Por favor, si queréis colaborar en que la pandemia se reduzca, hagamos como en Chequia o Japón: no salgamos de casa sin mascarilla, aunque sea casera. Aconsejan algodón por su respirabilidad

No te contagies, no me contagies. #mascarillasxatodos

Tutorial para hacerlas https://neurosalus.com/coronavirus/tuto ... rillas.pdf

¿Escribimos un relato entre todos? (Juego)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 8121
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: ¿Escribimos un relato entre todos? (Juego)

Mensaje por Gretogarbo » 21 May 2020 16:56

Capítulo I. Aquí

Capítulo II. Aquí

Capítulo III
Cinco años después, esos mismos neonazis, ya ochentones, mascaban tabaco y pensaban, aunque poco. Estaban decrépitos y lo demostraban cantando copla con aire de folclóricas antiguas y hechuras rosalinianas horteras.
Todos los sábados la plaza del pueblo se llenaba de mercaderes y mercachifles celebrando el advenimiento de Sabina y Serrat, pero la dicha no duró mucho ya que al mediodía cayó una especie de llovizna lechosa que repugnaba por parecerse a la descarga de una especie de mamífero marino, muy común en aguas frías. Este hecho hizo que meteorólogos internacionales tomaran cartas en el asunto, viajando al pueblo para recoger datos pluviométricos y morfológicos sobre las borrascas atlánticas. Tras obtener información detallada, regresaron a analizarla y entender los peculiares mecanismos que permiten generar ese tipo de fenómenos. Comenzaron destilando el líquido recogido para observar su composición bioquímica, y descubrieron, con horror, que contenía moléculas de amoníaco, urea,... ¡y el virus Covid-19!, en cantidades tan importantes como contagiosas.
— ¿Crees que debemos advertir al alcalde para que tome los protocolos correspondientes? —preguntó el jefe.
— Por supuesto, tiene que hacerlo ya, no podemos dejar pasar más tiempo.
— Ya mismo voy a su encuentro...
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 16214
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: ¿Escribimos un relato entre todos? (Juego)

Mensaje por Megan » 22 May 2020 16:40

Capítulo I. Aquí

Capítulo II. Aquí

Capítulo III
Cinco años después, esos mismos neonazis, ya ochentones, mascaban tabaco y pensaban, aunque poco. Estaban decrépitos y lo demostraban cantando copla con aire de folclóricas antiguas y hechuras rosalinianas horteras.
Todos los sábados la plaza del pueblo se llenaba de mercaderes y mercachifles celebrando el advenimiento de Sabina y Serrat, pero la dicha no duró mucho ya que al mediodía cayó una especie de llovizna lechosa que repugnaba por parecerse a la descarga de una especie de mamífero marino, muy común en aguas frías. Este hecho hizo que meteorólogos internacionales tomaran cartas en el asunto, viajando al pueblo para recoger datos pluviométricos y morfológicos sobre las borrascas atlánticas. Tras obtener información detallada, regresaron a analizarla y entender los peculiares mecanismos que permiten generar ese tipo de fenómenos. Comenzaron destilando el líquido recogido para observar su composición bioquímica, y descubrieron, con horror, que contenía moléculas de amoníaco, urea,... ¡y el virus Covid-19!, en cantidades tan importantes como contagiosas.
— ¿Crees que debemos advertir al alcalde para que tome los protocolos correspondientes? —preguntó el jefe.
— Por supuesto, tiene que hacerlo ya, no podemos dejar pasar más tiempo.
— Ya mismo voy a su encuentro.
Su compañero siguió...

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 8121
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: ¿Escribimos un relato entre todos? (Juego)

Mensaje por Gretogarbo » 23 May 2020 09:02

Capítulo I. Aquí

Capítulo II. Aquí

Capítulo III
Cinco años después, esos mismos neonazis, ya ochentones, mascaban tabaco y pensaban, aunque poco. Estaban decrépitos y lo demostraban cantando copla con aire de folclóricas antiguas y hechuras rosalinianas horteras.
Todos los sábados la plaza del pueblo se llenaba de mercaderes y mercachifles celebrando el advenimiento de Sabina y Serrat, pero la dicha no duró mucho ya que al mediodía cayó una especie de llovizna lechosa que repugnaba por parecerse a la descarga de una especie de mamífero marino, muy común en aguas frías. Este hecho hizo que meteorólogos internacionales tomaran cartas en el asunto, viajando al pueblo para recoger datos pluviométricos y morfológicos sobre las borrascas atlánticas. Tras obtener información detallada, regresaron a analizarla y entender los peculiares mecanismos que permiten generar ese tipo de fenómenos. Comenzaron destilando el líquido recogido para observar su composición bioquímica, y descubrieron, con horror, que contenía moléculas de amoníaco, urea,... ¡y el virus Covid-19!, en cantidades tan importantes como contagiosas.
— ¿Crees que debemos advertir al alcalde para que tome los protocolos correspondientes? —preguntó el jefe.
— Por supuesto, tiene que hacerlo ya, no podemos dejar pasar más tiempo.
— Ya mismo voy a su encuentro.
Su compañero siguió pelando un plátano...
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder