CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos...-Rubisco

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10731
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos...-Rubisco

Mensaje por kassiopea » 29 Dic 2017 21:56

El correo secreto del Zar siempre llama dos veces


Nikolái paseaba nervioso de un lado a otro de la colosal sala de visitas. Trescientos pasos debía dar de pared a pared, y cuando alcanzaba un extremo de la estancia daba la vuelta y reiniciaba el recuento. Ésa era su estrategia para no sucumbir al desasosiego.

Seguía andando con las manos en la espalda, su larga figura apocada por la preocupación y la barbilla casi rozándole el pecho cuando se abrió la puerta del servicio. De inmediato se viró hacia ella y se acercó dando zancadas. Por un momento se dibujó un halo de esperanza en su rostro, pero cuando vio entrar a la comitiva de camareras de piso se detuvo, desapareció la incipiente sonrisa bajo el populoso bigote y volvió la pesadumbre a su rostro.

Las sirvientas advirtieron la presencia del Zar en aquel lugar tan poco habitual para él y, como si se hubieran transmitido el pensamiento por telepatía, agacharon la cabeza y siguieron su rumbo para salir de allí a toda prisa, pero Raísa, la última y más joven de ellas, se volteó y, en la distancia, le preguntó a Nikolái si había algo que le preocupaba.

El Zar se sintió intimidado por aquella pregunta. Sólo su fiel consejero, Sergei, era capaz de plantear cuestiones tanto o más personales que aquélla. Pero como buen miembro de familia real, Nikolái había crecido entre algodones, aislado de los problemas de la plebe y acostumbrado a que las rutinas impuestas a su antojo fueran seguidas a pies juntillas por la corte. Sólo Sergei tenía permiso tácito para ser sincero e implacable.

Raísa permanecía quieta, esperando una respuesta, cuando una de sus compañeras la asió de la manga y tiró de ella. Trató de resistir, pero al segundo tirón supuso que era una advertencia de alguien con más experiencia en palacio y decidió proseguir su rumbo. Los tenues pasos del grupo finalmente abandonaron la habitación, y antes de que el silencio se apoderara de la estancia, el golpe seco de la puerta con el marco retumbó con gran estruendo.

De nuevo, Nikolái se volvió a sentir en aquella enorme sala como una isla bañada por un mar de soledad, cuyas olas golpeaban con bravura su ya erosionada paz interior. Seguía resonando en su cabeza la pregunta de Raísa y, cuando por fin sintió que la respuesta fluía hacia sus labios, advirtió lo inútil que sería contestar al vacío. La callada, por otra parte, incrementó su congoja y le originó un nudo en la garganta.

Había perdido la cuenta de los pasos que llevaba, así que se apresuró a llegar a la pared contraria y reinició el recuento. Hizo siete u ocho habitaciones a paso cada vez más ligero cuando, de pronto, alzó la vista y Sergei apareció ante sus ojos.

Servicial y atento, la mayor cualidad de Sergei era que sabía escuchar sin interrumpir, algo imprescindible para el principal consejero de un monarca. Pero además, tenía siempre a mano las palabras adecuadas para aconsejar al Zar, y no sólo para adularlo. Quizá por eso Sergei fue destituido tras su primer año de ejercicio, pero fue llamado de nuevo después de que sus cinco sustitutos fueran cesados, cuando no ajusticiados, de forma sucesiva ante un incremento inusitado de los problemas políticos y de la corrupción. Fue entonces cuando Nikolái conoció, y comenzó a apreciar, el verdadero carácter de Sergei.

Sus facciones seguían siendo las mismas que hacía veintidós años, cuando se había incorporado a la corte, solo que con la cara más arrugada y el pelo, todavía de color zanahoria, menos abundante y terso. Pero seguía despertando en el Zar la misma admiración y respeto ―algo poco habitual hacia los cortesanos―, e incluso volvía a surgir, de vez en cuando, una cierta atracción sexual de la que ningún sirviente, salvo Sergei, había salido con vida.

El consejero adivinó la preocupación en el rostro del monarca. Posó el sombrero en el respaldar de una silla y se acercó a él.

