CF 2 - Una era de lobos - Berlín

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66851
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CF 2 - Una era de lobos - Berlín

Mensaje por lucia » 16 Oct 2016 15:24

Una era de lobos

«…Y llegará una era de luchas, de espadas y de escudos destruidos. Una era de vientos, una era de lobos. Antes de que el mundo se derrumbe ni los hombres se respetarán entre ellos… (Völuspá estrofa 45) »
El grupo llegó hasta un claro del bosque. Lo componía una mujer de cabellos rojos subida a lomos de un gran lobo gris y una pantera negra de grandes dimensiones y garras recubiertas de acero. El lobo, Inrir, era el fruto de un apareamiento extraño, pero era la mejor montura que había tenido la muchacha, por su fuerza y su nobleza. Ambos eran fieles servidores. Llegaron a ese claro empapados de lluvia y ateridos de frío. Hacía mucho tiempo que no salía el sol, los inviernos se sucedían uno tras otro y los bosques estaban tapizados de escarcha y moho. Eran tiempos sombríos aquellos.
—¿Quién va?—dijo una voz cascada tras los arbustos.
—Soy yo, anciano—contestó la chica—. Skogul, la guerrera.
—¡Skogul! Mi hermosa escudera, la más bella sacerdotisa de Odín. Eres tan sigilosa como todas las valquirias—exclamó el viejo con las palmas levantadas, alborozado—. ¡Cuánto me alegro de tu visita! ¡Pero estás empapada, muchacha! Ven conmigo, que tengo sopa caliente y buen vino.
—Lo cierto es que tengo mucha prisa, anciano, debo tomar un barco antes de que la nieve lo cubra todo—explicó la mujer señalando la extraña blancura de los cielos—. Pero aceptaré tu invitación. Mis animales están cansados y yo hambrienta.
—Llenaré tu barriga y la de tus bestias deformes antes de que se fijen en mi pobre cuerpo marchito y comiencen a salivar. Me alegra volver a verte. No siempre puedo contemplar a una bonita pelirroja de carne blanca y verdes ojos prometedores—dijo el viejo, lisonjero.
En la guarida subterránea el olor era muy agradable. En el fuego una marmita de barro bullía inundando de perfume la cueva. Era un sencillo guiso de patatas condimentado con unas hierbas que solo el viejo conocía, pero olía y sabía a carne asada.
—Algún día me contarás el secreto de estas hierbas tuyas—dijo Skogul probando aquel brebaje delicioso—. Intuyo que debe ser la misma ponzoña que utilizas para tus visiones.
—Hagamos un trato. Tú me cuentas a qué viene esa prisa por llegar al mar y yo te cuento el secreto de mis pócimas—propuso el viejo guiñándole un ojo mientras le servía una generosa copa de vino.
La mujer, silenciosa como todas las guerreras, no contestó a eso. Extrajo la espada de la funda y la clavó en la tierra. Luego se despojó de la armadura mojada y del casco alado. El anciano escanció más vino en ambas copas.
—¿De qué huyes?¿Tiene algo que ver con los cadáveres mutilados encontrados en el bosque? ¡Menuda carnicería!—exclamó el viejo lanzando un silbido.
—¿Qué sabes de eso?—preguntó ella limpiando sus labios de comida.
—Hace dos días fueron hallados veinte soldados en los bosques cercanos al castillo de Crown, el conde amigo del rey, también muerto en extrañas circunstancias. Todos ellos decapitados, algunos con las manos cercenadas y uno con la lengua arrancada de cuajo. Debió ser una batalla fabulosa y desigual. Veinte hombres contra una única espada. Una hoja magnífica, certera, capaz de cortar la cabeza de un hombre sin que esta caiga al suelo. Armas de ese calibre sólo se fabrican en un lugar dijo Omar mirando la espada clavada en la tierra. Esa hoja ha sido forjada por las mismas manos que dieron vida al Mjolnir, el martillo de Thor. Dicen que uno de los soldados estaba atado a un árbol y que sostenía su propia cabeza entre las manos. Una visión dantesca a todas luces. No parece otra cosa sino una venganza. Y dicen…
—Dicen, dicen… ¿Qué más cuentan las lenguas venenosas? ¿Acaso encontraron óbolos sobre los ojos de esos malnacidos para pagar la entrada a Caronte? Pues me extrañaría, porque me encargué de sacárselos y se los lancé a los cuervos.
—Sí… ¡Dios bendito! También oí lo de los ojos—resopló el anciano—. Pero lo que más me interesa ahora mismo… de lo que quería hablar contigo…Tu padre, dicen que lo buscas. Y que cuando lo encuentres le cortarás la cabeza.
—No hablaré contigo de ese maldito asunto, anciano. Gracias por la cena. Ahora déjame, que necesito dormir un rato, quiero partir en cuando me reponga un poco.
