CT II - Sobre luces y sombras - Meiko (1º Pop)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67720
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CT II - Sobre luces y sombras - Meiko (1º Pop)

Mensaje por lucia » 21 Oct 2017 20:29

SOBRE LUCES Y SOMBRAS

La sombra se arrastra sinuosa desdibujando el suelo alrededor de sus pasos. La veo retozar y mostrarme excitada su nueva elección. Es una joven morena, de frágil aspecto. Llevo un rato siguiéndola a cierta distancia. Me hipnotiza la marcada línea de sus mejillas, el reflejo de las farolas en su pelo azabache, la bruma de vaho que sale de su boca. No puedo evitar apretar el frío cuchillo contra el muslo bajo mi abrigo de paño, ansioso, calculando el momento en que me acercaré a ella.

La primera vez que vi a la sombra era apenas un pequeño punto oscuro en la pared. Abel había venido de visita y yo le hablaba de mi última novela. Mientras me quejaba de la dificultad para encontrar editores y lectores que sepan apreciar mi talento, noté que aquella mínima mota vibraba y palpitaba al son de mis palabras. Y caí bajo su hechizo, no podía apartar los ojos de su contorno. Cuando él empezó a hablar, el negro borrón se deslizó despacio fundiéndose con la silueta de la lámpara de pie.

— ¿Y qué esperabas Alejo? No sé cómo pudiste presentar esa basura de historia a editoriales serias. El argumento es malo, nunca fuiste de grandes ideas, y está claro que no sabes lo que es el terror.

La mancha oscura comenzó a extenderse y a crecer. Yo seguí mirándola en silencio, fascinado, obviando la indignación que sentía por las palabras de mi amigo.

— ¿Y los personajes? ¿A quién vas a espantar con un psicópata disfrazado de conejo de pascua? ¿No te parece grotesco el payaso trágico con hacha de leñador? Y los espectros de pálida luz fantasmal ya están muy vistos. ¡Esas cosas no asustan a nadie, hombre!

Sentí el impulso de contestarle furioso, pero me contuve expectante ante aquella negrura que empezaba a deshacerse en monstruosas formas a su espalda. Empecé a oír en mi cabeza lo que la nube negra en mi pared quería decirme y consideré seriamente sus palabras.

— ¿Por qué no pruebas con el género romántico? — dijo él finalmente sin percatarse de mi mudo diálogo con la mancha.

—Es más fácil matar que ligar— contesté mientras sonreía a la sombra tras él. Abel lo tomó a broma y soltó una risa un tanto forzada.

Yo nunca había matado a nadie. El asesinato era sólo una ficción de tardes jugando videojuegos o escribiendo historias, sólo un pensamiento ocioso y abstracto de sueños y noches de vigilia. Pero la oscuridad hablaba y un extraño vértigo brotaba de mis entrañas.

Cogí la lámpara de pie y lo golpeé en la cabeza tan rápido como pude una, dos, tres veces. La sombra giraba y crecía, se movía alegre y rápida dibujando espirales por toda la habitación. El mundo latía en un asombroso frenesí que llenaba mi mente, se fragmentaba, se derretía. Lo até tan fuerte como pude a una silla y lo amordacé. Busqué algún útil afilado en mi cocina y esperé entre trémulo y ávido que recobrara la consciencia.

—Qué pena que no tenga un hacha ni un disfraz de payaso, ¿verdad? Tendrás que conformarte sólo con mi cara y este cuchillo, a ver si soy capaz de asustarte —le dije divertido. No me gustaban sus críticas, siempre había deseado cortarlo en trozos muy pequeños.

Se revolvió feroz, sudando copiosamente, agitado, intentando decir algo bajo la mordaza. Realmente disfruté cada corte, cara herida, cada pequeña mutilación. Él intentaba gemir, soltarse, resistir el dolor. Le recuerdo tembloroso, impotente entre el impávido filo y mis manos. Lloraba, y sus ojos reflejaban un miedo brutal, un padecimiento intenso y deslumbrante. Cuando me cansé le clavé el arma en la carótida hasta que cesó de moverse y saqué mi viejo cuaderno para empezar a escribir. Sólo fue un pequeño relato, pero supe que estaba cerca de encontrar la inspiración para mi gran obra, aquella por la que se hablará de mí durante siglos y siglos.

