CF 2 - Cuento de hadas tradicional - Verditia

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66856
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CF 2 - Cuento de hadas tradicional - Verditia

Mensaje por lucia » 16 Oct 2016 15:32

Cuento de hadas tradicional

Siguiendo el curso del riachuelo, que serpenteaba montaña arriba, Gonzalo y Enrique llegaron a sus fuentes de aguas cristalinas.
Aunque era un hermoso lugar –un ruidoso manantial de agua fresca que surgía de un pequeño risco como un grito de rebeldía para convertirse, una vez calmada, en un estanque horadado en la roca blanca que engalanaba el pequeño valle de tréboles- sólo los pastores de cabras y algunos osados cazadores se acercaban hasta aquella cumbre por lo dificultoso de su ascenso.
―¿Es aquí?
El resuello entrecortado de Enrique era casi inaudible por el potente caudal de agua.
―Aquí es ―confirmó Gonzalo.
El estallido de alegría de su amigo pareció aliviarle las penurias del viaje. Como si hubiese recuperado todas las fuerzas gastadas por la caminata, Enrique se fue corriendo hacia la fuente y bebió –más bien se empapó- de sus aguas frías.
Cuánto tiempo sin volver allí, pensó Gonzalo, rememorando sus años de pastorcillo. Ahora que era aprendiz de ebanista, un joven con maña de prometedor futuro, recordaba aquellos días de libertad con su rebaño de cabras como compañía y su flauta como único objeto que le recordaba que no pertenecía a la salvaje naturaleza de los bosques.
Cada roca estaba en su sitio. Cada árbol, cada familia de arbustos, cada trino de pájaro era igual que entonces. Todo igual, menos un enorme círculo de hierba chamuscada en el prado. Rozó con la yema de sus dedos una brizna negra, que se deshizo por el sutil contacto. Sin duda, algún cazador se había pasado con la fogata. Sin embargo, la vida surgía de aquellos restos de hoguera. Un perfecto círculo de setas rojas, como una corona gigante, delimitaba la verde hierba de la ceniza negra.
A su espalda, los gritos y risas de su amigo tras un chapuzón acallaron las chicharras.
―¡Esta agua reanima a un muerto!
El sol iba retirándose en su merecido descanso mientras los dos jóvenes disfrutaban del entorno. Un refrescante baño en aquel caluroso atardecer estival era un regalo para los sentidos.
Compartieron la bota de vino y repartieron el pan y el queso a la espera del anochecer.
―Desde aquí se verán perfectamente las lágrimas de San Lorenzo…
―Pero yo no quiero ver estrellas, Gonzalo ―la risilla pícara de su compañero de aventuras se fundió con el canto de los grillos― yo vengo a buscar esposa.
Gonzalo resopló molesto. ¿Por qué había accedido a tan tamaña tontería? Porque… ¿quién era más loco, aquél que busca hadas o aquél que accede a acompañar al loco a buscar hadas?
―¿Te das cuenta de que mi hermano Claudio podría haber mentido? ¿O que hubiese robado una pelleja de vino de la bodega y le hubiese sentado mal la siesta?
Enrique abrió su zurrón y sacó su red de pescar. La extendió y se acostó encima, a modo de jergón.
―¿Claudio le mentiría al padre Alfonso? Yo creo que no. Y la mitad de Villarcón tampoco lo cree.
En eso tenía razón. Claudio, al que Dios había otorgado el don de la inocencia perpetua, como llamaba su madre al hecho de que su hermano pequeño fuese bobo, jamás hubiese elaborado una mentira tan compleja.
Y también estaba el oro, claro. Aquellas pepitas de oro que llevaba en su puñito cerrado y que no quiso enseñarlas hasta que entró en casa, tal y como la Virgen le había ordenado.
