CN4 - Carretera maldita - Gavalia

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23492
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CN4 - Carretera maldita - Gavalia

Mensaje por Lifen » 23 Dic 2015 12:03

Carretera maldita
Diciembre de 2015. Viernes.
08:00 h.

«¡Navidad! ¡Navidad! ¡Dulce navidad! ¡Buenos días, queridos oyentes, en esta fría mañana de diciembre! Son las ocho de la mañana y hace un frío del carajo. ¡Ni los renos de Santa tienen ganas de asomar la nariz! ¡Feliz Navidad a todos! y, ahora, daremos paso a un programa especial…».

—¡¡Zas!! ¡¡Crac!!

—¡Puto cacharro de los cojones! Acabaré contigo y los de tu calaña ¡Lo juro! –grité como poseído arrojando el despertador contra la pared.

Mi cabeza parecía querer reventar de dolor por la resaca. Había tenido juerga en mi piso la noche anterior y todo estaba manga por hombro, pero lo peor era la pesadilla que había tenido; continuaba rondando en mi cabeza y no podía quitármela de encima. Era muy raro, parecía no dejarme salir de ella y, sin darme cuenta, la rememoraba una y otra vez. Me pellizqué para comprobar si seguía dormido. Una tontería, debía de ser la resaca, lo sé, pero ni aun así lograba líbrarme de ella…

«Una increíble tromba de agua caía con fuerza sobre la carretera por la que circulábamos aquella noche de pesadilla. Cada kilómetro que avanzábamos dirección al pueblo de Báratro nos iba introduciendo irremediablemente en un territorio que parecía producto de la pesadilla de un meteorólogo. Me hizo gracia mi propio chiste y solté una risotada. La triste luz procedente de los faros del pequeño utilitario en el que viajábamos parecía rebotar contra la cortina de agua que nos azotaba. Gracia, mi compañera de viaje, me miraba de reojo tan asustada como contrariada.

—Deberíamos apartarnos al arcén hasta que amaine un poco. Esto me da mala espina, Mauro, y deja de poner esa cara de gilipollas. ¿De qué narices te ríes? –me preguntó bastante cabreada.
—No seas tan exagerada, mujer. La tormenta es de órdago, lo reconozco. Nunca vi cosa igual, pero estamos muy cerca del hotel.

La carretera serpenteaba como una enorme culebra que ascendiera rodeando todo el perímetro de la montaña. Pequeñas avalanchas de desechos vegetales sobre un espeso lecho de barro reptaban peligrosamente por todas partes dificultándonos el paso. La temperatura había bajado extrañamente dentro del coche y subí la calefacción. El panorama no era muy alentador, pero el neón que parpadeaba en la lejanía anunciaba que nuestro destino se encontraba cerca. Estábamos los dos sumidos en nuestras reflexiones cuando de súbito…

—«Ayuda… pronto… no tardéis…» la frase se deslizó en mis oídos con total claridad y me volví desconcertado hacia mi compañera. Gracia parecía tan sorprendida como yo.

—¡Hostias! ¡¿Pero qué dices?
—¡Dios santo, Mauro! ¡¿Lo has oído tú también?!
—¡Pues claro, y no me hace ni puta la gracia! ¿¿A qué viene eso?? ¿¿Qué pasa??
—Yo no he sido, Mauro –y miró hacia atrás alarmada.

No sé qué esperaba encontrar, la verdad. Allí detrás no había nada, así que suspiró aliviada centrando su atención en mí con cara de interrogación. Le devolví la mirada bastante acojonado, aquello no pintaba nada bien. Gracia me miraba horrorizada por lo que ella suponía estar viendo en ese momento.

—¡Apártate de mí! –gritó de repente alejándose de mí todo lo que pudo.

Después, me contó su espeluznante visión. Todo pasó como en un flash. Al parecer, no me veía a mí en aquel instante. Según me dijo —y agárrate que vienen curvas—, lo que estaba viendo era una mujer conduciendo en mi lugar y que su aspecto era horrible. Un profundo corte le había desfigurado el rostro, y la mandíbula asomaba entre jirones de piel arrancada. Según Gracia, sonreía.

—¡¡Gracia!! ¡¿Pero qué haces, loca?! –grité al ver que abría la puerta intentando huir.