Ni siquiera tuve que deshacerme del cuerpo. La sombra oscureció su silueta y luego fue creciendo despegándose del suelo sin superficie en la que proyectarse, alzándose en relieve como un oscuro bulto palpitante y cubriéndolo por completo sin dejar nada de él. Luego volvió a encogerse y se movió hasta ser de nuevo un ínfimo punto negro en mi pared. Me sentí realizado, como si la vida empezara justo en ese momento.

Aún evocaba alucinado el olor de la sangre el día que vino Mara a verme. Parecía triste, balbuceaba algo de ir al hospital a visitar a un amigo enfermo. Yo no escuchaba, sólo quería acostarme con ella. Llevaba meses soñando con poseerla, sintiendo incluso dolor en su presencia, como si tuviera un puñal clavado en la boca del estómago. Entonces vi una mota de polvo sombría que descendía del techo al lado suyo. Creció y se oscureció hasta abarcar casi toda la estancia camuflándose tras muebles y lámparas. Y yo escuché la silenciosa elección en mi cabeza, dispuesto a obedecer, sintiendo que ella podría ser mi esperada musa.

El éxtasis fue increíblemente gozoso. El placer del amante y el del asesino se fundieron en mí y en el tiempo, en un único instante, mientras la sombra rasgaba todas las luces y colores fuera de sí, enloquecida, llenando la habitación de negruzcas formas.

Recuerdo con detalle su cara pálida, su cuello vestido con la marca de mis manos, la dejadez de su brazo inerte sobre las desgastadas sábanas, el mechón de pelo rozando su mejilla, sus ojos castaños mirando el vacío. Estaba terriblemente hermosa. Y había visto un pánico verdadero, delicioso y evocador pintado en su rostro. Abrí el cuaderno sentado junto a ella y escribí el esbozo de un relato poético bastante aterrador, pero no la brillante idea que esperaba para desarrollar mi obra cumbre. Le di un último beso en sus mortecinos labios y la sombra ascendió voluptuosa por sus piernas devorando su cuerpo.

Nadie me ha hecho preguntas sobre estas desapariciones, no ha habido consecuencias. Estoy convencido: soy intocable, tengo la bendición del propio cosmos. Aun así, he llegado a la conclusión de que es mejor matar a desconocidos, por si las estrellas se distraen un poco.

La sombra salió conmigo esta noche al acecho, juguetona. Eligió a la chica que ahora sigo, a la portadora de mi gran idea. Anhelo ver el miedo en sus pupilas, sentir su pulso acelerado, su voz ahogada con algún grito incipiente que me apresuraré a acallar. Me emociono pensándolo, anticipando el momento. Sí, morirá, pero a cambio será inmortalizada en la mejor novela de terror de todos los tiempos.

Avanzo esperando que llegue a un portal o a una travesía mal iluminada. Parpadeo, miro a otro lado, me distraigo unos segundos y, de repente, ya no la veo. La he perdido. Busco alrededor frenético, acelero el paso por las calles colindantes. No puede haber ido muy lejos. Y al doblar una esquina veo a una pareja que habla en un lóbrego callejón sin iluminación alguna. No puedo distinguir sus caras, apenas les roza un macilento rayo de luna. Escucho los sonidos pero sólo entiendo algunas palabras.

—Gracias por venir de nuevo— dice el hombre rodeando con sus brazos a la mujer.

¡Es Abel! Pero está muerto, yo lo maté, la sombra lo deshilachó absorbiéndolo en sus oscuras entrañas. Intento acercarme para ver los rostros, ¿por qué no puedo verlos, por qué la noche es tan fría y tan densa? No entiendo qué contesta ella, pero reconozco la voz de Mara y el fresco olor de su colonia que flota en el aire invernal. Ellos no se conocen, no pueden estar juntos. Pero qué digo, ¡están muertos! ¿Qué alucinación es esta, por qué me atormenta su recuerdo?

—Está bien sombra, te has divertido. Pero tu idea del terror no podrá conmigo, no escribirás tu historia a mi costa. Sí, lo he adivinado, me usas como posible protagonista, ¿no es así? Es lo mismo que hago yo, no puedes engañarme.

