CT II - Brígida - Paraná

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66891
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CT II - Brígida - Paraná

Mensaje por lucia » 23 Oct 2017 17:22

BRÍGIDA

Brígida llegó a nuestra casa en otoño para ayudar en las tareas de cocina. Venía recomendada por las trinitarias y madre la recibió con la misma indiferencia con que recibía todo lo referente al trabajo doméstico. Desde el primer momento su visión me produjo un fuerte impacto. No era bella, pero sus enormes ojos melancólicos y el aire casi fantasmal que la rodeaba me fueron calando más, día a día. Pude haber intentado algún avance con ella; al fin y al cabo, era de lo más común entre nuestros conocidos que los patrones recibieran ese tipo de favores del servicio. Pero yo tenía mis propias opiniones al respecto. Las ideas que pululaban por los pasillos de las universidades y por las tertulias de los jóvenes intelectuales, habían introducido nuevos conceptos sobre el sentido de la igualdad social, con los que yo y muchos de mis camaradas estábamos de acuerdo. Además, el carácter inocente de Brígida aumentaba mis pruritos al respecto. En poco tiempo se transformó en el centro de mis pensamientos. Sin que ella se diera cuenta, mis ojos la seguían por la casa, atesorando cada gesto, cada movimiento de sus gráciles miembros. No; yo no podía albergar hacia ella afanes de baja estofa.
Fue precisamente esa enamorada vigilancia a que me había entregado, lo que me hizo descubrir algo que me produjo a la vez estupor y una vaga incomodidad, como si una nota discordante y cacofónica se hubiera colado en una armonía orquestal perfecta, enturbiándola. Cierta noche de verano, después de la cena me quedé fumando en el salón ya a oscuras, esperando por si la veía al terminar su tarea en la cocina, ya que a veces la cocinera le ordenaba una recorrida final para comprobar que todo estuviera en orden antes de retirarse a dormir. Esa noche no vino; pero desde la ventana del salón, la vi salir subrepticiamente por la puerta de servicio, hacia la calle. La sorpresa me dejó helado. ¿Una muchacha saliendo sola y a escondidas por la noche? Mis celos me hicieron pensar mil cosas, todas desagradables, y decidí esperarla hasta que regresase. Lo hizo un par de horas después, o poco más, con el mismo sigilo. Mi frustración no me permitió dormir, y al día siguiente, el rostro inmutable de Brígida me puso de un humor peor. Actuaba con la misma lejana y dócil cortesía de siempre.
De más está decir que empecé a acecharla cada noche. Por unos días, todo permaneció tranquilo. Pero a la semana siguiente… ¡otra vez presencié su escapada desde mi atalaya invisible! Jueves, como la vez anterior… ¿Qué pasaba los jueves? ¿Adónde iba? Es huérfana, así que resultaba improbable que se tratara de una visita familiar, que por otra parte no tendría por qué ser oculta. Decidí entonces que yo tenía que saber, y esperé con ansiedad los días siguientes.
Finalmente llegó la noche del jueves. Me aposté con tiempo en el jardín delantero, inmóvil y oculto por las ramas generosas del jazmín, que en esa época del año lucía frondoso y constelado de pequeñas flores blancas cuya fragancia penetrante me mareaba hasta el vértigo. La vi salir cautelosamente, cruzar el portón de hierro y detenerse un instante para mirar por encima del hombro a uno y otro lado. Y entonces partió. Su paso se me antojó que se volvía extrañamente elástico y decidido, ajeno a la timidez vacilante, casi etérea que acostumbraba mostrar. Cuando estuvo a prudente distancia salí a mi vez, parapetándome en los umbrales y salientes de las casas del vecindario. Por suerte no volteó la vista; de haberlo hecho, podría haber descubierto mi persecución y no podía ni imaginar la vergüenza que eso me habría producido, amén de que nuestro trato diario, ya bastante estricto y lejano de por sí, se habría convertido en demasiado molesto. Quizá hasta dejara de trabajar en casa a causa de lo retorcido que mi conducta le resultaría. No, eso no; madre comentó alguna vez que era muy pobre y seguramente necesitaba la paga.
