Un número humano - Curtis Dawkins

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Responder
Avatar de Usuario
Sue_Storm
Vivo aquí
Mensajes: 10831
Registrado: 22 Jun 2009 12:57
Ubicación: En la ciudad del Paraíso

Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Sue_Storm » 11 Oct 2019 11:19

Imagen

Esta semana vamos a leer un relato extraído del libro Hotel Graybar, la recopilación con la que en 2017 se dio a conocer Curtis Dawkins. Este autor norteamericano, tras estudiar un máster en Humanidades y haber sufrido varios problemas mentales que intentó combatir con drogas y alcohol, cumple condena a cadena perpetua por asesinato en una prisión de Michigan.

Comentarios del miniclub, a partir de hoy viernes 11 de octubre, aquí, en este hilo :lista:
Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Gretogarbo » 11 Oct 2019 12:02

¿Por qué has llamado?
Me aburro.
Yo también.
Al llegar aquí, como yo también me aburría, encontré la excusa perfecta para no seguir.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
magali
Vivo aquí
Mensajes: 5214
Registrado: 04 Sep 2010 01:30
Ubicación: La beauté est une promesse de bonheur (Stendhal)
Contactar:

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por magali » 11 Oct 2019 14:16

:hola:

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14255
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Arden » 12 Oct 2019 13:27

Pues me ha gustado el relato. Yo no lo he encontrado aburrido lo he encontrado desolador.

Un tío en una celda de una prisión que se dedica a llamar por teléfono a la gente para tener algo que hacer, para no volverse loco, oír el mundo exterior, imaginarse en la cocina de la viejecita mientras ella cocina, como estar en una vida normal aunque sea por unos minutos. Pero lo más desolador es que haya gente que esté tan sola que se dedique a hablar con un tío que está en la cárcel para contarle cosas, sus problemas, como ir a un psicólogo pero en realidad lo que quieren es que alguien les escuche, alguien con quien poder desahogarse, contarle sus historias o sus quejas, como el señor de las gallinas, o a quien leerle la biblia, todo muy norteamericano.

Pero el protagonista también sueña, con tener un amigo que incluso le pueda ofrecer un sitio donde estar después de salir, el problema es que ha olvidado su número y lo borraron. Desolación es la palabra si pienso en este relato. Personas que en algún momento perdieron el Norte y que intentan recuperarlo de algún modo. La soledad del mundo actual donde un desconocido en una prisión a veces es suficiente para desahogarte, y al revés, un o una desconocida es lo que te puede mantener con esperanza o poder sentirte en el mundo exterior, en una situación más o menos normal.
Los normandos en Sicilia de John Julius Norwich.

Avatar de Usuario
laaguja
Lector
Mensajes: 63
Registrado: 07 Nov 2013 02:16
Ubicación: mira mi foto… caliente, caliente…

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por laaguja » 12 Oct 2019 21:47

Si me he obligado a terminar el cuento (sufrí la misma parálisis lectora que @Gretogarbo más o menos a la misma altura) ha sido porque este verano me ha pasado algo similar a lo que cuenta el preso. En vez de telefónicamente me contactaron por email. Tras un par de cruces de mensajes, el criminal dio de baja mi email cuando entendió que le decía la verdad: se había equivocado. Pero la experiencia me llevó, antes de responder al email, a bucear en Internet y averiguar. Fue muy aleccionador: la empresa que gestiona las comunicaciones de los reclusos en USA, el sistema carcelario a este respecto… y pude averiguar quién contactaba conmigo y por qué estaba preso (era un criminal de muy mal pelaje).

No siento ninguna empatía con quien está en la cárcel por delinquir contra la sociedad. El autor, Curtis Dawkins, según nos ha informado en la introducción @Sue_Storm, está en prisión por asesinato. Me parece bien que cumpla cadena perpetua. Que es desolador, como apunta @Arden… sin duda, pero qué menos que sufrir algún desasosiego mientras se cumple condena. Más desolador ha de ser para los familiares del occiso no poder volver a ver nunca más a su pariente, no poder volver a charlar con él, no poder nunca más jugar con él… Ni siquiera tengo valor para ponerme a pensar qué haría si alguien matara a alguno de mis hijos. ¿Diez o quince años y ya está? ¿Tener que cruzarme cada día con el asesino o asesina en la panadería, en el bar, en el supermercado? Dentro de quince años Gabriel Cruz tendría poco más de veinte… ¿Sería justo que su asesina abriera dentro de quince años una cafetería en el barrio donde viven sus padres? ¿Y éstos tener que cruzarse con ella a diario?