No me responde, pero se cierne sobre mí. Soy su siguiente elección. ¿Dónde están ahora las estrellas? Me alejo a toda prisa buscando el camino hacia las amplias y concurridas avenidas principales pero estoy perdido en un barrio desconocido. De repente todas las farolas se apagan alrededor y no brilla luz alguna en las ventanas de las casas. Fantástico, es el mejor momento para un apagón. Avanzo casi a tientas, sintiendo a la sombra que me sigue, que extiende su hálito helado por las aceras. Ahora ríe, ríe y crece llenando la tierra. No es que oiga su risa, es que la siento trémula entre mis venas, es que late con violencia en mi cabeza. Corro todo lo que puedo, quiero alejarme, huir, olvidar. Soy un hombre solo en la oscuridad, perdido en la negrura del universo primigenio desde siempre y para siempre.

Un luz intensa me paraliza al cruzar una calle, probablemente los faros de un coche que me deslumbran. Me siento protegido de lo oscuro por esa luminosidad, no quiero moverme. No sé si el coche frena o no, no sé si hay golpe, no siento nada. Sólo veo el brillo de los faros y, alrededor, una súbita niebla pesada y oscura. Pero sé que ahora hay varias personas junto a mí, cuatro, tal vez cinco. Oigo que hablan acelerados pero sólo descifro alguna palabra suelta. ¿Por qué no puedo entenderlos? No puedo moverme, no sé qué ocurre. Ellos parecen nerviosos, me tocan, manipulan objetos que no reconozco. Un sonido continuo, ascendente y molesto, acompasa sus gestos. Me pierdo en mí mismo y floto, caigo en un dulce aturdimiento donde no hay tinieblas ni miedos.

Abro los ojos y siento en la penumbra nocturna el roce de las sábanas. Sólo era un sueño, debí quedarme dormido. Pero hay alguien ahí, junto a la puerta del dormitorio. Miro despacio, tiemblo, ¡los veo! Quiero esconderme, quiero gritar. Ellos están en mi habitación, distingo sus caras y sus rasgos. Brillan, son albos entes de pura luz. Nada rompe su extrema blancura salvo el intenso bermellón de sus ojos. Rojo sobre blanco, blanco herido por rojo. Son sus fantasmas que vienen a atormentarme, a vengarse de lo que les hice.

—Por favor, no quise mataros, sólo era un pensamiento ocioso, una idea febril que se desbordó. Tenéis que perdonarme, nunca quise que fuese real. Sólo quería escribir…

No contestan, pero se van acercando a mí con paso lento, decidido. Intento levantarme pero no puedo, mis brazos y piernas no responden. Grito, busco a la sombra. No la veo pero la siento sobre mí, como si me tragara llenando mi piel de su opacidad. Entra otro espectro de roja mirada en el cuarto. Me pregunto qué van a hacer conmigo, qué puede pasarme. Y la reconozco, es la chica que he seguido esta noche, la musa perdida. No era un sueño. Pero… ¡no la he matado! ¿Por qué veo su espíritu?

— ¡Eh chica! No he sido yo, ¡no he sido yo! Sólo te seguí un rato. Me gustaba tu pelo negro meciendo el viento, me emocionaba la idea de tu aliento agitado rozando mi cara. Pero no era más que un juego, nunca quise hacerte daño.

No contesta, se vuelve hacia ellos con un suave movimiento. Son una tríada espeluznante, radiantes formas engastadas de esa luz blanca hiriente apenas quebrada por el rojo de sus miradas. De nuevo lucho por despertar mi cuerpo, mis músculos, moverme, huir. Pero estoy paralizado, el pánico me atrapa en esta postura y esta cama. Ojalá fuese invisible. Ojalá pudiese eludirlos y perderlos cual estrella fugaz cruzando el infinito.

—Lo siento mucho —dice la chica—. Era complicado que despertara del coma, el ictus le había provocado daños cerebrales irreversibles.

—Oh, fue horrible, tan joven, tan repentino… —llora él—. Hablábamos de su novela, sólo le noté algo distraído, confuso. Debí ser más comprensivo, más amable. Bromeó un poco y se desplomó sin que yo pudiera hacer nada, sin que supiera qué estaba pasando.

—No podías saberlo, no te culpes —le consuela Mara abrazándolo, rozando su pelo, acariciándole las manos.

— ¿Pero qué decís? Yo estoy bien. ¡Vosotros estáis muertos! Vosotros, los fantasmas temibles, blancos y espectrales ¿Y tú por qué la abrazas? Ella es mía, ¡es mía!

—Tú eres el muerto —suena la voz de la sombra en mi mente más clara que nunca —. Así se ve a los vivos a través de la frontera de la existencia.