Cruzó media ciudad sin la menor vacilación, siempre conmigo detrás. En una esquina del arrabal topó con un chiquillo astroso que corría en sentido contrario como alma que lleva el diablo. El encontronazo le hizo caer el sombrero y bajo la luz mezquina del farol callejero, vi la llamarada de un mechón rojo que había escapado del ceñido rodete. Contuve el aliento y mi corazón se disparó; volví a pensar que era el cabello más hermoso que había visto en mi vida. Ella se apresuró a recoger el sombrero y volvió a colocárselo, acomodando debajo de él la guedeja que tanto me había maravillado. Reanudamos la marcha, ya más calmadas mis aprensiones porque habíamos dejado atrás la iluminación profusa de las calles del centro, y nos adentrábamos en arrabales tragados por las sombras ominosas de las últimas callejas. Mi desconcierto crecía al mismo ritmo de mi excitación. ¿Adónde se dirigía? ¿Qué situación podría llevarla a esa zona de tugurios inconfesables y peligros impensados? Y lo que me martillaba cada vez más en la mente: ¿quién era en realidad esta muchacha cuya presencia había ido arrastrándose desde mis sentidos hacia los rincones más desquiciados de mi obsesión?
En un momento dado, apresuró notablemente el paso y giró en una esquina, desapareciendo de mi vista. Sentí un ramalazo de pánico. ¿Había advertido acaso mi figura y se había apostado para sorprenderme? ¿Cómo reaccionaría ella ante un eventual reconocimiento de su perseguidor? ¡¿Y qué haría yo?! Esta idea me hizo detener un breve instante para sopesar la posibilidad. Pero tenía que arriesgarme, ¡no podía perder ahora su rastro! Decidí continuar con cautela y llegué finalmente a la esquina, girando a mi vez en la misma dirección.
Mi desconcierto fue total: ¡había desaparecido! Alguna que otra luminosidad paupérrima se colaba por las ventanas de las escasas casuchas miserables, pero nada más. No había movimiento alguno en la calle; como en sordina, me llegaron ladridos lejanos y la voz ronca de algún borracho que vociferaba en la distancia. Esforcé la mirada hasta el límite, casi jadeando; pero en la oscuridad del paraje, cuyos contornos más notables eran apenas bultos informes contra el azul profundo del cielo nocturno, su silueta no aparecía.
Un sentimiento de profunda frustración me hizo maldecir entre dientes. ¡Justo ahora, que estaba a punto de descubrir el destino de sus escapadas! Me apoyé en el tronco de un árbol y descargué sobre él mi impotencia en la forma de un puñetazo. El agudo dolor que me produjo en los nudillos contribuyó a enfriar algo mi ánimo. Encendí entonces un cigarro y dejé que su humo perfumado corriera por mi pecho. Repasé mentalmente mis fantasías pasadas sobre confesarle mis sentimientos y aspirar a una vida juntos contra toda lógica, y me sentí irremediablemente ridículo. ¡Debía estar loco para haber puesto mis ojos en alguien de tan ínfima categoría! Seguramente tendría algún noviecito en las orillas, algún pobre patán inferior y embrutecido; la caminata de esa noche tendría el sórdido y obvio destino de un encuentro furtivo. “Amoríos de sirvienta”, me repetí amargamente para exacerbar el profundo desprecio que sentía por mí mismo en ese momento. Terminé de fumar y me disponía a regresar sobre mis pasos, cuando mis ojos, ya más acostumbrados a las sombras, dieron azarosamente con algo que me llamó la atención: en diagonal adonde yo estaba, como a unos treinta metros, se distinguía vagamente la mole de una casa abandonada donde vi los ojos de un gato. A pesar de su fugacidad, la imagen me había resultado casi hipnótica. Obedeciendo a un impulso ciego, sin pensarlo siquiera, me dirigí al lugar.
La construcción era ruinosa. Alguna vez debió de ser una de esas casas de inquilinato, a juzgar por la cantidad de habitaciones que parecía tener. La puerta, que carecía de picaporte o cerradura, se abrió sin dificultad al primer intento. Adentro, a la luz vacilante de mi yesquero, vi escombros sobre el suelo, que traspuse con cuidado. Era una habitación amplia y sucia a la que le faltaban partes del techo. Un olor extraño, entre dulzón y nauseabundo fue envolviéndome; pero eso no me detuvo. Al contrario, avancé por un pasillo que se abría al fondo de la estancia, siguiendo el rastro de ese tufo inquietante. Al final del pasadizo, mi improvisada linterna me mostró una puerta que me detuvo en seco: ¡era nueva! Quiero decir que estaba en buenas condiciones, con huellas de haber sido lustrada y conservada con esmero. El olor se había vuelto insoportable, era evidente que provenía del otro lado de ella. La empujé suavemente y se abrió sin ruido.
