CI 1 - Chico avispa (2º Jurado) - Elultimo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66851
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CI 1 - Chico avispa (2º Jurado) - Elultimo

Mensaje por lucia » 15 Oct 2015 13:54

CHICO AVISPA

A Chico Avispa le gustaba llevar pantalones vaqueros anchos, camisetas estampadas y zapatillas de lona. En el bolsillo derecho de sus vaqueros siempre llevaba las llaves de casa, unas monedas para emergencias y el bono del autobús; en el izquierdo, un pequeño amuleto: una pequeña llave que un día encontró en la calle y sobre la que le gustaba imaginar que es lo que se podría abrir con ella: una puerta, un candado, un cofre… A Chico Avispa le gustaban las matemáticas, caminar por el campo y mirar por la ventana cómo caían los rayos los días de tormenta. Chico Avispa no conocía a nadie, entre toda la gente que de su misma edad, que compartiera sus aficiones. Y eso le hacía sentir viejo y solitario a pesar de tener solo once años.

En su dormitorio, donde pasaba la mayor parte del tiempo cuando no estaba en la escuela o paseando, tenía una de las paredes totalmente pintada de negro para poder usarla como una pizarra y sobre ella iba escribiendo todo lo que se le ocurría. Alguna de las cosas que le gustaba hacer era inventar series numéricas divertidas o ver cuantos triángulos es capaz de dibujar usando siete líneas entrecruzadas.

En definitiva, Chico Avispa era un niño raro.

Pero todo lo que sabemos hasta ahora sobre Chico Avispa no es nada comparado con lo que vamos a conocer a continuación. Si hay algo que de verdad distinguía a Chico Avispa de los demás niños (bueno, y del resto del mundo) es que, por encima de él, a una distancia que variaba entre unos pocos centímetros y varios metros, flotaba constantemente un planeta. Sí, un plantea, un planeta pequeño, de color entre pardo y verdoso, al parecer completamente árido, más o menos del tamaño de una pelota grande de playa.

El planeta no siempre había estado ahí. Apareció en la que la que, parecía, iba a ser una mañana normal de un día cualquiera; ni siquiera era festivo, su cumpleaños o el último día de clase antes de las vacaciones. La primera vez que lo vio fue cuando, nada más levantarse, con los ojos medio cerrados por las legañas y el sueño, fue al cuarto de baño a lavarse la cara. Al levantar la cabeza del lavabo, en el reflejo del espejo apareció aquella esfera que no debería de estar ahí. Asustado, se echó al suelo tapándose la cabeza con los brazos por temor a que se le cayera encima. Contó mentalmente hasta cinco y como no escuchó ningún golpe levantó un poco la cabeza. La bola de tierra seguía allí, levitando como si la gravedad terrestre no pudiera influir sobre ella. Intentó espantarlo haciendo aspavientos con la mano, agitando una toalla e incluso tirándole lo que tenía más a mano, pero nada, el planeta parecía no querer irse. Así que Chico Avispa se quedó sentado, observándolo sin atreverse a decir palabra, hasta que su madre lo llamó para que fuera a desayunar. Y mientras recorría el corto pasillo que separaba el cuarto de baño de la cocina, fue cuando se dio cuenta de que el planeta no solo estaba ahí, sino que lo seguía a donde fuera. Y ese iba a ser un gran problema.

