CI 1 - Matías

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66842
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CI 1 - Matías

Mensaje por lucia » 15 Oct 2015 13:59

Matías
Amanecía. Hacía mucho frío. Sobre el pasto había escarcha, nieve en la copa de los árboles y un hielo azulino como el cielo en la cúspide de las montañas.
Mamá parecía dormida. Mis hermanos y yo quisimos despertarla pero no pudimos.
No sé qué pasó. Ese día el casero nos dio la leche y se llevó a mamá. No volvimos a verla. En los días siguientes se fueron yendo mis hermanos también. En el campo quedamos el casero y yo. Él se hizo cargo de mí, me alimentó y me cuidó. Era una relación basada en el cariño y sobre todo en la necesidad de tenernos, porque estábamos los dos solos en esa inmensidad verde y blanca.
Teníamos nuestra rutina; temprano en la mañana, lo acompañaba cuando él limpiaba, más tarde hacía arreglos en las otras casas que estaban al lado de la nuestra, y que permanecían cerradas en esa época del año. A la nochecita leía el diario o algún libro en voz alta para que yo pudiera escucharlo. Extrañaba a mamá y a mis hermanos, pero no puedo decir que la pasé mal, me divertía corriendo por el campo, jugaba entre las flores silvestres, trepaba en la pila de troncos que él cortaba para calentar la casa, y asustaba a los pajaritos distraídos. Me sentía libre y feliz.
A veces, al mediodía, él cruzaba el puente del arroyo y se iba al pueblo, pero a mí nunca me dejó pasar para el otro lado. Ponía cara de enojado y me decía: “vuelvo más tarde, no cruces, quédate aquí”. Muy obediente, me quedaba sentado esperándolo por horas. Me movía solo cuando alguna abeja desorientada revoloteaba alrededor de mí confundiéndome con una flor; entonces daba unos manotazos en el aire para ahuyentarla y evitar que me picase. Otras veces caminaba unos pasos para seguir a algún bichito hasta su escondite. Con las hormigas no me metía, eran muchas y no podía vigilarlas a todas.
Cuando él regresaba con bolsas cargadas de comestibles, los dos, uno junto al otro, volvíamos a nuestro hogar. Tomábamos la leche, comíamos algo y antes de ir a dormir me hacía unas caricias en la cabeza. Yo quedaba todo despeinado pero contento y agradecido.
Así pasó el invierno y llegó la primavera. El campo fue poniéndose más verde, el pasto conservaba el rocío hasta el mediodía y empezaron a asomar las primeras flores de la estación. Desapareció poco a poco la nieve de los árboles. La que había en la cima de las montañas quedó ahí, esa parecía pintada como la del cuadro que está colgado en la pared. Los días se hacían más largos y más calurosos. Podía jugar muchas horas afuera antes de entrar. ¡Cómo me divertía corriendo a las mariposas! Sus alas estaban estampadas con muchos colores y dibujos diferentes; tienen más suerte que las flores porque ellas pueden volar.
Una mañana el casero me llevó en su carro al pueblo. Entramos a una casa pintada toda de blanco, y me pusieron sobre una mesa dura y fría. Sentí un pinchazo y me dormí. Cuando desperté estaba de nuevo en mi hogar. Tenía una herida cosida en mis partes íntimas que me picaba y dolía al mismo tiempo; aunque a los pocos días ni me acordaba de ella. Recuerdo que fue lo único que me molestó de todos esos meses que pasamos juntos.