Cuando la muchacha cerró los ojos el anciano la cubrió con una cobija. ¡Ah! Mujer ilusa. No, no hacía ninguna falta que ella le contara nada. Él lo sabía todo. Se lo había dicho la lengua del fuego, gracias a esas pócimas que convertían las llamas en una puerta por la que se podía acceder a los recuerdos. Él la había franqueado sin el permiso de ella y lo que había visto era terrible.
Sí. Omar había visto a los soldados llegar en una noche tormentosa. Una tormenta sin lluvia, seca como un parto seco. Había visto a la madre bordando pájaros azules en las esquinas del embozo de una cobija de invierno. También había visto al padre mirando el fuego del hogar, absorto en sus ensoñaciones. El rey planeaba salir de cacería el día después y le había pedido que le acompañase con ese nuevo halcón suyo, para comprobar la destreza de la que tanto le había hablado. Vio a los soldados atravesar el puente levadizo riendo a carcajadas: «traemos un mensaje del rey», mintieron para poder acceder a la fortaleza. Una vez en el interior parte del grupo se dedicó a reducir a los hombres del padre. Otros se quedaron allí. El viejo vio en la lengua de fuego como un soldado inmovilizaba a la madre y le tocaba los pechos. Oyó como le susurraba al oído que hacía mucho tiempo que no tocaba algo tan apetitoso. Había visto a la chica buscando al padre con la mirada, desesperada, esperando verlo aparecer con una espada en la mano dispuesto a defenderlas de aquellos salvajes. Pero Omar había visto aquel sillón vacío. Dos horas después se marcharon y el viejo brujo vio a la chica corriendo hasta su madre para curar las dentelladas que aquel salvaje le había dado en el cuello y en los labios. La vio después limpiándose la sangre que bajaba por sus piernas. Fue testigo también de cómo ella abandonó su hogar, una noche, después de colocarle flores a su madre. Sí, el viejo sabía de aquel juramento hecho con los dientes apretados.
Cuando Skogul despertó el viejo la esperaba con un hatillo de ropa preparado.
—¿Acaso crees que te voy a llevar conmigo?—preguntó ella sonriendo, socarrona—. Sólo entorpecerías mi marcha.
—Tarde o temprano los soldados vendrán a preguntarme por ti y no quiero estar aquí cuando eso ocurra. Mi cuerpo endeble no aguantaría sus vejaciones. Además puedo ser un excelente conversador. También tengo el don de disuadir de su ataque a algunas criaturas de la noche. Extraños seres híbridos, como ese lobo tuyo, u otros que laten en la oscuridad, agazapados. Ya sabes que la desaparición de los inviernos ha sacado de su letargo ciertas especies que llevan dormidas muchos siglos…
—No seas pretencioso. Está bien. Te conseguiré un caballo—dijo ella encogiendo los hombros.
—Supongo que sabes dónde encontrarlo—dijo el viejo—. A tu padre.
—He comprado muchas lenguas en todo este tiempo—contestó ella, hastiada—. Sé que tomó un barco que le llevó hasta «La isla de los perdidos» y allí buscó «La montaña de la vergüenza», que es donde van a esconderse todos los cobardes repugnantes. Allí la niebla los ampara. Esa niebla que borra los recuerdos, si uno quiere.
—Esa niebla perniciosa…—susurró el viejo.
Nevaba copiosamente cuando se pusieron en marcha. Skogul cubrió con sus pieles al viejo. En el fondo adoraba a ese vil manipulador. Tras la pérdida de su familia la guarida del viejo se había convertido en un lugar cálido al que volver tras sus batallas.
Dos días después una franja azul se divisó entre los árboles nevados.
—¡El mar! ¡Ya veo el galeón!—exclamó Omar dando palmadas.
Cuando embarcaron Skogul buscó al capitán. Oliverio de Astorga era un tipo fuerte, bajo y socarrón, gran bebedor y un jugador ruin. Se decía de él que había obtenido ese galeón suyo haciendo trampas con las cartas y que el estafado aún lo buscaba para rebanarle el cuello.
—¡Bella valquiria! La que busca a los caídos en las batallas para conducirlos al Valhala. Te veo hermosa—dijo el capitán dándole una palmada en el culo a la joven—. ¿Qué haces tan lejos de tus dominios? ¿Acaso Odín ha decidido prescindir de tus servicios?
—Si vuelves a tocarme el culo tu cabeza rodará por la cubierta—dijo ella riendo—. Toma tu dinero. Aquí está lo que acordamos. ¿Cuánto tiempo crees que tardaremos en llegar a «La isla de los perdidos»?
—Si no surgen incidentes tal vez cuatro semanas—dijo él rascándose la barba.
—¿Qué tipo de incidentes?—preguntó Skogul.
