CF 2 - Apoteleo - Iliria

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66889
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CF 2 - Apoteleo - Iliria

Mensaje por lucia » 15 Oct 2016 20:52

APOTELEO


Pocos se aventurarían a llegar hasta allí. Él bien lo sabía. Ya no recordaba desde cuando se encontraba solo entre las nieves eternas. El viento quemaba su piel, agarrotaba sus miembros y hacía que sus largos cabellos, convertidos en flagelos congelados, azotaran sin piedad su rostro. Sin embargo, cada mañana amanecía con fuerzas renovadas, como si lo revivido el día anterior fuese sólo un delirio de su recuerdo. Como cada mañana, ni la ventisca, ni el frío ni la soledad eran lo peor que podía esperarle. Con el palpitar de la creciente angustia en sus entrañas contempló la cicatriz en su costado. Y volvió a la certeza de que lo más aterrador estaba por llegar.
Apenas podía caer de rodillas sobre la repisa de piedra que lo sostenía entre precipicios, al menos no sin que sus muñecas casi tumefactas acusaran las argollas de hierro. Las cadenas ancladas a la roca con la firmeza suficiente para contener a un titán. Para aquel que había osado contrariar al Padre de todos los dioses.
Inclinó la cabeza y entrecerró los párpados, sometido una vez más a su destino. Y entonces, entre los silbidos del viento, creyó oír sobre los riscos el eco de un golpeteo casi acompasado, cada vez más cercano. Quizá lo hubiese soñado. El vendaval arreció y ya no pudo percibir sobre la mullida nieve el crujido de unos pasos cuyas huellas se borraban tras de sí. Le acometió una furiosa ráfaga de ventisca y al abrir los ojos, vio ante él las patas de un caballo. Su mirada recorrió lentamente el pelaje gris casi albino del corcel.
— Saludos, Prometeo.
Buscó al jinete que le había interpelado, pero en su lugar halló un torso humano unido a un cuerpo equino: un centauro.
— Quirón — acertó a musitar.
¿Qué podría haber traído al hijo de Crono hasta los inhóspitos parajes de Escitia? ¿Acaso presenciar la escena del águila abriéndole el costado y devorando su hígado? Aún eran visibles los restos de la sangre vertida sobre la roca el día anterior. Y sobre ellos, los restos de cada una de sus muertes. El inapelable mandato divino por robar para los hombres el fuego sagrado.
— Hoy Zeus al fin se muestra compasivo con nosotros.
Prometeo no podía creer que la aparición del centauro le hubiese hablado. Quizá los remolinos de nieve en la tormenta hubiesen creado la ilusión de unas crines blancas y una luenga barba, y el silbido del viento entre las crestas de piedra hubiese modulado una serie de susurros. Aun así no pudo sustraerse al impulso de exhortarle:
— Márchate. Tu ciencia no puede hacer nada aquí.
— No es la ciencia la que va a liberarnos. Es el Padre Supremo quien ha dispuesto el fin de nuestros pesares.
— ¿Y a ti qué males pueden aquejarte?
Creyó ver al centauro sonreír con tristeza. Quirón descendió del peñasco donde estaba y se aproximó al reo hasta posar una mano sobre su hombro desnudo. Al hacerlo, arrastraba con visible dolor uno de sus cuartos traseros, el que hacía que el compás de las pezuñas fuese tan imperfecto como el dibujo de sus huellas sobre la nieve. Prometeo advirtió algo más, la causa de la cojera del centauro: una enorme pústula abierta sobre el muslo supuraba un líquido entre verdoso y blanquecino. No se trataba de un sueño: tanto el contacto de la mano de Quirón como el olor corrompido de la herida eran reales.
— Debemos esperar un poco más…
— ¿Esperar a qué? — casi gritó Prometeo — ¿A que Ethon vuelva a desgarrarme? ¿O acaso va a bajar el mismísimo Zeus a…?
El titán se interrumpió ante el abatido y a la vez sereno semblante del centauro. Creyó leer en sus viejos ojos ambarinos el mismo hastío de vivir sumido en un ciclo eterno de dolor y vacío. Hizo un esfuerzo por reanimar su espíritu. ¿Acaso no era Quirón una de las criaturas más sabias? ¿Qué acontecimiento peor que su reiterada muerte podía sucederle? El centauro hizo un leve gesto de asentimiento, como si hubiese estado leyendo en la mente de Prometeo.
— Vendrá — susurró Quirón para sí —. No faltará al encuentro.