Lo que allí vi se ha transformado en el centro de todas mis maquinaciones, de todas mis visiones y pesadillas, que cercan no sólo mis sueños sino también mis afiebradas vigilias. Sobre una especie de lecho, una… cosa enorme se movía con espasmos gelatinosos y verdes, en medio de una fosforescencia alucinante. Todo el ámbito de la cámara parecía latir en monstruosa sintonía con esa masa informe, de donde emergían algo como brazos o tentáculos que dibujaban arabescos de pesadilla en el aire casi líquido que la envolvía. Entre ellos, desnuda y a horcajadas, Brígida (¡mi Brígida!) cabalgaba en un frenesí lento y enloquecedor. La cabellera, ahora completamente suelta, era un mar embravecido de ondulante cobre sobre su grupa blanquísima. Sentí que la eternidad era un tren que pasaba raudamente por encima de mí, aplastándome, impidiéndome el menor movimiento. Y entonces, “ellos” me advirtieron simultáneamente. Hubo como un tris en que el universo pareció detenerse mientras la muchacha giraba la cabeza sobre su hombro para clavarme los ojos, y juro que la mirada que depositó sobre mí era la más tierna, la más inocente y sencilla mirada que alguien pueda jamás ofrecer. Hubo entre sus piernas como un temblor convulso y escapó de aquella mole infernal, un gorgorito ronco e hilarante, y el ritual retomó su ritmo llevando a la cópula a su punto más frenético. En el rostro transfigurado de Brígida pude leer la dimensión de un placer insoportable, más allá de todo lo imaginable, de todo lo verosímil.
La primera arcada me dobló, quebrando el hechizo. Salí del lugar como loco, y corrí, corrí sin sentir mi cuerpo. Sólo percibía las imágenes raudas de la calle que se desplazaban vertiginosamente hacia atrás, deformándose en estirados jirones de oscuridad. Llegué a mi casa en un estado terrible. Me faltaba el aire y me tomaba la cabeza, sacudiéndola, tratando de no pensar. ¡No pensar!
Al día siguiente amanecí con fiebre y llamaron al médico. Madre me miraba desconcertada; era difícil entrever si su desconcierto era de temor por el hijo enfermo (padre había fallecido de unas fiebres tercianas unos años antes), o por no saber qué se esperaba de ella en situaciones como ésa. Como fuere, el buen doctor, sin poder explicarse el origen del mal, recetó reposo, dieta estricta y unas gotas de láudano para conciliar el sueño. Al mediodía, unos golpes tímidos en mi puerta me hicieron dar un nervioso respingo. Era Brígida que traía un cazo de caldo y algo de queso y pan para el enfermo. Sentí que el pánico me agarrotaba la garganta y la miré, creo que desorbitado. Pero ella pareció no advertirlo, y me ofreció la vianda con naturalidad imperturbable. Mi cuerpo quedó repentinamente laxo y comí como un autómata. Los días siguientes fueron parecidos; yo en reposo y Brígida trayendo puntualmente mi comida.
Hacia el lunes la fiebre había pasado y una invencible necesidad de salir de mi inmovilidad me sacó de la cama pese a las protestas de madre y del médico. Pero ya estaba suficiente.
He tratado, en esos días subsiguientes, de no pensar en nada que no sea lo “normal”: leer, salir a caminar por el bulevar para reponer fuerzas, recibir a un par de amigos, reintegrarme a la mesa familiar. Pero por las noches… ¡ah, las noches! Apenas lograba cerrar los ojos con la pesadez del láudano en los párpados, las imágenes volvían en torbellino tomándome brutalmente por asalto. En mi mente alucinada surgía de nuevo la casa abandonada donde había visto unos ojos de gato, y ahora sentía que era la casa la que me miraba a mí. Y otra vez ahí, el rostro angelical de Brígida trascendiendo hacia ese estado de absoluta lubricidad, hundiéndose –hundiéndome- en ese pozo de oscuridad vertiginosa. Contemplaba mis pies justo al borde de ese abismo que era a la vez objeto de terror indecible y de impulso palpitante. ¿Qué inefables horrores habría ahí abajo? ¿Qué fronteras de lo infranatural franqueaba la criatura que acudía a su potente llamado? ¡Y de nuevo se me figuraba el rostro amado, desfigurado de placer, poblando o mejor aún reinando desde el centro mismo de la abyección!
Hoy es jueves nuevamente y durante la cena, Brígida, por primera vez desde el incidente, me ha mirado a los ojos y lo ha hecho con la misma mirada de infinita inocencia con que me miró y ató mi vida a aquella noche. Creí adivinar que me sonreía desde adentro, sin necesidad de mover un solo músculo. Y sé lo que va a suceder. Lo sé con lucidez absoluta, con la claridad y precisión que despejan toda duda, toda vacilación.
Estoy en el salón a oscuras, fumando con serenidad mientras espero que ella salga por la puerta de servicio. Esta vez no necesitaré esconderme. Ambos sabemos que nos está esperando y la cita es ineludible.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Gavalia » 26 Oct 2017 15:23