―Majestad, ¿qué os inquieta?
―¿Hay noticias? No hay noticias, ¿verdad? ¿Han llegado noticias? ―Las pupilas del Zar se movían de un lado a otro mientras lanzaba las preguntas como dardos.
―Me temo que no, Majestad ―contestó Sergei, mientras trataba de calmarlo poniendo una mano en el hombro de Nikolái―. ¿Queréis que vaya personalmente a informarme?
―Sí. ¡No! No ―balbuceó, dubitativo―. No podría permitirme, aún menos perdonarme, la pérdida de mi más fiel consejero. Y la de un… ―Hizo un silencio tan profundo que pudo oírse en toda Rusia― la de un amigo. Y la de un…
―No os preocupéis, Majestad. Si no queréis que vaya, no iré.

Sergei se percató entonces de que el Zar, antaño gobernante seguro y aplomado, era ahora un hombre abatido por sus temores. Su papel de cortesano, y por tanto sirviente del monarca, se entremezcló con su rol como amigo, y sintió la tentación de abrazarlo, pero se detuvo; el Zar jamás debía ser visto en público teniendo muestras de afecto, mucho menos con reminiscencias carnales, con alguien de la corte. Aquellas situaciones tan embarazosas habían de reservarse para los aposentos privados del monarca.

Sin embargo, quién sabe si por la tensión del momento o por la decadente autoestima del Zar, fue éste quien dio un paso y aferró su cuerpo al de Sergei, hasta que ambos se fundieron en un abrazo. Nikolái hundió su rostro en el cuello de su sirviente y dejó escapar un par de sollozos. Confuso, Sergei se limitó a acariciar la espalda del Zar y a susurrarle palabras de ánimo.

Cuando por fin el monarca se hubo tranquilizado, ambos se separaron y recuperaron una falsa compostura, como si nada hubiera ocurrido entre los dos. Entonces Nikolái respiró hondo y tomó la palabra.

―¿Ha llegado el correo secreto?

La respuesta era tan evidente como la pregunta, pero ambos se habían acostumbrado, luego de décadas de escarceos, a recuperar sus respectivos roles interpelándose con un protocolo impostado y completamente artificial.

―No, Majestad. Debía haber arribado hace no menos de tres días, pero seguimos sin tener noticias de él.
Chert! ¿Lo habrán capturado los bolcheviques? ¡Dios mío, deben haberlo torturado hasta morir!

De nuevo Nikolái comenzó a balbucear, pero Sergei dio un taconazo y se puso firme, lo que sirvió al Zar de acicate para recuperar la compostura.

―Majestad, si no me necesitáis más, regresaré a mis obligaciones. Avisaré a Aleksandr y al resto de mayordomos para que estén atentos a la arribada del correo secreto.

El Zar asintió con la cabeza, musitó un agradecimiento y le dio la mano a Sergei, aprovechando al soltarla para dedicarle una última caricia. Eran tiempos difíciles y no sabía si volverían a verse después de abandonar aquella estancia. El consejero se dio la vuelta y salió de la habitación mientras trataba de conservar la sensación de aquella caricia, a la vez que aguantaba las lágrimas que comenzaban a brotar.

~ ~ ~

Aquel marzo estaba siendo especialmente duro. Sergei se parapetaba en el carromato bajo dos mantas de bisonte, mientras veía afuera hogueras encendidas por los revolucionarios, que aprovechaban para no morir de frío. Para evitar la doble furia del pueblo y del Zar, Sergei había tomado un carruaje sin inscripciones de ningún tipo, y había ocultado sus intenciones al monarca. Sólo deseó que durante su estadía fuera de palacio, que confiaba en que fuera breve, no fuera reclamado por Nikolái.

Quizá fuera el mejor estadista de Rusia, y por eso intuía que a la dinastía Romanov le quedaban semanas, quizá meses, de reinado. Todo el país, desde los Urales hasta Kamchatka, era pura anarquía, y sólo quienes tuvieran una visión global del problema podrían solucionarlo; esa llave la tenían Sergei por un lado y los bolcheviques por otro.

Tras abandonar San Petersburgo, Sergei llegó a una dacha, se apeó del carro y golpeó la aldaba con energía. Unos pasos tenues siguieron a la chirriante apertura de la puerta, tras la que se asomó un hombre diminuto.

Sukin syn! ―gritó Sergei, ante lo que su interlocutor pegó un brinco y se escondió hasta casi desaparecer―. ¿En qué demonios estás pensando para abandonar tu deber de informar a Su Majestad de todo cuanto acontece en el Imperio?

El hombre, tras negociar en silencio consigo mismo, asomó tímidamente de nuevo.