---------------------------------------------------------

La tormenta amainaba lentamente, y a través de las nubes bajas el sol iniciaba su ascenso. Debía apresurarse. Recompuso sus pieles y se encaminó hacia las crestas más elevadas, donde el viento espolvoreaba las últimas nieves sobre las laderas.
Le costaba avanzar, no tanto debido a la fatiga como al lastre de antiguos recuerdos. Cómo podía pesar tanto el corazón a medida que parecía encogerse. De manera inconsciente su mano rozó el carcaj y un intenso rubor caldeó su rostro. Las malditas flechas. De todas las misiones que había llevado a cabo, aquella iba ser la más dura. Pero no debía echarse atrás, tenía que verle de nuevo y cumplir su promesa.
— Que los dioses te concedan la paz, amigo mío, y que en algún momento me hayas perdonado.
Escaló los últimos metros hasta casi alcanzar el pico superior. El viejo centauro y el titán que allí le aguardaban habían reconocido desde la distancia la silueta de su cuerpo robusto y la piel del león de Nemea cuyas fauces cubrían su cabeza. Por fin había llegado Heracles.
No pudo evitar rehuir la mirada de afecto de quien fuera su antiguo maestro, el sabio Quirón. A pesar de su condición de inmortal, el centauro le había parecido mucho más anciano y consumido desde la última vez que se vieron. Sin duda, el dolor debía de estar mortificándole. Pero nada de eso dejaba translucir el semblante límpido y bondadoso de Quirón.
— Me alegra encontrarte de nuevo, Heracles — le saludó.
El héroe le devolvió el saludo, cabizbajo. Su corazón pareció detenerse al ver la llaga purulenta en la pata del centauro. Volvió a evocar el día de su desatino, de su embriaguez por los vapores del vino y por la reyerta de los centauros en la que ambos se vieron envueltos.
— ¿Cómo puedes alegrarte, cuando mi torpeza ha sido la causa de todos tus males? Ojalá nunca hubiese empapado mis flechas con la sangre de la Hidra, ni hubiese asistido a ese maldito banquete…
— La única torpeza fue la mía, por intentar mediar entre centauros bebidos. No te aflijas, tu flecha destinada a Elatos me ayudó a estudiar y a comprender mejor el dolor. El antídoto es para mí imposible, pero me dio la satisfacción de ayudar a muchos otros. En ocasiones el mal que recibimos es una oportunidad.
— Pero ahora te ves obligado a renunciar a ser inmortal.
— Tuve mucho tiempo para reflexionar sobre ello — el centauro alzó la mirada cielo con visible inquietud —. Debemos apresurarnos.
Aún no hubo pronunciado estas palabras, cuando un grito de Prometeo les heló la sangre. Un águila gigantesca emergió entre los últimos vapores de nubes. En su vuelo alargó unas garras afiladas como dagas, pero esta vez no iban dirigidas hacia el titán encadenado.
— ¡Cuidado, Heracles! — exclamó éste.
Quirón advirtió de inmediato el propósito del ave.
— ¡Va a por tus flechas!
El héroe trató de esquivar la acometida de Ethon, pero resbaló en el hielo. Las garras hicieron presa en el carcaj, y Heracles trató de desasir las patas del águila, que ya rasgaban la aljaba. Tan cercano como estaba de la sima, el héroe vio con espanto como la mayor parte de las flechas caían al suelo y se precipitaban al vacío. Con gran esfuerzo logró soltar una de las garras y comenzó un forcejeo con el águila, que, debido a la fortaleza del semidiós, cambió de táctica y decidió elevarlo del suelo con la intención de despeñarlo. Heracles echó mano a las pocas flechas que le quedaban y las arrojó junto a la pared de roca, lejos del alcance de Ethon. Ésta, viendo que Heracles ofrecía demasiada resistencia para ser levantado del suelo, comenzó a agredirle con el pico, pero por fortuna la piel del león de Nemea servía de protección. El aire se agitaba con la furia del batir de sus alas, y al notar que el vigor del héroe le hacía perder terreno, clavó una de las garras en un brazo de Heracles, que dejó escapar un grito de dolor.
— ¡Quirón, tienes que hacer algo! — gritó Prometeo, en su inútil lucha por liberarse.