El suspense durante toda la historia es lo que más me ha gustado de este relato. El misterio que envuelve a la criada te anima a seguir leyendo y eso es un ingrediente que para mi gusto está bastante conseguido. El miedo brilla por su ausencia pues no hay situación alguna que invite al menos a un simple escalofrío. La escena erótica me deja bastante frío aun cuando visualizo la mirada de Brígida de forma bastante sensual en el momento en que mira a nuestro protagonista mientras monta al gordo o lo que sea que se está beneficiando o viceverza, no sé muy bien que pensar a ese respecto. Hubiera estado bien aclarar algo más el porqué de esa relación.
Entiendo lo que me cuenta la narración con alguna salvedad como ya expuse y me gusta mucho como lo cuenta usando una buena prosa que denota un buen nivel de redacción. Ni me ha gustado, ni me ha disgustado el trabajo. Reconozco el buen hacer y me animo a darte un 8 a expensas de una última relectura. Un saludo y suerte.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53571
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Sinkim » 26 Oct 2017 18:46

Me ha gustado mucho esta historia, sobre todo porque me ha sorprendido el giro final, me esperaba que Brígida (por cierto, el nombre recuerda mucho a frígida ¿será casualidad?) fuera una vampira o algo parecido y que sea la amante/esclava de una entidad lovecraftiana me ha parecido un gran acierto :lol: Menos mal que los protagonistas no eran japoneses :boese040: :boese040: :cunao: :cunao:

La frase final me ha parecido un gran acierto :D :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CT II - Brígida

Mensaje por konchyp » 26 Oct 2017 21:15

Hola aut@r :hola:

Ha sido un placer leer este relato. La prosa, sencilla pero esmerada, te lleva de la mano suavemente y con delicadeza.

Este relato me ha parecido más acertado para la temática de "homenaje a...", está claro que está vivamente influenciado por LoveCraft. Tematica de terror... no te sabria decir, pienso que no. Aparte de la escena de la copulación, que me ha parecido un poco asquerosa pero interesante al mismo tiempo, no he encontrado más que suspense.

Dejo un ejemplo de una de las partes que me ha resultado más evocadora:
Esforcé la mirada hasta el límite, casi jadeando; pero en la oscuridad del paraje, cuyos contornos más notables eran apenas bultos informes contra el azul profundo del cielo nocturno, su silueta no aparecía.
Me gusta como escribes, ya me gustaría a mi!