―Perdona, Sergei, pero no sé de qué me hablas.
―Lo sabes perfectamente, Mijaíl. Su Majestad espera noticias tuyas sobre el desarrollo de la algarada que han montado los bolcheviques. ¡Y no has tenido a bien aparecer ni una sola vez desde que arreciaran las protestas!

Aquello pareció encender al hombre, que se irguió hasta casi alcanzar la altura de Sergei, quien se acopó tenuemente.

―Estuve dos veces en palacio para entregar un mensaje secreto y no había nadie.
―¿Cómo que no había nadie? ―preguntó Sergei con indignación.
―Yo toqué la aldaba ―dijo, mientras gesticulaba con un picaporte imaginario― y nadie abrió la puerta.
―¡Por Dios, Mijaíl! ¡Sólo el servicio está conformado por más de cien personas, más los consejeros, los ministros que van y vienen y todos los aduladores que infestan el Palacio! ¿Me estás diciendo que ninguno escuchó los aldabonazos?

Mijaíl no contestó. Se limitó a encogerse de hombros y entregó a Sergei un sobre beis sellado.

―Toma. Ya que has venido, entrega tú el correo secreto al Zar.

Y dicho esto cerró la puerta. Sergei sintió la necesidad de aporrearla hasta tirarla abajo y continuar por el rostro de Mijaíl, pero no debía permanecer mucho más tiempo fuera de Palacio, por lo que resolvió volver al carruaje y ordenar al conductor que pusiera rumbo de vuelta a San Petersburgo.

Dudó entre abrir el sobre o dejarlo cerrado, pero dada la gravedad de las circunstancias prefirió abrirlo y leer el contenido para, llegado el caso y por primera vez en su vida, endulzar las noticias que transmitiría al Zar Nikolái II.

La carta decía así:

«Los bolcheviques consideran al Zar Nikolái Aleksándrovich Románov y a su Gobierno “un grupo de corruptos organizados que han conducido a la gloriosa Rusia a las peores formas de feudalismo que se conocen”, y han planeado con todo lujo de detalles un alzamiento revolucionario, sin renunciar incluso a la guerra civil, si Su Majestad no abdica antes de que finalice el mes de marzo.

El fervor de las calles no aconseja vacilaciones, toda vez que el hambre y la pobreza son ya más desastrosas que las decisiones de Su Majestad, que ya es decir.»


Sergei se mordió el labio con tanta rabia que hizo correr una gota de sangre por su barbilla. Ordenó al conductor que el carruaje volara hasta Palacio; tenía que informar a Nikolái de la gravedad de las cosas y, por si acaso, organizar una comitiva hacia el exilio.

No habían pasado veinticuatro horas desde que había salido del Palacio, pero cuando regresó todo olía distinto. El oro ya no brillaba; los cuadros no sonreían; los cortinajes no danzaban con el viento. Y estaba todo lleno de personas que no había visto jamás.

Un ser zarrapastroso lo abrazó y comentó con dificultad y alegría que el Zar había abdicado y estaba detenido. Luego bebió a morro de una botella de cristal y se desplomó en el suelo. Sergei vio a lo lejos a parte del servicio bailando y brindando, y entonces no pudo más: rompió a llorar y salió corriendo de allí.

Fue tal el abatimiento que se refugió en un portal. Allí se cubrió con varias capas de abrigo, y pasó tres días y tres noches en las que fue muriendo lentamente de frío. Al tercer día, cuando ya casi daba por finalizada su vida, vio aparecer un rostro conocido.

―Toma un poco de caldo caliente.

Tomó el bol y se lo bebió en un abrir y cerrar de ojos. Luego tomó tres más. Agradecido, miró a la cara a su convidador, y descubrió, asombrado, que era Mijaíl. Sergei no reprimió el impulso y lo besó, advirtiendo que el gesto había sido recibido con sorpresa, y no con desprecio. En ese momento se dio cuenta de que había acabado la Rusia de los zares y había comenzado la Rusia de los Soviets.
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3284
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Iliria » 30 Dic 2017 00:30

Relato de rusos. Me gusta :boese040:
Aunque hay alguna expresión que me ha chocado ("se viró"), encuentro el relato muy bien escrito y las tribulaciones de Serguei bien reflejadas. Punto también por el rigor histórico y las palabrotillas en ruso :lengua:
Muy chulas también algunas imágenes :60:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por konchyp » 30 Dic 2017 08:25

