.
—¿Cómo?
—Mi boca, mi boca estará cerrada.



«Barcelona, 20 de marzo de 1938
Querida Piedad,

Si vieras esto… Dicen que en Mallorca la situación es más tranquila, confío en que estés bien y que la Francisca te tenga entretenida contándote cotilleos, como a ti te gusta. El día de hoy ha sido duro. Mientras Rosita se dedicaba a flirtear, como toca a sus veinte años, las mellizas y yo nos hemos ido a por comida. Las pobres han tenido que presenciar escabrosas escenas sobre la desesperación y resquebrajamiento humanos. Te lo cuento. De camino a las patatas, se veía la cola de gente esperando. El día era ventoso y a mis cincuenta y nueve años, una mala corriente puede ser fatal. Pues bien, llevaba a Mercè de una mano y a Júlia de la otra, cuando la ajada gabardina que aquellos perros del infierno me destrozaron se me acabó de romper por los forcejeos de mis sobrinas queriendo ir aquí y allá. Ya sabes, la juventud. De pronto, una joven demasiado delgada, para nada saludable ni deseable, no sé si bien parecida o más fea que Picio porque ni osé mirarla, se me aproximó cantando “La falsa moneda”, que está tan de moda. Me preguntó si tenía lumbre, a lo que respondí que no. Ni idea de si sus labios eran carnosos o finos como el papel de fumar, ni de si su nariz era respingona o, al contrario, ancha y huesuda, te lo aseguro. Continuó preguntándome si tenía frío. La respuesta obvia fue que sí y ella, ni corta ni perezosa, despojándose del abrigo, lo puso sobre mis hombros y me arrastró hacia ella. En cuanto las mellizas se vieron liberadas, salieron de allí corriendo para cambiar unos cromos por golosinas en un localcito cercano. Aquel ser, que te aseguro, Piedad, que no sé si era señora, señor o cardo borriquero, porque ni dos segundos contemplé su cuerpo semidesnudo, acercó su mano a las zonas prohibidas que tú y yo sabemos. Sí, esas zonas que solamente nos rozamos en la noche de bodas y porque habíamos bebido mucho champán. Esas zonas prohibidas que nunca nos hemos conocido íntegramente; eso a lo que tú llamabas “ahí no, ahí no”. Pues aquí sí, aquí sí. Ante tamaño apretón, la criatura que no soy capaz de describir no tuvo otra idea que exclamar que esa zona de mi cuerpo no precisaba abrigo o, lo que es lo mismo: ¡Estás caliente, tú!

Ante la imposibilidad de acallar los gritos tapando su boca con la mía mientras la agarraba bien fuerte por la cintura para que no se escapara, tuve que cargármela al hombro y esconderme del resto de gente de la plaza Cataluña, que no sabes cómo se pone a esas horas. Qué bochorno cuando al llegar al callejón descubrí que había más parejas forcejeando de forma similar llegando al punto, algunas de ellas, de gritarse obscenidades. La bicharraca en cuestión, Piedad, andaba casi completamente desnuda, pero te juro que ni miré, que no sé si el encaje era de color blanco o negro cuando la vi ponerse de rodillas ante mí. Te juro que esta ciudad, si ya era de locos, ha sido contaminada por alguna peste que afecta al normal comportamiento de las personas hasta el punto de cometer verdaderas atrocidades que nunca había presenciado.

Cuando todo terminó, las mellizas habían vuelto a casa solas y lo único que se me ocurrió para no tener a la familia enfadada fue llevar como trofeo para la cena un par de palomas, que ya escasean. El problema vino cuando la muchacha endemoniada me las reclamó como pago. He conseguido de esta manera perder el afecto de mi cuñada y me ha confiscado las cuartillas de emergencia que guardaba para poder ir pasando los días.»



«Barcelona, 24 de octubre de 1938
Querida Piedad,

Te he traicionado. Han pasado meses y, ante la carencia de cuartillas, tuve que tomar decisiones dolorosas. Al principio intenté escribir sobre algún retazo de tela. Me acercaba a las habitaciones de las niñas y cogía alguna falda o algún pañuelo, pero a la hora de digerirlo no era lo mismo. Tras un ahogo que sufrí un día, mi hermano decidió vigilarme de cerca, mientras mi ánimo abatido y los frecuentes dolores en el pecho me han tenido postrado. Sin embargo, hoy ha venido con nuevas.

