CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…! - David P. González

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…! - David P. González

Mensaje por Ratpenat » 01 Ene 2015 11:14

¡…ooo-ooo-ooo…!

Es el día. El último.
Sam carga el cajón de la furgoneta de su padre con licor, refrescos y snacks en abundancia. Tanta que, a pesar de que es espaciosa, tiene que arreglárselas para que le quepa todo. «Más vale que sobre que no que falte», dijeron. Cuando termina no queda sitio para las neveras, así que cierra las puertas.
—Samuel, hijo, te dejas esto— dice su madre, que sale de la casa tambaleándose con una nevera que sujeta como puede con las dos manos.
—Todavía no me he ido, mamá. Las iba a coger ahora.
—Claro, por eso has cerrado las puertas— dice la mujer dejando la nevera en el suelo e intentando abrir el cajón de la furgoneta.
—No caben, mamá, por eso he cerrado. Las llevaré delante.
El chico coge la nevera de los pies de su madre y la lleva al asiento del copiloto. Lo echa hacia atrás para ampliar el espacio y baja la nevera al suelo.
—La otra pesa mucho, hijo, no he podido levantarla. ¿Qué llevas ahí dentro?
—Hielo, mamá.
—¿Hielo? ¿Con el frío que hace? No hay quién os entienda ¿Y por qué no repartes el peso entre las dos? Así, cuando las cojas vas a ir torcido. ¿Es que quieres atrofiarte la espalda? Mira tu padre como está. ¿Quieres andar como él cuando tengas su edad? Anda, tráelas, que te las apaño en un momento.
—No hace falta, mamá, solo son unos metros. Además, allí me ayudarán a descargarlo todo, no te preocupes. Le endosaré la nevera a alguien— dice Sam con un hilo de voz que pone de manifiesto el exceso de peso de la segunda nevera, que carga hasta el asiento del copiloto, donde la deposita y la asegura con el cinturón de seguridad ante la atenta mirada de su madre, que no deja de sorprenderse por el gesto—. Me voy, mamá.
—Vale, hijo. Ten cuidado— dice la mujer cogiendo la cara de Sam con ambas manos y besándolo repetidas veces con vigor—. Y cena bien. A ver si se van a olvidar de llevar la cena.
—Tranquila, mamá, la llevarán.
—Y la uvas, hijo.
—Las uvas también, no te preocupes.
—Bueno. Para lo que sea, llama. Y cuida la casa de tu abuelo, que algún día será tuya. No enciendas la chimenea, pon los radiadores. Acuérdate de subir los plomos, están en la despensa. Y si vas a utilizar la cocina tienes que abrir el gas. El horno, no, es eléctrico. Por si tienes que calentar algo, hijo. La cena, calienta la cena…
Sam sube al coche y se marcha dejando a su madre con la palabra en la boca. Si espera a que deje de hablar se comerá las uvas allí mismo, con ella.
La furgoneta no es muy rápida y va muy cargada. Además, Sam se ha entretenido más de la cuenta. Cuando llega a la casa de su abuelo hay varios coches allí. Está en medio de la nada. Es una construcción cuadrada de techo bajo y fachada enfoscada de estética austera. Costaría creer que alguien se parara para admirarla. No, le esperan a él. Hay dos construcciones más de igual aspecto y anexas, una más pequeña, donde en otro tiempo se almacenó grano, y otra más grande, mucho más grande, en la que las boñigas y los orines han dejado paso a la grasa y las huellas de neumáticos. Antes de guardar allí los coches para protegerlos de la más que probable e inminente nevada, Sam se detiene junto a sus amigos y baja del coche para saludar.
Sus amigos.
Ha hecho todo lo posible por integrarse en el grupo, por ser uno más, pero lo cierto es que nunca le han aceptado. Por eso ha puesto la casa de su abuelo, la que algún día será suya, al servicio de su propósito. Cree que todo saldrá bien y esta noche cambiará todo. Para ellos solo es otra oportunidad de aprovecharse de él.
Todos le imitan y bajan de los coches también. Ocho chicas y catorce chicos, todos universitarios. César se adelanta a los demás y se dirige hacia Sam visiblemente irritado.
—¡¿Qué coño hace él aquí?! —grita señalándole y mirando hacia atrás—. ¿Quién te ha invitado, chiflado? Vete por donde has venido.