Pero el centauro ya se afanaba en buscar dentro del pequeño morral que llevaba consigo. Sacó un puñal y trató de galopar hacia el ave, a pesar de que el dolor de la herida era una pesada rémora. Con gran esfuerzo se situó a corta distancia y lanzó el cuchillo, que hizo blanco en el lomo del águila. El chillido de ésta le desgarró los oídos. Heracles por su parte previó que el certero proyectil del centauro la impulsaría a arrojarse sobre su agresor. En efecto, Ethon agitó sus alas, capaces de ensombrecer con su envergadura a diez hombres, y se lanzó hacia Quirón, quien ahora quedaba indefenso. Heracles no podía perder tiempo. Sólo las flechas envenenadas con la sangre de la Hidra podían acabar con el águila de Zeus. Obedeció al impulso de salvar a su maestro y corrió a buscar los escasos proyectiles que dejara junto a la pared de roca. Ignorando su brazo herido, tensó el arco y apuntó al ave.
— Esta vez juro por todos los dioses que no fallaré.
Quirón vio agrandarse su doble reflejo en las negras pupilas del águila, y las garras ensangrentadas comenzaron a curvarse en torno a él cuando algo golpeó el cuerpo de Ethon y quebró la letal armonía de su ataque. El animal comenzó a chillar y a revolverse convertido en una monstruosa nube de plumas capaz de sepultar a quien estuviese cerca. En cuestión de segundos el letal veneno comenzó a paralizarla. Quirón se aproximó a Heracles, que sostenía su brazo ensangrentado. A sus pies quedaban el carcaj destrozado y el arco. Su semblante volvía a ser sombrío, y el centauro adivinó el motivo: ante los chillidos del pájaro, Heracles volvía a presenciar el efecto de la ponzoña de la Hidra, y volvía a asaltarle el recuerdo del daño causado a su maestro, un dolor sin posibilidad de cura, eterno, preservado a aquellos que como Quirón, eran inmortales. Por eso el centauro había aceptado la propuesta de Zeus de cambiar su muerte por la libertad de Prometeo, y concederle al titán el don de la inmortalidad, pero sólo una vez Ethon hubiese sido abatida.
— Debes rematarla, Heracles — susurró a su discípulo —. Es lo pactado. Sólo tú puedes concederme la paz, y con ella, lograr también la tuya.
Renqueando, subió al lugar donde se hallaba Prometeo. A su espalda oyó el silbido de una flecha y los chillidos agónicos del águila cesaron. De pronto, el corazón del centauro comenzó un latido irregular y su respiración se tornó dificultosa.
Apoteleo — sonrió con su habitual expresión de tristeza —. Es el fin, la consumación… y la liberación… para todos.
Antes de que las fuerzas le abandonasen, extrajo de su macuto un anillo y se lo ofreció a Prometeo.
— Está hecho con la piedra de estas montañas. Zeus te liberará… a cambio de que lo lleves.
— No puedo tomarlo, Quirón. Estoy encadenado.
— Ya no. Prueba a soltarte.
El preso tiró de sus cadenas y estas se deshicieron como si siempre hubieran estado hechas de arenisca. Se colocó el aro de piedra y justo en ese momento Quirón se desplomó. Prometeo lo sostuvo en sus brazos mientras Heracles acudía presto a socorrerle. El semblante de Quirón fue tornándose pálido y frío, y sus ojos cerrados parecían los de un ser colmado en su placidez, liberado de todo dolor y sufrimiento. Heracles no pudo contener el llanto, y Prometeo se dispuso a honrar el cuerpo del centauro, cuando éste comenzó a resplandecer y a desvanecerse en diminutos puntos de luz que ascendieron al cielo.
----------------------------------------------------------------
Abandonaron las desoladas cumbres de Escitia. Al caer la noche llegaron a las últimas estribaciones y decidieron acampar hasta la siguiente mañana. Heracles contó a Prometeo qué le había traído por aquellas tierras.
— No puedo hacer nada por el pobre Quirón, pero quisiera mostrar mi gratitud — respondió Prometeo al relato del héroe —. Antes de separarnos, deja que te ayude con tu undécimo trabajo: te diré cómo apoderarte de las manzanas del Jardín de las Hespérides.
Antes del alba levantaron el campamento y se pusieron en camino. Heracles alzó la vista al cielo y lanzó una exclamación:
— ¡Por todos los dioses! Mira eso.
Una nueva constelación eclipsaba con su brillo a todas las demás: la que más adelante sería conocida como la de Sagitario, la del centauro Quirón, parecía señalarles el camino correcto.