Pero… ¡yo estoy bendecido por las estrellas, destinado a ser recordado! Ya no siento miedo. Un enorme sentimiento de ira me sacude, me agita cual terremoto y puedo moverme de nuevo. Me levanto veloz y descubro que yo mismo soy una mancha informe y oscura. La sombra ha jugado con mi cordura y me ha abandonado. Ahora no puedo sentirla, no sé dónde ha ido. La busco sin fortuna entre los opacos pliegues de mi tenebrosa figura. Me pregunto bajo qué cielo está ahora, si se ha tornado claridad, si volverá algún día para atormentarme. Sólo ahora soy consciente de que no estoy en mi cama ni en mi cuarto sino en el de un hospital. Veo medio tapado con sábanas mi cuerpo inerte, mancillado por tenues jirones negruzcos.

Mi rabia aumenta, crece doliente al confirmar la sospecha: ellos viven y yo me pudro en la penumbra sin ver publicada mi gran obra, ¡y eso que ya sé con qué idea empezar! Después de escribir sobre las ánimas erradamente tanto tiempo, ¡quién pudiera ahora contar la verdad sobre luces y sombras!

Aún tengo mucho que descubrir de mi nueva existencia, de lo que puedo hacer. Me proyecto con la forma del cabecero sobre la pared. Ellos, ajenos a mi presencia, salen de la mano de la habitación enlazando su infame blanco luminoso bajo un intenso cruce de miradas carmesí.

Me lanzo al mundo tras la pareja fundiéndome con cada sombra que encuentro en el pasillo: la de la máquina de café, la de una camilla, la de sus propios cuerpos. Me odio, ¡no!, los odio por esto. Iré tras ellos, los seguiré toda su vida, me deleitaré retorciendo con mil horrores sus sueños. Seré una mancha negra en su pared, los mortificaré cada noche y sabrán lo que es el miedo. Salgo de la clínica al pálido día invernal engarzado en sus zapatos. Se abrazan bajo los álamos, y rubrico mi declaración de intenciones bloqueando el beso de Abel como sombra de rama desnuda sobre los labios de Mara.

Avatar de Usuario
raumat
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 362
Registrado: 20 Feb 2015 19:56
Ubicación: Castellón

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por raumat » 27 Oct 2017 12:31

Joer con el pequeño punto oscuro de la pared... Tenía ganas de marcha el jodío...
Y vaya trajín con los muertos que reviven, los vivos que están muertos... Que no sabe uno a ciencia cierta quién está vivo, quién muerto, quién es un muerto revivido, quién un vivomuerto... :cunao: Jodía sombra...
Creo que está bastante bien escrito (quizá fuera conveniente revisar el uso, o la posición, de la raya en los diálogos).
Bonitos toques de humor a lo largo del relato. Que no se nos despisten las estrellas.
Me ha gustado. Buen trabajo.
Gracias al autor por compartirlo y suerte en el concurso.

Avatar de Usuario
Edgardo Benitez
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 581
Registrado: 12 Feb 2017 14:10
Contactar:

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Edgardo Benitez » 29 Oct 2017 23:33

Todo iba bien, hasta que entraron los diálogos en el texto y degeneraste la historia. Ahora dejo de percibir sensaciones que buscas, y me divierto pensando el payaso con el hacha.
Última edición por Edgardo Benitez el 30 Oct 2017 07:43, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Paraná
No tengo vida social
Mensajes: 1285
Registrado: 07 Feb 2017 18:02
Ubicación: Tucumán - Argentina

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Paraná » 30 Oct 2017 06:29

Cuando ya había decidido que la explicación era sencilla y el tipo estaba como una cabra, me sale el asunto del coma... :cunao:
Nada, que es un buen relato, con una mezcla original de elementos no originales, lo cual es muy bueno porque en materia de terror y en general de historias, nada es verdaderamente original desde los griegos en adelante. A ver, que me enredo y doy más vueltas que una oreja: digo que es una historia muy bien narrada y que se lee con interés hasta el final, aún cuando el lector queda medio dudando sobre algunas significaciones. Para tener una trama complicada, te las has arreglado muy bien con la estructura, escribidor/a. Buen punto ese de ver "en negativo" a los vivos, desde el otro lado (el de los no-vivos-ni-muertos). Otra cosa que me ha parecido un guiño muy chulo, es que escribieras un relato de terror que cuenta sobre alguien que escribe relatos de terror: ¡un looping limpito! :402:

Avatar de Usuario
Spicata
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 877
Registrado: 31 Oct 2009 15:41
Ubicación: Donde las estrellas se cruzan con el viento

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Spicata » 02 Nov 2017 14:56

Querido autor/a.
Debo de reconocer que al principio me he encontrado con un esquizofrénico psicópata cuya mete pedía a gritos un poquito de cordura. Al ver que realmente estaba en estado de coma, pues me he quedado así: :shock:. Impactada. Debo de decir que la historia está muy bien narrada y la trama bastante enrevesada (me gustan las historias enrevesadas).