“Una hermosa mujer de ojos como lagos y corona de plata. Su vestido resplandecía al igual que un espejo y me habló directamente al corazón. Me dijo que no temiera nada, que se quedaría con una de las cabras y, a cambio, me dio un puñado de centeno. “No lo abras hasta llegar a casa”, me dijo, “y a cambio por tu generosidad, si eres paciente, estos cereales te harán rico””.
Nadie hubiese creído al ingenuo de Claudio si no fuese por aquel oro, y el padre Alfonso tardó poco en hacer creer a todos sus feligreses que la mismísima Virgen había bendecido a su hermano menor. ¡Y cuántos colmaron de regalos al pequeño con la esperanza que les dijera la ubicación de su encontró! Pero el pequeño, ni mu.
Sólo él, defensor de su hermano ante los niños desalmados, paciente con sus balbuceos ininteligibles, amigo de juegos sencillos, había sido capaz de sonsacarle el lugar de la aparición. Pero maldito el momento en que lo compartió con Enrique.
“No quiero oro, ni quiero bendición alguna de la Virgen”, la euforia de su amigo era contagiosa como una mala enfermedad, “porque lo que vio tu hermano sólo puede ser un hada. ¡Un hada, Gonzalo!”. Recordaba el brillo picaresco de sus ojos por la posibilidad de una aventura inigualable. “Una bella y espectacular esposa para un futuro notario como yo”.
La noche era clara; el destello de la luna proyectaba sombras danzarinas por el rabillo de los ojos y, aunque conocía bien aquel lugar, se sobresaltó. No tenía ningún deseo de encontrarse con hadas, duendes o elfos, por mucho oro que ofreciesen o por muy hermosas que fuesen sus mujeres. Aquellos encuentros, si realmente fuesen ciertos, tenían un final trágico e inesperado.
―¿Tendrá el cabello del color del trigo, o será tan negro como una noche de invierno?
El susurro cálido de su amigo temblaba de emoción y Gonzalo le dio un codazo para que se apartara de su lado. Hacía demasiado calor aquella noche de agosto para acurrucarse como cachorros de gato.
―Cállate y déjame disfrutar de las estrellas ―refunfuñó Gonzalo.
Las lágrimas de San Lorenzo caían como una cascada de luz en la inmensa oscuridad. Algunas eran apenas suspiros, otras descendían veloces pintando de plata el techo del mundo, e incluso esa que en aquellos instantes se movía, parecía tener prisa en llegar a posarse en la tierra sólida.
Gonzalo dio un salto. El instinto de que aquello no era normal se había adueñado de su voluntad humana. No, aquella estrella se hacía más grande y más luminosa y más lenta y más rebelde. Porque aquella estrella se estaba acercando al prado donde ellos se encontraban.
Acurrucados tras unas rocas, los dos jóvenes observaron –maravillado uno, aterrado el otro- que aquella burbuja reluciente se posaba con suavidad junto al estanque. El olor de hierba quemada apenas duró un instante, el que tardó aquella esfera en abrirse como un huevo mágico y dejar que su contenido se desparramase por aquellos lares.
Gonzalo tuvo que apartar la mirada por miedo a que los ojos se le quemasen, tanta luz brotó de aquella estrella errante. A través de los dedos se atrevió a mirar, pues el miedo y la curiosidad luchaban con la misma intensidad en su alma. Casi etéreas, dos pequeñas y gráciles criaturas fueron dibujándose a trasluz; sombras relucientes de una noche de verano, espejismos producidos por la juventud, ensoñaciones de dos locos… todo eso eran aquellas dos imágenes que poco a poco se volvían más nítidas.
―¿Son dos niños? ―Murmuró Gonzalo sin poder apartar la vista de aquel espectáculo.
―No… uno de ellos parece una joven menuda ―Enrique sonrió triunfante, agarrando fuerte su red― mi futura esposa.
¿Futura esposa aquello? La piel de la nuca se le erizó al imaginarse aquel ser abrazando con aquellos brazos huesudos y larguiruchos a su amigo de infancia.
