CV4 - Un día de furia - Prófugo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Lifen
Vivo aquí
Mensajes: 23523
Registrado: 19 Jul 2010 08:57
Ubicación: Zaragoza

CV4 - Un día de furia - Prófugo

Mensaje por Lifen » 04 Jul 2016 08:49

Un día de furia


¡Riiiing! ¡Riiiing!


¡Zas! Le endiño una buena leche al despertador. Siempre tocándome las narices. Ya son las siete de la mañana y tengo un sueño terrible. Me duelen hasta las canas, pero es miércoles y toca ir a trabajar. En mi caso, es como ir a la guerra a sabiendas de que vas a perder y por paliza.

Me estiro todo lo que puedo para entonar los músculos y sacar la flojera de mi cuerpo lo máximo posible. Me pego una ducha; continúo con una buena cepillada de dientes y me aplico desodorante para oler como un bendito antes de vestirme. Mi ropa siempre está limpia pero arrugada. Esto de planchar es un coñazo, y para alguien que vive y trabaja en soledad, como yo, estas tonterías y pijotadas dan igual. Que los demás digan lo que quieran.

Voy a la cocina, abro la nevera y bebo a morro una cantidad considerable de zumo de naranja bien frío. Así consigo que mis tripas despierten y alivien mis persistentes problemas de estreñimiento.

Salgo de casa y entro en el coche. No solo se ha convertido en mi compañero de trayectos llevándome y trayéndome de un lado a otro, sino también en mi pañuelo de lágrimas, mi psicólogo mudo.

Ya he llegado a la fábrica. ¡Comienza el juego!, como diría el famoso personaje ese de Saw. ¡La madre que lo parió!, empiezo a sudar y tan solo acabo de entrar.

Me esperan dos grandes máquinas bastante vetustas y siempre dispuestas a darme la vara. Su función, en teoría, es la de recibir granos de raticida -centeno mezclado con un veneno viscoso ennegrecido-, encerrarlos en bolsitas de 50 gramos que ella misma va creando con una bobina de plástico incrustada en su parte trasera, y expulsar decenas de estas para luego ser almacenadas en sacos de 25 kilos.

Pero como dije, es solo en teoría. La verdadera razón de su existencia pareciera ser otra diferente, algo menos productiva pero más eficaz: destrozar la cordura y paciencia de cualquier humano que ose requerir de sus servicios para ganarse el pan de cada día. ¡Válgame Dios! Fallan más que una escopeta de feria y apostaría a que lo hacen adrede.

Ayer por la tarde, antes de marchar a casa les hice mantenimiento. Les cambié el hilo de corte, sus resistencias, su cinta aislante y hasta las limpié y engrasé, a pesar de haberme dado un día apocalíptico. Hoy espero que tengan un poco de consideración hacia mi persona, aunque sea por mero agradecimiento o compasión. Y mira que me jode dar lástima, pero ante ellas toca bajar la cabeza y rezar a todos los santos para salir victorioso al final de la tarde sin que te amarguen el día.

Empieza la jornada. Recuerdo que mañana a primera hora vienen a buscar el pedido. Necesito entregar 5.000 Kg en perfecto estado y solo llevo la mitad. La presión es grande. Seguramente me tocará estar hasta muy tarde completándolo. Continúa el estrés carcomiéndome por dentro.

Sin esperar más las enciendo y empiezan a funcionar de manera correcta. Bolsitas llenas de raticida caen sin parar perfectamente selladas, con la medida y peso que se desea. Todo parece marchar bien hasta que… ¡Tatatataaaaaaaaaaaaaaaannn! la primera empieza a soltar bolsas rotas y a esparcir el producto por todos lados. No ha pasado ni media hora desde que las he puesto en marcha. Se mantiene el promedio tocapeloteril. Promete ser un día muy largo.

Ha dado inicio mi calvario diario. Empiezo a verificar cada una de sus partes. Todo parece en orden mientras no le quito el ojo a la otra máquina que sigue escupiendo bolsitas. Me doy cuenta de que se ha roto un cable y, por ende, no llega calor suficiente para sellar los envases de forma correcta.