La historia en sí me ha sabido a poco. Creo que se ha extendido mucho en la persecución para luego dejarnos con millones de preguntas por responder y otras tantas de posibilidades. Que ha podido significar aquel suceso, como le ha afectado al personaje? Esta claro que disfruta con ello pero no sé, y lo que es peor, no puedo intuir lo que hay detrás de todo esto, a no ser que me base en mis mínimos conocimientos lovecraftianos, entonces pierde originalidad.

En resumen, una prosa excelente, dentro de una historia un poco sosa y falto de terror desde mi punto de vista. Aún así, la he disfrutado y la volvería a leer muchas más veces, pero por cómo lo escribes.

Gracias por compartirlo y espero que el jueves noche llegue pronto..... ah! Espera, que es hoy! Suerte!

iliada
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 860
Registrado: 20 Ago 2012 20:34
Ubicación: Soria

Re: CT II - Brígida

Mensaje por iliada » 27 Oct 2017 11:27

Me ha parecido que este relato está muy bien escrito con riqueza de vocabulario y con algunas descripciones muy gráficas, por ejemplo la de la forma de andar de Brigida, casi puedo imaginar los pasos pequeños y tímidos dentro de la casa y los pasos largos y con la cabeza alta cuando está fuera de casa.
Como soy muy terrenal, me cuesta imaginar masas gelatinosas y verdes que no sea blandiblue y por eso me cuesta visualizar la escena en la casa abandonada. Pero en general me ha gustado el relato y me gustaría un segundo capítulo para saber lo que pasa el siguiente jueves.

Avatar de Usuario
raumat
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 295
Registrado: 20 Feb 2015 19:56
Ubicación: Castellón

Re: CT II - Brígida

Mensaje por raumat » 28 Oct 2017 10:52

Un relato excelentemente escrito, que he leído con interés de principio a fin.
Con imágenes muy plásticas, potentes... la cosa enorme con espasmos gelatinosos y verdes... la fosforescencia... ella cabalgando a horcajadas...
Dado que es un concurso de terror, quizá le falte a la historia un pelín más de miedo o sangre. O un final más impactante, no sé.
En cualquier caso, un relato magnífico. Me ha gustado.
Gracias al autor por compartirlo y suerte en el concurso.

Avatar de Usuario
Dulcineaa
Lector ocasional
Mensajes: 29
Registrado: 07 Jul 2017 01:31

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Dulcineaa » 01 Nov 2017 01:31

Coincido con los otros amiguitos foreros que la escritura es impecable; las descripciones son casi cinematográficas y la tensión es sostenida. Creo que la influencia de escritores del XIX le da un tono afectado al protagonista. Si bien la postura era así en los hombres de la época, en este caso con el uso de la primera persona hablando así, no alcanza a transmitir el proceso interno del personaje que lo lleva a esa atracción por lo horroroso. Por lo demás insisto el oficio envidiable. Mucha suerte!!!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Isma » 02 Nov 2017 14:53

Ah, qué chulo. Has optado por un enfoque de horror clásico, al ser el fondo del relato la relación de Brígida con la entidad sobrenatural lovecraftiana. Me gusta que el protagonista también haya sido tentado, y que esa sea la conclusión. La previsible bajada a las profundidades de la salud mental, la rotura con la moral establecida, la entrega a lo monstruoso.

Echo en falta que la escena con el moco sea más explícita, más visceral. A fin de cuentas, estamos observando todo a través de los ojos del protagonista, a quien esto le supone un impacto considerable. La escena debe ser, a partes iguales, repulsiva y atrayente a sus ojos; en ese sentido se me queda corto.

He tenido que buscar algunas palabras y eso siempre me gusta, aprender cosas nuevas. Guedeja - mechón de pelo suelto. Prúrito - comezón, picor (en este caso, figurado).

Es un buen relato, muy correcto y redondo, aunque arriesga poco tanto en el tema como en la forma de desarrollarlo.

¡Mucha suerte!

