CPXII - Aire - Topito

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66842
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CPXII - Aire - Topito

Mensaje por lucia » 14 Abr 2017 11:34

Aire

—Espera aquí hasta que te llamemos —dijo la joven, invitándola a entrar en aquella desvencijada habitación.
—¿Tendré que esperar mucho? —preguntó, pues en un principio pensó que el rodaje comenzaría una vez llegara.
—No lo creo. Pero nunca se sabe. —Julia realizó un leve gesto de fastidio—. Cuando esté todo listo vendré a buscarte. Mientras, si quieres, puedes tomarte un vaso de agua de aquel dispensador o sentarte en el sofá, como prefieras. Ahora tengo que marcharme.
Julia, tras quedarse a solas, caminó por la habitación sin un rumbo fijo, examinándola con mayor detenimiento. Un sofá y un dispensador de agua era el único mobiliario. Las paredes estaban forradas de papel pintado, aquel que se puso de moda en los cincuenta, dos décadas atrás, y los colores vivos que antes iluminaban la habitación se habían apagado. Una ventana de guillotina, que presidia la pared a la diestra de la puerta, permanecía abierta. Se acercó a ella y miró al exterior, los rascacielos de Manhattan se observaban a lo lejos, al otro lado del río Hudson. Luego, tras un rato contemplando las vistas, sintió que los nervios comenzaban a florar, provocando que sus piernas temblaran. Así pues, decidió sentarse en el raído sofá, con la espalda erguida y las rodillas juntas, como le habían enseñado desde niña. Después, respiró hondo y cerró los ojos, intentando calmar los nervios.
«Piensa en el dinero, Julia. En el dinero. Sólo es eso: dinero.»
Así permaneció durante quince minutos, hasta que escuchó abrirse la puerta.
—Tú debes ser Julia, ¿no? Me han dicho que estarías aquí.
Ella abrió los ojos y giró la cabeza hacia la puerta, buscando al dueño de aquella voz.
El muchacho, de porte bien parecido, dio un par de zancadas hasta el viejo sofá, extendió la mano y, mostrando una cálida sonrisa, se la ofreció. Julia, sin embargo, permaneció en silencio, inmóvil, con las manos en el regazo y mirándolo fijamente. Él joven, tras unos segundos, y sin dar importancia al hecho de que le hubiera negado el saludo, bajó la mano y le dijo:
—¡Vaya calor que hace! ¿No crees?
Ella no respondió, ni siquiera le brindó un ligero asentimiento de cabeza como respuesta, y continuó mirándolo fijamente, sin apenas parpadear.
Él, tras alzar de nuevo los hombros y dibujar una mueca de incomprensión, volvió a ofrecerle una segunda sonrisa.
—La verdad es que nunca me ha gustado rodar en verano. Ya sabes, a uno le cuesta más mantenerla dura si hace mucho calor.
Julia entreabrió los labios, como si quisiera por fin hablar. Sin embargo, los volvió a cerrar al instante. Sentía un ligero mareo, por lo que inclinó la cabeza hacia adelante y se retiró un par de cabellos de la frente, humedeciendo la yema de los dedos con el sudor frío que comenzaba a manar sobre su piel.
—¿Te encuentras bien? —inquirió el joven preocupado.
Ella subió la mirada y respiró profundamente antes de mentir.
—Sí, me encuentro bien. Perfectamente. Es muy amable por preguntar.
—La verdad es que debería estar prohibido rodar en verano. No es humano. Mira lo pálida que estás. ¡Con este calor no me extraña! Deberíamos estar en la playa bañándonos, tomando el sol… y no aquí pasando calor y trabajando.