―¿Has visto qué cabello plateado, qué ropas dignas de una reina?
―Yo lo único que veo es un penacho de hilos en un casco y un extraño ropaje que asemeja una armadura demasiado blanda como para ser útil.
―¿Y sus ojos? Qué razón tiene Claudio, amigo mío, ¡son lagos, hermosos lagos perennes de las montañas! ―Enrique seguía embelesado― ¡Cuán suave debe ser su piel de luna!
―¿Pero qué dices? Son unos ojos enormes y siniestros, negros como pozos sin fondo. Y su piel… parece enfermiza, cenicienta como la de un muerto.
―¡Mira! Son hadas lavanderas ―señaló con entusiasmo― lavan sus ropas de plata en el agua pura del estanque.
¿Acaso aquellos duendes siniestros habían nublado la razón de su amigo? Nada de lo que le describía se asemejaba a lo que él mismo observaba. Más que hadas, aquello eran duendes de cabeza enorme y cuerpo decrépito envueltos en extrañas vestimentas metálicas y cascos. Si Enrique le describía los suntuosos velos que lavaban, él veía unos enormes sacos donde guardaban el agua del estanque. Si Enrique escuchaba los cantos más dulces que los trinos de las alondras, él oía chasquidos distorsionados y voces que podían provenir del mismísimo Averno.
―Si tomo uno de sus vestidos, deberá casarse conmigo ―resuelto a seguir con su absurdo plan hasta el final, Enrique se levantó decidido― ella no tendrá más remedio que amarme.
―¡Pero qué haces, loco!
Sin darle tiempo a impedir que su amigo saliera del escondite, Gonzalo vio aterrorizado cómo aquellos seres que no debían pertenecer a este mundo se vieron sorprendidos por la imprevista visita. Uno de ellos alzó lo que creyó que sería su varita mágica, y una potente luz emergió de ella. Al momento, el cuerpo de Enrique quedó expuesto de tal forma a la luz que Gonzalo lo pudo ver perfectamente como si se encontrase a pleno sol.
―¡Amada mía, he venido hasta aquí para encontrarte! ―Enrique abrió los brazos y avanzó hacia los dos duendes grises, hechizado por un enamoramiento brujo― te ofrezco una vida de lujos en la ciudad y la reputación de un apellido añejo, y te juro amor eterno ―se arrodilló a los pies de los sorprendidos seres― desde que te he visto, sé que no podré vivir sin ti.
Sus bocas pequeñas sonrieron. ¿Eran pequeños dientes afilados aquello que asomaba por aquellos labios demasiado finos como para llamarse boca? Gonzalo quiso luchar contra su miedo, no entendía por qué lo que él veía difería tanto a lo que su amigo debía estar viendo. Pero atenazado por el terror, sólo podía contemplar el extraño suceso sin atreverse a intervenir.
―Si tanto me deseas, te ofrezco venir a mi mundo, contemplar mis tesoros y saciar tu curiosidad ―aquella voz irreal resonó en la cabeza de Gonzalo como una demencia contenida― si haces todo lo que yo te ordene, volveremos aquí y prometo ser tu esposa. Si te niegas, me olvidarás ahora mismo y jamás volverás a verme.
―¡Oh, amada mía, acepto!
―Así sea nuestro trato.
Y aquel ser señaló a Enrique de nuevo con su varita. El cuerpo del joven cayó desplomado, dormido, o quizá muerto, y levitó por encima de la hierba, de las piedras, del estanque, hasta perderse en la cegadora luz de la esfera que habían usado aquellos duendes para transportarse. Tras él, los duendes penetraron en la luz y la estrella errante, aquella enorme lágrima de San Lorenzo, alzó el vuelo a tal velocidad que se convirtió en una estrella más de aquel cielo plagado de diamantes, dejando a Gonzalo sumido en la más terrible de las incertidumbres.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Berlín » 17 Oct 2016 22:00