Adrián corre hacia él y forcejean levemente. César se da por vencido y se hace a un lado para escuchar las explicaciones de su amigo:
—La casa es suya, tío. —César mira a los demás desconcertado y comprende que es el único que no lo sabía—. Lo siento, no te lo hemos dicho porque sabíamos que te pondrías así.
—¿Así? ¿Así, cómo? ¿Como alguien a quien le preocupa su novia? ¡Joder!, ese chalado está obsesionado con Nuria y vosotros no hacéis más que darle bola.
—¡Eh! Mírame —dice Adrián cogiendo a su amigo por los hombros para tranquilizarle—. La última vez, te lo prometo. —César le mira dubitativo—. Y yo me encargo de mantenerle alejado de Nuria, confía en mí.
—La última vez. Y lo hago por no joderos la noche, pero como se le acerque...
—Si tengo que darle una hostia, se la doy —dice echándole el brazo por encima del hombro y caminando hacia los demás—. Mira esta casa, joder. Va a ser la fiesta del siglo.
—Bueno, todavía queda mucho siglo, ya veremos...
Sam saluda a Nuria con la mano y ella le dedica una sonrisa, lo que le vale a él otro enfrentamiento con César. Agacha la cabeza para evitarlo y se mete en la furgoneta para guiar al resto a poner los coches bajo techo. Nueve, contando el suyo. No ocupan ni la mitad del espacio disponible.
Carlos y Raúl acuden gentiles a descargar la furgoneta de Sam, que les indica con recelo. Él coge la nevera más pesada del asiento del copiloto y entra en la casa seguido de sus veintidós invitados. Estuvo allí el día anterior, así que ya no huele a cerrado y se pueden tocar las cosas sin temor a dejar un surco que revele el tiempo que la casa lleva vacía. Con la nevera aún en la mano, abre la puerta de la despensa y entra despacio, a tientas, pues no tiene ventana y no puede dar la luz, ya que su intención es subir los plomos. Cuando sale ya no lleva la nevera. No se lo ha dicho a su madre, pero su exceso de peso se debe a una sorpresa que ha preparado a sus amigos. Su madre opinaría que no la merecen, pero él cree que sí. No quiere que le descubran antes de tiempo, así que cierra la puerta con llave.
Han traído un equipo de música y aprovechan la ocasión para descubrir los límites de resistencia acústica del oído humano. Beben. Y beben. Y vuelve a beber. Y bailan toda la tarde. Algunos salen a la calle, lejos del ruido, y hablan. Uno de los coches recibe una visita que pone a prueba sus amortiguadores. Ha nevado copiosamente y hay una gruesa capa de nieve que invita al comportamiento infantil. Dos son los que empiezan, pero veintidós los que acaban. Todos menos Sam, que trabaja en la cocina emplatando comida como buen anfitrión. La batalla dura media hora. Cuando acaba, todos están hambrientos. La mesa está puesta y la cena servida. Comen.
Todo está riquísimo. No ha sobrado nada. Se diría que nadie ha usado los platos si no fuera porque contienen restos de huesos. Todos se levantan, limpian la mesa, que no es otra cosa que dos tablones sobre unas patas un tanto inestables, la retiran y se sientan alrededor de un viejo televisor, cuya imagen en color a más de uno sorprende, para tomar las uvas que se han preparado en cucuruchos de papel, ya que no hay cuencos para todos. Sam saca unas bandejas de dulces y las pone por aquí y por allá. Nuria le ayuda, hasta que Adrián se da cuenta y le hace una señal a César, éste se levanta y va a la cocina a encontrarse con su novia y con el chalado. Sam ya no está allí, ha ido a la despensa a por la nevera, es la hora de la sorpresa.
Son las doce y el reloj de la Puerta del Sol suena a ritmo de cuartos. Alguna uva cae ya garganta abajo. Risas. Explicaciones. Desconcierto. Campanadas. Una… dos… tres… La imagen en el televisor se congela.
—¿Pero qué coño ha pasado, tío? —dice alguien.
Adrián se levanta y golpea el aparato. Se siente astuto. El aparato no le satisface. Curioso, no se siente estúpido.
—¿Dónde está Sam? —pregunta.
—Ha ido a la furgoneta a por no sé qué —dice Nuria—. Hace como quince minutos que se fueron, ya deberían haber vuelto.
—¿Fueron? ¿Estáis todas chicas? —bromea Adrián.
—César está con él —aclara Nuria.