El joven, de súbito, giró sobre sí mismo, dio cuatro largas zancadas y se colocó frente a la ventana. Julia, creyendo que había finalizado la conversación, aprovechó para reclinarse sobre el sofá, perdiendo la compostura que tantas veces la exigieron en la infancia, y cerró los ojos un instante, deseando que se le pasara aquel mareo. Mientras, el joven había abierto la ventana y asomaba la cabeza al exterior.
«Por favor, que no hable. Necesito tranquilidad.»
De repente, tras introducir la cabeza en la habitación, el joven vociferó:
—¡Nada! Ni una pizca de brisa. ¡Esto es inhumano!
Julia se sobresaltó, dando un respingo en el sofá.
—Perdona que te haya asustado —se disculpó, mientras descansaba sus firmes glúteos en el filo del poyete de la ventana.
Ella siguió sin contestar.
Él la miró preocupado.
—¿Seguro que te encuentras bien? Cada vez estás más pálida… —Y, señalando el dispensador que estaba al otro lado de la habitación, añadió —: ¿Quieres un poco de agua?
—Te lo agradecería —asintió Julia con voz apagada.
El muchacho camino hasta el dispensador; después lo hizo hasta ella.
—Eres muy amable —dijo, ofreciéndole por primera vez una sonrisa.
El joven volvió a la ventana y, descansando las manos en el poyete, inspiró el aire caliente del exterior.
Tras un rato en silencio, observando el trasiego de la calle, se volvió y le dijo:
—Pensé que hoy me tocaría trabajar con alguna chica mi edad, no pensé que fuera de tu edad. —Y, tras decir aquello, sintió que había metido la pata, por lo que intentó rápidamente enmendarlo—. Bueno, no me entiendas mal ¿vale? No es que no me guste trabajar con mujeres mayores. Sois mucho más profesionales. Lo digo porque las de mi edad suelen ser un coñazo. ¡Ya sabes! No paran de tocarte los huevos durante todo el rodaje…
—¿Lleva mucho tiempo dedicándose a esto? —se atrevió a preguntar Julia.
—Pues un par de años ya, desde que cumplí los veintiuno.
«Un par de años ya», repitió Julia para sí misma. «Un par de años desde aquel horrible incendio en la fábrica.»
El joven camino hasta el dispensador, sintiendo la boca seca, y se sirvió un vaso de agua. Luego, tras beber, colocó la espalda contra la pared y dijo:
—No sueles hablar mucho, ¿verdad? —calló por un instante, esperando que ella lo confirmara; pero, una vez comprobó que Julia había bajado la mirada hacia su regazo, dio por supuesto que no lo haría, por lo que continuó hablando—. Entonces… tú debes ser ese tipo de personas que les gusta escuchar, ¿verdad? Yo, en cambio soy de esas otras que les gusta hablar. ¡Hasta creo que he nacido para ello! —Entonces soltó una sonora risotada, haciendo que Julia elevara la mirada, solo por un instante, para después bajarla de nuevo—. Por eso quiero ser actor. —Y, señalando la puerta por la que habían entrado, añadió—: Esto es solo provisional, dinero fácil para pagar mis clases de interpretación. ¡Qué no sabes lo cara que son!, por cierto.
Julia se encontraba cada vez más indispuesta. Y no solo por el hecho de haber acabado en aquella habitación, sino por el torrente de recuerdos que aquel joven le había evocado sobre su hijo.
—¿Decía usted? —dijo, incorporándose, intentando prestar mayor atención para desterrar de su mente aquellos malos recuerdos.
—Pues eso… que esto es algo provisional. Dinero fácil, ya sabes. Al menos más fácil que ganarlo en una fábrica. ¿No crees?
—Mi marido trabajó toda su vida en una fábrica —respondió Julia con un tono de voz más brusco de lo que pretendía.
De nuevo sintió que había metido la pata.
—No me entiendas mal. No digo que sea malo trabajar en una. ¡Mi padre lo sigue haciendo! Lo que quiero decir es que en la industria se gana más dinero. Más rápido y fácil que en una fábrica.