—En el viaje hasta aquí vimos emerger una aleta tan grande como la vela de un barco pirata—dijo el capitán—. Cortaba el agua como una navaja. Pero tampoco debemos olvidarnos de la furia del mar. Las olas nos vapulearon varias veces.
—¿De cuántos hombres disponemos?—preguntó la chica observando faenar a la tripulación.
—Partimos con ciento cincuenta hombres—dijo el capitán—. Pero algunos murieron de escorbuto y otros fueron tragados por el mar.
La travesía transcurrió sin incidentes. Un mes después, y habiendo ya divisado tierra, el mar amaneció extrañamente calmado. No se oía nada en absoluto, ni el batir del viento en las velas, ni el graznido de las gaviotas. Ese silencio atronador despertó a los hombres y acudieron a cubierta, inquietos. De pronto el barco comenzó a vibrar, pero el mar seguía en una quietud absoluta.
—No me gusta—dijo el capitán a la valquiria—. Es como una mujer callada. Me temo lo peor.
Minutos después la vibración cesó, pero el vigía desde la cofa del barco gritó que había una sombra colosal bajo el barco.
—¡Esta justo debajo nuestro, capitán!—gritó el marinero señalando el agua—. ¡Y es muy grande! ¡Grande como una isla!
—¡Todo el mundo a sus puestos! ¡Algo va a ocurrir!—gritó el capitán corriendo de un lado a otro.
—¡Miradlo! ¡Allí! ¡Es el Kraken!—gritó alguien señalando un punto del mar—. ¡Por todos los demonios! ¿Qué diablos…?
Y entonces aquella montaña de tentáculos emergió lentamente de las profundidades y en su espectacular ascenso el mar se abrió y las aguas desplazadas se convirtieron en grandes olas y el barco, como si de cartón fuese, se bamboleó al compás de ellas.
—¡Todo el mundo al agua! ¡Tiraos antes de que zarandee el barco!—aulló el capitán—¡Poneos a salvo!
En aquel mar turbulento los hombres nadaban intentando alejarse de la nave todo lo deprisa que sus brazos se lo permitían. Si el Kraken volvía a las profundidades el gran remolino que causara su inmersión los arrastraría también a ellos. En medio de aquel caos Skogul miró a su alrededor, buscando al anciano. Si había sobrevivido a la caída, no lograría nadar hasta la orilla aunque estaba relativamente próxima. Gritó su nombre con todas sus fuerzas pero el mar estaba lleno de hombres que nadaban desorientados por el terror y su grito se perdió entre los otros gritos. El monstruo agarró la nave por el trinquete y la levantó hasta ponerla a la altura de sus ojos. La agitó con violencia buscando carne fresca pero esa carne estaba en el agua y enfurecido lanzó el galeón por los aires.
Skogul y el capitán pasaron toda esa noche transportando cuerpos hasta la orilla. El panorama era desolador. Había hombres desmembrados y algunos restos que llegaron a la orilla eran puro vómito de huesos y vísceras. Cuando el último herido estuvo a salvo la mujer decidió ponerse en marcha y buscó al capitán para despedirse.
—Siento lo de tu barco—dijo ella ofreciéndole su mano—. Tal vez ha sido un castigo por conseguirlo de esa manera rastrera y ruin. Por otro lado debo confesar que me pareciste un demente gritándole a ese monstruo: «¡Mírame! ¡Estoy aquí! ¿Crees que te tengo miedo jodido bicho de los infiernos?» mientras agitabas los brazos como un poseso.
—No te preocupes, encanto—dijo el hombre riendo la broma—. En cuanto repare los zarpazos de esa bestia caprichosa nos haremos de nuevo a la mar. Es posible que para entonces ya estés de regreso. En cuanto a lo otro… ¡Maldita sea, siempre le tuve ganas a esa especie de pulpo gigante! Tal vez en la próxima…
Durante todo ese día caminaron por senderos desolados. Ni un arbusto, ni un lago, ni un declive. Era terreno baldío y la niebla lo cubría todo hasta donde llegaba la vista. Por la noche la luna se abrió camino entre la niebla y el destello de su palidez delineó la corona de la montaña. Por la mañana se pusieron en marcha de nuevo y caminaron durante mucho rato sin encontrarse con nadie, pero cuando llegaron a la falda de la montaña un sujeto muy pequeño, pálido y de aspecto muy desagradable les dio el alto:
—¡No se puede pasar sin explicar el motivo!—chilló el hombrecillo dando saltitos.
—¿Y quién lo dice?—preguntó la valquiria con los brazos en jarras—. ¿Eres acaso el guardián de la montaña?¿O tal vez eres un gusano correoso nacido de los excrementos de Odín, amo de los nueve mundos y padre de la victoria?
—Sí. Las valquirias sois así. Altas, orgullosas y engreídas—gruñó el hombrecillo.