Es el primero que leo y quiza, tenga que volver a revisar mi comentario. Relato muy bien escrito, se lee fácil y de un tirón. Eso se agradece cuando el tema no me convence (personal), aunque debo decir que ha sido instructivo para mi, pues no estoy muy puesta en historia y menos rusa.
Gracias por participar :60:

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por ACLIAMANTA » 30 Dic 2017 10:39

Si bien encontré una historia bien escrita no me impactó tanto como llegué a suponer al comienzo de la lectura.
Me gustó el fondo histórico pero no me convenció ese ir y venir del zar sin hacer más que esperar noticias ni la actitud casi pueril del consejero principal ante la gravedad de los sucesos que se temían.
Suerte al autor!
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
raumat
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 288
Registrado: 20 Feb 2015 19:56
Ubicación: Castellón

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por raumat » 01 Ene 2018 18:03

Bien escrito. Resulta fácil y agradable de leer.
Sin llegar a encandilarme, sí que he seguido con interés hasta el final la historia del zar Nikolái y su consejero Sergei.
Un relato muy correcto. Buen trabajo.
Gracias al autor por compartirlo y suerte en el concurso.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Gavalia » 02 Ene 2018 18:09

Redacción de diez. La historia de Rusia como telón de fondo le dan un atractivo es especial al relato. Es atrevido jugar con ella, te suele dejar en evidencia, El resto es más emotivo que otra cosa pero para gustos los colores. Buen trabajo. Suerte y saludos.
Edito después de leer a Meiko la empollona :cunao:
Última edición por Gavalia el 08 Ene 2018 16:31, editado 2 veces en total.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Isma » 02 Ene 2018 19:33

Curioso e interesante. Esa época siempre me ha llamado la atención. El relato se aproxima a través de la visión del zar y de su consejero, aunque me deja con lagunas. ¿Quién es el que informa al zar a través de su correo secreto? ¿Alguna especie de espía? Da la impresión de que el zar tiene algo más que simple interés en el correo. ¿También tiene una relación sentimental con él, igual que con Sergei? No sé cuánto de real hay en la historia, pero me parece más historia que leyenda o mito.

Hay un par de momentos que me han generado algo de duda:
- Al principio, da la impresión de que las palabras de la sirviente al zar van a tener más relevancia de lo que luego tienen.
-Cuando el zar abraza a Sergei parece hacerlo en privado, y por tanto no atado a las restricciones de su perfil público.

No me disgusta, pero tampoco ha llegado a entusiasmarme. Mucha suerte.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Ratpenat » 02 Ene 2018 23:01

Isma escribió:Curioso e interesante. Esa época siempre me ha llamado la atención.
No, si ya... A ti y a la mitad del subforo. Habré leído tres o cuatro relatos zaristas ya. :lol:

La verdad es que no me ha parecido espectacular, pero agradable de leer lo es un rato. He tenido todo el relato una sonrisilla tonta. Buen trabajo.

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15386
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Megan » 03 Ene 2018 21:52

Está bien narrado y con buenas descripciones del entorno histórico.
Me pasa justamente eso, lo veo más como historia que como una leyenda o mito (creo que Isma también lo dijo)
Por lo demás, como te dije antes, autor/a se nota que sabes escribir.

Mucha suerte y gracias por compartirlo :60:

Avatar de Usuario
Paraná
No tengo vida social
Mensajes: 1285
Registrado: 07 Feb 2017 18:02
Ubicación: Tucumán - Argentina

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Paraná » 03 Ene 2018 22:24

Todo lo que remita a la historia rusa me atrae y esta no ha sido la excepción. Como está encuadrada en este concurso, me pregunto si el personaje de Sergei o sus acciones pertenecen a alguna leyenda urbana. Las rarezas del vocabulario (pocas pero notables) me hacen pensar que el/la autor/a tiene una lengua materna distinta al castellano... Si es así, habría que aplaudir su buen desempeño.
La historia en sí misma es algo sosilla; no así los personajes. Un zar pusilánime y alejado de las realidades populares; un consejero-amigo de lealtad inquebrantable pero estricto en las diferencias sociales; y hasta ese Mijail algo torvo, acomodaticio pero no cruel... Sí, son muy buenos personajes para un drama, y la Revolución rusa es dramática como la que más.
¡Buena pluma, chico/a! Te deseo suerte :hola:

Avatar de Usuario
Meiko
Foroadicto
Mensajes: 2947
Registrado: 01 Mar 2010 20:47

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Meiko » 07 Ene 2018 17:14

Pues me ha gustado mucho cómo está escrito este relato, tu prosa es genial, es emotivo, y encima está ambientado en Rusia que me llama la atención pero...