Cuando termino de cambiarlo y limpiar todo el desastre que ha ocasionado, y estoy a punto de volver a ponerla a producir, empieza la otra máquina a expulsar humo y a contaminar el lugar con un ruido ensordecedor. Pienso que se ríen de mí. No aguanto más su burla. Además, noto la presencia de una «presencia», valga la redundancia. Parece un Poltergeist que disfruta con mi desgracia. ¡Me cago cien veces en su existencia! ¡Cabrón!

Desde hace tiempo entiendo el porqué del poco tiempo que han durado en el cargo mis antecesores. El más valiente alcanzó aguantar tres meses antes de pedir la renuncia. Otros anteriormente se dieron de baja por depresión y nunca más volvieron.

Yo llevo seis meses. He batido un record. Pero mi paciencia tiene un límite y hoy ha llegado a su final. Por ende, y sin poder controlarme, enloquezco y suelto una patada con toda mi mala hostia al cubo donde voy recolectando las bolsitas hasta hacerlo volar unos cuantos metros. Lanzo llaves y destornilladores contra la máquina que acabo de socorrer. Pero aún falta terminar mi arrebato. El de hoy es de Eneas. Busco una garrafa de laca «antiplagas» que contiene un gran contenido inflamable y empiezo a rociar a la puñetera máquina para que termine de echar humo de verdad. Voy en busca de un mechero fuera de la fábrica. Pido prestado uno al tabernero de al lado y me dirijo como un poseso a encenderla y abrasarla de una puta vez y para siempre.

¡Lo hago! Empieza a arder a lo bestia. Siento un calor terrible y me acojono, lo confieso. Corro en busca del extintor, me pongo la máscara y las gafas de trabajo y empiezo a rociarlo todo. Al final, por suerte he logrado acabar con las llamas. Ahora más tranquilo me siento a gusto, feliz y relajado. Me importa una mierda que se hayan disparado las alarmas, que pierda el trabajo y me vayan a meter preso. La he mandado a tomar por saco para siempre a una de ellas, y ojalá que también al bufón endemoniado del Poltergeist.

Empiezan a tocar la puerta, oigo gritos. Me da igual que derrumben las paredes para entrar si hace falta. Yo me voy a la oficina, mi jefe aún sigue sin llegar. Enciendo el aire acondicionado, me siento todo cómodo -y pancho- con la barriga cervecera bien en alto, en el sillón presidencial y cierro los ojos. Quiero descansar con una sonrisa en los labios y con la satisfacción de haber ganado una pequeña guerra de la que siempre salía escaldado. Ha sido una dulce venganza.

Horas después despierto o eso creo. Me tienen encerrado entre cartones. Siento un gran bullicio. Sirenas de bomberos y policías. Gente murmurando y cotillando. Oigo como dicen:
— ¡A ese pobre infeliz la que le espera!
—Siempre que venía al bar tenía cara de psicópata, ya ni hablaba. Solo pedía una infusión, dejaba los 1,20 euros y se iba como un zombi.
—A saber dónde estará ahora ese desquiciado. Más vale que desaparezca.

¡Me cago en sus muelas! Que se dediquen a atender sus miserables vidas e intenten resolverlas…y dejen de estar siempre tocando los huevos a los demás ¡cojones!

Han pasado los días y sigo encerrado. Es todo muy extraño. No siento mi cuerpo. No tengo hambre ni sed. He dejado de sentirme cansado y agobiado.

Oigo voces de nuevo, también carcajadas. Hablan del acto de locura que propició mi muerte. Se lo toman a guasa los muy cachondos. Entre tanto, acabo de darme cuenta de que sí me encontraron. Me fui al otro barrio calcinado y asfixiado. Toda la fábrica fue víctima de las llamas y yo que pensaba que las había sofocado. Y para colmo, ante magna sorpresa, compruebo que he resucitado como una copia fiel de mi terrible víctima. ¡Las vueltas que da la vida...y la muerte, oiga!