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Frigg » 17 Oct 2016 23:05

Me he acordado de Juno es mi hijo... ¿Será del mismo autor?...

Forma de escribir impecable. Descripción, ritmo, diálogos cuidados...
Pero este tipo de historias pasan por mí sin pena ni gloria.. No me emocionan, no me implican, se pierde mi interés.
No puedo decirte nada, porque se que escribes mil veces mejor que yo, el problema es que no es una lectura de mi gusto. (y eso que la Mitología Clásica me gusta). No he conectado, pero te mereces que vuelva a intentarlo de manera reposada y la mente más abierta, a ver si puedo ser un poco más constructiva.
Lo siento. :roll: :60:
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Berlín » 17 Oct 2016 23:18

Quirón, hijo de Cronos y de la océanide Filirá. Aquí el tema está en que Cronos, para huir de su esposa Rea, se tranforma en un caballo para cepillarse a la océanide. No quiero pensar en el parto, libreme el señor. Bueno el tema es que Heracles le dispara accidentalmente una flecha envenenada con la sangre de la Hidra en el transcurso de una lucha con los centauros, que huían hacia la morada de Quirón. Éste contrajo una dolorosa herida incurable, que lo llevó a ceder su inmortalidad a Prometeo, para poder así morir y escapar del dolor. Fue ascendido al cielo como la constelación Sagitario, localizada en la elíptica del Zodiaco y que se puede ver desde el hemisferio norte, o según otras fuentes Centaurus.

Me mola porque yo soy sagitario y adoro a los centauros, esa, ya lo he dicho.

A mi me gusta mucho este relato, porque la mitologia me va y el autor se ha informado mucho y veo que le encanta tambien.


Ya iré comentando que masticar, leer y escribir es un tostón.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Landra » 17 Oct 2016 23:23

No puedo con la mitología. No puedo ser objetivo, porque me aburre. Todo muy bien escrito y detallado. Pero no es una lectura habitual para mí y nunca lo será.

Mucha suerte Autor.
F: 4 H: 4 E: 1 G:1
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Topito » 18 Oct 2016 00:09

Me centraré en el estilo, tema subjetivo. El tema mitológico no es mi favorito, por lo tanto el autor me tiene que cautivar con su estilo (Isma, con su relato de hace unos concursos atrás, así lo hizo). En tu caso, el estilo no me ha llamado la atención. Tema fuera de tu alcance. Pero te diré lo que le dije al meloncete en las jornadas sobre uno de nuestros más afanados autores y retirado temporalmente:« Un autor debe aprender que cada autor tiene su propio público, por estilo principalmente». En este caso: Berlín es el público al que dirigues tu relato.

Escribes bien, no se puede negar.