Será desolador, pero ni está en Cayena (Papillon o Guillotina seca), ni está en San Lucas (La isla de los hombres solos). No padece los rigores de un sistema carcelario inhumano.

Dejando aparte la calidad literaria del cuento (me veo incapaz de juzgarla pero me temo que su único valor sea el testimonial, como el de toda la literatura carcelaria: Malcolm Braly o Edward Bunker me vienen ahora a la memoria) me parece que las historias de presidiarios cumpliendo condena nos colocan frente a un espejo. El mío no devuelve la bonhomía con la que juzgo otro tipo de errores. Y no lo siento.
Se llaman cuentos, no relatos: no existe ningún género literario llamado relato; hay cuentistas, pero no hay relatistas.

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14255
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Arden » 13 Oct 2019 00:37

laaguja escribió:
12 Oct 2019 21:47
Si me he obligado a terminar el cuento (sufrí la misma parálisis lectora que @Gretogarbo más o menos a la misma altura) ha sido porque este verano me ha pasado algo similar a lo que cuenta el preso. En vez de telefónicamente me contactaron por email. Tras un par de cruces de mensajes, el criminal dio de baja mi email cuando entendió que le decía la verdad: se había equivocado. Pero la experiencia me llevó, antes de responder al email, a bucear en Internet y averiguar. Fue muy aleccionador: la empresa que gestiona las comunicaciones de los reclusos en USA, el sistema carcelario a este respecto… y pude averiguar quién contactaba conmigo y por qué estaba preso (era un criminal de muy mal pelaje).

No siento ninguna empatía con quien está en la cárcel por delinquir contra la sociedad. El autor, Curtis Dawkins, según nos ha informado en la introducción @Sue_Storm, está en prisión por asesinato. Me parece bien que cumpla cadena perpetua. Que es desolador, como apunta @Arden… sin duda, pero qué menos que sufrir algún desasosiego mientras se cumple condena. Más desolador ha de ser para los familiares del occiso no poder volver a ver nunca más a su pariente, no poder volver a charlar con él, no poder nunca más jugar con él… Ni siquiera tengo valor para ponerme a pensar qué haría si alguien matara a alguno de mis hijos. ¿Diez o quince años y ya está? ¿Tener que cruzarme cada día con el asesino o asesina en la panadería, en el bar, en el supermercado? Dentro de quince años Gabriel Cruz tendría poco más de veinte… ¿Sería justo que su asesina abriera dentro de quince años una cafetería en el barrio donde viven sus padres? ¿Y éstos tener que cruzarse con ella a diario?

Será desolador, pero ni está en Cayena (Papillon o Guillotina seca), ni está en San Lucas (La isla de los hombres solos). No padece los rigores de un sistema carcelario inhumano.

Dejando aparte la calidad literaria del cuento (me veo incapaz de juzgarla pero me temo que su único valor sea el testimonial, como el de toda la literatura carcelaria: Malcolm Braly o Edward Bunker me vienen ahora a la memoria) me parece que las historias de presidiarios cumpliendo condena nos colocan frente a un espejo. El mío no devuelve la bonhomía con la que juzgo otro tipo de errores. Y no lo siento.
Pues yo creo que no has entendido mi mensaje. Lo desolador para mí no es lo que le ocurre a la persona que está en prisión, que sí, que seguramente se lo merece, y el hombre pues intenta contactar con el mundo exterior, me resulta chocante porque es un sistema completamente diferente al español, pero poco más, intenta oír el mundo exterior para no perder el contacto y seguir adelante. Para mí lo auténticamente desolador es la vida de los otros personajes en el exterior, porque no están en la cárcel y resulta que están igual de solos o más que el que está dentro. No tienen a nadie con quién hablar, la viejecita que le habla al pastel y que paga 16 dólares por hablar con un recluso leyéndole la biblia, o el de la rodilla, o el de las gallinas, pagan para que un tío que está en prisión les escuche. Porque se parte de la premisa de que cuando él llama la persona recibe la llamada diciéndoles que alguien les llama desde prisión y que pueden aceptar o no la llamada y que les costará tanto, y no solo la aceptan sino que le cuentan su vida, o les hacen compañía. Que le pase a alguien en prisión que no tenga nada que hacer es comprensible, pero lo que es realmente desolador es que personas que pueden tener amistades o familiares con quien hablar estén tan solas que incluso le digan que vuelva a llamar que quieren seguir hablando con él, eso es lo que es desolador y dice mucho de la sociedad norteamericana, que es la que retrata.
Los normandos en Sicilia de John Julius Norwich.