Los meses siguientes fueron un suplicio. Primero fueron los médicos; las aspirinas no hacían ningún efecto y la cirugía no parecía una solución. Las citas con psicólogos, traumatólogos, neurólogos, psiquiatras… concluyeron todas en lo mismo: nadie sabía decir por qué estaba ahí ese planeta, por lo tanto aquello no era una enfermedad y ellos no lo podían tratar. Llegaron científicos de todas partes del mundo para estudiarlo. Le hicieron toda clase de fotografías, lo grabaron en vídeo y midieron todo lo medible, pero lo único que pudieron saber es que el planeta daba una vuelta sobre sí mismo una vez cada sesenta y dos segundos, no tenía lunas y parecía sólido por dentro; eso es todo lo que pudieron averiguar. Intentaron alcanzarlo de todas las maneras posibles: con una escalera, con cuerdas, saltando sobre él… Incluso llegaron de la NASA con la idea de lanzar un pequeño satélite que orbitara alrededor del planeta, pero hicieran lo que hicieran nada parecía funcionar. Nadie pudo averiguar cómo había aparecido el planeta ni predecir si alguna vez desaparecería. Pero lo peor de todo para Chico Avispa, que ya se había acostumbrado hacía tiempo al planeta, eran las preguntas de los curiosos:

—¿Eso es un planeta? —le preguntaban.
—Sí.
—¿Y es tuyo?
—No.
—¿Y por qué te sigue?
—No lo sé.
—¿Cómo se llama?
—No lo sé.
—¿No le has puesto nombre?
—No es cosa mía.
—¿Y de quién es?
—De los seres que viven en él.
—¿Es que está habitado?

Y entonces Chico Avispa levantaba la vista hacia el planeta, suspiraba con resignación haciendo visible lo absurdo de la pregunta y, con las manos en los bolsillos, se alejaba de la multitud.

Tener un planeta sobre la cabeza puede parecer algo incómodo y, en ocasiones, es cierto que lo es, como aquel día que Chico Avispa se perdió una lluvia de estrellas porque cada vez que levantaba la cabeza el planeta estaba ahí, justo en medio, y le impedía ver el cielo nocturno; o que no pudiera jugar al escondite porque siempre era el primero al que descubrían. Pero también tiene sus cosas buenas: tener una sombra siempre encima viene muy bien para los días calurosos y cuando llega carnaval es el complemento perfecto para el disfraz de científico, de mago o de astronauta.

Cierto día, mientras paseaba por los campos que rodean el pueblo donde vivía, empezó a escuchar una suave voz que entonaba una dulce melodía:

Pájaro de primavera, escucha esta canción,
extiende tus alas y vuela hacia el sol.
Que el viento te guíe en tu regreso al hogar
y comida a tus crías puedas llevar.


Encandilado, Chico Avispa buscó con la mirada de dónde provenía aquella voz. Era de un pequeño jardín silvestre en el que una niña de piel muy blanca cantaba mientras que con una regadera humedecía la tierra sobre la que crecían unas plantas repletas de flores. Se acercó todo lo que pudo y parapetado tras el tronco de un árbol siguió escuchando sin ser visto.

Pájaro de primavera, canta al amanecer
Saluda a un día que empieza a crecer.
Que tus dulces trinos despierten al mundo
Y lo hagan salir del sueño más profundo.


Pájaro de primavera, asómate a ver
Lo que aquel viejo árbol esconde tras él.
Al chico que escucha con mucha atención
Los improvisados versos de esta canción.


«¡Oh!», Chico Avispa se asomó tras el árbol con cara de circunstancias por haber sido descubierto. «¡Otra vez el planeta!», se dijo a sí mismo, resignado. La niña le sonreía. De cerca, y con el contraste del color de las flores de fondo, su piel parecía aún más blanca.

—Hola —le saludó con voz alegre—, soy Paz.
—Ho-hola —respondió Chico Avispa aún colorado.
—¿No tienes nombre?
—Sí, claro, me llamo Chico Avispa.
—Es un nombre muy raro. Me gusta.

A partir de ese día, Chico Avispa iba todas las tardes a escuchar a la niña paloma, como le gusta llamarla, mientras ella cuidaba de las flores. La niña paloma era una malabarista de las palabras, siempre estaba componiendo canciones y le encantaba inventar juegos de palabras y adivinanzas.