—¿César, dices? Dejemos que hablen de sus cosas, entonces. Aquí tenemos asuntos más importantes que resolver, ¿verdad chicos? —dice dirigiéndose a la multitud—. Será por campanas.
Va a la cocina, coge una cacerola y un cucharón y vuelve al salón, se sitúa en el centro y empieza a golpear la cacerola con fuerza. Sus amigos se comen las uvas a su son. Cuando terminan, abren unas botellas de champán y brindan por el año nuevo. No tiene fuerza, ¿a quién le importa?
—A tomar por culo, ya no te necesitamos —dice Adrián altanero dirigiéndose al televisor al tiempo que presiona el botón de apagado. No sucede nada—. ¿Pero qué…?
Presiona el botón una y otra vez, pero la imagen del televisor sigue congelada en la pantalla. Piensa que la antigüedad del cacharro tiene algo que ver y decide desenchufarlo de la red. Se acerca al enchufe y tira. La imagen sigue ahí.
—¿Qué pasa, Adrián, lo encuentras? —pregunta Nuria que no tiene muchas ganas de unirse a la celebración.
—Sí, lo encuentro —contesta su amigo exhibiendo el enchufe con una mano y señalando la pantalla del televisor con la otra.
—¿Qué…? —balbucea Nuria.
Adrián se encoje de hombros. La algarabía cesa. Todos contemplan a su amigo sosteniendo el enchufe y el desconcierto se generaliza.
—Deberíamos ir a buscar a Sam —Propone Nuria. Adrián esta de acuerdo.
Carlos y Raúl corren hacia la puerta exterior compitiendo entre ellos para ver quién llega antes. Raúl llega primero, abre la puerta para seguir corriendo, compitiendo con Carlos, pero se queda clavado en el umbral. No hay exterior. No hay nada. Negrura. Carlos le aparta incrédulo y tantea con el pie, pero no encuentra punto de apoyo. Podría sentarse allí mismo y las piernas le colgarían como lo harían al borde de un abismo. «Las ventanas», se oye. La misma negrura aguarda al otro lado.
—Esto no puede estar pasando —Balbucea Ester a punto de echarse a llorar.
—¿Qué es eso? —dice Julio en medio del desconcierto esforzándose por escuchar—. Callaos. —Todos enmudecen y escuchan con atención—. ¿Lo oís?
Uno a uno empiezan a afirmar con la cabeza. Oyen una voz sintética gritando un ¡oh! exento de tono y prolongado que se corta y vuelve a empezar, como un disco compacto que se reproduce en bucle atrapado en un arañazo. Viene de fuera de la casa.
—¡¿Qué es?! ¡¿Qué coño es?! ¡¿Qué está pasando?! —grita Julio nervioso.
Un grito desgarrador.
Daniel ha desaparecido.
—¡Estaba aquí! —explica Alicia alterada, presa del pánico—. Le tenía cogido de la mano y de… y de… re… pente… ya… ya… no esta… no… no es… no…
—¡Está hiperventilando! ¡Rápido, una bolsa! ¡En la cocina! —grita Laura señalando—. ¡Ayudadme a tumbarla en el sofá, tiene que tranquilizarse!
—No puede haber ido muy lejos, le encontraremos —dice Adrián.
—¡Ya habéis oído! —exclama Carlos.
—¡Todos a buscar! —continúa Raúl.
—¡Sabemos que fuera no ha ido! —dicen los dos al unísono con sorna.
Da comienzo una batida que tropieza con nuevas sorpresas. Ninguna luz de la casa se enciende. Y las que están encendidas no se apagan. A pesar de lo insólito del hecho deciden buscar primero y especular después.
Otro grito desgarrador.
—¡No, no, no, no, no!
—¡¿Qué?! —grita Raúl. Es el primero en llegar.
—¡Elena, tío! —balbucea Tomás desconsolado—. ¡Elena, joder! ¡Estaba aquí, tío, aquí! ¡Aquí! —llora. Raúl lo abraza y trata de consolarle.
Otro grito más en una de las habitaciones.
Adrián corre al lugar.
—¡¿Quién?! —pregunta derrotado.
Otro grito en la cocina.
Y otro en el salón. Alicia ya no está en el sofá. Ya no está.
Se suspende la búsqueda y todos regresan al salón. Están muertos de miedo, saben que cualquiera puede ser el siguiente. El sonido que viene de fuera de la casa parece más intenso, pero es por la ausencia de ruidos dentro de ella.
—Vale, tranquilicémonos —dice Adrián—. Que nadie pierda de vista a nadie.
—Nos colocaremos de manera que cada uno de nosotros mire a alguien y alguien le mire a él —dice Marta reubicando a sus amigos.
—Pensemos… —empieza a decir Adrián.
—¿Pensemos? —interrumpe Laura—. ¿Qué es lo que hay que pensar?
—Bueno, es evidente que algo está pasando. Puedes salir ahí fuera y averiguarlo o podemos pensar en ello.