No logro entender que ha pasado. Mientras tanto vienen a por mí tres hombres. Traen consigo un traspalé para transportar algo. Me quitan los cartones y al fin puedo ver, pero nadie me oye. Por lo que logro entender parece que me pondrán en el lugar de la máquina carbonizada y así llenarme de mierda raticídica todos los días.

Me ponen en mi nuevo espacio remodelado. En él espero dar por saco a cuantos pretendan venir a utilizarme y manipularme.

Por todo ello, cuando se disponen a probarme, empiezo a trabajar bien, con poco ruido y a soltar bolsitas perfectamente llenas y selladas. No quiero que haya queja y me cambien por otra. A la vez quiero que se confíen, que piensen que soy una máquina eficiente, eficaz y ejemplar. Deseo vengarme de todos los que vengan aunque no tengan la culpa. Muchos de ellos, como yo en su día, aceptaron el trabajo para darle de comer a su familia sin importar los antecedentes en el puesto laboral. Lo siento, han caído en el lugar equivocado. La vida es dura, ¡socio!

El capullo del Poltergeist empieza a reírse a carcajadas. No murió el tocapelotas. Es invencible. Me guiña el ojo y da a entender que ahora nos llevaremos muy bien. Jugaremos en el mismo equipo. El cabrón tiene una experiencia enorme en acabar con cualquier atisbo de felicidad y cordura. No existe ser humano que salga victorioso por más sangre y cabeza fría que pueda llegar a poseer. ¿Quién iba a decir que sería mi socio, mi héroe, mi guía, mi ejemplo a seguir? Tiene más maldad que una suegra rencorosa.

________________________ o _____________________________

Han pasado ya cinco meses. He logrado destrozar los nervios, la cabeza y las manos a ocho rufianes que pretendían salir airosos ante mí. Más de uno vino todo chulito desafiándome, fanfarroneando y a todos esos, con mayor esmero, los puse a caldo una y otra vez. ¿Acaso piensan que este nuevo cacharro metálico iba a darles paz y bienestar? Lo siento, pues va a ser que no. ¡Que se jodan!

Pero como toda historia, esta parece que llega a su final. El que fue mi jefe se ha cansado de contratar gente capaz de ponernos a raya tanto a mi compañera, milagrosa superviviente, como a mí. No quiere perder más tiempo ni dinero. Ha decidido él mismo hacer el trabajo de obrero. También ha prometido en voz alta que como no pueda controlarnos y hacernos funcionar correctamente cerrará la empresa y nos enviará directamente, sin billete de vuelta, al desguace. Jura que nos va a acojonar. ¡Ja! ¡Que gilipollas!

Ahora me encuentro con unos cuantos tornillos menos. Uno de ellos fue a parar a un ojo del jefe hasta dejarlo tuerto de por vida. Y no contento con eso, dejé caer encima de su dura cabeza una de mis canaletas de metal que ejercían la función de almacenar el polvillo rojo que soltaban los granos.

Pasados los días, a pesar de los contratiempos, el hombre ha cumplido su promesa. Mis piezas empiezan a distribuirse. Pasan a formar parte de otras máquinas que pretenden seguir siendo fieles a sus dueños, funcionando y produciendo correctamente. De mí ya solo queda una lata mugrienta que es un caparazón inservible. Seguramente en pocos días me fundirán y dejaré de existir. Durante meses he sido un simple obrero conviviendo con una tensión enfermiza, hasta llegar a convertirme misteriosamente en una grasienta chatarra toca pelotas, que ha acabado con la paciencia y salud de todo lo que se le ha puesto por delante.

