CN6 - La hija de Zyrich - Edgardo Benitez

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

CN6 - La hija de Zyrich - Edgardo Benitez

Mensaje por kassiopea » 29 Dic 2017 22:04

La hija de Zyrich


Epitafio

i

Cuando se marchó, lo hizo sin lágrimas en sus ojos. Las terminó viviendo a mi lado. No cabe duda que hemos intentado cumplir nuestra tarea, tarea que nos ha permitido reconocer los errores cometidos en el pasado de manera espontánea. No hay duda que equivocarnos ha sido un mal necesario, pero también reconocemos que nuestra piel es testaruda y se da a la tarea de recordarnos en cada uno de nuestros pasos que hemos envejecido, que el tiempo nos subyuga a su antojo y que dejamos de ser los dueños de nuestra voluntad. No dudo que este instante al que hemos llegado, representa la famosa justicia absoluta a la cual nos referíamos con tanta insistencia cuando estudiábamos los posibles riesgos que corríamos para desarrollar este proyecto. Me pides que escriba, que hable de nosotros, que deje un rastro de nuestros trabajos, de lo que hicimos para que creciera, para sostenerlo, y no quiero hacerlo. Sabes que el pulso tiembla cuando hay que soltar los pasajes íntimos de nuestras vidas. Deseas que escriba de lo que tú no puedes decir, lo que por años has preferido callar. Pero me pregunto, ¿por qué no decir ni una tan sola palabra? ¿A quién es que no deseas delatar? Si sabes que tarde o temprano ella será encontrada y el mundo conocerá el resultado de nuestro experimento. Para dejar evidencia a las nuevas generaciones de científicos, bastaba con no incinerar la bitácora de laboratorio, tus notas, las mías, ajustaba con mostrar la sala de muestreo de pruebas. Bastaba con dejar los videos que hablaban de lo que encierran los resultados del comportamiento que tuvieron frente a él… Pero, no, has preferido destruir todo, como si quisieras negar registro alguno de nuestra inventiva, de nuestros descubrimientos. Y me preguntas ¿quién velará por ella?, si la cuidarán, quién le dará de comer su dieta correcta, y yo te respondo como siempre, nadie podrá cuidarlo como lo hacíamos, que no existe alguien que se digne llamar humano, que entregue su vida por algo así, pero que solo nosotros sabemos el valor que tiene, esto que cuidamos de años, y que manejamos como es debido. Pero existen finales tristes y procuramos el menor malestar posible, es lo que tú has deseado, lo sé, pero a veces es imposible satisfacer los caprichos morales, las exigencias políticas, ya ves que no es fácil solventar los compromisos comerciales, de los mercados, los criterios de las personas, de los parientes. Entiendo que son estas razones por las que no deseas que nuestro trabajo quede al descubierto. Sabemos que harían una quema de brujas al saber, y moriría más gente de la que ya ha muerto. Pero tratas de esconder nuestros errores, ¿a quién puede interesar nuestro pasado sino es a nosotros mismos?, nosotros que para recibirlo sembramos con nuestras manos un jardín floreado, y adornamos por nueve meses los balcones con guirnaldas para recibirlo. A quién interesa saber, cuánto ron bebíamos en aquellos días, mientras hacíamos preparativos y esperábamos por él, ¿si preferíamos beber con agua o Coca Cola, hielo y algunas gotas de limón?, ¿si usábamos crack o marihuana? Acaso interesa a alguien si bebíamos hasta embriagarnos o solo nos mareábamos como dos chicuelos principiantes en esas lides. A quién podrá interesar nuestra vida privada, la vida privada de un par de científicos, amantes, que vivieron sus últimos años, prendidos del lavabo vomitando sus frustraciones, que no salían de su laboratorio en meses por permanecer vigilantes de los malos resultados del que consideraban sería su máximo logro científico, y que además, también especulábamos que sería visto como gran aportación al bienestar de la humanidad. A veces he pensado que aparentabas estar pasada de tragos y dormir, para recibir caricias y terminar la fiesta subida sobre mis muslos. Sí que nos hemos divertido, imposible negarlo. La visita de los Conors y posteriormente los James, y muchos otros que aportaron mucho placer a nuestras vidas, lástima que los acontecimientos se salieron de las manos y tuvimos los resultados que ya conocemos de sobra. Vaya diversión nos montábamos. Pero ellos aportaron con sus vidas a su crecimiento, y me lastima pensar que nadie sabrá del final de nuestros días, sin un sepelio, sin un epitafio y sin sepulcro. Desde nuestros primeros ensayos sabíamos de los daños que produciría el Coltán, pero aun así continuamos con las pruebas…, ese considero que fue el momento de nuestro error, ese era el momento que debíamos detener todo, pero no, nuestra insistencia fue necia, nos llenamos de soberbia y continuamos intentando y descartando, al igual que cultivar el vivir a plenitud en aislamiento, también cultivamos el hábito de intentar y descartar, lo hicimos una necesidad, hasta que llegó el momento de reconocer nuestro error, pero ya era tarde, demasiado tarde para dar marcha atrás y enmendar, y peor fue cuando descubrimos y revelamos el engaño del que fuimos objeto por parte de las autoridades gubernamentales encabezadas por la policía secreta de Ruanda; hasta ese día comprendimos porque peleaban con tanto interés y también salió a luz cuál fue la causa de la muerte de millones de personas, comportamiento que ahora conocemos de sobra, pero no imaginaba el resultado que mostraría el gen, Zyrich. Ahora me doy cuenta de lo mucho que nos equivocamos pero ya es tarde, tarde para reparar los daños. Ahora ya no escribiré más, he dicho mucho y en ocho días de encierro sin comer ni beber, he perdido vitalidad y sé que soy el próximo, y el ultimo, y aunque sé que esto que hago es por el bien de la humanidad, lo pienso, y de la misma manera como ocurrió contigo, también temo abrir su celda.