Llegó el verano, y con él las personas que se hospedaban en esas otras casitas, las que habían estado deshabitadas tanto tiempo, y que el encargado se empeñaba en mantener lo mejor posible. Algunas familias venían con chicos que me entretenían casi todo el día. Me gustaba jugar a las escondidas y los paseos, sobre todo ir al arroyito a perseguir peces. Como no sabía jugar fútbol me conformaba con ir a buscar la pelota cuando se iba lejos. En la tarde, ellos se metían en la pileta para nadar, pero no sé por qué a mí no me dejaban pasar la cerca. Yo los miraba desde afuera bajo la sombra de un árbol, y aprovechaba para descansar un rato mientras los esperaba. Sus caricias mojadas eran refrescantes. Y sus risas me alegraban el día. Después del baño los acompañaba a merendar.
Ensayé varias muecas y la que me dio más satisfacciones fue poner ojos tristes y la carita de costado, ¡esa era irresistible!, así recibía facturas, budines y otros manjares.
En esa época del año el casero tenía mucho trabajo. Poco a poco fue olvidándose de mí, casi no me alimentaba y a la noche no recibía sus caricias antes de dormirme. Ya no era su preferido. Todos los cuidados y mimos fueron para un labrador que le habían regalado. No sé por qué estaba tan orgulloso de ese gigantón.
Natalia y Rodrigo fueron de los últimos turistas que nos visitaron ese verano. Lo nuestro fue amor a primera vista. Ellos me trataron como a un hijo pequeño. Antes de irse le pidieron permiso al casero y me adoptaron.
Fue la primera vez que viajé en auto ¡Qué sensación extraña! Al principio todo me daba vueltas, pero por suerte después me acostumbré. Fuimos por un camino muy largo, y las montañas se hacían chiquitas en el horizonte hasta que desaparecieron y no volví a verlas. Cruzamos puentes sobre ríos caudalosos en cuyas márgenes hombres viejos pescaban. Pasamos por arroyitos y vimos de lejos a los chicos jugando en ellos.
El viaje resultó agotador; hicieron varias paradas para ir al baño, yo aproveché y también hice lo mío. Seguimos por caminos asfaltados diferentes unos de otros. Algunos tenían arboledas a los costados; otros estaban sembrados; y unos cuantos tenían pastizales donde vacas y caballos pastaban. Después vi casas y más casas. Me estaba aburriendo de mirar por la ventana cuando el auto paró y bajamos.
Me llevaron a una casa pequeña a la que le dicen departamento. Era un lugar muy raro, no había pasto, ni árboles, ni bichos volando o caminando por ningún lado. El piso era tan liso que me resbalaba al caminar. Me pusieron una cadenita en el cuello con mi nombre y mi dirección por si me perdía. También me compraron vajilla y una cama nueva. No me faltaba nada, tenía comida y mimos de sobra. Pero extrañaba mi libertad, correr por el campo, revolcarme entre las flores silvestres y fastidiar a las mariposas.
Una mañana fuimos a una sala donde me revisaron y pincharon, pero esta vez no me dormí. Me porté tan bien que me regalaron una pelota de colores que cuando la apretaba hacía ruido, y un huesito que nunca se gastaba.
Todas las tardes, cuando regresan del trabajo, me llevan a dar una vuelta a la manzana y si pueden vamos hasta una plaza, siempre con la correa para que no me pierda.
El domingo salimos a pasear en auto bien temprano. Llegamos al paraíso de mis sueños. Me sacaron la correa y volví a sentirme libre. El pastito estaba verde y tibio, ideal para revolcarme. Había mariposas y pajaritos que podía asustar y correr. El olor a parrillada, ¡mi preferido!, se extendía por todo el lugar y además había chicos para jugar. Nunca me sentí mejor ni me divertí tanto desde el verano. Hasta pude enterrar unos ricos huesitos para otro día. Ojalá podamos volver algún domingo. Es todo lo que pido.