—¿Engreída? He matado a gente por menos de eso—dijo ella divertida—. Escucha, pequeño ser del inframundo: busco a alguien. Se trata del duque Oswaldo. Soy su hija: Skogul. Y este anciano es Omar, vidente y charlatán.
—Yo soy Kuk, que significa «aquel que mora en los agujeros». Vivo aquí desde que la gran peste asoló la isla. Supongo que habrás oído hablar de ello. ¿No? ¡Claro! Es posible que esa fruslería terrenal no llegase a ese mundo vuestro lleno de gente pretenciosa con alitas en los cascos—refunfuñó el hombrecillo—. Bueno. ¿Eres consciente de que tal vez el objeto de tu búsqueda no recuerde ya cómo se llama?
—¿Y de qué manera ocurre eso?—preguntó ella.
—La niebla se cuela por los oídos y lo barre todo. Si lo encuentras puede que solo sea un ser balbuceante de mirada perdida. Pero te diré dónde encontrarlo. Por cierto… ¿Este gato tuyo es de confianza? No me gusta cómo me mira—dijo Kuk, también llamado «el taciturno».
A diferencia del llano la densidad del follaje era abrumadora. Pinchos como dientes de tiburón se apretaban contra sí dificultando el avance. «El olvido se defiende», dijo el viejo. A medida que se acercaban al «Abismo original» el terreno se volvía más resbaladizo. Era ese abismo una gran hendidura natural de la tierra que había que saltar para acceder a la orilla opuesta con riesgo de caer a un vacío incalculable. El viejo dijo que la gente que erraba el salto y caía por él aparecía en otro mundo y con otra forma. Skogul retrocedió unos metros para tomar impulso y saltó sin dificultad. El viejo, que iba a lomos del gran lobo, miró hacia abajo y negó con la cabeza.
—No quiero aparecer en otro mundo—dijo—. Solo he venido para recoger lo que quede de ti.
Arriba una densidad lechosa lo cubría todo hasta una altura considerable. Skogul, precavida, desenvainó su espada. Era probable que si su padre se encontraba en ese lugar no estuviera solo. Cuando sus ojos se acostumbraron al paisaje vio un gran sillón, similar al que había en su casa, y en el sillón había un hombre. Sin bajar la guardia se acercó muy despacio escudriñando a los lados. Cuando llegó a su objetivo acercó la punta de su espada al cuello del hombre sentado y le ordenó que se mantuviera quieto so pena de morir en el acto.
—Te esperaba—dijo el hombre ladeando muy despacio el rostro.
Sus ojos…todo seguía allí. Intacto. Nítido.
—No has olvidado nada—dijo ella—. Será rápido, lo prometo.
—Lo sé—dijo el hombre mirando al vacío.
—¡Habla!—ordenó ella apretando los dientes—. El momento de explicar ha llegado.
Aquellos ojos, aquella nariz recta. La barba blanca. Su voz.
—Aquella noche…aquella noche yo…yo…—balbuceó el hombre tratando de contar lo que había ensayado tantas veces en soledad—. En fin, cuando los soldados irrumpieron corrí hasta el patio de armas para tomar una espada. De vuelta escuché los gritos e intenté entrar, juro que lo intenté, pero los soldados de Crown me lo impidieron. ¡«Vete! Si te marchas ahora no les ocurrirá nada», dijo uno de ellos. «Júramelo», le contesté. Luego de obtener el juramento ensillé mi caballo y cabalgué deprisa. Creí que hacía lo mejor. Lo pensé de veras ¿sabes?
—Debiste quedarte—susurró ella con rabia, apretando un poco más la punta de la espada contra el cuello del hombre—. No me importaría haber muerto a tu lado en esa batalla. Papá…
La mujer se arrodilló y apoyó la mejilla sobre las piernas del padre. El hombre sonrió con dulzura y le acarició los cabellos, como antes, como en aquellas noches de invierno junto al fuego en que le contaba cuentos de mujeres valerosas montadas sobre negros alazanes; aquellas veladas en que le hablaba de dragones colosales que arrasaban aldeas con su aliento, o de ciclópeas serpientes que rodeaban el mundo escupiendo veneno de sus bocas, veneno que se convertía luego en estrellas y bajaba luego en forma de poemas. Poemas que se colaban luego en las bocas de los enamorados.
Cuando se incorporó la niebla entraba ya, imparable y a raudales, por los oídos del padre y Skogul, mirando los ojos llenos de asombro del hombre, recordó las palabras de Omar: «cuando la niebla entre en su cuerpo no entenderá porqué lo haces». Omar, al otro lado del abismo, se cubrió la cara, apesadumbrado.
Había visto el semicírculo perfecto descrito por aquella espada magnífica. Y había visto el vertiginoso descenso y cómo se reflejó la luna en aquella hoja forjada con el mejor acero.

Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Berlín » 17 Oct 2016 22:11

Veo un error gordito, que imagino se debe a las prisas.

“Todos ellos decapitados, algunos con las manos cercenadas y uno con la lengua arrancada de cuajo. Debió ser una batalla fabulosa y desigual. Veinte hombres contra una única espada. Una hoja magnífica, certera, capaz de cortar la cabeza de un hombre sin que esta caiga al suelo. Armas de ese calibre sólo se fabrican en un lugar dijo Omar mirando la espada clavada en la tierra. Esa hoja ha sido forjada por las mismas manos que dieron vida al Mjolnir, el martillo de Thor. Dicen que uno de los soldados estaba atado a un árbol y que sostenía su propia cabeza entre las manos. Una visión dantesca a todas luces. No parece otra cosa sino una venganza. Y dicen…”

Falta la raya del guion entre “un lugar” y “dijo Omar”, tal que así: …un lugar— dijo Omar mirando la espada clavada en la tierra—. Esa hoja ha sido…

Como a mí todo este tema me pilla medio virgen pues me he divertido mucho con las vicisitudes de esta valquiria y ese viejo chocho que me parece que de brujo tiene muy poco. También me ha hecho gracia el enano chillón y taciturno. Creo que, al igual que a otros te ha faltado espacio para desarrollar más el tema porque se ve todo un poco comprimido, pero no está mal. AH, y no creas que te escapas, que ahora me voy a ver el tema mitológico.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Ororo » 18 Oct 2016 13:33

Bravo! Me ha gustado mucho este relato. A pesar de contener algunos tópicos que hasta yo, no habitual de fantasía, he podido detectar, es una historia bien trazada, con su argumento hilado, su estructura, sus personajes variopintos y una forma de escribir que me ha encantado.

Sí, la historia está bien, pero la redacción es muy buena. Engancha, no aburre, quieres saber más, es inteligente y fluida.

En fin, que aunque podría decir que es una historia demasiado larga comprimida en este espacio, que igual sobraba algún que otro ser fantástico (valquiria, brujo, lobo, pantera, kraken!!, kuk, rey) para no agobiar, que algún episodio podría haberse obviado para no recargar de tantos datos la historia y que los personajes actúan como se espera de ellos (eso no siempre es bueno, puesto que el factor sorpresa nos saca de encasillamientos), pese a todo esto, me encanta tu forma de escribir.

Gracias.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15837
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Gabi » 19 Oct 2016 03:07

A mi no me gustó tanto. Me pareció como mucho, el kraken y el enano me sobraron :lol:
Me pareció encontrar una contradicción: al principio me pareció entender que vivían en un invierno eterno y ya después habla de la desaparición de los inviernos.
Sí me gusta la forma en la que está escrito, se hace ameno y entretenido.
Muchas gracias por compartirlo y suerte :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3284
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Iliria » 19 Oct 2016 20:33

Gabi escribió: Me pareció encontrar una contradicción: al principio me pareció entender que vivían en un invierno eterno y ya después habla de la desaparición de los inviernos.
Sí, a mí también me ha llamado la atención.
Hay pequeñitos detalles a pulir, como el poco protagonismo que se le da al lobo o a la pantera; hubiera sido una gozada verlos actuar :mrgreen: También hay un punto en el que introduces de golpe el nombre de Omar, sin hacer alusión directa al anciano. Eso despista un poco. Y me ha llamado la atención que el kraken ataque cerca de la orilla (me sonaría mejor en alta mar, pero de esto último me hagas mucho caso :roll: )

Lo mejor del relato es que es muy completo, las escenas de acción son muy emocionantes. He disfrutado con las descripciones y la frase final es del todo impactante, muy visual :D

Gracias por compartirlo con nosotros :60:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Gisso » 21 Oct 2016 12:23

Bien, aquí tenemos fantasía mitológica nórdica con algún personaje de leyenda. Es una historia interesante y bastante entretenida, pero reconozco que, cuando pensaba que había encontrado un relato que superaba la media, me encuentro con cosas que no me acaban de convencer, sobre todo durante la escena del kraken. Cuando Skogul cae al agua, perdemos la pista Omar diciendo que era posible de que se hubiera ahogado y poco después reaparece como si nada, junto al lobo, caminando junto a ella. No me convence, sobre todo al ser estos personajes. Tampoco la reacción del capitán: pierde el barco (aunque sea estafado), a gran parte de su tripulación y se queda en una isla extraña, que a saber cuándo pueden volver y ¿lo que dice entre risas es "no te preocupes, encanto"? :no: . Tampoco entiendo mucho como atacan la fortaleza y dejan escapar al padre, ¿si la atacan no irían en su búsqueda? No sé, esto me parece raro, no me cuadra.
Y es una pena, porque el relato en sí, aunque bastante tradicional, me estaba gustando bastante y estas cosas hacen que baje mi impresión positiva.
Última edición por Gisso el 21 Oct 2016 22:43, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Isma » 21 Oct 2016 14:00