—¿Alguien más está asustado? —pregunta una voz tímida. Es Noelia.
—Que alguien apague ese maldito ruido, me está volviendo loco.
—Sal y apágalo tú mismo.
—Yo estoy asustada —indica Clara—. Necesito un cigarrillo.
—Pues a mí me parece una buena idea —declara Miguel.
—¿Fumar?
—No, pensar. ¡Joder!, somos universitarios. Se supone que estas cosas tienen explicación, encontrémosla.
—Yo soy de letras, tío —señala Víctor—. Pero sí a lo de fumar.
Saca un paquete de tabaco, le da unos golpecitos con el dedo índice para que sobresalgan los cigarros, coge uno con la boca y le lanza la cajetilla a su amiga. A continuación saca un mechero, presiona la rueda, pero no hay chispa. Lo repite varias veces con el mismo resultado. Sus compañeros miran con expectación. Alguien le proporciona otro mechero y repite el proceso. Nada. Varios mecheros asoman raudos por otros tantos bolsillos y son manipulados a conciencia sin éxito. Víctor examina su mechero y comprueba que tiene gas, aprieta la lengüeta para liberarlo, acerca la nariz y niega con la cabeza.
—No salta la chispa, pero es que tampoco sale el gas —explica confundido.
«¿Cómo es posible?», dice alguien. «¿Vamos a morir?», se oye. Revuelo general. Desconcierto. Llantos.
—Vale, todos estamos asustados, pero esto tiene que tener una explicación.
—Eso ya lo has dicho, tío.
—Así no ayudas —ladra Adrián tratando de poner orden—. Miguel tiene razón. Todos sabéis que yo no soy un lumbreras, pero si hay una explicación pienso encontrarla.
—A ver, recopilemos —continua Miguel—. Tenemos lo de la imagen en el televisor, lo de la luz, lo de los mecheros, el maldito sonido ese, lo de ahí fuera y, lo más importante, las desapariciones.
—El champán no tenía fuerza —dice alguien— Pero cero, ¿eh? Tenía burbujas, que las he visto, pero ninguna fuerza.
—Podría estar relacionado. ¿Alguna hipótesis?
—Hay que tener en cuenta que desde que todos somos observados por alguien no ha desaparecido nadie más.
—Bien, a eso es a lo que me refiero —dice Adrián con entusiasmo— Venga, ¿qué más tenéis?
—Yo tengo algo —dice Bruno—. Llevo sin mirar a Clara un buen rato y no ha desaparecido.
—¡Cabrón! —grita ella. Le propina un puñetazo en el hombro.
—Tranquila, no vas a desaparecer. No va a desaparecer nadie más.
—Explícate, Bruno.
—Se trata del tiempo.
—¡Venga, va!, ¿alguien más tiene alguna tontería que quiera compartir con el resto? —exclama Víctor.
—¿Por qué no le escuchamos y luego valoramos si es una tontería o no?
—Pero si es de Bellas Artes. ¿Los de ciencias no tenéis nada que decir?
—Todas esas cosas de la lista —continúa Bruno—, se comportan como si el tiempo no avanzase. No he visto a nadie ir al baño en todo este tiempo. ¿Alguien siente frío? ¿O calor? ¿Hambre?
Se miran unos a otros desconcertados y murmuran negando con la cabeza.
—¿Insinúas que el tiempo se ha parado para nosotros? —pregunta Adrián desconcertado.
—Creo que estamos en el último instante de tiempo de nuestras vidas, y no podemos avanzar porque en el instante siguiente estamos muertos.
—Vale, ahora sí que lo flipas, tío. ¿Cuánto champán has bebido?
—¿Es que nadie ha reparado en esa nevera de ahí? —sigue explicando—. Yo vi cómo Sam la traía de la furgoneta y la metía en la despensa. ¿Y ahora está ahí? ¿Justo ahora? Os aseguro que cuando quitamos la mesa y nos sentamos alrededor del televisor no estaba.
—Venga, tío, ahí solo hay hielo —dice Víctor no muy convencido.
—Ojalá me equivoque, pero me temo que si la abres encontrarás una bomba dentro con un temporizador que marca las doce de la noche.
Víctor se abalanza sobre la nevera dispuesto a demostrar que su amigo se equivoca, la abre y enmudece. Se vuelve a los demás con los ojos humedecidos y la inclina para dejar a la vista su contenido. Silencio y lágrimas.
Después de digerir la noticia, Adrián consigue reponerse y pregunta:
—¿Y cómo explicas las desapariciones? ¿Y ese maldito ruido? ¡Joder, es una tortura!
—En cuanto a los que han desaparecido, bueno, es obvio que ellos han sobrevivido a la explosión. Lo de ese sonido no puedo explicarlo.