Avatar de Usuario
Onomatopeya
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 544
Registrado: 16 Ene 2015 18:33

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Onomatopeya » 02 Nov 2017 20:50

Un relato con un toque lovecraft
Está bien escrito, aunque me da que tora en demasía de sinónimos rebuscado que lo hacen más artificial. Me ha dado la sensación de que la lectura era algo apresurada, pero en general está bastante bien.
-Si lo miras con tus ojos será una piedra, si lo miras con tus manos un arma, pero si lo miras con tu imaginación será lo que tú quieras que sea. ¿Qué quieres que sea?
-Una piedra.
-¡Venga ya!

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1838
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CT II - Brígida

Mensaje por rubisco » 02 Nov 2017 21:21

Querido autor, querida autora:

Me sumo a las opiniones generalizadas que felicitan tu buen hacer narrativo y reclaman, a su vez, algo más de terror. Por no repetir, vaya.

Me llama la atención la tendencia a tirar de épocas pasadas, tanto por vocabulario como por sintaxis. Supongo que tiene que ver con el juego que supone escribir en esos términos y ponerse en la piel de tales personajes. Esto no pretende ser una crítica ni un elogio, sólo un comentario neutral, equidistante, anodino.

Sobre el relato, creo que está muy bien elaborado y construido, y sólo le falta un poco de mala leche para generarme algún sobresalto.

¡Mucha suerte en las votaciones y gracias por compartirlo :60: !
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Spicata
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 877
Registrado: 31 Oct 2009 15:41
Ubicación: Donde las estrellas se cruzan con el viento

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Spicata » 03 Nov 2017 18:04

Querido autor/a:

¡Quiero más! Así de sencillo. Quiero saber qué pasa ese próximo jueves, quiero más, mucho más.
Me ha gustado mucho tu narración, el misterio que envuelve a Brígida mantiene muy bien el ritmo de la historia y ese toque lovecraftiano ha sido muy bueno, aunque yo quería más... mucho más...

Suerte en el concurso :60:
"son tiempos difíciles para los soñadores"

Avatar de Usuario
Paraná
No tengo vida social
Mensajes: 1285
Registrado: 07 Feb 2017 18:02
Ubicación: Tucumán - Argentina

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Paraná » 03 Nov 2017 21:33

Bue, ya decía yo que estaba extrañando el aire lovecraftiano... :lista: No es crítica, conste; sólo lo señalo porque de eso se trata: de usar el índice del modo más disimuladamente venenoso que se pueda. :cunao:
Ya más en serio, el relato se lee sin tropiezos, con ese aire de anticuario que tan bien le cae al género. Lo que me queda faltando -como a otros lectores- es más desarrollo en la casa abandonada, uséase el asunto de la bella y la bestia en sí misma, y sobre todo de los sentimientos del prota que va a terminar cediendo al llamado del lado oscuro. Te recomiendo que pensés en darle más vuelo a la idea. También debo mencionar el halo romántico que envuelve la trama, sostenido desde el tópico "chico rico-chica pobre", y pasando por el dibujo difuso de la presencia de la madre y por el ambiente gótico.
¡Suerte, plumilla!

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15408
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Megan » 04 Nov 2017 02:55

Hola autor/a.

No voy a repetir lo mismo que dijeron todos.
Sólo voy a decirte que me encantó tu relato, que escribís excelente.
Tu don de poesía y sexo en medio de un relato de terror está exquisitamente logrado.
¿Qué más decir? ¿Que vas a estar en lo alto de mi podio? No leí todos, pero creo que si.

Gracias por compartirlo y mucha suerte :D

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Gisso » 05 Nov 2017 13:21

Nota discordante: me ha parecido aburrido, en exceso. No niego su calidad literaria, maravillosa, pero no me ofrece cas nada de terror y ni un mínimo de sorpresa, que es lo poco que busco en este concurso. Muy descriptivo, pero justo en el momento álgido creo que falla.

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CT II - Brígida

Mensaje por Topito » 06 Nov 2017 14:58

Relato aceptable. Buena pluma y, sobre todo, trabajado.

No obstante, en términos generales, no me ha llamado la atención. No me ha cautivado.

El inicio me parece algo largo, estaba ya deseando llegar para saber qué ocurría.

Todo subjetivo, claro está.

Suerte.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Responder