Según parece, algunos de los aviones han bombardeado Barcelona con pan, pan blanco, del bueno, de parte de Franco. Me contó José que en las cajas se encontraban pequeñas misivas en las que el caudillo presumía de alimentar a su pueblo. La acabo de leer. Qué papel más desaprovechado. Qué malgasto de tinta. Lo primero que he hecho cuando mi hermano me ha traído un trozo de pan y una de las notas, ha sido sacar la vieja pluma con la que solía escribirte. He tachado todas las letras y, en el espacio restante, te estoy escribiendo. No sabes qué placer, Piedad, poder escribirte de nuevo. Hablarte de nuevo. Aunque mi pulso es tembloroso, no pararé hasta finalizar esta misiva, memorizarla y, después, degustarla como solía. Estoy cansado y débil, pero ya tiemblo de placer. Y el pan, para los peces, que yo te tengo a ti.»
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Sinkim » 15 Oct 2014 16:01

Una idea original y una historia bastante curiosa, me gusta que esté narrado en forma de cartas pero he de reconocer que no ha conseguido atraparme del todo :oops: Lo siento autor :60:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
albatross
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 817
Registrado: 04 Dic 2012 19:56
Ubicación: La mayor de las islas Gimnesias

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por albatross » 15 Oct 2014 18:49

Un relato muy bien construido, esas cinco o seis cartas alternadas con unos pocos diálogos, todo en el mismo tono suave y discreto. El humor encuentra su necesario contrapunto en la situación trágica del tío Dari que pierde la cabeza mientras la hambruna atiza. No me ha provocado un estallido de carcajadas pero me ha resultado una lectura muy placentera.

Enhorabuena.

Avatar de Usuario
Wintermute
Lector voraz
Mensajes: 215
Registrado: 09 Oct 2010 23:57
Ubicación: Barcelona

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Wintermute » 15 Oct 2014 21:26

El planteamiento de un relato compuesto por cartas que no han sido enviadas, sino engullidas en tiempos de hambruna me ha parecido de lo más original. Los gags del relato no me han llamado tanto, pero se lee agilmente y no se hace pesado. La redacción elaborada no me parece fuera de lugar y está bastante cuidada, así que en definitiva bastante bien, sin nada negativo destacable (si el humor cuaja o no cuaja pues ya son cuestión de gustos, claro).
El cielo sobre el puerto tenía el color de una pantalla de televisor sintonizado en un canal muerto

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Nínive » 16 Oct 2014 12:09

Me parece un relato muy cuidado en cuanto a forma y fondo.
La originalidad de la idea no te la quita nadie y se alterna ese regusto nostálgico con la ligereza del humor que se intercala. No es un humor de esos que arrollan, pero te envuelve lo suficiente como para saborearlo, como el último trago de café, el que está junto con el azúcar del fondo.
Se define muy bien el protagonista y su amada, que no aparece en toda la obra, pero que nos la imaginamos perfectamente, más que el resto de la familia con la que convive el protagonista.
Buen trabajo. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Gavalia » 16 Oct 2014 13:20

Lo siento, no me ha gustado. No le encuentro la gracia independientemente de su redacción que creo es esmerada. No tengo capacidad para ver lo que otros alcanzan, falta de formación supongo. Cuando leo soy como todo el mundo, o me gusta o no me gusta, y bueno, pues lo siento pero no me gusta, independientemente de lo original que pueda ser tu relato y la forma de presentarlo. me parece un trabajo más que digno, pero solo eso, y creo que peca de extenso.
Insisto no digo que se un relato malo, ni mucho menos. Simplemente me ha aburrido y no le veo el humor por ningún lado.

766
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Shigella » 16 Oct 2014 15:48

Me ha gustado mucho. La idea es muy original y el humor, agridulce, está muy bien conseguido. Felicidades :D

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1200
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Verditia » 16 Oct 2014 16:49

Relato muy agradable de leer, de escritura finísima y humor muy muy peculiar. Lo he disfrutado muchísimo.

Lo que más me ha gustado: "Una mano en la amplia cadera y la otra apoyada en la cintura, de igual anchura". :lol: ¡Cuánto amor, de verdad! Quien no se conforma es porque no quiere.

El "pero": esa sombra de melancolía que no acaba de dejar que me ría de un loco en medio de una guerra civil.

¡Suerte!
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Berlín » 16 Oct 2014 16:55

Con este relato tengo el alma dividida, por una parte me parece algo triste, luego casi al final cuando esa mujer, que bien podría ser un cardo borriquero, obliga al pobre escritor de misivas a hacerle el amor locamente, pues esto me ha hecho reír, porque me he acordado un poco de mi poeta declamador.
También la descripción de Piedad, medio ciega y recta de la cintura. O los juegos de no-amor donde jugaban a no tocarse en ciertos sitios, todo muy casto y muy recatado.Luego el tema de que se coma las cartas, no me preguntes porqué, pero me ha llegado al corazón.
Y está muy bien escrito.

Buah, desde que llevo túnica me estoy volviendo una romántica empedernida.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3890
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Tolomew Dewhust » 17 Oct 2014 18:01

Ay, Nínive, que el concurso era de humor, no de histórica...

Se lee bien pero me ha dejado igual que estaba antes de hacerlo. Para empezar he de aclarar que soy de los que conciben casi cualquier cosa. Ejemplo: la historia va de Franco que sale por las noches con unos calzoncillos puestos en la cabeza haciendo de Watchmen: genial.

Sin embargo cuando nada más empezar me dices que escribes unas cartas que no las va a leer nadie porque las vas a engullir se me quitan las ganas de seguir leyendo. Es decir, se me viene muy pronto abajo el castillo de naipes. Otra cosa es que el detalle de que se come las cartas lo soltaras al final, como un giro más, así sí.