Todo está riquísimo. No ha sobrado nada. Se diría que nadie ha usado los platos si no fuera porque contienen restos de huesos. Todos se levantan, limpian la mesa, que no es otra cosa que dos tablones sobre unas patas un tanto inestables, la retiran y se sientan alrededor de un viejo televisor, cuya imagen en color a más de uno sorprende, para tomar las uvas que se han preparado en cucuruchos de papel, ya que no hay cuencos para todos. Sam saca unas bandejas de dulces y las pone por aquí y por allá. Nuria le ayuda, hasta que Adrián se da cuenta y le hace una señal a César, éste se levanta y va a la cocina a encontrarse con su novia y con el chalado. Sam ya no está allí, ha ido a la despensa a por la nevera, es la hora de la sorpresa.
Nadie le ve, es invisible para todos ellos. Para todos menos para Nuria. La sorpresa no es para ella, así que le ha pedido que le ayude a traer unas cosas de la furgoneta para alejarla de la casa. Estará esperándole allí. Deja la nevera en el salón y sale a la calle. Una figura se hace visible en la distancia, pero no es Nuria. Cuando se da cuenta es demasiado tarde. Quiere correr hacia la casa, quiere avisarla, pero César está muy enfadado. Ha tratado de engañar a su novia para llevarla a ese sitio apartado y oscuro. Se vuelve loco solo de pensar en las barbaridades que podría haberle hecho. Le golpea. Sam no siente el dolor, solo quiere correr hacia la casa y avisarla, pero a César le da igual, golpea y golpea y golpea. Incluso en la oscuridad se puede apreciar el tono púrpura que adquiere la nieve. Quince minutos y dos manos rotas después Sam es un guiñapo tendido en el suelo. No se mueve. César no está seguro de que esté vivo. Teme haberlo matado, pero no le importa, al contrario, siente cierto alivio. Y placer. Lleva un reloj retro en la muñeca, de esos digitales de los años ochenta que procuran dos pitidos en las horas en punto. Suena. Dos pitidos. Las doce. Como un resorte, los ojos de Sam se abren de par en par al oírlo. Levanta la cabeza, mira hacia la casa y grita tan fuerte que se desgarra las cuerdas vocales.
—¡No!
Solo la explosión es capaz de ahogar el alarido.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Gisso » 01 Ene 2015 22:38

