CN4 - A orillas del río Mississippi - Topito

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23531
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CN4 - A orillas del río Mississippi - Topito

Mensaje por Lifen » 23 Dic 2015 12:00

A orillas del río Mississippi

Enero, 1960.
En una bulliciosa ciudad a orillas del río Mississippi.


«¿Por qué nos paramos?», me pregunta.
Pero yo ya apenas la escucho.
Tira de mi mano con firmeza.
Pero yo ya apenas la siento.
«¡Mama!», me gruñe.
Pero yo ya no la escucho ni la siento, pues toda mi atención recae ya sobre esa mujer que acaba de cruzarse ante nosotras.

Ella es diferente, exótica, muy distinta a las que antes había elegido. Una mujer negra de mirada lasciva y aroma a lujuria, nada que ver con esas blancas de aroma casto y mirar esquivo. Lo cierto es que nunca antes me había planteado elegir una mujer así, pero…

¿Y si a él le gustara?...
¿Y si a él le fascinara?...
¿Y si a él le agradara?...

Mientras, la mujer sigue caminando hasta desaparecer tras la esquina.

Mi respiración se acelera y las piernas me tiemblan. No puedo perderla, ¡no ahora!, no hasta que aclare mis ideas. Aferro a mi hija e inicio la carrera. Corremos y corremos, y corremos tanto… que las quejas de mi hija se desvanecen sobre el asfalto. Y entonces, justo entonces, justo cuando giramos la esquina, la veo de nuevo, exuberante, bajo la lúgubre luz de una marquesina vieja.



Marzo, 1960.
En un sendero de un parque a orillas del río Mississippi.


Ya hace meses que sigo sus pasos, firmes y seguros. Sé dónde trabaja y dónde come. Sé que no tiene familia ni amigos. Sé que su única compañía es un gato, uno que camina engreído por el alféizar de su cocina. Su vida es monótona y sin sobresaltos. Una comida sin echarle sal ni pimienta. Y Lo único reseñable, lo único que merece la pena contar, lo único que a mí me interesa, es esa extraña costumbre que tiene de caminar hasta el muelle y comenzar a llorar hasta que el sol se desvanece.

Lo cierto es que nunca pensé que tuviera tanta suerte, pues el lugar seleccionado, oscuro y solitario, es idóneo para acometer cualquier rapto.



Junio, 1960.
En una solitaria dársena a orillas del río Mississippi.


No sé cuándo falló todo y mis planes se fueron al traste, pero ahora no me arrepiento que así haya sucedido. Al principio, no puedo negar que me sentía incómoda a su lado. ¡Esos ademanes «tan» exagerados! ¡Esas miradas lujuriosas! ¡Esas impropias caricias en la mano! Sin embargo, ahora, ahora puedo decir que hasta me agradan. No obstante, aún es pronto para que utilice su extravío para mi propio beneficio, por lo que aún me comporto con rescato esperando a que llegue el día.

Aún recuerdo la primera vez que cruzamos las miradas. La suya era opaca, sin vida. La mía sin interés, despreocupada. Después vinieron las complicadas, las de una mujer que mira al agua mientras recuerda a su padre aferrando a su madre bajo las aguas. Luego, las que me interesaron a mí. Y, por último, las que le interesaron a ella. Lo cierto es que, desde entonces y hasta ahora, nuestra relación se ha ido forjando entre su lujuria y mi capricho, sin que ninguna de las dos lo hubiéramos buscado. Pero el destino es así: decide por nosotras cuando menos lo deseas.



Septiembre, 1960.
En una lúgubre pensión a orillas del río Mississippi.


Las piernas me tiemblan cuando sus labios humedecen mis muslos y la respiración se agita anhelando que su lengua alcance por fin la meta. Y entonces, sólo entonces, los gemidos se elevan y el éxtasis me llega.

Lo cierto es que nunca pensé que una mujer pudiera compararse en estos menesteres a un hombre, hasta que yací con ella. Puede ser que sólo sea ella o que sea una virtud que tengan sólo las negras.

La verdad es que no lo sé, aunque sí sé que una mujer blanca no creo que lo lograra.

En ciertas ocasiones me he pregunto qué dirían mis amigas de la DAR* si se enteraran. Lo más probable es que me expulsaran, además de denunciarme ante las autoridades. Me convertiría en una delincuente, una proscrita, una desviada. En verdad no las podría culpar, y menos aún odiar. Yo misma actuaría así, no me cabe duda, pues sé que no es lo mismo yacer con hombres casados que con mujeres desviadas. Lo primero, lo aceptarían; lo segundo, lo repudiarían.

Sin embargo, no dejo de pensar que si ellas probaran sus caricias, sus dedos, su lengua… Pero no. Eso sé nunca ocurrirá. Nunca la conocerán como yo. Y, en cierto modo, eso me excita.

No obstante, lo llevamos con discreción. Además, cuando llegue el momento, deberé finalizar nuestra relación, pues se lo debo a mi marido.

*Daughters of the American Revolution.



Diciembre, 1960.
En el sótano de una mansión a orillas del río Mississippi.