Avatar de Usuario
laaguja
Lector
Mensajes: 63
Registrado: 07 Nov 2013 02:16
Ubicación: mira mi foto… caliente, caliente…

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por laaguja » 13 Oct 2019 02:19

@Arden
Uy, no era una crítica a tu mensaje, que sí había entendido. Era más un descargo de conciencia propio.

Pero vayamos al cuento… Hay cosas que no me cuadran. El narrador llama a cobro revertido desde… ¿su celda para cuatro? (¿Y le han pintado la pared sin que él lo viera? Esa parte es algo confusa). Pero hasta donde yo sé, las llamadas locales en los USA (al menos en Nueva York y Nueva Jersey) son gratuitas (o lo eran). Y el tipo parece que está marcando números locales.

Nos dice que pocos aceptan la llamada: exconvictos y familiares de presos mayormente. Quizá allí recibir una de esas llamadas pueda ser algo, si no corriente, sí bastante probable (y más si hay una prisión en tu localidad). Existe esa moral cristiana que invita a visitar a los enfermos en los hospitales y a los presos en las cárceles. La gente que acepta le cuenta su día porque sabe que un preso llama para escuchar y no para contar sus penas. Adonde quiero llegar es a que, desde aquí, podemos estar juzgando como una circunstancia inusitada algo que allí sea bastante más común… y exista un comportamiento normalizado ante una de esas llamadas.

El ciudadano que va a visitarle a la cárcel sin conocerlo… me pareció más una elucubración mental del narrador que algo que ocurra en el cuento. Ahí confieso que me he perdido por pereza para no retroceder en la lectura, porque antes de plasmar la conversación que tiene con el ciudadano nos dice que no comparece nadie en la cabina que le había correspondido (cuando limpia el auricular del teléfono negro en la pechera del mono). Esa parte me ha quedado confusa, repito que por pereza para releer los párrafos anteriores.

Pero sí te había entendido, @Arden. Lo que pasa es he criticado la moralina patria aprovechando que el Pisuerga pasaba por Valladolid (aprovechando que tú habías hablado de desolación). Insisto, quizá allí no sea tan desolador aceptar esas llamadas y sólo lo hagan como una cuestión de caridad cristiana: creo recordar que uno le dice que le vuelva a llamar cuando quiera pero que no abuse…

La vieja leyendo el Apocalipsis… Da la sensación de que lo tiene preparado, como si esperara que la llamaran algún día u otro. Todo eso me da a entender que quizá allí pueda ser bastante común recibir una de esas llamadas y que sepan que un preso llama para que le cuentes qué está ocurriendo en el exterior, y en consecuencia la gente habla. Si estoy en lo cierto, el panorama no es tan desolador. Y por consiguiente el cuento tampoco aporta mucho (de ahí que dijera que la calidad del cuento tal vez sea más testimonial que literaria, en contra de lo que pueda pretender el autor).
Se llaman cuentos, no relatos: no existe ningún género literario llamado relato; hay cuentistas, pero no hay relatistas.