Buena ida de olla, me gusta la idea que antes un momento antes de morir nuestro tiempo se congelara y viviéramos en un mundo quieto por siempre, en una especie de limbo, pero... Veo cosas que no me convencen. Creo que no deberían alterar los objetos que los rodean, aunque parezca que no surta efecto, como el caso del televisor, ¿y si desconectan la bomba? Lo del sonido de la voz, el exterior vacio o las desapariciones tampoco me convencen mucho. Reconozco que me ha recordado un poquito a lo que ocurría en una novela de J. C. Somoza. También hubiera estado bien que la deducción no hubiera llegado tan rápido o no se mostrara en su totalidad hasta el final, y hubiera estado bien que hubieses jugado más con el terror de los personajes... Bueno, autor/a, que es tu limbo y lo haces como quieres :cunao: , pero es que me parece una idea genial y, bajo mi gusto, no del todo pulida.

¡¡¡Feliz año nuevo!!!

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Shigella » 02 Ene 2015 13:03

Gisso escribió:También hubiera estado bien que la deducción no hubiera llegado tan rápido o no se mostrara en su totalidad hasta el final


Opino igual. Que de repente a alguien se le ocurra que en la nevera había una bomba, el tiempo se ha parado y los que han desaparecido están vivos... ese tenía que ser estudiante de Física Cuántica por lo menos :P
A mí sí me ha gustado que se pare el tiempo cuando explota la bomba y los momentos de desconcierto que siguen (el detalle de la tele, muy terrorífico), pero creo que lo podían haber ido descubriendo de manera más gradual o si no, que se explicara directamente en la parte que transcurre desde el punto de vista del prota al final del todo.

También me gusta el título, una vez que lees el relato está muy bien traído.

iliada
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 860
Registrado: 20 Ago 2012 20:34
Ubicación: Soria

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por iliada » 02 Ene 2015 21:16

Vaya con Sam!! Qué planazo tenía para Nochevieja y sus "amigos"!!
Me han gustado los diálogos, con un lenguaje y expresiones propias de universitarios como los protagonistas del relato. Mantiene casi hasta el final el misterio de la nevera, si no fuera por el listillo de Bruno.

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por joserc » 03 Ene 2015 09:37

Me ha venido a la mente la típica película de miedo americana en la que van de visita a una cabaña unos cuantos chavales y acaban palmando todos.

La idea de parar el tiempo y la reflexión de que es así porque ya están muertos me parece genial, aunque quizá debería haber sido desarrollada de manera un poco distinta, haciéndola un poco más verosímil. Que se les ocurra de repente que están en ese punto, sin más ni más, está calzado a la fuerza.

Me parece un relato muy bueno y la idea genial.

Gracias por compartir.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3890
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Tolomew Dewhust » 03 Ene 2015 11:45

:palomitas:
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por barrikada » 03 Ene 2015 15:28

A mí me ha gustado mucho el relato y sospecho por dónde pueden venir los tiros, y/o las bombas. Creo que es genial en todos los frentes: escritura, historia, diálogos y ambientación. El único pero es el principio, me parece demasiado lento para el devenir de la historia y no sé si es del todo coherente con el personaje de Sam, aunque los perturbados son muy suyos. No estoy acostumbrado a leer terror, por lo tanto no sé si los elementos que hay están bien afinados, pero a mí me ha encantado la ambientación, el detalle del televisor, las discusiones, las desapariciones... También me parece tremendo el amor demencial de Sam hacia Nuria. Y por último, esto está escrito por algún cálamo de oro, madre mía que dominio. En fin, por ahora está entre los que más me han gustado. No me acaba de convencer el título del relato, quizá sea demasiado clásico en esos aspectos. Enhorabuena, autor, pedazo de relato!
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Sinkim » 03 Ene 2015 18:21

Me ha gustado mucho, me parece un relato muy currado y bien pensado :D Es una pena como los mejores planes se tuercen por una tonteria y lo cerca que ha estado Sam de tener unas felices y dulces Navidades :lol: :lol:

¡Felicidades, autor, una gran historia! :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43680
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por elultimo » 03 Ene 2015 18:53

Lo mejor, sin duda, son los diálogos. Con lo de "Vamos a pensar, somos universitarios" me he descojonado. La historia tiene demasiados bajones y cosas que no vienen a cuento con el resto (todo el principio con la madre, por ejemplo, una introducción demasiado larga), creo que porque te empeñas en mantener la tensión demasiado tiempo y eso hace que empiece a aburrir. Por eso me ha gustado que se sepa lo que pasa a mitad de la historia. Como ha comentado alguien, recuerda mucho a películas de terror con adolescentes como protagonistas y además, lo que pretendes que sea la idea principal del relato (la idea de que el tiempo se detiene en el último instante de nuestra vida), no está muy conseguido. Nada tiene eso que ver conque fuera de la casa no haya nada o la incoherencia de que la parada del tiempo no les afecte entre ellos; pero es tú relato y son tus leyes físicas...