Suerte en el concurso.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
zilum
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 775
Registrado: 16 Dic 2015 11:46
Contactar:

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por zilum » 18 Oct 2016 00:20

:hola:

He disfrutado mucho con tu relato, escrito con maestría, fluido y desbordante de épica en cada línea. (Por si sirve para las correcciones, solo me llamó la atención un par de "letal" en un mismo párrafo). En todo momento puedo visionar lo que vas narrando, y los diálogos me parecen perfectos, encajando en la temática y dándole ese aire épico que se conserva de principio a fin.

Lo que te resta unas décimas en mi "ecuación de la muerte", que imparte justicia entre los relatos, es que está basado en hechos mitológicos ya contados, si bien le das tu toque personal y enlazas historias. No discuto el mérito y la dificultad, a mí me costaría muchísimo, sin embargo, eso le quita algo de originalidad aunque, si bien ya me enfrenté a todos los protagonistas de tu relato manejando a Kratos en el God of war, me descubres una historia que no conocía. Claro, es que... lo veo como: elijo una historia que existe y la cuento a mí manera (y vaya manera, a tus pies :marie_bow: ).

Y quiero volver a destacar que he leído el texto con admiración, disfrutando cada párrafo y tratando de aprender al mismo tiempo.

Fantasía épica de la buena... mi ecuación de la muerte te ha dejado bien parad@. Gran trabajo!!

Mucha suerte!!
:60: :60: :60:

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3291
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Iliria » 18 Oct 2016 16:44

Me ha parecido una narración muy interesante, con unos personajes bien definidos, cada uno en su papel (aunque el que más me ha gustado ha sido Quirón :D )
Creo que el relato contrapone dos escenas: una reposada, de reencuentro, de aclaraciones y explicaciones, y una segunda de acción y desenlace. El problema es que creo que las has unido de manera muy brusca, o al menos esa ha sido mi impresión.
Por lo demás, pocas objeciones. Gracias por compartir, autor/a :hola:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Escritoradesueños
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 777
Registrado: 05 Sep 2009 04:58

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Escritoradesueños » 18 Oct 2016 22:47

:luxhello: :luxhello: :luxhello: :luxhello: :luxhello:
¡Que bonitoooo! Este tipo de historias son las que me encantan.
Más mitológica que fantástica en sí.
Ha sido breve (o se me ha hecho a mí, muy breve), intensa y buena.
Lo peor ha sido el principio…no lograba introducirme en la trama, me ha costado…Quizás había un exceso de descripción, pero no lograba situarme en el escenario.
Pero una vez situada ¡Wooow! Me ha gustado. :alegria:
Tras el primer corte, que da paso a leer todo desde el punto de vista de Heracles…en ese punto me ha pasado un poco como al principio, pero por menos tiempo. No lograba situarme y no entendía que querías contar ahora.
Pero vamos, pese a esos dos pequeños obstáculos, la obra me ha llegado. Es conmovedora, mágica, habla de mitología griega (quien sea deseaba más mitología que fantasía, pero ha logrado darle un toque fantástico al relato, sobretodo en la lucha contra el águila).
¿Qué decirte autor? Has logrado crear una historia preciosa, llena de significado y moralejas, tales como; En ocasiones el mal que recibimos es una oportunidad.
También nos deja el mensaje de que la muerte no existe, solo el cambio o el transformarse en algo diferente, como el centauro en la constelación de Sagitario.
Pluma exquisita, texto con mitología, reflexión, luchas, sensibilidad y entrega. Moralejas, gran final y un buen sabor de boca. (Tiene algo de fantasía, pero quizás le ha faltado el hacerla notar más o ponerle algún recurso más fantasioso).
¡Gracias autor, por crear esta pequeña pero gran delicia! :60: :60:
No espero amor ni odio
ya tengo bastante con mi dolor
maldigo el episodio
lo peor es que yo fui quien lo escribió.
Me esperan los demonios
que dejan tu olvido
que juegan conmigo.

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15850
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Gabi » 21 Oct 2016 18:36

La historia está bien escrita y se lee fácil.
Tan cercano como estaba de la sima, el héroe vio con espanto como la mayor parte de las flechas caían al suelo y se precipitaban al vacío.
Si se refiere a la cumbre de la montaña debería ser cima.