—Es un trabajo honrado, hasta mi hijo comenzó a trabajar allí…
Julia, de pronto, enmudeció. Y comenzó a sentir una opresión en el pecho.
No deseaba recordar a su hijo, sino olvidarlo. Olvidar que no Olvidar que había existo. Pues si así lo hacía, podría continuar con su vida. Alejarse del abismo que recorría desde hacía ya dos años. 
Entonces, se hundió en el sofá, perdiendo de nuevo la compostura, esa misma que siempre la exigieron de niña, y bajó la mirada, pues no deseaba contemplar por más tiempo el rostro de aquel joven.
—No sé cómo su hijo puede trabajar en una fábrica. Una vez que entras en una te engulle para siempre. Y si no que se lo pregunten a mi padre. Pero bueno… cada uno puede elegir la vida que quiere llevar.
Entonces, de súbito, Julia saltó del sofá y corrió hasta la ventana.
Él se sorprendió.
—¡Nada! ¡Ni una pizca de brisa! —gritó, tras asomar la cabeza al exterior.
Necesitaba aire, mucho aire.
—Por cierto, ¿de dónde eres? —preguntó el joven de pronto, como si ella aún permaneciera en el sofá, mirándole. Julia, por supuesto, no contestó. Pero a él no pareció importarle—. Yo soy de Milledgeville, Georgia.
Julia se giró rauda, dejando la ventana a su espalda y sintió que se asfixiaba.
—¿Milledgeville? —dijo con apenas un hilo de voz.
—Sí, nací allí.
—¡No puede ser! —exclamó.
—¿Por qué iba a mentir?
Ella sintió que la cabeza le daba vueltas.
—Estudie en el Baldwin High School. Allí fui capitán del equipo de fútbol. ¡Hasta me ofrecieron una beca! Pero, después de pasar dos meses en la universidad, me di cuenta que eso no era para mí, y lo dejé.
—¿Una beca?
«¡No puede ser!», pensó.
—Sí, aunque estuve a punto de perderla. Había otro chico que estuvo a punto de arrebatármela. La verdad es que a lo mejor a él le hubiera gustado la vida universitaria. Ya sabes, cada uno elige la vida que quiere llevar.
—¡Mi hijo! —gritó sin darse cuenta.
—¿Tu hijo? —preguntó él sin comprender.
—¡Nada! —espetó Julia, tensando la mandíbula. Y, dándose la vuelta, asomó de nuevo la cabeza por la ventana.
—¿Te encuentras bien?
Ella lo miró un instante. Luego, se volvió, dándole la espalda, y asomó de nuevo la cabeza por la ventana. Necesitaba marcharse. Dejar de inhalar el ambiente cada vez más enrarecido de la habitación. Respirar aire puro.
—No estarás enferma, ¿verdad?
Pero… ¿cómo se iba a marchar? Apenas le quedaban unos dólares, los justos para pagar una semana más de alquiler. Después… después la echarían a la calle y ya no le quedaría nada.
Le temblaron las piernas y su cuerpo se tambaleó. Entonces, de repente, sintió levitar su cuerpo.
—¡Julia! —dijo el joven, abalanzándose sobre ella y aferrándola con fuerza por la cintura antes de que se desplomara.
Ella abrió los ojos y cruzaron las miradas.
—¡Tú! —dijo con aspereza.
—¿Yo?
—¡¿Suéltame?! —exigió.
—Pero, Julia, ¿qué te pasa?
Ella se retorció entre sus brazos, como un pez varado sobre la arena.
—¡Suéltame!
—Julia, ¿por favor? ¡Cálmate! —imploró.
—¡Te digo que me sueltes!
Él obedeció y la libero de entre sus brazos.
—No entiendo por qué te pones así. Solo te he agarrado porque pensé que te ibas a desmayar.
Ella, fuera de sí, ya no le escuchaba, tan solo gritaba, y gritaba, y gritaba, hasta que su voz enmudeció. Entonces, corrió hacia la puerta, escapando de aquella habitación, llorando, deseando que los recuerdos se perdieran y pudiera por fin olvidar… olvidar… olvidar.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Ratpenat » 21 Abr 2017 12:57

