País de nieve - Yasunari Kawabata

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, magali, caramela

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3792
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: País de nieve - Yasunari Kawabata

Mensaje por Tolomew Dewhust » 10 Ago 2018 19:02

Ya estoy metido en harina.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3792
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: País de nieve - Yasunari Kawabata

Mensaje por Tolomew Dewhust » 12 Ago 2018 10:56

C´est fini.

Me ha pasado algo curioso con esta novela: mientras la consumía me preguntaba cómo era posible que andase yo con una historia así entre manos, de amoríos, de geishas y de nieve. Un poco tenía la sensación de que avanzaba por compromiso (me trajo aquí lucia, :dragon:)... Y al poco de soltarla -en las pausas que he ido haciendo durante estos días que me ha ocupado-, en ese momento me venían los personajes a la cabeza, la posada, el tren, las termas, el cementerio... Sin duda tiene algo de magia.

En resumen, bien para pasar un fin de semana entretenido.

Por cierto, que en mi edición hay una especie de prólogo-reseña que por suerte me salté, porque te echa abajo todo el argumento, :colleja:.

Por cierto, ejem... esto... ¿me explica alguien el final en plan "Perdidos"?

Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 65389
Registrado: 26 Dic 2003 19:50

Re: País de nieve - Yasunari Kawabata

Mensaje por lucia » 12 Ago 2018 19:06

Las descripciones, que parece que no, pero te envuelven :cunao:

Avatar de Usuario
Velaluka
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 940
Registrado: 13 Dic 2009 12:09

Re: País de nieve - Yasunari Kawabata

Mensaje por Velaluka » 16 Oct 2018 12:48

Orquesta Pelota escribió:
Fluflunio escribió:Es tan soso como tragar nieve, la historia no va a ningun sitio y solo se salva algun que otro parrafo en el que se describe el paisaje con ese tipico estilo Japones tan poetico.

No sé.
Para mí el hecho de que vaya o no vaya a algún sitio no supone necesariamente algo malo. No creo que Proust o Conrad o Joyce o Kafka se destaquen precisamente por lo ajetreado de sus tramas. No es novela negra o la DragonLance, donde la acción es necesaria para el sentido de la obra.

Kawabata se mueve muy poco por fuera pero muchísimo por dentro. Y eso, si se hace bien, es magnífico. El principio de la obra ya es en sí una declaración de intenciones. Nosecuantas páginas analizando la belleza del reflejo en el cristal de la ventanilla del tren de una mujer. Reflexiones sobre el origen de la belleza y lo que el tiempo hace con ella. La vejez como una forma del desencanto. El erotismo no como una necesidad sexual sino como un motor que hace amanecer los días de los viejos. A mí todo eso me parece brillante.

Siempre se habla de que Kawabata analiza en sus libros la pérdida de las tradiciones y del antiguo Japón, pero los lectores estamos ahí para extrapolar las cosas, y este tipo es único a la hora de personalizar las pérdidas. Ese aroma melancólico es aplicable a la pérdida que cada uno quiera. Los seres humanos siempre estamos perdiendo cosas. Hay una cierta tendencia a la nostalgia, no carente de sentido del humor (o del humor negro), que nos define muy bien.

En los retratos que hace de las mujeres (teniendo en cuenta que hablamos de principios del XX), priman sensaciones sobre jerarquías. En ese sentido Tanizaki es mucho más brusco (o abiertamente despectivo) con el papel de las mujeres en el entorno. Recuerdo que me llamó la atención lo "muebles" que eran las mujeres que aparecían en Hay quien prefiere las ortigas (título precioso, además). Allí hay cuernos, infidelidades consentidas, huídas del hogar... pero la sensación de fondo para con la mujer es mucho menos respetuosa.

En País de Nieve, da la impresión contraria. Ella es una geisha, casi siempre algo borracha, consentida, caprichosa... pero él (y me refiero a Kawabata, no al personaje central) parece rendirle pleitesía en cada aparición. Prepara el territorio para acogerla desde cinco páginas antes, como si pusiera música en una velada romántica, y para cuando ella llega, el lector ya está nervioso perdido como un quinceañero enamorado.

Las primeras páginas son muy valientes, al menos estructuralmente hablando. Toda la primera parte está hecha practicamente de haikus. Aunque en la traducción eso se pierde un poco, se nota un cierto regusto por las imágenes y las frases cortas. Ese inicio es tan original y arriesgado como lo fue en su día el Perec de La Disparition donde secuetraba la letra e, o el Cohen de Bella del Señor con 47 páginas seguidas sin un solo punto y describiendo la vida de tres personajes a la vez.

Pero lo mejor de País de Nieve es que todo esto pasa sin que te enteres mucho. Te das cuenta luego. Lo que tú notas de buenas a primeras es una historia pequeña, triste, y tal vez algo ajena a ti... eso hasta que cierras el libro y notas que se te ha quedado a vivir una congoja diminuta que insiste en no separarse de ti cuando te subes al autobús.


Quería escribir algo, pero para qué... Con este comentario ya queda todo dicho.

(Venga, va, la puntilla...)

Los seres humanos siempre estamos perdiendo cosas. Incluso el autobús.
Lástima que Shimamura no le rinda al menos una mínima parte de esa pleitesía de Kawabata para con Komako. Lástima que las pleitesías casi nunca vengan de quien deseamos. Que quien debiera ser un quinceañero enamorado no sea más que un mero espectador que, en contadas ocasiones, se deja querer (sin dejar de observar la Vía Láctea mientras, claro).
Y ella, casi siempre algo borracha, consentida, caprichosa... sí, y sola, en su sentimiento, en su intensidad, en sus contradicciones, en su deseo. Ella, mendigando.
La falta de consideración la tiene Kawabata con sus personajes hombres, tan ausentes de pasiones. A las mujeres las dota de una fuerza, un carácter, un mundo interior, brutales. Tanto, tanto, que dan una pena infinita. Pero no importa, hay quien prefiere las ortigas.

Responder