Una violenta descarga de luz seguida de un potente estruendo sacudió de nuevo a nuestro pequeño transporte. Ahora avanzábamos con la puerta del copiloto abierta. Íbamos de mal en peor, vaya. Busqué un sitio seguro donde detener el coche y atender a mi histérica acompañante, gracias a Dios bien sujeta por el cinturón de seguridad. De repente y por un par de segundos, creí ver por el retrovisor a una mujer con una gabardina blanca haciendo aspavientos. ¡Lo que faltaba! Frené el coche de inmediato sorprendido por la visión e intenté cerrar la puerta del copiloto desde mi posición. Eso supuso otro episodio alucinante para ella cuando creyó que la muerte se le venía encima. Le di un bofetón para calmarla y por fin reaccionó. Lo siguiente fue contarle lo que me había parecido ver por el retrovisor. Le dije que tenía que ir para comprobarlo.

—¿Estás seguro? –comentó algo avergonzada por el ataque de histeria que acababa de sufrir–. Creo que esta noche se están viendo y escuchando cosas muy, muy raras. No, no creo que sea buena idea salir ahí fuera. Esto no tiene nada de normal –su respuesta no es que fuera muy tranquilizadora, todo hay que decirlo
—Mira, no sé si son figuraciones mías, y es que esta noche ya no sé muy bien que pensar, pero tengo que salir a comprobarlo. No podría vivir con eso.

Mantener el equilibrio fuera del vehículo era complicado. El viento y el agua me azotaban con muy mala leche y comencé a arrepentirme de haber salido del coche. No se veía ni un pimiento. Lo que encontré después de escalar el pequeño terraplén situado a espaldas del estrecho arcén de grava me dejó estupefacto. Un todoterreno estaba panza arriba desprendiendo un humo negro que no presagiaba nada bueno. Pequeños conatos de incendio danzaban aquí y allá. Las marcas de barro en la zona daban a entender que se acababa de producir una salida de vía en toda regla. ¡Una señora hostia, vaya! La mujer de la gabardina se encontraba en el interior del vehículo siniestrado proporcionando cuidados a un chico de unos veinticinco años que parecía malherido.

—¡Por favor, señor! –exclamó ella–. ¡Tenemos que llevarle al hospital cuanto antes! ¡Ha perdido mucha sangre! ¡Ayude a mi hijo, se lo ruego! ¡Tiene que salvarle!

La mujer salió del vehículo para facilitarme el acceso hasta el chico. No me sería fácil sacarlo porque el cinturón de seguridad que lo sujetaba parecía atascado. Busqué con la mirada a la mujer para que me ayudara, quizá tenía algún objeto cortante que me sirviera, cuando observé sorprendido como hacia un raro movimiento alejándose del todoterreno hasta que cayó al suelo. Parecía lamentarse amargamente por lo que estaba sucediendo. Tendría que volver después a por ella. No tardaría mucho, el coche estaba cerca.

—¡Señora! ¿Cómo se encuentra? –la encontré medio incorporada cuando regresé y con la mirada perdida– No se preocupe por su hijo, ya lo he subido al coche. Ahora le toca a usted. Por cierto, necesitaré que nos indique dónde se encuentra el hospital más cercano, porque no conozco la zona. Apóyese en mí, el coche está cerca –la mujer señaló con una mano hacia la carretera pero no habló. Yo asentí entendiendo que me indicaba la dirección hacia el hospital.

Entramos con el utilitario en la zona de urgencias del hospital como alma que lleva el diablo. Un equipo de enfermeros se hizo cargo de la situación inmediatamente y un celador me llevó rápidamente a una habitación relativamente iluminada donde me ayudaron a quitarme la ropa mojada. Estaba agotado. De repente me di cuenta de que no había notado la ausencia de Gracia. Recordaba haberla visto por última vez al lado de la mujer de la gabardina en la entrada de urgencias.

—¡Tac, tac! –alguien pedía permiso para entrar, noticias al fin.
—Sí… adelante –respondí poniéndome en pie e intentando recomponer mi ridícula vestimenta.

La puerta se abrió para dar paso a un médico ataviado con su preceptiva bata blanca.

—Venancio. Con permiso.
—Me llamo Mauro, doctor –dije intentando mostrar cooperación.
—¡Disculpe, doctor, tenía que acudir a los lavabos! ¿Qué puedo hacer por usted? –un enfermero gordito extrañamente ataviado llegó algo agitado por el pasillo
—No se preocupe, no hace falta que corra. Solo venía a echar un vistazo –dijo el doctor de forma bastante descortés y obviándome por completo–. Parece imposible…

—«¡Riiing! ¡Riiing! ¡Riiing!».