—Yo he estado en ese plano y en esa isla —dijo Erekosë—. Es tal y como la describes. Pero tu relato tiene contradicciones.
»En primer lugar, no es posible que un trayecto como ese a través del mar sea tan breve. Un mes en alta mar supone un viaje traicionero y lleno de peligros, más aún en esas aguas donde moran seres antiguos y poderosos. Lo sé por experiencia. Y en segundo lugar, los kraken no habitan cerca de las costas. Por eso sé que me estás ocultando algo.
—Erekosse, yo jamás haría algo así —respondí, turbado. De todos los héroes que conozco, los que más me atemorizan son las encarnaciones del Campeón Eterno. La fatalidad les sigue como las moscas a la miel—. Es la historia tal y como yo la he leído.
—No te creo. En otro tiempo fui John Daker y caminé por tu mundo. Traicionera tecnología, móviles y aviones, internet y foros y mil diabluras más. Y detrás de todos esos artefactos las personas se ocultan y la humanidad se pierde. ¿No serás tú un infame político?
—Que no, que no. Por favor, confía en mí —Me prometí ajustar cuentas con el autor una vez se revelaran las autorías. No era justo que yo estuviera sudando tinta china por culpa de un autor poco escrupuloso con los detalles—. ¿Cómo es que fuiste a esa isla, por cierto?
—Para olvidar. Recuerdo a John Daker, pero también recuerdo a Corum, a Hawkmoon, a Elric. Tengo miedo de ellos, que son yo mismo. ¿Sabes lo que es soñar con sostener en tus manos el peso de una espada como Portadora de Tormentas?
Tragué saliva.
—Este, bueno... ¿y conseguiste el olvido que buscabas?
—Es obvio que no lo hice. Ese es mi destino, recordar y luchar por un Equilibrio que nunca llegaré a ver. Pero me hubiera gustado conocer a esa valkiria. Creo que hubiera hecho buenas migas con ella. A todo esto, ¿cómo diablos viajaron el lobo gigante y la pantera durante cuatro semanas en un barcucho de mala muerte?
—Se me hace tarde. ¡Encantado de verte, Erekosë! ¡Mucha suerte y todo eso! ¡Adiós, adiós!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Isma » 21 Oct 2016 16:22

Retorno para añadir que me ha gustado la historia de inspiración nórdica y de tono más oscuro que lo que llevo leído hasta ahora. Este estilo despierta mis simpatías. Leyendo los comentarios previos, yo también advertí lo del invierno, y hay alguna cosa más que a Erekosë se le olvidó comentar: que esta frase "seca como un parto seco" es un poco rara. No sé si el autor ha estado en un parto. Yo sí, y si tuviera que destacar algo no sería su sequedad.

Lo que más me ha gustado ha sido el motivo de la odisea, que no es otro que encontrar a su padre para tomar venganza sobre él. El parricidio tiene muchas ramificaciones y consecuencias mitológicas. Es una idea interesante que no se ha desarrollado más. Por eso, incluso gustándome, creo que se ha quedado un poco corto. Reconocerás, autor, que el episodio del kraken es un poco de relleno...

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1838
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por rubisco » 21 Oct 2016 17:29

Al leer fantasía (me repito: no es un género que me entusiasme) es habitual que me cueste engancharme. Este relato, por suerte, me anima desde el principio a seguir leyendo, y eso es un punto a su favor.

También ayuda la narración, que contribuye a una lectura fluida y en la que no hay demasiadas palabras complejas. Sobre los errores de redacción, suscribo lo que dicen el resto de compañeros.

La historia me ha parecido inconclusa. Creo que hay mucho desarrollo y exceso de personajes para contar lo que se quiere contar, y eso es un problema en un relato tan corto. Al final no sólo falta espacio para terminar de desarrollar la historia, sino también para dejar claro que el resto de personajes ya cumplió su misión. No me ha dado esa sensación, por desgracia.

Creo que es un buen relato, aunque tiene cosas por pulir. Engancha al principio, pero después no parece estar a la altura, y creo que eso es peor que no enganchar y acabar sorprendiendo.

En todo caso, me reitero en lo bien escrito que está y en lo fácil que es de leer. ¡Mucha suerte!
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15386
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Megan » 21 Oct 2016 22:33

Me gustó como describes las situaciones y los personajes.
El tema no es del todo original, pero lo relataste muy bien.
Que tengas mucha suerte :60:

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 4995
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por prófugo » 23 Oct 2016 00:31

Estimado(a) autor(a):

Pues a mi me ha gustado mucho tu criaturita :60:

Ese viaje de la valkiria con su séquito para buscar al cobarde y traidor de su padre se me hizo ameno y divertido.