II

Al mirarse al espejo consideró vestirse con gabardina y sombrero negro para merodear en la oscuridad sin ser reconocido. Esperaba que todo ocurriera tan bien como otras veces, aunque existía la posibilidad de que alguna contingencia complicara su tarea. Estaba acostumbrado al frío de la madrugada, sabía que la helada era capaz de coagular la sangre y que la neblina cuando caía sin piedad, entorpecía la visión y el andar. Llevaba años haciéndolo y solo lo movía el noble propósito de alimentarla. Visitar el pueblo significaba para él enfrentarse con escenas desagradables: bares y prostíbulos malolientes, viviendas de lodo y bahareque a punto de caer sobre sus endebles puntales. También lo obligaba a convivir con sus habitantes, propietarios de la nocturnidad, siniestros indigentes que veían transcurrir el tiempo, tirados en las aceras, incapaces de sostenerse en pie, producto del estado alcoholizado en el que permanecían. Nudos de rameras apostadas en las esquinas que ofertaban a los caminantes les derramaran un poco de semen por sus rostros a cambio de unas monedas. Mientras caminaba recordaba el día que ella llegó a casa. Repasaba los confusos testimonios que dieron los mozos, hablaban de la forma casi mágica con que vieron desaparecer ante sus ojos a una lánguida viejecilla, vestida con un raro atuendo, que vagaba por los alrededores del jardín de los cipreses y que cargaba un cesto. Fue la noche que apareció un moisés dejado en el atrio de la residencia con una extraña nota de letras mal dibujadas, pero que al fin consiguieron descifrar: «la hija de Zyrich ». Sus primeros días de vida fueron críticos, el pálido profundo de su piel, el llanto incontenible ante la luz y, más preocupante aún, el suceso de la primera nodriza, que repentinamente murió una noche, sentada en su mecedora, debilitada por el succionar de la niña. A pesar del silencio con que se encubrió el extraño acontecimiento, logró filtrarse entre la gente la idea de que alguien de la familia había causado esa muerte. Rumor que despertó dudas y miedos; y desde aquella fecha los habitantes decidieron transitar por las calles en horas tempranas. Lo solitario de la senda ayudó para que Jospin consiguiera su objetivo: la vieja prostituta no ofreció resistencia ante el efecto narcótico de la pasta de amapolas blancas con raíz de Valeriana officinalis. Sin darse cuenta la mujer entregó hasta la última gota de sangre. Jospin subió con rapidez la escalinata hasta la entrada principal de su residencia, sujetando fuertemente el recipiente que llevaba entre sus manos y satisfecho de la normalidad con que todo había transcurrido. En el momento de abrir la puerta, Jobina, su esposa, se hallaba a la espera con claras muestras de nerviosismo; llevándose el dedo índice hasta los labios lo incitó a hablar en voz baja: —Ha ocurrido algo terrible —murmuró—. Ven, sígueme, tienes que ver esto y procura no hacer ruido, esto es obra del mismo demonio. ¡Estamos en el infierno! Subieron la escalera en silencio, al tiempo que escuchaban cierto tableteo en el piso, acompañado del ruido que producen los muebles al ser empujados de manera brusca. Los guiaban las lamparillas de cristal empotradas en cada uno de los escalones; cuando llegaron al pasillo, cruzaron en penumbras, hasta su habitación. —Mira eso —dijo la mujer, al asomar por la abertura de la