No soy de fijarme en faltas y eso porque yo tengo, pero me chirrió demasiado.

Muchas gracias por compartirlo y suerte! :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por jilguero » 22 Oct 2016 08:49

Creo, Gabi, que el autor se refería a sima en el sentido de estar al borde de un precipicio, ya que a continuación habla de las flechas cayendo al vacío.

Autor, qué buen rato he pasado leyendo tu relato. Cierto es que soy una lectora muy agradecida para textos como el tuyo pero, a parte de por eso, porque tú ambientas de maravilla y porque detrás de las palabras de tus personajes no solo cuentas una historia sino que le metes un cierto toque filosófico, le das cierta profundidad al texto. Me has enseñado alguna que otra palabreja nueva y ya sabes que eso me encanta.

Como soy una lectora adecuada para este tipo de historias, creo (solo creo :wink:) que puedo también detectar mejor los fallitos. Con el ánimo de ayudarte, te voy a decir el telón de Aquiles que le veo a tu relato: que has metido demasiados personajes mitológicos a la vez. A mi me interesa mucho esta "originalidad" (luego volveré sobre este punto) más sutil que es la de recrear personajes ya conocidos y añadirle nuevas hazañas o bien cambiarles su destino, pero debes partir de la base de que el lector podría no conocerlos y la historia convendría que tenga sentido a dos niveles, para quien no tenga ni idea de mitología (ese hará una lectura superficial) y para quien si la tenga (ese hará una lectura mucho más rica). Buscar el equilibrio de lo que debes decir y lo que no es una tarea bien ardua. En un relato corto como este creo que lo suyo es centrase en un solo personaje (o un par de ellos a lo máximo) y así puedes dar suficiente información de él para quien no tenga ni idea. Grandes, grandes, como Borges o Kafka lo hacen así: cogen un personaje y lo desarrollan a su manera. Pueden aparecer otros, pero solo de paso. Y si los grandes lo hacen por algo será:

http://ciudadseva.com/texto/la-casa-de-asterion/
http://ciudadseva.com/texto/el-silencio-de-las-sirenas/

Dicho esto, sí tu final indica que este texto es solo un episodio de un conjunto de recreaciones mitológicas, entonces no hay problema en que aparezcan otros personajes que ya conozca el lector de capítulos anteriores y de los que solo tendrás que decir su nombre para que sus hazañas aparezcan en la cabeza del lector. Si metes varios, como tú has hecho, tienes más papeletas de que algunos lectores te digan que este es un texto para eruditos en el tema y se rindan.

Al margen de eso, para mi gusto, en la parte de la pelea yo le quitaría algunos detalles. Pero esto es cuestión de gustos, pues cuando me describes el paisaje no me importan los detalles. Así, pues, tampoco me hagas mucho caso.

Respecto a la originalidad (tema que he debatido mucho con Tolomew y en el que seguimos sin llegar a un acuerdo :mrgreen:; cuando lea esto hará :no: ), se puede ser original fabricando un nuevo ladrillo o bien creando algo nuevo con ladrillos previos (tu caso). En el primer caso, a poco que lo hagas bien, vas a impactar al lector. Pero en el segundo caso, el tuyo, es una originalidad más sutil y más difícil, por lo que tienes que esforzarte mucho para que los nuevos episodios tengan suficiente enjundia. Es más difícil pero, justo por eso, también más atractivo. Para mi gusto, tu texto es original en ese segundo sentido y así lo consideraré a la hora de puntuarlo.

Resumiendo: un buen trabajo en el que quiero destacar la buena prosa y la magnifica ambientación. Para su brevedad, creo que hubiera sido mejor no meter tantos personajes pero, en mi caso, me lo he pasado muy bien leyéndote. Te deseo mucha suerte y, al margen de que tengas mucho o poco éxito (eso es difiicil de saber), te animo a que sigas recreando la mitología y encantada estaré de poder leer tus textos. :60:
Disculpa si me he enrollado mucho pero es que cuanto más me gusta un texto más exigente soy con él :wink:

El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1200
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Verditia » 22 Oct 2016 12:16

Mitología de la buena :D

Marco: Las descripciones son magníficas: montañas heladas, ventiscas, roca dura y riscos escarpados. Todo bien descrito, detallado y muy bien ambientado.