Una mañana de principios de verano, cuando las flores empezaban a marchitarse por el calor, la niña paloma dijo:

―Tengo una historia que contarte, ¿te gustaría escucharla?
―Siempre me gusta escucharte.
―Siéntate aquí, a mi lado. La historia que te tengo que contar empezó hace muchos años, en un lugar muy lejano, tan lejano y tan recóndito que pocas personas en el mundo saben que existió: el reino de Limovia. Es una historia de princesas y caballeros, de fantasmas y de muerte.

»En aquel reino vivía Melania, una niña de siete años, hija única de los reyes que, como no tenía permitido jugar con los demás niños del reino, se aburría mucho y siempre estaba gastando bromas pesadas. Metía ratones por las armaduras, escondía las sandalias de las criadas, echaba piedras a los guisos… Sus padres no hacían más que castigarla sin salir de su habitación, pero con eso solo conseguían que pensara nuevas tratadas. En una de esas ocasiones, se le ocurrió una gran broma, una broma de la que los pocos habitantes de Limovia hablarían durante años.

»Todo sucedería tres días después, en la celebración de un gran banquete que su padre, el rey, iba a ofrecer a todos los duques, condes y marqueses de su pequeño reino. Y así, durante esos tres días, Melania se dedicó a dar largos paseos por los jardines que rodean el castillo, pensando, buscando, planeando… hasta que lo tuvo todo listo y preparado.

»El día del banquete, el castillo fue engalanado para la ocasión. Los invitados fueron llegando puntuales (excepto el duque de Ripunia, que siempre llegaba tarde porque le gustaba parar en todas las tabernas del camino) y fueron recibidos por el rey y la reina. Después, todos los hombres se sientan a la mesa.

Bajo la cual está la princesa,
¡que chiquilla más traviesa!,
esperando una oportunidad
de poner a prueba su genialidad.


»Camuflada por los elegantes manteles de algodón que cubren la mesa, Melania está muy callada y muy quieta para no ser descubierta, mientras que a su alrededor empieza el gran banquete.

Se sirven corderos y faisanes asados
Se habla de armas, guerras y mujeres
Se escancia vino y se canta a los héroes
¡Todo el mundo está disfrutando!


»A media noche, cuando ya no queda resto de comida en los platos ni gota de vino en las jarras, Melania decide que ese es el mejor momento para actuar. De debajo de su vestido saca una bolsa llena de insectos que ha estado recogiendo por los jardines. Su plan es soltarlos para que empiecen a correr y volar por todo el salón…

»Pero entonces sucede algo: El rey dice unas palabras que Melania no consigue entender y alguien se levanta y cierra la puerta del salón a cal y canto. Se apagan todas las velas menos una que permanece encendida sobre la mesa, justo delante del soberano, lo que deja el salón en penumbra y con un aspecto bastante tétrico. Es tal el silencio que hay que Melania es capaz de escuchar los latidos de su corazón. Entonces, los hombres empiezan a entonar un extraño salmo que suenan como si viniera de ultratumba. Apenas suena como un murmullo por encima del cual el rey comienza a recitar algo en un idioma incomprensible para Melania.

»Melania está muerta de miedo. Tanto, que tiene los brazos y las piernas paralizadas; tanto, que no se da cuenta de que su bolsa llena de insectos ha empezado a vaciarse, su contenido corretea y vuela por todo el salón y se está metiendo por las mangas y los camales de los invitados.

»Los caballeros están tan concentrados en su maléfica invocación que, al principio, no notan la presencia de tantos parásitos… hasta que estos empiezan a picar. En pocos segundos, todo el mundo empieza a rascarse, a agitarse, a intentar matar a los pequeños seres que nadie sabe de dónde han salido.

»―¡Esto es cosa del demonio! ―exclama alguien.

»Al escuchar ese grito, Melania, que con todo el jaleo se le ha pasado el miedo, empieza a reírse sin parar. Es la mejor broma que ha gastado nunca. El sonido de su risa de niña de siete años suena estridente entre todo el lío que hay montado. Alguien grita:

»―¡Escuchad, es la risa del demonio!

