CV4 - Desiertos - Frigg (1º)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23517
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CV4 - Desiertos - Frigg (1º)

Mensaje por Lifen » 04 Jul 2016 08:27

DESIERTOS

Gotas de sudor le hacían cosquillas desde la frente al cuello como hormigas desorientadas. Tenía la boca pastosa y el seco sabor del orgasmo asfixiado en la garganta. Su novia dormía desde hacía horas y él acababa de contemplar una escena en el ordenador que le había hecho erupcionar en menos de cinco minutos. Lo hacía a menudo, pero en ésta ocasión había sentido que una parte importante de él había quedado en el papel higiénico que acababa de regar, como si el alma se hubiera hecho líquida y turbia. De hecho, el color se iba volviendo ocre y le recordaba al dicromato de potasio que utilizaba su padre para revelar las fotografías. Se fue a la ducha. Quizás el agua podía limpiarle y expiarle de la culpa. Después, se acostaría junto al cuerpo desnudo de Silvia, entrelazando los pies a los suyos como un ancla en puerto seguro.

A la mañana siguiente la alarma del móvil sonó puntual y ella, aún adormecida, encendió la cafetera y fue al aseo.
-Cariño, ¿qué diablos hiciste anoche? -La voz sorprendida de Silvia hizo que él se levantara de un salto.
-¿Yo, por que lo dices?
-La bañera está llena de arena, ¿estuviste haciendo la croqueta en la playa a las tantas de la madrugada?.
-Si, algo así, lo siento. Tómate el café que ahora mismo la limpio para que puedas ducharte tranquila.
La arena era anaranjada como polvo de azafrán y al entrar en contacto con el agua se diluía en imágenes, como si decenas de fotogramas pasaran por la superficie resbaladiza hasta ser engullidas por el desagüe.
Pablo creyó estar alucinando; le pareció verse de pequeño, persiguiendo una pelota que acababa de rodar tubería abajo. Entonces, abrió más el grifo y arrastró todos los restos con la mano.

Silvia se acababa de marchar y el perfume del jabón aún inundaba el pequeño apartamento. Él, como todos los días, se plantó frente al ordenador para ver si había surgido alguna nueva oferta de trabajo. No había mensajes en la bandeja de entrada. Encendió un cigarro y la imagen de las chicas de anoche le produjo una erección incipiente. Eran dos pelirrojas de cabello ondulado y piel virginalmente blanca dándose placer sobre hierba fresca y húmeda. Buscó la página en el historial y, tras dudarlo un segundo, hizo clic en el enlace. La página que busca no existe, apareció rotundamente en la pantalla. Lo intentó dos veces más con idéntico resultado.
Pablo, desconcertado, dio un largo trago al café y un intenso dolor en el bajo vientre le hizo replegarse sobre la silla. Apoyándose en las paredes logró alcanzar el cuarto de baño hasta abrazar el lavabo con las manos y contemplar su rostro en el espejo. Ahí estaba él, con las dos manchas violáceas que subrayaban sus ojos desde hacía meses por la falta de sueño, con los labios apretados y resecos bajo la barba descuidada. Tenía un aspecto aún más enfermizo de lo normal. De nuevo sintió una punzada junto con las ganas de orinar. Levantó ambas tapas del inodoro y sintió un gran alivio al miccionar, como si todo el dolor se vertiera sobre la taza. El sonido de la orina empezó a resultarle extraño y solo entonces echó un vistazo hacia abajo. Arena, estaba echando arena color alazán que al caer sobre la superficie mojada se unía para formar una fotografía desgastada y mal revelada. Adivinó de qué imagen se trataba, el momento en el que conoció a Silvia en la estación de esquí de Gourette. Contempló unos segundos su cuerpo voluptuoso, incluso bajo el mono, y los hoyuelos a cada lado de la sonrisa que siempre se le hacían cuando estaba alegre. ¿Cuánto tiempo había pasado desde entonces?, ¿diez años?, ¿cuándo vio esa expresión en su cara por última vez?.
Como un acto instintivo tiró de la cadena haciendo una espiral de color casi hipnótica. Silvia, dando vueltas con sus esquís había desaparecido por una catarata cuyo destino desconocía, quizás hacia el pirineo, ésta vez sin él que con las piernas separadas limpiaba lo que quedaba de tierra con el papel.

