CP X - VIDAS EJEMPLARES - Stradivarius

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67728
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CP X - VIDAS EJEMPLARES - Stradivarius

Mensaje por lucia » 17 Abr 2015 21:41

VIDAS EJEMPLARES



Enrique Zido Bastante, aparcó su flamante Mercedes blanco, justo delante de la puerta del banco del que era cliente distinguido desde hacía muchos años. Cuando empezó a forjar su importante fortuna derivada del negocio porcino, trufada con algo de contrabando, usura y alguna que otra cosilla menos confesable.
Bajó del automóvil resoplando, sudaba copiosamente, y la fina habanera de hilo marrón oscuro, aparecía empapada en la espalda, cuello y axilas.
“Tendría que adelgazar un poco” pensó, mientras se dirigía, con pasos cortos y lentos, hacia la entrada del banco.
Un solícito empleado, que lo había visto llegar desde las amplias cristaleras de la entidad, mantenía la puerta entreabierta. Entreabierta también su boca, dibujando una estúpida sonrisa, el torso doblado, echando el culo hacia atrás y la cabeza inclinada, mirándose la punta de los zapatos.
Enrique entró resoplando sin reparar apenas en el tiralevitas que, como un disco rayado, repetía una y otra vez “Buenos días Don Enrique” subiendo y bajando a la vez la cabeza.
Sin dejar de resoplar, cruzó el patio de operaciones dirigiéndose directamente al despacho del director que, avisado, salía en ese momento, raudo y veloz a su encuentro, esbozando la misma estúpida sonrisa que su subordinado.
Dejándole con la mano tendida y el saludo en los labios, entro Zido al despacho, desplomándose literalmente sobre el amplio confidente que, Don Zóspiro, tenía frente a su ordenada mesa. La madera crujió, por un momento pareció ceder amenazando con romperse ante el peso que acababa de venírsele encima. Para tranquilidad de, el cada vez más nervioso director, el confidente resistió y Don Enrique permaneció sentado.
Éste, alargó el brazo derecho y dejó caer, sobre la pulida mesa de despacho, una bolsa de plástico de supermercado.
¿Quién podía sospechar de una inofensiva bolsa de supermercado? Se decía satisfecho Zido.
Traje ayer siete kilos, aquí tienes otros ocho. Miraver si con esto, y locabia en la cuenta ya hay los cien para hacer la imposición preferida, o como coño se llame, esa de la que mablaste. ¡Dios que calor tienes neste puto sitio!
Resopló una vez más, mientras se pasaba el pañuelo por la zona que debía corresponder al cuello y que era la continuación de su cara.
Don Zóspiro, sin dejar que la mueca que quería ser sonrisa, se desdibujase de su pálido rostro, cogió con sumo cuidado la sucia bolsa y extrajo los fajos de billetes. Aquellos, como todos los que durante años había llevado Enrique Zido, olían de una forma muy peculiar, olían a orines.
Arrugó la bolsa para tirarla a la papelera, cuando la voz aguda y desagradable de su principal cliente, le sobresaltó.
¡Alto ahí mamón, devuélveme la bolsa, que me sirve para otra vez, hostias!
Sin decir palabra, y sonriendo siempre, le tendió la mano con la bolsa arrugada, para que Don Enrique la cogiese. Como éste no llegaba sin inclinarse un poco y estirando el brazo, Don Zóspiro se levantó de su asiento y se la puso en la mano a su cliente. Éste la apretujó un poco más y se la embutió en el bolsillo del pantalón.
Ahora mismo llamo al cajero para que lo cuente, Sr. Zido.
El director no quería tocar aquellos billetes.
¡Qué cajero ni que cojones Zospi, cuéntalo tú mismo!
Zóspiro trago saliva, extendió las manos como el pianista que va a iniciar un concierto, y sin dejar de sonreír, retiró la goma elástica de uno de los fajos y sujetó los billetes con la mano izquierda. Iba a llevarse a los labios los dedos índice y pulgar de su mano derecha, cuando, con una imperceptible mueca de asco, los retiró inmediatamente y cogiendo los billetes por el borde, comenzó a contar mentalmente.
Afortunadamente, todos los fajos estaban formados por billetes del mismo valor. Los había de diez euros, veinte, cincuenta, cien, alguno de doscientos y muy pocos de quinientos. Contar aquella fortuna le llevaría un buen rato, pensó cada vez más agobiado el director.
Cada poco tenía que interrumpir la mecánica del conteo para, meticulosamente, despegar un billete de otro. La sensación de suciedad en la yema de los dedos, el olor a orín, cada vez más penetrante, hacía que Zóspiro se sintiese peor por momentos. Pero no podía dejar de sonreír, pues Don Enrique, con los ojos clavados en las manos del director, no perdía detalle de cada uno de sus movimientos. Vigilaba desde sus pequeños y brillantes ojillos y contaba él mismo a la vez que lo hacía Don Zóspiro. Bueno, más que contar, réquete contaba, pues como era evidente, los fajos habían sido revisados, contados y vuelto a contar por él, antes de llevarlos al banco.
Ese era uno de sus pasatiempos favoritos. Contar dinero, comer y cazar, las mejores cosas que había inventado la vida, bueno, eso y alguna mamada de vez en cuando en cualquiera de los puticlubs de la zona.