»Intentando escapar para que no la pillen, Melania se escabulle de debajo de la mesa arrastrando con ella el mantel y tira el cirio encendido, lo que hace que la tela se prenda en llamas asustando a los fornidos hombres.

»―¡Es el demonio, es el demonio! ―gritan.

»Melania corre por el salón arrastrando el mantel ardiendo. Todos miran asustados aquello que ríe y arde y que ha aparecido de la nada. De repente, el brillo de las llamas se refleja en el acero de una gran espada que, con un rápido movimiento del brazo que la sostiene, acaba atravesando el bulto de debajo del mantel. El salón se queda en silencio.

Todo el mundo busca con la mirada
Al que empuña aquella espada
¿Quién habrá sido el caballero
de un golpe tan certero?


Ha sido su majestad
con toda brutalidad
y ahora luce endiosado
ante sus nobles invitados.


»Poco a poco, el blanco lienzo empieza a teñirse de rojo a la vez que las llamas lo van consumiendo mostrando lo que escondía: el cuerpo sin vida de la joven princesa.

La niña paloma se quedó callada y miró a Chico Avispa, que apenas había podido pestañear durante el tiempo que había estado escuchando el relato.

―Es una historia muy triste.
―Todavía no ha terminado. Recuerda, Chico Avispa, que aún no ha aparecido el fantasma y que toda buena historia tiene uno.

Y la niña paloma siguió contando la historia…

―El rey, ante la impresión que supone darse cuenta de que había matado a su niñita, prohíbe a sus hidalgos, bajo pena de cortarles las manos y la lengua, hablar a nadie de lo que ha pasado esa noche.

»―Pero, mi rey, alguien sospechará cuando no vean a la princesa.
»―Diremos que ha salido de viaje.
»―¿Y a su majestad, la reina?
»―Ordenaré que la encierren y prohibiré que nadie hable con ella jamás.
»―Si me lo permite, mi señor, conozco una posible solución que no va a causar tanto dolor como sepultar a la reina en vida.
»―Hablad.
»―Hay una mujer en el reino que hace ungüentos que curan la sarna y adivina el futuro en las formas de las nubes.
»―Una bruja.
»―Eso dicen. También se comenta que la han visto resucitar animales.

»El rey, sin pensarlo dos veces, coge el cuerpo sin vida de su hija y galopa con su caballo hasta la casa de la mujer. Si existía una posibilidad de traer de nuevo a su hija a la vida, la iba a aprovechar. Varias veces se equivocó de camino en la oscuridad de la noche hasta que consiguió dar con el lugar. Cubierto por el sayo para no ser reconocido, llamó a la puerta:

Soy un humilde campesino
Que a su hija ha herido
¿Puede, mi señora, curarla
Y de la muerte salvarla?


No me engañe, mi señor
Que si vos sois un pastor
Yo una hermosa cortesana
Y no una vieja fea y cana.


»El rey rogó, suplicó y lloró a la bruja que le ayudase, a lo que la esta le contestó que la única manera de volver a la vida a la joven dama era cambiando su corazón por el de otra niña fuerte y sana. Así que el rey dedicó los días siguientes a buscar una niña que cumpliera con los requisitos. Pensó en la hija de algún noble, pero estas vivían siempre en castillos y rodeados de sirvientes. La única solución era encontrar a la hija de alguien fornido y que no tuviera las comodidades de una dama. Recorrió valles, escaló montañas, navegó por ríos… hasta que encontró lo que buscaba: la hija de un herrero sería perfecta.

»El ritual duró varias horas hasta que, por fin, la joven princesa volvió a abrir los ojos ante la felicidad de su padre, que lloraba de alegría. La llevó de nuevo al castillo donde vivió feliz hasta que pocos días después murió por la agonía de saber que estaba viva gracias al corazón de otra niña.

Chico Avispa estaba impresionado. Jamás habría pensado que ese fuera el final de la historia. En todos los cuentos que el recordaba, la princesa siempre se libraba de todo lo malo y acababa viviendo feliz.