El resto de la mañana lo pasó tumbado sobre la cama, esperando la hora de regreso habitual de ella. Al ver que no venía a comer, decidió llamarla.
De alguna manera el comprobar que el número no existía no le terminó de sorprender. Sentía que su vida junto a ella había sido una invención, momentos no aprovechados que al no atraparlos como Silvia se merecía habían cambiado de rumbo. Puede que años atrás, en la nieve, en vez de conocerlo a él, su encuentro fortuito se hubiera producido con un anestesista de nombre exótico, y ahora estarían de viaje por Malasia en una autocaravana.
Volvió al ordenador, la página moonmedusas.com seguía sin existir. Se quedó mirando el nombre pensando que por algún extraño motivo esas dos medusas de pelo serpentino le estaban convirtiendo en piedra desde dentro hacia fuera, haciéndole expulsar poco a poco su vida en forma de sal. Recordó la canción con la que las caricias de ambas hacían un baile erótico irresistible, Bird on the wire de Leonard Cohen. La buscó en youtube con la letra subtitulada al español. “Como un niño aún no nacido, como una bestia con su cuerno he destrozado a todo el que se acercó a mí”. De alguna forma se sentía así; como si hubiera apagado las esperanzas de todos los seres queridos que habían formado parte de su vida.

El calor incesante de la tarde se hacía pegajoso sobre la piel que poco a poco se le estaba volviendo grisácea. Volvió a orinar y ésta vez la tierra caleidoscópica plasmó un día en el colegio en el que se burlaron de él. Acababan de descubrir que en las páginas finales de la libreta de matemáticas había poemas de amor dedicados a Ángela, la niña delgaducha cuyos mechones de pelo siempre cubrían el azul de sus ojos, despeinada y salvaje como un gato callejero.
No se atrevió a darle al botón de la cisterna, bloqueado por el recuerdo de las carcajadas y el portazo de la niña tras salir corriendo, pero a los pocos segundos todo se deshizo con un remolino surgido desde el océano de la alcantarilla.
Ésta vez se acercó al ordenador para pedir cita con el médico. No había hueco hasta dentro de tres días así que cogió las llaves de casa y se dirigió a urgencias del hospital.