puerta. Volvió el rostro en señal de rechazo y buscó apoyo en el pecho de su marido; las lágrimas brotaron ante la crueldad de la situación. Ahí estaba ella, en el rincón de la habitación, de espaldas y agachada, entre paredes que chorreaban sangre. —¡Dios mío! ¿A quién tiene agarrada? —le preguntó, Juspin. —Es Silvia. Tú viste que regresó anoche después de sus tres días de permiso. Desperté oyendo un extraño grito; cuando llegué hasta aquí, ya la tenía. Solo Dios sabrá lo que en verdad ocurrió… Es posible que saliera a merodear por la casa buscando qué comer, con tan mala suerte para esta pobre chica. —Nunca la vi comer carne humana. Atacaba el torso de la mucama; hundía con fuerza sus prominentes colmillos. Al instante, giró hacia la puerta enfocándolos con sus ojos frenéticos y comenzó a rugir en señal clara de que se retiraran; los atacó con rapidez, dando saltos hacia ellos y zarpazos en la puerta, la que cerraron a tiempo. Luego, solo se escuchó el sonido característico que hace un animal cuando come, chilla y ruge a la vez.
—¿Dónde quedó mi niña dulce que hasta hace unos pocos días sostenía entre mis brazos colmándola de besos y cuidados? Esa cosa que está adentro no es ella —dijo la madre con pesar—. Tendríamos que haber dado algún remedio para curarla, ahora pagaremos nuestro descuido. Después de unos minutos, entreabrieron la puerta y vieron que de un salto se elevaba al techo como una auténtica araña y brincaba de una pared a otra. «Seguramente es un ritual de festejo por el banquete», comentaron. Chillaba, mostraba los ojos rojos inyectados de sangre; de pronto cayó al suelo desfallecida y corrieron hasta ella para ayudarla. Caminaban entre la sangre y el despojo humanos diseminado por la habitación. La belleza de su rostro reapareció mientras su madre la alzaba entre sus brazos buscando la cama como apoyo. Vives en otro mundo, quizás sea porque eres de otro mundo, pensó Jospin. Debo admitir que estos momentos son insoportables, se dijo. Creo que la hora del final ha llegado. Estoy seguro de que un escritor no es un buen exterminador de entidades de ultratumba pero debo hacerlo. Jospin abandonó la habitación y llegó hasta su biblioteca. Sintió agrado al estar en ese resguardo que por muchos años había significado su verdadero hogar. Allí había escrito sus mejores obras. Abrió el cajón del escritorio donde guardaba la daga y el agua santa que el abad de San Genaro le había suministrado para tal propósito. Todo estaba planeado desde hacía días. Pero él se había resistido a efectuar el acto por el amor a su hija. Es hora que termine con esta pena que he arrastrado por tantos años, se dijo. Cuando regresó a la habitación para cumplir con lo dispuesto y abrió la puerta se llevó la sorpresa: ella se encontraba allí, frente a él. —¿Qué haces acá? ¿Quién eres en verdad? —le dijo. El rugido era fuerte y el aliento fétido, todavía mostraba restos de la mucama en sus garras y colmillos… Con la mirada perdida, ausente, Jospin cayó al suelo. No respondía a la voz de Jobina, que intentaba recobrarlo. Perturbada, y con gran arrebato comenzó a sacudirlo y a darle golpes en el pecho.
—¿No te escucha, mami? Porque tú eres mi verdadera mami, ¿lo sabes? Ahora que estamos solas, yo te ayudaré a retornar al lugar donde se encuentra mi papi, ¿quieres? O me acuestas cerca de tu cama a esperar por él.