¡Y cuántos colmaron de regalos al pequeño con la esperanza que les dijera la ubicación de su encontró! Pero el pequeño, ni mu.
Supongo que querías decir “hallazgo” o “encuentro”.

Bueno, no he visto muchos errores. En cuanto a la historia pues no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Realmente me ha divertido más que otra cosa, porque llegando al final me he imaginado al amigo boquiabierto mirando cómo se iba esa burbuja de luz y rebanándose los sesos para ver cómo carajo contaba eso en casa. No entiendo por qué el hermanito bobo había llegado con pepitas de oro y diciendo que había visto a la virgen y a estos se le aparecen dos monos feos y grisáceos con faldas. ¿Era un cebo?
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Landra » 17 Oct 2016 22:59

No me malinterpretes, pero tanta cabra y monte pensaba que estaba leyendo a Heidi, pero es culpa mía, no estoy acostumbrado a leer fantasía con personajes con nombres en castellano que tienen recuerdos de cabras y el monte. Pero finalmente el relato me gustó, nunca había pensado que las hadas podrían ser viles seres de la oscuridad y que embrujaban a los humanos a su antojo (como las sirenas lo intentaron con Ulises).

Esos bichos los has descrito a las mil maravillas, traspasaban la pantalla de mi ordenador, entraban en mi mente y los veía sonriéndome de manera que sentía su maldad.

Enhorabuena Autor y mucha suerte!
F: 6 H: 5 E: 4 G: 4
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Topito » 18 Oct 2016 18:45

A tí te mato, que lo sepas.

Me dejas enganchado y me das ese final. Te-ma-to. :icon_no_tenteras:

En fin, que el estilo me molaba, y estaba diciendo: «la historia no me llama, pero si el estilo y lo estoy disfrutando». Luego vino esa hostia, la de te-ma-to.

En fin, eres un hada lavandera de esas, que lo sepas, ea.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Isma » 19 Oct 2016 13:56

Tradicional, sí :lol:. Eres un cachondo, autor/a.

Me parece muy interesante en cuanto a que intenta dar un giro a un cuento tradicional. ¿O no? Porque los cuentos de hadas tradicionales no mencionan a la Virgen. Realmente, la idea de que esto es un cuento de hadas proviene tan solo del mismo Enrique. Todo el resto, por mediación del párroco y sin desmentido alguno por parte del pequeño Claudio, parece pensar que fue la Señora la fuente de los dones. De un modo u otro esta incertidumbre solo afecta al título del relato, y la historia en sí sigue siendo un giro a los cuentos tradicionales, sin más adjetivos.

Porque nadie se espera que allí pudieran descender los extraterrestres. Si es que lo son, que no queda claro. ¿Lo son o no lo son? ¿Está bien que no quede claro? Porque, ¿quién está pirado? ¿Gonzalo, Enrique o los dos? ¿Qué hacen los extraterrestres aceptando la oferta de Enrique? ¿Eso lo haría un ET? Más aún, para un viajero interestelar, ¿necesitan repostar agua en los estanques de los planetas por donde pasan? ¿No serán de verdad duendes o hadas, y Gonzalo el errado? Vaya lío.

La verdad es que me ha hecho mucha gracia la declaración de amor ("te ofrezco la reputación de un apellido añejo") :meparto: y algún detallito más durante el relato. La historia, salvando algunas frases demasiado largas, se lee en general de manera fluida. Yo simplificaría esas frases con exceso de detalles para mejorar la fluidez.

Es una buena lectura en base a una idea interesante (el giro sobre el cuento tradicional), pero me quedo con la impresión de que el autor se ha liado un poco en la resolución. Pero bueno, bien.

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15394
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Megan » 19 Oct 2016 19:39

Me ha gustado tu historia, la he disfrutado.
Que tengas mucha suerte :60:

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1200
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Verditia » 19 Oct 2016 21:30

Cuento de extraterrestres tradicional :)

Marco: La ubicación está bien descrita, todo el claro del bosque y el estanque. Es verano, noche estrellada, y además supongo que se refiere a una época anterior al siglo XX, no me lo imagino en la edad media, quizá un siglo XVIII o XIX.