Al entrar en el box, la doctora le recibió con una sonrisa. Llevaba el pelo recogido en un moño medio deshecho que dejaba ver un pequeño tatuaje en el cuello, tres puntos suspensivos entre paréntesis. La media erección le volvió a inundar inesperadamente pero ni bajo esas circunstancias notaba rubor en las mejillas.
-¿Qué le ocurre señor Jara?
-Desde anoche siento dolores púbicos y en vez de orinar líquido expulso una especie de arena fina coloreada.- De las visiones fotográficas y de la extraña ausencia de Silvia tras hacerla desaparecer por el retrete no dijo ni media palabra por miedo a acabar ingresado en la planta de psiquiatría.
-¿Ha tenido algún síntoma más?, ¿fiebre alta con alucinaciones?, ¿náuseas?, ¿falta de libido?
Esa última pregunta le excitó aún más y fantaseó con hacerle ver a la doctora que ese no era precisamente el problema.-Nada más- dijo sin embargo.
La doctora le indicó que abriera la boca y poniéndose de pie se acercó a él con un depresor de madera para inspeccionarle. Un leve gemido salió de él y después palabras que no pasaban por su mente sino que nacían desde algún lugar de sus vísceras.
-Desiertos y arenas movedizas te ofrezco, ya no me quedan líquidos para calmar la sed de nadie.- Al terminar la última sílaba comenzó a toser expectorantemente, vomitando polvo de almagre y perdiendo la conciencia.
Despertó en una cama de hospital con una vía cogida en el dorso de la mano. Había tenido un extraño sueño en el que una enorme mujer montaña, con un pezón en cada risco, amamantaba a decenas de lobos. Él era uno de ellos, intentando saciarse primero a sorbos y luego a mordiscos, masticando piedras con odio y desesperación.
La puerta de la habitación se abrió y apareció una de las chicas de la página web inexistente vestida de enfermera. Le pareció aún más provocativa a éste lado de la pantalla, con ropa cubriendo sus sensuales proporciones, con el cinturón de la bata enmarcando el arco de una cintura curvada como media luna. Al acercarse para cambiar la bolsa de suero, Pablo pudo ver de nuevo el mismo tatuaje, ésta vez sobre la fina capa de piel que cubría la clavícula de la pelirroja. Ella olía a mar y él se deshacía por nadarla pero fue incapaz de mover un solo músculo, apenas un pequeño gesto involuntario al notar la aguja de una jeringuilla en el antebrazo. Después la chica volvió a marcharse, silenciosa y fantasmal, con una bolsita de solución llena de alguna sustancia brillante.
Entonces fue cuando se dio cuenta, a través de la vía no le entraba líquido alguno sino que le era succionado, gota a gota, para llenar el vacío de un globo desinflado sujeto a la barra de acero. Intentó incorporarse pero una niebla blanca cegó su voluntad haciéndole caer de nuevo en el sueño.
Un castillo de arena deshecho por una ola, así se sentía. Su mundo desmoronándose con el agua desconocida que le arrastraba hacia las profundidades. Mujeres pelirrojas que le secaban la piel como los rayos de sol a las plantas sedientas. Fotografías de los momentos vividos despegándose de su calendario, desligándose de su presencia para volar lejos hacia otros rumbos más afortunados. Él se dejaba llevar, en el horizonte se vislumbraban tres pequeñas islas entre las montañas de la vida y la muerte (...)

A la mañana siguiente, tan sólo quedaba tierra en las sábanas y en el suelo de la habitación, no había ni rastro de Pablo y la aguja del gotero pendía balanceándose sin nada a lo que asirse. Las dos chicas de moonmedusas.com entraron para barrer cada ínfimo grano, llevando cuidadosamente los restos hacia un enorme reloj de arena que había en el jardín del hospital.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15517
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por jilguero » 04 Jul 2016 14:34

:hola:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5166
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por noramu » 04 Jul 2016 17:56

:alegria:

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3291
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Mister_Sogad » 05 Jul 2016 18:58

Joder autor/a, no sé si me he perdido algo, pero la idea me ha parecido orginal y complicada a partes iguales. Pero vamos, jugar con la arena y que esta forme recuerdos me ha ganado bastante, en serio, me parece una idea muy buena, y encima no me ha costado imaginármelo. Mira que me gusta esto de incluir imágenes dentro de los relatos, sean fotos, cuadros, o, en tu caso, proyeccciones en arena (o lo que sea). Lo que pasa es que tengo esa sensación de haberme perdido algo, ya digo, no sé, creo que querías contar una cosa y yo no lo he pillado. Culpa mía seguro, por eso creo que esperaré a mi segunda vuelta para comentar mejor tu relato. Eso sí, y discúlpame autor/a, no me ha seducido ese juego final con la "aparición" como enfermera de una de las chicas que había visto tu protagonista en el PC, no sé por qué, siemplemente no me ha encajado.