III

Y el Filósofo continuó bebiendo y ya solo balbuceaba “ahora, vete” hasta que cayó sobre la mesa y no me dijo nada de la noticia aparecida en los periódicos acerca de la Gárgola que sobrevolaba la ciudad con cuerpo de niña.
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
konchyp
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 589
Registrado: 23 Oct 2015 18:28

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por konchyp » 31 Dic 2017 13:39

Autor estoy un poco confusa.
Me gusta el tema de tu relato, esa criatura demoníaca criada con la mejor de las intenciones...
La primera parte me ha parecido bastante larga, no le veía fin, luego se pone más interesante, tenebroso, que bien podría haber participado en el concurso anterior de terror. Esta segunda parte me ha gustado y mucho.
El final y el principio son los que me desconciertan y me fallan para que el relato me guste de forma global. Quizá, los siguientes comentarios traigan un poco de luz. Los seguiré con atención.
Suerte en el concurso y gracias por compartirlo! :60:

Avatar de Usuario
Gweedore
Lector ocasional
Mensajes: 25
Registrado: 06 Abr 2015 15:46
Contactar:

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Gweedore » 31 Dic 2017 18:30

Me ha encantado la atmósfera gótica que, a mi parecer, se describe. La forma de expresión del autor a la hora de escribir me ha resultado bastante interesante. No he entendido mucho la historia, puesto que me he perdido al leer creo que por los rodeos de la primera parte y de algún punto y aparte. Aun así la historia me ha gustado y deseo al autor mucha suerte.
El cielo sobre el puerto tenía el color de una pantalla de televisor sintonizado en un canal muerto.

Mis sitios:
frikipelis.es
tomafitness.com
universoenya.com

Avatar de Usuario
Paraná
No tengo vida social
Mensajes: 1285
Registrado: 07 Feb 2017 18:02
Ubicación: Tucumán - Argentina

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Paraná » 02 Ene 2018 05:19

Pues yo me he quedado en babia, sin enterarme de qué va realmente el relato. La primera parte habla de un experimento de dos científicos que también son amantes, a través de la voz de uno de ellos. No se sabe bien de cuál de los dos, puesto que a veces pareciera estar hablando "ella" y otras veces, "él". También desconcierta el hecho de que anuncia que está escribiendo por expreso pedido del otro, pero lo hace dirigiéndose a éste... y ya me hice un lío. Y todavía no he mencionado lo de la "traición" del gobierno y la policía de Ruanda.
Disculpa, escritor/a, pero creo que has entregado un bosquejo (que podría aportar un par de buenas ideas a una historia) sin revisar, sin "amasar". Esa es la impresión que me ha dejado.