Mañana

El mes pasado comencé a buscar una sustituta, ya que no quería perderla como amante. Una que fuera similar a mí. Una que fuera como las de antes. Como le gustan a mi marido. Sin embargo, apenas una semana atrás, mientras le observé jugar con mi hija, comprendí que sería muy egoísta por mi parte, pues él siempre ha interpuesto sus necesidades a las mías. Así pues, deseché la idea y, a primera hora de la mañana, la he invitado a venir a casa.


Tarde

Al principio parecía algo cohibida, aunque sumamente ardiente. Tanto es así que apenas he tenido que tocarla para que llegara al orgasmo. Sin embargo, tras desvanecerse la excitación, ha comenzado a sentirse nerviosa, incomoda. Sé que quiere marcharse, pues teme que mi marido nos descubra, pero aún hay tiempo, ese mismo que utilizará mi hija para ver a Santa Claus en Court Square.

Me suplica que le desate las muñecas, pero hago caso omiso a sus palabras. La beso para que se calme y le vuelvo a tapar los ojos con el pañuelo de seda. Después, mientras ella sigue implorando que la suelte, sumerjo la cabeza entre sus muslos para ofrecerle mi regalo. Entonces, justo en el momento que mis labios rozan su sexo, deja de quejarse, de luchar por su libertad, y se deja llevar por su desviada lujuria.

Sé muy bien que ella lo deseaba desde el día que me conoció, pero yo me resistí a dárselo. Hasta hoy. Hasta esta Nochebuena. Y se lo ofrezco porque será mi regalo de despedida, el último presente que le brindo antes de finalizar para siempre nuestros encuentros.


Noche

No sé cuánto tiempo ha pasado, pero ya se ha desvanecido la luz que entraba por el ventanuco, por lo que debo darme prisa en preparar el presente de mi marido.

Le desato las muñecas y descanso los brazos sobre la sábana limpia que acabo de poner. La miro a los ojos por un instante mientras pienso lo fácil que me ha resultado quitarle la vida. Lo cierto es que no se ha batallado mucho cuando le he puesto la almohada sobre la cara, pero puede ser a causa del somnífero que le he dado disuelto en el agua, algo que nunca antes había probado con las otras. Le bajo los párpados para que parezca dormida, pues así le gusta a mi marido. Luego comienzo el lavado de su cuerpo con un paño húmedo: primero el rostro, después los brazos, luego los pechos y finalizo con su sexo. Lo hago con ternura, con amor, como cuando bañaba a mi hija. Por último, destapo el frasco de Channel nº5 y perfumo el cuello y las muñecas. Un toque que agradecerá mi marido, puesto que, desde que leyó en abril esa entrevista a Marine Monroy, le excita olerlo mientras lo hacemos.

Suena en el patio el claxon del coche de mi marido, por lo que debo marcharme para recibirlo. Así pues, contemplo por última vez su cuerpo.

Está «tan» radiante, «tan» imponente, «tan» insultante… Lo cierto es que la echaré «tanto» de menos. No obstante, sé muy bien que hago lo correcto, pues una debe a su marido, aun teniendo que renunciar sus placeres. Pero así debe ser, así debo actuar, pues así me lo enseñó mi madre y así me lo dijo la suya.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5747
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Ratpenat » 23 Dic 2015 13:32

No está mal empezar con muerte y sexo lésbico.

No tengo quejas especiales sobre el relato, me ha gustado. El último párrafo está poco cuidado
Está «tan» radiante, «tan» imponente, «tan» insultante… Lo cierto es que la echaré «tanto» de menos. No obstante, sé muy bien que hago lo correcto, pues una debe a su marido, aun teniendo que renunciar sus placeres. Pero así debe ser, así debo actuar, pues así me lo enseñó mi madre y así me lo dijo la suya.
se debe a su marido y renunciar a sus placeres.

Nimiedades, desde luego, está de puta madre.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Shigella » 23 Dic 2015 13:48

Esto es un regalo de navidad para las fantasías masculinas. Creo que no soy target. Al menos no está mal escrito. :roll:

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6897
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Nínive » 23 Dic 2015 16:14

Uy... este relato me da que se ha enviado con prisas...
Repeticiones, despistes... Un pulidito no estaría mal.
La historia no es demasiado original (desde mi punto de vista), pero bueno, metes ahí un plus con el sexo lésbico que no está mal.
¿Oscuro? Se queda en marrón chocolate con leche.

Autor... :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3292
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Mister_Sogad » 23 Dic 2015 17:32

Autor/a contigo inicio mis lecturas.

He cazado unos cuantos fallitos, despistes seguramente. Sin embargo, mi pega va más en la línea del saborcillo que le ibas dando al relato y que hay una cosilla que lo interrumpe. Te cuento, me ha gustado tu apuesta, aunque el año no me acaba de encajar con el estilo con que lo cuentas, que a mí me sabe a más antiguo, en cierto modo al seguir la misma línea la lectura se me hace fluida (alguna paradita en los despistes, pero sin importancia), el caso es que de pronto llego a esto:
En ciertas ocasiones me he pregunto qué dirían mis amigas de la DAR* si se enteraran. Lo más probable es que me expulsaran, además de denunciarme ante las autoridades. Me convertiría en una delincuente, una proscrita, una desviada. En verdad no las podría culpar, y menos aún (...)
Ese "en verdad" me ha sacado del texto, con la manera de hablar casi exquisita de la protagonista esa expresión no le pega, al menos en mi opinión.