Regresaré autor/a. :60:
Mi agenda Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10944
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Gavalia » 06 Jul 2016 14:55

Demasiado denso amigo, si querías crear angustia lo has conseguido. Tienes frases geniales pero el mensaje me llega demasiado encriptado. Quizás es por la construcción de tu prosa. Por otra parte, lascosas que le suceden al señor cuando va al water creo que es lo mejor de tu relato pues la imgen llega clara porque un remolino puede abstraerte lo suficiente para darte un viaje inesperado, no sé si me explico. No encuentro mucha relación entre el concepto sexo y lo que le está pasando al protagonista; supongo que la página web hace de coagulante de la historia pero tampoco me queda claro por ejemplo que al final termines relacionandola con el mar, la sal, con ella. Supongo que es por lo de la arena, en fin, tengo un buen lío en la mollera gracias a tu trabajo.
Ánimo, seguro que encontraràs gente más entusiasta con tu relato, que no tiene porqué gustarme mí, y por el contrario sí encantar a otros muchos.
Una madre arropaba en su camita a su pequeño niño invidente y mientras esto hacía, le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Ororo » 06 Jul 2016 15:18

Muy mono lo del reloj de arena :D

Lo demás... Volveré.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por ACLIAMANTA » 06 Jul 2016 23:57

Lo siento autor, pero no me llegó.
Lo leí todo pero un poco más allá de la mitad sentí ganas de dejarlo, porque sencillamente no entendía de qué iba la historia (y que conste que lo digo con cariño :hola: es la opinión de una lectora cualquiera). Y bueno, lo terminé y seguí sin entender mucho :(

Y sobre catalogarlo como kafkiano no sé… creo que te pasaste con aquello de lo absurdo, pero aplaudo tu valentía al saltar al ruedo.
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Landra » 07 Jul 2016 11:35

Autor, quizás debas poner palabras con las que tengas que morir en enciclopedias online para saber que narices significan, quizás debas enredar aún más tu texto para que te digan : " ha sido fácil de leer", "maravilloso", y esa larga alfombra roja que muchos ponen y se ponen.. Hasta yo creo haber entendido tu relato...

No me suelen gustar las metáforas ni textos recargados, pero la suavidad conque me llevas en la historia y la angustia del personaje que involuciona hasta desaparecer en su propia miseria y dejadez...

Bueno a mi me gusta, enhorabuena autor.
:comp punch:
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15517
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por jilguero » 07 Jul 2016 16:16

:shock: :shock: :shock: :shock: :shock: Así me encuentro autor.
Vaya por delante que eso de orinar arena y vaya por delante que el reloj del hospital me han resultado muy sugerentes. :wink:

Como dice Acliamanta, tal vez demasiado absurdo, pero si esa parte la hubieras desarrollado más y yo la hubiera podido entender un poco más, es muy posible que ahora me tuvieras rendida a los pies de tus palabras (me gusta como escribes), máxime si me hablas de Leonard Cohen y ese canción, de la que, por cierto, solo recuerdo un par de versos que son para mí casi un eslogan: "Like a bird on the wire, I have tried in my way to be free". :60:

Ahora bien esa parte final, que te reconozco que es la que de verdad me ha interesado y que has desarrollado tan poco, no entiendo qué tiene que ver con los sucesivos empalmamientos que sufre el señor a lo largo del texto. :shock: No maridan bien o, al menos para mi gusto, no has sabido maridar bien ambos componentes. Por eso, lo que me hubiera gustado fuera el grueso de tu texto, tengo la sensación de que se reduce a un golpe de efecto final.

Pero igual no he dicho más que sandeces porque, en realidad, entender, lo que se dice entender, :nono: Estoy con el tigre, por un lado me has ganado, pero por otro creo que, en mi caso, me lo he perdido todo. :oops:

PD: Landra, lo de que lo has entendido ¿lo dices en serio o con ironía? :roll:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Landra » 07 Jul 2016 16:28

Yo no disparo balas de fogueo. Creo que lo he entendido, pero que yo crea entenderlo es muy subjetivo porque a lo mejor no tiene nada que ver con lo que el autor nos quiere explicar.