El viejo mago es un personaje graciosete..un Gandalf colocao y medio retirado del oficio :cunao:

Por cierto..el culo de la valkiria debía estar duro..redondo y respingón..a que sí? :lengua:

Escribes con una soltura y una sapiencia genial..vaya envidia de la buena que me das..mecachis en la mar salá!

Pues eso..Enhorabuena porque me has regalado una lectura atractiva :60:

Mucha suerte! :-)

Enviado desde mi ALE-L21 mediante Tapatalk
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por jilguero » 24 Oct 2016 19:13

Fantasía épica con buena prosa. Estoy segura, autor, que si a mi me gustasen estas historias la tuya me habría gustado mucho. :60: Pero no es el caso y eso hace que no te pueda aportar mucho. Como soy tan ignorante, aunque con variaciones étnicas, los diálogos, la manera de hablar, me recuerda a los cómics de mis hermanos que me leía de pequeña. :cunao:

Lamento no poder aportarte más pero me ha pasado como con Rancojo, que intuyo que es un buen trabajo en su género pero que, al no ser de mi agrado, me suena a la típica historia con personajes estereotipados. No tengas, pues, muy en cuenta mi opinión sino la de Sinkim y compañía que sí entiendes de estas cosas. Yo soy una juez altamente incompetente de este género :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1200
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Verditia » 24 Oct 2016 20:01

Esto no es un relato de fantasía... es una partida de rol narrada :lol:

Marco: Si bien me ha liado un poco que primero fuese un invierno eterno y después hiciese siglos que no se supiese nada de ese invierno, la verdad es que me ha transportado a todos esos mundos de fantasía medieval de una manera sorprendente. La primera escena, cuando la guerrera llega a casa del brujo, me ha parecido sublime, emocionante, llena de posibilidades de aventuras heroicas aún por venir. Pero ha habido unas cositas que me han sacado de ese marco. Uno, es la mención de patatas en el guiso, que me ha chirriado con la época. Después, el nombrar a Caronte, de otra mitología mucho más al sur, como si no tuviesen los vikingos dioses suficientes para tales menesteres. Para finalizar, que el brujo se llame Omar... es que no me pega ese nombre para brujo vikingo. Pero de todas maneras he hecho la vista gorda y, por lo demás, estupendo.

Personajes: Me ha encantado la pareja de guerrera pelirroja - brujo enclenque y viejo. No es que sea original, pero mira, me ha caído en gracia, supongo que al no esperarme una pareja así en ningún relato. Ella tiene la suficiencia de Conan, que parece que lo mira todo por encima del hombro, es genial, y el brujo tiene una verborrea muy creativa y ¡rolera! Me ha encantado.

Historia: La verdad es que había demasiada acción para un relato tan corto. Me hubiese gustado que las dos mascotas hubiesen tenido más protagonismo. Además, cuando iban a embarcarse he pensado dónde se habían quedado los pobres, y al final iban también en el barco, aunque solo se menciona al lobo. ¿Y la pantera? Después creía que Omar se habría ahogado, pero no, aparece por ahí como si nada. Lo de Kuk me ha hecho gracia... ¿catalán, el autor? El final me ha gustado. Esa frialdad de la guerrera para acabar con su padre en venganza a su madre ha sido super peliculera. Y aunque sea una historia algo caótica donde se quieren explicar muchas cosas sin profundizar en ellas, pues no sé, pero a mí me ha encantado, quizá porque me ha recordado a todos esos juegos de rol de antaño, donde te hacías tu ficha de personaje para un mundo que de tan fantástico que quería ser acababa siendo un caos de leyendas y películas. Así que por lo que me ha removido, le deseo que tenga muy buena puntuación ;)

Nivel de fantasía: Grimm.

Me recuerda a: La princesa prometida, de William Goldman.
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10731
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por kassiopea » 28 Oct 2016 22:40

O sea, que los soldados del conde de Crown, amigo del rey, atacaron el castillo del duque Oswaldo y violaron a su mujer y a su hija. Al duque le dejar huir... La madre entiendo que acaba muriendo, puesto que se comenta que la hija, Skogul, le deja unas flores a su madre antes de partir en busca de venganza. Luego, Skogul da su merecido a 20 soldados y al mismo conde de Crown. Y, también, finalmente, a su padre.