El timbre del teléfono me sacó del profundo ensueño en que me encontraba.
—Sí, Gracia, dime. Muy temprano llamas, tía «friki». –su nombre parpadeaba en el dial.
—Hola, Mauro, buenos días. Tú tan simpático como siempre. No me gusta que me llames así, «borrachuzo». Sé lo de tu fiesta de chicos y estarás hecho un despojo. ¿Me equivoco?
—En fin, ¿qué pasa? Se supone que hacemos puente, ¿no?
—Pues sí, pero no.
—¡Ah, vaya, muy aguda! ¿Qué tal si me lo aclaras?
—La agencia ha conseguido el «contrato» por fin. Jorge acaba de decírmelo. Ya sabes, el asunto de la venta del hotel. El caso es que quieren que vayamos este mismo fin de semana para cerrar la operación. Por cierto, quiero contarte una anécdota algo tenebrosa al respecto de una leyenda sobre ese lugar, pero baja y te lo explico mientras tomamos un café si te parece bien.

Yo me quedé de una pieza cual figurita de porcelana. Vamos, que en ese momento me rompo si me tocan.

—¿Te refieres al hotel de Báratro? ¡Qué casualidad, coño! Espera, que voy.

Salí del portal con el cuerpo todavía revuelto y busqué a Gracia. Allí estaba con su ceñido jersey de cuello alto y un busto imposible de obviar. Se apoyaba de miedo lado sobre un pequeño utilitario de color rojo saludando con la mano. El puñetero cochecito parecía igual que el de la pesadilla. Comenzaba a preocuparme de verdad.

—¿Y ese simulacro de coche? ¿De dónde lo has sacado?
—Me lo ha dado Jorge. Es de alquiler. Ya sabes, para el viaje.
—¿Viaje? No creo que yo haga hoy ningún viaje.
—Pero ¿qué dices? Es trabajo, así que no me toques las narices. Vamos a sacar esta operación adelante, que no te quepa duda. –la voz de Gracia cambiaba de volumen de forma rara. La resaca me estaba dando una buena paliza– Mi futuro y el tuyo están en juego –cosa con la que yo estaba totalmente de acuerdo, aunque mi futuro laboral no era precisamente el que me preocupaba– Por otra parte, y ahora viene lo interesante –continuó poniendo ojos achinados–, Jorge me ha contado por qué ha sido tan complicado encontrar a un comprador. Parece que todo el mundo piensa por allí que la carretera de acceso a Báratro está maldita. Ya sabes, una leyenda urbana de esas.

—Escúchame, Gracia, primero te cuento algo que me preocupa y, después, tú decides. ¿Vale? –hizo un bonito mohín y me animó a continuar–. Pues bien, no me vas a creer, pero resulta…

De repente todo comenzó a tornarse oscuro. Gracia, el coche, la calle... todo iba desapareciendo poco a poco como si nunca hubiera existido. Únicamente oía un pequeño zumbido repetitivo en mi cabeza una y otra vez, y cada vez más débil.

El silencio reinante en la sala de cuidados intensivos solo era alterado por el monitor que controlaba los latidos del sujeto hospitalizado. Estos sonaban paulatinamente más espaciados a medida que pasaba el tiempo. Mauro llevaba varios días en estado de coma inducido con quemaduras horribles por todo el cuerpo. Curiosamente, sus pupilas se movían de forma nerviosa bajo los párpados. Quizá soñaba –adujo un doctor– El monitor siguió reduciendo su frecuencia de pitidos hasta que, por fin, quedó completamente mudo.

—Siempre lamentaré que pararais a ayudarnos –comentó en voz baja la mujer de la gabardina; Gracia se encontraba a su lado, ambas situadas detrás del cristal que separaba la unidad de cuidados intensivos del resto del mundo.

—Usted no es responsable de nada. Lamento su pena, aunque sé que eso no la aliviará en absoluto –respondió sumida en la tristeza más absoluta –de alguna forma, se sentía culpable de lo sucedido al haber forzado a Mauro para que fuera con ella; no encontraba consuelo–. El todoterreno explotó de forma repentina –continuó con lágrimas en los ojos–. Nada se pudo hacer por él, por ninguno... Esa carretera… esa carretera realmente está…

FIN
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Ororo » 23 Dic 2015 17:00

Este relato podría ser uno de los capítulos de "Cuentos de la cripta" y su presentador uno de los personajes del mismo :mrgreen:

Imagen

No está mal. Me ha parecido una mezcla curiosa de premonición demoníaca (tengo que decir que mi "Cuento de hadas" se llamó en un principio "Báratro" :mrgreen: ), pesadilla y toques algo cómicos muy peculiar.
Sin ser un relato que me atraiga enormemente, veo que está bien construido, bien contado. El lenguaje coloquial del protagonista aligera de terror. Lo cual, por un lado está bien y por otro... más caña me habría gustado, lo admito.