Personajes: Hay dos amigos, uno muy fantasioso (Enrique) y otro que, aunque podría ser práctico, parece dejarse enredar por su amigo (Gonzalo). Supongo que por eso Enrique ve hadas, cuando Gonzalo ve a bichos que yo he interpretado como los típicos extraterrestres de Expediente X, que sería su imagen real. Me ha parecido curioso.

Historia: Original, aunque el final quizá me ha parecido algo precipitado. ¿Por qué el "hada" querría llevarse a Enrique y prometerle que después volverían? No entiendo esto. De todas formas, me ha parecido una historia curiosa, quizá más ciencia ficción que fantasía, eso sí.

Nivel de fantasía: Somoza con toques Grimm.

Me recuerda a: Un cuento de hadas, de Raymond E. Feist.
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
zilum
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 775
Registrado: 16 Dic 2015 11:46
Contactar:

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por zilum » 20 Oct 2016 09:25

:hola:

Aquí va mi opinión... Primero voy con un detalle que no me gustó, y es que Claudio, al que su madre define como "bobo" y esa es la imagen que trasladas al lector, habla de una forma que no me encaja en ese perfil, sobre todo al principio: "Una hermosa mujer de ojos como lagos y corona de plata. Su vestido resplandecía al igual que un espejo y me habló directamente al corazón". En general los diálogos es lo que menos me ha gustado, deberían diferenciarse más del estilo literario del texto, que embellece cada escena y dibuja a la perfección lo que le rodea. Los diálogos deben ser fieles a los personajes que los expresan, con todos sus matices, o eso creo... y aquí, a mi entender, no terminas de lograrlo. Que Gonzalo, con todos los respetos a los pastores, expastores y aprendices de ebanista suelte "¿Pero qué dices? Son unos ojos enormes y siniestros, negros como pozos sin fondo. Y su piel… parece enfermiza, cenicienta como la de un muerto"... no me cuadra, la verdad. Yo lo hubiera dejado en: "¿Pero qué dices? Son unos ojos enormes y siniestros. Y su piel… parece enfermiza como la de un muerto"...

Disculpa si mi opinión no es acertada, pero la comparto contigo por si sacas algo positivo...

Hecha toda crítica, la historia ha mantenido mi interés y me ha dejado pensando, lo cuál está muy bien. ¿Por qué Enrique es tan rarito? Hay algo que no termino de entender... (aún no he leído ningún comentario, pero los leeré a ver si alguna teoría me convence). Ahí va mi interpretación: lo que le pasó a Claudio es lo que más me descoloca, porque si el ente, hada o extraterrestre le da centeno... pues eso pesa poco y tiene una textura totalmente diferente al oro... Y es que eso es lo que me hace dudar del final, porque si suprimimos lo de Claudio del texto lo tendría claro, a Enrique lo han abducido extraterrestes!!! :noooo: No son hadas, son extraterrestres... así que, con mi interpretación, de tradicional no tiene nada el cuento de hadas :cunao: Y ojo, esta interpretación es lo que más me gusta del relato, solo es que no me encaja con lo que le pasó a Claudio, salvo que le metieran recuerdos falsos en la cabeza.

En fin, no me enrollo más. La lectura me resultó agradable y me ha dejado intrigado, así que enhorabuena y mucha suerte!!
:60: :60: :60:

Avatar de Usuario
zilum
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 775
Registrado: 16 Dic 2015 11:46
Contactar:

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por zilum » 20 Oct 2016 09:32

Coño... al leer el resto de los comentarios tuve una iluminación... Estos hechos son reales y Enrique regresó... Eso explica todos los conocimientos de mi admirado Enrique de Vicente!!! :cunao:

Imagen

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Landra » 20 Oct 2016 10:28

zilum escribió:Coño... al leer el resto de los comentarios tuve una iluminación... Estos hechos son reales y Enrique regresó... Eso explica todos los conocimientos de mi admirado Enrique de Vicente!!! :cunao:

Imagen
Enrique es el puto Amo y punto.