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14255
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Arden » 13 Oct 2019 10:15

Yo no lo he visto así. Hay que tener en cuenta que la población reclusa en los EEUU es enorme, es bastante común el tener algún pariente o haber estado en prisión por cualquier cosa, de hecho yo tengo una cliente en los USA y uno de sus hijos está en la cárcel, salió y volvió a entrar. Imagina que esta señora recibe esa llamada, va a pensar que es su hijo, por lo que coge la llamada. Yo soy abogado y tengo clientes en prisión, con lo que también la cogería y de ahí que el autor diga que cuando no encuentra a nadie llama a abogados. La cuestión es que hay gente a la que llama y coge el teléfono y después de cogerlo sigue ahí, y más que hablar él, es la otra persona quien se pone a hablar y a contarle su vida, es ahí adonde quiero ir a parar, es liberador para ellos, es un consuelo, no al revés, el hombre del dolor de rodilla, el tal Michi, incluso el de la mujer y las gallinas, que les cuentan la vida ellos, no él, no es él el que les cuenta mire yo maté a un hombre, o estoy aquí en la cárcel por esto y no estoy bien y yo quería contarle...., no, le dice me aburro, y el otro empieza a contar, y cada caso es un mundo, a veces responden a veces no, y a mí lo que me resulta desolador es la gente que está tan sola que simplemente habla con un convicto, no porque le tengan lástima y hablen un poco con él, sino porque no tienen a nadie con quien hablar, lo de la Sra. lo veo claro, le lee la biblia, un pasatiempo muy común en muchas familias norteamericanas que incluso se hace conjuntamente, y está tan sola que le habla a un pastel.

Lo de la pintura es en la pared donde está el tfno., él anota los tfnos en esa pared y de repente ya no están porque le han pintado la pared, no me parece nada extraño, sea en la celda o fuera de ella, un día se van a hacer lo que tengan que hacer paseos en el patio, trabajos en la prisión, no están todo el día en la celda, vuelve y le han pintado la celda y le han desaparecido los números. En cuanto a las llamadas, no son gratuitas sean locales nacionales o internacionales, todas las llamadas desde la cárcel siguen el mismo protocolo y tienen un coste, y siempre pasan por una centralita que las aprueba y desvía, por eso siempre se recibe un mensaje que dice le llaman de tal sitio y cuesta tanto, porque además el recluso no las paga, las paga el que recibe la llamada.

No creo que haya nadie que espere la llamada de un preso desconocido para leerle la biblia, él dio un día por casualidad con la señora y dijo bueno con esta señora tengo compañía así que me anoto el número y la vuelvo a llamar, digamos que lo que refleja es que ya tiene interlocutores fijos. Precisamente, lo que ocurre en el relato es que le borran los números, y él tiene que ir probando hasta que dé con el que buscaba concretamente que es el que más caso le hacía, y que hasta hace que fantasee con lo de la visita, que por lo que yo entendí era alguien que quiso ir a verle pero que una vez solicitado se arrepintió y se marchó, eso es lo que él se imagina porque no lo sabe, podría ser simplemente un error, y entonces se imagina esa otra visita.

No sé, a mí me ha parecido un relato bastante bueno, original, correcto y bastante desolador, muestra de una parte de la sociedad norteamericana y de la soledad de un hombre en prisión pero también de la soledad de mucha gente que no está en prisión pero que no tienen a nadie.
Los normandos en Sicilia de John Julius Norwich.

Avatar de Usuario
laaguja
Lector
Mensajes: 63
Registrado: 07 Nov 2013 02:16
Ubicación: mira mi foto… caliente, caliente…

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por laaguja » 13 Oct 2019 13:34

[mention]Arden[/mention]
Sí había pensado que cuando salen al patio o van al taller le pueden repintar la pared… pero supongo que se sepa que andan repintando las celdas. Claro que pueden haber empezado por la de él y no tienen por qué avisarles de que van a repintarlas… pero esa mala suerte sería digna de ser retratada en el cuento, al menos en mi opinión, pues se trata de un acontecimiento…

¿Y no piensas que un preso, si llama para oír voces nuevas, lo hace precisamente para escuchar lo que le quieran decir y no para contar su vida? La gente lo entiende enseguida y comienza a hablar. Yo di por supuesto que ese intercambio inicial en el que el preso pide que le cuenten qué está haciendo el otro en el momento de la llamada ha sido objeto de cierta elipsis (el "Me aburro"). Por otro lado, creo que a los interlocutores les daría reparo preguntar por los delitos del preso y la vida en prisión. Y una vez que establecen una comunicación, tras varias llamadas sería de suponer que el ciudadano libre comience a contar su vida.