Que delicia cuando, solo en su habitación, dejaba al descubierto el viejo colchón de su cama, uno de esos colchones de lana con la funda a rayas rojas y blancas. Bueno, lo fueron en su día.
Descorría la cremallera que tenía en uno de los laterales, metía la mano y sacaba, como por arte de magia, un fajo informe de billetes y lana, todo mezclado, humeante casi.
Repetía la operación de meter y sacar la mano del colchón, e iba depositando, sobre la mesilla de noche, pequeños montoncitos al lado de la foto de sus padres y del enorme crucifijo de plata y marfil, que le había comprado, por cuatro cuartos, al curilla del pueblo, cuando éste quiso cambiar de coche.
Cuando la masa informe le parecía suficiente, cerraba la cremallera, trasladaba todo lo extraído sobre la colcha de la cama. Entonces comenzaba a separar, desarrugar y clasificar los billetes. Aquí los de diez, veinte, cincuenta, cien, doscientos, quinientos, aquí la lana.
Luego agrupaba y contaba, nueve de diez y cruzándolos otro billete formando un fajo de cien euros. Nueve de veinte y otro cruzándolos, ya tenía otro fajo de doscientos euros. Así seguía con el resto. Después formaba, agrupándolos, fajos de un millón de euros que cogía con una goma elástica que sacaba del cajón de la mesilla de noche. Le ponía las bragas, se decía para si entre carcajadas.
Amaba a aquellos billetes sobre todas las cosas, así es que no apartaba la mirada de las manos de Don Zóspiro, que iba ya por los tres millones y comenzaba a sudar y a sentir como la náusea se hacía mayor por momentos. Eso sí, no dejaba de sonreír, bueno, digamos que en su boca se dibujaba una mueca que no era más que un patético rictus de difícil interpretación.
Las manos comenzaron a acalambrarse y a temblar. Paro un momento, como para tomar aliento y miró por encima de las gafas a Don Enrique.
¡Hostia Zóspiro, sigue! que no tengo todo el puto día.
Le espetó éste impaciente.
Zóspiro se aflojó el nudo de la corbata, aspiró profundamente y volvió a la tarea deseando terminar cuanto antes; el estómago comenzaba a subírsele peligrosamente a la boca y el café y los churros del desayuno comenzaban a pugnar por salir.
Contó un millón más, iba a comenzar con el quinto cuando, sin poder evitarlo, el volcán en el que se había convertido su estómago, erupcionó y un chorro viscoso y humeante, salió disparado de su boca a los billetes agrupados en la mesa.
¡Cabrón, qué haces con mi dinero, hijo puta!
Bramó Zido fuera de sí.
Zóspiro, sorprendido, asqueado y sin poder contenerse, levantó la cabeza y, otro surtidor, esta vez más veloz y copioso, salió disparado para estrellarse en la cara, roja de irá, de Don Enrique. Éste, tratando de esquivar el vómito, se echó hacia atrás con tanta fuerza, que el respaldo del confidente cedió y por un instante quedó suspendido sobre las patas traseras del sillón, con los brazos abiertos en cruz, tratando de asirse a algo que evitase su caída de espaldas. No lo logró.
Zóspiro, con la cara congestionada y los ojos llorosos, observaba la escena como a cámara lenta.
El hombre de los brazos en cruz quedó unos segundos suspendido sobre las patas traseras, para luego, con gran estruendo, caer hacia atrás sobre la mesa de aluminio y cristal que tenía detrás, llena de folletos de propaganda del banco.
El grito de Don Enrique sonó como algo animal, como el berrido de un cerdo al que en la matanza, acaban de clavarle el cuchillo en la yugular.
Zóspiro se levantó de un salto de la butaca y se quedó inmóvil, petrificado, mirando casi sin ver, sin creer lo que veía en el suelo de su despacho.
Su cliente, tumbado boca arriba, agitaba brazos y piernas incontroladamente, mientras de su cuello sobresalía, como una daga incolora, un gran trozo del cristal de la mesa. Un surtidor de sangre roja y caliente, manaba sin cesar, formando un gran charco oscuro sobre la moqueta beige.
Los sonidos que emitía ahora, eran gorgoteos ininteligibles. La sangre le salía a borbotones por la boca muy abierta, la frente, los ojos, el pelo, estaban todos salpicados del vómito de Don Zóspiro.
La escena era dantesca, irreal, una pesadilla que mantenía al director inmóvil, sin poder reaccionar, mientras, su cliente agonizaba desangrándose y ahogándose con su propia sangre.
Amorfo, el solícito empleado que había recibido en la puerta a Don Enrique hacía unos minutos, entró sin llamar en el despacho del director alertado por el ruido y los gritos que acababa de oír.
Atónito ante la escena que se encontró, temblando y orinándose en los pantalones sin poder controlar sus esfínteres, salió corriendo lanzando gritos incongruentes a avisar a sus compañeros del banco.
Entre tanto, Don Enrique Zido Bastante “Ricocerdo”, como era conocido por todos, abrió mucho los pequeños ojillos, más si cabe la boca y, tras unos espasmos de sus extremidades, una gran burbuja roja se formó en sus labios hasta que ésta explotó llevándose su último aliento. Ricocerdo expiró.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Gisso » 20 Abr 2015 22:56