Al final recapacito con nostalgia y creo no haber actuado mal. No me arrepiento de mis actos. He salvado vidas y eso tendrá su recompensa ante los ojos de algún Dios roedor. Las ratas y sus crías me lo agradecerán. ¿Quién sabe si en un futuro no muy lejano llegaré a resucitar en su mundo en forma de estatua o imagen? Improbable no resultaría. Sin duda, cosas más extrañas habré visto.
Lifen
¿Nunca has pensado en participar en el Club de Lectura? Pues ya va siendo hora!!! 8)
Agenda 2017
Recuento 2017

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por ACLIAMANTA » 04 Jul 2016 13:38

Me gustó tu relato autor. No tengo duda de que es un buen relato, lo que no sabría es si puede etiquetarse como kafkiano...
Yo creería que por su idea central sí, que no por su desarrollo, pero eso se lo dejo a Berlín y a Jilguero y otros más conocedores.

Yo me divertí leyéndolo :hola:
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por Landra » 04 Jul 2016 14:15

Al leer: Día de Furia, digo ya está, un tio con una escopeta reventando a todos los cabrones que le han hecho la vida imposible... bueno... casi... :cunao: :cunao: :cunao:

Sin duda es fácil de leer y supongo que algo kafkiano tiene... supongo, yo ni idea.
Zillum es tuyo? xDDDD
Iré probando suerte con los autores... xD
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15546
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por jilguero » 04 Jul 2016 14:31

:hola:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5173
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por noramu » 04 Jul 2016 18:00

:alegria:

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 5005
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por prófugo » 04 Jul 2016 20:38

:cunao: :cunao: :whoa:

Por los clavos de Cristo....me has dejado sin palabras.

Solo falta ver a Michael Douglas en un Mc Donnald's pidiendo su hamburguesa y luego destrozando todo a batazos :mrgreen:

Vuelvo más tarde...no se si darte una colleja, un abrazo o salir pitando.

Mira...hago las tres cosas..vale? jaja

:colleja: :60: :icon_mutis:
Última edición por prófugo el 04 Jul 2016 20:50, editado 1 vez en total.
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10945
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por Gavalia » 04 Jul 2016 20:46

Es un relato muy divertido, desde el principio me atrapó el personaje. Por un momento pensé que nos mostrarías a un tipo soez y bruto, pero aunque haces uso para mi gusto de demasiados insultos, la sensación final es la de un tipo muy normal que ha perdido el oremus a cuenta de su puñetero trabajo jajajaja.

Es kafkiano? No lo sé, pero reencarnarse en una máquina matarratas en éste caso, es bastante absurdo, así que creo que cumple. Mi problema es que relaciono lo absurdo con kafka y parece que con eso me basta, pues no es así, ea. Le encuentro sentido al relato porque lo kafkiano que pueda ser, enlaza perfectamente con el personaje, la situación, y las circunstancias, siendo tan real como absurdo perder la cabeza por un trabajo, más en estos días, así que muy apropiado plumilla. Supongo que Kafka intentaba enseñar algo que aprender o que diera lugar a reflexionar en sus trabajos. Reconozco que Metamorfosis me aburrió lo que no está escrito, pero hace ya mucho de eso. Sin embargo me quedé con la moraleja, eso si que lo recuerdo. Como olvidar a la criada, al propio Gregorio y la incomprensión del mundo como protagonistas. Por poner una pega, quizá la estructura del trabajo podría haber sido más liviana, pues tiende a volverse algo plano al final. Un trabjao muy digno, si señor. Enhorabuena
Buen trabajo escritor/a
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12733
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, más bonita que nunca

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por Berlín » 05 Jul 2016 00:50

Ya. Estoy como un cencerro, lo sé. Pero mirad, para mi lo kafkiano hubiese sido que un compañero de trabajo se hubiese sentado justo al lado de la maquina-hombre y se hubiese puesto a hablarle con total normalidad:

-Toma, come un poco. Lo ha cocinado Matilde-dice el compañero de trabajo.
-No puedo. Mi ranura no está adaptada para eso-se lamenta la maquina-hombre
-Ya. Debe ser duro-dice el compañero guardando de nuevo la vianda en su fiambrera.
-No creas. La verdad es que no echo de menos nada-dice el hombre máquina y al decirlo una bolsita de matarratas sale por su boca.