Te deseo suerte :wink:
"son tiempos difíciles para los soñadores"

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6894
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Nínive » 02 Nov 2017 19:29

Me parece que está muy escrito y que todo tiene su sitio. Al final todo encaja, las luces, las sombras y el punto en la pared. Lo que se dice terror... No. Pero tiene el ritmo adecuado y no hay flecos en la trama. La frase final de la sombra que se interpone en el beso me encanta. ¡Enhorabuena! :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1885
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por rubisco » 03 Nov 2017 01:42

Ni querido autor, ni querida autora, ni leches.

:eusa_clap: BRA-VO :eusa_clap: y punto.

Me ha enganchado de principio a fin, me ha tenido en vilo todo el tiempo y hasta me ha causado más angustia que ningún otro (quizá empatado con Mis últimos instantes de cordura).

Para mi gusto todo está bien en este relato. Y si bien veo alguna similitud con Cabalgando en su aliento, aquél necesita unas pocas piezas para garantizar su coherencia mientras que éste es redondo. Redondísimo.

Así que las sombras son espíritus de escritores que no han conseguido el propósito de trascender y han muerto en el anonimato, ¿eh? :lol:

Me parece que, por mi parte, ya tenemos ganador. Veremos qué dicen los relatos que me faltan por leer.

¡Mucha suerte y gracias por compartirlo :60: !
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Isma » 03 Nov 2017 12:38

De este relato me gusta casi todo.

Nada más leer el arranque ya lo intuía. Me gusta que las historias comiencen así, sin prólogo. El autor nos cuenta, y nos cuenta como si nos conociera de siempre. Así la historia es creíble; así me dejo llevar. Y poco a poco voy descubriendo lo que el autor quiere contarme. Sí, ya desde el arranque me tiene en sus manos y, claro, luego le resulta sencillo jugar conmigo y ocultarme la bolita en otro cubilete :lol:.

Veamos si lo he entendido bien. La sombra es Alejo mismo, o al menos sus anhelos siniestros, su yo amoral: el mister Hyde. Lo que pasa es que él no lo sabe. Su mente elabora esa fábula para tapar el daño que el ictus ha hecho a su cerebro. Me parece abusivo, me parece brillante. El escritor debe ser el dios de su propio mundo. Así me gusta leer un relato. Y además se nota la inspiración, el disfrute. Chocan dos trenes y me hipnotiza el baile de chispas. El final es buenísimo. Es muy hermoso, y al mismo tiempo deja entrever la impotencia de la que el protagonista tampoco es consciente, hace real la hipótesis del ictus. Se ha convertido en la sombra.

He sentido algo parecido a lo que comenta Paraná: es una mezcla original de elementos no originales, y eso me ha restado algo de valor al conjunto. Pero me encanta que jueguen conmigo así y lo agradezco muchísimo.

¡Mucha suerte!

Avatar de Usuario
Tessia
No tengo vida social
Mensajes: 1598
Registrado: 19 Ene 2011 16:25
Ubicación: Sentada en un taburete.

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Tessia » 03 Nov 2017 13:47

Me ha gustado el ritmo. Me sobran los diálogos, creo que rompen ese ritmo al que hacia mención y no aportan nada a la historia.

La historia en si me ha desconcertado un poco, era un sí, pero no... y con lectura rápida no me dejaba muy claro si estaba muerto, dormido, o vegetal. He tenido que releer algunos párrafos.

Me gustó la frase final ( la imagen es muy bonita)

Suerte autor

.
"Cuando madures búscame, estaré en los columpios"
Anónimo
Imagen


Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Gisso » 05 Nov 2017 11:46

Me ha parecido una locura de relato pero sin entrar en escenas explícitas, intentando hacernos sentir la angustia y la paranoia del protagonista. La historia va dando giros, haciéndonos pensar una cosa que luego resulta que es otra. Lo que no me ha quedado claro es la sombra, pero leyendo otros comentarios había llegado a la misma conclusión que Isma, que esa sombra es él mismo, hasta realmente convertirse en esa sombra al descubrir su realidad. Espero que esto sea así.