El episodio del hospital y la conversación con el doctor :lol: :lol: se me ha quedado corta. Imagino que el espacio, autor.

Bueno, no está mal. Quizá una historia bastante vista, pero amena.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Mister_Sogad » 23 Dic 2015 18:06

Autor/a interesante relato, me ha gustado que metieras los giros porque si uno espera tal no se espera a "Pascual". Pero mira el tono que has usado le ha quitado seriedad a una historia que podría haberte quedado muy bien apostando por un tono más serio. Que sí, que ahora quizá yo estaría diciendo "pues me suena a algo oído, leído, etc", pero me reitero, un tono serio le hubiera ido que ni pintado.

A pesar de eso la trama me ha gustado, rocambolesca pero fácil de seguir, bueno casi, tengo un pero, este párrafo:
—Venancio. Con permiso.
—Me llamo Mauro, doctor –dije intentando mostrar cooperación.
—¡Disculpe, doctor, tenía que acudir a los lavabos! ¿Qué puedo hacer por usted? –un enfermero gordito extrañamente ataviado llegó algo agitado por el pasillo
—No se preocupe, no hace falta que corra. Solo venía a echar un vistazo –dijo el doctor de forma bastante descortés y obviándome por completo–. Parece imposible…
Digo que este párrafo me resulta confuso, no sé si pretendías hacer un guiño como si Mauro estuviera viendo algo sin estar realmente ahí (vamos que estaba en alma pero no en cuerpo), pero si es eso lo he entendido al acabar el relato y no creo que sea lo ideal.

Otra cosa, ¿y si hubieras apostado por la mujer que se le aparece a gracia en el asiento del piloto?, creo que ahí tenías hilo del que tirar.

Ya volveré autor/a. :hola:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Nínive » 23 Dic 2015 18:28

Pues a mí me ha resultado un poco confuso con tanto sueño y despertar, y la UCI... Y el cambio de narrador del párrafo final.
Creo que se puede afinar un poco más en cuanto a estructura. Además, hay partes en la que la historia queda un tanto inconclusa. Igual te has liado demasiado para hacer una estructura compleja y un poquito más simple, se hubieran explicado las cosas mejor.
Sobre lo oscuro... creo que el tono barro le queda bien. Autor... :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Ratpenat » 23 Dic 2015 19:26

Me ha resultado un poco confuso.

Lo releeré, porque puede que sea cosa mía.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Shigella » 24 Dic 2015 13:21

Por no repetir lo que han dicho antes, pues estoy de acuerdo con los comentarios anteriores así en general. Ay, qué recuerdos, el presentador de cuentos de la cripta :cunao:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Gavalia » 24 Dic 2015 16:44

Eso es!!! :mrgreen:
Me sonaba a algo que ya había visto y no sabía que era. Los cuentos de la cripta, jolines que de años han pasado desde entonces. Yo casi que me crié con esta serie, y es que es exactamente lo que dice Ororo. Apúntate una bruja.
Primero creí ver fantasmas, eso me desencantó un poco por manido, es lo que hubiera pasado en un comic de Crepi, pero mira por donde el chico está en coma. Me gusta el relato, creo que se lee fácil y es entretenido. Buen trabajo.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15009
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por jilguero » 24 Dic 2015 18:14

Este relato lo he entendido mejor (llevaba una rachita de oscuros, sustanciosos, pero oscuros :wink: ), lo malo es que no me ha resultado del todo novedoso y eso ha hecho que lo leyera con menos entusiasmo. Pero te confieso, autor, que es que estoy deseosa de encontrar el genuino relato muerto y eso me está llevando a leer con un nivel de exigencia excesivo, creo yo. :mrgreen:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Pedro Nieto
Lector ocasional
Mensajes: 31
Registrado: 15 Oct 2015 18:28

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Pedro Nieto » 25 Dic 2015 11:11

Es terror de cine.

Es imposible que se produzca esa explosión y menos en un entorno donde según se dice en el mismo texto: "Una increíble tromba de agua caía con fuerza sobre la carretera por la que circulábamos" Es una explosión necesaria para el devenir de la historia, lo entiendo, así que en ese caso, aceptamos pulpo. No obstante, no puedo evitar que me chirríe.

Por lo demás, es una historia cojonuda, a mi también me ha recordado a los cortos de Creepshow, :ojos4: Aunque, y coincido con Mister_Sogad, los diálogos le quitaban oscuridad al tema, incluso alguna frase me ha resultado del todo irreal.
Puedes conseguir más con una palabra amable y una pistola, que sólo con una palabra amable.
Al Capone.