Quizá lo que separa nuestros puntos de vista sea que donde tú ves algo inusitado yo veo algo natural, producto de la forzada relación inicial (la llamada al azar). Me pongo en el lugar de alguien que acepta una de esas llamadas (por humanidad o caridad cristiana) y me veo contándole al tipo mis cuitas… o inventándomelas, pero siempre me será más fácil de recordar mi vida personal: el anonimato me garantiza la impunidad a pesar de sincerarme. Es posible que todas nuestras vidas sean patéticas, por rutinarias, puestas en un cuento.

De alguna manera todos estamos presos. Vivo en zona rural, y pasan semanas sin que los vecinos salgamos del pueblo (o del barrio, si viviera en ciudad). Estamos presos en él por dos variables: el tiempo y el dinero. Es cierto que podemos irnos todos los días donde queramos, pero no podemos mantener el ritmo de gasto que eso supondría. También tenemos la posibilidad de irnos a Málaga a comer (hay o había puente aéreo entre Asturias y Málaga y no es excesivamente caro), pero yo a las 16:30 entro a trabajar. No me lo da… Si lo piensas, es otro modelo de reclusión, a otra escala, pero confinamiento al fin y al cabo. Quizá sea por esta visión (ciertamente grotesca) que sienta que este cuento no me ha abierto nada nuevo.

Es un placer departir contigo. No dejes de cuestionarme cuanto diga.

Enviado desde mi PRA-LX1 mediante Tapatalk
Se llaman cuentos, no relatos: no existe ningún género literario llamado relato; hay cuentistas, pero no hay relatistas.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15623
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por jilguero » 13 Oct 2019 20:18

Pues aunque procuro no hacerlo, llegado al ecuador lo he dejado.

No me convence cómo está llevado este relato ni en lo formal ni en el fondo. La idea, un presidiario que mata el aburrimiento y la soledad llamando por teléfono, y de camino con unas cuantas pinceladas mostrar cómo es el receptor de la llamada, le veo hasta su interés. Pero como lo ha hecho este hombre no ha logrado interesarme y me he rendido.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Gretogarbo » 14 Oct 2019 09:39

jilguero escribió:
13 Oct 2019 20:18
... llegado al ecuador lo he dejado.
Eres mi héroa (es que heroína, aquí, me suena fatal). Yo me bajé en marcha mucho antes.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15623
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por jilguero » 14 Oct 2019 16:23

Gretogarbo escribió:
14 Oct 2019 09:39
jilguero escribió:
13 Oct 2019 20:18
... llegado al ecuador lo he dejado.
Eres mi héroa (es que heroína, aquí, me suena fatal). Yo me bajé en marcha mucho antes.
Es que venía de La casa verde y el contraste fue brutal.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por Gretogarbo » 15 Oct 2019 09:44

jilguero escribió:
14 Oct 2019 16:23
Es que venía de La casa verde y el contraste fue brutal.
Quizás eso lo explique todo, además compartido.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
clachalote
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 602
Registrado: 06 Abr 2013 13:53
Ubicación: Puerto Aysén, Chile

Re: Un número humano - Curtis Dawkins

Mensaje por clachalote » 16 Oct 2019 05:30

Me gustó el cuento. Coincido con Arden respecto a la interpretación: la desolación que deben sentir las personas que responden las llamadas. Parece extraño de hacer, pero resulta que es también valioso para ellos porque tienen la oportunidad de desahogarse respecto a situaciones que, por lo que se ve, no tienen con quién compartir.

Hay casos normados, como el de la señora de la biblia, pero pienso que para los demás es auténtico aburrimiento y desolación.

¿Lo soñé o había un
canibal? La verdad es que en la escena de la visita pensé que era el canibal el que venía a cumplir su palabra.

Me gustó el "eh soy yo", porque alguna vez busqué una frase que reflejara que es alguien, pero nadie conocido, pero no di con esa.

Por último, me recordó el tiempo en que contestaba teléfonos públicos y la canción "llamadas anónimas" de Delgadillo.

Responder