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por konchyp » 06 Nov 2017 09:14

Hola aut@r :hola:

Tienes gran facilidad para jugar con el lector. Eso es bueno y me gusta, no es tan fácil. Nos hacers creer una cosa y luego le das la vuelta como si fuera una tortilla! Así de fácil, pero bien sabemos que no es tan fácil darle la vuelta, se necesita práctica y talento.

La idea del relato me ha parecido muy acertada. Nosotros, escritores (o eso me gusta pensar) disfrutamos leyendo sobre nuestro oficio y ese looping que ya ha mencionado antes Paraná creo que lo has clavado muy requetebien.

Lo he visto muy bien escrito, alguna cosilla fácil de enmendar con los diálogos, pero rematar esa trama en un relato tan corto creo que tiene su mérito.

Después de todo esto, he de decir que la historia no me ha embaucado tanto como a mis compañeros, no sabría decirte muy bien por qué, aunque estoy casi segura que es algo personal, nada que ver contigo.

De todas formas, creo que ya te has creado un club de fans bien bueno y eso es lo importante. Me hubiera gustado formar parte de él pero me ha gustado más tu oficio como escritor que esta historia en particular. Así que recordaré tu nombre cuando salgan las autorias para la próxima, porque prometes mucho. :D

Gracias por compartirlo y me voy antes de que la sombra me alcance!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Isma » 06 Nov 2017 09:58

konchyp escribió:Nosotros, escritores (o eso me gusta pensar) disfrutamos leyendo sobre nuestro oficio
A mí me pasa al contrario. La metaliteratura me cansa. Aquí es un elemento importante, pero no es clave.

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por konchyp » 06 Nov 2017 10:27

Isma escribió:
konchyp escribió:Nosotros, escritores (o eso me gusta pensar) disfrutamos leyendo sobre nuestro oficio
A mí me pasa al contrario. La metaliteratura me cansa. Aquí es un elemento importante, pero no es clave.
Vaya por dios! :mrgreen:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10948
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Gavalia » 06 Nov 2017 10:53

Relato perfectamente redactado pero del que no me he enterado ni papa en ningún momento de la lectura. Demasiada cinfusión para mi gusto. El prota parece que está vivo pero de repente parece que está muerto. Las víctimas no son tales y si lo son no me ha quedado claro. ¿El prota sueña por el accidente sufrido lo que cree haber vivido o realmente revive en sueños lo que hizo en vida? ¿Qué representan las sombras? ¿el más allá o su propia locura y oscuros anhelos? Demasiadas dudas, la verdad.
No entiendo lo que me cuenta del todo, pero me gusta como está escrito. Ni yo mismo me entiendo, la verdad. Miedo cero pelotero.
No sé que nota darte para no quedar como un burro si lo hago. Me reservo para cuando tenga que discernir mis votos finales. Seguro que tiene seguidores con más capacidad y entendimiento que yo, y es que, realmente, creo que el trabajo es bueno. Un saludo y suerte.
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CT II - Sobre luces y sombras

Mensaje por Isma » 06 Nov 2017 10:56

Gavalia escribió:Relato perfectamente redactado pero del que no me he enterado ni papa en ningún momento de la lectura. Demasiada cinfusión para mi gusto. El prota parece que está vivo pero de repente parece que está muerto. Las víctimas no son tales y si lo son no me ha quedado claro. ¿El prota sueña por el accidente sufrido lo que cree haber vivido o realmente revive en sueños lo que hizo en vida? ¿Qué representan las sombras? ¿el más allá o su propia locura y oscuros anhelos? Demasiadas dudas, la verdad.
No entiendo lo que me cuenta del todo, pero me gusta como está escrito. Ni yo mismo me entiendo, la verdad. Miedo cero pelotero.
No sé que nota darte para no quedar como un burro si lo hago. Me reservo para cuando tenga que discernir mis votos finales. Seguro que tiene seguidores con más capacidad y entendimiento que yo, y es que, realmente, creo que el trabajo es bueno. Un saludo y suerte.
La vida es sueño, Gavalia :cunao:.

Responder