Por el lado histórico hay bastantes cosas que no encajan, porque al zar le detuvieron y le obligaron a abdicar cuando volvía en tren del cuartel general del frente, no estaba en palacio esperando. Además, no tiene sentido un correo secreto en marzo cuando la revolución fue en febrero, y ya a finales de febrero había órdenes del zar de cargar contra los obreros de las fábricas (el día 25 si mal no recuerdo), no era un secreto. Orden que emitió desde el cuartel general y que llevó a cabo Serguéi Jabálov, gobernador militar de la ciudad. Imagino que tu Serguéi es otro, no éste, pero me llama la atención la coincidencia. Sí que se habla de la ingenuidad del zar en cuanto a que era el único que creía que podía sofocar la rebelión.

Me llama también la atención el Mijaíl que se esconde en la darcha. Me pregunto si te refieres a Mijaíl Románov, hermano del zar, o a Mijaíl Rodzianko presiendente de la Duma. En cualquier caso ambos intentaron apoyar la creación de una monarquía parlamentaria como solución al conflicto sin lograrlo.

En general me ha gustado mucho, sólo que me han chirriado esos detalles históricos. No sé si ha sido despiste o si has cambiado la historia intencionadamente para que encajara tu relato. Espero que cuando se revelen las autorías me cuentes en qué te basaste para escribir tu historia, a qué leyenda te refieres.

Pero lo he disfrutado, ¿eh? Gracias por compartirlo :60:

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por konchyp » 07 Ene 2018 18:48

Vaya Meiko! Que gusto leerte, eres como una enciclopedia inesperada de lo más aclarativa. Tus comentarios son tan instructivos e interesantes como los relatos del concurso :)

Avatar de Usuario
Meiko
Foroadicto
Mensajes: 2947
Registrado: 01 Mar 2010 20:47

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Meiko » 07 Ene 2018 19:59

Konchyp :60:

Me halagas pero sólo es mi opinión, puedo equivocarme :oops: Igual habla de otro Mijaíl, se basará en una leyenda de la que yo nada sé :lol:

Autor, no me tomes muy en serio, ya nos contarás tu intención. Pese a todo disfruté mucho tu relato :60:

Avatar de Usuario
Edgardo Benitez
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 550
Registrado: 12 Feb 2017 14:10
Contactar:

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por Edgardo Benitez » 08 Ene 2018 03:15

Un texto que me ha parecido mas serio en el trato del tema. Digo serio en relacion a los otros textos que hasta ahora he leído.
Solo un poco decepcionado con las palabras que ha agregado Meiko. Digo esto ya que ella ha argumentado alguna contradicción con el tema histórico. Sé que todo texto literario no requiere de veracidad histórica, tampoco geográfica para existir, pero me hubiese gustado encontrar algún rasgo veraz. Pero en verdad, pienso que debo revisar a profundidad lo vertido en tus letras y procurare establecer un juicio sano para otorgarte los puntos justos.
Me gusta la manera tuya de escribir y la manera de enfocar estos temas tan visitados por los amantes de las buenas letras.
Superas los puntos medios de mi tabla.

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1838
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CN6 - El correo secreto del Zar siempre llama dos veces

Mensaje por rubisco » 09 Ene 2018 09:51

Querido autor, querida autora:

Todo lo que tenga un trasfondo histórico suele echarme para atrás, pero no en este caso. Has sabido construir una historia atractiva, con suspense y con un final conocido que, sin embargo, llega de la forma que menos me esperaba. Además, me creo a los personajes, que es algo importante para que una historia cuadre.

Hay cosas, sin embargo, que no termino de pillar.

La primera es que no termino de ver el encaje en la temática del concurso: ¿el mito de la revolución rusa? ¿la leyenda de la homosexualidad en la alta aristocracia europea? ¿el cartero que no llama a la puerta pero dice que sí lo ha hecho :meparto: ?

La segunda es el encaje histórico. Leyendo el comentario de Meiko caigo en la cuenta de que hay fechas y hechos que bailan. No sé si esto me hará darte puntos (por adaptar la historia) o quitártelos (por no ser fiel a la realidad). Si al final te resta puntos, échale las culpas a Meiko por levantar la liebre :mrgreen: .

¡Suerte!
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Responder