Avatar de Usuario
Orr
Lector voraz
Mensajes: 199
Registrado: 09 Abr 2014 13:02

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Orr » 03 Ene 2015 23:33

Vaya, la idea es original, pero no la he entendido muy bien, tendré que darle un repaso. Es un relato que creo que va de menos a más, el principio con la madre plasta no me ha gustado, y luego pensé que el relato iba a ser algún rollo de comedia juvenil, pero al final me ha parecido muy interesante. Mucha intriga.
Saludos.
Leer la guía de la tele, escribir a la guía de la tele y suscribirme a la guía de la tele. - Homer Simpson.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Gavalia » 04 Ene 2015 00:37

Me ha gustado mucho tu relato. Creo que tiene buen ritmo desde que empieza hasta que acaba. La prosa es buena y la teoría del último instante es genial para un relato corto, que es de lo que estamos tratando. Algo más extenso sería complicado de manejar. Podría entender un día de la marmota por aquello de las paradojas temporales pero, quedarte ahí parado eternamente porque estás muerto, me parece una putada del quince. Ni en el peor de los infiernos vaya. :evil:
Buen trabajo. Lo encuentro original. Suerte en el concurso.

898
:mrgreen:
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Wintermute
Lector voraz
Mensajes: 215
Registrado: 09 Oct 2010 23:57
Ubicación: Barcelona

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Wintermute » 05 Ene 2015 21:01

A mi no me ha llegado mucho, sobre todo por que no me parece verosímil, sobre todo lo del tiempo detenido que me parece sacada de la manga*. Supongo que el punto clave del relato es que Sam quería matar a todos menos a Nuria, pero entonces me parece chocante lo de parar el tiempo y no entiendo el propósito argumental. En fin, tampoco soy muy de este tipo de género (recomiendo en esta temática "La Cabaña del Bosque"... creo que a Shigella no le gustó y a mi el final me decepcionó, pero me pareció una aproximación muy original al tema)- pero la prosa me parece muy seria y pro y un par de chascarrillos me han hecho bastante gracia.

* curiosamente diré que en alguna ida de olla metafísica me ha dado por pensar que cuando una va a morir, su percepción del tiempo puede verse alterada y percibir que se queda atrapado en una alucinación infinita. Ya sabéis que estoy muy mal de lo mío.
El cielo sobre el puerto tenía el color de una pantalla de televisor sintonizado en un canal muerto

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Sinkim » 05 Ene 2015 22:18

Winter, la idea de Sam es sacar a Nuria justo antes de que explote la bomba y así quedarse a solas con ella, por desgracia su novio le ve y aparta a Nuria y es él el que le acompaña fuera :D

Los que quedan dentro de la casa son los que han muerto con la explosión, están en una especie de Limbo atemporal y los que van desapareciendo es porque se van despertando aunque estén heridos :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 29909
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por ukiahaprasim » 05 Ene 2015 22:29

Ostis... Yo habia cogido el relato.con el aire cansino de quien piensa "vale, un scream cualquiera", e incluso intuia una bomba.... de repente me has pillado con el pie cambiado con los fenomenos extraños y, cuando yo ya pensaba en algun tipo de artilugio para detener el tiempo en la nevera, me has roto la cintura con la bomba y el limbo ese...

Ole...

Eso si, creo que el relato y la explicacion estan demasiado apresurados... Con otro tono, y cambiando el orden de las escenas para que la explicacion llegue al final, ganaria bastante...

Ukiah

Enviado via TamTam. (Olvidé la yesca en casa, así que las señales de humo están descartadas hoy).
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Avatar de Usuario
Wintermute
Lector voraz
Mensajes: 215
Registrado: 09 Oct 2010 23:57
Ubicación: Barcelona

Re: CN3 - ¡…ooo-ooo-ooo…!

Mensaje por Wintermute » 06 Ene 2015 21:24

Sinkim escribió:Winter, la idea de Sam es sacar a Nuria justo antes de que explote la bomba y así quedarse a solas con ella, por desgracia su novio le ve y aparta a Nuria y es él el que le acompaña fuera :D

Los que quedan dentro de la casa son los que han muerto con la explosión, están en una especie de Limbo atemporal y los que van desapareciendo es porque se van despertando aunque estén heridos :lol:


Sí, es básicamente lo que he entendido, pero me parece un poco... aleatorio tener este argumento dual de por una parte el loco que mata accidentalmente a su amada y por la otra el limbo antes de la muerte... me gustaría saber cuál es la intención del autor con esto...
El cielo sobre el puerto tenía el color de una pantalla de televisor sintonizado en un canal muerto

Responder