A este le falta un repasito. Por ejemplo:
Olvidar que no Olvidar que había existo
El relato en términos generales es correcto, pero no me ha llamado demasiado la atención. En todo caso, ¡mucha suerte! :hola:

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Frigg » 21 Abr 2017 13:43

Coincido en lo del repaso que dice Rat.
Me gusta que me hayas arrastrado por ese calor y por la falta de aire, tanto física como espiritual que siente la protagonista. Ella lleva mucho tiempo seca y la situación que está a punto de vivir no le ayuda demasiado. Me quedan algunas dudas, sobre si es su hijo real o si tan solo le hace recordar al verdadero. Volveré a leerlo a ver si consigo captar algún detalle que se me escapa, o esperaré a que Kass, que todo lo desencripta, pase por aquí y me lo explique.
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1838
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CPXII - Aire

Mensaje por rubisco » 21 Abr 2017 14:45

Querido autor, querida autora:

Nos ofreces un relato de corte realista, donde un joven egocéntrico ignora lo que le ocurre a una mujer que, a su vez, se calla los problemas que le impiden enderezar su vida. Creo que es un relato sencillo, sin grandes aspiraciones, pero que tiene un potencial que se le podría sacar con algunos retoques.

Para empezar, me sumo a la opinión de que el relato necesita un repaso general. La redacción tiene fallos menores que no afectan al entendimiento, pero luego hay frases y saltos de línea que, a mi juicio, cortan el ritmo de la narración. Siempre recomiendo que, como primer paso de una revisión, se lea el relato en voz alta. Es una fórmula que ayuda a detectar ese tipo de problemas, entre otros (como las frases de difícil pronunciación).

Luego hay cuestiones que, personalmente, me disgustan:
El autor o la autora escribió:Luego, tras un rato contemplando las vistas, sintió que los nervios comenzaban a florar, provocando que sus piernas temblaran.
Esta frase me parece redundante. Puedes decir que sintió que los nervios comenzaban a florar o bien que sintió que sus piernas empezaron a temblar. Creo que usando sólo una de las dos frases mejoraría en expresividad.

Por otra parte, no entendí esta frase:
El autor o la autora escribió:El muchacho, de porte bien parecido
También noto que usas en exceso la palabra "pues". Esto puede que sea una opinión personal, pero me parece que alejan al lector de la narración.

De resto, el relato me parece bien planteado, pero podría estar mejor ejecutado. No hablo en general de gustos (eso es algo personal), pero sí siento que habría que replantear algunas frases para darle un toque mejor al relato. Por otra parte, los personajes están muy bien trabajados y la coincidencia que se empieza a dibujar a lo largo del relato no se termina de concretar, pero más o menos se puede intuir. Dejarlo abierto puede no gustar a todo el mundo, pero es una buena estrategia.

Gracias por compartirlo :hola:
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Berlín » 21 Abr 2017 15:03

Aire

Por lo que yo he entendido Julia no tiene más remedio que lanzarse a la industria del cine porno para poder pagar su alquiler. Parece ser que perdió a su hijo en un incendio de una fábrica y parece ser que el actor con el que tendrá que confraternizar pudo ser un compañero de su hijo, o eso al menos he entendido. No sé, no me ha gustado mucho este relato, no me ha llegado. He visto un errorcillo que seguro que tú, al releerlo tras enviarlo, habrás visto también y te habrás estirado de los pelos:
“Olvidar que no Olvidar que había existo”
Y un laísmo como la copa de un pino: Entonces, se hundió en el sofá, perdiendo de nuevo la compostura, esa misma que siempre la exigieron de niña...
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Topito » 21 Abr 2017 16:01

¿Qué te ha pasado? No hay repaso y se nota. ¡Qué! Tu has dicho: ¡qué mando ahora! Ya no da tiempo... ah, vale. Este mismo que tengo por aquí. A ver... sí parece terminado. Pues allí que lo mando. :cunao: :cunao: :cunao:

Quitandovque existe frases que se deben retocar. Darle un lavado y esas cosas... me ha entretenido. Un relato interesante. Un joven hablador. Una mujer callada. Dices mucho, pero callas lo necesario. Lo dejas abierto, algo que creo que el texto lo pedía. Un estilo americano que me atrae. Muchos de mis relatistas americanos no cierran los relatos. Solo nos enseñan un trozo de vida. Un sentimiento. Un pensamiento. Aquí veo eso: dolor. Solo eso. Luego hay pequeñas ideas: hablar vs callar. Respirar vs ahogar. Ideas que no se cierran, que te hacen pensar, que te llevan a tus propios sentimientos. Una madre sin hijo. Un hijo muerto. Un excompañero que le quito la oportunidad de ser algo más, prosperar, y que parece que ese mismo excompañero lo rechazo después. Pero... ¿quién dice que sea malo? Para una madre puede, pero las decisiones pueden ser buenas o malas, o simplemente llevarnos por un camino hacia el triunfo o hacia el fracaso. Al menos, eso es lo que me hace pensar todo lo que dices en el texto. Como te digo: mis relatistas americanos me hacen pensar y por eso me recuerdas a ellos. Autores que cuentan algo cotidiano mostrando en ellas los anhelos y las dudas del ser humano.

Ala, me he entretenido un rato escribiendote, mientras llegaba a casa.

Suerte en el concurso.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
Sagaz
Lector voraz
Mensajes: 222
Registrado: 05 Dic 2016 22:18
Ubicación: Alianza-Maui
Contactar:

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Sagaz » 21 Abr 2017 16:29

Escritura y estilo: Ya lo han comentado más arriba así que no voy a explayarme mucho. Le falta revisión: tildes, erratas, algunas repeticiones. Con un par de repasitos hubiera lucido mucho mejor. Un consejo: no empieces un relato (ni nada, en realidad) describiendo una habitación. Por lo demás bien.

Mensaje, verosimilitud e ideas exploradas: Veo dónde quieres crear el drama, pero no me lo termino de creer. ¿Tanto han cambiado los personajes como para ninguno de los dos se reconozca? Vamos a ver, si Julia empieza a darse cuenta cuando el chico le habla de su beca en el instituto, y tiene 21 años... ¿cuánto tiempo ha pasado? ¿3, 4 años? Lo veo forzado, y no me gusta tener que hacer un salto de fe para que la historia sea creíble. El desarrollo me parece irregular; haces que el chico se pase todo el relato quejándose del calor en lugar de profundizar en el mensaje, de darle el relieve que necesita. Al final te quedas a media asta y con la sensación de que te han restregado demasiadas veces la misma metáfora. Esperaba que la cosa se desbocara a lo degeneración tarantinesca en lugar de terminar con un final abrupto y un poco descafeinado.

Conclusión: Un relato correcto que hubiera ganado enteros con alguna revisión y un mejor planteamiento del desarrollo. Se me ha hecho ameno.

Gracias por compartir :hola:
Imagen

Avatar de Usuario
Landra
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 373
Registrado: 18 Mar 2016 01:13

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Landra » 21 Abr 2017 16:39

Por lo que he querido entender, el chico es el hijo de la mujer, pero no sabemos nada de su pasado, ni de la fábrica, ni que pasó… en fin, esperemos que el autor nos lo aclare.

Un saludo y mucha suerte!
Dos más dos igual a cinco, de toda la vida.

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 4995
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CPXII - Aire

Mensaje por prófugo » 21 Abr 2017 18:21

Estimado(a) autor(a):

Tu relato me ha gustado más no entusiasmado.

Supongo que la mujer por necesidad económica va a realizar un casting porno y se encuentra con un chico que no solo le recuerda a su hijo sino que era conocido de él.

Si uno se pone en la piel de esa mujer...es para llorar de verdad.

Lo que no me termina de convencer nada es el final..lo noto muy brusco. Me hubiese gustado algo diferente..más desarrollado..pero es cosa mía que soy un tanto «quejica» con los finales de este estilo.

Me dejas sensaciones encontradas. Veremos si me deja poso.

Un abrazo y gracias :60:

Enviado desde mi ALE-L21 mediante Tapatalk
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6870
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Nínive » 22 Abr 2017 18:25

Aire

Idea: pues no sé qué comentar de este relato. Me parece una idea inacabada. No sé… una coincidencia, dos retazos de una historia, pero que no nos cuenta nada. Ni el principio de todo, ni cómo acabará. Nada. Que sí, que he entendido la historia: la mujer pierde a su hijo en un incendio y se encuentra por casualidad con el chico que le quitó la beca a su hijo para ir a estudiar a la universidad, por eso se tiene que poner a trabajar, por eso muere en el incendio. Y se encuentra con él, que ha dejado la universidad y se dedica a hacer porno. No me extraña que a Julia le falte el aire.