El compañero la toma entre sus manos, la observa y dice:

-Parece que la temperatura es la correcta. Oye tengo que volver al trabajo.
-Claro. Gracias por el ofrecimiento. Serguro que la empanada de tu esposa estaba genial.

Vaaale. El relato no está mal. Es que adoro a Kafka. Perdonadme un poco.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por barrikada » 05 Jul 2016 17:48

Un relato cumplidor. Es evidente que su autor lo ha escrito deprisa y no ha tenido mucho tiempo de corregirlo y pulirlo. Tiene varios errores (alcanzó aguantar, 3 meses) y la lectura por momentos se tornaba un poco embarullada. La historia parece no arrancar al principio, pero cuando arranca se torna un poco más interesante. Creo que el giro cuando se incendia la fábrica necesita un poco más de trabajo, porque para mí no se entiende muy bien la transición del personaje. Tampoco me hace excesivamente gracia el uso de tacos, no creo que aporte gran cosa.

Lo dicho, necesita un poco de repaso. En cualquier caso, gracias por tu trabajo.
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3291
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por Mister_Sogad » 07 Jul 2016 17:44

¡Hostia autor/a! creo que es la idea más original del concurso, al menos para mí. Me encanta tu apuesta, en serio, y lo cuentas de manera la mar de amena, y eso sobre un tema un pelín aburrido (si me lo permites), pero qué bien resuelto. Tal vez la redacción precise de un mayor cuidado, pero oye me lo he pasado pipa leyendo tu relato, se me ha hecho muy entretenido y encima con tono de humor, que eso me encanta últimamente. Algo exagerado lo de querer quemar el cacharro, porque supongo que el tipo sabía de lo peligrosas, por lo inflamable, que son las sustancias como los raticidas, pero claro, si no exageras hubieras perdido ese toque de humor, así que bien por la exageración.

Regresaré con una sonrisa a tu relato autor/a. :60:
Mi agenda Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
noramu
Vivo aquí
Mensajes: 5173
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por noramu » 08 Jul 2016 17:07

La idea de la reencarnación del pobre hombre que ha sido dominado por las máquinas en una de ellas para vengarse de cualquiera que se le ponga delante me parece original aunque no le encuentre mucho sentido. Que se quiera vengar de las máquinas y del jefe, vale, pero ¿de otros cursantes como él? Todo el relato es una exageración necesaria para que funcione pero a mí me sobran tantos tacos y creo que se podría pulir un poco la redacción. Por ejemplo repites dos veces casi seguidas "por ende" y metes muchas frases hechas bastante tópicas que entorpecen la lectura. Quizá también me parece que el desenlace es un poco atropellado para ese inicio tan detallado. Creo que es un relato con más potencial del que le has sacado.
Suerte :60:

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por Frigg » 08 Jul 2016 17:37

Hola autor/a;

A ver... La idea en sí me atrae porque yo he fantaseado muchas veces con destrozar primero toda máquina del universo (estoy segura de que se ponen de acuerdo para atacarme). Por lo tanto, el hecho de que el prota se convierta en una de ellas cuando también las odia me parece bastante kafkiano.
Si te soy sincera, he imaginado tu relato como un episodio de Tom y Jerry, con ese punto de sangre de los dibujos, viendo a las piezas de las máquinas hacer piruetas imposibles y con algún factor misterioso que hace que las máquinas siempre vayan mal...
Bueno, creo que mi cabeza se ha vuelto a disparar más de lo que debía, no me lo tengas en cuenta.

Formalmente, me falta algo. Coincido con algunos en que le podías haber sacado más jugo a algunas cosas y en que el uso de los tacos no lo enriquece. Y eso que a mí me gusta leerlos en los contextos adecuados.