Personajes: La verdad es que para ser personajes ya existentes, tienen un matiz muy humano, mucha personalidad. Me ha gustado la vida y sentimientos que les has dado, los ha hecho muy cercanos para ser un relato tan breve. Prometeo es un personaje que siempre me ha gustado, por ahí me has ganado, y sin embargo a Hércules le tengo algo de manía (siempre me lo he imaginado algo tontito y creído), pero en tu relato, bueno, me he reconciliado con él :cunao: Quirón me ha gustado mucho, lo que dice, lo que sacrifica... qué gran personaje, y qué gran final, claro.

Historia: Pues este es el punto que menos me ha convencido, porque todo está fabulosamente relatado, pero claro, no es una historia original. Como interpretación de una historia mitológica, es impecable, pero no deja de ser una reinterpretación de algo ya existente. De todas formas, se agradece la minuciosidad con la que has interpretado la historia, porque se lee de un tirón. Ah, y la batalla entre el águila y Hércules, de película total; con lo que me quedo es con esa potentísima imagen de Quirón viendo su reflejo agrandarse en los ojos del águila, ha sido impresionante.

Nivel de fantasía: Grimm

Me recuerda a: Los señores del Olimpo, de Javier Negrete
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Isma » 22 Oct 2016 13:51

En los sótanos del Museo Británico se descubrieron, hace algunos años, unos rollos de pergamino que fueron etiquetados como Lote 183. Varios rollos de papiro en blanco, posiblemente parte del muestrario de un comerciante egipcio. El análisis espectrográfico reveló que las varillas estaban cubiertas de una minúscula escritura grisácea de un autor que se llama a sí mismo Latro (palabra que puede significar bandido, mercenario, guardaespaldas, esbirro o asesino a sueldo). Algunas de las secciones hacían referencia a lo que aquí se ha narrado. Salvo los signos de puntuación (de los que carece el latín arcaico), el contenido que a continuación replico es idéntico al original.

Junto al hombre caballo

He despertado aturdido. He olvidado gran parte de lo que me sucedió el día de ayer. El hombre caballo me ha tranquilizado y me ha pedido que leyera mi diario para recordar. Así lo he hecho, sin dejar de asombrarme por los hechos que se relatan. Aunque es mi letra, no reconozco esos sucesos. No pude terminar de leer, pues los sirvientes de Peleo me reclamaron. El hombre caballo estaba en la sala de instrucción con el pequeño Aquiles. Me pidió que me quedara junto a él y salió. Le entreví brevemente hablando con un forastero, un hombre grande y fornido. Yo permanecí con el pequeño, que practicaba con una espada de madera. Luchaba como un demonio y advertí en él cierta gravedad que solo encuentro en los soldados más experimentados. Aun así le derribé y el pequeño, pese a su corta edad, me lo agradeció. Creo que le he enseñado algo que no sabía. Cuando el hombre caballo regresó, su semblante estaba ceniciento. No supe de qué había hablado con el forastero hasta más tarde. Me cae bien y así se lo dije. Él sonrió, pero en su cara había una mueca de tristeza. Decidí apuntar todo esto en mi pergamino.

El futuro

Hoy me he despertado con una terrible resaca y sin saber dónde me encontraba. Los ropajes de colores de una cama envolvían mi cuerpo y junto a mí había una hermosa mujer desnuda. El hombre caballo vino a verme y rió con franqueza cuando vio mi cara de desconcierto. Me dijo que la mujer es una hermana de Tetis y que soy afortunado. Después me invitó a leer mi pergamino, cosa que hice durante el resto de la mañana. Me asombra lo que leo, pero ahora comprendo mejor mi situación. Ahora sé que fui un invitado en el palacio de Peleo y que salí de allí hace algunos días acompañando al hombre caballo a un encuentro importante.