Pues empiezo contigo y no con muy buen pie... Lo siento autor/a pero se me ha hecho un poco pesada la digestión de tu relato, y eso que parecía ligero. No me ha llamado mucho la atención la historia, me ha dejado indiferente, y cuando llegamos al punto caliente, de ebullición, ya parecía que no estaba por la labor. Me parece bien escrito, un buen ejercicio descriptivo y con un final digno de un sketch de humor negro, pero me ha dejado un regustillo soso. Solo te puedo dar una estrella Gissilín

Imagen

Avatar de Usuario
blinder
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 714
Registrado: 10 Jul 2005 04:06
Ubicación: Alcorcón y casi toda España
Contactar:

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por blinder » 20 Abr 2015 23:35

Hola!

Creo que le falta algo, que no se explicar el qué, a este relato. Porque no entiendo que con lo bien escrito que está, me ha gustado mucho la redacción y me han encantado los nombres de los personajes, no me ha llegado a convencer la propia historia. Quizás se le podría haber sacado más jugo. Así y todo es de los más entretenidos que llevo hasta ahora.

Saludos.
"el amante de las cabras antes conocido como Blinder" (Yuyu)
Mis relatos: Paginas mudas
Instagram: Carsanfotografia

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53723
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Sinkim » 21 Abr 2015 01:03

Me ha hecho gracia la historia, no he podido evitar imaginarla con un aire a las películas de Robert Rodríguez, tipo El mariachi o Desperado. Una historia sencilla pero de las que impactan :D :D

Has logrado transmitir de una forma increíble la suciedad de los billetes y la repulsión que siente el director al tener que manejarlos, se puede sentir el asco que siente :lol:

Gisso, las estrellas Gissilín son geniales :cunao: :cunao:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Ororo » 21 Abr 2015 11:12

Bestial.

Al empezar, este relato me ha parecido un poco aburrido y lento, pero cuando el banquero empieza con el recuento del dinero con lo sucio que está, lo mal que huele… ha ganado muchos puntos. Casi lo he olido yo también.

A partir de ese punto he visto que la redacción se agilizaba y, tras esa sátira nada sutil –para qué, ¿verdad?-, no he podido evitar sonreír y pensar que estábamos congeniando tú y yo, autor.

Abajo la sutileza, has sacado tu yo más animal :lol:

No es que sea mi relato favorito en la vida, pero creo que está bastante bien. Me ha llamado la atención.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Shigella » 21 Abr 2015 11:27

A mí me ha recordado un poco al estilo Padre de familia.

Desparpajo, crítica y un final bestia donde los haya con vómitos y muertes y sangre cuando al hombre-cerdo le llega su San Martín.