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10924
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Gavalia » 02 Ene 2018 14:48

Me ha costado terminar el relato. Le hace falta un buen repaso. Demasiada información que necesita una mejor composición para que sea fluido y se entienda mejor. El global es confuso y algo deslavazado, aunque la idea es buena, se le puede sacar más partido. Me ha recordado a alguna peli de cifi con un argumento similar. Suerte y saludos.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
cindia
No tengo vida social
Mensajes: 2379
Registrado: 23 Jul 2012 15:08
Ubicación: En casa de los Fisher

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por cindia » 02 Ene 2018 15:47

A ver por donde empiezo... Por un lado, nada más empezar a leerte me estaba gustando mucho la historia y como la describías, pero conforme avanzaba la historia más confusa estaba. Al final, no he conseguido conectar las tres partes del relato para entender la historia que nos cuentas, pero aún así me ha gustado bastante por la atmósfera oscura que le has puesto. Me ha dejado buen sabor de boca.

Suerte en el concurso.
Lo que tenemos es éste momento. Aquí y ahora.

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por ACLIAMANTA » 02 Ene 2018 21:15

La idea me gusta aunque el comportamiento del angelito me trajo a la memoria el de Gregorio Samsa, y las muchas reflexiones del comienzo me tentaron a saltarme unas cuantas líneas. No lo hice porque ya estaba deseosa de saber cuál era el resultado de los experimentos.

Encontré el relato más fácil de leer que de entender. No estoy segura de si el filósofo es el padre de la criatura y si la familia vive junta o él desapareció después de aportar en la fabricación del angelito.

Suerte al autor!
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5726
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Ratpenat » 02 Ene 2018 22:25

También creo que le falta un buen repaso. Principalmente estructurar mejor frases y párrafos. El primer capítulo es un párrafo entero que te lo metes entre pecho y espalda y al terminar estás ya para acostarte. Las primeras frases prometían un buen relato pero cuanto más se avanza más se pierde uno en el texto.

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15392
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Megan » 03 Ene 2018 22:08

Autor/a, no quiero repetir lo que te dijeron antes, pero (mala palabra) no pude entender tu relato, es más me costó leerlo las dos veces que lo hice. Creo que escribiste lo que sentías como si fuera escritura automática, tampoco encontré en lo poco que entendí algo referente a un mito o a una leyenda.
Lo siento pero no puedo decir nada más.

Mucha suerte y gracias por compartirlo :60:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Isma » 04 Ene 2018 13:03

¿¿Lo cual?? No me he enterado. Joder, qué rabia. Con lo bien que iba.

En esta primera lectura entiendo que el primer capítulo se refiere a un par de científicos que han desatado algún tipo de peligro sobre el mundo, un ente biológico, quizás la hija de Zyrich a la que alude el título porque ella se llama Zyrich. En el segundo capítulo se narra el crecimiento de un bebé abandonado y de sus extrañas costumbres. No me queda claro que sea el mismo bebé del primer capítulo. Pero el tercer capítulo ya me termina de rematar: ¿qué gárgola, qué Filósofo? Tendré que volver a leerlo.

Avatar de Usuario
Spicata
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 877
Registrado: 31 Oct 2009 15:41
Ubicación: Donde las estrellas se cruzan con el viento

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Spicata » 04 Ene 2018 20:50

Querido autor/a:

Pues yo he pillado tu relato al vuelo :boese040: .
La atmósfera gótica que envuelve toda la historia es fantástica. Bien es cierto que me ha costa un poquito entrar en materia, las frases se acumulaban en mi cabeza sin descanso y parecían lapidar la anterior con frenesí. Tras un breve pausa he conseguido encauzar tu historia y debo de decir que conforme iba avanzando me iba gustando más y más.
TAmbién me ha gustado cómo has enfocado la "genética" de nuestra niña, que a pesar de haber sido criada rodeada de bondad (algo que yo supongo, también me puedo haber colado) cómo ese instinto animal y salvaje va creciendo poco a poco en su interior hasta finalmente apoderarse de ella. Ese ser no humano que por mucho que se intente domesticar, es imposible.