Maty

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53563
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Sinkim » 23 Oct 2015 11:23

Una historia muy linda con un perrito que es un encanto, me ha gustado mucho :D

Lo único que no me ha convencido es que me parece que el autor hace un poco de trampas cuando dice que Matías “daba unos manotazos en el aire para ahuyentarla”, entiendo que si ponía que intentaba morderla o la asustaba con el rabo le quitabas todo el misterio al cuento pero aun así me parece que es un poco tramposillo :D

Pero bueno, eso es un pequeño detalle que no enturbia lo bonito que es el cuento :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Berlín » 23 Oct 2015 11:50

Habla el niño del ascensor:

A mí no me mires, pequeñajo, yo he visto la historia de un pobre perrito que las pasa canutas y que al final encuentra un hogar donde va a ser querido y cuidado. Y ya está. Una historia tierna de las que se dan de vez en cuando, porque hay gente buena por el mundo y nada más. Si estás de acuerdo intenta mover afirmativamente ese cuello de pollo amarillo que tienes. Bien. Entonces estamos de acuerdo: es cortito, se lee bien, y el mensaje es muy bonito y llega al corazón. Pero no es muy original que digamos ¿verdad? Ya, eso pensaba.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Shigella » 23 Oct 2015 13:09

No está mal, pero no me ha dicho mucho esta historia. Vamos, es que no le encuentro chicha. Ni siquiera para escribir una crítica de más de dos líneas.

Volveré si se me ocurre algo.

Avatar de Usuario
Elisel
Vivo aquí
Mensajes: 5259
Registrado: 21 Ene 2010 19:25

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Elisel » 23 Oct 2015 13:12

Me ha parecido un cuento muy bonito. Había algunas cosas que me parecían raras porque en todo momento he pensado en el narrador como un niño. ¡Y es un perro! :o Me ha gustado mucho.
Leyendo: Un abogado rebelde (John Grisham)

Amor Sinfónico:http://www.harpercollinsiberica.com/hqn ... ico-detail

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Ororo » 23 Oct 2015 14:27

zMatías.jpg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Shigella » 23 Oct 2015 14:28

Oleeeee! Así, sí. :mrgreen:

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Ororo » 23 Oct 2015 14:29

Shigella escribió:Oleeeee! Así, sí. :mrgreen:

8)
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Gavalia » 23 Oct 2015 16:15

Sencillo y sin pretensiones. Más simple no puede ser y muy fácil de entender, incluso para Ukiah jajaja. Me gusta por eso pero tampoco nos cuentas nada especial. Alguna aventurilla de Matias si he hechado en falta. En fin creo que apruebas pero también pienso que le falta chicha. Enhorabuena y suerte.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14995
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por jilguero » 23 Oct 2015 17:47

Ella:
Bueno, ha sido muy agradable ver pasar las estaciones en compañía de Matías. :D
¡Qué buenos amigos podríamos haber sido! :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Isma » 23 Oct 2015 19:19

La pega que le encuentro es que no ocurre ninguna acción y el personaje no cambia, no evoluciona; no tiene que resolver nada. Digamos que no tiene la estructura clásica de un cuento en la que el personaje tiene que enfrentarse a un desafío, y eso no tiene porqué estar mal, pero intuyo que a mí como niño no me habría llamado la atención. Por otro lado, está bien escrito, es coherente y la narración es fluida, y hay originalidad en el punto de vista planteado, que es el del perro. Supongo que eso podría ser interesante para hacernos ver un punto de vista diferente y lo que un animal conoce o desconoce del mundo de los humanos. Pero hubiera estado mejor con un poco más de acción.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Ratpenat » 24 Oct 2015 23:06

Lectura decimotercera: Matías

-Buenas noches, Lord Fledermaus.
+Buenas noches, doctor Piruleta.
-Mire, milord, hoy le traigo las especulaciones de Sinkim y Mister Sogad.
El bueno de Sogad escribió:Matías era un rinoceronte blanco muy simpático y optimista. Era el último macho de su especie por lo que debía estar algo triste, pero no, ser el último macho entre los suyos le aseguraba encontrar una pareja con la que poder vivir maravillosamente... bueno, quien dice una pareja dice un trío, dice un cuarteto, o incluso un octeto. Así que Matías estaba encantado, caminaba muy chulo por toda la sabana enseñoreando sus cuernos. Pero Matías no contaba con las hembras de su especie, todas y cada una acabaron rechazándolo. Lejos de desanimarse Matías buscó un lugar hermosos donde esperar a que fueran ellas las que vinieran a buscarlo. Pasaron los años y Matías empezó a desesperarse, ¿cómo era posible? ¿por qué no se daban cuenta que era el último de la especie y si no estaban con él no podrían tener crías? Un día, siendo Matías ya bastante viejo, se le acercó un joven rinoceronte negro. Matías le contó sobre su suerte, que era el último de su especie, que las chicas se lo rifaban y que era cuestión de tiempo que cayeran entre sus patas. El joven rinoceronte negro divertido le dijo que estaba equivocado, Matías era un rinoceronte negro, como él, y encima cegato. Matías, primero sorprendido, empezó luego a saltar de alegría a pesar de su edad, ahora lo entendía todo. Él no había tenido éxito con las chicas porque se habiía equivocado de especie, y claro, las chicas que podían estar con él ni siquiera sabían que él estaba disponible. Así que abandonó su rincón y marchó orgulloso a comerse el mundo, seguro que podría encontrar una pareja de su gusto.
el drac escribió:Matias es el Harry Potter español, aunque los hechizos no siempre le salen tan bien.