El relato tiene momentos de gran fuerza y esas son las partes que más me han gustado. Me gusta el personaje de Skogul, una mujer muy fuerte y valiente. A veces parece un poco fría, sí, pero en el fondo no lo es tanto (incluso permite al brujo anciano que la acompañe). La venganza es una motivación que me convence y esos hombres se la han ganado de sobras. Bien. Peeeero lo que no me convence mucho es el planteamiento, el ataque al castillo del duque en sí y que permitieran huir al duque. ¿Por qué ese ataque tan gratuito? Y que el padre decida huir como un cobarde no me parece muy lógico. Y respecto a la hija, Skogul, que también es violada (Omar ve en su visión como se limpia la sangre que desciende por sus piernas), ¿no pudo luchar contra esos hombres y luego sí consigue asesinar ella sola a los 20 soldados en el bosque? :shock: Pues no sé, estas cosillas me han parecido un poco incongruentes y me influyen en la "visión general" del relato. Tal vez se me haya pasado algo por alto, también puede ser, pero sigo con esta impresión tras haberlo leído dos veces...

Creo que la autora es una mujer y me gusta su estilo al escribir (después resultará que lo ha escrito Zilum y ya verás) :mrgreen: :dragon: Sin embargo, he visto unos errores dentro de la puntuación de los diálogos. Por ejemplo:
—No seas pretencioso. Está bien. Te conseguiré un caballo—dijo ella encogiendo los hombros.
—Supongo que sabes dónde encontrarlo—dijo el viejo—. A tu padre.
Esto sería:
—No seas pretencioso. Está bien. Te conseguiré un caballo —dijo ella encogiendo los hombros.
—Supongo que sabes dónde encontrarlo —dijo el viejo—. A tu padre.
—Aquella noche…aquella noche yo…yo…
Tras los puntos suspensivos tendría que dejarse un espacio.

Muy curioso el personaje de Kuk. Me ha llamado la atención porque en catalán se escribe "cuc" y significa gusano :D "Aquel que mora en los agujeros" parece muy lovecraftiano. Respecto a la niebla de la Isla de los Perdidos, creo que es un detalle muy poético que esa niebla represente el olvido. Lo que sí he visto forzado es que justamente cuando Skogul encuentra a su padre y se dispone a cortarle la cabeza, justo en ese momento la niebla actúa y se borra la memoria del hombre (la travesía en barco duró un mes y Skogul ya llevaba un tiempo planeando la venganza, por lo que la niebla tuvo mucho tiempo para actuar)... Pero bueno, eso ya es ponerse muy tiquismiquis, tampoco me hagas mucho caso. Te deseo mucha suerte en las votaciones :60:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Escritoradesueños
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 777
Registrado: 05 Sep 2009 04:58

Re: CF 2 - Una era de lobos

Mensaje por Escritoradesueños » 31 Oct 2016 19:07

Yo lo que menos entiendo de esta obra es el título ¿Qué tiene que ver "Una era de lobos" con la historia que se cuenta aquí? ¿Porque aparece un híbrido de lobo al principio? :roll: :roll:
Demasiado morbosa para mi gusto, en crueldad y sangre. Me dejó loca la escena del hombre sujetándose la cabeza para que no se le cayese, pero anda que cuando recogían los cuerpos o pedazos que habían quedado de la embarcación, para vomitar :faga1: :enfermo: :faga1: Y a mi estas historias tan sumamente salvajes y para vomitar, no me gustan.
Interesante la búsqueda del padre. El misterio a preguntarnos si la recordará, si no, si lo matará o lo perdonará. La explicación que dará a su huida y todo eso, esto te mantiene pegado al relato siguiendo las aventuras de la guerrera.

Me descuadró no saber como se salvaron el viejo y el híbrido de lobo de semejante escabechina en el mar. El soldado ese los buscó sin éxito. De pronto sale la guerrera ayudándolo a traer a la orilla los cuerpos y en un salto tenemos al viejo vivo montado sobre el lobo. :roll: :roll:
Me ha gustado el personaje del viejo brujo, lo he visto muy protector. :D

También me chocó lo de los inviernos que no finalizan (me acordé de Juego de tronos) y de repente escribes que nacen criaturas nuevas cuando se va yendo el invierno ¿En que quedamos?

Y el finaaal, ohh ese final, otra vez me vuelve a pasar...Otro final abierto, raro o confuso. ¿Qué quiere decir con eso de la espada y el viejo cubriéndose la cara apesadumbrado? ¿Al final ella si mató al padre, tras ese tierno momento? ¿Se le olvida que estaba perdonándolo o su explicación y lo mata? No se...no me queda claro.
De todas formas es un relato muy bien hilado y tienes buena pluma, narras muy bien, tanto, que me ensombreces el ambiente y me haces sentir friiiio.
Suerte, autor. :60:
No espero amor ni odio
ya tengo bastante con mi dolor
maldigo el episodio
lo peor es que yo fui quien lo escribió.
Me esperan los demonios
que dejan tu olvido
que juegan conmigo.

Responder