Almorcé con la nereida y con el hombre caballo. Es un ser sabio y bondadoso. Me habló del futuro. Dijo que iba al encuentro de seres que perdurarían en el tiempo como leyendas. Insistió mucho en que registrara en mi pergamino sus palabras, pues cree que todo lo que yo escribo será recordado dentro de muchos ciclos. Lo que relató a continuación me parece confuso, pero prometí escribirlo y así lo hago. Dijo que en una comunidad de escritores alguien escribiría sobre su viaje, y quiso dejar claro que él aprobaba la interpretación de los hechos que se narraría. A pesar de que en su rostro veo muestras de continuo dolor, durante la conversación su pena pareció diluirse. Creo que estaba sinceramente agradecido porque su historia fuera escrita en ese futuro lejano que yo desconozco.


Y aquí acaba lo que en el pergamino se relata. Siguen una serie de apreciaciones bastante más impersonales, y que al parecer detallan aspectos que Quirón quiso que se corrigieran en el tal relato de su viaje. Las resumo aquí, puesto que en el pergamino original son apenas ilegibles.
- "Ya no recordaba desde cuando" -> El centauro afirmaba que falta una tilde diacrítica
- "sólo" -> Igualmente, Quirón indicaba que no lleva tilde
- "Y volvió a la certeza" -> El centauro duda que se pueda volver a una certeza
- Guiones de diálogo -> Quirón afirma que para que el relato alcance la perfección se deben eliminar los espacios entre el guión largo de diálogo y el texto del diálogo.

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15850
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Gabi » 22 Oct 2016 15:18

jilguero escribió:Creo, Gabi, que el autor se refería a sima en el sentido de estar al borde de un precipicio, ya que a continuación habla de las flechas cayendo al vacío.
Por eso aclaré que mi acotación valía si se refería a la cumbre de la montaña. Pero evidentemente es como vos decís :D

Te pido disculpas autor :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por jilguero » 22 Oct 2016 15:28

Gabi escribió:
jilguero escribió:Creo, Gabi, que el autor se refería a sima en el sentido de estar al borde de un precipicio, ya que a continuación habla de las flechas cayendo al vacío.
Por eso aclaré que mi acotación valía si se refería a la cumbre de la montaña. Pero evidentemente es como vos decís :D
¡Me encanta el "vos"! :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Apoteleo

Mensaje por Isma » 22 Oct 2016 19:43

A mí también me encanta el vos. Cuando Gabi comenta está para comérsela.

Vuelvo para decir que he intentando chapuceramente simular un par de capítulos de las crónicas de Latro, el protagonista de Soldado de la niebla de Gene Wolfe. Uno de mis libros preferidos. Se trata de un mercenario que es maldito a olvidar lo ocurrido en el día anterior. A cambio es capaz de ver a dioses y otras criaturas mitológicas cuya presencia está vedada al resto de los mortales. Por eso lleva un diario el pobre hombre. Un libro fenomenal de fantasía y que le encaja como un guante a este relato.

Me gusta el título y que haga referencia a ese fin de todas las cosas, que es lo que le sucede a Quirón. Me gusta esa leyenda y esa narración. No la conocía: yo pensaba, iluso de mí, que Prometeo aún estaba en to lo alto del monte con el águila picando aun a día de hoy. Está fenomenalmente escrito salvo por las nimiedades que predijo el mismo Quirón en los pergaminos de Latro y que yo no me hubiera molestado en resaltar. El ritmo es muy bueno. De manera personal, tiendo a reinterpretar las leyendas clásicas y los héroes a mi manera, con lo que esta aproximación que has seguido me gusta (porque tiras de mitología) y no me gusta (porque solo tiras de mitología). Pero es tu elección y el relato queda para enmarcar.

También me ha recordado brevemente a Yo, el inmortal, de Roger Zelazny, aunque este es de un registro completamente opuesto. Pero yo los uno por una hebra melancólica.

Responder