Buen trabajo autor/a, y suerte en el concurso. :60:
"son tiempos difíciles para los soñadores"

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12716
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Berlín » 04 Ene 2018 23:01

Vamos a ver autor, contigo me pasa que siento una mezcla de fascinación y rabia. La fascinación se debe a que en cada línea encuentro un mundo entero, no hay una sola frase vacía y la rabia se debe a que no sé si acabo de entender esta historia. Y como no la ha entendido casi nadie, no sé si es porque la escribiste en un momento febril y no pensaste en demasía en el lector -uno de esos momentos en los que a uno se la pela si los demás lo entienden - o se te echó encima la falta de espacio, o simplemente la escribiste para ti creyendo ser entendido. A mí me produce una envidia terrible, porque es uno de esos textos que quiero desentrañar, porque tienen "eso" que yo nunca sé cómo definir pero que seguro que sabes a lo que me refiero. Yo le llamo magia. Unos queremos tenerla y otros la tienen. Estas cosas me pasan con algunos autores de por aquí: que no los acabo de entender, pero me embrujan con su prosa.
Si mal no entendí tú me hablas de una pareja de científicos locos, enamorados y de su trabajo, y hablas de justicia porque todos nuestros actos tienen consecuencias y ellos sabían a lo que se arriesgaban. De borrar o querer borrarlo todo para que no quede constancia de lo que sale mal, de querer a “eso” que sale de ese experimento que tiene forma de niño o de niña, pero que al final es una gárgola. Y de alimentarlo y de quererlo pese a lo que es –que no lo tengo muy claro pero tú sí.
En fin, algunos errorcillos le he visto, pero a mí –sin saber si lo he entendido del todo- me ha encantado.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3285
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Iliria » 05 Ene 2018 01:17

En este relato encuentro un buen argumento (me ha recordado mucho a la película "Closer to God", que vi hace poco...).
Quizá lo que me ha convencido menos es el estilo un tanto denso, quizá demasiado introspectivo. Con más fluidez hubiera ganado mucho más, pero esto es más gusto personal mío, porque objetivamente está correcto :60:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53564
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Sinkim » 05 Ene 2018 20:09

No me ha quedado muy claro el concepto de la historia, parece que los científicos crean con ingeniería genética una especie de niña gargola con la idea de que la humanidad cuente con su resistencia y su fuerza pero les sale un monstruo en el que la parte animal de la gargola prima sobre la humana y que termina matando a sus propios padres :D La idea es muy buena pero quizas la forma de contarla no ha sido la más acertada. Yo también soy de los que quieren que sus historias tengan alguna sorpresa y trato de ocultarla todo el tiempo posible pero creo que en este caso has alargado demasiado el misterio :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Meiko
Foroadicto
Mensajes: 2947
Registrado: 01 Mar 2010 20:47

Re: CN6 - La hija de Zyrich

Mensaje por Meiko » 07 Ene 2018 19:51

Me gusta mucho cómo está escrito. Es un estilo llamativo, tiene algo, es indudable, tiene "eso" como dice Berlín. Y tanto me ha gustado que pese a que tampoco he conseguido desentrañar toda la historia lo he leído varias veces. Hay mucha información y cuesta asimilarla porque no se explica nada sino que todo se insinúa a veces muy levemente. La niña gárgola surgida de los experimentos con coltán y los asesinatos que la criatura lleva a cabo se ven, pero por ejemplo a mí tampoco me queda claro que en la primera y en la segunda parte se hable de la misma niña ya que en la segunda parece que también la crían casi desde el nacimiento. Pero el primer hombre es científico, el segundo escritor y el tercero filósofo. Sé que tiene un significado, pero no puedo verlo.

Luego está lo de la policía de Ruanda, entiendo que por el coltán, claro. Ante la hipótesis de que pudiera provocar personas-gárgola perderían un mercado millonario conseguido a base de guerras con el Congo. Bastantes muertes ha producido ya, creo que va por ahí. Pero perdona si me equivoco :lol:

Otra posibilidad: que sea todo el tiempo el mismo padre que primero era científico, luego abandonó ante los resultados y la muerte de Zyrich y se hizo escritor, y por último un filósofo que reniega de su criatura, la gárgola. O que el científico y el filósofo sean el mismo, pero no el escritor.

Espero que nos lo puedas aclarar cuando se desvelen las autorías. Gracias por compartirlo :60:

Responder