Aquí casi todos nos quedamos a medias de entenderlo o de explicarlo en nuestro relato :cunao:

Y yo el primero. Al parecer estoy recibiendo mejores críticas que en el último concurso y eso me alienta a seguir mejorando. Y eso es gracias a los míos, por cabezón y al foro.

Pero sigo siendo un grano en el culo, o se me quiere o se me odia, pero nada de ironías, directo a la yugular jajajaja

Asique cuando estéis cansado de aguantarme me mandáis un privi y yo desaparezco igual que llegué :mrgreen:

:60: :60:
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15517
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por jilguero » 07 Jul 2016 16:39

Landra escribió: pero nada de ironías, directo a la yugular jajajaja
Vale, hombre de Saturno, te lo preguntaba para reafirmarme en que yo soy de Mercurio. :cunao:
Y cuanta más diversidad de gustos y criterios, mejor, si no: ¡menudo aburrimiento! :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Fernweh
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 684
Registrado: 26 Feb 2016 06:42

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Fernweh » 07 Jul 2016 16:49

Ya volveré para comentar este relato como se merece. De momento sólo decir que ya lo he leido cuatro veces, que entiendo muchas cosas, que no sé si serán acertadas o no con respecto a lo que el autor quiere decir, pero desde luego no me ha dejado indiferente. Me ha fascinado, y no sólo porque se mencione a mi Leonard :cunao:.
Lo siento Jilguero, Leonard es mio :mrgreen:

Pues eso, volveré...
" El futuro es más ligero que el pasado, y los sueños pesan menos que la experiencia porque la vida no vivida es más leve, tan leve."
Marie Luise Kaschnitz

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Landra » 07 Jul 2016 16:53

jilguero escribió:
Landra escribió: pero nada de ironías, directo a la yugular jajajaja
Vale, hombre de Saturno, te lo preguntaba para reafirmarme en que yo soy de Mercurio. :cunao:
Y cuanta más diversidad de gustos y criterios, mejor, si no: ¡menudo aburrimiento! :wink:
No me tengas en cuenta... llevo más de 24 horas sin dormir... (anoche se me hicieron las 6 y yo con los ojos como platos...) y cuando haces eso y trabajando... quieres que el mundo que te rodea explote...o mejor mi cabeza, a ver si así duermo de una puñetera vez... jajajaja

:60: :60: :60:
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por Frigg » 07 Jul 2016 18:09

Hola autor/a:

Mi cabeza se ha disparado con este relato y no se si he entendido algo de lo que querías contar o me he montado yo la película. No obstante, las imágenes que creas me han gustado.
Veo un hombre que poco a poco se ha ido convirtiendo en arena, puede que porque no aprovechaba el tiempo y por eso termina formando parte del tiempo con ese reloj en el hospital. Lo de las mujeres de la página web no se si se trata de alguna secta que atrapa adeptos para convertirlos en arena, pero el enlace con las enfermeras y que se repita el patrón del tatuaje me ha llamado la atención. ¿Ese tatuaje tiene una simbología que se me escapa?.
Puede que más que kafkiano tengas un aire surrealista, pero eso me ha pasado con más de un relato.

Los empalmientos del señor, como dice jilguero, jajajaja, ¿es una forma de expresar que está más preocupado por su miembro que por el mundo que se le borra y se le desmorona?

Ya nos contarás.
Volveré a ver si voy entendiendo más.
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15517
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Desiertos

Mensaje por jilguero » 07 Jul 2016 18:17

Fernweh escribió: Leonard :cunao:.
Lo siento Jilguero, Leonard es mio :mrgreen:
Para que te hagas una idea, yo, que jamás he ido a ningún recital porque me va mucho más la vida de eremita y en las multitudes no disfruto, cuando Leonard Cohen vino a Sevilla, me salté todos mis principios y gustos, y fui a escucharlo. :mrgreen:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Responder