Me he reído, eso sí que es cierto, quédate con esto último porque es motivo suficiente para rascar puntillos en mi ránking.
Un abrazo.
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15546
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por jilguero » 08 Jul 2016 18:33

Esto de ver al Padre de Profuguito peleándose con sus máquinas me ha encantado. :meparto:
Vamos, autor, que me has hecho pasar un magnifico rato.

Esta idea, aligerada de palabras (se lee muy bien pero tiene paja, creo yo) y terminándola justo cuando se convierte en una máquina que se quiere portar bien (lo que viene después de la separación me parece menos relevante y Kafka tendía a dejarte pensando más que con todo resuelto), podría quedarte muy bien. Es más, si la forma hubiera sido un poco menos jocosa y, en lugar de soltar su mal humor con palabras malsonantes, se hubiera sentido culpable del mal trabajo de la máquina para mí hubiera sido un relato kafkiano, cómo no. Es decir, que lo que no es muy kafkiano es el desarrollo, el comportamiento del prota, como bien te indica Berlín.

Tal como está, es divertido más que otra cosa. En general, me gusta como está escrito, solo que necesita un poquito más de trabajo porque a veces das información poco relevante (esto me pasa también a mi :wink: ) y en otros momentos da la sensación que está escrito de prisa.

No sé como quedarás clasificado (¡qué más da! :wink: ), pero te agradezco tu participación porque me has hecho pasar un rato estupendo viendo a nuestro Prófugo en plena pelea con sus "maquinitas". :60:
Intenté animarlo para que fuera él quien nos mostrara más de cerca sus días kafkiano (cuando leo algunas noches sus comentarios al regreso del trabajo, bien podrían ser los de un personaje de Kafka), pero al final has sido tú y en plan mucho más divertido. Me alegro :D
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por David P. González » 11 Jul 2016 09:31

Me ha gustado tu relato, autor.
El hombre que se convierte en lo que odia, que, a su vez, es la causa de que se convierta en ello. La idea no es nueva, pero me gusta. Se agradece que no se arrepienta de ello.

Un detalle estúpido, pero que si no lo digo, reviento:
Me fui al otro barrio calcinado y asfixiado.
Por lo que logro entender parece que me pondrán en el lugar de la máquina carbonizada y así llenarme...
La materia basada en estructuras de carbono, es decir, todo lo que sea orgánico, se carboniza. Todo lo que no sea orgánico se calcina. Justo al revés :cunao: Es lo que decía, un detalle estúpido :cunao: :cunao:

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10825
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CV4 - Un día de furia

Mensaje por kassiopea » 11 Jul 2016 11:53

Pues me he quedado con las ganas de saber más sobre el poltergeist ese tocapelotas, ¿daba tan mala vida a los trabajadores para salvar la ídem de las ratas, víctimas del raticida que fabricaban?, ¿o es que simplemente se divertía tocando las narices? ¿Y las máquinas? Me pregunto si había el espíritu de anteriores víctimas en el interior de las máquinas... Me quedan preguntas en el aire, aunque tampoco es que sea eso muy negativo (e igual es culpa mía, que no lo pillo). Eso sí, creo que me hubiera gustado que quedara todo más redondo, que se reflejara algún sentido bajo el sin-sentido, no sé si me explico :loco:

Lo que está claro es que me he divertido mucho imaginando a nuestro compañero Prófugo peleándose con las máquinas infernales :lol: Y la idea de que el pobre acabe convertido en una de las máquinas que tanto odia está genial. Me ha gustado mucho que se vengara del jefe con crueldad y saña (qué bueno lo del tornillo en el ojo), se lo tenía merecido, pero la verdad es que me ha dado pena que también lo hiciera pasar mal a otros compañeros trabajadores que no tenían culpa alguna. Él tendría que comprenderles mejor que nadie :roll:

Creo que al texto le hace falta algún repasito, puede que al autor se le echara el tiempo encima. Respecto al título, me parece un gran spoiler, pues inmediatamente todos pensamos en Michael Douglas y tal vez nos adelante un poco los acontecimientos... Pero vaya, entretenido es y me he divertido un rato! :60:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Responder