Por lo demás el formato que has elegido, al estilo de un "diario", me ha seducido por lo bien que lo has usado, no tanto porque esté entre mis preferencias ojo, sino porque de esa manera has conseguido contar muchas cosas condensándolo lo más posible, obviando farragosas narraciones sobre el paso del tiempo y yendo siempre al quiz del asunto.

La trama me ha resultado interesante, misteriosa y con un buen punto inquietante, pues todo el tiempo tenía en mente el tema de los vampiros, y aunque eso podría haber devaluado tu relato por poco original, al final me la has jugado y el resultado es mucho más... oscuro y decadente.

Ya volveré en una segunda vuelta autor/a.
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Shigella » 23 Dic 2015 17:35

Yo me lo imaginaba estilo peli del oeste. No me preguntéis por qué. :lol:

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5747
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Ratpenat » 23 Dic 2015 17:37

Yo me he imaginado a Berlín y a Ororo :oops:

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3292
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Mister_Sogad » 23 Dic 2015 17:50

Ratpenat escribió:Yo me he imaginado a Berlín y a Ororo :oops:
:boese040:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12735
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Berlín » 23 Dic 2015 23:06

Ratpenat escribió:Yo me he imaginado a Berlín y a Ororo :oops:
:colleja:
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12735
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Berlín » 24 Dic 2015 07:35

Shigella escribió:Yo me lo imaginaba estilo peli del oeste. No me preguntéis por qué. :lol:
Porque sucede a orillas del rio Mississippi.

Bueno ahora en serio. A mi el relato me ha gustado, pese a que, como ya te han dicho, esta falto de corrección.

DAR es una asociación de mujeres, y traducido sería Las hijas de la revolución estadounidense. La premisa de las DAR es "hogar, dios y patria" (si, lo he buscado). Así que con esta premisa (Si alguien ha visto la seríe de Las chicas Gilmore recordará que la mamá de la prota pertenecía a esta asociación), así que con esa premisa pues lo primero era el hogar y satisfacer al marido y tenerlo como un rey, digo yo.

Pues nada, historia de asesina en serie que le lleva "regalitos" al marido.
Pues a mi me ha gustado mucho, mira tú. Y sale un gatito. :boese040:
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10949
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Gavalia » 24 Dic 2015 13:17

Historia sobre una loca que que pierde el sentido por una negra de infarto a la que mata después para regalársela a su marido por navidad. !!Ahí estamos!! A mi para esos menesteres mejor me la dejas viva gracias.
La forma de contar la historia me ha enganchado y dado lugar a querer saber, entre otras cosas por lo bien que lo cuentas, esperando que en algún momento saltara la sorpresa, la originalidad, o lo que sea que tenga que pasar para que me llamara la atención tu trabajo. Las escenas calenturientas las encuentro bien contadas y no afean el relato pero tampoco me dijeron demasiado. Y a todo esto... creo que algo me he perdido... qué pensará el marido???
Seguro que no lo he entendido.
Besote bruja
.....................................................
Xxxxxx_xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
Ooooooooioooooooooookoooooooooooo
Última edición por Gavalia el 24 Dic 2015 18:32, editado 1 vez en total.
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4416
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Estrella de mar » 24 Dic 2015 16:30

No me ha gustado, la verdad. El tono narrativo me ha dejado un poco fría y no me he metido en la historia. La vuelta de tuerca del final con el "regalito" para el marido no ha estado mal. :lol:
Ratpenat escribió:Yo me he imaginado a Berlín y a Ororo :oops:
Yo a jilguerito y a Nini. :lol: Jilguerito era la muerta. Pobrecilla. :roll:

Gracias por llenarnos de letras muertas. :chino:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15623
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por jilguero » 24 Dic 2015 17:11

Estrella de mar escribió: Yo a jilguerito y a Nini. :lol: Jilguerito era la muerta. Pobrecilla. :roll:
Estrellita, los has clavado: ni que conocieras a Jilguerito en persona. :meparto:
De muerta, vale :wink:


En cuanto al relato, me parece que va de más a menos. La parte inicial, de persecución, con todas las posibilidades abiertas me ha gustado. El desenlace, no es que me haya desagradado, pero me ha pasado como con La línea muerta, que se ha vuelto una historia más convencional. :mrgreen:
No es que todos los días nos crucemos con esposas que hacen semejantes ofrendas a su maridos pero tú me entiendes, ¿verdad? :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12735
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Berlín » 24 Dic 2015 17:51

Eso lo dices, chuchillo, porque sabes que le tengo ganas a la diosa de ébano?
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10949
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN4 - A orillas del río Mississipi

Mensaje por Gavalia » 24 Dic 2015 18:33

No sé a que te refieres morena :nono:
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Responder