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3290
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Iliria » 25 Dic 2015 21:55

Estoy de acuerdo con gran parte de los compañeros. La trama está muy bien, pero me he confundido en algún punto. El tema de las palabrotas... bueno, alguna desperdigada adorna el texto, pero yo no soy muy partidaria de poner muchas.

Aun así, el relato tiene atractivo y engancha.
Un saludo :hola:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Ororo » 26 Dic 2015 01:15

Bueno, yo no sé si pensar que el tono coloquial y de frases hechas del protagonista favorece o si no al relato.
Por un lado, leyéndolo, me hizo sonreír, y no veo nada de malo en aligerar de esa manera. Por otro, la historia habría quedado como una auténtica pesadilla sin romper el tono oscuro.

Claro, el momento con el médico no lo había pillado bien. Pensaba que era un diálogo de besugos que habías metido para reírnos :lol: Veo que la última frase la dice el enfermero gordito y todo cobra sentido.
Nínive escribió:Y el cambio de narrador del párrafo final.
Esta Nini y los cambios de narrador... ayyyy!! :colleja:
Pedro Nieto escribió:Es imposible que se produzca esa explosión y menos en un entorno donde según se dice en el mismo texto: "Una increíble tromba de agua caía con fuerza sobre la carretera por la que circulábamos" Es una explosión necesaria para el devenir de la historia, lo entiendo, así que en ese caso, aceptamos pulpo. No obstante, no puedo evitar que me chirríe.
Hola Pedro :D
Hay que tener en cuenta que es una pesadilla lo que está viviendo el protagonista, por lo que todo vale :mrgreen:
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Gisso » 26 Dic 2015 19:15

Una historia de terror con sus saltos y eso, ¡bien! En un principio pensaba que era más sobre saltos en el tiempo, luego la chica de la curva... La verdad es que te pone en tensión para ver que demonios pasa :noooo: y eso se agradece, también alguna escenita gore :twisted: . Pero como ha todos, hay cositas que te chirrian, como la explosión del todoterreno con tanta lluvia -bueno, si la peli la hace Michael Bay no hay problema-, o que me digas que se ve el neon del hotel conla que está cayendo. Un pulidito no vendría mal...

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 29912
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por ukiahaprasim » 27 Dic 2015 11:05

Bien intencionado pero muy enrevesado...la aparicion de la chica en el coche, por ejemplo, solo añade ruido. Hay modos mas simples de hacer que paren el coche... La carretera maldita y el fantasma de la curva son elementos demasiado vistos, que restan puntos a un historia que no necesita apoyarse en ellos..

Demasiada inconsistencia entre la versión soñada y la real... En el sueño nos cuenta que Mauro lleva al niño al coche, que vuelve por la mujer para ayudarla a ella (si el coche explota ahi la pilla a ella tambien), que llegan al hospital, que le ayudan a cambiarse la ropa mojada....

Y luego parece que en realidad nada de eso pasó.. Hasta se insinua que el niño esta muerto....

Un sueño mentiroso que añade confusión al relato... Deberias hacer que ambos, sueño y realidad, contaran lo mismo...

Ukiah



Enviado via TamTam. (Olvidé la yesca en casa, así que las señales de humo están descartadas hoy).
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5142
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por noramu » 27 Dic 2015 12:05

A pesar de no ser del todo original me ha gustado este relato. Hay un poco de todo:momentos de tensión, acción, la narración del sueño más pausada, ...hasta llegar al final en el que se aclara cual es el sueño y cual la realidad. La mezcla de registros de lenguaje y los toques de humor aún no tengo claro que favorezcan al relato. Volveré tras relectura :60:

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CN4 - Carretera maldita

Mensaje por Topito » 27 Dic 2015 13:03

le falta misterio. Me explico: a mí lo de la originalidad me la trae al pairo, lo digo porque por estos lares se da mucha importancia a este tema. Prefiero que sea una historia contada a lo "antiguo" y que realmente me haga estremecer. El relato lo he leído sin sentir tensión ni miedo. Solo ha habido un momento en el cual lo he sentido, pero ha sido muy libiano. Ese momento fue cuando el protagonista iba hacia el coche.

la historia no está mal, sin embargo, le falta pimienta. Da sensación de que la historia pedía más al autor, pero que este lo ha recopilado para que fueran menos de 2000 palabras.

El final, un poco confuso. Pero, bueno, a mí me ha pasado lo mismo: uno lo escribi con pausa al principio y luego se da cuenta que no le da tiempo a entregarlo y escribi o reescribe el final con prisas y sin dar repasos.

No obstante, lo he leído con interés y con ganas de saber que iba a pasar.

Mucha suerte en las votaciones.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Responder