:cunao: :cunao: :cunao: :cunao: :cunao: :cunao:
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1838
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por rubisco » 20 Oct 2016 13:06

Al comienzo del relato no tenía grandes expectativas, porque pensé que tendría un estilo recargado. Luego empezó a ganar en ritmo y al final la historia dio un vuelco totalmente inesperado.

Yo también identifico a unos personajes y una narrativa que intentan ser de unos siglos atrás. No está logrado del todo, pero se ve la idea, lo cual ya es importante; para bordarlo sólo hace falta repasar con cuidado el texto y basarse en textos de época (si es que ésta es la intención del autor o autora). De todos modos, creo que los diálogos y la narración tienen variaciones de estilo; una revisión con vistas a uniformizarlo estaría de lujo.

Los diálogos son adecuados, transmiten información, dejan ver la personalidad de los personajes (algo importantísimo cuando tenemos poco espacio) y contribuyen a marcar el ritmo de la historia.

Y cierro con lo mejor, para mi gusto. Es una historia en la que veo, al menos, tres subgéneros mezclados: hadas, extraterrestres y sirenas. Sí, sirenas; personajes mitológicos que me fascinan y que, en este caso, han actuado cautivando a Enrique. Ésa es la explicación que encuentro a que Enrique (y Claudio) hubieran visto bellas muchachas, mientras que Gonzalo no. Explican en otros comentarios que Enrique es muy imaginativo, pero yo me dejo llevar por el misticismo :lol:

¡Mucha suerte en el concurso!
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15841
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Gabi » 21 Oct 2016 20:05

El comienzo de la historia me hizo acordar a las Leyendas de Becquer.
Me gustó el giro que dió después y quizás esperaba que profundice un poco más para entender lo del oro y la virgen.
Porque finalmente a Enrique se lo llevaron los extraterrestres y lo otro me quedó colgado.
Pero bueno, ya el autor nos sacará las dudas.
Muchas gracias por compartirlo y suerte! :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Gisso » 21 Oct 2016 20:42

No sé si es tradicional o no, pero al menos es entretenido :D , justito, pero entretenido. Llama la atención que cada uno ve en estos seres lo que quiere ver, esto te deja la intriga. Lo bueno es que en mi caso he visto hombrecillos verdes con ojos grandes y saltones llegados desde la nave a traves de la luz teletrasportadora :cunao: . Eso sí, no sé si esto es más ci-fi que fantasía, aunque parezca extraño. ¿Vendrán de Titania u Óberon, satélites de Urano (y haciendo referencia a una obra de Shakespeare :wink: )? Nada mal, autor/a

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 4995
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por prófugo » 23 Oct 2016 11:15

Estimado autor:

Pues tu relato me estaba gustando bastante...Me sentía expectante y, sin comerlo ni beberlo, dejas ese final que me ha dejado frío y sorprendido.

Realmente esperaba más desarrollo y otra vuelta de tuerca para llegar a otro final.

Pensé que Enrique iría con esas dos "hadas lavanderas" ..extraterrestres...y luego regresaría para casarse o no y que Gonzalo viera que había sucedido en la vuelta de su amigo.

Pero vaya...eso es lo que yo esperaba..como seguramente otros lectores esperarían otra cosa o les parece este final muy bueno..como me imagino que te ha parecido a ti que eres su creador :-)

Me ha gustado..ya te lo he dicho..salvo el final. Pero eso no es ningún crimen...A mi me gustan casi todas las novelas de Stephen King a pesar de que casi siempre sus "finales" no colman mis expectativas...e igual vuelvo a él año a año :D

Enhorabuena! Un abrazo :60:

Enviado desde mi ALE-L21 mediante Tapatalk
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CF 2 - Cuento de hadas tradicional

Mensaje por Ratpenat » 23 Oct 2016 16:54

―¡Mira! Son hadas lavanderas ―señaló con entusiasmo― lavan sus ropas de plata en el agua pura del estanque.
Te amo, autor/a.
Imagen

Bueno el relato está bastante bien. He visto fallitos en la redacción pero nada que me haya chirriado, gracias :hola:

Responder