Por otro lado la historia emana melancolía y tristeza a raudales.

La verdad es que los comentarios que he leído me han dejado así :shock: , porque no he atisbado la gracia a la que aluden.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15009
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por jilguero » 17 Oct 2014 18:11

Muy original lo de alimentarse con las cartas de amor. Una prosa muy cuidada. Una historia tragicómica que conmueve. Un humor del que uno se sonríe pero con mala conciencia de hacerlo (¡pobre hombre!, no sé por qué me ha hecho acordarme de Leopoldo María Panero).
En cambio, no me ha convencido mucho lo de intercalar los diálogos ocurridos en la casa, mucho más banales.
No sé, he tenido la sensación de que eran duchas de agua fría que me sacaban del ambiente creado en las cartas.
Un buen trabajo, autor. Tanto como para robarme los votos, pues quizás no, pero en mi listín eurovisivo creo que sí estarás. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15841
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Gabi » 18 Oct 2014 04:25

Precioso, mis felicitaciones!
Me gusta mucho, mucho como está escrito y me conmovió. El protagonista me llegó al corazón.

El "pero" es que no lo siento como un relato de humor, me transmite mucha melancolía.
Gracias :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por barrikada » 18 Oct 2014 17:54

En primer lugar, quería dar mi enhorabuena al autor pues tiene en este relato el inicio de una más que posible interesante novela. A riesgo de no haber entendido bien la dirección del relato, aunque creo que no es el caso, me lanzo a valorarlo.

El tema de la Guerra Civil es algo que a mí me toca mucho la fibra sensible, tuve una época de lectura y visión casi obsesiva y alguna vez me he atrevido con relatos ambientados en esa época, y soy consciente que no es tarea fácil, pero creo que este relato lo cumple con creces. Hay muchos detalles (el tema de los bombardeos con pan de Franco, las cartillas de racionamiento, el hacer pucheros con piedras, el refugio de Lesseps...) que están muy bien encajados y hacen que la ambientación sea muy real, aunque hay alguna expresión puntual que no sé yo si son propias de la época, pero en general los personajes destilan aquellos años. También pienso que está bastante bien escrito, aunque haya alguna parte que se me ha hecho menos fluida, pero en general se ve oficio. Por cierto, es el primer relato con diálogos que no le encuentro fallos a guiones/mayúsculas.... Por otro lado, creo interesante el combinar las cartas con diálogos y narración, haciendo más dinámica la historia...

La historia en sí no está mal planteada, me parece original eso de alimentarse a base de las cartas de su amada (la cual no sabemos si será real o ficticia), pero la forma de llevarla a cabo no me convence. Creo que la narración da muchos detalles y pequeñas tramas que en un desarrollo más largo (la novela que proponía antes) tendrían cabida, pero aquí lo único que hacen es marear la perdiz y restar cohesión al texto, la sensación de dónde quiere ir a parar el autor es constante y al final no creo que se disipe. El tema humor... Bueno, más bien carente, he observado pequeños detalles, pero en general el humor es el surrealismo y demencia del personaje, pero no sé si eso es suficiente.

En fin, es un relato que me ha dejado un poco frío y es una lástima, al autor le veo grandes tablas en la escritura y un sobrado manejo de contenidos. Creo yo que podríamos estar charlando durante horas y horas y encontraríamos grandes pasiones que nos unen... Un placer, buena suerte!
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Orr
Lector voraz
Mensajes: 199
Registrado: 09 Abr 2014 13:02

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Orr » 18 Oct 2014 19:44

Ji.

Te has atrevido con un relato epistolar. Me parece un buen relato. Aunque no parece humorístico, creo que tiene un humor muy fino, quitando la parte de la "joven delgada" que se sale un poco del guión y es más graciosa. No me han terminado de convencer los diálogos, y sobre la historia en sí esperaba un final con más acción... no sé, esperaba que pasara algo más. Valoro la originalidad de la idea.

Saludos.
Leer la guía de la tele, escribir a la guía de la tele y suscribirme a la guía de la tele. - Homer Simpson.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CH1 Sin Piedad

Mensaje por Gisso » 18 Oct 2014 23:34

Bueno autor/a, la historia, contada a base de cartas y diálogos, está bien llevada y narrada, aunque se me queden dudas o la sensación de imcompleta. El tío Dari me gusta mucho como personaje y como va contando, y tragando, día a día la historia a su amada, pero... No lo veo un relato como para enviarlo a un concurso de humor. Su melancolía y dramatismo de lo que cuenta me eclipsa los pequeños destellos de humor que contiene. Es una pena, porque hubiera valido para el anterior concurso de historia, contándonos hechos acaecidos por esa época, y créeme que lo hubiera visto con otros ojos. Pero aquí me ha descolocado. Una pena.

Historia: Imagen

Personajes: Imagen

Humor: Imagen

Total: Imagen

Responder