Desarrollo: Una historia a base de diálogos en los que no veo muy bien la personalidad de los protagonistas. Un intercambio de palabras como si estuvieran en un ascensor y me resulta plano. Llega el final y pienso: ¿y? ¿Qué me quiere contar el autor?
Otra cosa, ya es casualidad que se encuentren los dos en el rodaje de una peli porno, pero también que no conozca al chico que ganó la beca a la que optaba su hijo. Que sí, que el pueblo tiene 18000 habitantes, pero aún así, me resulta raro.

Ejecución: Cuando dices: Julia realizó un leve gesto de fastidio, parece que la que ha hablado antes es Julia, da lugar a error. No entiendo la frase de: retiró un par de cabellos de la frente, humedeciendo la yema de los dedos con el sudor frío que comenzaba a manar de su piel. Queda confusa y de una construcción extraña.
Se cambia a veces de perspectiva entre un personaje y otro, y no se aclara de qué personaje se trata.
Faltan tildes.

Un repasito le falta, autor. Ya sabes que todo lo que digo, es para mejorar. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Edgardo Benitez
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 550
Registrado: 12 Feb 2017 14:10
Contactar:

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Edgardo Benitez » 22 Abr 2017 21:07

Lo siento. No creo que sea una propuesta ganadora. Pienso siempre en un texto con sorpresa, breve y que cuente dos historias que se entrelazan.

Avatar de Usuario
Mario Cavara
No tengo vida social
Mensajes: 2299
Registrado: 08 Oct 2016 18:26

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Mario Cavara » 23 Abr 2017 01:36

No está mal, pero el problema es que no hay apenas narración, casi todo es diálogo.

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 15833
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Gabi » 23 Abr 2017 05:15

Noté el mismo error en una frase que señalan unos mensajes atrás. Por lo demás me resultó fluido y bien redactado.
El problema, para mi, es que lo sentí como una introducción. Me gustaría leer la historia de esa mujer que perdió un hijo y por problemas económicos decide ser actriz porno.
La historia da para más y estaría buena.
Peeero también es posible que la historia esconda una "enseñanza" o "moraleja" respecto a los dos chicos y la vida de uno y del otro...

Enviado desde mi E5500LTE mediante Tapatalk
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
Paula De Grei
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 269
Registrado: 21 Ene 2016 18:23
Ubicación: Blogósfera
Contactar:

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Paula De Grei » 23 Abr 2017 06:11

Como dijeron más arriba, el final lo noté algo brusco, sin ninguna conclusión.
A su vez, me confundió un poco la escena de la ventana que pensé ya estaba abierta y luego la abre el muchacho también?
Pero son detalles nada más, me intrigó y por eso llegué al final, pero me desanimó la falta de un cierre.
Buen concurso!
Mis obras: Wubba lubba dub dub
Último: El coleccionista de flechas, de Cristian Perfumo
Leyendo:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CPXII - Aire

Mensaje por Gavalia » 23 Abr 2017 11:06

El trabajo me ha gustado. Los fallos de redacción existen pero pata mi la prosa es buena. Logras ese ambiente de inseguridad que quieres transmitirle a la protagonista y que me llega con claridad. Sin embargo, ese final me deja confundido. No sé que me cuentas. Es su hijo? Un amigo íntimo de su hijo que no la reconoce? Su hijo está muerto y el joven lo representa y se personaliza de algún modo en su cabeza? Bueno, el trabajo es más que digno, pero se me queda difuso y algo confuso. El lector debe tener toda la información, o al menos la necesaria, a la hora de comprender una historia. Historia que en este caso apunta a buena, pero que se queda en un quiero pero no puedo, que me desilusiona bastante. Gracias por compartir y suerte
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Responder