Chico Avispa está despistado
Y todavía no ha notado
Que a esta historia aún le falta
Que aparezca el fantasma.


―La bruja ―siguió la niña paloma―, que no por bruja era mala, por culpa de una niña revoltosa y un rey caprichoso ahora tenía en su casa un corazón inútil y el cuerpo inerte de una niña inocente. Así que se le ocurrió una solución: lo primero que hizo fue recuperar el corazón de la campesina y lo llevó hasta lo más profundo del bosque, donde lo encerró con un candado, lo colgó con cadenas de la rama más alta que pudo encontrar y luego hizo que un enorme pájaro se llevara la llave lejos, muy lejos. Allí, el corazón se curaría de todo el mal que había sufrido durante los últimos días. Y allí colgado, el corazón fue haciéndose cada vez más fuerte y se le fueron adhiriendo polvo y tierra, hojas y ramas. Pasaron semanas, meses, años… el corazón latía ahora tan fuerte que hacía temblar a toda aquella masa que lo recubría, hasta que ese movimiento hizo que la bola empezara a girar y a tomar una forma esférica. Y así, consiguió librarse de las cadenas que lo mantenían colgando del árbol y, como si tuviera vida propia, fue en busca del cuerpo al que pertenecía.

―E-entonces, ¿esa esfera de tu historia es el que flota sobre mi cabeza? ―se asustó Chico Avispa.

Pero la niña paloma pareció no escuchar y siguió con la historia:

―Al volver del bosque, la bruja elaboró una pócima que consiguió que la joven campesina resucitara, pero tendría que vivir sin corazón hasta que este fuera fuerte y libre. Pasaron varios años hasta que la campesina, que por no tener corazón no envejecía, sintiera cerca de ella la presencia de su corazón. Hasta que un día, mientras regaba las flores de un pequeño jardín silvestre, vio el refugio que lo resguardaba flotando sobre un chico de nombre extraño al que le contó toda la historia. Y ambos, chico y campesina, ven como el planeta que contiene el corazón gira y gira cada vez más rápido hasta que un fuerte latido hace que toda la tierra que lo rodea explote en mil pedazos y el corazón quede liberado y listo para volver al cuerpo al que pertenece. Solo falta una cosa: abrir el candado que lo mantiene encerrado.

La niña paloma se giró hacia Chico Avispa y le preguntó:

―¿Aún guardas tu misteriosa llave en tu bolsillo?
―Sí.
―Ahora ya sabes quién es el fantasma de esta historia.

Tomó la llave que sujetaba Chico Avispa, que temblaba de la emoción, con su pálida mano y con ella liberó su corazón.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Sinkim » 23 Oct 2015 10:44

Me ha gustado bastante, no me esperaba el giro de la historia y me ha parecido muy original :lol:

El detalle final de la llave me ha encantado :D

El único pero que le pongo es que se me ha hecho un pelín largo :oops:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Shigella » 23 Oct 2015 12:12

Nada más empezar a leerlo pensé que iba a ser mi relato favorito. ¡Un relato surrealista de humor absurdo en medio de una avalancha de fantasía y amor infantil! Me corroía un poco la envidia, también te lo digo. Y entonces, a medio relato, se convierte en... un relato de fantasía y amor infantil. :?
Reconozco que el relato es bueno, está objetivamente bien escrito y un poco de humor es mejor que nada, así que sigue siendo de los que más me ha gustado. Pero también me ha decepcionado mucho. :evil:

PS: El título un poco engañoso, no? Más bien "chico planeta"

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15002
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por jilguero » 23 Oct 2015 15:50


Ella:
¡Qué ilusión me habría hecho a mi levantarme una mañana y, como chico avispa, tener una planeta para mi solo encima de la cabeza. Sí, me habría encantado que ese planeta estuviera lleno de animales traviesos que de vez en cuando se dejaran caer sobre mi hombro y me contaran al oído lo que pasaba arriba. :alegria:

Pero eso de enterarme de que no era un planeta de verdad sino un corazón atrapado ha sido una desilusión. Jo, con lo contenta que yo estaba de tener un planeta sobre la cabeza… :(

Bueno, la verdad es que al principio ha sido muy divertido y me ha dado una idea estupenda: el próximo año le voy a pedir a los Reyes magos que me traigan un planeta. :60:
Última edición por jilguero el 23 Oct 2015 18:51, editado 2 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Gavalia » 23 Oct 2015 16:18

Lo encuentro bien escrito pero no tengo nada claro haberlo entendido. Lo del planeta encima de la cabeza es genial pero la historia no me llega. Los símiles no son lo mío y no sé si un infante lo entendería mejor que yo. No te dasalientes por mi comentario porque escribir sabes escribir, de eso no hay duda. No te enfades con el chucho y suerte compi.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43669
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por elultimo » 23 Oct 2015 16:54

Por separado, la historia del niño por una parte más desarrollada, muy buena; la historia dentro de la historia, buena; la mezcla, mala. Al final queda todo muy desconexo y el final muy forzado.

Avatar de Usuario
Eliena
No tengo vida social
Mensajes: 2386
Registrado: 25 Ago 2013 22:10

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Eliena » 23 Oct 2015 17:05

A mi me ha encantado, es mi favorito de los que llevo leídos. Le encontré ese tono de cuento clásico sin llegar a serlo del todo. Con historias dentro de historias como muñecas rusas. Preciosa la historia de la princesa Melania "Una historia de princesas y caballeros, de fantasmas y de muerte." Buena definición la de la niña Paloma :P
También me ha parecido muy enriquecedor esos poemas que intercala el aut@r en la narración. Para mi es un cuento redondo, de principio a fin. Mis felicitaciones.
Una frase que me ha gustado mucho:
La niña paloma era una malabarista de las palabras

:P
¡Dios mío! ¡Todo un momento de felicidad!
¿No es eso bastante para colmar una vida?
Imagen
Miniclubs de poesía

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3890
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Tolomew Dewhust » 23 Oct 2015 18:10

Imagen

Me las prometía muy felices con este cuento porque el título es arriesgado y apuntaba maneras, en plan superhéroe de la Marvel y eso... Luego me encontré otra cosa.

Rebuscando entre las anotaciones que realicé el día en que lo leí, me sorprendo ahora al comprobar que entonces no me gustó demasiado... Luego, lees el resto y te haces una idea de conjunto de lo que se ha presentado... y como que ha ganado enteros.

Cierto que hay una madeja de historias y que no todas casan lo bien que deberían. El desenlace final, por ejemplo, creo que necesitaría más desarrollo, o ir preparando al lector para conjugar pasado y presente...

Peeeero, no obstante, no es malote 8).
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
Elisel
Vivo aquí
Mensajes: 5259
Registrado: 21 Ene 2010 19:25

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Elisel » 23 Oct 2015 19:29

Al principio lo de la historia dentro de la historia hacía que me pareciera que lo primero que cuentas no me pareciera tan interesante como lo de la princesa y los corazones, pero luego, una vez terminado lo cierto es que me ha gustado mucho en conjunto. Con canciones y todo :lol: Lo del niño con el planeta sobre su cabeza me ha parecido muy original. Me he quedado con buen sabor de boca :D
Leyendo: Un abogado rebelde (John Grisham)

Amor Sinfónico:http://www.harpercollinsiberica.com/hqn ... ico-detail

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3284
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Iliria » 23 Oct 2015 23:18

La idea general me ha gustado mucho (muy original lo del planeta sobre la cabeza del niño, vaya imaginación), al igual que hayan partes en verso. Lo que no me ha quedado muy claro es el sentido de los nombres, y el final, como dice elulti, un tanto inconexo. Por lo demás, buen relato :hola:

Rango de edad: 7-9 años
Última edición por Iliria el 09 Nov 2015 20:28, editado 2 veces en total.
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Gisso » 23 Oct 2015 23:25

Es un cuento muy elaborado y con imaginación, muy bonito y triste a la vez y lo veo con alma de que puede quedar alto… pero tengo sentimientos encontrados. Sí, me ha gustado, pero a la vez se me ha hecho un poco aburrido y denso. No he disfrutado con su lectura pero sí con la historia. Espero haberme explicado

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5132
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por noramu » 24 Oct 2015 16:26

Planteamiento muy original en la parte del niño con el planeta colgando. Un poco menos original el desenlace. En general la historia me ha gustado aunque necesita una revisión (hay bastantes faltas) y los versos me parecen un poco ripiosos :oops:

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Topito » 24 Oct 2015 18:01

Buenas tardes, autor... Pero ¡por el amor de Dios! Esta usted chiflado, amigo mío. Venga, quitese ese planeta de ahí y sentémonos a charlar sobre cómo podemos mejor el relato.

El autor se quitó el planeta que volaba sobre su cabeza y que aferraba con alambres a su cuerpo, y se sentó en la silla frente al editor.

Bien, Mire usted. El inicio realmente es magnífico, de lo mejor que he leído en los últimos años. No obstante, la historia contada por la niña no llega a convencerme... ¡No, no, no! Siéntese, déjeme explicarme... Bien, como le iba diciendo. Yo en un principio pensaba que iba a ser una historia más «gamberra», algo más impactante y subrrealista. Eso les gustaría mucho a nuestro público y aunque a los padres no les gustara tanto, al final acabarían comprándolo por dejar de escuchar sus súplicas. Y claro, leí la historia de la niña que me resulta más familiar, más común al resto de los cuentos que se publican en nuestro país. Y me preguntaba, si no sería posible que reescribiera esa parte. No digo que la historia la cambie, pero modernizarla algo más, para el público de hoy en día. ¿Ha visto usted alguna vez los dibujos Hora de aventuras? Ese perro amarillo y su amigo, donde salen la princesa chicle y el rey hielo, la vampiresa Marceline... ¿No podría asemejarlos a ellos? No, perdone, por favor, siéntese. Pero... ¿dónde va, hombre? Sólo estabamos hablando... Vaya, ¡qué temparamento tienen estos escritores!
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Mister_Sogad » 25 Oct 2015 07:27

Uno de los cuentos más raros del concurso. Sin embargo, tiene un algo que atrae y creo que gustaría a los infantes. Eso sí, el nombre del chico despista, seguramente actua de anzuelo, y aunque la idea no es mala puede obtener lo contrario, decepción, y teniendo en cuenta que lo mejor del cuento llega a mitad de él, cuando Chico Avispa se topa con la chica paloma, si la decepción ataca antes de ese ecuador un niño/a puede dejar el cuento de lado.
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CI 1 - Chico avispa

Mensaje por Berlín » 25 Oct 2015 07:58

Habla el niño del ascensor:

--¿Y por qué se titula el chico avispa?
--Porque lleva un planeta zumbándole en la oreja todo el tiempo. Constantemente, todo el dia, hasta por la noche.
--Debe ser incómodo.
--Bueno. Incómodo también es mirarte y lo soporto. ¿Dime, te ha gustado?
--Es que no lo he entendido mucho. Hay muchos corazones y muchos cuerpos "inertes". No sé que es "inerte" y no sé cómo puede estar viva la campesina si el corazón suyo está dentro del planeta ese.
--Inerte es tu padre con el mando de la tele. No, no, mira inerte es algo inmovil, o falto de vida. La campesina recuperará su corazón, porque el chico avispa tiene la llave. ¿Recuerdas la llave del principo? Es un relato redondo, empieza y acaba con la llave. Mira, algunos de estos relatos te van a gustar dentro de unos pocos años. Recuérdame que te secuestre cuando tengas 11 años, pequeño túmor de vaca.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Responder