Lo del olor a pis en los billetes... vale que los guardaba en un colchón antediluviano, ¿pero es que se meaban en la cama a diario o qué? :roll:

No es muy mi estilo, pero reconozco que está simpático y de vez en cuando no viene mal desmelenarse.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Gisso » 21 Abr 2015 14:14

Y a mí que me ha recordado a una escena de los Monty Python donde un muy gordo come hasta reventar :cunao:

Enviado con el poder de mi mente desde el Más Acá

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53723
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Sinkim » 21 Abr 2015 15:53

Imagen
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5179
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por noramu » 21 Abr 2015 17:36

Me ha costado un poco este relato. Me ha gustado el lenguaje por lo peculiar aunque creo que hay bastante lío de comas. La recreación del habla del cerdo-hombre, lenguaje vulgar igual que el personaje, me parece bien pero no se si debería ir entrecomillado o algo. Los expertos dirán.
Pero en general me ha dejado un poco fría. ¿Qué nos quieres contar? ¿Que los cerdos usureros también pueden tener su merecido? Ojalá. Pero me hubiera gustado que nos contaras algo más :60:

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Ororo » 21 Abr 2015 17:41

noramu escribió:Pero en general me ha dejado un poco fría. ¿Qué nos quieres contar? ¿Que los cerdos usureros también pueden tener su merecido? Ojalá. Pero me hubiera gustado que nos contaras algo más
Describe dos prototipos de hombre: el ricachón paleto y probablemente sin escrúpulos al que van a torear con las "preferidas" y acaba degollado por el banquero y el empleado de banca que tiene que hacer de tripas corazón por contar ese dinero sucio y asqueroso con tal de llevarse al cliente.
Un engañado/asesinado y un convencido estafador.

Son prototipos. Son exagerados. No hay matices. Pero igualmente me impactó.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3371
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: Tyris - Valentia

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Iliria » 21 Abr 2015 17:47

Como ya dije, un relato muy expresivo. Además, que no es nada fácil moverse en ese terreno tan satírico, y lo has hecho muy bien. Me reí y me :shock: a partes iguales. Eso sí, me costó un poco seguirlo por la ausencia de guiones.
Un saludo :hola:
Última edición por Iliria el 12 May 2015 21:31, editado 1 vez en total.
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10949
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Gavalia » 21 Abr 2015 17:53

Me ha gustado bastante. La historia es sencilla pero muy bien redactada. Yo he pasado un rato muy feliz con su lectura. Los personajes los encuentro muy bien perfilados. Mucho pulimento se adivina por aquí. Gracias por compartir tu trabajo.
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por ACLIAMANTA » 21 Abr 2015 18:02

El relato me gusta.Creería que hay que revisar un poco la puntuación.
Lo que si no me gustó es el nombre del protagonista, me parece que le da un toque caricaturesco que no se compadece con el tema de la historia.
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15624
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por jilguero » 21 Abr 2015 18:19

Primer comentario y no demasiado bueno. :roll:
Me parece que está bien escrito y seguro que la historia tiene su aquel, pero yo no he congeniado con ese aquel y debo decirte, autor, que no he logrado interesarme mucho por la historia. Además, como tengo una imaginación que se dispara, el asunto de los vómitos y los olores me ha revuelto el estómago un poco y tal vez por eso la situación me ha hecho menos gracias de lo que debiera.
¿Qué quiere esto decir? Pues que el único problema, en mi caso, es que la historia no es mucho de mi paladar. Por lo demás, ninguna pega relevante. Cuestión de gustos y ya está. :wink:
Espero no haber empezado con mi habitual dale que dale...

Olvidaba decirte que el título sí me ha hecho gracia ya que esperara encontrarme con una Santa Teresa de Jesús o de Calcuta :D
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: CP X - VIDAS EJEMPLARES

Mensaje por Fernando Vidal » 21 Abr 2015 19:58

Este relato me resultó agradable. Al inicio no tanto, pero conforme fueron transcurriendo las líneas el interés fue creciendo. Me habría gustado más, eso sí, si el relato hubiese empezado con el director del banco como protagonista desde un inicio, que se contara que ese día esperaba a un cliente muy importante, su ansiedad por recibirlo, algunos detalles más sobre su desayuno, etc.

Creo que esta línea está de más: La escena era dantesca, irreal, una pesadilla...
Sucede que la escena es tan gráfica que esa línea se hace innecesaria. :)
Última edición por Fernando Vidal el 21 Abr 2015 20:01, editado 2 veces en total.
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Responder