+Seamos honestos, solo con Matías era imposible acertar.
-¿Le ha gustado el relato?
+Pues mire, el relato está muy bien en su conjunto. Descripciones buenas y descripciones geniales. El resto es paja. Creo que trata de un niño que le hacen creer que es un perro, lo castran y luego lo pasean en correa, haciéndole lamer el culo de los otros perros. Una crueldad.
-¿No será que el que escribe es un perro?
+¿Alguna vez ha visto un perro describir tan bien? Quizá podría escribir una frase inspiradora de esas de Coelho, pero más no me lo creería.
-No ha entendido nada, milord...
+¿Cree que este ganaría?
-¿Con tantos diminutivos? Imposible. Lifen no tolera ni uno.

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Mister_Sogad » 25 Oct 2015 07:26

A mí me ha gustado, pero a un niño/a creo que se le haría algo pesado, sobre todo la parte en que Matías comenta su día a día. Quizá no escondiendo al principio el tema del perro la atención infantil aumentara, por lo de "¿qué hará el perrito?".
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14995
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por jilguero » 25 Oct 2015 09:12

Ahora toca autor mi comentario más razonado como adulta.
Vaya por delante que es uno de los relatos que he leído con más placer, porque tiene una prosa sencilla y pausada, y porque, por mis gustos personales, que me hagas ver el paso de las estaciones en el campo me encanta. La historia en sí no es nada del otro mundo y está construida para el efecto sorpresa de darte cuenta al final de que no es un niño sino un perro. Pienso que no es una historia muy atractiva para un niño. Con todo, con la del sombrerito has tenido suerte porque ella era como tu perrito y se ha imaginado perfectamente todo. Es más, he mirado en su lista y, sin estar a la cabeza, veo que te tiene entre los diez primeros.
Por otro lado, será porque me he identificado con tu protagonista, pero pensando en que este hubiera sido un relato para adultos me hubiera parecido más original que, después de contarnos esta historia, su prota fuera de verdad un niño y que las últimas palabras fueran metafóricas; es decir, que ponerle la cadena o que le dieran un hueso fuera una manera metafórica de mostrar la pérdida de libertad de un niño de campo cuando lo llevan a la ciudad. Si llegas a hacer eso, creo que habría escrito una variante biográfica de Jilguero. :cunao: ¡Lástima que nos e me haya ocurrido a mí!
Resumiendo, a mi me parece un buen trabajo en lo formal y, aunque como historia es ya más normalita, por cuestión de gustos personales, creo que vas a salir bien parado. :wink:
Aviso a navegantes: este no es el de Jilguero... :8_rana: :mentira: :164nyu:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CI 1 - Matías

Mensaje por Topito » 25 Oct 2015 11:08

La historia es preciosa, pero mire usted, los niños de hoy buscan más acción y las niñas, aunque sean más tiernas, están obsesionadas con las Monster High. Bien, me dice usted que la historia está dirigida para menores de 6 años. Sí, estoy
de acuerdo con usted, no lo puedo negar. La película Tobi gustó mucho en su momento. Ya, ya lo sé. Pero hoy en día se escriben cuentos más llamativos para esas edades. ¿Conoce usted El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza? No. No se preocupe, le dejaré el libro para que vea que es lo que gusta a los niños de hoy en día.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Responder